Seguinos en redes

España

El PP arrasa en Andalucía y consigue la mayoría absoluta: VOX logró conservar su bloque y la izquierda se derrumba

Publicado

en

Los populares consiguen mayoría absoluta, ganan en todas las provincias y contienen el ascenso de VOX. La izquierda se va derrotada con el peor resultado electoral de su historia en Andalucía.

El Partido Popular (PP), formación de centro derecha conducida en Andalucía por el moderado Juan Manuel Moreno, logró por primera vez en la historia la mayoría absoluta en la comunidad, y tienen por primera vez la posibilidad de gobernar en solitario el distrito.

El mapa de la región se pintó de azul este domingo por la noche, y el PP se quedó con todas las ciudades de más de 100.000 habitantes. Con el 43,1% de los votos, Moreno consiguió 58 escaños en el Parlamento andaluz, tres más de los que necesita para formar gobierno, y reeligió como gobernador.

En las últimas elecciones, en 2018, el PP había salido segundo, por detrás del izquierdista Partido Socialista (PSOE), pero junto a Ciudadanos y VOX habían logrado formar gobierno, destronando por primera vez a los socialistas del gobierno en la historia democrática de España.

En esta oportunidad, el PSOE sigue marcando su declive y apenas llegó al 24% de los votos, el peor resultado de la historia para el socialismo andaluz. Cayó a 30 escaños. Por su parte, Juan Espadas, líder del PSOE en Andalucía, había renunciado a la alcaldía de Sevilla, esperanzado que su buena imagen en la ciudad podría impulsar al partido, pero no hubo caso: tuvo casi 300.000 votos menos que en 2018.

Por su parte, VOX se consolidó como tercera fuerza en la comunidad con el 13,5% y pudo aumentar de 12 a 14 escaños. A pesar de que no perdió votos al PP, algo que se temía por las autoridades del partido, el objetivo de Santiago Abascal y Macarena Olona, cabeza de lista de VOX, era lograr que Moreno no pudiera gobernar en solitario y que necesitara sus votos en el Parlamento. Como este objetivo no se cumplió, el resultado dejó un sabor amargo en los simpatizantes del partido de derecha.

Ciudadanos desapareció del mapa. En 2018, el partido liberal de centro había logrado un histórico tercer puesto con el 18,5% de los votos y 21 escaños. En ese entonces, formaron gobierno PP+CS y destronaron al socialismo. Sin embargo, su giro a la izquierda lo condenó también en Andalucía, y esta vez obtuvo un fulminante 3,3%, que lo dejó sin bancas en la próxima legislatura.

Los partidos regionales de izquierda, que han ayudado al PSOE a mantenerse en el gobierno no solo a nivel nacional si no que también en varios distritos del país, también se desplomaron.

Por Andalucía, una fuerza regional que cuenta con el apoyo de Podemos y Mas País (Iñigo Errejón) y que está compuesta por fuerzas de izquierda y ecologistas, sacó menos de 8% y se quedó con solo 5 escaños.

Adelante Andalucía, una fuerza regionalista de corte feminista y de izquierda, que pide por la independencia de la región, sacó 4,6% y tan solo 2 bancas. Quedaron muy lejos de los 17 parlamentarios que obtuvieron juntos hace cuatro años.

El PP de Juan Manuel Moreno, que seguirá siendo presidente de la Junta y reelige como gobernador, ha duplicado su número de votos con respecto a hace cuatro años y alcanza 1,58 millones de sufragios.

Andalucía es una región que históricamente fue un bastión de la izquierda. Pero la enorme ola de inmigrantes ilegales africanos que azota a España desde 2014 ha llevado a la población andaluza a un fuerte giro a la derecha.

Esto llevó a que en 2018, el PP, Ciudadanos y VOX, tres partidos con un discurso marcadamente en contra de la inmigración descontrolada, se llevaran la pluralidad de los votos, destronando a un PSOE que gobernaba la región desde el regreso a la democracia en 1975.

Esta vez, Moreno hizo hincapié en que a pesar de su agenda moderada y centrista, sería implacable en temas relacionados con la inmigración, lo que llevó a que toda la masa de votantes de Ciudadanos, un partido centrista y liberal pero que también defendía la soberanía fronteriza, se trasladara al PP.

VOX mantuvo su agenda derechista y logró conseguir 100.000 votos más que en 2018, con un total de 400.000 sufragios, pero no fueron suficientes para entrar en el gobierno.

España

No sabe como justificarse: La esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, se negó a declarar en la primera jornada del juicio

Publicado

en

El abogado de Begoña respaldó a la investigada por corrupción, afirmando que le "aconsejó" agarrarse a su derecho a no declarar, aunque “no tenía nada que esconder”.

Begoña Gómez se ha negado a declarar este viernes ante el juez Juan Carlos Peinado, quien la investiga por un delito de tráfico de influencias y otro de corrupción en los negocios.

