Seguinos en redes

Brasil

Lavrov visitó Brasil en la primera parada de su misión de formar un bloque con todas las dictaduras de Latinoamérica

Publicado

en

En una gira de cinco días en la que visitará Brasil, Nicaragua, Cuba y Venezuela, Serguei Lavrov hizo su primera parada en Brasilia para reunirse con su homólogo, Mauro Vieira, y con el presidente brasileño, Lula da Silva, en la primera gira del ministro ruso desde que comenzó la invasión.

Brasil ha recibido este lunes con todos los honores al ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al que Estados Unidos y la Unión Europea sancionaron al día siguiente de que los tanques rusos avanzaran sobre Ucrania hace más de un año.

La visita oficial de Lavrov a Brasilia es el inicio de una gira de cinco días en la cual el canciller ruso visitará también a Venezuela, Cuba y Nicaragua. Se trata de la primera vez que el mayor funcionario de la diplomacia rusa visita Latinoamérica desde que comenzó la guerra en Ucrania.

Su misión es clara: Putin le ha pedido revitalizar el bloque de dictaduras socialistas en Latinoamérica que tanto le sirvió en los principios de la década pasada con el Foro de Sao Paulo, cuando todos estos tiranos se disfrazaban de líderes democráticos que impusieron una cortina de hierro contra el resto de Occidente.

Entre los años 2000 y 2005 prácticamente todos los países latinoamericanos cayeron en gobiernos socialistas que llegaron al poder por la vía democrática, pero rápidamente impusieron sistemas autocráticos.

Estos países se unieron bajo distintos organismos internacionales y formaron una poderosa oposición a Estados Unidos, que venía de imponer el Consenso de Washington y tener gobiernos afines en toda la región.

No fue hasta 2015 cuando varios de estos presidentes empezaron a ver una oposición clara en sus países e incluso varios perdieron el control del gobierno. Entre 2015 y 2019, todos los gobiernos socialistas de la región con excepción de Maduro, Ortega y los Castro fueron derrotados.

Pero la tendencia volvió a cambiar tras la pandemia del 2020, y muchos líderes de izquierda volvieron a ganar elecciones. La diferencia esta vez fue muchos de estos gobiernos socialistas no contaban con el apoyo de Rusia, si no que de Estados Unidos.

En este sector encontramos a Alberto Fernández en Argentina, Gabriel Boric en Chile, Luis Arce en Bolivia, Xiomara Castro en Honduras, Gustavo Petro en Colombia, y Lula en Brasil, aunque este último rápidamente después de llegar al poder, se alejó de Biden y se volvió a alinear con Rusia.

Con la invasión a Ucrania y la guerra proxy que Rusia está librando contra la OTAN, Putin necesita más que nunca volver a desembarcar en Latinoamérica, y para esto quiere revivir el Foro de Sao Paulo, con los líderes sudamericanos que todavía son leales a él.

Sin embargo, Putin no puede viajar, ya que pesa sobre él una orden de detención emitida por la Corte Penal Internacional por ser “responsable del crimen de guerra de deportación ilegal de miles de niños de las zonas ocupadas de Ucrania a Rusia”. Es por esto que envió a Lavrov.

"Las conversaciones están planeadas para centrarse en cuestiones de fortalecimiento del marco legal del mundo actual, que se basa en la Carta de las Naciones Unidas", aseguró el ministro. "Las reuniones tienen como objetivo fortalecer la cooperación mutuamente beneficiosa entre Rusia y los países en los campos político, comercial, económico, educativo, cultural y otros", dijo el Ministerio ruso en un comunicado.

Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores ruso, llegó a Brasilia el lunes

"Estamos agradecidos con nuestros amigos brasileños por su clara comprensión de la génesis de la situación en Ucrania. Estamos agradecidos por su deseo de contribuir a encontrar formas de resolver esta situación", dijo Lavrov en referencia a Lula a los periodistas después de una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieira.

"Rusia quiere acabar con la guerra cuanto antes", ha dicho en Brasilia el jefe de la diplomacia rusa. “Agradecemos a la parte brasileña por su contribución a la solución de este conflicto que necesitamos resolver de forma duradera e inmediata”, declaró Lavrov al comparecer junto a su homólogo.

Lavrov afirmó que, en relación con el conflicto ucraniano, “Brasil y Rusia tienen una única visión” y que “Moscú quiere poner fin al conflicto lo antes posible”.

Sin embargo, "necesitamos resolver el conflicto de una manera duradera, no a corto plazo", pero los países de la OTAN y Occidente no han cumplido los "compromisos que asumieron", dijo Lavrov a su homólogo brasileño en referencia a los acuerdos de Minsk, que intentaron sin éxito poner fin a la situación conflictiva en el Donbás.

