Seguinos en redes

Alemania

¿Hacía falta una guerra? Alemania anuncia que aumentará la producción de gas y deja atrás la agenda verde

Publicado

en

En una sesión extraordinaria del Parlamento, el canciller Olaf Scholz anunció que abandonaría la posición extremista respecto al medio ambiente para enfocarse "en la seguridad nacional".

La guerra en Ucrania lleva tan solo 4 días pero ya ha generado profundos cambios en Europa, y especialmente en Alemania. El país extremadamente dependiente del gas ruso, un 60% de su matriz energética se abastece de Rusia, se dio cuenta de su vulnerable posición frente a una situación como la actual.

Este domingo por la noche, el canciller socialista Olaf Scholz, anunció que "Alemania entra en una nueva era", en una sesión extraordinaria del Bundestag que convocó para informar de las "reformas estratégicas" que decidió impulsar.

Entre otras cosas, ordenó iniciar la construcción de dos nuevas plantas de producción de Gas Natural Licuado en suelo alemán, algo que va en dirección contraria a lo que había prometido en campaña y a la agenda que su partido viene sosteniendo hace 20 o 30 años. Las terminales de GNL se ubicarán en Brunsbuettel y Wilhelmshaven.

El actual gobierno, compuesto por el Partido Socialdemócrata (SPD), el Partido Verde (Grüne) y el Partido Demócratico Liberal (FDP), había firmado en su proclama de alianza que impulsaría un fuerte impuesto al carbón y al gas, para decinsentivar su uso, con vistas de prohibir completamente su producción para 2030. Todas estas propuestas han quedado "suspendidas".

“Los acontecimientos de los últimos días nos han demostrado que una política energética responsable y con visión de futuro es decisiva no solo para nuestra economía y el medio ambiente, si no también es decisiva para nuestra seguridad”, dijo Scholz.

El Canciller alemán también anunció no solo que promoverían la producción de gas en suelo alemán, si no que ordenará crear una reserva de gas nacional con fines estratégicos para afrontar "por lo menos 1 año de demanda".

Debemos cambiar de rumbo para superar nuestra dependencia de las importaciones de proveedores de energía individuales”, explicó, entrando en razón después de décadas de los partidos de derecha diciéndole tanto al gobierno de Merkel como de los socialistas que las políticas verdes llevarían a esto. “Haremos más para garantizar un suministro de energía seguro para nuestro país”.

La realidad es que la implementación de energías renovables, aunque prometedoras, todavía no son capaces de generar lo suficiente para abastecer más del 30% de la energía del país, a pesar de los miles de millones de euros que Alemania puso en subsidios.

Otros anuncios de la "nueva era alemana"

Otra política de Merkel cuestionada por sus opositores es que a pesar de ser uno de los principales líderes de la OTAN, nunca en sus casi 20 años de gobierno pagó el 2% del PBI que requiere la membresía a la organización militar.

Merkel llegó a pagar algunos años menos del 0,5%, y en promedio contribuyó con el 1% del PBI en todos los años de gobierno. La situación empezó a cambiar cuando llegó Trump a la Casa Blanca en 2017, quien en su primera reunión le exigió que implemente un plan de 4 años para llegar al 2% requerido. Para 2021, Merkel estaba pagando el 1,53%.

Scholz, en su anuncio al Parlamento, aseguró que la política de desfinanciar su contribución a la OTAN se había terminado, y a partir del 2024 Alemania pagará exactamento el 2% de su PBI en Defensa a perpetuidad.

Esto vendrá acompañado de un fondo estratégico de 100.000 millones de euros que solo se podrá utilizar en tiempos de emergencia por conflictos bélicos, como hay actualmente en Europa del Este.

Alemania

Fronteras abiertas en acción: Murió el joven de 16 años que sufrió una golpiza de una pandilla de árabes en Alemania

Publicado

en

Ocurrió en la ciudad de Meinerzhagen, en la región de Renania del Norte-Westfalia. El tranquilo pueblo sureño se ha convertido en un punto caliente de pandillas de origen árabe que ingresaron al país como refugiados.

