Seguinos en redes

Europa

Quién es Klaus Schwab, el fundador del Foro Económico de Davos y autor de “El Gran Reseteo”

Publicado

en

Con una nueva entrega del Foro Económico Mundial en la ciudad suiza de Davos, su oscuro director y fundador, Klaus Schwab, sale de las sombras para hablar de sus peligrosas propuestas para el futuro.

Existe una gran cantidad de conspiranoia entorno a la figura de Klaus Schwab, el economista suizo-alemán que fundó el Foro Económico Mundial de Davos y ha aparecido vestido con ropas extravagantes que muchos vinculan a la masonería.

Si bien muchas de ellas han sido refutadas, por ejemplo la túnica negra la usó para aceptar un premio en una universidad de Lituania donde todos los profesores se visten así, la realidad en este caso supera la ficción.

Tras fundar el Foro Económico Europeo en 1971, Schwab fue una de las principales fuerzas que colaboró en la creación de la Unión Europea, y cuando cumplió con este objetivo, expandió su horizonte y convirtió su organización en el Foro Económico Mundial, con el objetivo expreso de instalar una Unión Global, un solo gobierno que tenga jurisdicción en todos los rincones del planeta.

Esto no lo oculta y lo ha repetido en reiteradas ocasiones. Lo menciona en todos los libros de su autoría y lo dice cada vez que le ponen una cámara en frente. Incluso, su conferencia en el Foro de Davos se llama “World Government Summit” (“Cumbre del Gobierno Mundial”).

El Foro sostiene que “un mundo globalizado se gestiona mejor mediante una coalición de corporaciones multinacionales, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil“, y que los períodos de inestabilidad global, como la crisis financiera del 2008 y la pandemia del coronavirus son ventanas de oportunidad para intensificar sus esfuerzos programáticos.

Schwab defiende desde el podio del Foro de Davos una serie de ideas muy peligrosas, relacionadas con el control poblacional, la promoción del aborto como método anticonceptivo, ponerle un fuerte freno a la producción mundial de alimentos para combatir el cambio climático, redistribución de la riqueza, y otros conceptos que propone en sus libros: “La Cuarta Revolución Industrial” y “COVID-19: El Gran Reseteo“.

Este último, el más infame, es una tesis en la que expone “las graves fallas del capitalismo“, y llama a un gran reseteo del modelo socio-económico que generó la mayor prosperidad en la historia de la humanidad.

Las cuarentenas por COVID-19 pueden estar disminuyendo gradualmente, pero la ansiedad sobre las perspectivas sociales y económicas del mundo solo se están intensificando. Hay buenas razones para preocuparse: ya ha comenzado una fuerte recesión económica y podríamos estar enfrentando la peor depresión desde la década de 1930. Pero, si bien este resultado es probable, no es inevitable”, explica en su reseña.

“Para lograr un mejor resultado, el mundo debe actuar de forma conjunta y rápida para renovar todos los aspectos de nuestras sociedades y economías, desde la educación hasta los contratos sociales y las condiciones de trabajo. Todos los países, desde Estados Unidos hasta China, deben participar, y todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben transformarse. En resumen, necesitamos un “Gran Reinicio” del capitalismo“, concluye.

A lo largo del libro, Schwab explica que la pandemia demostró que este tipo de cambios radicales son posibles, aunque no dice en qué se basa, ya que las restricciones sanitarias han sido extremadamente impopulares y prácticamente todos los gobiernos del mundo que las aplicaron perdieron las siguientes elecciones.

Schwab asegura: “El nivel de cooperación y ambición que esto implica no tiene precedentes. Pero no es un sueño imposible. De hecho, un aspecto positivo de la pandemia es que ha demostrado lo rápido que podemos hacer cambios radicales en nuestro estilo de vida. Casi instantáneamente, la crisis obligó a empresas e individuos a abandonar prácticas que durante mucho tiempo se consideraron esenciales, desde viajar en avión con frecuencia hasta trabajar en una oficina“.

“Claramente, la voluntad de construir una sociedad mejor sí existe. Debemos usarlo para asegurar el Gran Reinicio que tanto necesitamos. Eso requerirá gobiernos más fuertes y efectivos, y exigirá la participación del sector privado en cada paso del camino“, remarca.

