Seguinos en redes

Panamá

Gana la derecha en Panamá: Martinelli, el líder político perseguido y censurado por el gobierno de izquierda, logró colocar a su aliado

Publicado

en

El principal aliado del ex presidente Ricardo Martinelli, quien fue inhabilitado por el actual presidente de izquierda, Laurentino Cortizo, afirmó que gobernará con mano dura para enfrentar la peor crisis económica y migratoria de la historia.

El abogado y político derechista José Raúl Mulino, ganó las elecciones presidenciales del domingo en Panamá, con un 34% de votos. El actual gobierno de izquierda, que llevó en la boleta al actual vicepresidente José Gabriel Carrizo, obtuvo tan solo el 5% de los votos.

Mulino, aliado político y discípulo de Ricardo Martinelli, el mayor líder de la derecha en el país, prometió tomar «sin temor» medidas para recuperar la economía y acabar con la «persecución política».

Así como en Brasil, Venezuela y Colombia, el gobierno del actual presidente Laurentino Cortizo, un furioso izquierdista vinculado al Foro de Sao Paulo, inhabilitó a Martinelli y le impidió competir en este ciclo electoral.

«Se acabó la persecución política. Se acabó la manipulación del Ministerio Público. Se acabó la manipulación de jueces y magistrados. Se acabó esa vaina ¡carajo! Óiganlo bien«, dijo Mulino ante sus seguidores, en su discurso de la victoria.

Mulino recibirá del presidente Laurentino Cortizo, del izquierdista Partido Revolucionario Democrático (PRD), un país con un déficit fiscal de 7,4%, una deuda pública de 50.000 millones y un sistema de seguridad social colapsado.

«A nuestros acreedores internacionales les mando un mensaje: este país honrará su deuda«, aseveró el gobernante electo, del partido Realizando Metas (RM), fundado por Martinelli.

Martinelli, quien fue presidente del país entre 2009 y 2014, y es uno de los empresarios más ricos de Panamá, fue condenado por lavado de dinero a más de 10 años de prisión, en una causa en la que el gobierno de Cortizo intervino fuertemente, según denunció el líder derechista.

Actualmente asilado en la Embajada de Nicaragüa para no caer en prisión, se espera que Mulino, quien iba a acompañar como vicepresidente en la fórmula a Martinelli hasta que fue inhabilitado por la causa judicial, meta mano para despolitizar la causa y revisar la condena partidaria.

A su vez, deberá también encarar la crisis migratoria en la peligrosa selva del Darién, que, a rajatabla, prometió «cerrar» para evitar que los migrantes, en su mayoría venezolanos, pasen por ahí rumbo a Estados Unidos.

Mulino aseguraba que estaba prácticamente retirado de la política hace poco más de seis meses. Pero de un momento a otro el dirigente de 64 años, cuyo último cargo en política fue ser ministro de Seguridad durante la presidencia de Martinelli, emergió como el compañero en la nómina presidencial del popular exmandatario por los partidos Realizando Metas y Alianza.

Todo indica que el exmandatario de 74 años gobernará tras bastidores a partir del 1 julio, aunque Mulino dijo en su discurso no ser «títere de nadie» y aclaró que la agenda de gobierno será suya, aunque con pocas diferencias a la de Martinelli.

El gobierno de Cortizo en estos últimos cinco años fue tan desastroso que la izquierda, que había ganado en las últimas elecciones con el 33% de los votos, en esta vuelta obtuvo tan solo el 5,84% de los votos, y toda la discusión política se giró a la derecha.

Si bien la derecha de Mulino obtuvo el 34,25% de los votos, su principal contrincante resultó ser el centroderechista Ricardo Lombana, del Movimiento Otro Camino, que se quedó con el 24,65% de los votos.

Pero en tercer lugar también se ubicó otro centroderechista: Martín Torrijos, del conservador Partido Popular, con el 16,03% de los votos. El cuarto puesto no fue la diferencia, y Rómulo Roux, otro centroderechista quien encabezó la lista del ex partido de Martinelli, Cambio Demócratico, se consolidó con el 11,35% de los votos.

El quinto lugar tampoco lo ocupó la izquierda pura. Zulay Rodríguez, candidata que abandonó el partido de Cortizo y se presentó como independiente, obtuvo el 6,55% de los votos. Si bien estuvo históricamente identificada con la izquierda, Zulay adoptó varias posturas de derecha, como el cierre de fronteras, la expulsión de inmigrantes ilegales y la creación de una zona franca sin impuestos.

Recién en el sexto lugar se ubicó Carrizo, actual vicepresidente de Panamá, con el 5,84% de los votos, y debajo suyo, la izquierdista Maribel Gordón, que propugna contra el «neoliberalismo», con el 1,07% de los votos.