El pasado 30 de enero, las políticas de fronteras abiertas y multiculturalismo de la Unión Europea se cobraron una nueva víctima. Una pandilla de inmigrantes árabes se enfrentó con armas blancas contra una banda de ucranianos en un parque de skate en Meinerzhagen, en la región de Renania del Norte-Westfalia.

Del lado de los árabes había alrededor de 15 jóvenes pandilleros, y del lado de los ucranianos, unos 8. En el medio del enfrentamiento quedó un adolescente de 16 años, de nombre Filipp, que al verse en el medio del choque intentó frenar la pelea, pero solo empeoró la situación.

Su hermano, de nombre Wilhelm, contó al medio FDS que "Filipp intervino para interrumpir la pelea. Los árabes primero le golpearon en la cara. Cuando estaba en el suelo, continuaron golpeándolo. Luego los ucranianos lo apuñalaron. Temo que estos matones queden impunes porque se supone que todos son menores".

Después de la paliza, los matones huyeron, dejando a Filipp con heridas que resultaron en su muerte. El joven de 16 años fue trasladado a un hospital, donde los médicos diagnosticaron que el niño tenía muerte cerebral como resultado de la golpiza.

"El daño físico sufrido por el niño como resultado del ataque fue demasiado severo. Todas las esperanzas y temores de su familia fueron en vano", dijeron desde el hospital. Finalmente, a las 13:40 horas del pasado 9 de febrero, los médicos apagaron los dispositivos a petición de la familia, después de más de una semana en terapia intensiva.

La policía inició una investigación después de la pelea, identificó a varios de los sospechosos, registró sus casas y confiscó sus teléfonos móviles. Todos son de origen árabe, sea ingresados desde el norte de África o Medio Oriente en los últimos años, o hijos de inmigrantes.

No es la primera disputa de este tipo en el parque de skate: hace casi seis meses, otro adolescente de 16 años fue apuñalado y gravemente herido tras una discusión con dos jóvenes, también de origen árabe y miembro de las pandillas que controlan la zona, aunque tuvo la suerte de sobrevivir el ataque.

Carsten Stahl, experto en bullying y quien viene siguiendo de cerca la escalada en la violencia por parte de los inmigrantes árabes, aseguró que una tragedia así estaba al caer: “A Filipp le pasó lo que temía durante años. Los jóvenes se están volviendo cada vez más agresivos y habrá más incidentes como este”.

Seguir Leyendo

Alemania

Milei busca con su Ley Bases replicar el milagro alemán, que reformó una economía socialista a la más fuerte de Europa

Publicado

en

Al igual que el liderazgo visionario que transformó Alemania en la primera potencia europea, Javier Milei se presenta como una oportunidad única para Argentina, ofreciendo un camino hacia un ‘milagro económico’ propio, basado en la libertad y la prosperidad.

En el día de la media sanción a la histórica Ley Bases del presidente Javier Milei, urge buscar comparaciones a otros fenómenos mundiales que permitan dar una magnitud de las reformas que se emprenden, y analizar cuáles fueron sus resultados.

Quizás la mejor comparación que se puede hacer, salvando las distancias pero teniendo en cuenta las insólitas similitudes entre ambos casos, es entre la Ley Bases y el milagro económico alemán que impulsaron Konrad Adenauer y Ludwig Erhard en Alemania de la pos guerra.

Es crucial contextualizar los eventos que llevaron a ambos fenómenos. En Alemania, la devastación económica, social y política posterior a la Segunda Guerra Mundial era abrumadora. La miseria, la hambruna y el desempleo eran moneda corriente en un país arrasado por el nazismo.

Sin embargo, un individuo con convicciones firmes y valores decididos decidió realizar un giro total, abrazando las ideas de la libertad. Ludwig Erhard, el padre económico del milagro alemán estudió y adoptó las ideas de Ludwig Von Mises, uno de los mayores referentes económicos de Javier Milei.

Primero como ministro de Economía y luego como canciller, Erhard estuvo al frente de la reforma económica desde 1949 hasta 1966, desempeñando un papel esencial en las decisiones que condujeron al milagro económico alemán.

En su período, tuvo que deshacer décadas de socialismo, tanto de la época de la República de Weimar como de la Alemania Nazi. Erhard introdujo la creencia en la competencia de mercado, la eliminación de controles de precios y la resistencia al déficit público, conceptos que fueron fundamentales en las políticas que transformaron la desolación de la posguerra en un renacimiento económico.

