Seguinos en redes

Colombia

Uribe dio de baja a su candidato presidencial para evitar que la izquierda gane en primera vuelta

Publicado

en

Oscar Iván Zuluaga, candidato del Centro Democrático, anunció que se retira de las elecciones para apoyar a Federico Gutiérrez, el candidato de la centroderecha mejor posicionado para hacerle frente a Gustavo Petro.

La elección presidencial de mayo presentará una novedad. Por primera vez desde 2002, el uribismo no tendrá candidato propio. El histórico ex presidente Álvaro Uribe llegó al poder ese año y gobernó hasta 2010 con un liderazgo implacable, sobre todo aniquilando la avanzada de las FARC y el narcotráfico que buscaba derribar el Estado colombiano.

Desde entonces, ha puesto a todos los presidenes que lo sucedieron. Tras un intento fallido para ir por un nuevo mandato en 2010, apoyó a su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien terminó traicionándolo y firmando un aberrante acuerdo con las FARC.

En 2018 elige a Iván Duque, y nuevamente, logra colocar a su candidato como presidente, derrotando en aquél entonces a Gustavo Petro, quien hoy amenaza con llevar a la extrema izquierda al poder. La gestión de Duque fue desastrosa, y sin romper completamente con Uribe como hizo Santos, el actual gobierno ha concedido en todos los terrenos a la izquierda.

Duque fue tan débil como Piñera, y el año pasado estuvo marcado por protestas que muchos comparan con el “estallido social” de Chile. Las duras medidas para contener la panemia y la nula respuesta a la recesiva economía dejaron al uribismo fuera de juego por primera vez desde su concepción.

Los problemas judiciales de Uribe también contribuyeron a la pérdida de credibilidad del espacio que supo aglutinar a todas las fuerzas del centro a la derecha del país y destronó la histórica hegemonía de conservadores y liberales como las dos primeras fuerzas del país, que ahora parecería estar volviendo, si Petro es derrotado en las urnas.

Oscar Iván Zuluaga, el candidato respaldado por Uribe para estas elecciones, resolvió declinar su candidatura para apoyar a “Fico” Gutiérrez y evitar una eventual victoria de Gustavo Petro en primera vuelta. Zuluaga estaba midiendo entorno al 5% de los votos.

Resultados elecciones Colombia: Fico Gutiérrez y el riesgo de reconocerse  como “el candidato de Uribe” | Internacional | EL PAÍS

“Fico” Gutiérrez es el ex alcalde de Medellín y fundador del Movimiento Equipo Colombia, con el cual lanzó su campaña hace sólo tres meses. Gutiérrez busca mostrarse independiente de las estructuras tradicionales y se diferencia del uribismo principalmente en el apoyo al nefasto proceso de “paz” con las FARC impulsado por Santos.

Cabe recordar que en ese acuerdo se le concedió a las FARC lugares fijos en el Congreso, la posibilidad de evitar ir a la cárcel por sus más terribles crímenes contra la humanidad y acceso a la política colombiana.

El candidato conservador tendrá el enorme desafío de despintarse del apoyo uribista, que tan mal visto está hoy en día, mientras convence a los todavía fieles votantes del ex presidente que él es el candidato que puede vencer a la extrema izquierda.

Fico también se respalda en el debilitamiento de las opciones de centro expresadas en Sergio Fajardo (centro liberal) e Ingrid Bentancourt (centro ecologista), cuyas candidaturas resultaron en un fiasco y los votantes optaron preferentemente por el candidato conservador.

El Foro de Sao Paulo nunca gobernó Colombia, fallando en todos sus intentos a lo largo de los últimos 20 años, siempre frenados por la figura de Uribe. Sin embargo, hoy todas las condiciones están dadas para una polarización de la derecha con Petro, y como vimos en Chile, en esas situaciones el centro vota por el comunismo si no ve una opción viable en la derecha.

