Seguinos en redes

Irán

El terrorista que intentó asesinar al autor Salman Rushdie en Nueva York está vinculado a las Fuerzas Quds

Publicado

en

Funcionarios de inteligencia revelaron que Hadi Matar había estado en contacto con miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán.

El renombrado autor indio Salman Rushdie, cuya novela “Los Versos Satánicos” se convirtió en uno de los principales libros opositores al régimen de los ayatolá en Irán, fue apuñalado el viernes en el cuello y el abdomen por un hombre que subió al escenario cuando el autor estaba dando una conferencia en Nueva York.

La poca seguridad en el evento le dio la oportunidad perfecta al terrorista simpatizante de la teocracia iraní para atacarlo. A pesar de que tuvo varios segundos libre con un cuchillo para asesinarlo, milagrosamente el autor anti-islámico sobrevivió.

Ensangrentado y al borde de la muerte, a sus 75 años, fue trasladado en avión a un hospital y se lo sometió a una larga cirugía. Su agente, Andrew Wylie, dijo que el escritor estaba conectado a un ventilador el viernes por la noche, con un hígado dañado, nervios cortados en el brazo y un ojo que probablemente perdería. Sin embargo, pocas horas después, se reportó que la cirugía fue exitosa y el domingo fue sacado del respirador.

La policía logró evitar que el terrorista se quitara la vida después del ataque, y fue arrestado. Este domingo, fue identificado como Hadi Matar, un joven de 24 años de ascendencia libanesa, que vivía en Fairview, Nueva Jersey. 

Su madre habló con la prensa y contó que prácticamente no veía a su hijo hace 4 años, cuando en 2018 viajó al Líbano a visitar a su padre en el país títere de Irán. La mujer, Silvana Fardos, repudió a su hijo y aseguró que antes del viaje no era un fundamentalista religioso. Cuando volvió, la criticó por no seguir al pie de la letra el Corán y se mudó al sótano de la casa.

“Esperaba que volviera motivado, que terminara la escuela, que sacara su título y un trabajo. Pero en cambio, se encerró en el sótano. Por años me dijo nada ni a mí ni a sus hermanas”, contó. “Llevabamos años sin entablar una conversación de más de dos palabras“.

“No podría contarles mucho sobre su vida después de eso porque se ha aislado desde 2018. Si me acerco a él, a veces me decía hola, a veces simplemente me ignoraba y se alejaba”, agregó. “Duerme durante el día y se despierta y come durante la noche. Vive en el sótano. Cocina su propia comida. No estudia ni trabaja hasta donde yo sé“.

Según fuentes de inteligencia que hablaron con la revista VICE, en su viaje al Líbano, Hadi Matar se vinculó con la agrupación terrorista Hezbolá, quienes lo cruzaron a Irán y entabló una relación directa con la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, específicamente con miembros de las Fuerzas Quds.

No hay evidencia de que funcionarios iraníes estuvieran involucrados directamente en la organización del ataque a Rushdie, pero no es así como opera Irán para cometer sus atentados. El entonces ayatolá iraní Ruhollah Jomeiní emitió en 1989 un fatua contra Rushdie, que es una suerte de edicto que le pide a la comunidad islámica que asesine a cierta persona.

El fatua de Jomeiní, entonces la máxima autoridad religiosa en el país de mayoría chíita, tiene rango de ley en Irán y goza de un incentivo adicional: quien asesine al autor indio recibirá una recompensa de US$3 millones para quien acabara con Rushdie.

“En el nombre de Dios,

Estoy informando a todos los valientes musulmanes del mundo que el autor de ‘Versos satánicos’, un texto escrito, editado y publicado contra el Islam, el Profeta del Islam y el Corán, junto con todos los editores y editoriales conscientes de su contenido, están condenados a muerte. Hago un llamamiento a todos los musulmanes valientes, dondequiera que se encuentren en el mundo, para que los maten sin demora, para que nadie se atreva a insultar las creencias sagradas de los musulmanes en lo sucesivo. Quien muera por esta causa será mártir, si Dios quiere. Mientras tanto, si alguien tiene acceso al autor del libro pero es incapaz de llevar a cabo la ejecución, debe informar a la gente para que sea castigado por sus acciones.

Que la paz y las bendiciones de Alá estén con ustedes”.

El fatua también alcanza a quien colaboren con él, incluidos todos los traductores de su libro. Por ejemplo, Hitoshi Igarashi, el traductor al japonés de la obra de Rushdie, fue asesinado a puñaladas en la puerta de su casa. Ettore Capriolo, traductor al italiano, sobrevivió a un ataque en su apartamento en Milán, mientras que al editor de la novela en Noruega lo mataron a tiros en una calle de Oslo.

