Seguinos en redes

Venezuela

Con apoyo de Biden, habrá nuevas elecciones en Venezuela para legitimar la dictadura de Maduro

Publicado

en

Se llegó a un acuerdo para terminar con el interinato de Guaidó e ir a elecciones en 2024, pero la población venezolana denuncia que solamente servirá para legitimar el brutal régimen chavista.

Luego de 4 años siendo reconocido como el legítimo presidente “encargado” de Venezuela, Juan Guaidó aceptó la decisión de los diputados de la Asamblea Nacional de ponerle fin a dicha figura el pasado 5 enero de 2023, tras una votación donde 72 votaron a favor de la medida, 29 en contra y hubo 8 abstenciones.

La reforma de la oposición viene después de varias rondas de negociaciones, amparadas por el gobierno de Joe Biden en Estados Unidos, donde se decidió llevar a cabo elecciones presidenciales en todo el territorio venezolano para el año 2024.

Tras el fin de la figura del gobierno interino y con una elección respaldada por Washington que sin lugar a dudas ganará Nicolás Maduro, la población venezolana está preocupada que la dictadura chavista alcanzará su mayor legitimidad en 20 años.

Para este año, la coalición opositora Plataforma Unitaria Democrática, anteriormente conocida como Mesa de la Unidad Democrática (MUD), organiza unas elecciones primarias donde se busca conseguir un candidato unificado de la oposición para enfrentar a Maduro en 2024.

Los líderes de la Plataforma aseguran que “Maduro es 100% derrotable” y están esperanzados que debido al apoyo de Biden y de las negociaciones en París, el chavismo no se pueda robar las elecciones nuevamente.

Esta posición ingenua es un despropósito a los millones de venezolanos que marcharon en las calles y muchos incluso dieron su vida para derribar la dictadura, y las condiciones democráticas nunca van a existir a punta de pistola en un país que perdió el Estado de Derecho por votar mal en aquella fatídica elección del 6 de diciembre de 1998.

Desde que Hugo Chávez llegó al Palacio de Miraflores por el voto popular, Venezuela dejó de ser una república democrática y pasó a ser una autocracia totalitaria, y ninguna elección organizada por la misma dictadura va a cambiar eso.

Entre los candidatos para las primarias hay varios nombres conocidos pero también algunas figuras nuevas: Maria Corina Machado del partido Vente, de centro liberal; Carlos Prosperi, del socialdemócrata Acción Democrática; Juan Pablo Guanipa, de centro, y Carlos Ocariz, de centroizquierda, ambos candidatos por Primero Justicia; y Delsa Solorzano, también socialdemócrata de Encuentro Ciudadano.

También se presentarían figuras como Juan Guaidó por su partido Voluntad Popular; Manuel Rosales, por Un Nuevo Tiempo; y Henrique Capriles, de Primero Justicia.

Cabe recordar que Capriles ya fue candidato de la oposición unificada contra Maduro en 2013, cuando perdió por una diferencia de 0,73%, en unas elecciones plagadas de denuncias de fraude, que dieron inicio a las masivas protestas opositoras en los años siguientes.

Maria Corina Machado, quien desde 2017 ha llamado a no participar en elecciones organizadas por el chavismo sin condiciones democráticas decidió postularse esta vez para no dejar que el sector más corrupto e izquierdista de la oposición como la de Fuerza Vecinal y el G4 (AD-PJ-VP-UNT) triunfen.

Según las últimas encuestas, ella ha acaparado muchos votos del sector antichavista que está desilusionado con la MUD por sus actos de corrupción interna y denuncias de negociaciones detrás de escena con el chavismo.

Sin embargo, las encuestadoras Datanálisis y PoliAnalítica señalan a Manuel Rosales como el candidato favorito para ganar las primarias de la oposición. Aunque estas encuestadoras siempre sobrevaloraron en sus mediciones a la izquierda, hay gente que desconfía de Machado por su apoyo a polémicas leyes en el pasado como la Ley del Desarme de 2010.

También se tiene el temor que el chavismo interceda en las primarias opositoras para dar como ganador al candidato más complaciente con Maduro, ya que las internas serán en el marco del Consejo Nacional Electoral (CNE) y los votos serán contados por agentes del chavismo.

El apoyo sorpresivo de Biden a Maduro tiene un trasfondo completamente económico. Estados Unidos está desesperado por bajar el precio del combustible a nivel internacional. Pero con Rusia envuelto en su invasión a Ucrania y Arabia Saudita insistiendo con recortar la producción y seguir impulsando la suba de los precios, no le ha quedado otra opción a Biden que recurrir al petróleo manchado de sangre de Venezuela.

En realidad sí existe otra opción, que es el camino que había adoptado Trump. Durante el período 2017-2021. El entonces presidente republicano había habilitado nuevas maneras de extracción de petróleo, además de que había recortado fuertemente los impuestos a la actividad.

