Seguinos en redes

Brasil

Bolsonaro en terreno enemigo: Desmintió todas las Fake News en una entrevista para el izquierdista TV Globo

Publicado

en

A pesar de las preguntas sesgadas y malintencionadas de los periodistas de Jornal Nacional, el presidente logró desmentir todas las noticias falsas sobre su gobierno y sobre Brasil frente a una gran audiencia.

En medio de preguntas irrespetuosas, ataques infundados, risas y muecas por parte de los pseudo-periodistas de la izquierdista TV Globo, Jair Bolsonaro, como candidato a la reelección, participó la noche de este lunes en el Jornal Nacional da TV Globo, comenzando la serie de entrevistas a los principales candidatos presidenciales.

Bolsonaro llamó la atención al aparecer con cuatro nombres escritos en su mano izquierda: “Nicaragua, Argentina, Colombia y Dário Messer”. El primero como ejemplo de persecución religiosa, el segundo refiriéndose a la crisis económica provocada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner, amigos de Lula Da Silva, el tercero recordando el diálogo que quiere promover el actual gobierno con el narcotráfico y el último como un ejemplo de corrupción con el caso de los “dólares de los cambistas”.

La entrevista tuvo una duración de 40 minutos y estuvo a cargo de los operadores del PT, William Bonner y Renata Vasconcellos. A pesar de la falta de profesionalismo y las constantes interrupciones, Bolsonaro logró mostrar las verdades sobre Brasil y su gobierno que siempre habían sido ocultadas por el canal, y respondió preguntas maliciosas sobre la confianza del sistema electoral, la situación de la economía, la deforestación en la Amazonía, la relación con el Centrão, y la forma en que su gobierno enfrentó la pandemia de Covid-19.

Seguridad de máquinas de votación electrónica y Corte Suprema

La entrevista comenzó con ataques y acusaciones de Bonner cuando afirmó que el presidente había “maldecido a los jueces de la Corte Suprema y amenazado con la cancelación de elecciones”.

La respuesta de Bolsonaro fue lapidaria: “Hiciste noticias falsas. He sido perseguido todo el tiempo por un juez de la Corte Suprema… Una investigación completamente ilegal con medidas impugnadas”, dijo el jefe de Estado, refiriéndose a Alexandre de Moraes y la investigación 4781, conocida como la “causa de Noticias Falsas”.

Bolsonaro aclaró que su cuestionamiento al sistema electoral siempre ha buscado la transparencia en las elecciones. “Si puede agregar una cerradura adicional a su casa para evitar que la roben, ¿lo hará o no? Entonces ese es el propósito de lo que vengo diciendo sobre el Tribunal Superior Electoral”, se preguntó.

El presidente recordó a la audiencia que en 2018 hubo una denuncia por fraude en el proceso electoral y que la propia jueza del Supremo Tribunal Federal (STF), Rosa Weber, determinó que se abra una investigación por parte de la Policía Federal (PF) para investigar

En esta investigación, el Tribunal Superior Electoral (TSE) informó a la PF que piratas informáticos hackearon y mantuvieron acceso al sistema judicial durante 8 meses, y que después de solicitar los registros por parte de la Policía Federal, el TSE tardó 7 meses en informar que éstos habían sido eliminados.

Según el líder derechista, Alexandre de Moraes y su ministro de Defensa Paulo Sérgio Nogueira se reunirán y le aseguró al público que "pueden estar seguros de que tendremos elecciones limpias y transparentes este año".

Manifestaciones bolsonaristas

En referencia a las manifestaciones derechistas consideradas por Bonner y Vasconcellos como “inconstitucionales”, Bolsonaro dijo que las manifestaciones a favor de su gobierno son pacíficas y “sin ningún ruido”

Sobre el pedido de algunos sectores de la población por el artículo 142, el jefe de Estado dijo que pese a no tomar en serio los pedidos de los manifestantes de cerrar el Congreso Nacional, recordó que “es su libertad de expresión” pedirlo. “Para mí esto es parte de la democracia. No puedo amenazar con cerrar el Congreso o el STF”, concluyó.