Da una hoja de ruta para este “gran reseteo”, que incluye justicia social, más impuestos y más restricciones. Schwab explica que “la agenda del Gran Reinicio tendría tres componentes principales. El primero dirigiría el mercado hacia resultados más justos. Con este fin, los gobiernos deben mejorar la coordinación (por ejemplo, en la política tributaria, regulatoria y fiscal), mejorar los acuerdos comerciales y crear las condiciones para una economía de partes interesadas”

“Además, los gobiernos deben implementar reformas que se han retrasado mucho y que promuevan resultados más equitativos. Según el país, estos pueden incluir cambios en los impuestos sobre el patrimonio, el retiro de los subsidios a los combustibles fósiles y nuevas reglas que rigen la propiedad intelectual, el comercio y la competencia”, escribe.

“El segundo componente de una agenda del Gran Reinicio garantizaría que las inversiones promuevan objetivos compartidos, como la igualdad y la sostenibilidad. Aquí, los programas de gasto a gran escala que muchos gobiernos están implementando representan una gran oportunidad para el progreso”, dice con orgullo. “Esto significa, por ejemplo, construir infraestructura urbana “verde” y crear incentivos para que las industrias mejoren su historial en métricas ambientales, sociales y de gobernanza“.

Y por último, en su tesis, propone implementar nuevas tecnologías para llevar a cabo este reseteo. La tercera y última prioridad de una agenda de Gran Reinicio es aprovechar las innovaciones de la Cuarta Revolución Industrial para apoyar el bien público, especialmente al abordar los desafíos sociales y de salud. Durante la crisis del COVID-19, empresas, universidades y otros se han unido para desarrollar diagnósticos, terapias y posibles vacunas; establecer centros de prueba; crear mecanismos para rastrear infecciones; y ofrecer telemedicina. Imagine lo que podría ser posible si se hicieran esfuerzos concertados similares en todos los sectores“.

Pero no es necesario imaginarse tanto. Toda esta agenda coincide en gran parte con el modelo socio-económico chino. Schwab es un gran defensor de Xi Jinping, el dictador comunista de China, y lo ha usado en reiteradas ocasiones como modelo a seguir.

Claro, en China la tecnología está al servicio del control policial del Estado, y los chinos están adoctrinados desde su nacimiento a dar la vida si así lo dispone el tirano de turno. Todas consecuencias directas de lo que propone Schwab.

El suizo-alemán invita año a año a Xi al Foro de Davos, en donde el dictador chino ha hablado extensivamente sobre su “estrecha amistad” con Schwab, quien incluso lo trata como “su excelencia“.

Tal vez Schwab sea la figura del globalismo posmoderno que mejor encuadra como el “supervillano” de este siglo, y como todos los malos, tiene un origen digno de una película.

Su padre, Eugen Wilhelm Schwab, un suizo con estrechas amistades con Adolf Hitler, se mudó a Alemania en pleno auge del nazismo, y se instaló en Ravensburg, donde en 1938 nació Klaus Schwab.

En Alemania, Eugen Schwab asumió como director de la filial alemana de la multinacional Escher Wyss AG, la líder de la industria que proveyó a la Alemania Nazi de turbinas de la más alta calidad ingenieril para los aviones de combate, y abasteció a todo el ejército de lanzallamas durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero cuando decimos que la realidad supera la ficción no estamos exagernado. Eugen Schwab era parte del círculo rojo de ingenieros de Hitler a los que el Fuhrer les había encomendado la construcción de la bomba atómica.

Entre 1942 y 1944, Escher Wyss AG proveyó las turbinas para fabricar agua pesada, necesario para el desarrollo de los componentes de la bomba nuclear. Afortunadamente para el mundo, los Aliados vencieron al Eje antes de que la Alemania Nazi construyera su primera bomba, y el planeta se salvó de una catástrofe.

Este es el entorno en el que se crió Klaus Schwab. Sus primeros 8 años de vida se dieron en las clases altas de la sociedad nazi, y luego hizo su educación escolar en la Alemania Occidental, donde “llegó a conocer lo mejor y lo peor del capitalismo”, según explica en sus propios libros.

En la década del ’50 volvió a Suiza, donde se recibió de ingeniero mecánico en 1961 de la prestigiosa ETH Zurich y luego de economista en la Universidad de Fribourg. Luego, en vez de volver a Alemania, se fue a vivir a Estados Unidos, donde se doctoró en administración pública en Harvard.