De esa manera, Estados Unidos logró la independencia energética para 2019, y llegó a producir más petróleo del que usaba internamente, pero Biden frenó todo en su primer día en la Casa Blanca, con un decreto que prohibió la exploración y apertura de nuevos pozos petroleros para el fracking.

Pero con la cabeza mentalizada en mostrarse en favor del cuidado del medio ambiente, el Partido Demócrata prefiere comprar el petróleo sangriento de Maduro que volver a habilitar la extracción no convencional en Estados Unidos, una decisión que condena a la miseria eterna a casi 30 millones de venezolanos.

Argentina

Ante las presiones y las movilizaciones en su contra, Maduro canceló su viaje a la Argentina

Publicado

en

El dictador venezolano se asustó de las protestas que los venezolanos argentinos estaban organizando para protestar su visita a Buenos Aires.

El sanguinario dictador venezolano Nicolás Maduro canceló su viaje a la Argentina donde había sido invitado por el presidente Alberto Fernández para participar de la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El líder chavista denunció un “plan de la derecha neofascista” para convocar movilizaciones en su contra en Buenos Aires y que estas protestas “amenazaban contra su vida“.

Además, aunque no lo dijo, la realidad que sobre su cabeza pesa una orden de captura del Departamento de Justicia de los Estados Unidos con una recompensa por US$ 15 millones de dólares, y la Policía Federal Argentina (PFA), como parte de Interpol, tiene el deber de capturarlo de pisar suelo argentino.

Si bien Alberto Fernández había dado la deplorable orden de no arrestarlo como la ley demanda, todo indica que los asesores de Seguridad del chavismo le recomendaron no realizar el viaje.

Maduro denunció que la oposición argentina elaboró un “plan extravagante” en su contra. “Pretenden montar un show deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional“, subrayó en un comunicado publicado por el régimen socialista.

“Así buscan contribuir a la campaña de descrédito -ya fracasada- que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericanoañade. Por ese motivo, el dictador venezolano tomó “la decisión responsable” de enviar al canciller, Yván Gil, “como jefe de delegación con las instrucciones de llevar la voz del pueblo de Venezuela”, y “no ir en persona“.

Hemos sido informados de manera irrebatible de un plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el presidente”, advirtió Maduro, en referencia a las masivas protestas que se estaban organizando en Buenos Aires por su visita.

Como Estado fundador de la Celac, Venezuela desea cuidar el éxito de este principal mecanismo de unión e integración regional a favor de nuestros pueblos”, concluye el escrito, mientras que agradece al presidente argentino Alberto Fernández por la invitación.

Seguir Leyendo

Argentina

Maduro visitará Argentina: Alberto Fernández dio la órden de no arrestarlo a pesar de que tiene un pedido de captura internacional

Publicado

en

El Departamento de Estado norteamericano dio la orden de arrestar a Maduro si visita un país alineado a la Interpol, pero el Gobierno kirchnerista intercederá para evitar su detención.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, dio la orden interna de no arrestar ni a Nicolás Maduro ni a ninguno de sus funcionarios que visitarán Buenos Aires el 23 de enero con motivo de la cumbrea de la CELAC.

La decisión, aunque intuitiva pues el propio presidente argentino envió la invitación formal al dictador venezolano, resulta extremadamente irregular, ya que sobre la cabeza de Maduro pesa un pedido de captura internacional de US$ 15 millones de dólares.

La Policía Federal Argentina (PFA), quien recibirá el itinerario de la delegación chavista y deberá velar por su seguridad, es parte de la red Interpol, y tiene la obligación de arrestarlo si está dentro de sus posibilidades.

El pedido de captura fue efectuado por el Departamento de Justicia norteamericano mantiene vigente la recompensa ofrecida desde 2020 por información que lleve a la captura de Maduro, acusado por el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York de cargos de narcoterrorismo, tráfico ilegal de armas, y conspiración para enviar drogas a Estados Unidos.

Esa orden de captura, ordenada durante el gobierno del republicano Donald Trump, mantuvo a Maduro alejado de la escena internacional y desde entonces se aseguró de participar solamente en foros donde tuviera asegurada su seguridad e impunidad, algo que Argentina no parecía dar hasta ahora.

Maduro es señalado por la justicia norteamericana de ser la cabecilla del infame Cartel de los Soles, una organización de narcotráfico compuesta por funcionarios y militares venezolanos de alto rango, vinculada con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según la acusación, Maduro es responsable de cientos de negociaciones para enviar a Estados Unidos los cargamentos de varias toneladas de cocaína producida por las FARC a través de su cargo de jefe narco del Cartel de los Soles. Además, es acusado de proporcionar armas a este grupo guerrillero y coordinar las relaciones exteriores con Honduras y otros países para facilitar el tráfico de drogas a gran escala.

