Seguinos en redes

Brasil

Brazil Was Stolen: Auditoría privada muestra anomalías en los resultados de las elecciones de Brasil

Publicado

en

A partir de la preocupación de un grupo de ciudadanos brasileños al ver que a pesar de haber votado por Bolsonaro en su mesa de votación aparecían 0 votos para el presidente, se lanzó una auditoría privada que sacudió la elección en Brasil.

El consultor Fernando Cerimedo presentó una investigación del grupo Brazil Was Stolen este viernes 4 de noviembre en conferencia de prensa sobre las elecciones en Brasil. Los datos abarcan tanto la primera como la segunda vuelta, y se basa en una comparación entre los datos de las máquinas electrónicas con modelo 2020, que son auditables por las autoridades, y las de modelos pasados, no-auditables.

Cerimedo explicó que por ahora no puede calificarse como “fraude”, ya que esta acusación requeriría de un perpetuador y, por el momento, no hay evidencias para acusar a alguien específico. Pero el mensaje es claro: una cantidad suficiente de irregularidades fueron registradas y es imperioso llevar a cabo una auditoría oficial del proceso electoral.

El vivo duró aproximadamente una hora, en la que el experimentado consultor político explicó cómo los datos muestran que la máquina utilizada a la hora de votar se convirtió en un factor determinante en el voto.

A los pocos minutos de terminada la transmisión, la página creada por el grupo donde se subió toda la información fue derribada, y los canales de YouTube, Twitch, y Facebook creados para la ocasión fueron suspendidos por las autoridades.

El canal de YouTube de La Derecha Diario, único medio que cubrió en vivo la conferencia de prensa, también fue censurado, y el video fue eliminado por la red social.

Pero esto no es todo, la cuenta de Instagram de La Derecha Diario fue bloqueada en Brasil y no puede ser accedida desde usuarios en territorio brasileño, una táctica que utilizan las dictaduras de Cuba, Irán o China para frenar las protestas.

Lo mismo ocurrió con las cuentas de los diputados Nikolas Ferreira, Carla Zambelli y Gustavo Gayer, los tres dirigentes bolsonaristas más populares que se refirieron a este tema en Twitter y fueron rápidamente bloqueados en el territorio brasileño.

Según pudo averiguar La Derecha Diario, todas estas censuras se debieron a una determinación judicial que salió en tiempo récord del Tribunal Superior Electoral (TSE), dirigido por el izquierdista Alexandre de Moraes, quien a pesar de todavía no haber entregado oficialmente el resultado electoral a la Casa Civil, declaró que la elección ha terminado y “quien cuestione el resultado será tratado como un criminal“.

La auditoría privada generó un estallido social en Brasil. El hashtag #BrazilWasStolen subió en pocos minutos al Trending Topic #1 en Brasil y se ubicó entre los 10 más tuiteados del mundo, hasta que fue bajado por orden judicial del TSE.

En la noche del viernes, miles de personas marcharon nuevamente en las calles de todo el país en reclamo por la censura política y pidieron a las Fuerzas Armadas que se pronuncien sobre la situación.

Muchos recuerdan las elecciones fraudulentas del 2019 en Bolivia, cuando el Comandante de las Fuerzas Armadas Williams Kaliman dijo que el Tribunal Supremo Electoral boliviano había fraudulentado las elecciones en favor de Evo Morales y pidió al organismo que lanzara una auditoría y repitiera el proceso de ser necesario.

Aquella experiencia resultó en una catástrofe, ya que Evo Morales decidió renunciar a su cargo junto con todas las demás autoridades para generar una crisis política, pero esta vez con el damnificado en el cargo podría resultar muy distinto.

El equipo de Bolsonaro le comunicó al diario O Antagonista que el lunes 7 de noviembre, el Ministerio de Defensa le presentará al presidente su auditoría interna de las elecciones, y que a partir de esa reunión decidirá si concede oficialmente las elecciones o no.

A pesar de esto, Bolsonaro ya instruyó a la Casa Civil iniciar la transición presidencial, lo que indica que el presidente estaba más convencido de conceder que tratar de pelear el resultado, aunque no se sabe cómo la viralización de la noticia de la auditoría privada del grupo Brazil Was Stolen puede impactar sobre esta decisión.