Con menos de 30 años, Schwab había sido parte de la élite nazi, se había codeado con las mentes más brillantes de Europa estudiando en Zurich y con el establishment demócrata en Harvard. Rápidamente se convirtió en director de varios grupos, entre ellos el Grupo Swatch (relojes), Grupo Daily Mail (medio británico), Vontobel (sector financiero) y el Grupo Bilderberg, precursos del Foro Económico que fundaría algunos años después.

Desde entonces ha extendido su red de influencia a todo el mundo, y ha sido el cerebro y la billetera de múltiples gobiernos a lo largo de la historia, los casos más recientes, Angela Merkel en Alemania y Emmanuel Macron en Francia.

Economía

Giorgia Meloni presenta la ley de Presupuesto italiano

Publicado

en

La premier italiana presentó su Presupuesto para 2023, con un fuerte énfasis en la desgravación fiscal para favorecer la contratación, rebajas tributarias para los trabajadores de medianos y bajos ingresos, y más incentivos para fomentar la natalidad.

El 22 de noviembre fue presentada la legge di bilancio, el presupuesto italiano para el 2023. “Un presupuesto valiente y coherente con los compromisos adquiridos con los italianos”, así lo definió la primera ministra Giorgia Meloni en una rueda de prensa en el Palacio Chigi.

Este presupuesto está fuertemente marcado por una precisa visión política, la cual dictaba las prioridades sobre las que concentrar los recursos. Pero que, en apenas un mes desde que asumió el gobierno, también ha sentado las bases para un correcto funcionamiento de la legislatura. La flamante joven premier también agregó que las medidas adoptadas durante la noche por el Consejo de Ministros forman parte de un compromiso estratégico global asumido.

“Es una jugada valiente, porque apuesta al futuro”, afirmó Meloni, aclarando así que incluso las políticas de apoyo a empresas y familias tienen un alcance que no se limita a amortiguar las dificultades del presente solamente, sino que apunta a invertir en el mañana y todo el Gobierno se ha movido en esa dirección, sin ceder a pequeñas cuestiones ni a egoísmos.

La ley de presupuestos aumenta el gasto corriente en 35.000 millones de euros y posee dos grandes prioridades: el crecimiento, que pasa por asegurar el tejido productivo, premiando a los que más produzcan; y justicia social, con atención a las familias, a aquellas personas con los ingresos más bajos y a las categorías más frágiles.

La jefa de gobierno enfatizó estar contenta con el trabajo realizado y el enfoque del presupuesto familiar, “cuando uno cuida su presupuesto y faltan los recursos, no hay que preocuparse por el consentimiento, sino por lo que es justo para hacer crecer a la familia de la mejor manera, para ello se toman decisiones y se asumen responsabilidades” añadió.

Adentrándose en el mérito de las medidas tomadas, la primera ministra explicó que la mayor parte de los recursos -21.000 millones- se canalizaron en disminuir el impacto de la crisis energética, para “asegurar el tejido productivo y las familias”. En este contexto, el gobierno ha confirmado y aumentado los créditos fiscales para las empresas, que pasan del 40% al 45% para las empresas intensivas en energía y del 30% al 35% para las empresas no intensivas en energía.

Para las familias, ha ampliado la cantidad beneficiados según el ingreso familiar, elevando el umbral de 12.000 a 15.000 euros anuales. Es una medida para las familias más necesitadas que supone unos 9.000 millones.

Con respecto a las ganancias inesperadas por las compañías vinculadas a los aumentos de la energía, la alícuota del impuesto especial que grava estos propósitos se ha elevado del 25% al ​​35% para recuperar 2.500 millones de euros. Además, se ha prorrogado hasta marzo el IVA del 5% del gas.

Poniendo el foco de atención en el tejido productivo, la línea política busca incentivar y premiar el trabajo en sintonía con los compromisos asumidos durante la campaña electoral. Hay 3 impuestos fijos en el presupuesto:

-El primero sobre ingresos incrementales: 15% sobre el mayor beneficio obtenido con un límite máximo de 40 miles de euros. Una medida dirigida a la clase media, no como un favor a los ricos, sino para reconocer valores y sacrificios, de acuerdo a las palabras de la premier.

-La segunda para autónomos, con el umbral del 15% elevado hasta los 85 mil euros.

-La tercera para los trabajadores por cuenta ajena, que podrán disfrutar de un impuesto del 5% sobre los bonos de productividad de hasta 3.000 euros. “Esta medida se suma a la extensión de los beneficios marginales ya aprobados”, agregó la líder romana.

