Seguinos en redes

Venezuela

Entrevista a Eduardo Bittar: el venezolano que junto a los Bolsonaro lucha contra el chavismo en la región

Publicado

en

Pudimos conversar con el líder de Rumbo Libertad, quien ha estado liderando la lucha en la región contra la influencia de Maduro, el chavismo y la narcopolítica bolivariana.

Eduardo Bittar es coordinador general de la organización “Rumbo Libertad“, un movimiento político resistente al régimen chavista venezolano.

A pesar de haber nacido en Venezuela, actualmente se encuentra radicado en Brasilia trabajando con los Bolsonaro, luego de escaparse de la dictadura de Maduro. Junto al gobierno de Brasil, trabaja en esta cruzada de los sectores de “la nueva derecha” en la defensa de la libertad, el Estado de derecho y la democracia.

La Ing. Candela Sol Silva, columnista de La Derecha Diario y secretaria legislativa de La Libertad Avanza, entrevista en esta oportunidad a uno de los referentes más importante en la batalla política, cultural y social contra la extrema izquierda.


¿Cuál fue tu motivación para estudiar periodismo en Venezuela y cómo fue tu experiencia siendo opositor al régimen chavista?

“En Venezuela, el periodismo es una fábrica de repetidores de narrativas oficiales. No existe una verdadera libertad investigativa, y eso hace que la libertad de expresión sea una ficción. 

Los periodistas son formados para divulgar lo que los dueños de los medios quieran o, lo que el régimen les permita a los dueños de los medios. 

Mi motivación de entrar en el periodismo fue la misma idea de quebrar ese sistema en un campo vital de la vida, que es la búsqueda de la verdad y la comunicación de la misma a los ciudadanos.

Estaba harto de leer, escuchar y ver que la “noticia” o la “información” iba direccionada a atomizar a la población con una banalización de la realidad y que todos esos supuestos medios funcionaran como agencias de propaganda que solo operan para beneficiar al sistema bipartidista de izquierda (MUD-PSUV), además de censurar a aquellos que opinamos diferente y defendemos la libertad”. 

En Venezuela ocurrió un proceso gradual con respecto a la corrupción de las instituciones, medidas intervencionistas en la libertad de las personas, manipulación en los medios de comunicación, etc. En general, cuando un país como Argentina o cualquier otro de la región atraviesa un proceso similar, surge la frase “así empezó todo en Venezuela”, ¿qué opinas al respecto?

“Creo que es un ejercicio mental muy bueno, porque aterrizan la historia del comunismo usando ejemplos cercanos, que han existido relativamente cerca de ellos, y que ahora circulan en su sociedad dada la migración de venezolanos a esos países. 

En el caso de Argentina es mucho más útil precisamente por el asunto de la migración venezolana, y también por los durísimos lazos entre su gobierno y la revolución bolivariana.

 La clave de decir “así empezó todo en Venezuela” es hacer ver, no que hay filas para la comida, o que la inflación está aumentando, sino que hay un intento sostenido, grotesco y agresivo de entregar la soberanía para acabar definitivamente con la libertad.

Si un Estado entrega la soberanía a otro, como pasó en Venezuela con Cuba, o China y Rusia, el ciudadano ya no tiene libertad para decidir sobre los destinos de su nación —ahora bajo control de otro país. Y eso está pasando progresivamente en Argentina con China. 

La agricultura, la infraestructura eléctrica, la tecnología y la banca argentina están siendo ocupadas por empresas chinas. 

Entonces, si ahora son unos extranjeros los que le dicen a usted qué come, cuánta luz merece, si saben en qué lugar se encuentra a través de la tecnología, y qué es lo que hace con su dinero, ¿es usted libre en su propio país?”.

Eduardo Bittar junto a Abascal, Tertsch y Eduardo Bolsonaro.

¿Qué opinión tenés sobre la oposición de Capriles o Guaidó?

“La misma que puede tener cualquier persona con plena consciencia, un mínimo de entendimiento de la realidad y afecto por la dignidad. 

Esos personajes y todos los demás que les acompañan en la coalición de partidos izquierdistas de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) o que gravitan alrededor de ella, son unas marionetas producidas por la misma revolución chavista para distraer a la población y eliminar factores auténticamente patriotas que puedan representar un riesgo verdadero a la estabilidad de ese sistema compuesto por el narco-régimen y su oposición controlada. 

