Seguinos en redes

Israel

Años de planificación, armas y explosivos de última generación y la ayuda de Irán: Cómo Hamás rompió las defensas de Israel

Publicado

en

Un reciente reporte con fuentes tanto de las FDI como de Hamás indica que Irán estuvo planificando este ataque hace años, y contrabandeó armas y explosivos especiales para realizar el ataque contra Israel.

En un informe exclusivo publicado por el The Times of Israel, el medio investigó y enumeró las razones por las cuales falló la inteligencia del Estado de Israel, que no vio venir el ataque genocida sin precedentes contra la población civil judía del pasado sábado 7 de octubre.

Si bien Israel fue invadida en múltiples ocasiones desde su independencia hace casi 100 años, siempre habían sido invasiones militares para quitarles territorio. Este ataque fue muy distinto, ya que los palestinos ingresaron con el único objetivo de asesinar y secuestrar israelíes. De esta manera, se constató el peor ataque contra civiles judíos desde el Holocausto.

La pregunta que surge, por lo tanto, es por qué Israel, cuya agencia de inteligencia, el Mossad, es las segunda más prolífica del mundo, solo superada en tareas de inteligencia militar por la CIA, no supo que este ataque iba a ocurrir, y no trabajó para evitarlo.

Si bien hay varias teorías conspirativas que incluyen un operativo de subterfugio que se les fue de las manos por parte de la CIA contra el Mossad, impulsada por el Gobierno de Biden para apretar al gobierno de Benjamin Netanyahu, que estaba pasando reformas que eliminarían la influencia de Estados Unidos sobre el Poder Judicial israelí, el medio The Times of Israel presenta evidencia de las fallas que existen en el plan de seguridad fronteriza de la Nación Judía.

Según el reporte, Israel confío demasiado en que la barrera de seguridad de alta tecnología que lo separa de la Franja de Gaza era impenetrable. La misma consiste primero de un muro de concreto reforzado en contra de explosivos, y después de una "zona muerta", una valla erizada de alambre de púas, cámaras y sensores, la cual está fortificada con una base de hormigón contra túneles y ametralladoras a control remoto.

Sin embargo, los palestinos utilizaron explosivos de alta tecnología y excavadoras, que no se encuentran fácilmente en la Franja de Gaza y probablemente contrabandearon al país desde Irán, y así pudieron derribar primero el muro y luego la valla. En ningún momento el Gobierno israelí pensó que los palestinos tendrían dicho nivel de tecnología, y por eso se confiaron en las defensas materiales.

Así, con un saldo actual de más de 1.300 judíos asesinados en sus casas, varios oficiales militares israelíes que hablaron de forma anónima con The Times of Israel han revelado algunas de las graves deficiencias operativas y de inteligencia que permitieron la violación masiva de la valla por parte de Hamas.

Otro de los puntos débiles de la defensa israelí fue la excesiva dependencia de las defensas fronterizas a control remoto. Como era un día festivo y religioso en Israel, las bases cerca de la frontera tenían menos soldados que de costumbre, y el Ejército no se preocupó por esta deficiencia defensiva ya que tenían mecanismos automatizados para repeler una incursión.

Pero ninguno de estos sistemas defensivos a control remoto estaban dimensionados para repeler una invasión de esta magnitud, en la que más de 1.500 terroristas irrumpieron rápidamente en camionetas y motocicletas en el sur de Israel, a los que se unieron otros cientos que utilizaron parapentes y lanchas, a través del mar Mediterráneo, para desatar ataques contra las comunidades cercanas. Tras estos eventos, familias enteras fueron masacradas mientras trataban de esconderse en sus casas o de escapar.

Como factor adicional, se informó que muchos comandantes estaban agrupados en una sola base militar cerca de la frontera, cuando generalmente se requiere que estén distribuidos a lo largo de varios centros de comando.

