Seguinos en redes

Venezuela

¿A dos puntas? Mientras Maduro negocia con Biden, su número dos se reunió con el canciller ruso en Turquía

Publicado

en

Tan solo cinco días después de que Maduro recibiera una delegación de Biden en Caracas, la vicepresidente de facto del chavismo, Delcy Rodríguez, se reunió con Serguéi Lavrov en Antalya.

En el marco de la invasión a Ucrania, Estados Unidos decidió imponer severas sanciones a las operaciones financieras y comerciales de Rusia, lo cual significó un golpe durísimo a la propia Occidente, dado que en la última década Estados Unidos y Europa generaron una dependencia del gas y petróleo ruso por las políticas verdes que impulsaron.

Esto llevó a Biden a proponerle a Maduro levantar las sanciones impuestas por Trump a cambio de que Venezuela le exporte a Estados Unidos y Europa todo lo que Rusia dejará de venderles. El dictador chavista vio con buenos ojos la propuesta y en un primer anuncio parece que la negociación está encaminada.

Pero mientras tanto, la vicepresidente de facto de Venezuela, Delcy Rodríguez, se reunió este jueves con el canciller ruso Serguei Lavrov, en Antalya, Turquía, luego de la reunión que la mano derecha de Putin mantuvo con su homólogo ucraniano.

Nadie en Occidente sabía que Delcy iba a estar en Turquía en el mismo momento que Lavrov y la reunión tomó por sorpresa a la Casa Blanca. Una parte de la misma estuvo grabada, y otra parte fue a puertas cerradas, donde no hay dudas que se discutió la propuesta de Biden a Caracas.

Al comienzo de la reunión, Lavrov dijo que es una excelente oportunidad para discutir las relaciones bilaterales y el entendimiento común de la justicia y el derecho internacional. Rodríguez, por su parte, dijo: “Estamos muy felices de verlos. Es un momento importante para toda la humanidad. Rusia siempre ha jugado un papel importante en la historia“.

Una vez finalizada la reunión, Lavrov manifestó que “las partes señalaron el desarrollo dinámico de las relaciones bilaterales en línea con la asociación estratégica, reafirmaron la identidad de los enfoques de Rusia y Venezuela sobre los problemas mundiales más apremiantes, y condenaron las ilegales medidas coercitivas unilaterales utilizadas como instrumento de injerencia en cuestiones de soberanía de estados”.

La reunión entre Rodríguez y Lavrov tuvo lugar tan solo cinco días después de que funcionarios estadounidenses se reunieran con Maduro en Caracas, también de manera secretiva y sin una confirmación oficial hasta 48 horas después.

Cabe recordar que Maduro acusó a la OTAN y a Estados Unidos de causar la crisis en Ucrania, argumentando que se burlaron del acuerdo de Minsk de 2014 firmado entre Rusia y Ucrania que tenía como objetivo poner fin a un conflicto que comenzó a principios de ese año entre los separatistas prorrusos en el este de Ucrania y el gobierno de Kiev. Pero luego, cuando Estados Unidos impuso sanciones a Rusia y le ofreció comprarle petróleo a Venezuela, Maduro aceptó las negociaciones.

El propio Maduro confirmó que mantuvo una reunión con funcionarios de la Casa Blanca, y anunció que ha decidido “reactivar con mucha fuerza el proceso de diálogo nacional” con “todos los factores políticos” del país. También destacó que los recibió en su oficina personal y que pidió colgar las banderas de Venezuela y de Estados Unidos juntas. “Así unidas se veían muy bonitas. Unidas como deben estar“, dijo luego en cadena nacional.

Hemos decidido en esta reunión reactivar con fuerza el proceso de diálogo nacional con todos los factores políticos, sociales, económicos, religiosos y culturales del país”, afirmó tras sostener un encuentro con sus vicepresidentes, el canciller y el Estado Mayor en el Palacio de Miraflores, luego de hablar con los norteamericanos.