Estamos protegiendo la vida de las personas de origen ruso”. Según Lavrov, las comunidades rusas han sido amenazadas y perseguidas por el Gobierno ucraniano. Lavrov añadió que “también estamos construyendo un orden mundial más equitativo, más justo y basado en el derecho. En esto tenemos una visión de un mundo multipolar, en el que tenemos en cuenta a diferentes países, no sólo a unos pocos”, remarcó el ministro ruso.

Sergei Lavrov junto a Mauro Vieira en Brasilia

Como era de esperar, Rusia maquilla este viaje de Lavrov en una gira para conseguir apoyos que respalden su pedido de paz. Es así que el ministro brasileño de Asuntos Exteriores, Mauro Vieira, reiteró el llamado de su gobierno en favor de un alto el fuego y una solución pacífica, poniéndose a disposición para formar un grupo de países negociadores.

Si bien Brasil ha condenado en Naciones Unidas la invasión rusa de Ucrania, se ha negado a sancionar a Rusia y a vender a Ucrania munición. En este sentido, durante la visita de Lavrov, el canciller brasileño ha vuelto a criticar las sanciones “unilaterales contra Rusia", que "no fueron aprobadas en la ONU”.

Lavrov agradeció a Vieira por la oposición de Brasil a las sanciones comerciales impuestas a Rusia, señalando que estas fueron producto de una "decisión ilegal" dado que no fueron aprobados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En honor a ello, Vieira confirmó que Brasil tradicionalmente solo apoya aquellas que cuentan con el respaldo del Consejo de Seguridad y señaló que, lamentablemente, "han tenido un impacto en toda la economía global, que aún no se ha recuperado de la pandemia".

Protesta en San Pablo contra la llegada de Lavrov a Brasil

Algunos economistas ven el aislamiento económico de Rusia bajo las sanciones occidentales como una oportunidad para mejorar las relaciones económicas. Tanto es así que, en 2022, Brasil marcó un récord de US$ 9.800 millones de dólares en comercio bilateral con Rusia.

Según datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior (MDIC), Brasil exportó a Rusia el equivalente a 1.900 millones de dólares e importó bienes por valor de 7.700 millones.

Los dos países pretenden alcanzar el objetivo de US$ 10.000 millones de dólares en comercio exterior, establecido hace unos diez años. Por ello, los dos ministros abordaron en la reunión en Brasil también las relaciones bilaterales en comercio, tecnología, medio ambiente y energía. Según Lavrov, Rusia está dispuesta a ampliar la cooperación, especialmente en el sector de la energía nuclear con fines pacíficos.

El recibimiento del canciller ruso por parte de Lula, quienes se reunieron en la tarde del lunes, tiene todas las de enfadar a Estados Unidos y a la Unión Europea, que en los últimos días ha acusado a Washington de “incentivar la guerra” y de prolongarla al armar a Kiev, junto con los europeos. Estados Unidos y Europa “deben empezar a hablar de paz”.

Estas acusaciones han llevado a la Casa Blanca a contra acusar este lunes a Lula de “repetir automáticamente la propaganda rusa y china”, según dichos de John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional.

Inmediatamente después de los dichos de Kirby, Vieira resaltó su desacuerdo. “No. No estoy de acuerdo en absoluto. No sé cómo ni por qué (Kirby) ha llegado a esta conclusión. Pero no estoy de acuerdo en absoluto”.

La Unión Europea también ha respondido a Lula, alegando que “Rusia, y solo Rusia, es responsable por la agresión ilegítima y provocadora contra Ucrania, así que no hay dudas de quién es el agresor y quién la víctima”; añadiendo que la entrega de material bélico a las tropas ucranias “es ayudar a Ucrania a ejercer su derecho a la legítima defensa, porque si no Ucrania se arriesga a ser destruida”.

Lula da Silva visita a Xi Jinping en Beijing

Desde que llegó al poder, el mandatario brasilero está buscando crear un grupo de países no alineados que persuadan a los presidentes de Rusia y de Ucrania para sentarse a negociar el fin del conflicto.

Después de su visita de estado a China e la que se reunió con el presidente Xi Jinping buscando reforzar las relaciones económicas, Lula dijo que Brasil estaba "tratando de construir un grupo de países sin ninguna participación en la guerra, que no quieren la guerra y defienden la paz mundial para tener una discusión tanto con Rusia como con Ucrania".

Lula considera que es hora de dejar de vender armas a Ucrania y hablar más de diplomacia y negociación. Por eso, propone crear un “G20 de la paz”, que impulse un diálogo que culmine en el fin del conflicto.