Cuáles son las anomalías detectadas en la auditoría privada

Lo que el grupo Brazil Was Stolen encontró haciendo un análisis de los resultados de tanto la primera como la segunda vuelta es que hubo enormes disparidades entre la distribución de votos en las máquinas más nuevas, las del modelo 2020, compradas ese año en pleno gobierno de Bolsonaro, que tienen la capacidad de ser auditadas, y las máquinas de modelos anteriores, que datan del 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015.

La presentación fue emitida desde Buenos Aires, dado que la censura impuesta por la justicia brasileña y promovida por el juez Alexandre de Moraes impide cuestionar el resultado electoral a través de redes sociales y medios de comunicación en territorio brasileño.

El estudio encontró miles de casos con urnas que tenían 0 votos para Bolsonaro, incluso en distritos donde terminó ganando en el voto total. Si bien esto podría darse naturalmente, aunque con una casi imposible probabilidad de 1 en 1.000.000.000.000.000.000), absolutamente todos estos casos se dieron en las máquinas no-auditables, o sea de modelos anteriores al 2020.

Cabe aclarar que la distribución de los modelos de las máquinas fue homogénea, y no hubo preferencias en dónde se ubicaron las del 2020 y las anteriores. En muchos casos, incluso estuvieron lado a lado en los centros de votación, haciendo que la ocurrencia de esto sea más imposible todavía.

Para poblaciones lo suficientemente grandes y homogéneas (para lograr esta última condición se evitó tomar datos de grandes ciudades), es imposible que haya tanta disparidad entre los votos dependiendo de qué máquina se usó.

Lo que la investigación descubrió, por lo tanto, es que las personas que votaron con una máquina anterior al 2020 tuvieron en algunos casos entre 5 y 80 veces más de probabilidad de votar por Lula que por Bolsonaro, una diferencia estadísticamente imposible de justificar.

En estadística hay algo conocido como “grado de significancia“, que en pocas palabras y sin entrar en lenguaje técnico, indica qué tan grande puede ser una diferencia entre dos resultados para que haya una variable de fondo que determine esa disparidad.

En dos muestras iguales o estadísticamente similares, se podría esperar con un grado de certeza por ejemplo menor al 5%, que la distribución de votos en una misma población con baja heterogeneidad debería seguir la misma campana de Gauss. Sin embargo, el análisis de datos filtrado por modelo de máquina muestra dos curvas muy distintas.

La curva verde indica la distribución de votos de Lula con máquinas 2020, a la derecha, con máquinas de modelos anteriores. No hay nada que explique la diferencia entre las curvas más que el modelo de máquina utilizada.

Un gráfico de dispersión de votos entre Lula y Bolsonaro para la región Nordeste, la más polémica donde una pequeña diferencia en favor del presidente podría haber cambiado el destino de la elección, muestra que hubo 11,7 puntos porcentuales más de votos para Lula que para Bolsonaro cuando se utilizó una máquina de modelos viejos, no-auditables.

Se podría explicar por otras razones una diferencia de 1 o como mucho 2 puntos, pero 11,7 puntos entre el patrón de votación en una misma región sin contar las grandes ciudades, es una anomalía que merece atención, y una explicación urgente del TSE.

Según el grupo investigativo, una simple reprogramación del código de la máquina antes de la elección podría llevar a que votos que iban para Bolsonaro vayan para Lula, siguiendo simples reglas lineales como que la suma de votos en cada máquina nunca puede dar al presidente por encima del ex presidente.

Por ejemplo, en una muestra que se tomó de la 1ra vuelta, se ve claramente que el 99% de las máquinas no-auditables siguen un patrón lineal que le imprime un “ángulo máximo” al gráfico de dispersión. En el caso mostrado, en un grupo de máquinas que contabilizaron 300 votos, se respetó que:

300 votos totales = 300 (Lula) + 0 (Bolsonaro) o que; 300 votos totales = 200 (Lula) + 100 (Bolsonaro), lo cual podría pasar en algunas máquinas naturalmente, pero no en todas. Lo que tampoco puede pasar naturalmente que esto no se dé en ningún caso de las máquinas 2020, cuyo gráfico de dispersión (a la izquierda), no muestra en ningún momento este “ángulo máximo”.