Esto impidió una respuesta rápida y una transmisión de información al resto del Rjército una vez que la base fue invadida por Hamás y los comandantes y soldados presentes allí fueron asesinados, heridos o secuestrados. Ello influyó en que pasara mucho tiempo antes de que se enviaran nuevas fuerzas para combatir a los infiltrados de Hamás.

Además de esto, los palestinos emplearon drones (vehículos aéreos no tripulados controlados a distancia) para bombardear e inutilizar torres de comunicación, centros de vigilancia y ametralladoras operadas a distancia cerca de la frontera, así como la desactivación de las cámaras de seguridad, dejando indefensa la frontera.

Esto lo enmascararon con una ola de cohetes que lanzaron contra todo el territorio israelí, que atacó puntos céntricos de Tel Aviv y Jerusalén, y confundió a los altos mandos pensando que se trataba de otro ataque aéreo como los que hubo en el último año.

"A las 6:30 a.m. (0330 GMT) comenzaron los cohetes", dijo una mujer soldado estacionada en Nahal Oz, frente a la ciudad de Gaza, en una entrevista televisada desde el hospital. "Unos 30 hombres armados palestinos ocuparon rápidamente la base militar y la mantuvieron durante siete horas", aseguró la soldado al Canal 12 israelí.

Los terroristas lanzaron granadas a los soldados, dijo la fuente, quien pudo esconderse con otros en una pequeña habitación, hasta que una unidad de élite del ejército israelí finalmente retomó la base varias horas después. La idea de que "tomarían una base militar, eso es algo que nunca soñé que sucedería", añadió.

La fecha del ataque tampoco fue casual, ya que había particularmente pocos soldados israelíes cerca de la frontera con Gaza, por varias razones; primero, era sábado, por lo que se estaba respetando el Shabat, pero también se estaba celebrando Sucot, uno de los días más importantes del calendario judío. Por esto, los miembros de las fuerzas más religiosos habían pedido permiso para regresar a sus casas y disfrutar de los días festivos en familia.

Pero también había desde hace algunas semanas un fuerte el desvío de las fuerzas hacia Cisjordania; debido a los problemas internos que estuvieron teniendo lugar en los últimos meses en Jerusalén y las zonas lindantes. Los altos mandos no dudaron en enviar tropas de la frontera a Judea y Samaria, de vuelta, confiando excesivamente en la solidez de la barrera con Gaza.

Una vez dentro de Israel, además del genocidio, los terroristas secuestraron a más de 200 hombres, mujeres y niños, algunos israelíes y otros de otras nacionalidades, particularmente turistas que estaban en una fiesta electrónica cerca de la frontera, desde donde fueron arrastrados de vuelta a Gaza como cautivos.

Por último, se identificaron dos problemas más en la política de seguridad israelí. Primero, se ha registrado una falta de monitoreo de algunos canales de comunicación claves utilizados por Hamás.

A pesar de que el Mossad mantiene un fuerte monitoreo del grupo terrorista, éstos abrieron con la ayuda de Irán nuevos canales de comunicación que se mantuvieron en secreto hasta este sábado, mientras que en los canales monitoreados decían que no estaban buscando la guerra.

Esta acción de contra-inteligencia también se mantuvo en redes sociales, lo que no es usual para los terroristas de Hamás. A pesar de que el grupo comete atentados sofisticados en Israel regularmente, los ataques más masivos de los palestinos suelen ser incitados en redes sociales y son rápidamente identificados por el Mossad. Sin embargo, esta vez no se identificó una sola publicación que pueda dar indicio de lo que estaba pasando.

El otro problema es que el gobierno de Israel viene hace algunos años implementando una medida de ayuda social en la Franja de Gaza, bajo la premisa de que esto desincentivaría los ataques. El gobierno creyó que proporcionar algunos incentivos económicos a los trabajadores de Gaza era suficiente para contener a Hamás.

