Seguinos en redes

Rusia

Quién es Elvira Nabiúllina, la principal asesora económica de Putin que recomendó el patrón oro y salvó el rublo

Publicado

en

La presidente del Banco Central de Rusia acompaña a Vladimir Putin desde su llegada al Kremlin. Sus políticas monetaristas han apaleado la inflación y esquivaron las sanciones de Occidente.

Tal vez la persona con más influencia en la economía rusa de todo el país, Elvira Nabiúllina dirige el Banco Central de Rusia desde 2013 y es la asesora personal en asuntos económicos de Vladimir Putin por lo menos desde el 2003.

A pesar de la rigidez de la economía de Rusia, más parecida muchas veces a la de un país tercermundista que a la de un país que es la segunda potencia militar más grande del mundo, quien ha estado tirando de los hilos desde la llegada de Putin al Kremlin ha sido una figura con una fuerte impronta liberal, como lo es Nabiúllina.

Poco se sabe de esta mujer antes de la caída de la Unión Soviética. Nació en la zona industrial de Ufá, donde vio de cerca cómo las políticas comunistas dañaron severamente el tejido de la sociedad. Viajó a la capital y se educó en Economía en la Universidad Estatal de Moscú, recibiéndose con honores en 1986.

Pero cuando cae el Muro de Berlín realmente empieza a construir su carrera política. Tras un breve paso por la Unión Industrial, alcanzó el rango de viceministra de Economía en 1997, en pleno gobierno de Boris Yeltsin.

Sin embargo, deja la actividad pública con la misma velocidad con la que llegó, y en 1998 se convierte en directora ejecutiva del Sberbank. Además, funda junto al economista Herman Gref el think tank Centro para el Desarrollo Estratégico de Russia (CSR), uno de los semilleros más importantes para las carteras de economía del gobierno de Putin.

Como directora de este think tank, Nabiúllina se convierte en el año 2000 en la asesora personal de Putin, y Herman Gref asume como Ministro de Economía de Rusia, por recomendación de ella. Ambos gestionan la transición de una economía soviética a una economía capitalista y globalizada.

Ella fue la responsable de que Rusia tenga un impuesto plano (flat tax) del 13% tras la llegada de Putin al poder. Esto no solo permitió reducir la evasión si no que fue el garante de un fuerte boom económico. A su vez, abrió el comercio al mundo y convenció a Putin de la importancia de mantener las industrias privadas y un Banco Central independiente.

En 2007, reemplaza a Gref como ministra de Economía y blanquea su posición cercana a Putin. Lamentablemente, en 2008 con la crisis financiera, Putin da marcha atrás con la apertura económica que venía defendiendo, y encarga a Nabiúllina llevar a cabo múltiples reformas con las que no estaba de acuerdo.

En 2012, Nabiúllina pega el portazo y abandona el Ministerio, y se mantiene un año entero fuera de la política, hasta que en 2013 regresa como Presidente del Banco Central, donde supuestamente Putin le promete independencia absoluta. Allí se ha mantenido en el cargo hasta la fecha.

La presidenta del Banco Central de Rusia nombra la principal lección de la  crisis del coronavirus - RT

La estrategia para revalorizar el rublo en plena guerra y asedio de sanciones

Tras la decisión de Putin de invadir Ucrania, la gestión de Nabiúllina en el Banco Central se ve afectada. El rublo se desplomó un 30% en un solo día y más de 45% entre el 24 de febrero (que empezó la guerra) hasta el 9 de marzo, cuando Putin empezó a aplicar las medidas que la directora del Banco Central le recomendó.

Nabiúllina es una experta en política monetaria, y rápidamente lo hizo notar. Primero, le recomendó a Putin atar el valor de los commodities que exporta Rusia al rublo, en vez de seguir pidiendo dólares.

Así, cualquier país que quiera adquirir gas o petróleo ruso debe ahora comprar rublos primero y luego usar esa moneda para comprar los hidrocarburos. Esto generó un shock de demanda que revalorizó parcialmente la moneda nacional rusa.

El siguiente paso fue darle un respaldo al rublo, y así lo hizo Putin. Por recomendación de Nabiúllina, ordenó que el Banco Central empiece a garantizar el cambio de 140.000 rublo por una onza de oro.

Este “patrón oro híbrido” implica que cualquier ruso puede ir con 140.000 rublos a cualquier banco en Rusia, y éstos deben entregarles por ley una onza de oro. Un sistema similar rigió en Estados Unidos entre 1946 y 1971, conocido como “Bretton Woods”. Según el decreto, tendrá vigencia hasta el 30 de junio.