Colombia

Los vínculos de Gustavo Petro con el dinero del chavismo: Otra creación de Maduro que puede llegar al poder en Colombia

Publicado

en

A días de las elecciones en Colombia, los vínculos de Petro, quien lidera las encuestas, con el chavismo, ponen en tela de juicio el rol del senador comunista en los comicios.

El gobernador chavista del Táchira, Freddy Bernal, acusado por la justicia estadounidense de facilitar la venta de armas a la FARC, blanqueó su apoyo al candidato comunista Gustavo Petro para las elecciones presidenciales de Colombia de este domingo.

En su programa de radio el pasado viernes 6 de mayo, Bernal manifestó su apoyo al candidato de Pacto Histórico luego de reproducir un discurso de Petro donde afirma que retomaría las relaciones diplomáticas plenas con el régimen de Maduro en caso de llegar al poder.

Además, recordó que Táchira es un estado que limita con Colombia, y que entonces a los tachirenses les conviene que gane un adepto al castrochavismo. “Al pueblo del Táchira le conviene que gane Petro… sin pretender inmiscuirme en la política interna de Colombia, yo quiero, en mi opinión como gobernador de un estado fronterizo, como es el Táchira”, afirmó el gobernador.

El actual mandatario que gobierna desde San Cristobal, estado Táchira, es un criminal que llegó al poder de la mano del chavismo como diputado en 1999. Más de 20 años después ha tenido varios cargos públicos, y desde 2008 es parte de la “Lista Clinton” tras ser acusado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos de facilitar ventas de armas entre el régimen de Hugo Chávez y las FARC, la organización narco-terrorista colombiana.

Pero esa no esa única acusación e investigación sobre su actividades criminales, luego de haber sido designado en 2016 como Coordinador Nación de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y Protector del Táchira en 2017 (ocupó ambos cargos lo cual es ilegal), fue denunciado en 2019 ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por el excanciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, nombrandoló como el “enlace” que existe entre Maduro, las FARC y la ELN.

Este apoyo tan explícito no es casual. Petro es uno de los “hijos pródigos” del régimen castrochavista y sus vínculos con el dinero manchado de sangre de Maduro son cada vez más claros.

En estos últimos años se han revelado vínculos y declaraciones por parte de dirigentes chavistas que exponen a Petro y explican el apoyo de Bernal, ayudando a completar el rompecabezas.

En 2018, el número dos del régimen, Diosdado Cabello, dijo que Petro había viajado a Venezuela para pedir plata para su campaña de ese año.

En aquél momento, el colombiano perdió contra Iván Duque en ballotage, pero hizo una sorprendente campaña. En ese momento, el exdiputado venezolano opositor Rafael Ramírez (PJ-MUD) solicitó investigar a Petro, y aseguró que todavía no tenían pruebas pero sí el rastro de que algunas empresas vinculadas a Alex Saab lo estaban financiando.

Alex Saab es un empresario colombiano acusado ampliamente de ser el testaferro de Maduro. Actualmente se encuentra arrestado en Estados Unidos, y desde su extradición ha revelado el esquema de cómo Hugo Chávez y Nicolás Maduro financiaron la llega de Rafael Correa al poder en Ecuador.

Pero el nombre que más vincula a Petro con la corrupción del chavismo es el empresario también colombiano Carlos Gutiérrez Robayo, un hombre investigado hace algunos años por la justicia estadounidense como pieza fundamental de los intentos de Venezuela por imponer gobiernos afínes en los países vecinos.

En 2020, el medio Cuestión Publica reveló la financiación a la campaña de Gustavo Petro para el Senado en 2006 por parte de Gutiérrez Robayo, quien proveyó 50 millones de pesos colombianos, que serían unos 2,2 millones de dólares al cambio de ese año. Con este dinero, se catapultó a la fama y se convirtió en el primer senador chavista de Colombia.

La relación siguió en los años posteriores. En 2011, una de sus empresas, CGR Biotecnología Residual le donó a la campaña de Petro a la Alcaldía de Bogotá por el valor de $63.920.000 de pesos, unos US$ 34.600 dólares de esa época.

La campaña de Petro también recibió aportes por parte de dos gerentes de otras empresas de Robayo, una secretaría de la junta directiva y el esposo de la última, por valores similares.