Resultado electoral

Después de la insistente solicitud de Bonner de que Bolsonaro hiciera un “compromiso elocuente de que respetará el resultado de las urnas, cualquiera que sea”, Bolsonaro solo respondió: “Sea cual sea el resultado, las elecciones limpias deben y deben ser respetadas. Limpio y transparente hay que respetarlo”.

Pandemia

Renata Vasconcellos siguió al pie de la letra el libreto opositor del PT, y le preguntó a Bolsonaro sobre supuestas fallas en el manejo de la pandemia por parte del gobierno federal, a lo que el mandatario respondió que el gobierno compró vacunas y que todos los que quisieron pudieron vacunarse

“Mira, compramos más de 500 millones de dosis de la vacuna. Solo aquellos que no querían vacunarse no se vacunaron. Creo que ustedes dos se vacunaron. Comprado por mí y en un tiempo mucho más rápido que en otros países ya que aún no estaba en el mercado”, respondió.

También afirmó que en los contratos, como el de Pfizer, no había garantía de entrega de vacunas. “La primera vacuna del mundo se dio en diciembre de 2020, en enero ya estabamos vacunando en Brasil”.

Sobre el tratamiento temprano contra el coronavirus, indicado por varios médicos, Bolsonaro aseguró que los principales medios de comunicación habían trabajado para censurar estas medidas y trataron de desincentivar una práctica médica totalmente fiable.

Bolsonaro declaró que “el confinamiento fue un error”, como afirman hoy muchos países, y recordó que las únicas cuarentenas que hubo en Brasil las pusieron los gobernadores, no el Presidente. “El confinamiento solo sirvió para perturbar nuestra economía y perjudicar aún más la salud de la gente en casa”, destacó.

Sobre la supuesta falta prolongada de cilindros de oxígeno en Manaus, el líder derechista atestiguó que “menos de 48 cilindros llegaron a Manaus” y recordó los recursos multimillonarios entregados a los gobernadores para tratar a los pacientes de covid-19.

La pseudo-periodista incluso preguntó si el mandatario no lo veía como una falta de compasión por el hecho de que “imitara a un paciente con dificultad para respirar” durante la transmisión de uno de sus Facebook Libe, sin embargo, en el video en cuestión, el presidente estaba denunciando el llamado “Protocolo Mandetta”, que instruía a los pacientes a buscar un hospital solo cuando tenían dificultad para respirar.

En la ocasión en que Renata dice que simulé falta de aire por libertinaje, estaba DENUNCIANDO el ‘Protocolo Mandetta’, que solo recomendaba ir al hospital después de sentir falta de aire. Era todo lo contrario: DEFENDI A ESTA GENTE. ¡Quien les dijo que se quedaran en casa despreciaba sus vidas!”, escribió Bolsonaro en Twitter después de la entrevista.

El estado de la economía

El jefe de Estado destacó el gran papel de Brasil en el escenario económico a pesar de la pandemia, la sequía y el conflicto entre Ucrania y Rusia. “Si tomas los datos de hoy, puede ver a Brasil como quizás el único país del mundo con deflación. Un país que tendrá una inflación más baja que Inglaterra y Estados Unidos. También puede ver que la tasa de desempleo ha bajado en Brasil. Los números de Brasil son fantásticos considerando el resto del mundo”.

Luego habló del papel de las reformas estructurales en el área económica. “La gran vacuna a favor de la economía en 2019 fueron las reformas, como las pensiones, la ley de libertad económica, la modernización de los estándares regulatorios”, dijo.

Medio ambiente

Bolsonaro recordó que trató de implementar una regulación de tierras para conocer el CPF (número oficial) de las propiedades ubicadas en zonas que estén sufriendo deforestación para poder intervenir desde el Estado. Sin embargo, el presidente de la Cámara no cooperó para que esto siguiera adelante.