Tipo de cambio dólar estadounidense a rublo.

La gestión de Nabiúllina al frente del Banco Central de Rusia

Bajo su dirección, el Banco Central ruso acumuló una de las mayores reservas de moneda extranjera y oro del mundo, lo que permitió implementar este sistema de tipo de cambio fijo con el oro.

Además, en su gestión de ya 9 años, tomó medidas contra bancos mal administrados o subcapitalizados (que Yeltsin dejó en manos de amigos cuando los privatizó) y llevó la inflación al nivel más bajo en la historia post-soviética de Rusia.

Los inversionistas extranjeros invirtieron miles de millones de dólares en Rusia desde la caída del Muro de Berlín, en gran parte porque confiaban en la mano dura de Nabiúllina.

Putin confía en ella, escucha siempre su opinión y defiende sus políticas monetaristas de contracción de oferta de dinero frente a otros funcionarios de gobierno que insisten con expandir el gasto público mediante emisión para financiar la guerra y reemplazar el agujero que dejó que hayan cortado a Rusia del acceso al crédito internacional.

Una gran parte de la razón por la que Putin decidió invadir Ucrania sabiendo que Occidente los asediaría a sanciones económicas es porque confiaba en que Nabiúllina sabría como salir aireosa, y hasta ahora, parece estar cumpliendo.

Rusia

Ucrania llevó a cabo 3 ataques con drones sobre bases militares bien adentro del territorio ruso

Publicado

en

Durante las jornadas del lunes y el martes, Rusia ha acusado a Ucrania de llevar a cabo tres ataques con drones sobre bases militares ubicadas en territorio ruso, acabando con la vida de tres militares que se encontraban en una de las bases.

Ucrania ejecutó este lunes su ataque más importante en territorio ruso hasta la fecha, luego de nueve meses de guerra donde la mayoría del conflicto ha ocurrido dentro de sus propias fronteras.

Las Fuerzas Armadas ucranianas apuntaron contra dos bases militares a cientos de kilómetros dentro del país, utilizando vehículos aéreos no tripulados y matando a tres militares, según admitió el propio Ministerio de Defensa ruso. Además, los aviones rusos estacionados en las bases sufrieron daños.

Los sofisticados drones, que son operados con la ayuda de Estados Unidos, fueron lanzados desde territorio ucraniano, y al menos uno de los ataques se realizó con la ayuda de fuerzas especiales cercanas a la base que ayudaron a guiar a los drones hacia el objetivo.

“El régimen de Kiev intentó atacar con vehículos aéreos no tripulados de fabricación soviética los aeródromos militares de Dyagilevo en la región de Riazán y Engels en la región de Saratov en un esfuerzo por desactivar los aviones rusos de largo alcance”, se dijo desde el Ministerio de Defensa ruso, y agregó que los drones fueron interceptados por la defensa aérea mientras volaban a baja altitud.

Por su parte, durante la mañana del martes se registró que un tercer aeródromo ruso estaba en llamas tras un nuevo ataque con drones, un día después de que Ucrania demostrara su novedosa capacidad para penetrar cientos de kilómetros de profundidad en el espacio aéreo ruso con ataques a dos bases aéreas rusas.

No obstante, Ucrania no reconoce la responsabilidad de los ataques dentro de Rusia. Cuando se le preguntó sobre los ataques, el ministro de Defensa ucraniano, Oleskiy Reznikov, repitió una broma de larga data de que las explosiones en las bases rusas fueron causadas por “fumadores descuidados”.

El asesor presidencial ucraniano, Oleksiy Arestovych, no fue tan críptico, señalando que Engels era la única base que Rusia tiene que está totalmente equipada para los bombarderos gigantes que Rusia ha utilizado en los ataques contra Ucrania. “Ayer, gracias a su infructuoso tabaquismo, logramos un resultado muy grande”, dijo.

Ubicación de las dos explosiones que sacudieron bases aéreas en Rusia el lunes

El Kremlin dijo que las armas lanzadas por Ucrania eran aviones no tripulados de la era soviética. Los ataques del lunes fueron dirigidos a las bases militares de Engels y de Ryazan, ambas ubicadas a más de 450 kilómetros de la frontera con Ucrania. Dijo que sus fuerzas habían interceptado los aviones no tripulados, y que “la caída y explosión de los restos” había “dañado ligeramente” dos aviones, matando a tres militares e hiriendo a otros cuatro.

