Seguinos en redes

Brasil

Brazil Was Stolen: Auditoría privada muestra anomalías en los resultados de las elecciones de Brasil

Publicado

en

A partir de la preocupación de un grupo de ciudadanos brasileños al ver que a pesar de haber votado por Bolsonaro en su mesa de votación aparecían 0 votos para el presidente, se lanzó una auditoría privada que sacudió la elección en Brasil.

El consultor Fernando Cerimedo presentó una investigación del grupo Brazil Was Stolen este viernes 4 de noviembre en conferencia de prensa sobre las elecciones en Brasil. Los datos abarcan tanto la primera como la segunda vuelta, y se basa en una comparación entre los datos de las máquinas electrónicas con modelo 2020, que son auditables por las autoridades, y las de modelos pasados, no-auditables.

Cerimedo explicó que por ahora no puede calificarse como "fraude", ya que esta acusación requeriría de un perpetuador y, por el momento, no hay evidencias para acusar a alguien específico. Pero el mensaje es claro: una cantidad suficiente de irregularidades fueron registradas y es imperioso llevar a cabo una auditoría oficial del proceso electoral.

El vivo duró aproximadamente una hora, en la que el experimentado consultor político explicó cómo los datos muestran que la máquina utilizada a la hora de votar se convirtió en un factor determinante en el voto.

A los pocos minutos de terminada la transmisión, la página creada por el grupo donde se subió toda la información fue derribada, y los canales de YouTube, Twitch, y Facebook creados para la ocasión fueron suspendidos por las autoridades.

El canal de YouTube de La Derecha Diario, único medio que cubrió en vivo la conferencia de prensa, también fue censurado, y el video fue eliminado por la red social.

Pero esto no es todo, la cuenta de Instagram de La Derecha Diario fue bloqueada en Brasil y no puede ser accedida desde usuarios en territorio brasileño, una táctica que utilizan las dictaduras de Cuba, Irán o China para frenar las protestas.

Lo mismo ocurrió con las cuentas de los diputados Nikolas Ferreira, Carla Zambelli y Gustavo Gayer, los tres dirigentes bolsonaristas más populares que se refirieron a este tema en Twitter y fueron rápidamente bloqueados en el territorio brasileño.

Según pudo averiguar La Derecha Diario, todas estas censuras se debieron a una determinación judicial que salió en tiempo récord del Tribunal Superior Electoral (TSE), dirigido por el izquierdista Alexandre de Moraes, quien a pesar de todavía no haber entregado oficialmente el resultado electoral a la Casa Civil, declaró que la elección ha terminado y "quien cuestione el resultado será tratado como un criminal".

La auditoría privada generó un estallido social en Brasil. El hashtag #BrazilWasStolen subió en pocos minutos al Trending Topic #1 en Brasil y se ubicó entre los 10 más tuiteados del mundo, hasta que fue bajado por orden judicial del TSE.

En la noche del viernes, miles de personas marcharon nuevamente en las calles de todo el país en reclamo por la censura política y pidieron a las Fuerzas Armadas que se pronuncien sobre la situación.

Muchos recuerdan las elecciones fraudulentas del 2019 en Bolivia, cuando el Comandante de las Fuerzas Armadas Williams Kaliman dijo que el Tribunal Supremo Electoral boliviano había fraudulentado las elecciones en favor de Evo Morales y pidió al organismo que lanzara una auditoría y repitiera el proceso de ser necesario.

Aquella experiencia resultó en una catástrofe, ya que Evo Morales decidió renunciar a su cargo junto con todas las demás autoridades para generar una crisis política, pero esta vez con el damnificado en el cargo podría resultar muy distinto.

El equipo de Bolsonaro le comunicó al diario O Antagonista que el lunes 7 de noviembre, el Ministerio de Defensa le presentará al presidente su auditoría interna de las elecciones, y que a partir de esa reunión decidirá si concede oficialmente las elecciones o no.

A pesar de esto, Bolsonaro ya instruyó a la Casa Civil iniciar la transición presidencial, lo que indica que el presidente estaba más convencido de conceder que tratar de pelear el resultado, aunque no se sabe cómo la viralización de la noticia de la auditoría privada del grupo Brazil Was Stolen puede impactar sobre esta decisión.

Cuáles son las anomalías detectadas en la auditoría privada

Lo que el grupo Brazil Was Stolen encontró haciendo un análisis de los resultados de tanto la primera como la segunda vuelta es que hubo enormes disparidades entre la distribución de votos en las máquinas más nuevas, las del modelo 2020, compradas ese año en pleno gobierno de Bolsonaro, que tienen la capacidad de ser auditadas, y las máquinas de modelos anteriores, que datan del 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015.

