Seguinos en redes

Brasil

La Revista TIME puso a Lula en su portada aunque Bolsonaro fue el candidato más votado en la encuesta interna

Publicado

en

Luego de una reciente entrevista a Lula, la revista TIME le otorgó su portada al líder izquierdista, la cual le negó al presidente Jair Bolsonaro pese a haber ganado el voto popular en una consulta online.

Los medios más tradicionales ya no pueden ocultar su sesgo a la izquierda. Alguna vez hicieron un esfuerzo para mantener la fachada de neutralidad pero hoy directamente lo muestran con orgullo. Esta semana, la Revista TIME ignoró que Bolsonaro ganó la encuestra interna, y optó por poner en su tapa a Lula da Silva.

El segundo acto de Lula“, titularon la portada, prácticamente dando por sentada su victoria. Debajo, aseguran que “el líder más popular de Brasil busca volver a la presidencia“.

La caracterización es ciertamente errada. Es difícil determinar quién es más popular, pero yendo estrictamente a los números, en las elecciones del 2018, Bolsonaro obtuvo 58 millones de votos en la segunda vuelta, la misma cantidad de votos que Lula obtuvo en el pico de su carrera, en 2006.

Además, la popularidad se pone en juego todos los días con cada marcha, y Bolsonaro hoy está ganando ese juego cómodamente. Lula apenas logra convocar algunas miles de personas en sus actos, mientras Bolsonaro convoca millones de un día para el otro.

El caso más reciente de esto fue el Día del Trabajador, cuando Bolsonaro, casi sin aviso, llamó a todos sus simpatizantes a marchar, no solo por el día festivo, si no por la libertad de expresión, y el rechazo a la persecución de la Corte Suprema. Millones de personas salieron a las calles en todo el país.

Lula, en cambio, a pesar de ser el líder del Partido de los Trabajadores (PT), apenas pudo movilizar mil personas, que lo escucharon en un escenario que armó en la Avenida Paulista que ciertamente le quedó grande.

Ahora, tampoco se puede decir que la Revista TIME no conoce la realidad de la política brasileña actual, lo cual llama a la pregunta por qué se mandan a hacer una nota sobre eso. La Revista llevó a cabo una consulta interna a fines del año pasado para ver quién sería la próxima portada del medio estadounidense, que Bolsonaro ganó por amplio margen.

De las 9 millones de personas que votaron, el líder de la derecha brasileña consiguió el 24% de los votos. En segundo lugar quedó el expresidente de EE.UU., Donald Trump, con 9%. En tercer lugar estuvo el personal de primera línea que enfrentó la pandemia del coronavirus. Lula, quedó en el fondo, con menos del 1% de los votos.

Sin embargo, la decisión de los editores fue otra. Ninguna de las tres opciones más votadas fue escogida finalmente para aparecer en la portada. Ahora, el mismo equipo editorial que se negó a darle a Bolsonaro el puesto que ganó por aclamación popular, decidió poner en la portada a su principal rival político para las elecciones presidenciales en plena campaña electoral.

De acuerdo con la entrevista que justificó esta tapa, la TIME dice que el regreso de Lula al poder “significaría revivir una economía enferma, salvar una democracia amenazada y sanar una nación marcada por el segundo mayor número de muertes por COVID-19 en el mundo y dos años de mala gestión caótica de la pandemia“.

Nuevamente, esto es información falsa. La economía de Brasil fue la primera del mundo en recuperar su crecimiento económico después del 2020, y también fue el primero a nivel mundial en llegar a un nivel de PBI más alto al registrado previo a la pandemia.

Es decir, se pasa por alto el hecho de que Brasil, gracias a la libertad económica garantizada por Jair Bolsonaro e impulsada por su ministro de Economía Paulo Guedes, es una economía en crecimiento, prácticamente sin déficit fiscal, con menos pobres, menos desempleo e ingresos más altos que cuando agarró el poder.

Brasil

Al final era cierto: Lula admitió que estuvo internado en Hospital Sirio Libanes de Sao Paulo

Publicado

en

El avenjentado líder del Partido de los Trabajadores (PT) escondió por casi un mes de la prensa que cortó sus vacaciones para hacerse estudios en Sao Paulo y luego pasó por el quirófano dos semanas después.

Durante la semana posterior a la elección de segunda vuelta, el candidato de la extrema izquierda, Lula da Silva, declarado ganador por el TSE, se fue de viaje por más de 10 días a Trancoso, Bahía, de vacaciones con su esposa.

