Seguinos en redes

Venezuela

Maduro libera a dos prisioneros estadounidenses y confirma que está en negociaciones con Biden

Publicado

en

A pesar de reconocer a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, la Casa Blanca ha iniciado negociaciones con Maduro para quitárle sanciones a cambio de que le vendan la cuota de petróleo que hasta ahora le compraban a Rusia.

Venezuela ha liberado este miércoles a dos prisioneros estadounidenses que estaban arrestados en Venezuela, confirmando el acercamiento del dictador comunista Nicolás Maduro y el presidente Joe Biden, algo que anticipó la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, este lunes.

El fin de semana, trascendió la noticia que altos funcionarios del gobierno de Joe Biden viajaron a escondidas a Caracas y mantuvieron una reunión a puertas cerradas con Maduro. Según fuentes oficiales, “hablaron de la importancia de la seguridad energética, y de la liberación de prisioneros estadounidenses, en un marco de máxima tensión por la invasión rusa a Ucrania“.

Sin embargo, se especula que Biden quiere llegar a un acuerdo con el régimen castrochavista para reemplazar las importaciones de gas y petróleo ruso de Estados Unidos y Europa por petróleo venezolano, especialmente luego de que el presidente norteamericano prohibiera por decreto las importaciones provenientes desde Rusia, y le pidió a los europeos que hagan lo mismo.

Actualmente, Venezuela tiene fuertes sanciones contra su sistema energético, y la estatal PDVSA apenas tiene el capital operativo para extraer pequeñas cantidades de petróleo.

La Casa Blanca parece querer sacarle sanciones a Maduro a cambio de que el dictador socialista prometa solo venderle a Estados Unidos y a la Unión Europa. Esto le quitaría dependencia a estas dos potencias de los suministros rusos, y también la suba en la oferta permitiría que bajen un poco los precios internacionales del barril de crudo, que está llegando a máximos históricos.

El régimen de Maduro era hasta ahora el aliado más incondicional de Vladímir Putin en este lado del mundo. El cambio de rumbo de Caracas y Washington ha sorprendido a todo el mundo, especialmente dado que hace menos de un año, Biden estaba a los abrazos con Juan Guaidó.

Maduro ha dado ahora un paso más en este entendimiento al dejar en libertad a uno de los seis ejecutivos de la refinería Citgo que fueron detenidos arbitrariamente en noviembre de 2017 y a un cubano-americano arrestado en 2021 por llevar consigo un dron, algo prohibido en Venezuela luego de que, según el régimen, se lo intentara asesinar a Maduro con un ataque con drones en 2018.

Quien dirige estas negociaciones es el comisionado de Rehenes del Departamento de Estado, Roger Carstens. El funcionario especializado ha insistido en varias ocasiones en la excarcelación por razones médicas de los seis estadounidenses de Citgo detenidos, y fue parte de la comitiva, que todavía estaría en el país esperando respuestas de parte del chavismo.

Los directivos de la empresa fueron detenidos en noviembre de 2017. Los habían llamado de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) a una reunión de urgencia en Caracas. En el aeropuerto de Maiquetía los apresaron y los trasladaron a los calabozos de la Dirección de Contrainteligencia Militar.

Se los acusó de peculado doloso (malversación de caudales públicos), legitimación (lavado) de dinero, asociación para delinquir y concierto de funcionario con contratista por supuestamente acordar el refinanciamiento de la deuda de esta compañía, el activo más valioso de la petrolera venezolana en el extranjero. Ellos siempre han negado las acusaciones y Estados Unidos considera que fueron encarcelados por motivos políticos.

Maduro parece decidido a aprovechar la crisis. El lunes aseguró que PDVSA está preparada para producir entre uno y tres millones de barriles de petróleo diarios si les levantan las sanciones. Sin embargo, existen dudas al respecto.

El declive de la empresa pública por su mala administración y las propias sanciones de Estados Unidos ha provocado que el año pasado llegara a su mínimo histórico de producción. Se cree que Venezuela todavía no está en condiciones de suplir la cuota de mercado que hasta ahora tenía Rusia, pero Biden no va a claudicar en su intento.

Economía

Biden levanta restricciones a la dictadura chavista y permite que Chevron invierta en Venezuela

Publicado

en

Los demócratas desbarataron la política de presión y tolerancia cero que había impulsado el expresidente Trump para la dictadura de Nicolás Maduro. Chevron tendrá autorización para llevar a cabo operaciones extractivas con la petrolera estatal PDVSA. 