Estas tasas diferenciales conforman un nuevo sistema tributario para las categorías afectadas, en reemplazo a la aplicación del clásico impuesto a la renta progresivo. Los trabajadores incluidos en el nuevo régimen tributario verán reducida su carga fiscal ya que en anterior tributo suponía alícuotas de entre 23% y hasta 43% sobre los ingresos imponibles.

Por otra parte, el trabajo es el sector al cual el Gobierno ha dedicado más recursos: la mayor asignación, después de la energía, es para reducir la cuña fiscal. Se trata de 4.500 millones de euros destinados a confirmar el recorte del 2% para rentas de hasta 35 mil euros y añadir un 1% extra para las de hasta 20 mil, que podrán contar por lo tanto con un 3% global.

Los beneficios de la medida serán totalmente del lado de los trabajadores y confirman la atención del gobierno a los de menores ingresos. Luego está la primera aplicación del programa que Meloni resumió en la campaña electoral con el lema “cuanto más contratas, menos pagas”, ya que no pagarán cargas sociales quienes contraten mujeres, jóvenes hasta 36 años o perceptores del reddito di cittadinanza, una renta básica para desempleados que varía según la composición del núcleo familiar.

Esto solo se aplicará a los nuevos contratos, porque la medida pretende crear más empleo o una mayor estabilidad, incluso con la transformación de los contratos de duración determinada en contratos indefinidos. Además, se han introducido bonos de trabajo de hasta 10 mil euros en agricultura, sector turístico y personal de trabajo doméstico. A su vez, se ha aplazado el impuesto al plástico y al azúcar.

También se prevé una “tregua fiscal” para ciudadanos y empresas que han sido afectados por problemas económicos en los últimos años, principalmente por las consecuencias del cierre de actividades por la pandemia y el alto coste de la energía -recordemos que Italia tuvo una de las peores parálisis de actividades de toda Europa-.

Se cancelarán las deudas individuales emitidas hasta 2015 que tengan un importe inferior a mil euros. Podrán pagar en cuotas los impuestos del 2022, sin penalizaciones adicionales e intereses para quienes no los hayan pagado por la emergencia del Covid, por encarecimiento de los servicios o por dificultades económicas.

En cuanto a lo que el nuevo gobierno denomina competencia desleal, ha lanzado una disposición contra las empresas que “abren y cierran”, es decir, aquellas empresas que abren, no aportan nada al Estado, desaparecen y luego empezar de nuevo, “creemos que se debe defender a los empresarios y comerciantes de la competencia desleal y de las prácticas ilegales” subrayó la primera ministra.

Pero, por sobre todas las cosas, medidas en las que emerge claramente la impronta política del gobierno son las relacionadas a las familias, pensiones y la renta básica. El de la familia es un auténtico paquete, que a su vez sienta las bases de un programa legislativo. “Se destinaron 1.500 millones de euros a las familias y la natalidad, un compromiso que no creo que tenga precedentes en los últimos gobiernos”, aseguró la jefa de gobierno.

El paquete incluye incrementos de la asignación única (un 50% más durante todo el primer año de vida del hijo; un 50% más durante tres años para familias numerosas con 3 hijos o más) y la estabilización del incremento por hijo discapacitado, algo que fue transitorio y no estructural, “creemos que es una condición fundamental que los niños discapacitados tengan más que otros” sentenció.

Entre las medidas para favorecer a las familias: por un lado, todos los productos para la primera infancia y toallas sanitarias tendrán un IVA del 5%, por otro lado se confirma el subsidio a la primera vivienda para parejas jóvenes, entre las cuales la cobertura del Estado llega hasta el 80% de las hipotecas.

Sin embargo, el gobierno ha decidido no aprobar la reducción a cero del IVA del pan y la leche explicando que, al no poder distinguir entre rentas, la medida también se contagiaría a quienes no la necesitan. Por lo tanto se seleccionarán determinados alimentos y productos por decreto, utilizando estos 500 millones de euros para abaratar el precio de esos bienes, solo para los necesitados a través de la red de Municipios y también involucrando a productores y distribuidores.