Capriles fue financiado por Odebrecht y Guaidó por testaferros del chavismo como Leopoldo Alejandro Betancourt López y Raúl Gorrín; ambos legitimaron al régimen a través de elecciones y a través de uniones reales con sus propios funcionarios (como el caso de Vladimir Padrino López con Capriles, y Hugo “el Pollo” Carvajal, Clíver Alcalá, Luisa Ortega Díaz, Rafael Ramírez y muchos otros con Guaidó). 

Guaidó, sin embargo, fue la mejor ficha de los dos, porque engañó a más gente, incluido el mismísimo Trump y demás países que le dieron reconocimiento a su falsa transición”.

¿Cómo empezó tu relación con los Bolsonaro? 

“Salí de Venezuela el 6 de agosto de 2017 para cumplir con una invitación a reunión con el ex presidente Álvaro Uribe Vélez y donde tenía como meta explicar en Colombia la situación política de mi país y la función que cumple la coalición de partidos izquierdistas de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) como escudo protector del chavismo.  

Recién llegado a Colombia, el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) se pronuncia en cadena de radio y televisión e informa sobre mi orden de captura y notifica sobre la solicitud de activación de Código Rojo ante Interpol en mi contra por supuestos actos de terrorismo en territorio venezolano. 

A partir de ese momento entendí que no podría regresar a Venezuela para continuar con mi lucha y la organización de la Resistencia. 

Estando en Bogotá recibí mensajes de algunos brasileños que acompañaban nuestros pasos por las redes sociales y surgió la invitación para ir hasta Brasilia; viaje que se produce 14 días después de haber comenzado el exilio -sin haberlo planeado- de manera que el 20 de agosto de 2017 llego por primera vez a Brasília, capital de Brasil. 

Allí nos reciben varios brasileños y durante varios días nos llevan al Congreso de Brasil para contar nuestra historia  y en medio de esa agenda nos topamos con Jair Bolsonaro siendo diputado y Eduardo Bolsonaro en su primer mandato como congresista. En medio de las conversaciones en la Comisión de Relaciones Exteriores nos extienden la invitación a su oficina para profundizar en los temas. A partir de ese momento se consolidó una fuerte amistad y un gran trabajo que ya supera los 4 años”. 

Bittar junto a Eduardo Bolsonaro y a Hermann Tertsch.

¿Qué importancia crees que tiene el liderazgo del gobierno de Bolsonaro y su gabinete? ¿Creés que puede ser una gran contención para frenar el avance del castro-chavismo izquierdista en Sudamérica?

“Sin sombra de duda. Ellos son la punta de la lanza, el bastión regional, hasta ahora, contra el castro-chavismo. Y no solo el único como gobierno, sino el mayor, porque entienden que desde aquí salió el gran financiamiento al régimen chavista y la gran articulación geopolítica del Foro de São Paulo, y desde aquí se puede afectar a la estabilidad del castro-chavismo. 

Sin embargo, ellos necesitan resolver primero los problemas internos (directamente relacionados con el movimiento revolucionario) para poder actuar afuera. Creo que limpiando primero Brasil, el gobierno de Bolsonaro puede ayudar increíblemente en su rol como bastión anticomunista”.

Ocurrieron numerosos eventos regionales de desestabilización, como por ejemplo las revueltas en Chile, los días de caos en Colombia, los episodios de violencia en Ecuador, etc. Muchas veces se atribuye una fuerte influencia del régimen cubano en este tipo de sucesos, como también en la misma Venezuela de Maduro. ¿Crees que existe tal influencia?

“No es que lo creo, es que de facto la influencia directa es la venezolana. Fue el régimen venezolano el que infiltró agitadores y agentes de inteligencia en esos países; ellos financiaron y apoyaron las manifestaciones. 

Lo que estos países no comprenden y no se abocan a resolver es que existen miles de agentes de inteligencia venezolanos esparcidos por los diferentes países para recopilar información y organizar células revolucionarias para activarlas cuando sea necesario. 

He sido testigo de cómo el régimen totalitario de Nicolás Maduro maniobra, infiltra y utiliza cualquier mínima información recabada para crear una narrativa propagandística favorable, mientras en paralelo construye diversas redes bien adoctrinadas y pagadas con las que lleva a cabo un proceso metódico de desestabilización.

En este tránsito he sido víctima de amenazas contra mi vida por la frontalidad y la manera de llevar mis ideas y protegerlas de cualquier agente perturbador. Ha sido tan difícil que vivo en un incesante replanteamiento, pero además de esto he tenido que convertirme en un nómada para esquivar el peligro enemigo y evitar la comodidad que luego pudiera llevarme a cuestionar mi falta de patriotismo. 