Recordamos una vez más que las máquinas anteriores al 2020 no son auditables, lo que quiere decir que no se puede acceder al código fuente después de la elección para verificar qué algoritmo estuvo presente durante el día de la votación. En cambio, las máquinas compradas en 2020, donde no se registró ninguna anomalía, son perfectamente auditables tanto por el TSE como por el Ministerio de Defensa.

Es importante aclarar también que todos los datos utilizados por esta auditoría son públicos, y que los auditores no tuvieron ningún acceso privilegiado a la información. Los datos fueron extraidos de la página oficial del TSE sobre “Datos Abiertos”, en las primeras 48 horas después de terminara el conteo de votos.

Sin embargo, es importante aclarar que la página fue deshabilitada durante la transmisión de Brazil Was Stolen, y que permaneció bajada por más de 8 horas, finalmente volviendo en la madrugada de este sábado.

Cuando volvió online, de todos modos, la información había sido modificada. La base de datos muestra públicamente que sufrió modificaciones a partir de las 19:01 del día de “ayer”, o sea del 4 de noviembre (dos horas después de que se viralizara la noticia).

Una búsqueda por timestamps (marcas de tiempo) de los paquetes de información recientemente modificados confirman que varias partes de las bases de datos de la tabla “Resultados – 2022” fueron modificados en distintos horarios.

La Derecha Diario consultó con quienes desarrollaron la auditoría privada si estos cambios impactan en el resultado final o en la investigación presentada este viernes. “Todavía no sabemos, es mucha información y son cambios muy específicos. No tenemos la certeza por qué ciertos paquetes de información fueron modificados, pero lo estamos investigando“, aseguraron.

Transmisión completa de #BrazilWasStolen, censurada de todas las redes sociales excepto Rumble

Brasil

Brazil Was Stolen: Cerimedo presentará un informe a nivel mundial sobre las fallas en los comicios brasileños

Publicado

en

La exposición se realizará en diversos horarios, según cada país. El consultor político, Fernando Cerimedo será el encargado de llevar adelante los datos de las serias anomalías que se encontraron en las máquinas que se utilizaron para votar en Brasil. Además, ya confirmaron su presencia online, millones de personas con el fin de acompañar el vivo.

Cerimedo presentará nuevamente las anomalías encontradas en los resultados de las últimas elecciones en Brasil. La jornada se realizará a nivel mundial, y será seguida por millones de personas alrededor del mundo con el objetivo de saber qué es lo que pasó en ese país, y que dejó como ganador a Lula da Silva. Aunque cabe aclarar que Jair Bolsonaro hizo una gran elección.

El evento se denomina “World Live”, y ya cuenta con un gran sector de la sociedad que dirá presente el próximo 11 de diciembre, cuando el consultor argentino, detalle una a una, las anomalías que existieron en los comicios celebrados en Brasil, el pasado 30 de noviembre.

El día de la transmisión mundial, es una jornada muy esperada porque “van a saber todo lo que ocurrió en las elecciones de Brasil. El fraude y la censura tienen a todo un país en silencio”, manifestó Fernando Cerimedo, y agregó que “no hay explicación para que el Tribunal Superior Electoral ejecute las medidas de censura que está realizando con la complicidad de Facebook”.

Cabe recordar, que el consultor político argentino, viene de disertar en el Senado Federal, donde se refirió a las serias irregularidades encontradas en las últimas elecciones. Y que un gran sector de Brasil, duda de los resultados difundidos por el Tribunal Superior Electoral.

Un organismo que viene siendo el blanco de grandes críticas y cuestionamientos, por censurar y restringir la libertad de expresión a personalidades de Brasil, medios de comunicación, y al propio Fernando Cerimedo. Quien fue víctima del bloqueo de todas sus cuentas en las redes sociales. E incluso de este propio medio, que hoy, no se puede leer en Brasil y en diversos países de Latinoamérica.

Si bien todos los ataques apuntan al TSE, el mismo, tiene nombre y apellido: El juez, Alexandre de Moraes. Quien fue el promotor de llevar adelante la censura y amenazar con meter preso, a todo aquel que cuestione o dude de los resultados electorales de Brasil.