En contraste, en Argentina, a pesar de no haber enfrentado una guerra o dictadura similar a la alemana, las condiciones sociales, económicas y culturales eran sorprendentemente parecidas. Dos décadas de gobiernos kirchneristas y autoritarios dejaron un rastro de desorden, erosionando todo tipo de progreso.

La persistente sombra del kirchnerismo amenazaba con llevar al país a una hiperinflación moderna si el candidato de esta corriente política llegaba al poder. La población se enfrentaba a la realidad de buscar alimentos en la basura, jubilados luchando por conseguir su medicación y una economía devastada debido al fuerte control estatal sobre la vida de los ciudadanos.

Es crucial señalar, a modo de nota de color, que el Plan Marshall de Estados Unidos para Alemania en 1947 fue fundamental para que luego Adenauer y Erhard pudieran tomar las medidas necesarias para cambiar el rumbo del país.

En el caso argentino, la comparación se mantiene, pero esta vez realizada por el ajuste del ministro de Economía, Luis Caputo, que sienta las bases para que, si se aprueba la -valga la redundancia- Ley Bases, el país pueda tener su propio "milagro argentino".

Tanto Adenauer, Erhard y Javier Milei tienen algo en común: son los arquitectos de la reconstrucción de un país destruido, y buscaron sepultar las ideas que llevar a dicho colapso. Erhard era estudioso de las ideas de la libertad, específicamente de la Escuela Austríaca de economía, al igual que el presidente argentino.

El por entonces ministro de Economía alemán, en 1948, envió un paquete de tres leyes fundamentales que impulsaron a Alemania en los años siguientes: se prohibió el déficit público, se eliminaron todos los controles de precios y el sistema de racionamiento, crearon una nueva moneda y pusieron límites a la política monetaria del Banco Central, todo lo mismo que busca hacer la Ley Bases.

En cierto sentido, el presidente Javier Milei, desde antes de asumir la presidencia, ha seguido un enfoque similar: la adopción de un sistema de competencia de monedas que reemplace a un peso destruido, la meta de déficit cero y la posterior eliminación del Banco Central de la República Argentina.

El DNU 70/23 y la ley bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos plantean la necesidad de eliminar todas las trabas a la economía argentina, incluyendo desde la liberalización del mercado inmobiliario derogando la ley de alquileres hasta poner fin a los controles de precios y la eliminación de subsidios.

Los números no mienten.

Aunque Argentina aún no ha experimentado su propio milagro económico, la evidencia de Alemania puede servir como ejemplo de lo que podría suceder. Entre junio y diciembre de 1948, la actividad industrial en las tres zonas occidentales experimentó un aumento notable del 50%.

En mayo de 1949, estas tres zonas se unificaron para formar la República Federal de Alemania, conocida como Alemania Occidental, mientras que Alemania Oriental permaneció bajo la influencia soviética y adoptó el nombre de República Democrática de Alemania. Estos dos casos, uno al lado del otro, fueron fundamentales para que Erhard pueda mostrar las diferencias vivamente entre sus resultados, y los resultados opuestos.

El progreso económico continuó gracias a las políticas de libre mercado implementadas por el nuevo gobierno de Alemania Occidental. Ludwig Erhard fue designado Ministro de Asuntos Económicos durante el mandato del Canciller Konrad Adenauer, que abarcó desde 1949 hasta 1963. La economía de Alemania Occidental no solo superó a la de Alemania Oriental, sino que también logró superar a las de Francia y el Reino Unido, a pesar de recibir menos ayuda externa del Plan Marshall.

Este período se conoció como el Wirtschaftswunder o "milagro económico". Entre 1950 y 1960, la producción real de la economía alemana occidental se duplicó, experimentando un crecimiento anual compuesto de casi el 8% durante la década.

Los estudios econométricos que intentaron identificar los diversos factores que contribuyeron a este impresionante desempeño revelaron que no todo se debió al aumento de la fuerza laboral o a mayores flujos de inversión, ni al simple "alcanzar" desde un nivel inicial bajo de producción. Gran parte de este crecimiento se atribuyó a una política económica que liberó las fuerzas productivas, y el resto es historia.

