Seguinos en redes

Colombia

Los vínculos de Gustavo Petro con el dinero del chavismo: Otra creación de Maduro que puede llegar al poder en Colombia

Publicado

en

A días de las elecciones en Colombia, los vínculos de Petro, quien lidera las encuestas, con el chavismo, ponen en tela de juicio el rol del senador comunista en los comicios.

El gobernador chavista del Táchira, Freddy Bernal, acusado por la justicia estadounidense de facilitar la venta de armas a la FARC, blanqueó su apoyo al candidato comunista Gustavo Petro para las elecciones presidenciales de Colombia de este domingo.

En su programa de radio el pasado viernes 6 de mayo, Bernal manifestó su apoyo al candidato de Pacto Histórico luego de reproducir un discurso de Petro donde afirma que retomaría las relaciones diplomáticas plenas con el régimen de Maduro en caso de llegar al poder.

Además, recordó que Táchira es un estado que limita con Colombia, y que entonces a los tachirenses les conviene que gane un adepto al castrochavismo. “Al pueblo del Táchira le conviene que gane Petro… sin pretender inmiscuirme en la política interna de Colombia, yo quiero, en mi opinión como gobernador de un estado fronterizo, como es el Táchira”, afirmó el gobernador.

El actual mandatario que gobierna desde San Cristobal, estado Táchira, es un criminal que llegó al poder de la mano del chavismo como diputado en 1999. Más de 20 años después ha tenido varios cargos públicos, y desde 2008 es parte de la “Lista Clinton” tras ser acusado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos de facilitar ventas de armas entre el régimen de Hugo Chávez y las FARC, la organización narco-terrorista colombiana.

Pero esa no esa única acusación e investigación sobre su actividades criminales, luego de haber sido designado en 2016 como Coordinador Nación de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y Protector del Táchira en 2017 (ocupó ambos cargos lo cual es ilegal), fue denunciado en 2019 ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por el excanciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, nombrandoló como el “enlace” que existe entre Maduro, las FARC y la ELN.

Este apoyo tan explícito no es casual. Petro es uno de los “hijos pródigos” del régimen castrochavista y sus vínculos con el dinero manchado de sangre de Maduro son cada vez más claros.

En estos últimos años se han revelado vínculos y declaraciones por parte de dirigentes chavistas que exponen a Petro y explican el apoyo de Bernal, ayudando a completar el rompecabezas.

En 2018, el número dos del régimen, Diosdado Cabello, dijo que Petro había viajado a Venezuela para pedir plata para su campaña de ese año.

En aquél momento, el colombiano perdió contra Iván Duque en ballotage, pero hizo una sorprendente campaña. En ese momento, el exdiputado venezolano opositor Rafael Ramírez (PJ-MUD) solicitó investigar a Petro, y aseguró que todavía no tenían pruebas pero sí el rastro de que algunas empresas vinculadas a Alex Saab lo estaban financiando.

Alex Saab es un empresario colombiano acusado ampliamente de ser el testaferro de Maduro. Actualmente se encuentra arrestado en Estados Unidos, y desde su extradición ha revelado el esquema de cómo Hugo Chávez y Nicolás Maduro financiaron la llega de Rafael Correa al poder en Ecuador.

Pero el nombre que más vincula a Petro con la corrupción del chavismo es el empresario también colombiano Carlos Gutiérrez Robayo, un hombre investigado hace algunos años por la justicia estadounidense como pieza fundamental de los intentos de Venezuela por imponer gobiernos afínes en los países vecinos.

En 2020, el medio Cuestión Publica reveló la financiación a la campaña de Gustavo Petro para el Senado en 2006 por parte de Gutiérrez Robayo, quien proveyó 50 millones de pesos colombianos, que serían unos 2,2 millones de dólares al cambio de ese año. Con este dinero, se catapultó a la fama y se convirtió en el primer senador chavista de Colombia.

La relación siguió en los años posteriores. En 2011, una de sus empresas, CGR Biotecnología Residual le donó a la campaña de Petro a la Alcaldía de Bogotá por el valor de $63.920.000 de pesos, unos US$ 34.600 dólares de esa época.

La campaña de Petro también recibió aportes por parte de dos gerentes de otras empresas de Robayo, una secretaría de la junta directiva y el esposo de la última, por valores similares.

