Seguinos en redes

Alemania

El nuevo gobierno socialista en Alemania cierra tres centrales nucleares y queda dependiente del gas de Rusia

Publicado

en

Ahora quedan tres centrales operativas que se cerrarán este año. Alemania deja de ser así un país nuclear, justo cuando Europa atraviesa una crisis energética por la suba del precio del gas.

En menos de un año Alemania se convertirá en un país sin energía atómica. Las centrales nucleares de Brockdorf, Emsland y Gröhnde, en el norte de Alemania, dejaron de funcionar el último día de 2021, en tanto en 2022 correrán la misma suerte las de Neckarshaim 2, Isar 2 y Gundremingen C, ubicadas en el sur de ese país.

Lo notable es que esto sucede en un contexto donde los precios de la energía a nivel mundial están por las nubes por diversas razones, pero uno de los principales motivos es que las principales economías del mundo están impulsando una transición verde a pesar de que la tecnología todavía no está lo suficientemente optimizada.

La temprana y forzada transición verde lleva a severos déficits energéticos que terminan supliendo comprando gas a países como Argelia o Rusia, o petróleo a Arabia Saudita o Irán. Esto genera la misma contaminación a nivel global (pero en otros países) y lleva a fuertes subas de precios, ya que estos países se pueden cartelizar al ser los únicos proveedores a gran escala de los hidrocarburos.

Países como Francia han decidido invertir fuertemente en las plantas nucleares, ya que, sin fallas en el proceso productivo, es la manera de generar energía más limpia que existe en la actualidad.

Pero en Alemania tienen otra concepción de las plantas nucleares. Desde la catástrofe de Chernobil en 1986, se creó un fuerte movimiento anti-nuclear en el país, y cuando cayó la Unión Soviética, todos los partidos alemanes acordaron imponer fuertes medidas regulatorias al sector.

La movida desembocó en una ley que se firmó en 2001, donde se estipuló que toda central debía desconectarse después de 32 años de funcionamiento. En ese momento la energía atómica representaba un 30% de la matriz energética en Alemania. El carbón representaba el 52% y las energías renovables apenas un 8%.

Pero después del accidente en Fukushima en 2011, cuando un tsunami impactó contra la central nuclear en Okuma, el gobierno de Merkel en Alemania decidió no construir nunca más nuevas plantas nucleares, por lo que las que se apaguen siguiendo la ley de 2001, no serán reemplazadas.

Es importante aclarar que la explosión en Chérnobil fue culpa de la desidia del régimen comunista soviético de una tecnología tan sensible como es la nuclear. Mientras que el accidente en Japón fue culpa de un tsunami. Dado que Alemania no tiene ni un régimen comunista ni la posibilidad de recibir el impacto de un tsunami, no debería preocuparse, pero la cuestión adquirió un fuerte tine político en las últimas décadas.

A partir del cierre de estas centrales térmicas, se agudizan las preocupaciones sobre el abastecimiento energético y el proceso de descarbonización.

Alemania es el país que más paga por la electricidad en Europa, lo que explica una suba del precio acumulada de más del 4% en el último año, cifra inusualmente alta para los países del Viejo Continente.

La mitad de la tarifa de energía esta compuesta por impuestos y recargos que sancionó el gobierno de Merkel para financiar la transición energética hacia energías renovables. Estas tasas no fueron suspendidas ni siquiera en pandemia y el nuevo gobierno socialista de Olaf Scholz prometió en campaña subirlas.

En otras palabras, Alemania ha decidido eliminar la energía más limpia de la humanidad por un miedo irracional, y en su lugar ha decidido comprar la energía más contaminante del mundo — el gas ruso — y ponerle un impuesto sideral que recae en los ciudadanos alemanes, para algún día en el futuro lejano incorporar energías renovables optimizadas a la matriz energética.

Esta decisión, además del claro problema económico, tiene un fuerte impacto geopolítico, ya que agudiza la dependencia de la enorme industria alemana del gas ruso, justo cuando la tensión de la Unión Europea con el gobierno de Putin por Ucrania está al límite.

Sobre el consenso de la medida, tres cuartas partes de los alemanes quieren que su gobierno tome medidas más duras contra la subida de precios y el 31 por ciento, casi un tercio, afirma que apoyaría el mantenimiento de la energía atómica si sirve para estabilizar los precios de la electricidad, según una encuesta del servicio de comparación de precios Verivox. Representa un aumento del 11 por ciento en el apoyo a la energía nuclear desde 2018.

El capitalismo ruso tiene de rehén a la gente de Putin... e incluso a él |  Opinión | Cinco Días

Alemania

Atentado terrorista islámico: Un inmigrante afgano acuchilló a un político de derecha y a un policía en Alemania

Publicado

en

Michael Stürzenberger estaba dando un acto en una plaza de la ciudad de Mannheim para hablar sobre los peligros del Islam, cuando fue atacado por un terrorista islámico.