Es necesario que Estados Unidos y que la Unión Europea empiecen a hablar de paz para que podamos convencer a (Vladímir) Putin y a (Volodímir) Zelenski de que la paz interesa a todo el mundo”, ha manifestado el presidente de Brasil.

El brasileño ha presentado su iniciativa en reuniones bilaterales o llamadas telefónicas a los líderes de Estados Unidos, China, Francia e incluso Ucrania, entre otros, pero la reacción, al menos públicamente, ha sido de indiferencia.

Sobre la visita de Lavrov a un gigante como Brasil, históricamente aliado de Estados Unidos, existen sospechas de que el Kremlin está utilizando Brasil para construir identidades falsas a sus espías. Al menos tres agentes secretos vinculados al espionaje ruso que usaban pasaportes brasileños han sido detectados en los últimos meses.

Durante la reciente visita oficial a China y a Emiratos Árabes Unidos, además de recalcar la necesidad de conseguir que los presidentes Putin y Zelenski acepten sentarse a negociar, Lula volvió a culpar a ambos bandos por la guerra y, en vísperas de ese viaje, aseguró que Kiev debería renunciar a recuperar Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

Por otro lado,  recordemos que Lula envió hace varias semanas a Moscú a su principal asesor internacional, el diplomático y ex ministro de Exteriores Celso Amorim, que se reunió en persona con Putin, cuando el Tribunal Penal Internacional ya había ordenado su arresto, un fuerte desafío al orden norteamericano.

Brasil

Oposición en Brasil prepara un pedido de impeachment contra Lula por sus comentarios contra los judíos

Publicado

en

Más de 60 diputados del Partido Liberal presentaron los documentos para iniciar un juicio político contra Lula, según los mismos procedimientos que se presentaron contra Dilma Rousseff en 2016.

Una mayoría de la oposición brasileña pedirá un "impeachment" (juicio político) contra el presidente socialista Lula da Silva, por sus recientes críticas al pueblo judío, que Israel respondió declarándolo "persona non grata", por lo que no podrá entrar al país.

"Más de 60 diputados presentaremos una petición de "impeachment" contra Lula por esa declaración abominable", afirmó la diputada bolsonarista Carla Zambelli en sus redes sociales​​​, por comparar a los judíos con los nazis.

Según la parlamentaria de derecha, el impeachment toma como base legal para apartar a Lula del Gobierno bajo el supuesto del crimen de responsabilidad cometer un acto de hostilidad contra una nación extranjera.

El pedido se fundamenta en el artículo 5 de la Ley de los Crímenes de Responsabilidad, que establece que haber cometido “acto de hostilidad contra una nación extranjera, expuesto a la República a peligro de guerra o comprometido la neutralidad”.

El domingo, Lula definió como "genocidio" y matanza" la campaña militar de Israel contra Hamas en Gaza, y después afirmó que no ha habido ningún otro momento similar en la historia, a excepción de "cuando Hitler decidió matar a los judíos".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó rápidamente que el presidente brasileño había cruzado una línea roja y poco después su Gobierno declaró al mandatario "persona non grata" hasta que pida disculpas por sus dichos.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula comparó a Israel con la Alemania Nazi y el gobierno de Netanyahu sacó a su embajador de Brasil y lo declaró "persona non grata"

Publicado

en

Durante la Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana el mandatario de Brasil comparó a los judiós con los nazis, en un ataque de locura antisemita.

Durante la celebración de la 37ª Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana (UA), en Adís Abeba, capital de Etiopía, el presidente de Brasil, Lula da Silva, criticó a Israel por su invasión de la Franja de Gaza luego del ataque genocida del pasado 7 de octubre de 2023.

El Gobierno israelí ingresó al territorio que controlaba el grupo terrorista palestino Hamás, que asesinó a casi 1.500 personas y secuestró a otras 250. Ignorando este contexto, Lula comparó el ataque con el Holocausto nazi.

“Lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza no es una guerra, es un genocidio”, declaró este domingo a la prensa, y dijo que algo similar a “una guerra entre un ejército muy preparado y mujeres y niños” no había ocurrido antes en la historia, salvo “cuando Hitler decidió matar a los judíos”.

Los comentarios del presidente brasileño son vergonzosos y severos”, aseguró este lunes el Canciller israelí, Yisrael Katz, quien recalcó que “nadie dañará el derecho de Israel a defenderse”. Además, el ministro israelí de Defensa, Yoav Gallant, también criticó a Lula: “a una organización terrorista genocida, Hamas, y al hacerlo, avergonzar a su pueblo”.