Apenas diez minutos después del inicio del juicio, el magistrado la dio por finalizada una vez que la esposa de Pedro Sánchez confirmó que haría uso de su derecho a no declarar.

Según fuentes jurídicas presentes en la comparecencia, el abogado de Gómez, Antonio Camacho, comunicó al juez que su representada no iba a declarar. El magistrado insistió en que debía ser la investigada quien se lo hiciera saber, a lo que Begoña Gómez respondió desde el banco de los acusados: “No, no voy a declarar”.

En declaraciones a los medios de comunicación que cubrían la comparecencia, Camacho explicó que la esposa de Pedro Sánchez “no ha declarado no porque tenga algo que esconder, no porque no quiera dar explicaciones, sino porque su defensa se lo ha recomendado”.

Según el letrado, “el procedimiento carece de objeto alguno en este momento” y “se ha quedado sin contenido” porque los contratos adjudicados al empresario Juan Carlos Barrabés fueron enviados a la Fiscalía Europea y, para la defensa de Gómez, ese es el objeto de investigación. Además, criticó al juez Juan Carlos Peinado por hacer su trabajo, afirmando que esta llevando a cabo una “investigación expansiva” que “cada vez se extiende más”.

Sobre el informe aportado recientemente al juzgado por la Universidad Complutense de Madrid sobre una posible apropiación irregular del software de la cátedra que codirigía la esposa de Pedro Sánchez, en el que el centro de estudios concluye que por el momento no se pueden acreditar ilegalidades por falta de datos, Camacho ha tildado de “sorprendentes algunas de sus afirmaciones”.

Gómez llegó al Juzgado de Instrucción Número 41 de Madrid a las 10:12 horas. Durante los pocos metros que separaban el ascensor de la puerta del juzgado, estuvo acompañada por cuatro agentes de los servicios de seguridad de Moncloa y su abogado, vestida con un traje negro. Media hora antes, la esposa del presidente del Gobierno español había llegado a los juzgados de Plaza de Castilla en un vehículo oficial, escoltada por un fuerte dispositivo de seguridad de la Policía Nacional.

Vox, que encabeza las acusaciones populares personadas en la causa, anunció tras la comparecencia que pedirá al juez que cite a Pedro Sánchez en calidad de testigo. “Si su mujer se ampara en su derecho a no declarar y no da las debidas explicaciones, Sánchez tendrá que venir a declarar como testigo”, reclamó el europarlamentario de Vox, Jorge Buxadé.

Por su parte, el resto de los acusadores (Iustitia Europa, Hazte Oír, Manos Limpias y Movimiento de Regeneración Política de España) han criticado el “costo económico” que ha supuesto el enorme dispositivo de seguridad desplegado por el juicio de Gómez, así como las “extremas medidas de seguridad” tomadas en el interior de los juzgados de Plaza de Castilla. “Nos hemos sentido coaccionados. Cada vez que se acercaba Begoña nos rodeaban”, señaló el abogado de Hazte Oír, Javier María Pérez Roldán.

Al igual que ocurrió el pasado 5 de julio, una treintena de ciudadanos se concentraron en las inmediaciones de la Plaza de Castilla para protestar contra Begoña Gómez y Pedro Sánchez. Entre las proclamas se escucharon frases como “Juan Carlos Peinado, estamos a tu lado” y “ladrones”.


Seguir Leyendo

España

Después del frío saludo, Pedro Sánchez le ordenó al diario El País iniciar una "investigación" sobre Dani Carvajal para ensuciar su imagen

Publicado

en

"El País" publicará una investigación sobre los negocios y el patrimonio de Dani Carvajal para ensuciar su imagen. La razón de esta investigación es el frío saludo del jugador español para con el presidente español.

El diario El País ha iniciado una campaña en contra de Dani Carvajal tras el frío saludo que tuvo con Pedro Sánchez, el cual le causó un profundo enojo.

Desde ese medio, afín al Gobierno español, se ha lanzado una investigación con la intención de difundir información sobre el patrimonio y los negocios del futbolista del Real Madrid, con el objetivo de ensuciar su imagen.

En las últimas horas, la redacción de El País ha contactado con el entorno cercano del jugador, preguntando por los negocios y propiedades que Carvajal tiene a su nombre. Entre las revelaciones se encuentra la propiedad de un local en Puerto Banús, que Carvajal posee junto a Joselu Mato, su compañero en la Selección y cuñado, ya que ambos están casados con gemelas.

Apenas unas horas después de la recepción de Sánchez a los campeones de Europa, la maquinaria se ha puesto en marcha para desacreditar la imagen de un futbolista que, dentro y fuera del campo, siempre se ha mostrado ejemplar. La campaña ha comenzado con la revelación de datos en la prensa sobre sus negocios, y no se descarta que el siguiente paso sea ordenar una inspección de Hacienda.