En total, los candidatos de derecha y centroderecha obtuvieron el 86,28% de los votos, mientras que la izquierda obtuvo un magro 13,46%, uno de los valores más bajos de la historia democrática panameña.

Panamá

La izquierda en Panamá inhabilitó al líder de la derecha, Ricardo Martinelli, de competir en las elecciones de mayo

Publicado

en

En una movida que ya se repite en toda la región, y que recientemente afectó a Bolsonaro en Brasil y a Maria Corina Machado en Venezuela, el gobierno de Panamá quiere impedir que Martinelli sea candidato a presidente.

La Corte Suprema de Panamá confirmó este viernes una condena a 10 años de prisión por corrupción contra el candidato a presidente de la derecha Ricardo Martinelli, por su supuesto papel en el uso de fondos públicos para comprar un conglomerado de medios y recibir participación mayoritaria.

Esto, le impediría postularse a la próxima elección, que tendrá lugar el próximo 5 de mayo y lo vería enfrentando a José Gabriel Carrizo, el candidato de la izquierda que busca suceder al actual presidente, Laurentino Cortizo.

Debido a los factores que ocasionaron las Protestas en Panamá de 2023, el actual gobierno alcanzó los niveles más bajos de popularidad en la historia reciente de Panamá. Cortizo es considerado por la mayoría de panameños como uno de los peores presidentes de la historia del país.

Hoy es el candidato presidencial con mayor respaldo popular para las elecciones, y es el principal enemigo del actual gobierno de izquierda, que busca derribar su candidatura a toda costa. Las últimas encuestas lo ubicaban con un apoyo del 40%, mientras que Carrizo no llega a los 30 puntos.

Entre los demás candidatos, se encuentra Rómulo Roux, del centrista Cambio Democrático, José Isabel Blandón, del histórico centroderechista Partido Panameño; y Martín Torrijos Espino, el expresidente panameño, que solía pertenecer al mismo partido que Cortizo. Los tres sondean alrededor de 10% en intención de voto.

Por su parte, Ricardo Martinelli, que se presenta con el partido de derecha que fundó en 2021, Realizando Metas (RM), es un magnate megamillonario del rubro del retail, que ya fue presidente de Panamá durante los años 2009 a 2014, en alianza con el ya arcaico Partido Panameño.

Producto de rivalidades políticas, luego de concluir su mandato, Martinelli ha sido objeto de múltiples procesos espurios, con los cuales ha sido detenido de manera ilegal y arbitraria, según fue declarado por el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria en el dictamen No.47/2019, en el marco del juicio Ricardo Martinelli vs Panamá.

El gobierno del expresidente Juan Carlos Varela, su sucesor directo en 2014, empeñó su gobierno en destruir su imagen y abrió más de 20 causas contra Martinelli, todas ellas manipuladas desde el Consejo de Seguridad Pública y Defensa Nacional, el servicio de inteligencia de Panamá.

Uno de sus abogados, Sidney Sittón, dijo al canal de televisión local TVN que el fallo del alto tribunal no debería impedir su postulación. Todo indica que se trata de un proceso fabricado políticamente que busca inhabilitar a Martinelli, que tiene la victoria servida en bandeja.

En la actualidad, se encuentra pendiente de decisión ante el Comité de Derechos Humanos la comunicación que se sometió por proceso que motivó su detención ilegal bajo el caso No.138-15, el cual fue utilizado para extraditarlo desde Estados Unidos a Panamá, bajo la regla o principio de especialidad.

Dentro de dicho proceso fue declarado no culpable en dos ocasiones por seis jueces distintos, debiendo enfrentar durante todo ese proceso 2 años en detención ilegal y arbitraría donde se puso en peligro su vida.

Una vez que Martinelli fue ratificado definitivamente como no culpable, sus adversarios, entre esta la exprocuradora Kenia Porcell, abusando de su cargo, inicia gestiones para desconocer de forma arbitraria e ilegal la especialidad concedida a Martinelli, y que impedía ser enjuiciado o juzgado por hechos anteriores a su extradición.

Así, logra de forma espuria que se desconozca el principio de especialidad de Martinelli y se le relaciona a investigaciones controladas por la conocida Procuraduría Paralela, investigaciones que utilizan los adversarios de Martinelli para perseguirlo políticamente, lo cual tiene como única finalidad inhabilitarlo.

A la fecha, dos de estos procesos manipulados son utilizados por sus rivales políticos para continuar la persecución en su contra, pero el objetivo final es impedir que se presente a la próxima contienda electoral como candidato a presidente.

Seguir Leyendo

Panamá

A pesar de la estricta cuarentena, Panamá no puede bajar los casos, en una situación que recuerda a Argentina

Pese a las estrictas medidas ordenadas por el gobierno, el país centroamericano ha sufrido un aumento significativo en los casos de COVID-19. La gente protesta en contra del gobierno, que mantiene una cuarentena que no tiene efecto.