En lo que respecta a las pensiones, se prorroga el APE sociale, es decir la anticipación de la jubilación que correspondería a los 67 años por ley, con correcciones que la hagan más equilibrada e intervenciones en la escala de las jubilaciones que permitirán a las personas jubilarse con 62 y 41 años de aportes. Y por un principio de equidad -según el Gobierno- las mínimas se revalorizarán un 120%, las de hasta 2.000 euros un 100% y así escalar a pensiones iguales o superiores a 10 veces el mínimo cuya indexación se detendrá en el 35%. “Esta es una elección política de la que asumimos la responsabilidad”, dijo Giorgia Meloni al recordar su histórica batalla sobre la necesidad de mecanismos de reequilibrio con respecto a las pensiones de privilegio.

Por último, la cuestión de la renta básica. La líder de Fratelli d’Italia explicó que era necesario más tiempo para una reforma integral, pero que mientras tanto se continuará protegiendo a quienes no pueden trabajar -discapacitados, ancianos, familias sin ingresos con menores a cargo, mujeres embarazadas- mientras que para los demás (para quienes puedan trabajar) la renta básica se suprimirá a fines de 2023 y no se podrá percibir por más de 8 meses, además de caducar a la primera negativa al trabajar y la obligación de estar presente en el territorio nacional. “Nos dimos un periodo transitorio para acompañar al trabajo y motivar a que los empleadores contraten personas que actualmente tienen la renta básica” destacó.

Para finalizar la rueda de prensa, la flamante joven política sentenció que aquellos que imaginaron al Estado como una herramienta para mantener a las personas desde los 18 a los 60 años cuidándolas hasta el infinito, están equivocados, “el Estado ayuda a las personas a poder encontrar un trabajo y a mejorar las condiciones de estas personas”, concluyó, reiterando que “tenemos la intención de volver sobre este asunto en general”.

Mientras los gobiernos de izquierda pretenden mediante las rentas básicas o los empleos públicos obtener eternos votos cautivos, los gobiernos de derecha, como Fratelli d’Italia, se concentran en la creación de empleo privado y oportunidades. No buscan tener esclavos dependientes del Estado, pretenden que sus ciudadanos logren objetivos de grandeza a través del mérito, premiando a quienes puedan producir más riqueza. Hay dos modelos políticos claros y completamente antagónicos, es nuestra responsabilidad decidir cual futuro queremos para nuestras naciones.


Candela Sol Silva, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo

Holanda

Holanda estalla en protestas: El Gobierno quiere expropiar 3.000 granjas y cerrarlas para reducir las emisiones

Publicado

en

En un intento desesperado por cumplir con las metas climáticas de la Unión Europea, el gobierno de Rutte lanzó una ley para expropiar al campo las tierras que más contaminan.

En un movimiento político sin precedentes en Holanda, el gobierno de Mark Rutte lanzó un plan “de emergencia” para expropiar y cerra más de 3.000 granjas en un peligroso intento por cumplir con los estrictos objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero que impuso recientemente la Unión Europea.

Los objetivos dictan que Holanda debe reducir por lo menos a la mitad las emisiones de óxido nitroso y amoníaco para 2030, si no perderá acceso a los fondos financieros de la organización supranacional, y podría quedar suspendida de la Unión.

Para cumplir con esto, el gobierno holandés utilizará parte de un programa dedicado de 22 mil millones de euros para la compra forzosa de campos agrícolas de más de 3.000 empresas familiares.

En un duro ultimátum a los agricultores, la ministra de control de nitrógeno, Christianne van der Wal, advirtió que “no hay una oferta mejor” y que si no aceptan la venta serán sustraidos de sus propiedades por la fuerza.

Muchas de estas hectáreas son trabajadas por grupos familiares que vienen operándolas hace incontables generaciones, y la gran mayoría de estas personas viven en las mismas granjas donde trabajan, por lo que esta medida también implicará el desplazamiento de miles de personas.

La última vez que nos quitaron esta propiedad fueron los Nazis en 1940. La única vez en los últimos 300 años que mí familia no trabajó esta tierra fue durante la Segunda Guerra Mundial“, dijo una mujer entrevistada por medios locales esta semana.

Protestas

Como era evidente, el anuncio de esta medida provocó un estallido de protestas en las áreas rurales de Holanda. Agricultores con sus tractores viajaron en la noche del miércoles a los principales centros urbanos del interior del país para protestar contra el gobierno nacional.  

Los agricultores han construido barricadas en las carreteras con paja ardiente, esparcido estiércol por las calles y lanzado fuegos artificiales en protesta contra las autoridades en los últimos meses, anticipando la decisión del gobierno que finalmente se anunció esta semana.