Las donaciones fueron exitosas, y Petro fue electo alcalde de Bogotá, el mayor paso para el chavismo en la importante ciudad colombiana hasta el momento. Gobernó entre 2012 y 2015, con una destitución en el medio en el año 2014, de la cual fue absuelto por la justicia, aunque estuvo casi dos meses afuera del cargo.

Según el portal Las 2 Orillas, Gutiérrez Robayo incluso le habría prestado dinero a Petro para ayudarlo a cubrir sus gastos después de que hubiera quedado por fuera de las elecciones presidenciales en 2010 y sin curul en el Senado, hasta que llegó a la alcaldía de Bogotá, y luego entre 2015 y 2018, cuando de vuelta se quedó sin cargo público.

Ahora se preguntaran, ¿por qué la devoción de un empresario vinculado al chavismo con Petro? Más allá de los negocios políticos, la relación data desde hace tiempo y es más bien familiar.

Aunque Petro pretende hacer pasar su relación con el señor Gutiérrez Robayo como meramente casual, la realidad es que la relación es de vieja data. Petro era uno de los protegidos de su padre, Luis Eduardo Gutiérrez Méndez, líder de FEDEPAPA (Federación Colombiana de Productores de Papa).

Esta relación data desde 1981, y se conocieron cuando Gutierrez Mendez era concejal en Zipaquirá por el centroderechista Partido Conservador y Petro un joven militante del partido izquierdista Alianza Nacional Popular (Anapo), el movimiento político del dictador colombiano Gustavo Rojas Pinilla.

El concejal y el militante se conocieron producto de una serie de marchas que Petro lideró durante la disputa de unas tierras pertenecientes a la curia de Zipaquirá, que habían sido ocupadas por agrupaciones de izquierda. Petro medió en representación de los ocupas y Gutiérrez Mendez lo habría hecho en nombre de la Iglesia. Aparentemente, Gutiérrez quedó sorprendido por el discurso de Petro, y automáticamente lo adoptó como protegido.

El camino de Petro con la familia Gutiérrez vuelve a cruzarse por dos hermanas, María Teresa y Verónica Alcocer. En los años 80s, el hijo Gutiérrez, el mencionado Carlos Gutiérrez Robayo, conoció a María Teresa Alcocer, con quién se casaría y tendría su primer hijo, durante la misma etapa que creó la empresa CGR Biotecnología Reproductiva. La misma que le donó los miles de dólares a la campaña en Bogotá.

En 1998, la alianza política quedó sellada con lazos familiares. Petro se casó con Verónica Alcocer, hermana de María Teresa, y se convirtieron en concuñados.

En ese momento, Petro comenzaba su segundo periodo en la Cámara de Representantes, tras llegar de Bélgica como allegado diplomático gracias a Samper. Se sabe que desde ese entonces Petro frecuentaba socialmente a los Gutiérrez he incluso habría contado con el apoyo económico de Robayo en distintas ocasiones.

La última pieza del rompecabezas: el vínculo de Gutiérrez Robayo con Alex Saab y el chavismo

El vínculo de Gutiérrez Robayo con Alex Saab proviene de una carbonífera llamada Trenaco Colombia S. A. S, la cual en 2015, a pesar de tener un pasivo que duplicaba sus activos, suscribió un millonario contrato con la petrolera estatal venezolana PDVSA.

El contrato para perforar 600 pozos petroleros en la Faja del Orinoco por el valor de $4.500 millones de pesos colombianos (US$ 1,6 millones en ese momento) fue presentado a Gutiérrez Robayo por Alex Saab, quién llevó a Trenaco a la licitación para poder ganar parte de la comisión por ser el intermediario.

La empresa era simplemente una fachada. PDVSA no suscribió al contrato pero Alex Saab cobró su comisión, y Gutiérrez Robayo también cobró de allí. Luego se descubrió que Trenaco era parte de una serie de 15 empresas fachada creadas en paraísos fiscales que el International Consortioum of Investigative Journalists reveló eran administradas por Gutiérrez Robayo y su esposa María Teresa, la hermana de la mujer de Petro.