Las donaciones fueron exitosas, y Petro fue electo alcalde de Bogotá, el mayor paso para el chavismo en la importante ciudad colombiana hasta el momento. Gobernó entre 2012 y 2015, con una destitución en el medio en el año 2014, de la cual fue absuelto por la justicia, aunque estuvo casi dos meses afuera del cargo.

Según el portal Las 2 Orillas, Gutiérrez Robayo incluso le habría prestado dinero a Petro para ayudarlo a cubrir sus gastos después de que hubiera quedado por fuera de las elecciones presidenciales en 2010 y sin curul en el Senado, hasta que llegó a la alcaldía de Bogotá, y luego entre 2015 y 2018, cuando de vuelta se quedó sin cargo público.

Ahora se preguntaran, ¿por qué la devoción de un empresario vinculado al chavismo con Petro? Más allá de los negocios políticos, la relación data desde hace tiempo y es más bien familiar.

Aunque Petro pretende hacer pasar su relación con el señor Gutiérrez Robayo como meramente casual, la realidad es que la relación es de vieja data. Petro era uno de los protegidos de su padre, Luis Eduardo Gutiérrez Méndez, líder de FEDEPAPA (Federación Colombiana de Productores de Papa).

Esta relación data desde 1981, y se conocieron cuando Gutierrez Mendez era concejal en Zipaquirá por el centroderechista Partido Conservador y Petro un joven militante del partido izquierdista Alianza Nacional Popular (Anapo), el movimiento político del dictador colombiano Gustavo Rojas Pinilla.

El concejal y el militante se conocieron producto de una serie de marchas que Petro lideró durante la disputa de unas tierras pertenecientes a la curia de Zipaquirá, que habían sido ocupadas por agrupaciones de izquierda. Petro medió en representación de los ocupas y Gutiérrez Mendez lo habría hecho en nombre de la Iglesia. Aparentemente, Gutiérrez quedó sorprendido por el discurso de Petro, y automáticamente lo adoptó como protegido.

El camino de Petro con la familia Gutiérrez vuelve a cruzarse por dos hermanas, María Teresa y Verónica Alcocer. En los años 80s, el hijo Gutiérrez, el mencionado Carlos Gutiérrez Robayo, conoció a María Teresa Alcocer, con quién se casaría y tendría su primer hijo, durante la misma etapa que creó la empresa CGR Biotecnología Reproductiva. La misma que le donó los miles de dólares a la campaña en Bogotá.

En 1998, la alianza política quedó sellada con lazos familiares. Petro se casó con Verónica Alcocer, hermana de María Teresa, y se convirtieron en concuñados.

En ese momento, Petro comenzaba su segundo periodo en la Cámara de Representantes, tras llegar de Bélgica como allegado diplomático gracias a Samper. Se sabe que desde ese entonces Petro frecuentaba socialmente a los Gutiérrez he incluso habría contado con el apoyo económico de Robayo en distintas ocasiones.

La última pieza del rompecabezas: el vínculo de Gutiérrez Robayo con Alex Saab y el chavismo

El vínculo de Gutiérrez Robayo con Alex Saab proviene de una carbonífera llamada Trenaco Colombia S. A. S, la cual en 2015, a pesar de tener un pasivo que duplicaba sus activos, suscribió un millonario contrato con la petrolera estatal venezolana PDVSA.

El contrato para perforar 600 pozos petroleros en la Faja del Orinoco por el valor de $4.500 millones de pesos colombianos (US$ 1,6 millones en ese momento) fue presentado a Gutiérrez Robayo por Alex Saab, quién llevó a Trenaco a la licitación para poder ganar parte de la comisión por ser el intermediario.

La empresa era simplemente una fachada. PDVSA no suscribió al contrato pero Alex Saab cobró su comisión, y Gutiérrez Robayo también cobró de allí. Luego se descubrió que Trenaco era parte de una serie de 15 empresas fachada creadas en paraísos fiscales que el International Consortioum of Investigative Journalists reveló eran administradas por Gutiérrez Robayo y su esposa María Teresa, la hermana de la mujer de Petro.

En septiembre de 2016 la Superintendencia de Sociedades decretó su liquidación por la incapacidad de cumplir sus obligaciones financieras. La empresa tenía un patrimonio negativo de $68 mil millones de pesos colombianos (US$ 24,8 millones ese año). Pero no importaba. Su función era servir como canal para que el Estado venezolano le pasara dinero al empresario colombiano de manera legal, y ese rol lo cumplió a la perfección.