Maduro estaba a punto de ser condenado por la justicia norteamericana luego de la extradición a Estados Unidos por parte de Cabo Verde de Alex Saab, principal testaferro del chavismo acusado de lavado de dinero y fraude financiero. Según reportan medios locales, Maduro habría pedido que no solo se levanten las sanciones, si no que “duerman” la causa de Alex Saab.

Venezuela

El dictador Nicolás Maduro dijo que solicitó la VISA para ir a un festival de salsa en Nueva York: “Amamos los Estados Unidos”

Publicado

en

El Festival de Salsa Boricua coincide con la fecha de las Cumbres de las Américas, evento al que Maduro quiere ir y por el que le pidió a Biden que le quite sanciones a cambio de venderle petróleo barato.

El dictador chavista Nicolás Maduro participó en un programa radial, obviamente estatal y alineada al régimen, donde aseguró que inició los trámites para pedir la VISA norteamericana que le permitiría asistir a un festival de salsa en la ciudad de Nueva York.

Nos vamos Cilia y yo, directo a Nueva York. Me esperan en Nueva York. A mí me gusta mucho Nueva York, he manejado muchísimo en Nueva York”, dijo el dictador quien antes de dedicarse a la política fue colectivero.

Pese a su acostumbrado discurso antimperialista y en contra del “demonio”, como su antecesor Hugo Chávez apodó a Estados Unidos, dijo que siente “amor” por el país más rico del mundo.

Mi saludo a toda la gente de los Estados Unidos de Norteamérica”, afirmó Maduro y agregó: “Amamos a los Estados Unidos de Norteamérica, por Estados Unidos lo que tenemos es amor”.

Maduro aseguró que conoce a fondo los barrios de la Gran Manzana. “En el sur de Nueva York queda la Pequeña Italia, ahí venden unos espaguetis mundiales. Y el Barrio Chino, Manhattan, el barrio puertorriqueño y el barrio dominicano. Ahí me la pasaba yo en las calles de Nueva York“, aseguró.

No hay registro de que Maduro haya vivido en Nueva York o que haya trabajado allí de colectivero. Durante toda su carrera política aseguró que siempre fue un “pobre conductor de colectivos” que fue levantado de la miseria por el chavismo.

No quedó claro si lo dijo en tono humorístico o si realmente vivió en Manhattan, lo cual desmentiría todo el relato chavista sobre sus principales políticos. Es altamente probable que sus dichos hayan sido irónicos, especialmente teniendo en cuenta que el festival al que se refiere es el Festival de Salsa Boricua, que coincide en fecha con la Cumbre de las Américas de este año, prevista para el 6 de junio.

Hay una larga discusión interna en el gobierno de Joe Biden sobre invitar a Maduro a la Cumbre de las Américas que se realizará en Los Ángeles en junio. Como ocurre hace ya muchos años, varios dictadores del continente no iban a estar invitados. Entre ellos el dictador venezolano Nicolás Maduro, el dictador cubano Miguel Díaz-Canel y el dictador nicaragüense Daniel Ortega.

Sin embargo, el reciente acercamiento entre la Casa Blanca y el Palacio de Miraflores ha cambiado el panorama. Biden está intentando desesperadamente conseguir que Venezuela aumente su producción de petróleo para expandir la oferta y lograr bajar los precios de los combustibles antes de las elecciones de medio término de noviembre.

Por su parte, Maduro pidió que Estados Unidos quite las sanciones contra las empresas estatales venezolanas, además de las sanciones contra los principales líderes del chavismo, lo cual le permitiría viajar sin restricciones al país.

Actualmente, sobre Maduro pesa una orden de captura de un tribunal federal neoyorquino y prácticamente no puede salir de Venezuela bajo riesgo de que la Interpol lo arreste. Pero esto podría cambiar pronto.

