Seguinos en redes

España

Marruecos cuelga la bandera de España al revés en la visita de Sánchez: Dan a entender que se rindió ante Podemos

Publicado

en

El partido comunista Podemos aprobó una ley en el Congreso rechazando el acuerdo del presidente español con el rey de Marruecos.

Las cosas nunca parecen salirle bien a Pedro Sánchez. El mes pasado, decidió romper con décadas de neutralidad diplomática entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental, y declaró que apoyaría la propuesta marroquí.

Sin embargo, esta semana el Congreso aprobó la iniciativa de Podemos para rechazar la proclama presidencial, y llamar a un referéndum sobre la postura de España frente al conflicto en el Sáhara y el apoyo a Marruecos. Cabe aclarar que por muchos años, ese territorio fue colonia española.

Por 168 votos, los partidos de extrema izquierda Podemos, EH Bildu, ERC, y PNV se unieron para aprobar la ley. En contra de Marruecos pelea el Frente Polisario, una agrupación terrorista de ideología socialista muy amigable con estos partidos.

Sin embargo, sorprendió el Partido Popular, que decidió unirse a estos partidos y también dar su voto positivo, logrando que esta ley se apruebe. VOX y Ciudadanos decidieron abstenerse de votar.

Inmediatamente, Sánchez viajó a Rabat para reunirse con el rey marroquí, Mohamed VI y transmitirle tranquilidad. “Iniciamos una nueva andadura en nuestra larga historia compartida que debe permitirnos afrontar con seguridad los retos, pero también las múltiples oportunidades de futuro: Un auténtico partenariado para el siglo XXI“, dijo Sánchez.

El rey Mohamed VI, a sabiendas que su acuerdo con Sánchez fue boicoteado por Podemos, partido que conforma la coalición de gobierno e incluso tiene a la vicepresidente del país, le pasó factura.

En la cena protocolar a la que invitó a Sánchez con motivo de celebrar su visita, las nuevas relaciones y el “iftar” (ruptura del ayuno del ramadán). Pero lejos de ser una cena cordial, un detalle que parece haber pasado desapercibido para Sánchez ha despertado una feroz polémica: la bandera de España fue colgada al revés.

En la foto de la mesa de iftar, donde se sellan las buenas intenciones y se liman las asperezas de varios meses de ruptura diplomática, se ve claramente la bandera de España con el escudo del revés, en lo que desde el gobierno minimizaron como un simple descuido, pero cualquiera entiende que fue una ofensa y humillación del anfitrión hacia el país invitado.

Para aquellos estudiosos del ceremonial y la diplomacia, difícil les resulta pensar que esto puede ser un descuido. Lo cierto es que fue un mensaje claro de humillación, una bofetada en la cara al Presidente y a toda España.

Cabe recordar que la bandera de una nación al revés simboliza rendición. En conflictos armados se suele usar para demostrar que una ciudad está bajo dominio enemigo o que se ha rendido. El mensaje es claro: Sánchez está rendido ante el comunista Podemos, quien verdaderamente mueve los hilos de su gobierno.

Desde el departamento de Relaciones Exteriores de España le quitaron importancia al hecho, calificándolo de “error” y explicando que al tratarse de una cena en la zona privada del rey Mohamed VI el servicio de protocolo español no entró a revisar que todo estuviese correctamente ordenado. En cambio, sí lo pudieron comprobar en la parte “pública” de la visita, donde la bandera estaba colocada correctamente. 

La realidad es que tanto la visita como el apoyo a Marruecos en el conflicto del Sahara sólo le ha traído problemas a Sánchez. La oposición lo critica por decidir sin el Congreso.

Además, no obtuvo nada concreto para presentar como beneficios por la situación y solo se ganó la ira de Argelia, que ya anunció que a España le cobrará más caro el gas por pararse del lado de Marruecos.

Según Sánchez, con este acuerdo, Marruecos dejará de enviar olas de migrantes a los enclaves españoles en África de Ceuta y Melilla, pero la opinión pública española no está de acuerdo, especialmente cuando se pasó años diciendo que estas dos ciudades se “enriquecían” por la inmigración africana.

Economía

Receta Socialista: Pedro Sánchez disparó el crecimiento de la deuda de 800 euros por habitante a más de 7.000

Publicado

en

La deuda pública de España se incrementó en casi 17 puntos porcentuales desde que el Partido Socialista se hizo cargo del Gobierno. Solamente este año se acumuló un endeudamiento por 78.964 millones de euros.

La contracara de la irresponsabilidad fiscal del Gobierno de Pedro Sánchez es el aumento desbocado del stock de la deuda pública. Desde la asunción del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) al poder en junio de 2018, la participación de la deuda bruta española con respecto al PBI escaló del 100,4% al 117,68% al término de agosto de 2022.

Mientras que entre mayo de 2018 y mayo de 2019 la deuda pública española crecía a razón de 828 euros por persona, el crecimiento registrado entre mayo de 2018 y septiembre de este año se multiplicó nueve veces y alcanzó los 7.307 euros.

Lo que es lo mismo, la deuda del Estado español subió en 38.688 millones euros en el acumulado de 12 meses hasta mayo de 2019, pero considerando el acumulado hasta septiembre de este año el incremento se dispara hasta los 346.719 millones euros

Solamente en los primeros 9 meses de este año el stock del pasivo aumentó en 78.964 millones de euros, y hasta 12.609 millones de euros entre agosto y septiembre. Tras cuatro años de administración socialista, la deuda bruta española aumenta en 219 millones de euros todos los días

El principal factor explicativo para el crecimiento explosivo del endeudamiento es la falta de responsabilidad fiscal. Incluso habiendo llevado a cabo una muy poco convencional reforma tributaria para subir los impuestos en plena pandemia, el Gobierno de Sánchez no consiguió que los aumentos en la recaudación compensaran la expansión del gasto público.

La recaudación total alcanzó el 43,74% del PBI al término del segundo trimestre del año, mientras que el gasto consolidado (incluyendo el Gobierno central y las Comunidades Autónomas) representó el 48,29% del producto en el mismo período. 

Gasto público y recaudación total de España entre 1999 y 2022.

No solamente ambas partidas se encuentran en niveles holgadamente superiores a los que había antes de la pandemia, sino que además la brecha entre el gasto y la recaudación sigue siendo más grande de la que había en el último trimestre de 2019.

El déficit fiscal financiero alcanzó el 4,54% del PBI hacia el pasado mes de junio, un resultado que es consistente con la meta de 4,9% para fin de año pero aún muy superior al 3% que se registraba antes de la pandemia.

El FMI estima que de cumplirse efectivamente la meta fiscal anual, España cerrará el 2022 con un déficit primario del 2,93% del PBI, y proyecta que se estabilizará en el 2% durante los próximos años. Este camino irresponsable garantiza que la deuda pública seguirá creciendo inescrupulosamente.

Seguir Leyendo

España

El Gobierno socialista de Sánchez dispara 11 puntos el gasto público y apunta a un explosivo aumento de la deuda

Publicado

en

El Presupuesto para 2023 proyecta un aumento de casi 11% sobre las erogaciones del Estado. La deuda pública española se disparó en 130.000 millones de euros en lo que va de la gestión socialista. 

La responsabilidad fiscal dejó de ser una prioridad en la España socialista de Pedro Sánchez. El Gobierno presentó su Presupuesto 2023 con un brutal incremento del gasto público en torno al 10,7% en comparación al total de erogaciones para este año. Aislando las partidas que devienen de fondos europeos, el aumento presupuestario alcanza el 6,7% anual. 

El incremento explosivo del déficit fiscal se mantiene como una de las características más comunes en los Gobiernos socialistas de España. El gasto público acumula un incremento de 7 puntos del PBI desde el segundo trimestre de 2018, y hasta 1 punto porcentual hasta el cuarto trimestre de 2019 (antes del shock provocado por la pandemia). 

La recaudación total acumuló un crecimiento del 5,24% del PBI en lo que va de la gestión de Pedro Sánchez. La mayor parte de los ingresos responde a la reforma tributaria impulsada por el socialismo en 2020, aún en plena recesión, la cual implicó el aumento del tipo marginal máximo del 45% al 47% para los ingresos de personas físicas

Gasto público y recaudación total en España desde 1999.

La recaudación récord fue capaz de compensar el aumento de los gastos. La reducción del déficit fiscal, que había sido proyectada hacia la baja constantemente durante la administración anterior, fue completamente abordada a partir de 2018. 

El rojo financiero del Gobierno español saltó del 2,75% del PBI al final de la gestión del Partido Popular (PP) al 3,06% en 2019, y actualmente se mantiene en el 4,54% del producto tras el shock y la posterior reversión de la pandemia. 

A diferencia de otros países con mayor responsabilidad fiscal como Alemania, la pandemia llegó a España en un contexto de 1 año y medio de relajación en la reducción del déficit fiscal, una situación que se terminó pagando muy caro en términos de endeudamiento. 

La detención súbita de la corrección de las arcas públicas fue financiada con deuda. La gestión socialista añadió al país un monto total de 130.000 millones de euros sobre el stock heredado en 2018

La herencia del mandato de Pedro Sánchez comprende un masivo endeudamiento, la desaceleración del crecimiento del PBI, la profundización de los desequilibrios financieros del Estado y la marcha atrás con algunas de las flexibilizaciones regulatorias de la reforma laboral de 2012

Seguir Leyendo

Economía

Fracasa la reforma laboral socialista en España: Desempleo aumenta al 13% y ya alcanza a 3 millones de personas

Publicado

en

El recrudecimiento de las regulaciones laborales hacen cada vez más difícil la contratación de personas en el mercado formal. La economía española registra el peor dinamismo de la eurozona. 

A pesar de los resultados positivos cosechados por la reforma laboral del año 2012, el Gobierno socialista de Pedro Sanchez decidió dar marcha atrás con la flexibilización regulatoria

Entre otras modificaciones, la reforma laboral eliminó los límites a la ultra-actividad de convenios colectivos vencidos, promueve las negociaciones centralizadas e inflexibles, limitó contratos temporales con modalidades flexibles, y endureció los requisitos para los contratos de aprendizaje. 

El Instituto Nacional de Estadística (INE) del país confirmó que la tasa de desocupación abierta aumentó al 12,67% de la población activa al término del tercer trimestre del año, según la serie desestacionalizada del indicador. Se observa un ligero aumento con respecto al 12,6% de desempleo registrado sobre la serie mensual del indicador en julio.

Las estadísticas de desempleo en España representan casi el doble de lo que se registra para el promedio de la Unión Europea, que cayó al 6% al término del mes de agosto. La mayor parte de las economías europeas con plena ocupación se destacan por sus parámetros regulatorios flexibles en relación al mercado laboral. 

España encuentra un nuevo piso para la tasa de desempleo, que aún se encuentra 4 puntos porcentuales por encima de los valores mínimos correspondientes al año 2007, antes de la crisis financiera e inmobiliaria.

La desocupación alcanzó a un total de 2.980.200 personas al cabo del tercer trimestre del año, marcando un aumento de 60.800 en comparación al nivel que había durante el trimestre anterior. 

El aumento del paro fue incluso mayor si se tiene en consideración a todas aquellas personas menores de 25 años, ya que se registró un alza de hasta 71.500 personas sobre este grupo. Por otra parte, un total de 42.100 personas de entre 25 y 54 años cayeron en la desocupación en el tercer trimestre del 2022

El principal factor de dinamismo para el crecimiento del empleo no fue el sector privado como hubiera sido esperable en una economía dinámica, sino que fue el Estado español. El sector público incorporó 52.300 nuevas plazas laborales en el tercer trimestre

Seguir Leyendo

Tendencias