Respecto a la Amazonía, cuestionó “por qué no se menciona a Francia, que lleva más de 30 días en llamas, así como a España y Portugal. California se incendia todos los años”.

Al mismo tiempo, desmintió la imagen creada por los medios nacionales e internacionales sobre Brasil como un “destructor de bosques” y habló de los combustibles fósiles utilizados por Alemania y otros países que enfatizaron el uso de “energías limpias”. También destacó que los países están detrás de Brasil en la importación de hidrógeno verde.

Relación con el Centrão

Sobre el acercamiento del gobierno de Bolsonaro con el llamado “Centrão”, grupo de partidos políticos de centro que dominan el Congreso Nacional, cuestionado por Bonner, el presidente dijo que no podía dejar de lado a ese bloque, porque son 300 congresistas de partidos de centro, y que sin ellos nadie sería capaz de gobernar.

Me están animando a ser dictador porque el centro tiene más de 300 parlamentarios, si los dejo de lado, ¿con quién voy a gobernar?”, dijo el mandatario chicaneando a los periodistas.

Hay 513 diputados y 300 son de partidos de centro, llamados peyorativamente Centrão. Del otro lado, los 200 que quedan, la gente del PT, PCdoB, Psol, Rede, no se puede hablar con ellos. Los partidos de centro son parte de la base del gobierno para que podamos avanzar con las reformas”, concluyó.

Ministerio de Educación

El Ministerio de Educación fue uno de las carteras que más complicaciones le trajo a Bolsonaro en estos años. Durante su campaña de 2018 había prometido un ministerio fuerte y dedicado a eliminar el adoctrinamiento de las escuelas, sin embargo, tras la salida de Abrahama Weintraub en junio del 2020, pasaron más de 4 funcionarios por la silla de Ministro que no funcionaron.

Algunas veces después de que llega una persona vemos que no es buena”, se justificó, y agregó: “La gente se revela cuando llega, lo ideal era no tener rotación pero son cosas que sucede”.

Sobre el supuesto “escándalo del MEC”, por el cual el ex ministro Milton Ribeiro fue preso acusado de favoritismos en la repartija de los subsidios, Bolsonaro cuestionó dónde estaba el conducto del dinero, recordando que estos subsidios y su distribución fueron creados por los gobiernos del PT. Inmediatamente los pseudo-periodistas de TV Globo prefirieron pasar a otra cuestión.

Interferencia con la Policía Federal

El jefe de Estado recordó que el traidor y ex ministro Sergio Moro fue quien lo acusó de injerencia en la PF, y que dijo que las pruebas se verían en las grabaciones de la reunión entre ministros, que terminaron siendo difundidas por orden del STF y demostraron que no hubo ningún tipo de delito

Entregué la cinta. No encontraron nada. Yo, cuando le doy el ministerio a alguien, le doy a esa persona para que actúe. La PF, con la salida de Sergio Moro, ha mejorado mucho”, dijo. Bolsonaro dijo que nadie puede comandar la Policía Federal y que no hubo injerencia.

Declaraciones de cierre

“Atrapé a Brasil en una situación crítica en términos de ética, moral y economía. Empezamos a trabajar, hicimos muchas renovaciones en 2019. Desafortunadamente tuvimos Covid, luego tuvimos la guerra afuera, tuvimos una gran sequía, pero hicimos todo lo posible para que la población brasileña sufriera lo menos posible. Hoy te fijas, el precio de la gasolina ha bajado de manera alarmante. Sin pinceladas, fue nuestro trabajo con el parlamento brasileño", dijo en declaraciones finales

"Logramos obtener R$ 600 de Auxílio Brasil para 20 millones de personas, los más pobres, logramos transponer el río São Francisco, que estaba detenido desde 2012, trayendo agua al Nordeste. Pacificamos al MST con la titulación de tierras en todo Brasil y el 90% de estas titulaciones fueron para mujeresCreamos el PIX tomando dinero de los banqueros para que la población pudiera convertir a muchos en pequeños empresarios. Un PIX sin impuestos encima. Damos amnistía al 99% de la deuda de un millón de jóvenes al Fies”, dijo el mandatario enumerando todas las medidas sociales de su gobierno, sabiendo que los televidentes de TV Globo son principalmente izquierdistas que nunca escucharon ni una sola de sus medidas sociales.