Rushdie, por su parte, vivió décadas en la clandestinidad, sin que se sepa su paradero. En 2012 resurgió contando al New Yorker la persecución que había estado viviendo. En los 90s, se había ido de India, país con una considerable población islámica, y se mudó a Nueva York.

Sin embargo, en los últimos años, el centro financiero y cosmopolita de Estados Unidos se llenó de musulmanes, por lo que debió volver a bajar el perfil. Esta era una de sus primeras conferencias públicas que daba en mucho tiempo, y junto a Henry Reese, estaban promocionando una organización que ofrece asilo a escritores que enfrentan persecución de Irán.

Irán

El Dictador de Irán habló por primera vez de las históricas protestas contra su régimen y culpó a Estados Unidos e Israel

Publicado

en

Alí Jamenei, el Líder Supremo de Irán, ha acusado a Estados Unidos y a Israel de provocar los “disturbios” que están teniendo lugar en el país desde la muerte de Mahsa Amini el 16 de septiembre a manos de la policía moral de Irán.

El ayatolá Ali Jamenei, Líder Supremo de Irán, ha culpado a Estados Unidos e Israel por las protestas que se han apoderado del país durante casi tres semanas, acusando a los países de tratar de detener el “progreso” de Irán. Jamenei calificó el lunes las protestas antigubernamentales, una de las más grandes que el país ha visto en años, como “disturbios”.

“Digo explícitamente que estos disturbios y esta inseguridad fueron un diseño de Estados Unidos y el régimen sionista falso y ocupante [en referencia a Israel] y de aquellos a quienes les pagan; y algunos iraníes traidores en el extranjero los ayudaron”, dijo Jamenei frente al alumnado de una universidad policial en Teherán.

Jamenei trató de presentar los disturbios como parte de un esfuerzo extranjero para desestabilizar a Irán. Dijo que, de no haber sucedido la muerte de Amini, los regímenes extranjeros hubieran encontrado otra “excusa” para desestabilizar el país igualmente.

Casi 3 semanas han pasado ya desde el inicio de las protestas en Irán tras la muerte a manos de la policía moral iraní de Mahsa Amini, una joven oriunda de la región del Kurdistán iraní de 22 años, el 16 de septiembre pasado, luego de estar varios días en coma.

Inicialmente, fue detenida por la policía moral de Irán por usar un “atuendo inadecuado” y violar el código de vestimenta para las mujeres. La verdadera razón de su arresto fue que no estaba utilizando “correctamente” el hiyab.

La policía moral es una fuerza creada directamente por el Ayatolá y es responsable de garantizar el respeto de la moral islámica descrita por las autoridades clericales del país, siguiendo la Ley Sharía al pie de la letra según la interpretación del régimen iraní.

Tres semanas de protesta han llevado a Teherán al caos, mientras el régimen intenta ignorar los sucesos.

El brutal dictador iraní aseguró que “Irán está creciendo a pesar de las sanciones impuestas por Estados Unidos desde 2018“, cuando Trump abandonó unilateralmente el acuerdo nuclear alcanzado por Obama en 2015. “Sienten que el país está progresando hacia el poder a gran escala y no pueden tolerar esto”, señaló Jamenei.

Se dice que Estados Unidos está considerando nuevas sanciones contra Irán a la luz de las protestas, que han provocado la muerte de docenas de personas. Por el momento, la Casa Blanca ha aliviado algunas sanciones de Internet a Irán para tratar de ayudar a los iraníes a eludir las restricciones gubernamentales a Internet impuestas desde que comenzaron las protestas.

En sus primeras declaraciones sobre la muerte de la mujer de 22 años después de ser arrestada, el ayatolá dijo que su muerte le “rompió profundamente el corazón” y lo calificó como un “incidente amargo” provocado por los enemigos de Irán.

“En el accidente que sucedió, una joven falleció, lo que también nos dolió, pero las reacciones a su muerte antes de que las investigaciones [se lleven a cabo]… cuando algunos vienen a hacer que las calles sean inseguras, quemar el Corán, quitarle los hiyabs a las mujeres cubiertas y quemar mezquitas y autos de la gente, no son una reacción normal y natural”, agregó Jamenei mientras estaba rodeado por los jefes de la policía, el ejército y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Las autoridades iraníes han informado de que muchos miembros de las fuerzas de seguridad murieron durante los disturbios. Según la ONG Iran Human Rights (IHR), con sede en Oslo, Noruega, al menos 130 personas han muerto en la represión.

A esto se le suma el dato que publicó la policía el lunes sobre que habían realizado más de 1.200 arrestos, entre los que se encuentran tanto activistas, abogados y periodistas como diversos manifestantes.

“El deber de nuestras fuerzas de seguridad, incluida la policía, es garantizar la seguridad de la nación iraní (…) Los que atacan a la policía están dejando a los ciudadanos iraníes indefensos contra matones, ladrones y extorsionadores”, dijo Jamenei.

