Seguinos en redes

Brasil

El canciller de Rusia culminó su gira por Latinoamérica: Se reunió con todos los dictadores de la región

Publicado

en

Serguei Lavrov realizó una visita de cinco días por Latinoamérica, donde visitó exclusivamente a las dictaduras que gobiernan Brasil, Venezuela, Nicaragua y Cuba. Tras su regreso a Rusia, destacó que el frente "anti-Washington" permanece vivo.

Putin busca revitalizar el "frente anti-Consenso de Washington" en Latinoamérica que bien logró impulsar al principio del milenio con el Foro de Sao Paulo. Entre el año 2000 y el 2005, prácticamente todos los países de la región cayeron en manos de gobiernos o dictaduras socialistas.

Con el pasar de los años, prácticamente todos estos gobiernos cayeron, especialmente luego de que el Kremlin se acercara a la Casa Blanca durante el mandato de Trump, y perdiera sentido seguir impulsando esta alianza internacional.

Sin embargo, la intempestiva llegada de Biden a Washington y la invasión de Ucrania llevó el conflicto entre Estados Unidos y Rusia a su punto más caliente tal vez en toda su historia. Con la amenaza de una guerra abierta entre Moscú y la OTAN, Putin busca volver a edificar su "cortina de hierro" en Latinoamérica, con los únicos aliados que le quedan: Brasil, Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Al no poder viajar por el pedido de captura que tiene emitido por la Corte Penal Internacional, acusado de ser “responsable del crimen de guerra de deportación ilegal de miles de niños de las zonas ocupadas de Ucrania a Rusia”, Putin envió a su mano derecha y ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov

En su primera parada, viajó a Brasil el pasado lunes donde fue recibido por su homólogo, Mauro Viera, y por el presidente brasileño, Lula da Silva, quien usó como excusa el conflicto en Ucrania para poder tener dicha reunión.

El presidente brasileño, considera que es hora de dejar de vender armas a Ucrania y hablar más de diplomacia y negociación. “Es necesario que Estados Unidos y que la Unión Europea, empiecen a hablar de paz para que podamos convencer a Putin y a Zelenski de que la paz interesa a todo el mundo”, dijo con Lavrov al lado.

La situación del gobierno petísta es la más complicada. Lula llegó al poder con un amplio apoyo de Biden, incluso teniendo de vicepresidente a Gerardo Alckmin, el máximo aliado de la Embajada de los Estados Unidos en Brasil, pero ahora ha decidido unilateralmente acercarse a China y a Rusia.

Lula propuse crear un grupo de países no alineados, un “G-20 de la paz”, que impulse un final dialogado del conflicto. “Estamos agradecidos con nuestros amigos brasileños por su clara comprensión de la génesis de la situación en Ucrania. Estamos agradecidos por su deseo de contribuir a encontrar formas de resolver esta situación”, dijo Lavrov en referencia a Lula a los periodistas después de una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieira.

Rusia quiere acabar con la guerra cuanto antes“, ha dicho en Brasilia el jefe de la diplomacia rusa. “Agradecemos a la parte brasileña por su contribución a la solución de este conflicto que necesitamos resolver de forma duradera e inmediata”, declaró Lavrov al comparecer junto a su homólogo.

Lavrov afirmó que, en relación con el conflicto ucraniano, “Brasil y Rusia tienen una única visión” y que “Moscú quiere poner fin al conflicto lo antes posible”.

Sergei Lavrov junto a Mauro Vieira en Brasilia

Sin embargo, “necesitamos resolver el conflicto de una manera duradera, no a corto plazo“, pero los países de la OTAN y Occidente no han cumplido los “compromisos que asumieron”, dijo Lavrov a su homólogo brasileño en referencia a los acuerdos de Minsk, que intentaron sin éxito poner fin a la situación conflictiva en el Donbás.