No puedo negar la realidad y, como lo he dicho en varias ocasiones, salí de mi país a plantear una contrarrevolución que no significa otra cosa que la confrontación a un fenómeno bien pensando, articulado y que fue exportado porque funciona para los fines de la miserable izquierda. Primero  someten a la gente para saquear sin impedimento sus naciones. 

Los países de la región deben aumentar las alertas y las operaciones de inteligencia ante el sistemático proceso de desestabilización que le permite al narco-chavismo generar sofismas o como lo hemos llamado coloquialmente “cortinas de humo” para desviar la dramática situación de hambre, miseria, criminalidad, corrupción, narcotráfico, genocidio y persecución que se vive internamente en Venezuela; sumado al trágico éxodo forzoso de venezolanos por todo el mundo”. 

Bittar junto a Abascal levantando una bandera venezolana.

¿Cómo creés que afectó al régimen de Venezuela el gobierno y la salida de Trump? ¿Qué cambió con Biden en el poder? 

“Trump hizo cosas importantes contra el narco-régimen pero nada de eso pudo tener un final feliz porque fue infiltrado a través de un lobby poderoso que gestionó la falsa oposición (MUD). Una estrategia llevada a cabo principalmente por el partido de Leopoldo López y Juan Guaidó, Voluntad Popular, cuya organización es miembro de la Internacional Socialista. 

La gestión de Trump pensó que estaba dando pasos firmes y ayudando para la liberación de Venezuela y no se percataron que legitimaron un plan que tenía como objetivo, desde el principio, generar una indefinición política con 2 estructuras de poder en varios de sus niveles para estancar y obstaculizar la verdadera solución al conflicto. 

Trump y todos los países que le acompañaron fueron víctimas de este show-distracción llamado también “interinato”. 

El narco-régimen perdió fichas importantes gracias a la administración Trump pero ese esfuerzo se ve diluido en el tiempo tras no tener legitimada del lado venezolano una conducción política real que dé acompañamiento y continuidad al trabajo del Departamento del Tesoro de los EEUU. 

Fue tan descarada la traición que durante la pasada campaña electoral en los EEUU todos los personajes ligados a Guaidó apoyaban públicamente a Biden. Y la explicación a esto es que con Trump fuera del camino podrían continuar junto al chavismo el pacto de convivencia sin presiones y sin rendir cuentas. 

Durante la administración Trump, el mundo rechazaba legitimar al régimen narco-chavista en elecciones pero ahora con la administración Biden eso ha sido tolerado”.

Actualmente están surgiendo nuevos liderazgos: en Argentina Javier Milei y Victoria Villarruel que ya entraron como diputados, María Fernanda Cabal creciendo en Colombia, etc. ¿Está resurgiendo la Nueva Derecha en la región?

“Está surgiendo una nueva derecha, sin duda. Más o menos apartada de lo que fue la operación Cóndor y más alineada con los movimientos soberanistas que se nutren de experiencias como la polaca, la brasileña y la húngara. 

Esto es bueno porque contextualizan mucho mejor su propuesta de país, lo que hace que sus ataques a la izquierda sean más eficaces, que se ha dado a la tarea de estudiar muy bien las sociedades que buscan dominar. Creo que es un muy buen inicio de una nueva etapa en la lucha contra el Foro de Sao Paulo.

Apoyo a Bolsonaro y a María Fernanda Cabal, a quienes tengo el gusto de conocer personalmente. También a Javier Milei a quien espero tener el placer de conocerlo pronto. Con ellos y tantos otros concretaremos la unificación de una derecha fuerte para dar la batalla por la Libertad en nuestra región”. 

¿Cómo ves a los partidos nuevos y disidentes que aparecen también en Europa? 

“Los veo con muy buenos ojos y como próximos aliados. Especialmente en países como Polonia y Hungría que han luchado históricamente contra el comunismo soviético, y a raíz de ello han desarrollado una tradición soberanista con gran consciencia anticomunista. 

Son necesarios este tipo de partidos que hacen un juego propio, y se conciben como unidades soberanas, que trabajan basados en las necesidades de sus propias naciones. Sin duda son una inspiración para nosotros”.

¿Ves factible y necesaria una unión entre los sectores que hoy se les llama “Nueva Derecha” para enfrentar a una socialdemocracia que esconde una fuerte vertiente totalitaria sobre las naciones?