Sin embargo, los palestinos tomaron el dinero y la bonanza económica e igualmente se enlistaron en el grupo terrorista para ser entrenados. Un claro ejemplo de esto es que Israel provee de energía, saneamiento y combustible a la Franja, lo cual facilita a Hamás a dedicarse de lleno a las operaciones militares.

"Hamás dio a Israel la impresión de que no estaba listo para una lucha", dijo una fuente cercana a Hamás a Reuters, y luego describió los planes de lo que ha sido el ataque más sorprendente que ha sufrido Israel desde la Guerra de Yom Kippur de 1973, cuando Egipto y Siria sorprendieron al Estado judío.

"Israel seguramente los vio, pero estaban convencidos de que Hamas no estaba interesado en entrar en una confrontación de esta magnitud", agregó la fuente. "Hamas utilizó una táctica de inteligencia sin precedentes para engañar a Israel en los últimos meses, dando la impresión pública de que no estaba dispuesto a entrar en una pelea o confrontación con Israel mientras se preparaba para esta operación masiva", aseguró.

Todas las razones detrás del ataque tienen un denominador común: la República de Irán. Si bien las fuerzas iraníes han promovido el terrorismo en Israel a través de la agrupación libanesa Hezbolá, la conexión con Hamás era menos clara y el gobierno israelí fue agarrado de sorpresa descubriendo que la nación terrorista tenía un vínculo mucho más desarrollado del que pensaban, que aparentemente había estado siendo nutrido por años.

El mayor del Ejército Nir Dinar, portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, dijo esta semana que "este es nuestro 11 de septiembre"; y agregó que "nos sorprendieron y vinieron rápido desde muchos puntos, tanto desde el aire como desde la tierra y el mar".

Sumándose a él, el general militar retirado Yaakov Amidror, ex asesor de seguridad nacional, resaltó que "es un gran fracaso del sistema de inteligencia y del aparato militar en el sur".

A modo de represalia, Israel ahora está atacando la infraestructura terrorista y todas las áreas donde Hamas opera o se esconde en la Franja de Gaza. En este sentido, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y otros líderes israelíes se han comprometido a garantizar que Hamas nunca más pueda reunir la capacidad de dañar a Israel, afirmando que la desaparición del grupo terrorista es fundamental para el futuro del país.

Bombardeos israelíes sobre Gaza en respuesta al ataque de Hamas

Israel

Israel continúa su guerra contra el terrorismo islámico: Las FDI abatieron a un cabecilla de Hezbollah

Publicado

en

Las Fuerzas de Defensa Israelíes empiezan a enfocarse en el frente de batalla al norte de Israel con masivos bombardeos selectivos con el objetivo de eliminar importantes líderes de Hezbollah.

A medida que Israel completa su operación militar para liberar la Franja de Gaza, un nuevo frente se abre en su guerra contra el terrorismo islámico en la región: la frontera norte con el Líbano se encuentra completamente militarizada por el grupo guerrillero Hezbollah, que está realizando ataques relámpago contra las fuerzas israelíes.

En este contexto, este sábado el Ejército israelí informó que atacó un puesto de observación en el que operaba una célula terrorista del grupo extremista libanés, y que en el ataque abatieron a una cabecilla de las milicias chiítas.

“A primera hora de hoy (sábado), las FDI han identificado a un terrorista en un puesto de observación perteneciente a la organización terrorista Hezbollah en la zona de Ayta ash Shab. Poco después de la identificación, se llevó a cabo un ataque de precisión contra el puesto en el que operaba el terrorista”, señaló el Ejército en un comunicado.

“En la zona de Yaroun, en el sur del Líbano, las FDI identificaron a un terrorista que entraba en una estructura militar de Hezbollah. Un caza de la Fuerza Aérea atacó rápidamente la estructura en la que operaba el terrorista”, agrega el texto.