Las fuerzas de seguridad, incluida la policía y la milicia voluntaria Basij, han estado liderando una represión de las protestas, con miles de detenidos y cientos de heridos.

Ali Jamenei.

Seguir Leyendo

Irán

A casi 3 semanas del inicio de las protestas en Irán, más de 130 manifestantes fueron asesinadas por la policía iraní

Publicado

en

Según Iran Human Rights, ya hay 130 personas asesinadas desde que comenzaron las protestas en Irán tras la muerte de Masha Amini, una joven de 22 años golpeada brutalmente por la policía por no usar hijab.

Casi 3 semanas han pasado desde el inicio de las protestas en Irán tras la muerte a manos de la Policía Moral iraní de Mahsa Amini, una joven oriunda de la región del Kurdistán iraní de 22 años, el 16 de septiembre pasado, luego de estar varios días en coma.

Iran Human Rights, una ONG con sede en la capital noruega, estimó este domingo que en el marco de las protestas han muerto más de 130 personas. En las protestas inmediatas a la muerte de Mahsa Amini fallecieron 90 manifestantes por la represión policial.

Otras 41 fallecieron como consecuencia de enfrentamientos violentos con la policía en la ciudad de Sahedan, el sureste de Irán, según la ONG noruega. Los protestas en Sahedan se iniciaron después de que se acusase de un jefe de la policía de haber violado a una muchacha de 15 años perteneciente a la minoría sunita, en el contexto de las protestas por la muerte de Amini.

Por su parte, la cantidad de detenidos, contabilizando, entre otros, activistas, manifestantes periodistas y abogados, se cuenta de a miles. Entre ellas, las autoridades iraníes arrestaron a la hija del expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní por incitar a las protestas. Mientras tanto, las protestas contra el régimen iraní continúan tanto en Teherán como fuera del país.

No es la primera vez que Hashemi, ex legisladora y activista por los derechos de las mujeres, tiene enfrentamientos con las fuerzas de seguridad iraníes por incumplimientos de ley en la república islámica.

Protestas por Mahsa Amini.

Qué pasó con Mahsa Amini

Inicialmente, Amini fue detenida por la policía moral de Irán por usar un “atuendo inadecuado” y violar el código de vestimenta para las mujeres. La verdadera razón de su arresto fue que no estaba utilizando “correctamente” el hiyab.

La policía moral es una fuerza creada directamente por el Ayatolá y es responsable de garantizar el respeto de la moral islámica descrita por las autoridades clericales del país, siguiendo la Ley Sharía al pie de la letra según la interpretación del régimen iraní.

El padre de la mujer afirmó que las autoridades iraníes cubrieron los moretones en el cuerpo de Amini y se negaron a permitir que su familia los viera, lo cual denota que la víctima fue severamente golpeada por la policía, lo cual fue confirmado con una brutal foto de la mujer en coma en el hospital.

Mientras los manifestantes corean eslóganes como “Muerte al dictador” y “Mujer, Vida y Libertad”, las fuerzas de seguridad han utilizado gases lacrimógenos, palos y, en algunos casos, munición real, para reprimir a los que se muestran a favor de las manifestaciones contra el gobierno.

Además, las mujeres se quitaron desafiantemente sus hiyabs en las manifestaciones y los quemaron en hogueras en la vía pública, mientras otras se cortaron el pelo, según se ve en videos difundidas viralmente en las redes sociales, una actitud desafiante contra el régimen iraní.

Según la interpretación del régimen teocrático iraní de la Ley Sharía, el cabello suelto es considerado como un factor seductor, razón por la cual este debe ser tapado. Por eso, en símbolo de protesta, las mujeres se sacan el velo y se cortan el cabello, buscando que se visibilice la lucha que están llevando.

Mientras tanto, Ebrahim Raisi, presidente ultraconservador de Irán, dijo el domingo que la “conspiración” de los enemigos del país había “fracasado”. “En un momento en que la República Islámica estaba superando los problemas económicos para ser más activa en la región y en el mundo, los enemigos entraron en juego con la intención de aislar al país, pero fracasaron en esta conspiración”, expresó en un comunicado difundido por la presidencia.

Ebrahim Raisi.

Seguir Leyendo

Irán

Se cumplen dos semanas de protestas en Irán: La hija del expresidente Rafsanyaní fue arrestada por la policía

Publicado

en

En el contexto de revueltas en todas las ciudades más importantes del país, incluida la capital, Teherán, las autoridades arrestaron a la hija del expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní por incitar a las protestas.

Los iraníes organizaron el martes una doceava noche consecutiva de protestas por el asesinato de Mahsa Amini, asesinada por la policía moral del régimen por no usar hijab, desafiando una represión cada vez mayor de las fuerzas de seguridad iraníes.