Seguir Leyendo

Economía

El dictador Maduro anunció la privatización de hasta el 10% de las acciones de empresas estatales

Publicado

en

Serán puestas a la venta entre el 5% y el 10% de las acciones de las gigantes empresas estatales venezolanas, con el fin de combatir la dramática falta de inversión y descapitalización en los sectores estratégicos estatizados.

La estructura económica de Venezuela se articula sobre la base de tener los principales sectores estratégicos de la economía estatizados. El Estado venezolano posee control casi absoluto sobre la electricidad, el petróleo y el gas, la distribución de agua potable, el transporte público, las telecomunicaciones, la producción de cemento, la producción siderúrgica, los puertos e incluso fueron expropiados latifundios y tierras anteriormente privadas.

Pero los resultados de la economía estatizada fueron un fracaso absoluto medido en cualquier métrica existente. Escasez, inflación, falta de inversión y una profunda descapitalización han llevado a Venezuela a la Edad Media.

Los efectos de la economía socialista han sido tan perjudiciales, que ahora incluso la dictadura chavista se empezó a plantear un cambio de rumbo. En un intento desesperado por revertir estos efectos, Nicolás Maduro anunció que pondrá en venta entre el 5% y el 10% de las acciones de todas las empresas estatales.

La privatización accionaria tendrá mayor lugar, en particular, en aquellos sectores que pueden ser más atractivos para la inversión como la producción de hidrocarburos y las telecomunicaciones, especialmente luego del acercamiento con el gobierno de Joe Biden, quien le pidió que aumente su producción para combatir las medidas de Rusia.

La focalización en sectores se debe a la necesidad de captar el mayor interés inversor que sea posible, dada la baja seguridad jurídica que ofrece Venezuela para empresas privadas.

De la misma manera, la economía socialista sigue colapsada, y el control estatal de los sectores estratégicos del país, han fallado en garantizar el normal suministro de bienes y servicios a la población

Tampoco se harán distinciones sobre el origen del capital provisto para la inversión, ya sea de formación en Venezuela como inversión extranjera directa. Nuevamente, este enfoque se debe a cuestiones prácticas, debido a que la formación bruta de capital en Venezuela es extremadamente baja y si las inversiones solamente fueran locales no podrían ser significativas.

Usted se podrá convertir en inversionista de CANTV (Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela), de Movilnet (Telefonía móvil), de la petroquímica, de todas las empresas mixtas del petróleo, de las empresas de gas, de las empresas de Guayana (sector minero, forestal, aluminio y servicios)”, anunció Nicolás Maduro en el canal estatal de televisión.

Pero además de la recapitalización de las empresas, la dictadura venezolana prioriza otros dos objetivos fundamentales: el levantamiento de embargos y sanciones internacionales, y una tenue reducción de las pérdidas siderales que generan las empresas públicas al Estado.

Se observa un claro desmembramiento y colapso de la implementación de la economía socialista en todos los frentes económicos en los cuales se llevó a cabo. La constante monetización de los déficits fiscales para mantener un Estado sobredimensionado, y la introducción de un modelo de controles de cambios, llegó finalmente al colapso entre 2018 y 2019 con la hiperinflación, dando lugar así a una dolarización de facto.

La inflación llegó a tal nivel, que se le hizo más caro al Estado recolectar impuestos en bolívares que la propia recaudación. Así, en los últimos 2 años, Maduro prácticamente no hace esfuerzos para recolectar impuestos, más que los impuestos a las ventas, y ha optado por financiar el Estado con el narcotráfico.

Esto ha llevado a que el bolívar hiperinflacionado pierda su única razón de existencia: pagar impuestos, y ahora la gran mayoría de venezolanos utiliza los pocos dólares que hay en el país como moneda corriente. Esto provocó una ligera baja en la suba del nivel de precios en los últimos meses, y Venezuela hoy no es más el país con mayor inflación de América Latina, ese lugar lo arrebató Argentina.