Trenaco apareció en los famosos Panama Papers, junto a otras compañías fachadas creadas en Islas Vírgenes, que utilizó todas para el mismo fin. Es importante aclarar que la operación financiera no fue ilícita, y todo quedó blanqueado a través de PDVSA y Alex Saab, quien cumplió a la perfección su rol de testaferro.

Pero este caso deja en claro el fuerte vínculo de Gutiérrez con Saab, ya que este último necesitaba a alguien de confianza para este lavado. Y también deja a interpretación de cada uno de dónde salieron esos fondos, especialmente cuando se tiene en cuenta que las arcas del PDVSA están manchadas de la sangre de los venezolanos.

Por último y no menos importante, son las las declaraciones escritas de Hugo Carvajal, ex-jefe de inteligencia de Venezuela, entregadas al juez español Manuel García Castellon, donde revela el financiamiento de chavismo a varios políticos de la izquierda latinoamericana y uno de ellos es Gustavo Petro.

Colombia

Petro anuncia en el Foro Davos que Colombia no concederá nuevos contratos de petróleo y gas

Publicado

en

El presidente socialista apuntó contra el sector más dinámico y significativo de la economía, provocando la rápida vuelta de la volatilidad en los mercados. Las declaraciones espantan a los inversores y la bolsa retrocedió un 0,73% solo en el día miércoles. 

El presidente de la izquierda colombiana, Gustavo Petro, volvió a emprender un discurso en contra del principal sector productivo del país. Como parte de la conferencia anual del Foro Económico Mundial en Davos, el Gobierno socialista dejó en claro que emprenderá una política energética radical y poco convencional para facilitar la “descarbonización”.

La ministra de Energía y Minas, Irene Vélez, anunció sin empacho que el Gobierno prohibirá cualquier tipo de concesión de nuevos contratos de petróleo y gas, aunque no se verán afectados los contratos y las extracciones que ya se encuentran en curso. Petro ratificó los dichos de su Ministra, y habló de un “capitalismo descarbonizado”. 

Las medidas presentadas por el Gobierno de Petro son abiertamente extremistas incluso con los parámetros de las economías desarrolladas, las cuales están mucho mejor preparadas que Colombia para afrontar la llamada “transición energética” ya que sus exportaciones son cuantiosamente más diversas que las de este último país. 

Los anuncios de Vélez prometen tener un impacto nocivo en la economía de Colombia. Las exportaciones de bienes y servicios del país representan cerca del 16% del PBI, y el 42% de las mismas son explicadas exclusivamente por petróleo crudo, el 14,5% por el carbón mineral, y el 7,3% por el refinado de petróleo. La reticencia a nuevos contratos pone en jaque al 64% de todo el saldo exportador anual.

En nombre de la lucha contra el cambio climático, la economía colombiana podría sufrir el mayor revés exportador de su historia. La contracción de las exportaciones limita el crecimiento económico, pero también el consumo y la demanda interna ya que exportar menos también implica importar menos, y en el contexto de un tipo de cambio más elevado que reflejaría la mayor escasez de divisas. 

Los mercados rápidamente recobraron posiciones bajistas frente a los estrafalarios anuncios del oficialismo. El índice bursátil COLCAP registró una caída del 0,73% inmediatamente después de los anuncios de Vélez y Petro, en vista al recorte de expectativas para el valor de los activos en el largo plazo.

Las empresas energéticas fueron las más golpeadas por el shock bursátil. Canacol Energy Ltd cedió un 3,69% en la jornada del miércoles, Mineros SA se desplomó un 5,68% y los títulos del Banco De Bogotá SA se derrumbaron hasta un 6,18% en el día

El valor del dólar no se vio afectado por los anuncios, ya que este mercado es mucho más volátil y responde a shocks de muy corto plazo, cuando la prohibición de nuevos contratos de petróleo y gas tendrán consecuencias que serán percibidas solamente en los próximos años. 

La firma JP Morgan alertó por las irresponsables declaraciones del presidente Petro como la principal causa de inestabilidad y desconfianza en los mercados. El banco internacional mostró preocupación por la velocidad de la transición energética de Colombia, que no solo no se ajusta a las capacidades de su economía sino que obedece a un concepto de fundamentalismo ecológico muy poco ortodoxo. 