“¿Cuál es el plan Sr. Moraes? ¿Qué miedo tiene de no abrir los libros para mostrar cómo fue el proceso? ¿Qué es esta cobardía que se esconde tras la censura?”, preguntó Cerimedo hace unos días, en medio de la audiencia organizada por la Comisión de Transparencia, Gobernanza y Fiscalización del Senado Federal, ante un recinto repleto de legisladores brasileños.

El World Live se podrá seguir a través de las distintas plataformas, como Facebook, You Tube y Twitch, con una importante franja horaria dispuesta por los diversos países. En España, a partir de las 22, en USA a las 4 pm y en Brasil y Argentina a partir de las 18 horas.

Seguir Leyendo

Brasil

Cuentas en orden: Las privatizaciones de Bolsonaro generaron un fuerte superávit fiscal en Brasil

Publicado

en

El Gobierno federal registró un fuerte superávit primario del 0,9% del PBI, superando holgadamente las metas fiscales previstas para fin de año. La privatización de empresas estatales y la reducción del gasto público fueron los principales factores explicativos para la mejoría de las finanzas públicas. 

La administración de Jair Bolsonaro logró sobrecumplir las metas fiscales pautadas para fin de año. Las estadísticas provistas por el Banco Central de Brasil y el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) sugieren que el Gobierno federal alcanzó un superávit primario del 0,88% del PBI al término del mes de octubre, uno de los resultados más equilibrados registrados desde mediados del 2014.

Asimismo, y contabilizando la partida por intereses de deuda pública, el sector público federal tuvo un déficit acumulado de 12 meses en torno al 4,15% del PBI para el término del mes de octubre. El resultado financiero del fisco fue el más equilibrado desde septiembre de 2014.

El superávit primario es un factor fundamental para preservar la disciplina fiscal, ya que permite trazar un sendero sostenible para la deuda pública, abonar los intereses asociados y conseguir fondos para refinanciar permanentemente las obligaciones. 

El sector público consolidado (el Gobierno federal y los Estados locales) obtuvo un superávit primario del 1,8% del PBI en octubre de 2022. El resultado superó ampliamente a la meta del -0,6% propuesta por el ministro Paulo Guedes a principios del año, ya que se esperaba que la reducción en el impuesto a los productos industrializados tuviera un impacto mayor sobre la caída de la recaudación.

La disciplina fiscal fue liderada por la administración central que encabeza Bolsonaro, ya que este sector del Estado registró un fuerte superávit de hasta R$ 30,3 mil millones en octubre, contra un resultado deficitario de R$ 3,9 mil millones por parte de los Gobiernos locales y las municipalidades. 

La mayor parte del superávit federal fue explicado por el ingreso extraordinario de las privatizaciones. El proceso de transferencia de activos y pasivos desde el sector público hacia el sector privado que atravesó Brasil en los últimos años fue el más importante desde la década de 1990. 

Las privatizaciones no solo permitieron mejorar la calidad de los servicios brindados a los usuarios y desmonopolizar actividades, sino que también significaron importantes ingresos para las arcas públicas. Las empresas estatales que aún se conservan dentro de la esfera estatal acumularon un superávit del 0,1% del PBI en el acumulado anual de octubre.

El mayor crecimiento del PBI durante el tercer trimestre del año también dinamizó la captación de recursos tributarios entre los impuestos que responden directamente al comportamiento de la actividad económica, siendo el IVA el más importante de ellos.

Seguir Leyendo

Brasil

Biden manda a Jake Sullivan a Brasil para presionar a Bolsonaro y asegurarse que asuma Lula en enero

Publicado

en

El Jefe del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca viajó a Brasil este lunes en un intento por ordenar una transición pacífica entre Bolsonaro y Lula, una intromisión sin precedentes en la democracia brasileña.

Mientras el presidente Jair Bolsonaro mantiene silencio de radio sobre sus planes acerca de aceptar o no el resultado de la elección, en Washington D.C. crecen los nervios por la decisión que finalmente tomará el mandatario de derecha brasileño.

Es por esto que el lunes, en un viaje sorpresivo, Biden envió a Brasil a su asesor más importante y Jefe del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Jake Sullivan, para que se reúna con Bolsonaro y con Lula y asegura una “transición pacífica”.