Estamos protegiendo la vida de las personas de origen ruso”. Según Lavrov, las comunidades rusas han sido amenazadas y perseguidas por el Gobierno ucraniano. Lavrov añadió que “también estamos construyendo un orden mundial más equitativo, más justo y basado en el derecho. En esto tenemos una visión de un mundo multipolar, en el que tenemos en cuenta a diferentes países, no sólo a unos pocos”, remarcó el ministro ruso.

Es así que el ministro brasileño de Asuntos Exteriores, Mauro Vieira, reiteró el llamado de su gobierno en favor de un alto el fuego y una solución pacífica, poniéndose a disposición para formar un grupo de países negociadores.

Lavrov agradeció a Vieira por la oposición de Brasil a las sanciones comerciales impuestas a Rusia, señalando que estas fueron producto de una “decisión ilegal” dado que no fueron aprobados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En honor a ello, Vieira confirmó que Brasil tradicionalmente solo apoya aquellas que cuentan con el respaldo del Consejo de Seguridad y señaló que, lamentablemente, “han tenido un impacto en toda la economía global, que aún no se ha recuperado de la pandemia“.

Protesta en San Pablo contra la llegada de Lavrov a Brasil. Muchos militantes petístas protestaron contra su propio gobierno por la visita del canciller ruso.

Tras su paso por Brasil, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia llegó el martes en Caracas para reunirse, primero, con su homólogo, Yván Gil, y, segundo, con el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, en el palacio de Miraflores.

"Lavrov es uno de los hombres más influyentes en la política internacional, así que bienvenido, canciller Lavrov, a América del Sur, a América Latina, al Caribe, y bienvenido a Venezuela también”, expresó Maduro previo al arribo del diplomático ruso.

Del encuentro entre el canciller ruso y el presidente venezolano poco se sabe, ya que el mismo fue a puertas cerradas, y, a pesar de convocar a los medios, ninguno de los presentes realizó declaraciones.

Venezuela y Rusia prevén ampliar los acuerdos de cooperación en materia energética, de inversiones, comercio y finanzas, entre otras áreas, señaló el canciller ruso. "Con Venezuela tenemos una agenda muy rica y proyectos prácticos y una cooperación que, en la práctica, fortalece la base de nuestra economía, que no depende del capricho de los chantajes" de Occidente, dijo Lavrov.

La información que trascendió fue brindada por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTM). El mismo divulgó que se trató “el mapa de cooperación, temas relevantes de la agenda internacional, los desafíos de la geopolítica actual y los proyectos en marcha”, sumado al “impacto de la presencia Rusia en Latinoamérica y el Caribe como gran aliado de la región”. Por su parte, el líder chavista se comprometió a profundizar la relación bilateral entre ambos Estados.

El canciller Serguéi Lavrov en reunión con funcionarios venezolanos

Según VTM, Rusia y Venezuela mantienen fuertes relaciones económicas y políticas, las más recientes plasmadas en acuerdos firmados en diciembre respecto a materias de salud, energía y transporte marítimo. Lavrov afirmó que, junto con Yván Gil, acordaron “ampliar el ritmo y volúmenes de la cooperación en las áreas de petróleo, medicina, agricultura, farmacéutica y nuevas tecnologías”.

Por otro lado, el canciller Lavrov instó a "unir fuerzas" contra el "chantaje y presión unilateral ilegal" de las sanciones de Occidente, además de que ratificó con su par venezolano “el derecho de los pueblos a la autodeterminación”.

Rusia y Venezuela seguirán “insistiendo en defender el derecho de todos los países a su autodeterminación y soberanía sin ningún tipo de injerencias externas, como son las ilegales medidas coercitivas unilaterales aplicadas por Occidente, y por un mundo multipolar”, señaló Yván Gil.

Luego de su paso por Venezuela, Lavrov arribó a Managua, capital de Nicaragua. El dictador comunista del país centroamericano, Daniel Ortega, se reunió nuevamente a puertas cerradas con el ministro ruso, con quien "analizaron la cooperación bilateral y exploraron la posibilidad de ampliarla", según fuentes oficiales.