“Hay información sobre una fuerte explosión y un destello en la madrugada en Engels que se extiende en las redes sociales y los medios de comunicación”, dijo el gobernador de Saratov, Roman Busargin, en una publicación en Telegram. “No hay razón para preocuparse. Ni un solo objeto de infraestructura civil fue dañado”, dijo.

El aeródromo Engels, en el río Volga en el sur de Rusia, es una base para algunos de los bombarderos de largo alcance con capacidad nuclear de Rusia, incluidos el Tupolev-160 y el Tupolev-95. Por su parte, los funcionarios ucranianos alegan que también es un escenario para la campaña rusa de ataques con misiles contra la infraestructura, que han dejado a millones de ucranianos con luz, calor o agua intermitentes.

Base aérea de Engels

“El aeródromo de Engels es una de las bases más importantes de las fuerzas aéreas rusas”, escribió en Twitter el asesor del Ministerio del Interior ucraniano, Anton Gerashchenko. “Dos regimientos de bombarderos estratégicos están estacionados aquí que son parte de las tácticas de disuasión nuclear aérea de Rusia”, agregó.

La otra explosión ocurrió en la base militar de Dyagilevo en la ciudad central de Ryazan, a menos de 200 kilómetros de Moscú, según el Ministerio de Defensa de Rusia. Fue allí donde ocurrieron las muertes y lesiones, informó la agencia estatal de noticias rusa RIA Novosti.

Incluso antes de que el Ministerio de Defensa de Rusia acusara a Ucrania de enviar aviones no tripulados, la explosión en el aeródromo de Engels había llevado a algunos de los influyentes blogueros pro rusos de Rusia a pedir más ataques contra Ucrania y a renovar las críticas a las fuerzas armadas rusas.

Por su parte, el martes “un tanque de almacenamiento de petróleo se incendió cerca del aeródromo de Kursk como resultado de un ataque con vehículos aéreos no tripulados”, escribió el gobernador regional de Kursk, Roman Starovoit.

“No hubo víctimas. El incendio está siendo localizado. Todos los servicios especiales están trabajando en el sitio”. El aeródromo está situado en las afueras de Kursk, a unos 100 kilómetros de la frontera con Ucrania.

La Tierra es redonda – descubrimiento hecho por Galileo. La astronomía no se estudiaba en el Kremlin, dando preferencia a los astrólogos de la corte. Si lo fuera, lo sabrían: si algo se lanza al espacio aéreo de otros países, tarde o temprano los objetos voladores desconocidos volverán al punto de partida“, escribió Mykhaylo Podolyak, asesor del presidente de Ucrania, en Twitter.

Bombardero estratégico Tu-95 de la fuerza aérea rusa se prepara para despegar de una base aérea en Engels

Poco después de los ataques a las bases, Rusia envió un aluvión de misiles hacia las ciudades ucranianas. Solo unas horas después de las explosiones, funcionarios ucranianos dijeron que más de una docena de bombarderos rusos habían despegado de la base aérea de Engels.

Rusia lanzó una decena de misiles contra la red de energía de Ucrania el lunes, dejando sin energía en varias regiones, dijeron funcionarios ucranianos, lo cual supone, hasta ahora, el último ataque de una campaña masiva que Moscú está lanzando contra infraestructura civil.

Los sistemas de defensa aérea ucranianos dispararon al cielo en múltiples áreas del país, pero no todos los misiles fueron interceptados. La Fuerza Aérea de Ucrania dijo más tarde que había derribado más de 60 misiles de los más de 70 disparados.

El gobernador de la región de Kiev, el distrito administrativo alrededor de la capital, dijo que los sistemas de defensa aérea habían disparado contra los misiles entrantes. “Permanezcan en refugios y lugares seguros”, escribió Oleksiy Kuleba, en un comunicado en Telegram.

Poco después de que se diera el visto bueno, Zelensky se dirigió a la nación para elogiar tanto a los militares como a los trabajadores de servicios públicos que luchan por mantener las luces encendidas. “Las defensas aéreas derribaron la mayoría de los cohetes, los trabajadores de la energía ya han comenzado a restaurar la electricidad”, dijo. Además, reconoció que cuatro ucranianos murieron por los ataques rusos.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo en un comunicado que había atacado centrales eléctricas y otros sitios en Ucrania. El primer ministro de Ucrania confirmó que las instalaciones de energía fueron atacadas en las regiones de Kiev, Vinnytsia y Odesa.

El ejército ruso generalmente lanza misiles desde múltiples direcciones y en oleadas sucesivas, una táctica destinada a abrumar o evitar las defensas aéreas de Ucrania, dijo Yuriy Ihnat, portavoz de la Fuerza Aérea de Ucrania, a un programa de noticias de la televisión ucraniana.