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos dirigido por Janet Yellen confirmó que el gobierno de Biden ha decidido autorizar el levantamiento parcial de sanciones económicas contra la dictadura chavista, iniciada durante la administración del ex presidente Donald Trump.

De esta manera, el gobierno demócrata traiciona a un importante sector del voto latino que había depositado su confianza en Biden para defender la democracia en Venezuela. Esto se evidenció en la elección legislativa del pasado 8 de noviembre, donde los inmigrantes venezolanos en Florida votaron masivamente por el Partido Republicano.

Esta decisión, además, se trata de un cambio de rumbo completamente opuesto al impulsado por el expresidente Donald Trump, quien ideó una política de presión económica y severas sanciones por la violación sistemática de derechos humanos, con el objetivo de frenar la expansión de Maduro dentro y fuera de Venezuela

Oficialmente, el objetivo de las nuevas medidas que relajan las presiones a la dictadura chavista será propiciar un “alivio al sufrimiento del pueblo venezonalo” supuestamente devenido de las sanciones, pero lo cierto es que el alivio solo expandirá los bolsillos de la dictadura, que podrá aprovechar la mejor posición económica para consolidarse en el poder y posponer cualquier solución democrática.

Estados Unidos saluda y apoya la reapertura de las negociaciones entre la Plataforma Unitaria y el régimen de Maduro, como parte de nuestra política de larga data de apoyar la restauración pacífica de la democracia, elecciones libres y justas, y el respeto a los derechos y libertades de los venezolanos”, expresó el Departamento del Tesoro en un comunicado oficial.

Lo que la Casa Blanca no menciona es que el verdadero propósito del levantamiento de restricciones es favorecer el dinamismo del volúmen de petróleo importado hacia Estados Unidos, particularmente desde Venezuela, para lograr una rebaja en los precios domésticos.

Tras el estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania, el petróleo venezonalo se perfiló como una posible alternativa frente a la escasez del suministro ruso y las restricciones a la oferta impuestas desde la OPEP. Es así que, como parte del levantamiento de sanciones, Biden le otorgó un permiso a la importante empresa Chevron, la cual ahora tendrá vía libre para volver a iniciar actividades en conjunto con la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), aunque con ciertas limitaciones cuantitativas. 

Esta medida llega en un momento de máxima tensión en Venezuela, donde la economía chavista volvió a derrumbarse a partir del tercer trimestre del año, después de un aparente repunte económico en los últimos meses.

La producción petrolera se desplomó un 9% desde entonces, la actividad económica dejó de crecer hacia el mes de junio, y los precios minoristas tuvieron un aumento promedio del 14,43% entre agosto y octubre. 

El potencial exportador de la economía venezolana se ve fuertemente condicionado por la pésima organización interna. El levantamiento de restricciones no garantiza realmente la provisión de un abastecimiento petrolero relevante para Estados Unidos.

Seguir Leyendo

Colombia

Petro visita a su jefe Nicolás Maduro en Caracas, y anunció una alianza de Colombia con el régimen castrochavista

Publicado

en

Maduro se reunió con su esbirro en Colombia para hablar sobre migración, acuerdos comerciales, derechos humanos y el Amazonas.

El sanguinario dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, recibió este martes en Caracas a Gustavo Petro, su siervo político en la presidencia de Colombia, en el primer viaje a Venezuela de un presidente colombiano desde la llegada del chavismo al país.

El jefe de Estado colombiano fue recibido con honores en el palacio presidencial de Miraflores, cabeza de la peor dictadura de la historia del país. Fue recibido minutos después de aterrizar en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar por la vicedictadora Delcy Rodríguez, y el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Faría.

El encuentro hace parte del liderazgo del presidente Gustavo Petro para impulsar la economía de la región y socializar su agenda a favor de los intereses del bloque latinoamericano y la protección de la Amazonía, y como parte de las reuniones preliminares a la COP 27“, dice un comunicado de la Presidencia de Colombia al anunciar la lamentable reunión.

La reunión llega en un momento clave en la restauración de relaciones bilaterales entre el gobierno colombiano y el régimen chavista, una de las apuestas principales del ex guerrillero Petro, quien nombró recientemente un embajador en el país luego de abrir nuevamente la frontera con Venezuela.

El presidente socialista mete debajo de la alfombra los miles de muertos asesinados en manos de las fuerzas de seguridad del régimen, e ignora el reclamo de todos los refugiados venezolanos en Colombia pidiendo que no se legitime la dictadura de Maduro.