El mismo día de su arribo, Estados Unidos impuso nuevas sanciones sobre el régimen nicaragüense, específicamente contra tres jueces que despojaron de su nacionalidad a 222 opositores que habían sido excarcelados u obligados al exilio el 9 de febrero del año corriente.

Tenemos centenares de compañeros y funcionarios sancionados. Pero eso a nosotros no nos provoca ningún temor, ninguna preocupación”, dijo el dictador de Nicaragua. En ese mismo sentido, Lavrov añadió que las sanciones son vistas en Rusia como un “reconocimiento de sus avances en la protección de los intereses rusos”.

Serguei Lavrov en reunión con funcionarios de Nicaragua

Con respecto a la reunión, abordaron "muchos temas de mutuo interés, como asuntos económicos y también cooperación en el marco de la comisión intergubernamental", dijo el jefe de la diplomacia rusa en una comparecencia de prensa junto a su homólogo nicaragüense, Denis Moncada, tras el encuentro con Ortega.

Sobre la cooperación bilateral, Lavrov destacó que Rusia ofrece a Nicaragua en "el ámbito de salud y de producción de vacunas, que está bastante bien desarrollado" en el país centroamericano. "Tenemos una buena base para aumentar nuestras relaciones y llevarlos a un nivel cualitativamente más alto".

Recordó también que Nicaragua y Rusia han firmado "muchos acuerdos" en diferentes campos, y que a finales de marzo pasado firmaron "otro acuerdo muy importante sobre el uso pacífico de energía atómica". Asimismo, el canciller ruso afirmó que "tenemos una buena cooperación en el ámbito de la educación, intercambios humanitarios y hay muchos estudiantes nicaragüenses que estudian en las universidades rusas".     

Además, destacó las relaciones entre la Duma estatal rusa y la Asamblea Nacional (Parlamento) de Nicaragua, así como entre partidos políticos. "La Duma estatal de Rusia tiene programada una reunión, un evento importante en otoño, un foro Rusia-América Latina, donde parlamentarios nicaragüenses, por supuesto, van a participar" reiteró Lavrov.

Por último, los Estados fijaron conversar durante el Foro Económico de San Petersburgo que se celebrará en junio, y una visita de Denis Moncada, canciller de Nicaragua, a Rusia.

Para finalizar su gira latina, el hombre de confianza de Putin se hizo presente en La Habana, donde fue recibido por su homólogo, Bruno Rodríguez. La isla del Caribe es la socia más cercana de Moscú en el Atlántico.

Como parte de las conversaciones oficiales entre los dos ministros en La Habana, el Canciller cubano también recordó la posición invariable de Rusia en el reclamo del cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba y por la salida del nombre de la isla caribeña de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Cuba condena las sanciones unilaterales y se opone a la política de aislamiento contra la Federación de Rusia. Por ello, Rodríguez señaló que Cuba rechaza “enérgicamente” la expansión de la OTAN que continúa hasta las fronteras rusas, causa principal del actual conflicto en Europa según el diplomático cubano.

Luego de su reunión con Bruno Rodríguez, el canciller ruso realizó una reunión a puertas cerradas con el dictador Miguel Díaz-Canel, quien había estado en Moscú en diciembre pasado. El líder supremo de la dictadura comunista cubana, Raúl Castro, también participó del encuentro del jueves.

Serguéi Lavrov no perdió oportunidad para felicitar la sesión constitutiva del Parlamento cubano, un chantada política que el régimen cubano quiere hacer pasar por democracia, en la cual fue reelegido el Miguel Díaz-Canel como "presidente" y la alta dirección del país. La

En conferencia de prensa tras el encuentro con Raúl y Díaz-Canel, Lavrov dijo que invitó al canciller cubano para que visite la Federación de Rusia en un futuro próximo. Asimismo, explicó que la nueva concepción de la política exterior de Rusia prevé una mayor atención a la región de América Latina.