En algunas áreas, hasta 40.000 manifestantes llegaron a las ciudades este jueves, donde se dieron duros enfrentamientos con la policía, que utilizó excavadoras para derribar los tractores, y arrestó a miles de manifestantes pacíficos.

Este viernes Holanda amaneció con gran parte de sus rutas más importantes bloqueadas por tractores, además de concentraciones de manifestantes frente al Parlamento holandés en La Haya.

Uno de los grupos detrás de las protestas, conocido como las Fuerzas de Defensa del Campo (FDF, por sus siglas en inglés), prometió continuar con la campaña de protestas hasta que el gobierno revierta las medidas.

Los agricultores también juraron que se presentarían unidos como una formación política en las próximas elecciones con el objetivo de terminar con la persecución del campo. Cabe aclarar que este sector tiene empresarios adinerados que podrían hacer de este partido una importante fuerza política en el país.

Mientras tanto, el principal sindicato agrícola LTO Nederland ha estado presionando al gobierno para que revierta la política con huelgas en diversos sectores, que amenaza al país exportador de comida con desabastecimiento de alimentos.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Estados Unidos y la Unión Europea amenazan con “revisar la compra de Twitter” si Elon Musk no reintroduce la política de censuras

Publicado

en

El comisionado europeo Thierry Breton amenazó a Elon Musk en una reunión privada para que deje de reintroducir a los usuarios previamente censurados por sus ideas políticas.

Elon Musk junto al comisionado europeo Thierry Breton

Esta semana, tanto la Comisión Europea como la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos amenazaron a Elon Musk con una auditoría interna y una posible prohibición de la aplicación en ambos territorios mientras dure la investigación.

Según trascendió públicamente, tanto la secretaria del Tesoro de Biden, Janet Yellen, como el comisionado europeo para asuntos digitales Thierry Breton le dijeron a Elon Musk que avanzarían con estas investigaciones a menos que reintroduzca las políticas de censura de la anterior administración.

Elon Musk está bajo una renovada presión de los gobiernos de Biden y de Von der Leyen por las medidas para transformar la red social en un paraíso de la libertad de expresión. Sin embargo, ha aceptado reunirse con las autoridades de estos países para “poner todo en regla“.

La advertencia de Bruselas se produjo en una videollamada entre Musk y Breton, quien aseguró que Twitter debe cumplir con una lista de verificación de reglas, que incluyen abandonar un enfoque “arbitrario” para restablecer a los usuarios prohibidos, perseguir la desinformación “agresivamente” y aceptar una “auditoría independiente extensa” de la plataforma para el próximo año.

Musk fue advertido de que, a menos que se atuviera a esas reglas, Twitter corría el riesgo de infringir la nueva Ley de Servicios Digitales de la Unión Europea, una noveda legislación orwellista que establece el “estándar global” sobre cómo las grandes tecnologías deben vigilar el contenido en Internet.

Breton reiteró que Twitter podría enfrentar una prohibición en toda Europa o multas de hasta el 6% de la facturación global si viola dicha ley, conocida como DSA. Elon Musk dijo en repetidas ocasiones que pensaba que la DSA era “muy sensata”, y agregó que había leído la legislación y pensaba que debería aplicarse en todo el mundo, pero que por el momento “Twitter está atravesando un período de reformas que pueden no coincidir en todo”.

La Unión Europea le exige a Musk que proporcione una lista de criterios claros sobre cómo decidirá qué usuarios previamente censurados pueden recuperar el acceso a la red social. Recientemente, Musk restableció la cuenta del Donald Trump después de realizar una encuesta entre los usuarios sobre si se debía permitir que el expresidente de los Estados Unidos regrese al sitio.

Tras el resultado positivo a esa encuesta, Elon Musk lanzó otra preguntando si todos los usuarios que hayan sido censurados sin haber violado la ley criminal de Estados Unidos. La pregunta obtuvo más del 70% de respuestas en favor de un “indulto general”, que Twitter empezó a aplicar esta semana.

Esta manera arbitraria de reintroducir a los “presos políticos” de Twitter enojó enormemente a la Unión Europea, según reportó el Financial Times, y la organización supranacional podría bloquear a la red social antes de fin de año si no se llega a un entendimiento común.

Seguir Leyendo

Tendencias