Se desconoce por el momento si se reunió efectivamente con Bolsonaro o representantes de su gobierno, pero las redes sociales de Lula se llenaron de imágenes del encuentro con Sullivan. “Hoy recibí del asesor de seguridad estadounidense, Jake Sullivan, una invitación del presidente Joe Biden para visitarlo en la Casa Blanca”, expresó el líder del Foro de Sao Paulo en su perfil oficial de Twitter, agregando que le “emociona” la futura cita.

Lula aseguró que pretende viajar a Estados Unidos en diciembre, antes de asumir como jefe de Estado de Brasil el 1ro de enero próximo, pero que “la situación interna” no se lo permitiría.

El ex ministro de Relaciones Exteriores Celso Amorim, uno de los más importantes asesores de Lula en la reciente campaña, aseguró que el candidato izquierdista está “preocupado” por la democracia brasileña. “Lula hizo una comparación, no sé si las palabras eran exactamente esas, entre el trumpismo y el bolsonarismo, y la necesidad de fortalecer la democracia”, manifestó Amorim, añadiendo que Sullivan, por su parte, resaltó durante el encuentro la importancia de respetar el resultado de las elecciones en el país.

Es una situación sin precedentes que un mandatario de tan alto nivel de la Casa Blanca viaje a un país para presionar una decisión política, al menos de manera tan abierta. Meses antes de las elecciones, el conductor de Fox News, Tucker Carlson, reveló que Biden había enviado al Director de la CIA, William Burns, para que se reuniera a solas con Bolsonaro.

Según el periodista del medio conservador, Burns le avisó a Bolsonaro que si no aceptaba el resultado de las elecciones, le impondrían “más sanciones que a Rusia y a Irán combinados“, una amenaza extraña dado que faltaban meses para que se llevaran a cabo los comicios.

Jake Sullivan intercambia regalos con Lula.

Según publicaron en la página oficial de la Casa Blanca, Sullivan viajó a Brasil con la intención de reunirse con Jair Bolsonaro, probablemente para otra “apretada” como la que le dio Burns en mayo. Sin embargo, según trascendió, el mandatario prefirió ser representado por su secretario de Asuntos Estratégicos, el almirante Flavio Rocha.

Además, lejos de recibirlos en el Palacio Presidencial, Rocha se reunió con Sullivan y el resto de los miembros de la delegación estadounidense en la embajada de Estados Unidos en Brasilia.

Fuentes con conocimiento de la reunión le informaron a La Derecha Diario que la reunión fue de corta duración y el secretario de Bolsonaro evitó hablar de temas relacionados con las elecciones, lo cual dejó “muy frustrado” al alfil de Biden.

A más de un mes de las elecciones, todo indica que Lula asumirá en enero, pero Bolsonaro todavía no ha concedido la derrota, mientras las denuncias de fraude se siguen acumulando. Según el Tribunal Superior Electoral (TSE), el izquierdista Lula da Silva venció al presidente Jair Bolsonaro durante la segunda vuelta de las elecciones del 30 de octubre con el 50,8% de los votos.

Pero la diferencia fue mucho menor a la pensada, y la ínfima diferencia abrió la puerta a que las irregularidades registradas en la votación pudieran haber determinado el resultado. Según distintos grupos de investigación, tanto públicos como privados, se detectaron múltiples anomalías en los resultados.

La investigación “Brazil Was Stolen“ demostró que las máquinas de modelos compradas durante los gobiernos del PT, que no son auditables por el Ministerio de Defensa, registraron valores imposibles de votos, como urnas con 0 votos para Bolsonaro, o diferencias entre resultados imposibles de explicar en poblaciones homogéneas.

Una subsecuente investigación de las Fuerzas Armadas y del grupo independiente Instituto Voto Legal (IVL) comprobaron estas irregularidades, y aseguraron que hubo severas vulnerabilidades en las elecciones de octubre en los modelos de las máquinas electrónicas que fueron compradas previo a la gestión de Bolsonaro.

Se espera que el 12 de diciembre oficialmente el TSE certifique la victoria de Lula, por lo que si Bolsonaro tiene pensado conceder la elección, deberá hacerlo antes de esa fecha.

Seguir Leyendo

Tendencias