Seguinos en redes

Perú

Alberto Fernández, AMLO, Petro y Evo Morales lanzan su apoyo al fallido dictador Pedro Castillo

Publicado

en

En un comunicado los cuatro países plantearon su “preocupación por los recientes sucesos” en Perú, pidieron que Castillo sea tratado con “humanidad” y aseguraron que Dina Boluarte es una usurpadora.

Luego de que Pedro Castillo fuera destituído por el Congreso después de su lamentable intento de realizar un golpe de Estado en Perú, los gobiernos de México, Colombia, Bolivia y Argentina lanzaron un comunicado oficial defendiendo el accionar del fallido dictador comunista, plantearon su “preocupación por los recientes sucesos” en el país y desconocieron la presidencia de Dina Boluarte, quien accedió al poder por vía constitucional tras su salida.

Con la firma de Alberto Fernández, Andrés Manuel López Obrador, Gustavo Petro y Luis Arce (Evo Morales), los mandatarios expresaron “su profunda preocupación por los recientes sucesos que resultaron en la remoción y detención de José Pedro Castillo Terrones” a quien llamaron “Presidente de la República del Perú”.

Para el mundo no es novedad que el presiente Castillo Terrones, desde el día de su elección, fue víctima de un antidemocrático hostigamiento, violatorio del artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Pacto de Costa Rica, aprobada el 22 de noviembre de 1969, para luego ser objeto de un tratamiento judicial de la misma manera violatorio del artículo 25 de la mencionada convención”, sostiene el comunicado.

Con un desconocimiento total de las leyes peruanas, los cuatro presidentes instaron “a todos los actores involucrados en el anterior proceso para que prioricen la voluntad ciudadana que se pronunció en las urnas” y agrega: “Exhortamos a quienes integran las instituciones de abstenerse de revertir la voluntad popular expresada con el libre sufragio”.

La voluntad popular está siendo respetada, ya que la destitución de Pedro Castillo fue realizada acorde al proceso constitucional de vacancia presidencial, y quien asumió el Poder Ejecutivo es la vicepresidente Dina Boluarte, electa en la misma boleta que Castillo.

Por último, el comunicado concluyó: “Solicitamos de las autoridades que respeten a cabalidad los derechos humanos del presidente Pedro Castillo y que se le garantice la protección judicial en los términos consagrados en el artículo último citado”.

Manifestantes que piden renuncia de Boluarte cortan rutas en el sur de Perú

Tras la salida de Castillo, el fallido dictador comunista pidió a sus seguidores que se expresen violentamente en las calles. Al menos 25 puntos de las rutas peruanas, entre ellas las panamericanas Sur y Norte, están cortadas desde este lunes por manifestantes que piden la renuncia de la presidente Dina Boluarte y el cierre del Congreso, como intentó sin éxito Castillo.

El punto donde se han registrado protestas más numerosas es en la localidad de Chala, en la región sureña de Arequipa, donde cerca de 4.000 punteros del partido de Castillo participan en una de las protestas más violentas del país.

Las regiones del sur de Perú, regiones donde el ex presidente Pedro Castillo tiene más apoyo, es donde más se está viendo la reacción popular a su salida, principalmente en los departamentos de Arequipa, donde los manifestantes también tomaron el aeropuerto internacional, y Cuzco.

En el norte del país, la historia es muy distinta, y la Policía Nacional de Perú (PNP) solo ha registrado cortes de carreteras en la provincia costera de Trujillo, donde una centena de pobladores de la región de Viru han cortado la Panamericana Norte en los kilómetros 503 y 512 para pedir la liberación de Castillo.

Castillo permanece detenido tras ser detenido por la PNP luego de su destitución el pasado miércoles. El ex presidente comunista había intentado dictar la disolución del Legislativo y anunciar que conformaría un régimen de emergencia, gobernaría por decreto, convocaría una asamblea constituyente y llevaría a cabo una reorganización del sistema judicial.

Perú

La izquierda está intentando una revolución comunista en Perú tras el arresto de Pedro Castillo

Publicado

en

El Parlamento presiona a la presidente provisional, Dina Boluarte, para que autorice a las Fuerzas Armadas a combatir la insurgencia terrorista.

Como viene cubriendo La Derecha Diario hace varias semanas, Perú atraviesa lo que otros medios llaman un “estallido social” pero que no es otra cosa que una revolución comunista financiada por entidades extranjeras.

Los llamados “ronderos“, pueblos indígenas y grupos de izquierda están levantándose en protesta en todo el país, con foco en la región del Puno y en Lima, donde recientemente se intentó efectuar un golpe de Estado quemando los principales edificios del Estado, afortunadamente sin éxito.