El político de derecha Michael Stürzenberger, líder del difunto partido Die Freiheit y del actual Movimiento Ciudadano Pax Europa, fue atacado a cuchillazos por un inmigrante afgano durante un acto en la ciudad de Mannheim, donde el dirigente conservador estaba hablando de los peligros que conlleva tener millones de inmigrantes musulmanes en el país.

Según un informe de Bild, el periódico de mayor circulación en Alemania, el brutal ataque con cuchillo que conmocionó a la nación fue llevado a cabo por “Sulaiman A.”, de 25 años, un migrante que entró en Alemania en 2014 como refugiado de la guerra en Afganistán.

En un video difundido por varios medios alemanes, se puede ver cómo un individuo de rasgos árabes, blandiendo un cuchillo, ataca a Stürzenberger, que se encontraba en un stand informativo en una plaza, y después a quienes acudieron en su ayuda, incluido un policía, al que hirió en el cuello. Segundos después se puede ver que un agente de la Policía neutraliza al atacante de un disparo.

Stürzenberger, un viejo opositor de la inmigración islámica a Alemania, fue una de las seis personas, incluido un oficial de policía, que resultaron heridas durante el frenético ataque con cuchillo de combate del viernes.

Después de una operación de emergencia, Stürzenberger escribió en Telegram: “Ayer estuvo muy cerca. Acaban de venir cuatro médicos a hacer una ronda. La puñalada en el costado de mi pecho, que iba hacia mis pulmones, podría haber puesto en peligro mi vida". Los médicos aseguran que se salvó "de casualidad".

La puñalada que recibí en el muslo golpeó las venas y provocó una importante pérdida de sangre. Hubo una segunda puñalada en mi pierna por encima de la rodilla, pero afortunadamente el tendón no resultó dañado", continuó explicando.

"La lesión en la parte superior de mi brazo fue relativamente menor. Las puñaladas en mi cara fueron diferentes. Tengo grapas en el costado de la mandíbula. Me cosieron el labio superior y tenía una herida abierta que llegaba hasta los dientes”, relató.

"Muchas gracias a todos los médicos y cirujanos faciales que vinieron especialmente de una clínica especializada", dijo, y añadió: "Lo que un solo ‘refugiado’ afgano puede hacer con un cuchillo…"

El policía: en estado grave

Durante el ataque, el migrante afgano también apuñaló varias veces a un agente de policía por detrás, justo a la altura del cuello. Según los informes, el agente ha sido puesto en coma inducido y un portavoz de la Oficina Estatal de Policía Criminal afirmó el sábado que "su vida está en peligro".

Después de apuñalar a cinco personas, Sulaiman recibió un disparo de un policía, pero no fue letal, y tras una cirugía, está con vida. El inmigrante afgano de 25 años no ha podido ser interrogado por la policía todavía, pero se espera que en los próximos días pase por el debido escrutinio.

El ataque ha conmocionado a toda Alemania, pero la clase política se empeña en no mencionar el claro vínculo entre estos ataques, que cada vez son más comunes, y la masiva cantidad de africanos y árabes que han ingresado al continente europeo en la última década.

El canciller Olaf Scholz respondió al acto de barbarie, pero sin mencionar al Islam: “Las imágenes de Mannheim son terribles… Mis pensamientos están con las víctimas. La violencia es absolutamente inaceptable en nuestra democracia. El perpetrador debe ser severamente castigado”.

Seguir Leyendo

Alemania

Enloqueció Alemania: El Gobierno socialista rebajó las penas por pedofilia y la posesión de pornografía infantil pasa a ser delito leve

Publicado

en

Tres años después de endurecer el código penal para perseguir el abuso a menores, ahora el grupo pro-pedofilia hizo lobby y consiguió que el canciller socialista Olaf Scholz diera marcha atrás con la cárcel efectiva.

El Gobierno de Alemania, liderado por el socialista Olaf Scholz, ha anunciado una insólita rebaja de las penas por pedofilia en el país. La polémica decisión reducirá la posesión de pornografía infantil de un delito grave con condena efectiva a un delito leve del que se podrá salir haciendo tareas comunitarias y pagando una fianza.

La medida es incluso más extraña cuando se considera que tan solo 3 años atrás, el 25 de marzo del 2021, todos los partidos políticos, incluido el socialista SPD, votaron a favor de un proyecto de ley en el Bundestag para subir las penas contra pedófilos.

El proyecto de ley en su momento fue una respuesta a los datos que espantaron a la población alemana: entre 2018 y 2019, aumentaron este tipo de delitos contra la infancia en un 65%. Según se afirmaba en ese texto, "el derecho penal, que ya prevé penas severas para la violencia sexual contra los niños y los delitos de pornografía infantil, no tiene el efecto disuasorio esperado, por lo que las penas deben ser aún mayores". Poco más de 3 años después, y con los delitos a la baja gracias a dicha legislación, por alguna razón inexplicable, el Gobierno socialista ha decidido dar marcha atrás.