Publicado

en

Por

Durante los meses de febrero y marzo, el gobierno panameño, liderado por el presidente Laurentino “Nito” Cortizo, del Partido Revolucionario Democrático (PRD) de centro-izquierda, anunciaba la creación de un gabinete de crisis para el manejo de la pandemia, además de la creación de un grupo asesor independiente, con el objetivo de acompañar las acciones del gobierno, realizando recomendaciones para atender los casos de coronavirus en el país.

Ya en el mes de Marzo, el gobierno panameño decretó una serie de medidas para evitar la propagación del virus, entre ellas, la limitación de las salidas a tres veces por semana para las mujeres y dos veces para los hombres, con un máximo de dos horas, la prohibición del alcohol, así como otras medidas tomadas por los gobiernos de la región, como el cierre de negocios no esenciales, promoción del teletrabajo, ente otras. 

Pese a que las medidas fueron catalogadas como “severas”, el número de contagios era bajo. A lo largo de esta crisis, el país centroamericano se ha destacado por ser uno de los países que ha realizado la mayor cantidad de pruebas, identificando así con mayor rapidez las zonas más vulnerables por el virus.

La rápida respuesta del gobierno panameño daba resultados, y para evitar la recesión económica el país anunció que reactivaría la economía en el mes de mayo.

Un grupo de ciudadanos protestando por la reactivación de la economía. Revista Agenda

Ad

Sin embargo, el plan saldría muy distinto a lo que tenía en mente el presidente. Tan solo una semana después de reactivar la economía, el número de casos se había disparado.

La cantidad de nuevos casos por día, que venía entre 200 y 300, pasó a magnitudes de 600 y 800, llegando al pico de 1.540 casos nuevos en las 24 horas de este lunes 13 de julio.

Dado que el tiempo de incubación es de 14 días, con una media de 7, es raro que solamente una semana después de reactivar, los casos tuvieran esta suba. Evidentemente, había algo más afectando a la cuestión.

De todas maneras, a principios del mes de junio, el presidente Cortizo anunció el regreso al confinamiento, y denunció que la población no estaba respetando las medidas de protección personal y distanciamiento social.

Luego de todo junio en cuarentena, los casos no paran de subir, y en una situación similar a la Argentina, los panameños, cansados de hacer una cuarentena que no rinde sus frutos, sale en protesta contra el gobierno.

FUENTE: Worldometer

Ad

El aumento en el número de casos ha obligado a las autoridades a readecuar hospitales y buscar nuevas instalaciones, debido al colapso del sistema sanitario panameño que es mayormente público y sub-financiado. 

Durante las últimas semanas se han producido protestas de médicos y enfermeras en todo el país exigiendo insumos médicos y equipo de protección.

“El temor al colapso del sistema público es evidente de mantenerse el número de casos. Para las siguientes dos semanas no tendremos sitios donde colocar camas”, aseguró Domingo Moreno, coordinador de la Comisión Médica.

Hasta el día de ayer, Panamá ha registrado más de 47.000 casos, 932 fallecidos y 23.919 recuperados, siendo el país de centro-américa con el mayor número de contagios. 

En los últimos días el presidente  Cortizo ha informado a la prensa que su gobierno buscará realizar 4.000 pruebas diarias para localizar y aislar a los enfermos, a su vez señaló que “la batalla continúa”, en relación al COVID- 19 y que no habrá flexibilización.

Ad

Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas, los ingresos corrientes del Gobierno cayeron un 34,1% en el primer semestre de este año, en relación al mismo lapso del 2019. 

La calificadora de riesgo Moody’s, por su parte, ha estimado una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de un -4%, muy preocupante para la economía precarizada del país caribeño aunque relativamente mejor que el promedio regional de -5,2%. 

A su vez, se estima retomar un crecimiento por encima del 3% cuando la pandemia esté ya controlada, lo cual brinda muchas expectativas y le da espacio de acción al presidente Cortizo, algo que por ejemplo el presidente argentino Alberto Fernández no tiene.

Este domingo, en horas de la tarde, el presidente Cortizo se reunió con el Consejo Consultivo de Salud, conformado por el Ministro de Salud, Luis Sucre, así como por varios ex-ministros de salud y otros funcionarios del actual gobierno. 

En la reunión se tomaron decisiones importantes en materia de salud y economía que se estarán anunciando en el transcurso de esta semana, así como también la revisión del reporte epidemiológico.

Luego de salir de la reunión, el presidente habló con la prensa. “Me siento bien, tranquilo, las cosas van a mejorar. Ahora mismo estamos pasando por un rebrote, muchos países pasan por lo mismo, pero se están haciendo los ajustes y de esta vamos a salir bien, Dios primero”.  

Seguir Leyendo

Tendencias