Sin embargo, periodistas independientes denunciaron que cortó el viaje temprano y sin avisar a nadie regresó a Sao Paulo para ser internado en el prestigioso Hospital Sirio Libanés, una movida ampliamente criticada por el secretismo y, como de costumbre, por utilizar una clínica privada en vez de un hospital público.

El “rumor” tomó fuerza cuando Lula dijo que extendería sus vacaciones en Bahía y faltaría al Teletón del canal SBT, simplemente justificándose que se quería quedar “disfrutando” de su victoria en las playas del Nordeste.

Casi un mes después de que acusen a los medios que habían denunciado que algo raro estaba pasando de conspiranoicos, Lula confirmó en su propia cuenta de Twitter que había sido internado en el Sirio Libanés el 12 de noviembre cuando regresó de sus vacaciones para “estudios de rutina”.

También confirmó que al regresar de su gira ilegal por Europa, donde representó a Brasil en la cumbre del cambio climático a pesar de que todavía no asumió como presidente, fue nuevamente internado este domingo 27, “para la realización de una laringoplastica para la retirada de una lecoplasia (lesión blanca) en la cuerda vocal izquierda”, encontrado durante los previos estudios.

Buenos días. Ya en casa, después de un pequeño procedimiento ayer. Todo resuelto y bien. Buena semana para todos”, dijo Lula en su cuenta de Twitter junto a la nota del centro médico.

Los exámenes realizados cuando regresó de Bahía descubrieron una pequeña área de leucoplasia en las cuerdas vocales, lo cual fue escondido de la prensa. También se encontraron alteraciones inflamatorias en su garganta, que según sus médicos es resultado del esfuerzo vocal realizó durante la campaña electoral.

Cabe destacar que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) fue diagnosticado con cáncer de laringe en 2011, del que se recuperó al año siguiente pero en su entorno temen que a sus 77 años tenga una recaída. En esta oportunidad, el parte médico destacó “ausencia de neoplasia” tras la operación, descartando tumores por aumento anormal de células.

Durante la semana que pasó, Lula participó de la COP27 en Egipto, en su primera aparición internacional desafiando a Jair Bolsonaro que se negó a prestarle el avión presidencial a una persona que por el momento no tiene ningún cargo público. Lula también visitó Portugal, y habló junto al primer ministro socialista António Costa con banderas de Brasil detrás suyo, un protocolo reservado para autoridades gubernamentales, algo que Lula todavía no es.

Lula fue fumador durante 50 años y abandonó el cigarrillo en 2010, después de una grave internación por hipertensión en su último año como presidente. Se especula que Lula ni siquiera intentó la re-reelección, como los demás mandatarios socios del Foro de Sao Paulo, porque estaba muy mal de salud.

En 2012, después de un año entero alejado de la política y bajo tratamiento de salud, sus médicos anunciaron su “recuperación total” tras varios meses de quimioterapia y radioterapia.

Lula será el candidato de mayor edad en asumir la presidencia el próximo 1 de enero, si los intentos por anular la elección de Bolsonaro fallan, luego de encontrarse múltiples anomalías en ya tres auditorías tanto públicas como privadas del proceso electoral.

Seguir Leyendo

Brasil

Brasil: El Senado convocó a Fernando Cerimedo para exponer sobre el fraude en las elecciones

Publicado

en

El consultor argentino, líder de la difusión de datos que mostraron graves anomalías en las urnas electrónicas utilizadas en los comicios brasileños, fue invitado a realizar una ponencia frente a la Cámara Alta de Brasil.

Las elecciones del pasado 30 de octubre en Brasil todavía siguen bajo riguroso escrutinio de diferentes grupos, tanto privados como estatales. Desde que el Tribunal Superior Electoral (TSE) anunció que el candidato de la extrema izquierda, Lula da Silva, se había impuesto sobre el presidente Jair Bolsonaro, múltiples auditorías salieron poniendo en duda los números obtenidos.

El primero fue un informe del grupo “Brazil Was Stolen“, compuesto de analistas brasileños, estadounidenses y argentinos, que fue presentado en conferencia de prensa por el consultor argentino Fernando Cerimedo.