“Definitivamente, pero creo que lo que determinará el éxito de esa unión es que se le dé un peso geopolítico y no meramente ideológico. 

Porque si se desarrolla una visión propia, regional, multifacética, que busque integrar los diferentes potenciales de nuestros países, se puede asegurar una estabilidad que beneficiará a todos y acabará de raíz con el movimiento revolucionario. 

No es lo mismo unirnos discursivamente, a unirnos en una red industrial, comercial, académica, militar, energética e intelectual que ejerza una fuerza inaguantable para el progresismo y el comunismo”.

En relación con la unión entre derechas anteriormente mencionada, el 13 de diciembre Santiago Abascal y Hermann Tertsch visitaron a Jair Bolsonaro y luego realizaron un acto en el cual participaste junto a Eduardo Bolsonaro ¿Qué nos podés comentar sobre ese gran evento llevado a cabo?

“Fue sumamente positivo compartir una experiencia con ellos; sobre todo para que conocieran más de cerca la dinámica hispanoamericana.

Aprovechamos para generar un enlace sólido y hablarles sobre la realidad de Venezuela, con todos los hechos al desnudo. Esto fue fundamental porque nuestros fenómenos políticos están profundamente relacionados. 

Esta experiencia sirvió para unir tres visiones claves en el movimiento soberanista e intercambiar conocimientos. Hacerlo en el estado de Mato Grosso fue también una cuestión realmente simbólica, por ser un estado arropado por la Amazonía, hoy depredado por el globalismo.

Santiago Abascal y Hermann Tertsch han trabajado incansablemente por recuperar la identidad española y por eso hoy VOX está por tomar la delantera en España. No es poca cosa —ni para su país, ni para el movimiento soberanista-. En Rumbo Libertad también hemos emprendido esa batalla de reconquistar nuestra nación y salvar nuestra identidad nacional, y ver que aliados como ellos tienen éxito en sus respectivos países, reafirma fuertemente la convicción que nos inspiró a luchar”.

Venezuela

El dictador Nicolás Maduro dijo que solicitó la VISA para ir a un festival de salsa en Nueva York: “Amamos los Estados Unidos”

Publicado

en

El Festival de Salsa Boricua coincide con la fecha de las Cumbres de las Américas, evento al que Maduro quiere ir y por el que le pidió a Biden que le quite sanciones a cambio de venderle petróleo barato.

El dictador chavista Nicolás Maduro participó en un programa radial, obviamente estatal y alineada al régimen, donde aseguró que inició los trámites para pedir la VISA norteamericana que le permitiría asistir a un festival de salsa en la ciudad de Nueva York.

Nos vamos Cilia y yo, directo a Nueva York. Me esperan en Nueva York. A mí me gusta mucho Nueva York, he manejado muchísimo en Nueva York”, dijo el dictador quien antes de dedicarse a la política fue colectivero.

Pese a su acostumbrado discurso antimperialista y en contra del “demonio”, como su antecesor Hugo Chávez apodó a Estados Unidos, dijo que siente “amor” por el país más rico del mundo.

Mi saludo a toda la gente de los Estados Unidos de Norteamérica”, afirmó Maduro y agregó: “Amamos a los Estados Unidos de Norteamérica, por Estados Unidos lo que tenemos es amor”.

Maduro aseguró que conoce a fondo los barrios de la Gran Manzana. “En el sur de Nueva York queda la Pequeña Italia, ahí venden unos espaguetis mundiales. Y el Barrio Chino, Manhattan, el barrio puertorriqueño y el barrio dominicano. Ahí me la pasaba yo en las calles de Nueva York“, aseguró.

No hay registro de que Maduro haya vivido en Nueva York o que haya trabajado allí de colectivero. Durante toda su carrera política aseguró que siempre fue un “pobre conductor de colectivos” que fue levantado de la miseria por el chavismo.

No quedó claro si lo dijo en tono humorístico o si realmente vivió en Manhattan, lo cual desmentiría todo el relato chavista sobre sus principales políticos. Es altamente probable que sus dichos hayan sido irónicos, especialmente teniendo en cuenta que el festival al que se refiere es el Festival de Salsa Boricua, que coincide en fecha con la Cumbre de las Américas de este año, prevista para el 6 de junio.