En 2018, la última vez donde se pudieron hacer registros transparentes de la cantidad de disidentes asesinados por el Estado, hubo 5.287 venezolanos muertos en manos del régimen. Se estima que en los 20 años de dictadura chavista, murieron por mano de las agencias de Chávez y Maduro más de 50.000 personas, y esto no cuenta la gente que ha muerto por la falta de comida o medicamentos gracias a la economía socialista.

Esta es la primera reunión entre presidentes de Colombia y Venezuela en casi 7 años. La última vez que los presidentes de los dos países se reunieron fue en agosto de 2016, cuando Maduro y el entonces presidente Juan Manuel Santos se reunieron en Puerto Ordaz, Venezuela, en una reunión privada con sus respectivas cancilleres, María Ángela Holguín y Delcy Rodríguez.

Para ese momento de la reunión de Santos y Maduro, ya había pasado un año del cierre de fronteras, en una decisión de Venezuela tras un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad venezolanas y civiles, que Maduro atribuyó al “paramilitarismo” en Colombia y por el cual culpó al expresidente Uribe, que en su momento negó las acusaciones.

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el de Venezuela, Nicolás Maduro, se reunieron por última vez en una reunión privada en Puerto Ordaz, Venezuela, en agosto de 2016.

Venezuela también deportó a más de mil de ciudadanos colombianos que vivían en territorio venezolano en el marco de esta crisis. En ese momento, Santos trató de volver a reanudar las relaciones bilaterales con el régimen socialista, pero sin éxito.

Luego, Iván Duque decidió militarizar la frontera, dado que a pesar de estar cerrada, todavía se registraban operaciones de guerrilleros y narcotraficantes en la zona.

Ahora, Maduro tiene a su esbirro en el poder de Colombia, una jugada política que marinó por años, y emula al ex dictador fallecido, Hugo Chávez, quien utilizó la plata de los venezolanos para financiar políticos en todo el mundo, como reveló su ex jefe de espías, Hugo Carvajal.

Seguir Leyendo

Economía

Biden “analiza seriamente” levantar las sanciones a la dictadura chavista para usar su petróleo

Publicado

en

El Gobierno demócrata estudia la posibilidad de levantar el bloqueo de las exportaciones venezolanas hacia Estados Unidos, con el fin de reducir el precio del combustible en el mercado doméstico. 

En cara a las próximas elecciones legislativas, el presidente Joe Biden considera el levantamiento de las restricciones a la importación de petróleo venezonalo, como una medida improvisada ante los pésimos resultados de su política energética y el shock internacional provocado por Rusia.

Las sanciones contra Venezuela fueron incrementando con el tiempo, y el bloqueo de sus exportaciones hacia Estados Unidos fue impuesto por el expresidente Donald Trump en noviembre de 2018, en respuesta a la violación sistmeática de derechos humanos por parte de la dictadura chavista

El presidente Biden podría abandonar la retórica hacia los derechos humanos en Venezuela y priorizar sus intereses políticos para las elecciones de medio término. El principal incentivo a hacerlo es la rebaja sustancial sobre los precios de los combustibles, aunque la medida es sumamente impopular entre el voto latino. 

El precio del crudo a nivel internacional acumula un aumento de hasta el 42% desde el primer trimestre del año. Asimismo, los precios de la nafta en Estados Unidos acumularon un aumento del 67,6% desde que Biden asumió la presidencia en enero de 2021

Tras haberse registrado un pico de hasta 5 dólares por galón de gas natural en la segunda semana de junio, los precios tuvieron una rebaja sustancial conforme el presidente Biden firmaba la quema de reservas estratégicas más importante de la historia

Pero a partir de la tercera semana del mes de septiembre, la decisión de la OPEC para restringir la oferta global de petróleo y gas volvió a poner contra las cuerdas a la administración demócrata, y los precios volvieron a recuperar la tendencia alcista.

La importación de petróleo venezonalo, que alguna vez constituyó el país con la producción más importante de América Latina, conforma una posible alternativa para reemplazar el suministro que ya no pueden o no quieren cubrir otros países. 

Además, pese a que el régimen socialista posee prácticamente inutilizada la capacidad instalada del país y mantiene nacionalizado el sector petrolero, Venezuela posee la reserva petrolera más grande del planeta con una capacidad para extraer hasta 303.500 millones de barriles

La economía venezolana se encuentra completamente desorganizada y destruída por el socialismo, tras 9 años de depresión e hiperinflación. Sin embargo, el sector petrolero continúa siendo el más dinámico del país y uno de los pocos que aún conservan capacidad exportable. 

Seguir Leyendo

Tendencias