En concreto, el SPD ha decidido eliminar un artículo del Código Penal que tipificaba como delito grave la posesión de material de abuso sexual infantil. La reforma se aprobó el pasado jueves, y una vez que entre en vigor provocará una reducción de las penas mínimas. Además, el delito pasará de ser considerado grave a delito menor.

"La posesión y adquisición de pornografía infantil deben ser castigadas con una pena mínima de tres meses de prisión. La distribución con una pena mínima de seis meses de prisión", decía el anterior proyecto de ley, que ahora se redujeron a la mitad y se hicieron excarcelables.

Lo socialistas se amparan en la necesidad de "responder de manera adecuada y con la flexibilidad necesaria a la gran proporción de delincuentes juveniles". Es decir, rebajan las penas, para beneficiar a los jóvenes consumidores de contenido pedófilo.

La medida fue impulsada por el grupo Krumme-13, una asociación de activistas alemanes a favor de la pedofilia. Ellos se definen como una organización de "autoayuda" para "pedosexuales", que últimamente ha obtenido un amplio apoyo dentro del gobierno de Olaf Scholz.

Es decir, adultos que sienten atracción sexual hacia niños o adolescentes están teniendo un amplio nivel de injerencia en el Gobierno alemán. En la práctica, son un grupo pro-pedofilia que trata de rebajar la edad de consentimiento y la despenalización de la pederastia.

Uno de sus líderes, Dieter Gieseking, con antecedentes penales por pedofilia, consiguió en octubre del año pasado las firmas necesarias, unas 50 mil, para introducir en la Comisión de Peticiones del Bundestag la legalización del "sexo con niños".

En un comunicado que publicó la organización pedófila tras la decisión del Gobierno, celebran que se diera marcha atrás con la ley del año 2021, a la que tachan de "inconstitucional", y critican al propio Canciller por "no pedirle perdón a los miles y miles de víctimas que sufrieron esta ley en los últimos tres años".

Seguir Leyendo

Alemania

Dirigente de derecha en Alemania recibió una multa por denunciar que los inmigrantes africanos violan mujeres

Publicado

en

La política alemana del partido AfD, Marie-Thérèse Kaiser, fue condenada y multada por más de 6.000 euros. ¿Su delito? Publicar estadísticas que muestren que los inmigrantes afganos están cometiendo agresiones sexuales de manera desproporcionada en Alemania.

El tribunal regional de Verden, en Baja Sajonia, sentenció a la líder del AfD de Rotemburgo, Marie-Thérèse Kaiser, por incitación al odio, luego de que la joven dirigente de derecha de 27 años fuera declarada culpable en la audiencia de apelación del lunes por denunciar a los inmigrantes afganos por violaciones desproporcionadas contra mujeres alemanas.

Dentro de su sentencia, tendrá que pagar 100 días de multa, por un valor de 60 euros por día, un total de 6.000 euros. La insólita condena, fue especialmente cruda porque le dejaron antecedentes penales en su historial.

La acusación se basó en una publicación que Kaiser había difundido en sus cuentas de redes sociales en agosto de 2021, denunciando que los afganos en Alemania son desproporcionalmente responsables de violaciones en grupo. En ella, escribió: “Refugiados de Afganistán; Alcalde del SPD de Hamburgo por su aceptación "no burocrática"; ¿Acoger la cultura de la violación en grupo?".

El veredicto también ha llamado la atención del dueño de X, Elon Musk. Retuiteó una publicación que resumía el castigo y escribió: “¿Estás diciendo que la pena se impuso por repetir estadísticas gubernamentales precisas? ¿Hubo algo malo en lo que dijo?".

El motivo del mensaje de Kaiser fue a partir de las declaraciones del primer alcalde de Hamburgo, Peter Tschentscher, que anunció que acogería a 200 trabajadores locales afganos en Hamburgo. La política de AfD justificó su preocupación por la inmigración descontrolada con estadísticas y advirtió sobre violaciones por parte de “masas culturalmente ajenas”.

Antes de la audiencia en el tribunal de distrito, Kaiser dijo: “La mera mención de números, datos y hechos debe ser declarada delito penal simplemente porque el establishment se niega a aceptar la realidad. No dejaré que me silencien”.

El juez Heiko Halbfas vio las cosas de otra manera el lunes: “Quienes atacan la dignidad humana no pueden invocar la libertad de expresión”, dijo mientras la fustigó por sus dichos. Según el juez, Kaiser creó deliberadamente una imagen en la mente de los demás que conducía al odio hacia un grupo determinado a nivel nacional.

Después del veredicto, Kaiser anunció su intención de apelar y expresó su consternación por el veredicto: le dijo a Junge Freiheit: "El mundo entero está asombrado por esta decisión de los tribunales alemanes. Después de que incluso Elon Musk se hiciera cargo de mi caso, he recibido numerosos mensajes de apoyo y consultas de prensa. La demanda de una forma de donar también es cada vez más fuerte". 

Y añadió: “Mi confianza en el Estado de derecho alemán volvió a verse gravemente afectada ayer, pero todas las cartas me dan valor y confianza”.

Seguir Leyendo

Tendencias