Los ucranianos han respondido a la ola de ataques contra la infraestructura construyendo refugios de calefacción de emergencia en las ciudades, enviando linieros para reparar la red lo más rápido posible y alimentando restaurantes, tiendas y hospitales con generadores.

Seguir Leyendo

Irán

Irán ayudará a Rusia a construir aviones no tripulados para la guerra de Ucrania

Publicado

en

Según un informe de The Washington Post, Moscú y Teherán alcanzaron un acuerdo para la fabricación de vehículos aéreos no tripulados diseñados por Irán, fabricados en suelo ruso, para operar en Ucrania.

Después de semanas de atacar ciudades ucranianas con drones de fabricación iraní, Moscú ha llegado silenciosamente a un acuerdo con Teherán para comenzar a fabricar cientos de vehículos aéreos no tripulados en suelo ruso, según nueva inteligencia recopilada por Washington y otras agencias de seguridad occidentales.

El acuerdo, si se realiza plenamente, representaría una mayor profundización de la alianza Rusia-Irán que ya ha brindado un apoyo crucial para la vacilante campaña militar de Moscú en Ucrania. Al adquirir su propia línea de montaje, Rusia podría aumentar su arsenal de sistemas de armas relativamente baratos pero altamente destructivos.

Funcionarios rusos e iraníes finalizaron el acuerdo durante una reunión en Irán a principios de noviembre, que involucró a un equipo de negociadores de la industria de defensa rusa que viajaron a Teherán para resolver la logística. Los dos países se están moviendo rápidamente para transferir diseños y componentes clave que podrían permitir que la producción comience en pocos meses, dijeron tres funcionarios familiarizados con el asunto en entrevistas.

Rusia ha desplegado más de 400 aviones no tripulados de ataque de fabricación iraní contra Ucrania desde agosto, y muchos de los aviones se utilizan en ataques contra objetivos de infraestructura civil, como centrales eléctricas.

Después de verse obligado a abandonar la ciudad de Jersón, Moscú ha cambiado a una estrategia de ataques aéreos implacables contra ciudades ucranianas, utilizando una combinación de misiles de crucero y drones “kamikazes” llenos de explosivos, de origen iraní.

Especificaciones del Shahed-136, drones de fabricación iraní

Para Moscú, el acuerdo podría satisfacer una necesidad crítica de municiones guiadas de precisión, que escasean después de nueve meses de combates. El acuerdo también ofrecería beneficios económicos y políticos sustanciales para Irán.

Si bien Teherán ha tratado de presentarse como neutral en la guerra de Ucrania, la aparición de drones de fabricación iraní sobre ciudades ucranianas ha desencadenado amenazas de nuevas sanciones económicas por parte de Europa. Ante ello, parece que el liderazgo iraní cree poder evitar nuevas sanciones si los drones se ensamblan físicamente en Rusia.

Una delegación separada encabezada por el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, viajó a Teherán el 9 de noviembre para discutir, entre otros temas, las sanciones económicas y otra “interferencia occidental” en los asuntos de sus gobiernos, según los medios de comunicación estatales rusos e iraníes. “Está procediendo rápidamente desde la toma de decisiones hasta la implementación“, dijo una fuente con conocimiento del acuerdo. “Se está moviendo rápido y tiene mucho vapor”.

Vladimir Putin y Alí Jamenei, dictador de Irán

La Casa Blanca se negó a comentar sobre el informe específico de la colaboración entre Rusia e Irán. Pero la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Adrienne Watson, dijo en un comunicado a The Washington Post que “Irán y Rusia pueden mentir al mundo, pero no pueden ocultar los hechos. Teherán está ayudando a matar civiles ucranianos a través de la provisión de armas y ayudando a Rusia en sus operaciones. Es otra señal de cuán aislados están tanto Irán como Rusia“.

“Estados Unidos, con aliados y socios, está buscando todos los medios para exponer, disuadir y enfrentar la provisión de estas municiones por parte de Irán y el uso de Rusia contra el pueblo ucraniano. Continuaremos brindando a Ucrania la asistencia de seguridad crítica que necesita para defenderse, incluidos los sistemas de defensa aérea”, agregó Watson.