Por su parte, en un comunicado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó las palabras de Lula de “vergonzosas y graves” y argumentó que buscan “trivializar el Holocausto” y “el derecho de Israel a defenderse”.

“Comparar a Israel con el Holocausto nazi y con Hitler es cruzar una línea roja. Israel lucha por su defensa y por asegurar su futuro hasta la victoria total y lo hace respetando el derecho internacional”, dijo Netanyahu en un comunicado divulgado por su oficina.

De esta manera, el Gobierno con sede en Jerusalén quitó al Embajador israelí de Brasilia, y declaró a Lula como "persona non grata", por lo que no puede ingresar a Israel sin autorización previa. De esta manera, a pesar de que Brasil y el Estado judío habían afianzado sus relaciones durante el gobierno de Jair Bolsonaro, las relaciones diplomáticas entre ambos Estados, con tan solo 1 año de mandato socialista, ha colapsado totalmente.

Las dos mayores entidades israelíes en Brasil se sumaron este domingo a la condena de Benjamin Netanyahu: “El Gobierno brasileño está adoptando una postura extrema y desequilibrada en relación al trágico conflicto en Medio Oriente, y abandonando la tradición de equilibrio y búsqueda de diálogo de la política exterior brasileña”, afirmó en una nota la Confederación Israelita de Brasil (CONIB).

La Federación Israelita del Estado de São Paulo, que congrega a la mayor parte de la comunidad judía en Brasil, también protestó a través de una nota. “Comparar la legítima defensa del Estado de Israel contra un grupo terrorista que no mide esfuerzos para asesinar israelitas y judíos con la industria de muerte de Hitler es de una maldad infinita”, señaló.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula quebró a Brasil: En un año, se consumió todo el superávit de Bolsonaro y ahora registra un déficit del 7,5% del PBI

Publicado

en

El Gobierno socialista provocó un cimbronazo fiscal que solo puede ser comparable a la debacle sanitaria del año 2020. El Presidente Lula ejecutó un programa fiscal irresponsable que puso en números rojos a las arcas públicas, y en sólo unos pocos meses se desechó la herencia de Bolsonaro.

La situación económica de Brasil es cada vez más preocupante. El Gobierno socialista de Lula da Silva desequilibró las arcas del Estado federal en su primer año de gestión, y la principal vía de financiamiento es el endeudamiento con el exterior y con el mercado de capitales local.

El déficit financiero del Gobierno brasileño alcanzó el 7,49% del PBI al cierre de diciembre del año pasado, sin contabilizar a los Estados locales y a las municipalidades. Cuando Lula llegó al poder en enero, este mismo déficit oscilaba el 4,32% del PBI, y su composición se explicaba estrictamente por el pago de intereses de deuda.

La situación cambió drásticamente en pocos meses. La herencia fiscal de Jair Bolsonaro quedó casi totalmente obliterada: mientras que en enero de 2023 Brasil registraba un superávit primario de casi el 0,6% del PBI, para el mes de diciembre se alcanzó un déficit del 2,43%. En otras palabras, el Gobierno federal no es capaz de tan siquiera poder financiar sus propios gastos corrientes con recursos genuinos.

Pese a haberse presentado como “conciliador y moderado” en su campaña electoral del año pasado, lo cierto es que Lula está ejerciendo una política fiscal mucho más agresiva e irresponsable en comparación a la que alguna vez aplicó en sus primeros mandatos.

Muy a diferencia de aquellas épocas, ahora el Presidente de Brasil se muestra completamente ajeno al respeto por la disciplina fiscal, ejecutando el déficit más imponente desde el estallido de la pandemia en el año 2020.

Los ingresos fiscales se mantuvieron estables en relación al producto bruto, pero las erogaciones federales se dispararon del 22,8% del PBI a 24,7% entre enero y diciembre de 2023. Este repunte irresponsable de la política fiscal fue el factor que desencadenó el desorden de las finanzas públicas.

El socialismo brasileño propone cerrar al menos una parte de los déficits incurridos en 2023 mediante una amplia reforma impositiva, que entre otras disposiciones contempla aplicar la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) más alta del planeta. Brasil comenzaría a aplicar un gravámen de entre el 25% y el 27%, a partir de la unificación de una serie de impuestos internos.

También se elevarían los impuestos sobre el patrimonio para personas físicas y empresas (fuertemente distorsivos para la economía), y se convalidarían todos los aumentos impositivos del 2023. El Gobierno gravó las apuestas, las ganancias de capital y los combustibles, además de aplicar retenciones transitorias sobre las exportaciones petroleras.

Seguir Leyendo

Tendencias