La justificación de estos manifestantes es que Pedro Castillo, el ex presidente que intentó dar un golpe de Estado cerrando el Congreso y la Corte Suprema pero fue detenido por la Policía Nacional tras ser destituido por el Parlamento en flagrancia, está injustamente arrestado y debe ser liberado.

Además, piden un llamado a elecciones y una reforma constitucional, un calco a la agenda de los grupos del Apruebo en Chile que tras meses de protestas lograron sacar a Piñera, colocar un presidente comunista y escribir una nueva Constitución de izquierda, que no pudieron aprobar de lo extremista que era.

En Perú, falta mucho para las elecciones, y Dina Boluarte, quien era la vicepresidente de Castillo, decidió pactar con el Congreso dominado por partidos de derecha y quedarse como presidente provisional en vez de anticipar el proceso electoral que tendrá lugar en 2025.

Las protestas no son autoconvocadas. Según denuncia el gobierno, el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, está actualmente ubicado en la región del Puno, promoviendo las protestas de los ronderos, con sus bloqueos de rutas y ataques a la policía. Además, financia grupos separatistas que quieren independizar la región.

También está como organizador el Gallo Zamora, embajador cubano en Perú, acusado de ser uno de los principales instigadores de la insurgencia terrorista en Perú. Bolivia pone el dinero y Cuba la logística.

Gran parte del Perú permanece bloqueada por cortes de rutas, que han llevado a la muerte de decenas de personas que no han podido acceder a hospitales porque los ronderos no les permitían el paso.

Ciudades enteras sufren de desabastecimiento por los cortes de ruta, y la insurgencia comunista también ha atacado aeropuertos para evitar que el Gobierno Nacional asista a la población por la vía aérea.

Pedro Castillo había prometido en la infame cadena nacional que dio el pasado 7 de diciembre que ponía al Perú bajo estado de sitio y le pedía a la gente que se quede en sus casas. A pesar de que el intento de dictador fue frenado, la realidad de los peruanos terminó siendo la misma, no por terrorismo de Estado si no por terrorismo de los grupos insurgentes.

En la CELAC, que este año se reunió en Argentina y cuyo primer presidente en 2010 fue el tirano comunista Hugo Chávez, los países que han caído bajo las garras del Foro de Sao Paulo han lanzado fuertes ataques contra la presidente legítima del Perú, Dina Boluarte.

El chileno Gabriel Boric, el brasileño Lula da Silva, el argentino Alberto Fernández y la hondureña Xiomara Castro apuntaron contra el gobierno peruano y pidieron que se “reduzca la violencia policial” y que se llame a elecciones anticipadas. El pedido de Xiomara Castro fue tan burdo, al borde de pedir la destitución de Boluarte, que el gobierno peruano anunció que quitaría la Embajada de Honduras.

Boluarte por el momento no ha autorizado a las Fuerzas Armadas a intervenir en el combate contra las fuerzas terroristas que amenazan con llevar a Perú por el mismo camino que el vivido en la década del ’80. Por ahora es la Policía Nacional la que enfrenta a los ronderos y los grupos de choque de la izquierda, pero no da abasto, y desde el Parlamento piden que se declare el estado de sitio y se combata de frente la amenaza a la Seguridad Nacional.

Seguir Leyendo

Perú

Perú en llamas: Terroristas financiados por Evo Morales queman sedes del Poder Judicial y del Ejecutivo en Puno

Publicado

en

El ex mandatario boliviano promociona un golpe de Estado en Perú con la “Toma de Lima”, mientras busca la secesión de la región del Puno.

Mientras medios de comunicación y políticos de todo el mundo denuncian golpe de Estado en Brasil por una protesta que terminó con la irrupción de los manifestantes en los edificios del Gobierno, el Congreso y la Corte Suprema, prácticamente nadie habla del golpe de Estado real que está ocurriendo en la localidad de Puno, en Perú.

Según denunció el gobierno nacional de Dina Boluarte, el ex presidente boliviano Evo Morales se ha ubicado en el departamento de Puno para financiar y organizar brutales protestas contra el gobierno, en un intento por reestablecer al dictador Pedro Castillo o, en su defecto, conseguir la secesión de la región.

En lo que van de las protestas, la Comisaría más grande de la provincia, las sedes del Poder Judicial y el edificio del Ministerio Público de Macusani fueron incendiadas por los ronderos, grupos terroristas armados de origen tanto peruano como boliviano que siguen las órdenes de Morales.

Según se vio en las imágenes de Canal N, los efectivos policiales tuvieron que ser rescatados en un helicóptero ante la presencia de la turba que también abrió fuego a diversas unidades. Entre víctimas policiales y ronderas, ya van más de 50 muertos desde que iniciaron los conflictos.