La policía moral es una fuerza creada directamente por el Ayatolá y es responsable de garantizar el respeto de la moral islámica descrita por las autoridades clericales del país, siguiendo la Ley Sharia al pie de la letra según la interpretación del régimen iraní.

La agencia de noticias iraní Fars dijo que alrededor de 60 personas habían muerto en las protestas desde el 16 de septiembre. Un número mayor está dando la organización Iran Human Rights (IHR), con sede en Oslo, dijo que al menos 76 personas han muerto en la represión.

A esto se le suma el dato que publicó la policía el lunes sobre que habían realizado más de 1.200 arrestos, entre los que se encuentran tanto activistas, abogados y periodistas como diversos manifestantes.

Mujeres que lideran las protestas fueron arrestadas en masa.

En este contexto de revueltas en muchas de las ciudades más importantes del país, incluida la capital, Teherán, las autoridades iraníes arrestaron a la hija del expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní por incitar a las protestas, confirmó la agencia de noticias Tasnim.

Faezeh Hashemí, la hija del ex presidente Akbar Hashemí, ha sido arrestado en el este de Teherán por una agencia de seguridad por incitar a los alborotadores a las protestas callejeras”, informó Tasnim, sin dar más detalles.

No es la primera vez que Hashemi, ex legisladora y activista por los derechos de las mujeres, tiene enfrentamientos con las fuerzas de seguridad iraníes por incumplimientos de ley en la república islámica.

En julio de este año había sido acusada por el régimen de llevar a cabo actividades de propaganda contra el país y blasfemia en comentarios en las redes sociales. Además, Hashemi criticó duramente al gobierno de Biden por quitar a la Guardia Revolucionaria de la lista de organizaciones terroristas y dijo que la decisión es “perjudicial” para los intereses nacionales de Irán.

Quien es Akbar Hashemí Rafsanyaní

El ayatolá Rafsanyaní presidió Irán entre 1989 y 1997, durante una serie de reformas progresistas que acompañaron la caída de la Unión Soviética y el Consenso de Washington. Rafsanyaní es el único mandatario de Irán que habló en favor del capitalismo, y privatizó varias empresas estatales.

Su presidencia comenzó al mismo tiempo que el mandato de Alí Jamenei, quien sucedió al gran ayatolá Ruholá Jomenei en 1989. Jamenei le entregó más poder al presidente de la Nación y lo convirtió en un jefe de Gobierno con los mismos poderes que muchos de los países presidencialistas del resto del mundo.

Muchas de las reformas que impulsó Rafsanyaní están siendo retrocedidas por el actual presidente Ebrahim Raisi, un ultra-conservador que fue el verdugo de la Masacre de 1988. Casi 4.000 opositores al régimen fueron condenados a muerte en juicios que presidió Raisi por disidencia a la República Islámica.

Akbar Hashemí Rafsanyaní.

Raisi planea dar un discurso televisivo a la nación este miércoles en medio de la ola de disturbios antigubernamentales, con manifestantes coreando “Muerte al dictador” y “Mujer, Vida y Libertad”.

A pesar de un creciente número de muertos y una feroz represión por parte de las fuerzas de seguridad utilizando gases lacrimógenos, palos y, en algunos casos, munición real, los videos de las redes sociales mostraron a los iraníes persistiendo en las protestas, a menudo pidiendo el fin de las más de cuatro décadas del establecimiento clerical islámico en el poder.

La policía antidisturbios con chaleco antibalas negras ha golpeado a los manifestantes con porras en batallas callejeras, mientras que los protestantes han derribado grandes imágenes de Ali Jamenei y su difunto predecesor, el ayatolá Ruholá Jomeini.

Además, la élite de la Guardia Revolucionaria de Irán dijo el miércoles que dispararon misiles y drones contra objetivos militantes en la región kurda del vecino norte de Irak, donde un funcionario dijo que nueve personas murieron. De esa zona provenía la mujer asesinada por la policía moral.

Con respecto al Kurdistán iraní, el grupo iraní de derechos humanos Hengaw dijo que 18 personas habían muerto, 898 resultaron heridas y más de 1.000 manifestantes kurdos arrestados en los últimos 10 días, pero estimó que las cifras reales eran más altas.

Ebrahim Raisi.

El Ayatolá Hossein Nouri Hamedani, un poderoso clérigo chií alineado durante mucho tiempo con el establishment ultraconservador del país ha instado a las autoridades a adoptar una línea más suave. “Los líderes deben escuchar las demandas del pueblo, resolver sus problemas y mostrar sensibilidad hacia sus derechos”, dijo.

El ministro de Salud, Bahram Einollahi, citado por la agencia oficial de noticias IRNA, acusó a los manifestantes de destruir 72 ambulancias, mientras que del lado de los activistas se argumenta que las autoridades han estado utilizando dichas ambulancias para transportar a las fuerzas de seguridad.

Seguir Leyendo

Tendencias