Además de Bolsonaro, otros tres candidatos a la presidencia de la República serán entrevistados en el Jornal Nacional esta semana: el centroizquierdista Ciro Gomes (PDT) participó este martes 23, el izquierdista Lula (PT) irá este jueves 25 a la noche y la centrista Simone Tebet (MDB) participará el próximo viernes.

Brasil

Lula lleva al déficit fiscal de Brasil al segundo nivel más alto de la historia, solo por detrás de la pandemia

Publicado

en

Es el nivel más elevado registrado para cualquier administración con la sola excepción del período de emergencia sanitaria acontecido entre 2020 y 2021. Las arcas públicas brasileñas fueron completamente desequilibradas por el programa económico del socialismo, abandonando cualquier atisbo de moderación política.

La administración del presidente Lula da Silva convalidó abiertamente un importante giro hacia la izquierda extremista, muy a diferencia de lo que ocurrió durante sus primeras dos presidencias. El socialismo abandonó toda la moderación que aparentaba tener durante la campaña electoral del 2022, traicionando nuevamente al electorado brasileño.

Las finanzas públicas del Gobierno federal fueron completamente desequilibradas en cuestión de unos pocos meses. El déficit financiero ascendió a los R$ 41.325 millones de reales al término del mes de abril, y alcanzó un récord histórico de hasta R$ 182.995 millones en diciembre del año pasado.

Asimismo, el resultado acumulado de los últimos 12 meses marcó un déficit financiero en torno a los R$ 843.315 millones. Nunca antes se había visto algo así con la sola excepción del período de pandemia, en un contexto de emergencia sanitaria y cuarentenas organizadas por los Estados locales.

El déficit fiscal expresado en millones de reales corrientes acumuló un crecimiento del 92,1% entre enero de 2023 y abril de 2024, prácticamente se duplicó en los primeros 16 meses de gestión de la izquierda brasileña.

En otras palabras, la política fiscal del Gobierno de Lula provocó un daño a las finanzas públicas que es perfectamente comparable con el que aconteció durante la peor crisis sanitaria de los últimos 100 años

El Gobierno de Lula asumió la dirección de Brasil con un superávit primario que representaba el 0,56% del PBI en enero de 2023. En el mismo mes, el resultado financiero marcaba un rojo equivalente al 4,32% del PBI respectivamente.

Pero al cabo de 15 meses de administración socialista, el resultado primario se convirtió en un déficit que superó el 2,5% del PBI en abril de 2024, mientras que el déficit financiero se profundizó aún más hasta llegar a los 7,6 puntos del producto bruto. Prácticamente la totalidad del esfuerzo fiscal del Gobierno anterior fue dilapidado rápidamente por la nueva administración.

Todo esto responde a una agresiva estrategia expansiva desde el punto de vista de las erogaciones, mientras que desde el punto de vista de la recaudación los nuevos impuestos establecidos desde 2023 no representaron ninguna ganancia significativa para las arcas del Estado federal.

La pésima situación fiscal en Brasil está presionando por un nuevo deterioro de las cuentas externas y el déficit de cuenta corriente (la diferencia entre lo que ingresa y lo que gasta un país). La principal vía de financiamiento del déficit fiscal es el endeudamiento, tanto interno (limitando el crédito al sector privado) como externo (agudizando el desequilibrio de cuenta corriente).