Serguei Lavrov es recibido por Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel en Cuba

Brasil

Oposición en Brasil prepara un pedido de impeachment contra Lula por sus comentarios contra los judíos

Publicado

en

Más de 60 diputados del Partido Liberal presentaron los documentos para iniciar un juicio político contra Lula, según los mismos procedimientos que se presentaron contra Dilma Rousseff en 2016.

Una mayoría de la oposición brasileña pedirá un "impeachment" (juicio político) contra el presidente socialista Lula da Silva, por sus recientes críticas al pueblo judío, que Israel respondió declarándolo "persona non grata", por lo que no podrá entrar al país.

"Más de 60 diputados presentaremos una petición de "impeachment" contra Lula por esa declaración abominable", afirmó la diputada bolsonarista Carla Zambelli en sus redes sociales​​​, por comparar a los judíos con los nazis.

Según la parlamentaria de derecha, el impeachment toma como base legal para apartar a Lula del Gobierno bajo el supuesto del crimen de responsabilidad cometer un acto de hostilidad contra una nación extranjera.

El pedido se fundamenta en el artículo 5 de la Ley de los Crímenes de Responsabilidad, que establece que haber cometido “acto de hostilidad contra una nación extranjera, expuesto a la República a peligro de guerra o comprometido la neutralidad”.

El domingo, Lula definió como "genocidio" y matanza" la campaña militar de Israel contra Hamas en Gaza, y después afirmó que no ha habido ningún otro momento similar en la historia, a excepción de "cuando Hitler decidió matar a los judíos".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó rápidamente que el presidente brasileño había cruzado una línea roja y poco después su Gobierno declaró al mandatario "persona non grata" hasta que pida disculpas por sus dichos.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula comparó a Israel con la Alemania Nazi y el gobierno de Netanyahu sacó a su embajador de Brasil y lo declaró "persona non grata"

Publicado

en

Durante la Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana el mandatario de Brasil comparó a los judiós con los nazis, en un ataque de locura antisemita.

Durante la celebración de la 37ª Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana (UA), en Adís Abeba, capital de Etiopía, el presidente de Brasil, Lula da Silva, criticó a Israel por su invasión de la Franja de Gaza luego del ataque genocida del pasado 7 de octubre de 2023.

El Gobierno israelí ingresó al territorio que controlaba el grupo terrorista palestino Hamás, que asesinó a casi 1.500 personas y secuestró a otras 250. Ignorando este contexto, Lula comparó el ataque con el Holocausto nazi.

“Lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza no es una guerra, es un genocidio”, declaró este domingo a la prensa, y dijo que algo similar a “una guerra entre un ejército muy preparado y mujeres y niños” no había ocurrido antes en la historia, salvo “cuando Hitler decidió matar a los judíos”.

Los comentarios del presidente brasileño son vergonzosos y severos”, aseguró este lunes el Canciller israelí, Yisrael Katz, quien recalcó que “nadie dañará el derecho de Israel a defenderse”. Además, el ministro israelí de Defensa, Yoav Gallant, también criticó a Lula: “a una organización terrorista genocida, Hamas, y al hacerlo, avergonzar a su pueblo”.

Por su parte, en un comunicado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó las palabras de Lula de “vergonzosas y graves” y argumentó que buscan “trivializar el Holocausto” y “el derecho de Israel a defenderse”.

“Comparar a Israel con el Holocausto nazi y con Hitler es cruzar una línea roja. Israel lucha por su defensa y por asegurar su futuro hasta la victoria total y lo hace respetando el derecho internacional”, dijo Netanyahu en un comunicado divulgado por su oficina.

De esta manera, el Gobierno con sede en Jerusalén quitó al Embajador israelí de Brasilia, y declaró a Lula como "persona non grata", por lo que no puede ingresar a Israel sin autorización previa. De esta manera, a pesar de que Brasil y el Estado judío habían afianzado sus relaciones durante el gobierno de Jair Bolsonaro, las relaciones diplomáticas entre ambos Estados, con tan solo 1 año de mandato socialista, ha colapsado totalmente.