La difícil situación macroeconómica de Colombia la hace vulnerable a los temores de errores de política, especialmente en un momento de crecientes riesgos globales y grandes necesidades de financiamiento externo de Colombia. Creemos que esto justifica volver a entrar en algunas posiciones bajistas”, explicaron los economistas de JP Morgan. 

También apuntó contra la irresponsable reforma tributaria que se pretende llevar a cabo en el país. Se promete alcanzar una meta de nueva recaudación por un valor de 1,7% del PBI, pero en lugar de utilizar este excedente para ordenar las cuentas fiscales, toda la recaudación se destinará a fondear una fuerte expansión del gasto público.

La falta de un sendero claro de ordenamiento fiscal provoca un mayor desanclaje de las expectativas inflacionarias, y mayor volatilidad en el mercado cambiario, que a los ojos de los analistas de JP Morgan constituye el principal problema de la macroeconomía colombiana.

Seguir Leyendo

Colombia

Elon Musk reveló que Rusia usó Twitter para ayudar al comunista Gustavo Petro a llegar a la presidencia de Colombia

Publicado

en

El candidato de Pacto Histórico contó con casi 600 bots todos los días que impulsaban distintos hashtags y daban una imagen artificial de una presencia apabullante en redes sociales.

En las últimas revelaciones de los #TwitterFiles, Elon Musk y el periodista Matt Taibi revelaron conversaciones internas de los anteriores ejecutivos de la red social con autoridades del Departamento de Estado, donde el gobierno de Biden les pidió que contrarresten las operaciones de Rusia, que estaba usando su plataforma para potenciar la presencia online del entonces candidato a presidente Gustavo Petro.

Según estos documentos, el Kremlin habría financiado millones de bots que operaban en Twitter en favor del candidato comunista. Algo que muchos sospechaban, ya que la fuerza en redes sociales de Petro fue apabullante, algo que no se había visto antes que la campaña empezara.

Los informes muestran un aluvión de tweets provenientes de lo que se creen son granjas de bots ubicadas en Benin, Mali, Senegal, India, Pakistan y Nigeria, desde propiedades que pertenecen al oligarca ruso Yevgeniy Prizoghin, uno de los más cercano del presidente Vladimir Putin.

Particularmente, estos bots eran utilizados para tuitear en favor de Petro con los hashtags #PetroPresidente2022, #PetroPresidenteDeColombia2022 y #PactoHistórico, los tres llegando prácticamente todas las noches en los meses previos a las elecciones como trending topic.

De acuerdo con el documento, al menos 590 bots estaban activos todas las noches y tenían una presencia en Twitter de más de 50.000 publicaciones por día.

Entre las cuentas bots detectadas están @yesid70202528; @fernandohinca01; @willj84753699; @jaime528629; @nanderas3; @esperanzaprie16; @cegatalisman2; @edwinpa81364652; y @alonso15922455. Casi todas han sido derribadas por Twitter en los últimos meses, pero se especula que todavía hay muchas más.

En redes sociales, usuarios opositores siempre se han quejado y denunciado que son víctimas de ataques masivos cuando critican al hoy presidente de Colombia. Ahora sabemos que se trata de lo que muchos han llamado una “bodega” de ataque coordinada.

Los informes los publicó el periodista Matt Taibi, quien está trabajando con Elon Musk en el área de comunicación de la nueva administración de Twitter, en hilo donde explica cómo el Departamento de Estado presionaba a los trabajadores de Twitter para que les hicieran favores.

Entre otros favores, el Departamento de Estado de Biden le pedía a Twitter que derribara estos bots antes de las elecciones, en las que el candidato respaldado por la Embajada estadounidense no solo perdió si no que quedó en tercer lugar, y ni siquiera pudo entrar a la segunda vuelta.

Fico” Gutiérrez, quien contaba con el apoyo de Uribe, del Partido Conservador y del Partido de la U, y tenía además el respaldo de la Casa Blanca, quedó en tercer lugar mientras que el outsider Rodolfo Hernández se coló al ballotage, destruyendo los planes del Partido Demócrata de ubicar un candidato más progresista por la histórica coalición de partidos conservadores que venía gobernando Colombia hace dos décadas.

Tras esta derrota electoral, parecería que el Partido Demócrata optó por apoyar a Gustavo Petro antes que a Hernández, un desconocido para la Embajada en quien no podían confiar, y éste terminó imponiéndose por un irrisorio márgen, obteniendo tan solo el 50,4% de los votos en ballotage.