Seguir Leyendo

Brasil

Se profundiza la dictadura en Brasil: Alexandre de Moraes ordenó una nueva ronda de arrestos de más de 200 opositores

Publicado

en

Moraes ordenó a la Policía Federal detener a 208 opositores del gobierno de Lula, investigados por "actos extremistas" que incumplieron medidas cautelares.

El juez de la Corte Suprema de Brasil (STF), Alexandre de Moraes, ordenó este jueves 6 de junio la detención de 208 personas que son militantes, periodistas, empresarios o dirigentes políticos opositores al régimen de Lula da Silva.

La operación fue ejecutada por la Policía Federal (PF), que responde directamente a Moraes, quien se ha convertido en juez, jurado y verdugo en la causa que investiga los supuestos "actos extremistas del 8 de enero por incumplimiento de medidas cautelares".

De esta manera, Moraes lanzó la "Operación Lesa Pátria", cuyo objetivo es detener a extremistas, dirigentes políticos, instigadores y financistas en ojos del Tribunal Supremo sobre la masiva manifestación que ocurrió en las puertas del Capitolio el 8 de enero del 2023.

Videos que circulan en internet muestran el momento en el que algunos de los objetivos del operativo reciben a los agentes en sus casas. Entre los detenidos se encuentran el coronel de la Policía Militar del Distrito Federal, Jorge Eduardo Naime Barreto, quien era responsable del sector que planificaba la seguridad de la Esplanada dos Ministérios el día de los hechos.

Además de él, fueron detenidos: el capitán Josiel Pereira César; el mayor Flávio Silvestre de Alencar; y el Teniente Rafael Pereira Martins, a quienes se los acusa de respaldar ideológicamente las protestas del 8 de enero.

También detuvieron al ex presidente de la Cámara de Gerentes de Tiendas de Rio Verde, Lucimário Benedito Camargo, conocido como "Mário Furacão". En Rondônia también fue detenido el ex candidato a diputado estatal William Ferreira da Silva, aliado de Bolsonaro.

Objetivo mayor: Aliados de Bolsonaro

Entre los principales objetivos de las detenciones ilegales de Moraes, se encuentran aliados y familiares del ex presidente. El sobrino de Jair Bolsonaro, Leonardo Rodrigues de Jesus, fue detenido al mismo tiempo que detuvieron al general de reserva Ridauto Lúcio Fernandes, quien fe director del Departamento de Logística del Ministerio de Salud, en 2021.

La PF también arrestó a un pastor y a un cantante de gospel amigos de Bolsonaro, sospechosos de promover el “Festival Selma”, una protesta religiosa en contra de la presidencia de Lula.

Además, los agentes federales ejecutaron una orden de registro e incautación contra Milton de Oliveira Júnior, un propietario de una emisora ​​de radio antiguamente afiliada al medio bolsonarista Jovem Pan en la ciudad de São Paulo.

Por último, fue detenido el mayor de reserva de la Policía Militar del Distrito Federal, Cláudio Mendes dos Santos, de 49 años. Fue acusado de gestionar dinero para financiar actos políticos para Bolsonaro.

Seguir Leyendo

Brasil

El Amazonas brasileño registra un récord histórico de incendios forestales y Lula ya no puede culpar a Bolsonaro

Publicado

en

Con más de 12.000 kilómetros de superficie de selva amazónica calcinada, la administración de Lula Da Silva consigue un nuevo récord de incendios, contradiciendo todo lo que dijo en campaña.

La selva amazónica brasileña ha batido el récord de incendios registrados en el primer cuatrimestre del año 2024, con más de 12.000 kilómetros cuadrados quemados, según datos divulgados el pasado viernes por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Estos datos indican que la superficie de selva amazónica calcinada por los incendios entre enero y abril es la mayor registrada para este período en toda la historia. Además, en febrero de este año, la Amazonia brasileña registró casi 3.000 incendios forestales, el mayor número para este mes desde que comenzaron los registros en 1999.