En septiembre de 2016 la Superintendencia de Sociedades decretó su liquidación por la incapacidad de cumplir sus obligaciones financieras. La empresa tenía un patrimonio negativo de $68 mil millones de pesos colombianos (US$ 24,8 millones ese año). Pero no importaba. Su función era servir como canal para que el Estado venezolano le pasara dinero al empresario colombiano de manera legal, y ese rol lo cumplió a la perfección.

Trenaco apareció en los famosos Panama Papers, junto a otras compañías fachadas creadas en Islas Vírgenes, que utilizó todas para el mismo fin. Es importante aclarar que la operación financiera no fue ilícita, y todo quedó blanqueado a través de PDVSA y Alex Saab, quien cumplió a la perfección su rol de testaferro.

Pero este caso deja en claro el fuerte vínculo de Gutiérrez con Saab, ya que este último necesitaba a alguien de confianza para este lavado. Y también deja a interpretación de cada uno de dónde salieron esos fondos, especialmente cuando se tiene en cuenta que las arcas del PDVSA están manchadas de la sangre de los venezolanos.

Por último y no menos importante, son las las declaraciones escritas de Hugo Carvajal, ex-jefe de inteligencia de Venezuela, entregadas al juez español Manuel García Castellon, donde revela el financiamiento de chavismo a varios políticos de la izquierda latinoamericana y uno de ellos es Gustavo Petro.

Seguir Leyendo

Colombia

Elecciones Colombia: El comunista Petro denuncia que quieren asesinarlo y cancela su visita al interior

Publicado

en

El candidato del Foro de Sao Paulo tuvo que suspender una gira por el centro del país tras asegurar que un grupo sicario contratado por las Fuerzas Armadas quiere atentar contra su vida.

La recta final de la campaña electoral en Colombia está llegando a niveles de tensión preocupantes. El candidato de la extrema izquierda que lidera en las encuestas, Gustavo Petro, tuvo que suspender una gira por el denominado “Eje Cafetero”, ubicado en el centro del país, luego de recibir información de un supuesto plan para asesinarlo

El comando de campaña del candidato planteó que la información provino de “una fuente confiable” y apunta a que un grupo irregular de sicarios llamado La Cordillera busca asesinarlo para que no gane las elecciones.

Este grupo estaría involucrado en el asesinato de Lucas Villa, un líder juvenil al que dispararon desde un puente durante las protestas del año pasado contra el Gobierno.

Petro dijo en sus redes sociales: “Lamentable que tenga que suspender la gira del eje cafetero. El paso de los sectores de la corrupción a pagar bandas de sicarios para mi eliminación física, muestra la desesperación política a la que han llegado“.

Esta situación hace recordar a muchos de los asesinatos de candidatos presidenciales de izquierda en las últimas décadas, como Arnulfo Gomez (1927), Jorge Eliecer Gaitán (1948), Luis Carlos Galán (1989) y el mismo Carlos Pizarro Leongómez, comandante del M-19 y compañero de Gustavo Petro. Todos fueron asesinados en plenas campañas presidenciales.

Hace unos días el comandante del Ejército Nacional de Colombia, Eduardo Zapateiro, respondió un tuit de Petro sobre la relación de generales y miembros de paramilitarismo,

Esto hace referencia a un cruce ocurrido el pasado 20 de abril cuando Gustavo Petro se pronunció a través de su cuenta de Twitter sobre la muerte de siete soldados tras un ataque del Clan del Golfo en el municipio de Frontino, en el occidente de Antioquia.

“Mientras los soldados son asesinados por el clan del golfo, algunos de los generales están en la nómina del Clan. La cúpula se corrompe cuando son los politiqueros del narcotráfico los que terminan ascendiendo a los generales”, manifestó el candidato comunista.

La respuesta del General fue mediante un extenso hilo de tuits en el que destaca: “No hay a quien le duela más la muerte de un soldado que a los que portamos el camuflado“. 