Además de eso, la selección española le prohibió a Sánchez el ingreso a su vestuario al momento de ganar la Eurocopa, algo que no le cayó nada bien al mandatario español. Carvajal fue el primero en saludar fríamente al presidente, y aunque sus compañeros mostraron una actitud similar, los focos se centraron en él. Por eso, la ira del Gobierno socialista se ha enfocado en él. La imagen viral de Carvajal saludando fríamente a Sánchez se ha convertido en un meme contra el presidente.

El futbolista del Real Madrid es uno de los capitanes del equipo y también de la selección. Debutó con el conjunto blanco en agosto de 2013 y desde entonces es un fijo en el once inicial. Desde su primera convocatoria con la selección en 2014, también es indiscutible con España, habiéndose perdido grandes citas únicamente por lesiones. Campeón de la Champions en seis ocasiones con el Real Madrid, es uno de los líderes de la España que acaba de levantar el título continental en Alemania y uno de los deportistas más influyentes del país.

Actualmente, Carvajal tiene contrato con el Real Madrid hasta junio de 2025, con un salario de ocho millones de euros por temporada. En esta temporada, también terminó su relación con Nike, con quien había estado desde sus inicios en el fútbol hace más de una década, y firmó un nuevo contrato de patrocinio con Puma, convirtiéndose en una de las principales imágenes de la firma alemana.

El malestar en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y en Moncloa con el futbolista es tremendo, debido a la imagen humillante que se ha proyectado del presidente Sánchez. Carvajal es además uno de los futbolistas de más peso en la selección y, como se mencionó anteriormente, durante la Eurocopa se decidió en el vestuario que el jefe del Ejecutivo no bajara a saludarlos tras el partido.

Apenas 48 horas después de ese polémico saludo, los medios afines al Gobierno socialista han comenzado una caza de brujas contra el futbolista. Desde El País ya han iniciado su ofensiva contra la figura de Carvajal, quien se ha convertido en una resistencia en contra del socialismo de Sánchez tras proclamarse campeón de Europa con España.


Seguir Leyendo

España

La pauta oficial llegó a España: Pedro Sánchez soborna con €100 millones a los medios para tapar sus casos de corrupción

Publicado

en

El presidente español anunció un subsidio de 100 millones de euros para los medios de comunicación que se arrodillen ante él, buscando tapar las causas de corrupción que lo involucran a él, a su esposa, y a su hermano.

El socialista Pedro Sánchez anunció su intención de "regenerar" el sector de los medios de comunicación precisamente cuando comenzaron a surgir noticias que afectaban a su Gobierno y su entorno. Su objetivo era claro, silenciar a esas voces o, al menos, transmitir a los periodistas que está dispuesto a todo con tal de eliminar las informaciones y críticas que no le favorecen.

Todo comenzó cuando un juez inició una investigación sobre su esposa, Begoña Gómez, por presuntos actos de corrupción. Lo que siguió a esto fueron excusas poco convincentes, victimismo exagerado y argumentos engañosos.

El pasado 17 de julio, Sánchez anunció ante el Congreso la aprobación de un programa de subsidios de 100 millones de euros para supuestamente "facilitar la digitalización de los medios de comunicación, desarrollar herramientas que mejoren su productividad y la calidad informativa, así como reforzar su ciberseguridad". Además, insistió en que estas medidas han sido apoyadas en el Parlamento Europeo por "todas las fuerzas políticas" salvo la "extrema derecha".

Lo que resulta curioso es que estas empresas ya son en su mayoría digitales, desde las grandes televisiones hasta las radios locales, lo que lleva a pensar que con estos subsidios busca comprar el silencio y el apoyo de los medios.

El presidente español anunció sus autoritarias intenciones durante los primeros días de mayo, hizo algunos adelantos vagos en junio, y compareció en el Parlamento en julio para reiterar que será a partir de septiembre cuando comenzará a regir esta norma.

Este no es un momento cualquiera, dado que la justicia española investiga a su mujer y a su hermano. Frente a esta realidad, se decide por esta estrategia para intimidar a la prensa independiente, entregando 100 millones de euros para quienes le sean leales.

Además de esto, el Gobierno español va a obligar a que los medios de comunicación hagan públicos a sus accionistas directos, con el objetivo de poder tenerlos controlados y vigilados.

El autoritario líder español se excusó diciendo que este plan de "regeneración" incluirá un refuerzo de los derechos al honor y a la rectificación de la ciudadanía. Explicó que los medios deben ser "libres" y poder desarrollar su "propia línea editorial".

Su estilo y su plan de acción recuerdan al que implementó la condenada por corrupción, Cristina Fernández de Kirchner, en 2009, cuando promovió su "ley de medios". En aquel entonces, aseguró falsamente que la nueva legislación pretendía "acabar con el monopolio que ejercen ciertos grupos económicos sobre la información" y promover la "pluralidad" en el sector.

Curiosamente, su iniciativa surgió en un momento en el que la prensa había encontrado casos de corrupción vinculados al matrimonio Kirchner-Fernández.

Seguir Leyendo

Tendencias