Esta auditoría privada utilizando datos públicos generó un tsunami inesperado en Brasil, destapando un posible entramado de corrupción en las máquinas electrónicas utilizadas en las elecciones. Seguido a este informe, las Fuerzas Armadas presentaron su auditoría, donde identificaron un “riesgo relevante” de fraude, y luego un informe elaborado por el Instituto Voto Legal (IVL), que presentó como prueba el Partido Liberal (PL) de Bolsonaro para exigir la anulación de las elecciones.

Dada la situación generada tras las múltiples fuentes que denuncian fraude, la Comisión de Transparencia, Gobernanza, y Fiscalización invitó formalmente a Fernando Cerimedo a realizar una ponencia el día 30 de noviembre, frente al Senado Federal, para explicar sus descubrimientos.

En ésta ocasión, y en el marco de una solicitud de un amplio grupo de partidos en el Congreso que quieren a saber qué pudo haber causado las anomalías denunciadas por Fernando Cerimendo en las urnas electrónicas, el consultor fue invitado a dar una ponencia formal. El hashtag impulsado a través de las conferencias web realizadas por Cerimedo, #BrazilWasStolen, fue número uno en el mundo y causó revuelo a lo largo de todo el continente.

Tal fue la diseminación del mensaje de #BrazilWasStolen que Twitter tuvo que bajar manualmente la tendencia. De igual manera, la red social censuró a Cerimedo al punto de que no es posible ver sus tweets en Brasil. Lo mismo ocurrió con el contenido de La Derecha Diario, lo cual se extendió a su página web.

Cerimedo se convirtió en un símbolo para los manifestantes del movimiento Brazil Was Stolen, quienes piden por él en redes sociales y las calles del pais. Cientos de miles de brasileños siguieron al argentino luego de su primer live y se mantienen expectantes en cada una de sus apariciones.

La audiencia, que tendrá lugar a las 9:30 de la mañana del miércoles, promete ser un punto de inflexión en materia de transparencia electoral. Por primera vez se permitirá que un experto en la materia hable libremente de los problemas que tiene el sistema de votación en Brasil, ampliamente cuestionado por casi la mitad de la población.

Entre los resultados mas importantes de la auditoría que Cerimedo hizo pública, se descubrió que en las urnas electrónicas de modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015 (compradas durante gobiernos petístas) no pueden ser auditadas y tuvieron resultados inverosímiles, como dispersiones de votos imposibles.

Mientras tanto, las máquinas de modelo 2020 (compradas durante el gobierno de Bolsonaro), sí permiten ser auditadas por su más moderno sistema, y en estas no se registran las anomalías. Según explica Cerimedo, si solamente se toman los votos de las máquinas del modelo 2020, que registraron casi la mitad de los votos emitidos, Bolsonaro obtuvo el 51,1% de los votos y Lula da Silva el 48,9%.

En los modelos de urnas viejas, no auditadas antes de las elecciones, Lula da Silva obtuvo una victoria aplastante, que da vuelta el resultado. Esto es significativamente extraño, ya que no debería haber diferencias en las tendencias de votación según el modelo de máquina utilizado para votar.

A la luz de las anomalías, el Partido Liberal (PL) presentó un informe pedido al Instituto Voto Legal (IVL), dirigido por el ingeniero Carlos Rocha, que tuvo los mismos hallazgos.

Con estos informes, el partido más votado de las elecciones realizó un pedido de anulación formal de los resultados, aunque la expedición de la justicia no promete ser favorable dado que los jueces que componen la corte fueron elegidos mayoritariamente por el ex presidente Lula da Silva.

Seguir Leyendo

Brasil

El partido de Bolsonaro presentó oficialmente el pedido de nulidad de las elecciones al TSE

Publicado

en

El Partido Liberal (PL) presentó un pedido para invalidar los votos registrados en cinco modelos de urnas. El TSE tiene 24 horas para responder a la interposición.

Luego del informe publicado por el grupo “Brazil Was Stolen y del informe de las Fuerzas Armadas, el Partido Liberal (PL) de Bolsonaro decidió hacer su propia auditoría, elaborado por el Instituto Voto Legal (IVL), y el resultado fue coherente con los dos anteriores: hubo severas vulnerabilidades en las elecciones de octubre en los modelos de las máquinas electrónicas que fueron compradas previo a la gestión de Bolsonaro.

Es por eso que este martes 22 de noviembre, el presidente del PL, Valdemar Costa Neto, presentó oficialmente un pedido para que se invaliden los votos de cinco modelos de urnas: los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015.

Los modelos en cuestión suman más de 350.000 equipos, y según un estudio independiente, quitar estos votos del resultado final pondría a Bolsonaro a la delantera, con el 51,1% de los votos contra el 48,9% de Lula.