No se valga de su investidura (inviolabilidad parlamentaria) para pretender hacer politiquería con la muerte de nuestros soldados. A ningún general he visto en televisión recibiendo dinero mal habido. Los colombianos lo han visto a usted recibir dinero en bolsa de basura“, disparó con contundencia el jefe militar. 

Pero lo más importante es que esta no fue la opinión de un militar suelto sino del conjunto de las Fuerzas Armadas, que empiezan a mirar con desconfianza a Petro y anticipan una relación de extrema tensión en caso de ser electo. Ese fue el foco de una nota que se tituló “Malestar en los Cuarteles” de la revista Semana, que para el sector de Petro forma parte del tono amenazante contra la campaña de la izquierda.

En Perú ocurrió una situación similar, y tras la llegada del comunista Pedro Castillo, el mandatario llevó a cabo una purga de los altos rangos de las Fuerzas Armadas para evitar este tipo de tensiones.

Seguir Leyendo

Colombia

Elecciones presidenciales en Colombia: Petro se mantiene arriba en las encuestas pero no logra evitar la segunda vuelta

Publicado

en

Según el último sondeo tiene 43,6 por ciento de los votos seguido por Fico Gutiérrez con 26,7. El ex presidente, César Gaviria anunció su apoyo a la derecha.

Colombia ingresa en la recta final de la campaña presidencial. En un mes, irán a las urnas para elegir al presidente que gobierne el país hasta 2026 y tome muchas de las demandas sociales que se vieron plasmadas en las protestas de noviembre de 2019 y abril de 2021. Justamente se cumple un año de la ola de protestas contra el gobierno de Ivan Duque encabezadas por el denominado “Comité de Paro” que nuclea a organizaciones sociales, sindicales y estudiantiles. 

En este marco, la consultora Invamer publicó su última encuesta en donde ubica al candidato de izquierda, Gustavo Petro, en la primera posición con 43,6 por ciento de los votos seguido por el postulante apoyado por el uribismo, Federico “Fico” Gutiérrez, con 26,7 por ciento. En comparación a la última encuesta de febrero, Petro cayó 1 punto mientras que Gutiérrez subió 11. Esto tiene que ver con las elecciones intentar que definieron los nombres para competir, apoyos de candidatos de derecha que decidieron bajarse como el oficialista Oscar Ivan Zuluaga y  un escenario más polarizado entre los dos principales candidatos que re-orientó el voto de terceras o cuartas fuerzas a Gutiérrez. 

 Si el escenario electoral se mantiene como está hoy, no alcanzaría a tener la votación suficiente para hacerse con la presidencia en primera vuelta, uno de los objetivos de Petro. El relevamiento también muestra una caída estrepitosa de Sergio Fajardo, candidato moderado que propone una tercera vía pero que está hundiéndose en el cuarto lugar.

Petro venía negociando un acuerdo con el partido liberal del ex presidente César Gaviria pero esta semana, terminó apoyando a Gutiérrez. El bloque liberal en el Congreso será clave para la gobernabilidad.

Todas las encuestas indican que en un eventual balotaje, ambos candidatos llegan muy parejos y habría una pequeña ventaja para el candidato de derecha. En ese sentido, en el comando de Petro dicen que “para llegar con chances a una segunda vuelta ajustada tenemos que evitar errores no forzados. Este mes venimos con las acusaciones contra Piedad Córdoba y el enorme error infantil del hermano de Petro de ir a la cárcel a visitar a un dirigente condenado por corrupción. Son situaciones que le restan, en medio de operaciones que sabemos se van a intensificar. Es una pelea contra los poderosos”.

La izquierda colombiana sigue mirándose en el espejo chileno y baraja la posibilidad que un crecimiento de la derecha pueda genera un efecto de indignación que favorezca a Petro. Al mismo tiempo, argumentan: “Petro sabe qué quiere hacer respectó al  ingresos, renta básica y pensiones. ¿Qué va a hacer la derecha y Estados Unidos?

Seguir Leyendo

Tendencias