Las dos mayores entidades israelíes en Brasil se sumaron este domingo a la condena de Benjamin Netanyahu: “El Gobierno brasileño está adoptando una postura extrema y desequilibrada en relación al trágico conflicto en Medio Oriente, y abandonando la tradición de equilibrio y búsqueda de diálogo de la política exterior brasileña”, afirmó en una nota la Confederación Israelita de Brasil (CONIB).

La Federación Israelita del Estado de São Paulo, que congrega a la mayor parte de la comunidad judía en Brasil, también protestó a través de una nota. “Comparar la legítima defensa del Estado de Israel contra un grupo terrorista que no mide esfuerzos para asesinar israelitas y judíos con la industria de muerte de Hitler es de una maldad infinita”, señaló.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula quebró a Brasil: En un año, se consumió todo el superávit de Bolsonaro y ahora registra un déficit del 7,5% del PBI

Publicado

en

El Gobierno socialista provocó un cimbronazo fiscal que solo puede ser comparable a la debacle sanitaria del año 2020. El Presidente Lula ejecutó un programa fiscal irresponsable que puso en números rojos a las arcas públicas, y en sólo unos pocos meses se desechó la herencia de Bolsonaro.

La situación económica de Brasil es cada vez más preocupante. El Gobierno socialista de Lula da Silva desequilibró las arcas del Estado federal en su primer año de gestión, y la principal vía de financiamiento es el endeudamiento con el exterior y con el mercado de capitales local.

El déficit financiero del Gobierno brasileño alcanzó el 7,49% del PBI al cierre de diciembre del año pasado, sin contabilizar a los Estados locales y a las municipalidades. Cuando Lula llegó al poder en enero, este mismo déficit oscilaba el 4,32% del PBI, y su composición se explicaba estrictamente por el pago de intereses de deuda.

La situación cambió drásticamente en pocos meses. La herencia fiscal de Jair Bolsonaro quedó casi totalmente obliterada: mientras que en enero de 2023 Brasil registraba un superávit primario de casi el 0,6% del PBI, para el mes de diciembre se alcanzó un déficit del 2,43%. En otras palabras, el Gobierno federal no es capaz de tan siquiera poder financiar sus propios gastos corrientes con recursos genuinos.

Pese a haberse presentado como “conciliador y moderado” en su campaña electoral del año pasado, lo cierto es que Lula está ejerciendo una política fiscal mucho más agresiva e irresponsable en comparación a la que alguna vez aplicó en sus primeros mandatos.

Muy a diferencia de aquellas épocas, ahora el Presidente de Brasil se muestra completamente ajeno al respeto por la disciplina fiscal, ejecutando el déficit más imponente desde el estallido de la pandemia en el año 2020.

Los ingresos fiscales se mantuvieron estables en relación al producto bruto, pero las erogaciones federales se dispararon del 22,8% del PBI a 24,7% entre enero y diciembre de 2023. Este repunte irresponsable de la política fiscal fue el factor que desencadenó el desorden de las finanzas públicas.

El socialismo brasileño propone cerrar al menos una parte de los déficits incurridos en 2023 mediante una amplia reforma impositiva, que entre otras disposiciones contempla aplicar la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) más alta del planeta. Brasil comenzaría a aplicar un gravámen de entre el 25% y el 27%, a partir de la unificación de una serie de impuestos internos.

También se elevarían los impuestos sobre el patrimonio para personas físicas y empresas (fuertemente distorsivos para la economía), y se convalidarían todos los aumentos impositivos del 2023. El Gobierno gravó las apuestas, las ganancias de capital y los combustibles, además de aplicar retenciones transitorias sobre las exportaciones petroleras.

Seguir Leyendo

Tendencias