La misión de Irán ante la ONU en Nueva York, en respuesta a preguntas sobre el acuerdo de intercambio de tecnología reportado, se negó a abordar las acusaciones específicas. Pero un portavoz reconoció que Irán y Rusia han “mantenido la cooperación bilateral en defensa, ciencia e investigación, que es anterior al inicio del conflicto ucraniano”.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, a pesar de que Teherán ha declarado públicamente su neutralidad en la guerra, criticó duramente la decisión de Irán de suministrar armas a Rusia y pidió nuevas sanciones contra la república islámica. “Su complicidad en el terror ruso debe ser castigada”, dijo en un discurso televisado hace un par de semanas.

Después de negar previamente que haya suministrado drones o misiles a Rusia, un portavoz iraní a principios de este mes reconoció que Teherán había vendido algunos de sus drones a Moscú, pero aseguró que lo hizo antes de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero. Esa afirmación ha sido cuestionada después de exámenes independientes de drones derribados recuperados dentro de Ucrania.

Algunos de los drones contenían piezas iraníes estampadas con una fecha de fabricación de febrero de 2022, lo que arroja dudas sobre si el avión podría haber sido ensamblado, enviado a Rusia y desplegado antes de que comenzara la guerra.

Irán tiene un largo historial de suministro de armas a grupos de milicias pro-Teherán, y también por ayudar a comenzar la producción local de misiles y drones diseñados por Irán. Entre los beneficiarios anteriores se encuentran gobiernos y milicias en el Líbano, Yemen y Siria, dijo Michael Knights, especialista de Medio Oriente del Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente. “En este caso, Irán está actuando como una oficina de diseño para una gran potencia”, agregó Knights.

Después de gastar miles de sus misiles guiados de precisión en ataques contra Ucrania, Rusia ha recurrido cada vez más a su socio iraní para aviones no tripulados de ataque que Knights describe como “la ola del futuro: barato, rápido y lo suficientemente bueno”.

Rusia ya posee una serie de vehículos aéreos desarmados, que se utilizan principalmente para la vigilancia y la detección de artillería. Pero Moscú no ha invertido en grandes flotas de drones armados del tipo que las fuerzas estadounidenses han utilizado en campañas militares en Afganistán y Medio Oriente.

Más drones iraníes Shahed enviados por Irán a Moscú

Seguir Leyendo

Economía

La economía rusa se derrumba un 4,1% en el segundo trimestre del año por las sanciones de Occidente

Publicado

en

La actividad económica de Rusia se contrajo fuertemente al término de la primera mitad del año, aunque la caída efectiva casi 4 veces menor a lo que estaba previsto por los analistas. 

Las severas sanciones internacionales impuestas a Rusia provocaron un rápido shock sobre su actividad económica y sobre las perspectivas de crecimiento para los próximos meses. El PBI ruso registró una fuerte caída del 4,1% en el segundo trimestre del año, la mayor retracción observada desde el segundo trimestre de 2020 en plena pandemia

El shock negativo es explicado mayormente por la caída de las exportaciones, la retracción del crédito interno por la crisis bancaria y el aislamiento del país al sistema SWIFT internacional.

Pero si bien la crisis observada es la más grande desde la pandemia, lo cierto es que el impacto fue considerablemente menor en comparación a las perspectivas de los analistas. Las proyecciones más optimistas esperaban una contracción de al menos el 15% sobre el PBI ruso en el segundo trimestre, por lo que el dato efectivo fue casi 4 veces menor

El salto inflacionario también fue inferior a lo previsto. Los precios minoristas aumentaron su tasa de variación interanual del 9,2% en febrero al 16,7% en marzo tras el estallido de la guerra en Ucrania, pero posteriormente la inflación se desaceleró paulatinamente hasta alcanzar el 12,6% interanual en octubre

La tasa de desocupación no se vio alterada y permaneció en valores cercanos al 3,9% entre abril y octubre. Asimismo, la evolución de los salarios no logró compensar el aumento de los precios. Las remuneraciones reales se desplomaron un 7,2% interanual en abril, y 1,2% durante el mes de octubre

El Estado ruso conservó el superávit fiscal a pesar de los gastos extraordinarios que exige el conflicto bélico. Las arcas públicas tuvieron un superávit consolidado equivalente al 1,7% del PBI en junio, disminuyendo levemente en comparación al 2,12% registrado durante los primeros 3 meses del año. 

Sin lugar a dudas el mayor impacto económico por la guerra acontece en Ucrania. El PBI ucraniano se desplomó violentamente hasta un 37,2% en el segundo trimestre del año, después de haber caído hasta un 15,1% en el primer trimestre. Esta reversión económica fue holgadamente superior a la caída del 11% provocada por la pandemia entre marzo y abril de 2020.

Seguir Leyendo

Tendencias