Hay una larga discusión interna en el gobierno de Joe Biden sobre invitar a Maduro a la Cumbre de las Américas que se realizará en Los Ángeles en junio. Como ocurre hace ya muchos años, varios dictadores del continente no iban a estar invitados. Entre ellos el dictador venezolano Nicolás Maduro, el dictador cubano Miguel Díaz-Canel y el dictador nicaragüense Daniel Ortega.

Sin embargo, el reciente acercamiento entre la Casa Blanca y el Palacio de Miraflores ha cambiado el panorama. Biden está intentando desesperadamente conseguir que Venezuela aumente su producción de petróleo para expandir la oferta y lograr bajar los precios de los combustibles antes de las elecciones de medio término de noviembre.

Por su parte, Maduro pidió que Estados Unidos quite las sanciones contra las empresas estatales venezolanas, además de las sanciones contra los principales líderes del chavismo, lo cual le permitiría viajar sin restricciones al país.

Actualmente, sobre Maduro pesa una orden de captura de un tribunal federal neoyorquino y prácticamente no puede salir de Venezuela bajo riesgo de que la Interpol lo arreste. Pero esto podría cambiar pronto.

Seguir Leyendo

Economía

El dictador Maduro anunció la privatización de hasta el 10% de las acciones de empresas estatales

Publicado

en

Serán puestas a la venta entre el 5% y el 10% de las acciones de las gigantes empresas estatales venezolanas, con el fin de combatir la dramática falta de inversión y descapitalización en los sectores estratégicos estatizados.

La estructura económica de Venezuela se articula sobre la base de tener los principales sectores estratégicos de la economía estatizados. El Estado venezolano posee control casi absoluto sobre la electricidad, el petróleo y el gas, la distribución de agua potable, el transporte público, las telecomunicaciones, la producción de cemento, la producción siderúrgica, los puertos e incluso fueron expropiados latifundios y tierras anteriormente privadas.

Pero los resultados de la economía estatizada fueron un fracaso absoluto medido en cualquier métrica existente. Escasez, inflación, falta de inversión y una profunda descapitalización han llevado a Venezuela a la Edad Media.

Los efectos de la economía socialista han sido tan perjudiciales, que ahora incluso la dictadura chavista se empezó a plantear un cambio de rumbo. En un intento desesperado por revertir estos efectos, Nicolás Maduro anunció que pondrá en venta entre el 5% y el 10% de las acciones de todas las empresas estatales.

La privatización accionaria tendrá mayor lugar, en particular, en aquellos sectores que pueden ser más atractivos para la inversión como la producción de hidrocarburos y las telecomunicaciones, especialmente luego del acercamiento con el gobierno de Joe Biden, quien le pidió que aumente su producción para combatir las medidas de Rusia.

La focalización en sectores se debe a la necesidad de captar el mayor interés inversor que sea posible, dada la baja seguridad jurídica que ofrece Venezuela para empresas privadas.

De la misma manera, la economía socialista sigue colapsada, y el control estatal de los sectores estratégicos del país, han fallado en garantizar el normal suministro de bienes y servicios a la población

Tampoco se harán distinciones sobre el origen del capital provisto para la inversión, ya sea de formación en Venezuela como inversión extranjera directa. Nuevamente, este enfoque se debe a cuestiones prácticas, debido a que la formación bruta de capital en Venezuela es extremadamente baja y si las inversiones solamente fueran locales no podrían ser significativas.

Usted se podrá convertir en inversionista de CANTV (Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela), de Movilnet (Telefonía móvil), de la petroquímica, de todas las empresas mixtas del petróleo, de las empresas de gas, de las empresas de Guayana (sector minero, forestal, aluminio y servicios)”, anunció Nicolás Maduro en el canal estatal de televisión.

Pero además de la recapitalización de las empresas, la dictadura venezolana prioriza otros dos objetivos fundamentales: el levantamiento de embargos y sanciones internacionales, y una tenue reducción de las pérdidas siderales que generan las empresas públicas al Estado.

Se observa un claro desmembramiento y colapso de la implementación de la economía socialista en todos los frentes económicos en los cuales se llevó a cabo. La constante monetización de los déficits fiscales para mantener un Estado sobredimensionado, y la introducción de un modelo de controles de cambios, llegó finalmente al colapso entre 2018 y 2019 con la hiperinflación, dando lugar así a una dolarización de facto.

La inflación llegó a tal nivel, que se le hizo más caro al Estado recolectar impuestos en bolívares que la propia recaudación. Así, en los últimos 2 años, Maduro prácticamente no hace esfuerzos para recolectar impuestos, más que los impuestos a las ventas, y ha optado por financiar el Estado con el narcotráfico.