Esto justamente da a cuenta las irregularidades que tuvieron las elecciones. La votación registrada en las máquinas viejas fue abrumadoramente en favor de Lula, con muchas registrando cero votos para Bolsonaro, un patrón que no se registró en las máquinas más nuevas, que fueron compradas en 2020 por el gobierno de Bolsonaro y son auditables.

No tiene sentido que solamente por la máquina utilizada cambie el patrón de votación de manera tan significativa. Esto ocurrió en todas las partes del país, incluso en los pueblos más chicos, donde familias enteras votaron en los mismos centros de votación, pero sus votos fueron muy distintos según qué máquinas usaron.

En la presentación, el partido de Bolsonaro cita la auditoría realizada por el IVL. “Se encontró evidencia concreta del mal funcionamiento de las máquinas de votación electrónica a través de eventos registrados en los archivos de registro de las máquinas de votación , informó el presidente del partido.

Solo las máquinas de votación electrónica UE2020 generaron archivos de registro con el número correcto del código de identificación respectivo”, informó Costa Neto. El modelo 2020 corresponde a casi 225.000 urnas, lo que representa el 40% del total.

No es posible validar como certero el resultado de las elecciones“, concluye el informe de 12 páginas, firmado por el ingeniero Carlos Rocha, presidente del Instituto del Voto Legal (IVL); su vicepresidente Márcio Abreu, ingeniero electrónico; y el miembro asociado, el también ingeniero Flávio Gottardo de Oliveira.

Los firmantes aseguran que sus estudios estadísticos identificaron una “interferencia indebida en la votación de los candidatos”. El IVL asegura que llegó a estos resultados siguiendo los mismos procedimientos determinados por el Tribunal Federal de Cuentas (TCU), el cual validó la elección, aunque sin mostrar sus resultados de la auditoría. 

Para encontrar evidencia de que este grupo de urnas no habrían funcionado correctamente, se realizó un análisis inteligente de los datos contenidos en los archivos Log de Urna de todos los modelos de máquinas de votación electrónica utilizadas en las elecciones de 2022”, dice el documento.

En el mismo sentido que el análisis de los modelos de las máquinas electrónicas que presentó el consultor argentino Fernando Cerimedo, el IVL asegura que “no es posible validar los resultados generados en todas las máquinas de votación electrónica de los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015”.

El ingeniero Carlos Rocha, participó de la conferencia junto a los dirigentes del PL, y explicó que los registros de las urnas es similar a un “diario” y que cada línea registra una actividad distinta.

El programa que construye el registro lee dos piezas de datos y dos piezas de información del hardware”, dijo Rocha. “En algunas urnas aparecían números inválidos, y encontramos que hay dos comportamientos diferentes entre las urnas. En ellas el código de identificación de las urnas es correcto, pero para las urnas antiguas, las de modelos de 2009 a 2015, encontramos un número inválido en la cuarta columna de los registros”.

El IVL argumenta que cuando se intenta generar un archivo Ballot Box Log, el equipo no funciona y presenta la leyenda: “Se utilizó una versión del código de los programas diferente a la versión utilizada en las máquinas de votación electrónica modelo UE2020″. Por ello, el instituto llegó a la conclusión de que “no es posible validar los resultados generados en todas las máquinas de votación electrónica de los modelos 2009, 2010, 2011, 2013 y 2015″, y proponen descartar los resultados de estas máquinas en la totalización de las elecciones de segunda vuelta.

Según el informe, contando solo las máquinas electrónicas con modelo 2020, que no presentan esta “falla”, el resultado de la elección sería muy distinto. Bolsonaro queda con el 51,1% de los votos y Lula con el 48,9%.

Pero en vez de declarar a Bolsonaro como ganador, el presidente nacional del PL, Valdemar Costa Neto, propone anular todo el proceso y repetir las elecciones en diciembre. El líder derechista había dicho que su partido todavía no había reconocido la victoria de Lula, y que estaban esperando el resultado de esta auditoría antes de tomar una decisión.

Costa Neto también destacó que el Partido Liberal (PL) es hoy la fuerza política más grande del Congreso, con 99 diputados en la Cámara Baja y 14 escaños en el Senado, superando incluso al histórico MDB. Esto “nos otorga un mandato especial de velar por la integridad de las elecciones”, aseguró.

Seguir Leyendo

Tendencias