La presentación fue emitida desde Buenos Aires, dado que la censura impuesta por la justicia brasileña y promovida por el juez Alexandre de Moraes impide cuestionar el resultado electoral a través de redes sociales y medios de comunicación en territorio brasileño.

El estudio encontró miles de casos con urnas que tenían 0 votos para Bolsonaro, incluso en distritos donde terminó ganando en el voto total. Si bien esto podría darse naturalmente, aunque con una casi imposible probabilidad de 1 en 1.000.000.000.000.000.000), absolutamente todos estos casos se dieron en las máquinas no-auditables, o sea de modelos anteriores al 2020.

Cabe aclarar que la distribución de los modelos de las máquinas fue homogénea, y no hubo preferencias en dónde se ubicaron las del 2020 y las anteriores. En muchos casos, incluso estuvieron lado a lado en los centros de votación, haciendo que la ocurrencia de esto sea más imposible todavía.

Para poblaciones lo suficientemente grandes y homogéneas (para lograr esta última condición se evitó tomar datos de grandes ciudades), es imposible que haya tanta disparidad entre los votos dependiendo de qué máquina se usó.

Lo que la investigación descubrió, por lo tanto, es que las personas que votaron con una máquina anterior al 2020 tuvieron en algunos casos entre 5 y 80 veces más de probabilidad de votar por Lula que por Bolsonaro, una diferencia estadísticamente imposible de justificar.

En estadística hay algo conocido como "grado de significancia", que en pocas palabras y sin entrar en lenguaje técnico, indica qué tan grande puede ser una diferencia entre dos resultados para que haya una variable de fondo que determine esa disparidad.

En dos muestras iguales o estadísticamente similares, se podría esperar con un grado de certeza por ejemplo menor al 5%, que la distribución de votos en una misma población con baja heterogeneidad debería seguir la misma campana de Gauss. Sin embargo, el análisis de datos filtrado por modelo de máquina muestra dos curvas muy distintas.

La curva verde indica la distribución de votos de Lula con máquinas 2020, a la derecha, con máquinas de modelos anteriores. No hay nada que explique la diferencia entre las curvas más que el modelo de máquina utilizada.

Un gráfico de dispersión de votos entre Lula y Bolsonaro para la región Nordeste, la más polémica donde una pequeña diferencia en favor del presidente podría haber cambiado el destino de la elección, muestra que hubo 11,7 puntos porcentuales más de votos para Lula que para Bolsonaro cuando se utilizó una máquina de modelos viejos, no-auditables.

Se podría explicar por otras razones una diferencia de 1 o como mucho 2 puntos, pero 11,7 puntos entre el patrón de votación en una misma región sin contar las grandes ciudades, es una anomalía que merece atención, y una explicación urgente del TSE.

Según el grupo investigativo, una simple reprogramación del código de la máquina antes de la elección podría llevar a que votos que iban para Bolsonaro vayan para Lula, siguiendo simples reglas lineales como que la suma de votos en cada máquina nunca puede dar al presidente por encima del ex presidente.

Por ejemplo, en una muestra que se tomó de la 1ra vuelta, se ve claramente que el 99% de las máquinas no-auditables siguen un patrón lineal que le imprime un "ángulo máximo" al gráfico de dispersión. En el caso mostrado, en un grupo de máquinas que contabilizaron 300 votos, se respetó que:

300 votos totales = 300 (Lula) + 0 (Bolsonaro) o que; 300 votos totales = 200 (Lula) + 100 (Bolsonaro), lo cual podría pasar en algunas máquinas naturalmente, pero no en todas. Lo que tampoco puede pasar naturalmente que esto no se dé en ningún caso de las máquinas 2020, cuyo gráfico de dispersión (a la izquierda), no muestra en ningún momento este "ángulo máximo".

Recordamos una vez más que las máquinas anteriores al 2020 no son auditables, lo que quiere decir que no se puede acceder al código fuente después de la elección para verificar qué algoritmo estuvo presente durante el día de la votación. En cambio, las máquinas compradas en 2020, donde no se registró ninguna anomalía, son perfectamente auditables tanto por el TSE como por el Ministerio de Defensa.