El INPE informó que sus satélites detectaron 2.940 incendios solo en ese mes, un 67 % más que el máximo anterior de 1.761 registrado en febrero de 2007 y cuatro veces más que en el mismo mes del año pasado.

Mientras que antes se acusaba a la “mala gestión” de Jair Bolsonaro, quien ya no está en el poder, ahora los "expertos" señalan al “cambio climático” y la sequía como los principales factores detrás del aumento de incendios, a pesar de que Lula lanzó fuertes medidas en favor de la reducción de la huella de carbono, que obviamente no tuvieron efecto.

Durante el año electoral de 2022, figuras como Leonardo Di Caprio y Mark Ruffalo, así como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, entraron en el debate justo cuando se estaban por definir las elecciones entre Bolsonaro y Lula da Silva.

En ese período, los incendios en la Amazonia brasileña atrajeron la atención mundial sobre la gestión de Bolsonaro y su manejo del medio ambiente. Políticos, actores y activistas de todo el mundo acusaron a Bolsonaro de ser responsable de los incendios por sus políticas de tala de árboles, pero ahora éstas han sido frenadas por Lula y los incendios continúan.

El propio Bolsonaro logró comprobar que agrupaciones ambientalistas estaban exacerbando el problema con fines políticos e incluso sugirió que podrían haber iniciado los incendios. Posteriormente, varios de los implicados fueron detenidos.

En noviembre de 2019, Bolsonaro publicó en sus redes sociales un extracto de un noticiero que mostraba la detención de activistas climáticos vinculados a los incendios, comentando: "En octubre, declaré que muchos incendios podrían estar relacionados con las ONG. Ahora la policía de Pará arresta a algunos sospechosos por el crimen".

Por otro lado, el izquierdista Lula da Silva, en su primer periodo presidencial (2003-2007), destacaba sus logros en materia ambiental. Sin embargo, el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE) presentó datos que contradecían estas afirmaciones, indicando que en 2019 los incendios forestales en el país estaban en su punto más bajo en 17 años.

Al revisar los gráficos, quedó claro que la mayor cantidad de incendios en Brasil ocurrió durante la administración de Lula, pero ni en ese entonces ni ahora se ha observado a activistas climáticos realizando lobby en su contra, como si lo hacían con Bolsonaro.

En cuanto a la deforestación en la era de Bolsonaro, los datos presentan una perspectiva diferente al relato comúnmente difundido por la izquierda. Según el científico ambiental Michael Shellenberger, en un artículo de 2019 para la revista Forbes, la deforestación en la Amazonía brasileña disminuyó drásticamente en los últimos 15 años, permaneciendo en una cuarta parte de su pico de 2004 cuando el presidente de Brasil era Lula da Silva.

Durante la gestión de Bolsonaro, el gobierno brasileño estableció el Consejo Nacional de la Amazonía Legal, cuyo objetivo es coordinar esfuerzos integrados para la protección, preservación y desarrollo sostenible de la selva amazónica.

Promulgado en abril de 2021, el Plan Amazonía 2021/22 estableció lineamientos estrictos para monitorear y combatir la deforestación ilegal, los incendios y otros delitos ambientales y territoriales en la selva amazónica. El 10 de junio de ese mismo año, el gobierno brasileño desplegó una “Fuerza Nacional” en la región para enfrentar el narcotráfico y los delitos ambientales organizados.

Gracias a estas acciones coordinadas del gobierno de Bolsonaro, se logró una disminución en el número de alertas de deforestación en Brasil y también se redujo el número de incendios forestales.

Ahora que el fuego en la Amazonia está en su punto más alto, la atención se ha desplazado de la gestión ambiental de Lula da Silva hacia la preocupación por el “cambio climático”, en un intento de ocultar el desastre ambiental del actual gobierno brasileño.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias