Seguinos en redes

Suecia

Un político de derecha quemó el Corán en público: Militantes de extrema izquierda y musulmanes estallaron en protesta en Suecia

Publicado

en

Más de 200 militantes de Antifa y musulmanes de la ciudad de Örebro atacaron a la policía e hirieron al menos a nueve oficiales.

Manifestantes de extrema izquierda y musulmanes salieron a las calles de la ciudad de Örebro, en el centro de Suecia, a destruir todo y atacar a la policía este fin de semana, hiriendo al menos a nueve miembros de las fuerzas de seguridad según las autoridades.

Las violentas protestas son una respuesta a las acciones de Rasmus Paludan, líder danés del partido de derecha Stram Kurs, quien en su visita al país hizo un acto político en una plaza junto a sus seguidores, y quemó una copia del Corán, libro sagrado del islam, en una zona musulmana densamente poblada en Suecia.

Paludan fue acompañado por la policía a la plaza Sveaparken, un espacio público abierto en el sur de Linkoping el jueves, donde colocó el libro sagrado musulmán en el piso y lo quemó mientras llegaban los manifestantes a intentar frenarlo.

No es la primera vez que Paludan hace algo así. En 2019, visitó Suecia, y en un acto político donde trataba de movilizar a la derecha sueca, envolvió el Corán en tocino y lo arrojó al aire.

En 2020, mientras Paludan organizaba una nueva visita al vecino país nórdico, el gobierno sueco ordenó que se le prohíba el ingreso a Suecia por dos años, restricción que terminó este mes, y por eso inmediatamente emprendió la vuelta.

Paludan destacó la ironía de que a las olas de inmigrantes africanos y árabes no les prohíban el ingreso al país, pero a él, por hacer un acto político sin violencia, se le niegue el paso fronterizo por dos años.

Esta no es la primera vez que Paludan quema una copia del Sagrado Corán.

La policía dijo que un miembro del público resultó herido después de ser golpeado en la cabeza por una piedra, y que algunos de los policías tenían los brazos rotos y habían sido golpeados por piedras arrojadas por los manifestantes izquierdistas.

La protesta, a la que los medios locales dijeron que asistieron unas 200 personas, fue organizada por Antifa Suecia, y contó con el apoyo de algunos partidos de extrema izquierda suecos además de varios musulmanes de la zona.

La primer ministra sueca, Magdalena Andersson, que a pesar de provenir del Partido Socialdemócrata, ha adoptado un fuerte discurso anti-islam, defendió las acciones de Paludan.

En Suecia se permite a las personas expresar sus opiniones, ya sea de buen o mal gusto, es parte de nuestra democracia. No importa lo que pienses, nunca debes recurrir a la violencia. No la aceptamos ni la aceptaremos“, dijo a la agencia de noticias TT.

Esto marcó un fuerte contraste con Stefan Löfven, el predecesor de Andersson que gobernó el país hasta 2021, quien en 2019 había reproacho el acto de Paludan y le había prohibido el ingreso al país por dos años.

Europa

Suecia y Finlandia oficialmente buscarán ingresar a la OTAN en mayo, temen una “invasión de Rusia”

Publicado

en

Rompiendo con décadas de neutralidad, Sanna Marin y Magdalena Andersson, las primeras ministras de Finlandia y Suecia respectivamente, aplicarán para convertirse en socios plenos de la OTAN.

Las primeras ministras de Suecia Finlandia acordaron presentar solicitudes de membresía simultáneas a la alianza de la OTAN a mediados de mayo, informaron los medios nórdicos.

El diario finlandés Iltalehti dijo el lunes que “Estocolmo había sugerido que los dos países indicaran su voluntad de unirse el mismo día“, y que Helsinki había aceptado inmediatamente. La idea de hacerlo en simultáneo es porque temen, según sus propias palabras, que Rusia ataque al país que tarde más que el otro en ingresar a la OTAN.

Si bien es poco probable que el Kremlin decida atacar estos dos países al norte de Europa, es claro que una vez adentro de la OTAN es prácticamente imposible que Rusia ponga sus ojos en ellos, ya que implicaría entrar en guerra con Estados Unidos y toda Europa.

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, dijo que su país, que comparte una frontera de 1.300 km con Rusia, buscará unirse a la alianza “bastante rápido, en semanas, no en meses”, a pesar de que el proceso para ingresar al bloque militar suele tardar incluso años.

Su homóloga sueca, Magdalena Andersson, dijo que Suecia tenía que estar “preparada para todo tipo de acciones de Rusia” y que “todo había cambiado” cuando Moscú atacó a Ucrania.

La respuesta del Kremlin fue inmediata, y este fin de semana empezó a mover algunas tropas al Mar Báltico, donde dijo que se vería obligado a “restaurar el equilibrio militar” fortaleciendo sus defensas en la frontera que comparte con Finlandia e incluso dijo que no descartan el despliegue de armas nucleares, si los dos países deciden abandonar décadas de nuetralidad uniéndose a la OTAN.

Tanto Suecia como Finlandia son los únicos dos países de la región que rechazaron sumarse a la OTAN cuando ésta decidió avanzar sobre el este de Europa en 1997, aunque sí se convirtieron en “socios no alineados” de la OTAN, participando en ejercicios e intercambiando inteligencia, cuando se unieron a la Unión Europea en 1995.

Las autoridades suecas dijeron que las solicitudes simultáneas podrían presentarse en la semana del 16 de mayo, coincidiendo con la visita a Estocolmo del presidente finlandés Sauli Niinistö.

Encuestas de opinión recientes han mostrado que un 68% de los finlandeses están a favor de unirse a la alianza, más del doble de la cifra anterior a la invasión, mientras un 12% está vehementemente en contra. Las encuestas en Suecia sugieren una mayoría más escueta, apenas el 51% de los suecos respaldan la membresía.

Estas adhesiones, dejarán una Europa completamente polarizada, entre los aliados a Rusia y los aliados de la OTAN, una suerte de Guerra Fría que parece estar más caliente que nunca.

Seguir Leyendo

Suecia

Suecia crea un microchip subcutáneo para mostrar los datos del pase sanitario

Publicado

en

La tecnología podría lanzarse tan temprano como el 2022 y se especula que el gobierno sueco podría hacer su implantación obligatoria.

Europa empieza a desarrollar tecnologías alternativas para integrar el pase sanitario a la vida cotidiana de la manera más rápida posible. Mientras el Reino Unido obliga a los ciudadanos a tener la aplicación del gobierno en sus teléfonos celulares, o Alemania elabora una base de datos con la situación de vacunación de todos sus ciudadanos, Suecia apunta a algo más invasivo todavía.

Una empresa sueca que se destaca por el desarrollo de microchips anunció que está trabajando en un microchip que se insertará bajo la piel en el brazo, y contendrá los datos del pasaporte sanitario, permitiendo un fácil acceso que no requiere de llevar encima el certificado en la billetera o el celular.

La firma se llama Epicenter y está trabajando con el gobierno sueco para implementar este microchip en la sociedad en los próximos años. El gerente de la empresa, Hannes Sjoblad, explica en un video que ya probaron el dispositivo y que funciona bien, e incluso él ya lo tiene implantado en el brazo.

“El implante se puede leer con cualquier teléfono inteligente con función NFC (comunicación inalámbrica), así que puedo ir a un restaurante o al cine, simplemente mostrar mi brazo y pasarlo por un teléfono inteligente, y luego aparece el pasaporte de Covid-19 que tengo en mi chip”, aseguró.

Contó que los empleados de esta compañía también tienen el microchip implantado, y que lo usan para ingresar a las oficinas, o para almacenar datos de su empleo en la empresa. Además del pase sanitario, están trabajando para que el chip pueda contener información de tarjetas de crédito, y que las personas puedan pagar directamente con el brazo.

