Seguinos en redes

Alemania

¿Hacía falta una guerra? Alemania anuncia que aumentará la producción de gas y deja atrás la agenda verde

Publicado

en

En una sesión extraordinaria del Parlamento, el canciller Olaf Scholz anunció que abandonaría la posición extremista respecto al medio ambiente para enfocarse “en la seguridad nacional”.

La guerra en Ucrania lleva tan solo 4 días pero ya ha generado profundos cambios en Europa, y especialmente en Alemania. El país extremadamente dependiente del gas ruso, un 60% de su matriz energética se abastece de Rusia, se dio cuenta de su vulnerable posición frente a una situación como la actual.

Este domingo por la noche, el canciller socialista Olaf Scholz, anunció que “Alemania entra en una nueva era“, en una sesión extraordinaria del Bundestag que convocó para informar de las “reformas estratégicas” que decidió impulsar.

Entre otras cosas, ordenó iniciar la construcción de dos nuevas plantas de producción de Gas Natural Licuado en suelo alemán, algo que va en dirección contraria a lo que había prometido en campaña y a la agenda que su partido viene sosteniendo hace 20 o 30 años. Las terminales de GNL se ubicarán en Brunsbuettel y Wilhelmshaven.

El actual gobierno, compuesto por el Partido Socialdemócrata (SPD), el Partido Verde (Grüne) y el Partido Demócratico Liberal (FDP), había firmado en su proclama de alianza que impulsaría un fuerte impuesto al carbón y al gas, para decinsentivar su uso, con vistas de prohibir completamente su producción para 2030. Todas estas propuestas han quedado “suspendidas”.

“Los acontecimientos de los últimos días nos han demostrado que una política energética responsable y con visión de futuro es decisiva no solo para nuestra economía y el medio ambiente, si no también es decisiva para nuestra seguridad”, dijo Scholz.

El Canciller alemán también anunció no solo que promoverían la producción de gas en suelo alemán, si no que ordenará crear una reserva de gas nacional con fines estratégicos para afrontar “por lo menos 1 año de demanda”.

Debemos cambiar de rumbo para superar nuestra dependencia de las importaciones de proveedores de energía individuales”, explicó, entrando en razón después de décadas de los partidos de derecha diciéndole tanto al gobierno de Merkel como de los socialistas que las políticas verdes llevarían a esto. “Haremos más para garantizar un suministro de energía seguro para nuestro país”.

La realidad es que la implementación de energías renovables, aunque prometedoras, todavía no son capaces de generar lo suficiente para abastecer más del 30% de la energía del país, a pesar de los miles de millones de euros que Alemania puso en subsidios.

Otros anuncios de la “nueva era alemana”

Otra política de Merkel cuestionada por sus opositores es que a pesar de ser uno de los principales líderes de la OTAN, nunca en sus casi 20 años de gobierno pagó el 2% del PBI que requiere la membresía a la organización militar.

Merkel llegó a pagar algunos años menos del 0,5%, y en promedio contribuyó con el 1% del PBI en todos los años de gobierno. La situación empezó a cambiar cuando llegó Trump a la Casa Blanca en 2017, quien en su primera reunión le exigió que implemente un plan de 4 años para llegar al 2% requerido. Para 2021, Merkel estaba pagando el 1,53%.

Scholz, en su anuncio al Parlamento, aseguró que la política de desfinanciar su contribución a la OTAN se había terminado, y a partir del 2024 Alemania pagará exactamento el 2% de su PBI en Defensa a perpetuidad.

Esto vendrá acompañado de un fondo estratégico de 100.000 millones de euros que solo se podrá utilizar en tiempos de emergencia por conflictos bélicos, como hay actualmente en Europa del Este.

Alemania

Empresas alemanas acceden a pagar en rublos el gas ruso luego de que el gobierno fallara en encontrar una alternativa

Publicado

en

La empresa energética alemana Uniper colocó la compra de gas ruso en rublos: “Si no importamos el gas desde Rusia, no podremos cumplir con contratos firmados hace más de un año”.

Uniper, una de las mayores empresas energéticas de Alemania, ha dicho que se está preparando para comprar gas ruso mediante un sistema de pago que convertirá los euros en rublos, cumpliendo la exigencia del Kremlin de que todas las transacciones se realicen en la moneda rusa.