El objetivo final de Evo Morales es que las autoridades peruanas abandonden el Puno, y que los ronderos instalen un gobierno provisional, que llame a elecciones para votar sobre una potencial independencia de la región. Una movida sacada directamente del libreto de Putin en Crimea y el Donbás.

Pero es tan grande la debilidad de Dina Boluarte, quien llegó al poder como la vicepresidente de Castillo pero que rápidamente abandonó el partido comunista del ex mandatario y acordó con el presidente del Congreso, el derechista José Williams, un gobierno de transición, que Evo Morales tuvo la idea también de marchar contra Lima.

Desde principio de esta semana, los ronderos estuvieron preparando la “Toma de Lima”, con miles de manifestantes de Puno, Cusco, Andahuaylas y Ayacucho que llegaron a la capital y generaron fuertes disturbios.

Por el momento, los criminales incendiaron la Plaza San Martín y algunos edificios del caso histórico, pero la Policía Nacional, con más de 11.000 efectivos movilizados, pudo evitar el intento de atacar las sedes de los Poderes del Estado. Si bien algunos dicen que la toma concluyó sin éxito, no hay indicios que los lacayos de Evo Morales frenarán su insurrección.

Muchos manifestantes aymaras llegados desde la altiplánica región de Puno agitaban la bandera wipala de los pueblos originarios. Sus reclamos se basan en la renuncia de Dina Boluarte, a quien no consideran una presidenta legítima, además de elecciones nacionales para este año y la liberación del dictador Pedro Castillo.

Seguir Leyendo

Perú

Congreso de Perú denuncia que Evo Morales está en Puno organizando las protestas contra el gobierno

Publicado

en

El ex presidente de Bolivia busca instalar a Pedro Castillo nuevamente en el gobierno de Perú y, según congresistas de Fuerza Popular, también busca “anexar Puno a Bolivia”.

Desde el arresto del ex presidente y fallido dictador peruano Pedro Castillo, el ex mandatario boliviano Evo Morales decidió dejar La Paz para ubicarse en la región de Puno, en Perú, donde financia, coordina y lidera las protestas de la extrema izquierda en el país.

Así lo denunciaron varios congresistas que han mostrado comunicaciones de Evo Morales con líderes regionales promoviendo las protestas, y han pedido su deportación del país, o, en el caso del partido fujimorista de Fuerza Popular, su captura.

Los manifestantes protestan contra la presidencia de Dina Boluarte, quien asumió por ser la vicepresidente de Castillo tras su destitución. Pero, a pesar de pertenecer al partido comunista de Castillo, Perú Libre, se alió con el presidente del Congreso, el derechista José Williams, y se alejó de las formaciones de izquierda.

Este lunes, a través de las redes sociales del Ministerio del Interior, se informó que la Superintendencia Nacional de Migraciones dispuso que Morales no podrá ingresar más al territorio nacional con base en el artículo 48 de la Ley de Migraciones. La medida alcanza, además, a ocho de sus colaboradores más cercanos.

El ex canciller boliviano Fernando Huanacuni fue identificado como su principal colaborador y quien hace el trabajo de campo, mientras Evo Morales mantiene reuniones de alto perfil con los líderes terroristas de la región para promover las protestas y la violencia contra las policías.

En los últimos meses, se ha identificado a ciudadanos, de nacionalidad boliviana, que ingresaron al país para realizar actividades de índole política proselitista, lo que constituye una clara afectación a nuestra legislación migratoria, a la seguridad nacional y al orden interno del Perú”, se lee en el comunicado del Mininter.

A la fecha, no se sabe de qué lado de la frontera se encuentra Evo Morales. Sin embargo, las protestas han bloqueado los accesos a Puno y los manifestantes han tomado los aeropuertos, por lo que la Policía Nacional no ha podido todavía identificar al ex presidente boliviano para deportarlo y negarle el reingreso.

La congresista de Fuerza Popular, Tania Ramírez, quien ha liderado los esfuerzos por cortar la cabeza de la serpiente deportando o capturando a Evo Morales, ha denunciado que el objetivo de largo plazo del jefe del MAS es anexar la región del Puno a Bolivia.

La posición geopolítica y los 4,7 millones de toneladas de Litio en Puno son motivos importantes para que Evo Morales financie protestas en el sur para anexar Puno a Bolivia. No es simple injerencia, es delito contra nuestra soberanía. Fiscalía debe pedir su captura ya”, denunció la diputada en su cuenta de Twitter.

No hay que expulsarlo, hay que capturarlo. Está haciendo uso indebido de su condición de expresidente para azuzar a la gente y buscar la separación del territorio peruano, y eso ilegal“, mencionó en otro tweet. “Insto a la Policía a que lo capture y que la Fiscalía lo denuncie, así esté incluso fuera del país. Que no entre más a Perú como si fuera su casa”, remató.

Seguir Leyendo

Tendencias