Una investigación de varios años realizada por la fundación InSight Crime, con sede en Washington, que fue dada a conocer en 2018, encontró a 123 personas relacionadas con el Cártel de los Soles, de las cuales identificó a sus líderes que incluye a Diosdado Cabello, número dos de la dictadura chavista; Cilia Flores, esposa de Maduro, cuyo hijo, Walter Jacobo Gavidia, y dos sobrinos más están involucrados con la organización narco; Tareck El Aissami, actual ministro de Petroleo del régimen; el mayor general Néstor Reverol, actual ministro de Energía Eléctrica; Ramón Rodríguez Chacín, ex ministro del Interior y de Justicia del régimen chavista, y Henry Rangel Silva, gobernador de Trujillo y ex jefe del Comando Estratégico del Ejército de Hugo Chávez.

Tal como ocurrió con el chileno Augusto Pinochet en Londres en 1998, Nicolás Maduro debería ser detenido inmediatamente al llegar a la Argentina, según el protocolo de respuesta a un pedido de captural internacional al que adhiere la Policía Federal. La fuerza de seguridad podría incurrir en severas multas por no ejercer sus funciones.

El Foro Argentino por la Democracia en la Región (FADER) presentó una denuncia ante la justicia federal esta semana no solo por el ingreso al país que hará el dictador Nicolás Maduro; si no también por la presencia de los dictadores de Cuba, Miguel Díaz Canel, y de Nicaragua, Daniel Ortega, también acusados de múltiples violaciones a los derechos humanos y narcotráfico.

La presentación legal de esta fundación fue hecha ante el fuero penal federal de Comodoro Py. Entre los argumentos, destacaron el sinfín de políticos, periodistas, empresarios y civiles en general que han sido arrestados por hablar en contra del régimen, además de los múltiples casos de torturas y asesinatos de opositores en manos de las fuerzas chavistas.

Seguir Leyendo

Venezuela

Un informe revela que Zapatero financia en secreto a un candidato “opositor” para facilitar la reelección de Maduro

Publicado

en

Nicolás Maduro financia en secreto, a través de su aliado en Europa, el expresidente José Luis Zapatero, la candidatura de Antonio Ecarri Jr. para la presidencia de Venezuela.

Un reporte exclusivo del medio El Nacional ha revelado que el ex presidente español José Luis Zapatero, líder de la izquierda en Europa, está financiando un candidato “opositor” en Venezuela para que gane las internas de la oposición y presente un frente que aparente rivalidad pero que en realidad sea cómplice del dictador Nicolás Maduro.

Gracias a la injerencia de la Casa Blanca de Biden, desesperado por normalizar las relaciones con Venezuela, potenciar la producción de petróleo del país caribeño y provocar una caída de los precios internacionales, los Estados Unidos ha forzado a la oposición a aceptar unas elecciones presidenciales en 2024 para validar la dictadura chavista.

Se trata de Antonio Ecarri Jr., hijo del que fue hasta hace dos semanas el embajador de Venezuela en España, designado por el gobierno interino de Juan Guaidó, Antonio Ecarri.

La estrategia que se ha trazado entre el expresidente socialista español y el régimen chavista, consiste en elevar fuertemente la imagen de Ecarri Jr. y hacerle creer a la población de que sería capaz de ganar unas elecciones en Venezuela, vendiéndolo como una figura para una transición demócratica que nunca va a ocurrir.

El socialdemócrata Antonio Ecarri Jr, hijo del que fue hasta hace dos semanas el embajador de Venezuela en España, es el candidato elegido por Zapatero.

Sin embargo, la realidad es que el chavismo solo está buscando una figura que haga contrapeso en la oposición, para que cuando sea ratificada la reelección de Nicolás Maduro, no haya posibilidad de que en el ámbito internacional se diga que el proceso no sea válido y ni legítimo y que por lo tanto no sea cuestionada la victoria de Maduro.

Las recientes elecciones en Estados Unidos, Perú y Brasil, plagadas de irregularidades y denuncias de fraude electoral, han servido para normalizar este tipo de manipulación de los resultados, que se verá en total despliegue en Venezuela el año que viene.

No es un secreto la estrecha relación que tiene el ex presidente Rodríguez Zapatero con Nicolás Maduro, pero desde hace algunos meses el líder del socialismo español ha conseguido acercarse a Antonio Ecarri, al punto de que le ofreció apoyo para financiar la campaña de su hijo e incluso llegó a colocarle su jefe de campaña.

Mientras José Luis Rodríguez Zapatero prepara al candidato con el que tratarán de darle legitimidad al régimen chavistala oposición venezolana se enfoca en la opción de organizar unas elecciones primarias con la cual puedan escoger un candidato único para enfrentar al dictador venezolano, pero al mismo tiempo hay otro grupo opositor intentado vender la idea de que la mejor vía para seleccionar al candidato es a través del consenso entre los diferentes partidos políticos, sin elecciones internas.

Es por ello que el chavismo está aprovechando esta división que existe dentro de la oposición venezolana para intentar colocar a Ecarri Jr. como el candidato opositor que ayudará a validar la reelección de Nicolás Maduro cuando indefectiblemente gane las elecciones diseñadas para que el dictador reelija.

Seguir Leyendo

Tendencias