De esta manera, Rusia logra aumentar la demanda para su moneda, evitar que se devalúe y también esquivar las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Según las autoridades de la empresa, tuvieron varias reuniones con el canciller Olaf Scholz donde quedaron en que el mandatario buscaría firmar un acuerdo de emergencia con otros países para importar el gas, pero que esperaron “todo lo posible” y el jefe de Gobierno no trajo ninguna alternativa.

Según se informa, otras empresas energéticas europeas se están preparando para hacer lo mismo en medio de preocupaciones sobre cortes de suministro en las próximas semana. Uniper dijo que no tenía otra opción, ya que si no importaba este gas, incumpliría contratos con otras empresas y se vería abierto a juicios multimillonarios.

“Para nuestra empresa y para Alemania en su conjunto, no es posible prescindir del gas ruso a corto plazo; esto tendría consecuencias dramáticas para nuestra economía“, declaró un portavoz de la empresa.

El mayor proveedor de energía de Alemania, RWE, está enfrentando problemas similares a los de Uniper, pero por el momento se negó a comentar si importaría gas ruso.

El martes, Polonia y Bulgaria se negaron a pagar el gas en rublos, lo que llevó a la empresa estatal rusa de gas Gazprom a cerrar el suministro. Polonia tiene el puerto de Gdansk, con la tecnología instalada para acomodar barcos de gas licuado, por lo que el primer ministro Mateusz Morawiecki está en negociaciones con otros países para importar gas por allí.

Por el momento, Alemania no prohibió a las empresas de su país a pagar en rublos los contratos con Gazprom, pero muchas voces critican que las compañías alemanas están financiando la invasión rusa en Ucrania, mientras sacan comunicados denunciando a Putin por la guerra.

Olaf Scholz ha demostrado ser incompetente para negociar con otros países, y hasta el momento solo ha logrado un acuerdo con Polonia para transportar el gas licuado que eventualmente entre al puerto polaco a la refinería en Schwedt, para insertarlo rápidamente en el sistema alemán.

Polonia, uno de los más firmes defensores de sanciones más duras contra Rusia, dijo que la Unión Europea debería penalizar a los países que permitan a sus empresas pagar el gas ruso en rublos, pero por ahora la Comisión Europea ha hecho un gran trabajo en mirar para otro lado.

La principal apuesta de la Unión Europea es abastecer su demanda de gas interna con la producción de Noruega y Dinamarca, que a pesar de sus discursos ambientalistas son dos de los productores de gas natural más grandes del mundo.

Sin embargo, su producción por ahora no alcanza para cubrir las masivas demandas de países como Alemania y al no tener un gasoducto propio entre Noruega y Europa, los costos de transporte simplemente son demasiado altos.

Polonia está construyendo el gasoducto Baltic Pipe con Noruega, pero su inauguración está programada para enero del 2023, por lo que no es una solución a corto plazo, y países como Alemania simplemente no pueden depender de estar opción porque pasarían el resto del año sin energía.

Seguir Leyendo

Alemania

Alemania anuncia un fondo especial de 100.000 millones de euros para reforzar el Ejército y “hacer frente a Rusia”

Publicado

en

El canciller Scholz se comprometió a crear un fondo para “modernizar” las Fuerzas Armadas alemanas y llevar el gasto en Defensa al 2% del PBI.

El canciller Olaf Scholz anunció ante el Parlamento el domingo pasado que invertirá 100.000 millones de euros (US$113.000 millones) en un fondo especial para modernizar las Fuerzas Armadas del país, en medio de una escalada de la guerra en Ucrania.

El líder socialista también se comprometió a llevar el gasto en Defensa anualmente a más del 2% del producto interno bruto, un requisito clave para ser miembro de la OTAN que por décadas Alemania no había cumplido, hasta que llegó Trump.

Tras ser presionada por el ex mandatario republicano, la entonces canciller Merkel se había comprometido en 2019 a elevar el gasto a por lo menos 2% del PBI, pero la pandemia y la posterior salida de Trump de la Casa Blanca hizo que Alemania suspendiera aquella política de Estado.

Sin embargo, ahora con la guerra, el gobierno alemán se dio cuenta de la importancia de estar en regla con la OTAN y llevarán finalmente el gasto a los niveles prometidos.

Por su parte, el fondo especial se pagará mediante una adición al presupuesto de 2022, dijo Scholz el domingo en el texto preparado para un discurso ante una sesión especial de la Cámara Baja del Bundestag en Berlín.

La modernización de las Fuerzas alemanas “no se materializará de una día para el otro”, aclaró Scholz,  pero advirtió que la necesidad de hacer frente a “la guerra de Putin” no permiten demoras.