Es importante aclarar también que todos los datos utilizados por esta auditoría son públicos, y que los auditores no tuvieron ningún acceso privilegiado a la información. Los datos fueron extraidos de la página oficial del TSE sobre "Datos Abiertos", en las primeras 48 horas después de terminara el conteo de votos.

Sin embargo, es importante aclarar que la página fue deshabilitada durante la transmisión de Brazil Was Stolen, y que permaneció bajada por más de 8 horas, finalmente volviendo en la madrugada de este sábado.

Cuando volvió online, de todos modos, la información había sido modificada. La base de datos muestra públicamente que sufrió modificaciones a partir de las 19:01 del día de "ayer", o sea del 4 de noviembre (dos horas después de que se viralizara la noticia).

Una búsqueda por timestamps (marcas de tiempo) de los paquetes de información recientemente modificados confirman que varias partes de las bases de datos de la tabla "Resultados – 2022″ fueron modificados en distintos horarios.

La Derecha Diario consultó con quienes desarrollaron la auditoría privada si estos cambios impactan en el resultado final o en la investigación presentada este viernes. "Todavía no sabemos, es mucha información y son cambios muy específicos. No tenemos la certeza por qué ciertos paquetes de información fueron modificados, pero lo estamos investigando", aseguraron.

Transmisión completa de #BrazilWasStolen, censurada de todas las redes sociales excepto Rumble

Brasil

Oposición en Brasil prepara un pedido de impeachment contra Lula por sus comentarios contra los judíos

Publicado

en

Más de 60 diputados del Partido Liberal presentaron los documentos para iniciar un juicio político contra Lula, según los mismos procedimientos que se presentaron contra Dilma Rousseff en 2016.

Una mayoría de la oposición brasileña pedirá un "impeachment" (juicio político) contra el presidente socialista Lula da Silva, por sus recientes críticas al pueblo judío, que Israel respondió declarándolo "persona non grata", por lo que no podrá entrar al país.

"Más de 60 diputados presentaremos una petición de "impeachment" contra Lula por esa declaración abominable", afirmó la diputada bolsonarista Carla Zambelli en sus redes sociales​​​, por comparar a los judíos con los nazis.

Según la parlamentaria de derecha, el impeachment toma como base legal para apartar a Lula del Gobierno bajo el supuesto del crimen de responsabilidad cometer un acto de hostilidad contra una nación extranjera.

El pedido se fundamenta en el artículo 5 de la Ley de los Crímenes de Responsabilidad, que establece que haber cometido “acto de hostilidad contra una nación extranjera, expuesto a la República a peligro de guerra o comprometido la neutralidad”.

El domingo, Lula definió como "genocidio" y matanza" la campaña militar de Israel contra Hamas en Gaza, y después afirmó que no ha habido ningún otro momento similar en la historia, a excepción de "cuando Hitler decidió matar a los judíos".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó rápidamente que el presidente brasileño había cruzado una línea roja y poco después su Gobierno declaró al mandatario "persona non grata" hasta que pida disculpas por sus dichos.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula comparó a Israel con la Alemania Nazi y el gobierno de Netanyahu sacó a su embajador de Brasil y lo declaró "persona non grata"

Publicado

en

Durante la Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana el mandatario de Brasil comparó a los judiós con los nazis, en un ataque de locura antisemita.

Durante la celebración de la 37ª Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana (UA), en Adís Abeba, capital de Etiopía, el presidente de Brasil, Lula da Silva, criticó a Israel por su invasión de la Franja de Gaza luego del ataque genocida del pasado 7 de octubre de 2023.

El Gobierno israelí ingresó al territorio que controlaba el grupo terrorista palestino Hamás, que asesinó a casi 1.500 personas y secuestró a otras 250. Ignorando este contexto, Lula comparó el ataque con el Holocausto nazi.

“Lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza no es una guerra, es un genocidio”, declaró este domingo a la prensa, y dijo que algo similar a “una guerra entre un ejército muy preparado y mujeres y niños” no había ocurrido antes en la historia, salvo “cuando Hitler decidió matar a los judíos”.

Los comentarios del presidente brasileño son vergonzosos y severos”, aseguró este lunes el Canciller israelí, Yisrael Katz, quien recalcó que “nadie dañará el derecho de Israel a defenderse”. Además, el ministro israelí de Defensa, Yoav Gallant, también criticó a Lula: “a una organización terrorista genocida, Hamas, y al hacerlo, avergonzar a su pueblo”.

Por su parte, en un comunicado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó las palabras de Lula de “vergonzosas y graves” y argumentó que buscan “trivializar el Holocausto” y “el derecho de Israel a defenderse”.