Usuarios en redes sociales cuestionaron la seguridad de este microchip, y plantearon el peligro de que el Estado tenga acceso a una tecnología insertada en el cuerpo. Para remover este chip uno debe someterse a una cirugía, por lo que no es fácil dar marcha atrás luego de tomar la decisión de usarlo.

Seguir Leyendo

Suecia

Magdalena Andersson dimite una hora después de asumir como la primera mandataria mujer de Suecia

Publicado

en

En tan solo una hora todo el gobierno sueco colapsó. Su proyecto de ley de presupuesto no se aprobó, y el Partido Verde renunció a la coalición bipartidista, forzando la dimisión de la primera ministra.

Apenas siete horas y media después de ser votada como la primera mujer primera ministra de Suecia, y tan solo una hora después de asumir el cargo, Magdalena Andersson renunció a su cargo.

Andersson fue anunciada como líder el miércoles por la noche, después de meses de negociaciones entre las fuerzas del oficialismo sueco, el poderoso Partido Socialdemócrata, tras el retiro sorpresivo del histórico primer ministro Stefan Löfven.

Al ser la líder del partido gobernante, debía asumir como primera ministra, cargo en el que duró una hora. Ya que en tan solo 60 minutos al frente del Poder Ejecutivo, varios de sus diputados la traicionaron, votaron a favor del presupuesto anual presentado por la oposición en vez del presentado por el oficialismo, y Andersson se quedó con un gobierno quebrado.

La ahora ex primera ministra podría firmar el presupuesto opositor, pero este tiene la contribución del Partido Demócrata Sueco, que a pesar de su nombre es la formación más de derecha del país, al que los socialdemócratas y los verdes le pusieron un cordón sanitario hace años tomando la decisión de no negociar absolutamente nada con ellos, prácticamente ignorando su existencia.

Andersson, que parecía más preocupada por hacer historia convirtiéndose en la primera mujer en liderar el país que en solucionar la profunda crisis política que azota a Suecia, no pudo contener al Partido Verde que decidió romper la coalición de gobierno con los socialdemócratas después de este fiasco.

Existe una práctica constitucional en la que un gobierno de coalición renuncia cuando un partido lo abandona. No quiero liderar un gobierno cuya legitimidad está siendo cuestionada“, dijo en una conferencia de prensa, donde confirmó que espera ser reelegida en minoría el lunes en un nuevo plenario del Riksdag, sin los verdes, pero que mientras tanto ella no puede seguir al frente del país.

Le he dicho al orador que deseo renunciar“, aseguró la ministra más corta de la historia antes de finalizar la rueda de prensa con los periodistas.

Cien años después de que las mujeres suecas obtuvieran el derecho al voto, la líder socialdemócrata de 54 años recibió una ovación de pie por parte del Riksdag, un aplauso falso y motivado por la corrección política, ya que horas más tarde le votarían en contra el presupuesto y catapultarían su renuncia.

Andersson había sido ministra de Finanzas antes de convertirse brevemente en primera ministra, y había timoneado al país durante la crisis económica generada por la pandemia.

Cabe recordar que a diferencia del resto de Europa, Suecia nunca entró en cuarentena estricta a nivel nacional, pero eso no frenó a Andersson de explotar las finanzas del país repartiendo subsidios y cheques a las empresas y a la población.

La legitimidad de su gobierno ya era irrisoria. Andersson solo consiguió 117 votos a favor para ser elegida líder y 174 en contra. Con 175 votos negativos, no hubiera ni siquiera podido asumir.

El lunes que viene se repetirá la votación, y si por lo menos un legislador verde se suma a la oposición a votar en contra, Andersson podría perder la posibilidad de volver al efímero cargo y probablemente se debería bajar del liderazgo del partido, que va camino a perder la mayoría en las venideras elecciones del 2022.

Seguir Leyendo

Tendencias