Seguir Leyendo

Venezuela

Maduro busca hacerse del control del PSUV y desata una nueva guerra por el poder con Diosdado Cabello

Publicado

en

El dictador venezolano ya desplazó a Diosdado Cabello del Poder Legislativo y de las Fuerzas Armadas, y ahora busca desplazar a todos sus hombres de la nueva estructura del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

CABELLO Y MADURO pueden ser capturados en Venezuela - La Razón

Venezuela está preparándose para reiniciar conversaciones con Estados Unidos, luego de un primer acercamiento con el gobierno de Biden, y el dictador Maduro no ha tenido mejor idea que llevar un proceso de reestructuración interna del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que domina la vida política de los venezolanos.

Este jueves 5 de mayo, Maduro anunció nuevas medidas de revisión interna del partido comunista. Pidió simplificar la estructura organizativa: eliminar las vicepresidencias territoriales y sustituirlas por una sola figura de enlace con las regiones, y que debe ser un miembro del Consejo Político o de la Dirección Nacional.

El pasado 23 de abril se comenzó el proceso de selección para determinar los miembros de este Consejo, que asesora al presidente en materias de Estado. La elección de funcionarios reavivó la disputa entre Maduro y Diosdado Cabello, la segunda persona más poderosa de Venezuela.

Independientemente de la burocracia, lo que marca esta elección es la correlación de fuerzas entre Maduro y Diosdado que, ya tuvo sus episodios de disputa en la definición de candidaturas para las regionales y municipales y en la designación de las autoridades de la Asamblea Nacional. En todas esas pujas, Maduro impuso a los suyos.

Maduro fue elegido como presidente del PSUV por aclamación en un trámite que duró “tres segundos”, según las palabras del propio Jefe de Estado. Lo mismo para Cabello, que seguirá siendo el número dos. La pelea es más silenciosa, menos pomposa y subterránea, por las Secretarías y los alcances de ella.

Hay que cambiar la estructura y cambiar todo, tenemos que adaptarnos. Si queremos cabalgar victoriosos, de manera exitosa los años que están por venir 2022-2030 debemos cambiar desde adentro al partido en todas sus estructuras”, justificó Maduro.

Diosdado Cabello siempre concentró la hegemonía en el partido y la logística que implica la relación con los movimientos sociales que se movilizan a favor de Gobierno, dejándole a Maduro las cuestiones ejecutivas del régimen. Al mismo tiempo, Cabello presidió la Asamblea Nacional, la Constituyente y contaba con la lealtad de las Fuerzas Armadas. Según varias fuentes locales, Cabello llegó a tener más poder que Maduro en un momento.

Pero con el correr del tiempo, Maduro lo desplazó de la conducción del Poder Legislativo, renovó los altos mandos militares de la mano del poderoso ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, poniendo figuras que responden más a él que a Cabello, y ahora busca quedarse con el control del PSUV

En el conteo previo hay unos 20 lugares a favor del presidente venezolano, entre 12 o 13 a favor de Diosdado y otro grupo de 10 que va a jugar con cierto equilibrio. Maduro buscara que los dirigentes cercanos al presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodriguez, la vicepresidente Delcy Rodríguez, la esposa del mandatario, Cilia Flores y las juventudes, alcancen la mayoría de los espacios. 

Por su parte, en la Dirección Nacional, Maduro logró ubicar hasta a su hijo, Nicolás Maduro Guerra, lo que demuestra el enorme control que está teniendo en la nueva conformación de las autoridades del PSUV.

Maduro aprovechó y lo “limpió” a Elías Jaua, uno de los dirigentes históricos del chavismo, que supo ser canciller y luego vicepresidente de Hugo Chávez. Jaua había sido apartado del tren ministerial en 2018 (el último cargo fue ministro de Educación), ya que venía expresando algunas diferencias con el mandato de Maduro, entre ellas la “represión ilegal por el justo reclamo” de los trabajadores y la “subasta de bienes del Estado”.

Seguir Leyendo

Tendencias