Además, se establecerá un fondo de asistencia financiera, humanitaria y militar para Ucrania. Según el propio Scholz, su gobierno trabaja “con la industria alemana y con el gobierno ucraniano” para tratar de establecer de qué material se dispone y cómo puede entregarse.

En la conferencia virtual con los líderes de Estados Unidos, Joe Biden; de Francia, Emmanuel Macron; y Polonia, Andrzej Duda; entre otros, así como el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el mandatario alemán aseguró que “El objetivo es fortalecer al Ejército ucraniano para que pueda hacer frente al ataque ruso hasta que Putin se quede sin recursos”.

En su discurso, Scholz pidió que la ayuda hacia Ucrania se materialice “a través” de sus aliados occidentales, ya que las Fuerzas alemanas no disponen “de las reservas necesarias” en el corto plazo para responder a los suministros que reclama Kiev. 

Ante este pedido, Joe Biden ordenó un nuevo paquete de ayuda económica por 800 millones de dólares al gobierno de Volodimir Zelenski. Desde que inició la guerra, Estados Unidos ya le envió 3.400 millones de dólares a los ucranianos para sobrevivir el embate ruso.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Alemania

Alemania: Un refugiado somalí decapitó a un vagabundo porque pensaba que lo quería convertir al cristianismo

Publicado

en

La locura ya es parte de la vida de los alemanes. Se conocieron los detalles de un caso de 2021, cuando un inmigrante musulmán de Somalia apuñaló 111 veces y decapitó a una persona en situación de calle.

El diario alemán Bild dio a conocer los detalles de un caso acontecido en julio de 2021 en la zona de Baja Baviera, al sur de Alemania, cuando un joven inmigrante musulmán proveniente de Somalia apuñaló con un cuchillo al menos 111 veces a su compañero de cuarto de un refugio para gente sin hogar, para terminar decapitándolo.

La justicia no quiso revelar el nombre del implicado, ya que está recluido en espera de una condena firme, pero lo que sí se ha confirmado es su estado de demencia.

Dos terapeutas estuvieron encargados de examinarlo mentalmente, confirmando su enloquecimiento. Uno de los detalles revelados es que el acusado afirmó que “lo tuvo que matar” porque pensaba que este vagabundo le quería “insertar el catolicismo mediante un disco duro en la cabeza”.

A su vez, dice tener voces en su cabeza, afirmó ver estatuas detrás suyo que lo miraban fijamente y mostraba sorpresa de que su víctima hubiera muerto, y hasta llegó a decir que esta persona le había pedido que lo matara.

Según el gobierno alemán, los refugiados cuando son aceptados en el país son sometidos a un “riguroso” estudio médico que verifica si tienen problemas de salud, tanto físicas como mentales. Claramente, este chequeo no fue extensivo y la galopante esquizofrenia de este somalí no fue identificada a tiempo.

Al ser arrestado poco tiempo después del hecho, los agentes de policía reportaron resistencia a la autoridad, e incluso en el forcejeo le rompió la muñeca izquierda a uno de los agentes.

A su vez, policías encargados testificaron que el hombre se golpeó múltiples veces la cabeza contra la pared de la celda con toda su fuerza al verse recluido en la comisaría, y casi se mata.

El inmigrante delincuente se encuentra en juicio bajo acusación de asesinato, con los testigos dando declaraciones desde el viernes de la semana pasada. Se espera que la justicia alemana le de prisión de por vida en un pabellón psiquiátrico.

Somalía es uno de los países que más nacionales ha enviado a Alemania hasta la fecha, y a su vez, cuenta con una de las sociedades más violentas del mundo. Una problemática cultural que ahora Alemania ha importado completamente.

Según datos de la Oficina Federal de Estadísticas de Alemania, en 2016 había casi 34 mil somalíes viviendo en el país germano, o sea que constituían el 0,04% de la población total. Con los datos más recientes, de 2018, sabemos que alrededor del 3% de todos los crímenes del país, una sobrerrepresentación que debería prender todas las alarmas.

La migración de Somalía también ha permitido la llegada de peligrosos grupos terroristas islámicos a suelo alemán. Entre 2010 y 2012, los servicios de inteligencia de Alemania reportaron la presencia de un grupo de somalíes musulmanes simpatizantes del grupo terrorista Al-Shabab que residían en Bonn, una ciudad de la región de Renania del Norte-Westphalia.

Seguir Leyendo

Tendencias