Esto ha llevado a que el bolívar hiperinflacionado pierda su única razón de existencia: pagar impuestos, y ahora la gran mayoría de venezolanos utiliza los pocos dólares que hay en el país como moneda corriente. Esto provocó una ligera baja en la suba del nivel de precios en los últimos meses, y Venezuela hoy no es más el país con mayor inflación de América Latina, ese lugar lo arrebató Argentina.

Seguir Leyendo

Venezuela

Maduro busca hacerse del control del PSUV y desata una nueva guerra por el poder con Diosdado Cabello

Publicado

en

El dictador venezolano ya desplazó a Diosdado Cabello del Poder Legislativo y de las Fuerzas Armadas, y ahora busca desplazar a todos sus hombres de la nueva estructura del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

CABELLO Y MADURO pueden ser capturados en Venezuela - La Razón

Venezuela está preparándose para reiniciar conversaciones con Estados Unidos, luego de un primer acercamiento con el gobierno de Biden, y el dictador Maduro no ha tenido mejor idea que llevar un proceso de reestructuración interna del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que domina la vida política de los venezolanos.

Este jueves 5 de mayo, Maduro anunció nuevas medidas de revisión interna del partido comunista. Pidió simplificar la estructura organizativa: eliminar las vicepresidencias territoriales y sustituirlas por una sola figura de enlace con las regiones, y que debe ser un miembro del Consejo Político o de la Dirección Nacional.

El pasado 23 de abril se comenzó el proceso de selección para determinar los miembros de este Consejo, que asesora al presidente en materias de Estado. La elección de funcionarios reavivó la disputa entre Maduro y Diosdado Cabello, la segunda persona más poderosa de Venezuela.

Independientemente de la burocracia, lo que marca esta elección es la correlación de fuerzas entre Maduro y Diosdado que, ya tuvo sus episodios de disputa en la definición de candidaturas para las regionales y municipales y en la designación de las autoridades de la Asamblea Nacional. En todas esas pujas, Maduro impuso a los suyos.

Maduro fue elegido como presidente del PSUV por aclamación en un trámite que duró “tres segundos”, según las palabras del propio Jefe de Estado. Lo mismo para Cabello, que seguirá siendo el número dos. La pelea es más silenciosa, menos pomposa y subterránea, por las Secretarías y los alcances de ella.

Hay que cambiar la estructura y cambiar todo, tenemos que adaptarnos. Si queremos cabalgar victoriosos, de manera exitosa los años que están por venir 2022-2030 debemos cambiar desde adentro al partido en todas sus estructuras”, justificó Maduro.

Diosdado Cabello siempre concentró la hegemonía en el partido y la logística que implica la relación con los movimientos sociales que se movilizan a favor de Gobierno, dejándole a Maduro las cuestiones ejecutivas del régimen. Al mismo tiempo, Cabello presidió la Asamblea Nacional, la Constituyente y contaba con la lealtad de las Fuerzas Armadas. Según varias fuentes locales, Cabello llegó a tener más poder que Maduro en un momento.

Pero con el correr del tiempo, Maduro lo desplazó de la conducción del Poder Legislativo, renovó los altos mandos militares de la mano del poderoso ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, poniendo figuras que responden más a él que a Cabello, y ahora busca quedarse con el control del PSUV

En el conteo previo hay unos 20 lugares a favor del presidente venezolano, entre 12 o 13 a favor de Diosdado y otro grupo de 10 que va a jugar con cierto equilibrio. Maduro buscara que los dirigentes cercanos al presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodriguez, la vicepresidente Delcy Rodríguez, la esposa del mandatario, Cilia Flores y las juventudes, alcancen la mayoría de los espacios. 

Por su parte, en la Dirección Nacional, Maduro logró ubicar hasta a su hijo, Nicolás Maduro Guerra, lo que demuestra el enorme control que está teniendo en la nueva conformación de las autoridades del PSUV.

Maduro aprovechó y lo “limpió” a Elías Jaua, uno de los dirigentes históricos del chavismo, que supo ser canciller y luego vicepresidente de Hugo Chávez. Jaua había sido apartado del tren ministerial en 2018 (el último cargo fue ministro de Educación), ya que venía expresando algunas diferencias con el mandato de Maduro, entre ellas la “represión ilegal por el justo reclamo” de los trabajadores y la “subasta de bienes del Estado”.

Seguir Leyendo

Tendencias