Varios dirigentes de la oposición colombiana reaccionaron a lo expuesto por Elon Musk. En su cuenta de Twitter, el excandidato presidencial de derecha Enrique Gómez dijo que “cuentas rusas respaldaron y seguramente respaldan todo lo relacionado con Petro y el Pacto Histórico“.

Es increíble el alcance, el daño que vienen haciendo a las democracias en el continente este tipo de estrategias“, agregó, mientras que la senadora Paloma Valencia se preguntó: “¿Entonces Petro es apoyado por cuentas rusas en Twitter?

Por su parte, el senador Jota Pe Hernández, uno de los más críticos del gobierno, sostuvo: “INCREÍBLE!! El propio @elonmusk propietario de Twitter, validó y mostró al mundo como desde Rusia utilizaron BOTS a favor de la campaña de Gustavo Petro!

Y completó: “Con usuarios falsos, Hashtags Programados y miles y miles de menciones posicionaban la campaña en Twitter! #CeroLíneaÉtica”.

Seguir Leyendo

Colombia

Se dispara la inflación en Colombia: Los precios acumularon un alza anual del 12,5%, la cifra más alta desde 1999

Publicado

en

Los precios minoristas aumentaron casi un 0,8% en noviembre y aceleraron el ritmo de la inflación con respecto al mes anterior. Las expectativas inflacionarias se desestabilizan frente a la incertidumbre por el programa fiscal del presidente Petro. 

La inflación se recrudece cada vez más en Colombia, incluso a pesar del aumento de la tasa de política monetaria del Banco Central. Los precios minoristas tuvieron un salto del 0,78% durante el mes de noviembre, acelerando así su expansión respecto al 0,72% del mes anterior.

La tasa de inflación interanual ascendió al 12,53% en comparación al mismo mes del año 2021, y alcanzó el ritmo de aumento más drástico desde marzo de 1999. En lo que va de la administración de Gustavo Petro como Presidente, la variación interanual de los precios escaló casi 2 puntos porcentuales.

El rubro de los alimentos fue sin lugar a dudas una de las partidas más problemáticas para el deterioro de la canasta de los consumidores. Aumentaron un 27,1% interanual en noviembre, el valor más extremo desde julio de 1998. Se trata de uno de los rasgos de la inflación que mayor descontento social produce en el país. 

Pero incluso sin considerar el efecto de bienes típicamente volátiles como los alimentos y la energía, la inflación “Núcleo” ascendió al 11,09% interanual en noviembre, y nuevamente alcanzó los niveles más drásticos desde 1999. 

El segmento mayorista de los precios registró un incremento interanual de hasta el 24,76% al término de noviembre, un valor holgadamente superior a la suba sobre el mercado minorista. Sin embargo, el ritmo de aumento de este indicador se mantiene en retroceso desde abril. 

Las expectativas inflacionarias juegan un rol trascendental en la determinación de la demanda de dinero, que hoy en día constituye el principal factor por el cual se impide sistemáticamente la estabilidad de precios en Colombia.

El programa fiscal del socialista Gustavo Petro promete resultados inciertos, y este hecho arroja una gran presión sobre la inflación. La administración Petro recibió un déficit primario del 2% del PBI, y un resultado financiero deficitario de hasta el 5,9% del PBI.

El ministro de Hacienda José Antonio Ocampo prometió llevar a cabo un ajuste del 2,8% del producto para el año 2023, mediante una reforma tributaria para subir los impuestos y más que compensar cualquier aumento del gasto público. Pero la meta del Ministro carece de la suficiente credibilidad en los mercados.

Los ajustes presupuestarios llevados a cabo por medio del control de las asignaciones de gastos permiten trazar un sendero previsible para el déficit fiscal hacia el futuro. Por el contrario, aquellos que se rigen exclusivamente por el aumento de los impuestos no pueden hacer lo mismo porque la recaudación es sensible a factores que no son controlables, como el nivel de la actividad económica o la variación de las exportaciones.

La consolidación fiscal de Colombia no es creíble y aún no se han demostrado señales de disciplina fiscal. Las expectativas responden negativamente, la demanda de pesos colombianos se retrae y el proceso inflacionario adquiere la dimensión más importante de los últimos 23 años.

Seguir Leyendo

Tendencias