Seguir Leyendo

Alemania

Crisis total en Alemania: Ferroviarios y el campo paralizan el país con un masivo paro nacional contra la coalición socialista de Scholz

Publicado

en

En las últimas semanas, una huelga ferroviaria de tres días y los masivos tractorazos del campo hacen tambalear el orden en Francia, ante un gobierno que no encuentra soluciones posibles para la salida de la crisis presupuestaria.

Tractorazo en Alemania

La semana pasada, durante tres días, el transporte ferroviario de Alemania estableció una huelga reclamando mejoras salariales y reducciones en la jornada laboral. Los directivos de la empresa estatal Deutsche Bahn (DB) calificaron la medida de “innecesaria” e incluso dudan de la legalidad de la misma, en declaraciones del director de Recursos Humanos, Martin Seiler, a medios alemanes.

Este congelamiento del transporte llegó en uno de los peores momentos para el gobierno alemán. A pesar de la propuesta liderada por el ala liberal de la coalición de un presupuesto equilibrado en 2024, los sectores izquierdistas de Los Verdes y un sector de Partido Socialdemócrata (SPD) presionan por un mayor gasto, agravando la crisis.

En noviembre del año pasado, hubo un paro general, cuando se redujeron hasta en un 80% los servicios nacionales, regionales y locales. Esta vez el panorama fue similar, ya que Alemania es considerado el “corazón logístico de Europa” al albergar 6 de 11 corredores del transporte de carga, trasladando el 60% de la mercadería del continente europeo. Las industrias del acero, química, eléctrica y autopartista fueron las más perjudicadas de estos tres días.

La presión sobre Deutsche Bahn llegó también desde el sector portuario. Es que, de no mediar solución en el corto plazo para esta crisis, y se repiten este tipo de manifestaciones, los puertos pueden quedarse sin espacio para albergar contenedores, paralizando aún más la producción en una economía ralentizada, que acumula una fuerte retracción desde el año 2018. 

Una semana de tractorazos

La receta elegida por la coalición de gobierno alemana, integrada por el Partido Socialdemócrata (PSD); el Partido Verde (Grune) y el Partido Liberal (FDP), implica una masiva suba de impuestos y el recorte de subvenciones agrícolas, un paquete de ajuste recesivo ideado para solucionar una crisis presupuestaria sin precedentes. Esto desató una semana de protestas del campo en las calles de todo el país que culminaron este lunes.

Fuentes de la Asociación de Agricultores Alemanes (DBV) calcularon que hubo asistencia de unos 30.000 manifestantes y su presidente, Joachim Rückwied, consideró estas protestas como una señal que “no se puede seguir así”.

Esta masividad agrava la crisis en que se vio sumida el gobierno al ver rechazado un nuevo endeudamiento por un tribunal alemán, y el incremento de gastos que pronostican en el presupuesto del corriente año.

El ministro de Finanzas Christian Lindner habló ante las masas convocadas en Berlín y fue abucheado no sólo por los manifestantes del sector agrícola, sino también por representantes de otras industrias como la pesca, gastronomía y logística, que se convocaron en apoyo. El funcionario descubrió que sufre el rechazo de la población y calificó la protesta como “legítima y pacífica”.

Se trata de un nuevo presupuesto con polémicas que también afectan a otras industrias. Los representantes del sector turístico presentes en las manifestaciones reclamaron por el incremento del VAT (como el IVA en Argentina), del 7% al 19%, que afectará sin dudas al turismo alemán. Por otro lado, los industriales se refirieron negativamente a los aumentos en costos de energía, costos laborales y la falta de consulta en la toma de estas decisiones ante los diversos sectores de la economía.

Las críticas del gobierno buscaron polarizar la discusión con el partido de derecha alemán Alternativa por Alemania (AfD), a quienes acusaron de alimentar el clima de enojo que derivó en estas protestas. Sin embargo, estas declaraciones parecen querer quitarse la culpa por una mala gestión de la economía alemana, con la combinación de medidas recesivas y con una marcada agenda ambientalista que ya lleva años perjudicando a varios países del continente europeo.

Seguir Leyendo

Tendencias