“Comparar a Israel con el Holocausto nazi y con Hitler es cruzar una línea roja. Israel lucha por su defensa y por asegurar su futuro hasta la victoria total y lo hace respetando el derecho internacional”, dijo Netanyahu en un comunicado divulgado por su oficina.

De esta manera, el Gobierno con sede en Jerusalén quitó al Embajador israelí de Brasilia, y declaró a Lula como "persona non grata", por lo que no puede ingresar a Israel sin autorización previa. De esta manera, a pesar de que Brasil y el Estado judío habían afianzado sus relaciones durante el gobierno de Jair Bolsonaro, las relaciones diplomáticas entre ambos Estados, con tan solo 1 año de mandato socialista, ha colapsado totalmente.

Las dos mayores entidades israelíes en Brasil se sumaron este domingo a la condena de Benjamin Netanyahu: “El Gobierno brasileño está adoptando una postura extrema y desequilibrada en relación al trágico conflicto en Medio Oriente, y abandonando la tradición de equilibrio y búsqueda de diálogo de la política exterior brasileña”, afirmó en una nota la Confederación Israelita de Brasil (CONIB).

La Federación Israelita del Estado de São Paulo, que congrega a la mayor parte de la comunidad judía en Brasil, también protestó a través de una nota. “Comparar la legítima defensa del Estado de Israel contra un grupo terrorista que no mide esfuerzos para asesinar israelitas y judíos con la industria de muerte de Hitler es de una maldad infinita”, señaló.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula quebró a Brasil: En un año, se consumió todo el superávit de Bolsonaro y ahora registra un déficit del 7,5% del PBI

Publicado

en

El Gobierno socialista provocó un cimbronazo fiscal que solo puede ser comparable a la debacle sanitaria del año 2020. El Presidente Lula ejecutó un programa fiscal irresponsable que puso en números rojos a las arcas públicas, y en sólo unos pocos meses se desechó la herencia de Bolsonaro.

La situación económica de Brasil es cada vez más preocupante. El Gobierno socialista de Lula da Silva desequilibró las arcas del Estado federal en su primer año de gestión, y la principal vía de financiamiento es el endeudamiento con el exterior y con el mercado de capitales local.

El déficit financiero del Gobierno brasileño alcanzó el 7,49% del PBI al cierre de diciembre del año pasado, sin contabilizar a los Estados locales y a las municipalidades. Cuando Lula llegó al poder en enero, este mismo déficit oscilaba el 4,32% del PBI, y su composición se explicaba estrictamente por el pago de intereses de deuda.

La situación cambió drásticamente en pocos meses. La herencia fiscal de Jair Bolsonaro quedó casi totalmente obliterada: mientras que en enero de 2023 Brasil registraba un superávit primario de casi el 0,6% del PBI, para el mes de diciembre se alcanzó un déficit del 2,43%. En otras palabras, el Gobierno federal no es capaz de tan siquiera poder financiar sus propios gastos corrientes con recursos genuinos.

Pese a haberse presentado como “conciliador y moderado” en su campaña electoral del año pasado, lo cierto es que Lula está ejerciendo una política fiscal mucho más agresiva e irresponsable en comparación a la que alguna vez aplicó en sus primeros mandatos.

Muy a diferencia de aquellas épocas, ahora el Presidente de Brasil se muestra completamente ajeno al respeto por la disciplina fiscal, ejecutando el déficit más imponente desde el estallido de la pandemia en el año 2020.

Los ingresos fiscales se mantuvieron estables en relación al producto bruto, pero las erogaciones federales se dispararon del 22,8% del PBI a 24,7% entre enero y diciembre de 2023. Este repunte irresponsable de la política fiscal fue el factor que desencadenó el desorden de las finanzas públicas.

El socialismo brasileño propone cerrar al menos una parte de los déficits incurridos en 2023 mediante una amplia reforma impositiva, que entre otras disposiciones contempla aplicar la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) más alta del planeta. Brasil comenzaría a aplicar un gravámen de entre el 25% y el 27%, a partir de la unificación de una serie de impuestos internos.

También se elevarían los impuestos sobre el patrimonio para personas físicas y empresas (fuertemente distorsivos para la economía), y se convalidarían todos los aumentos impositivos del 2023. El Gobierno gravó las apuestas, las ganancias de capital y los combustibles, además de aplicar retenciones transitorias sobre las exportaciones petroleras.

Seguir Leyendo

Tendencias