Por su parte, el Ejército informó que aviones de combate israelíes también atacaron estructura terrorista de Hezbollah en la zona de Ramyeh, en el sur del Líbano. “A lo largo del día, las tropas de las FDI dispararon para eliminar amenazas en las zonas de Ayta ash Shab, Jibbain y Tallouseh”, concluye el comunicado.

Horas antes de este ataque, el Ejército había informado sobre el abatimiento de Ayman Ratma, miembro de Hamas pero también cabecilla del grupo terrorista libanés Jamaa al Islamiya, vinculado a Hezbollah, en un ataque aéreo selectivo contra su vehículo cerca de la ciudad de Khiara, a 40 kilómetros de la frontera con el Líbano.

“Un avión (no tripulado) de las fuerzas aéreas llevó a cabo un ataque preciso en el área (occidental) de Beqaa en el Líbano para eliminar al terrorista Ayman Ratma, un miembro clave responsable del suministro de armas para las organizaciones terroristas Hamás y Jamaa al Islamiya en el Líbano”, según un comunicado castrense.

Israel asegura que Ratma se disponía a atacar en Israel de forma “inmediata” y que ya había participado en otros ataques anteriores. Por el momento, Hamas no se ha manifestado al respecto ni reivindicado a Ratma como uno de sus afiliados.

El pasado día 20, en otro ataque selectivo contra un vehículo, Israel mató a un alto miembro de Hezbollah que circulaba en el sur del Líbano, en lo que ya se ha convertido en una práctica habitual de la fuerzas aéreas israelíes en medio de las crecientes tensiones en la frontera norte.

Seguir Leyendo

Israel

Las Fuerzas Especiales de Israel rescataron 4 rehenes de Gaza, que llevaban 6 meses secuestrados y torturados por los palestinos

Publicado

en

La operación se llevó a cabo entre tropas del Ejército, agentes del Shin Bet y la fuerza de élite Yamam, que asaltaron sorpresivamente dos centros de tortura de Hamás.

El Ejército de Israel informó este sábado que sus tropas rescataron con vida a cuatro rehenes israelíes de la Franja de Gaza tras una compleja operación de las Fuerzas Especiales, en la que recuperaron a Noa Argamani (25 años), Almog Meir Jan (21), Andrey Kozlov (27) y Shlomi Ziv (40).

Los cuatro israelíes fueron secuestrados por los terroristas de Hamás en el festival de música Nova durante el ataque del pasado 7 de octubre, cuando miles de soldados palestinos ingresaron al territorio israelí a cometer el peor genocidio de judíos desde el Holocausto.

Las fuerzas especiales asaltaron simultáneamente dos emplazamientos de Hamás en el enclave de Nuseirat, en el centro de Gaza. En uno de los lugares fue rescatado Argamani, mientras que Meir Jan, Kozlov y Ziv se encontraban en el segundo.

La operación especial

De acuerdo a lo informado por las autoridades, el nombre de la operación conjunta de las FDI, el Shin Bet y la policía para rescatar a los cuatro rehenes se llamó “Semillas de verano” y fue llevada a cabo por agentes del grupo de élite Yamam.

A las 11:00 de la mañana, hora local, los soldados recibieron la orden de asaltar dos edificios de varias plantas en el centro de Gaza, en Nuseirat, donde tenían indicios de que Hamás estaba reteniendo a los rehenes, en lo que se considera como un centro de tortura.

Los edificios estaban a unos 200 metros de distancia. Las fuerzas de seguridad decidieron realizaron la misión en ambos puntos de forma simultánea -y no por separado- ante la posibilidad de que los terroristas de Hamas asesinaran a los rehenes tras identificar la operación de rescate.

Si bien la operación fue exitosa, no faltaron los contrapuntos. En el centro donde estaban retenidos Meir Jan, Kozlov y Ziv se produjo un intenso tiroteo, durante el cual el inspector jefe Arnon Zamora, oficial de Yamam y comandante del equipo de rescate en el segundo edificio, resultó gravemente herido por disparos de Hamas.

Cuando los tres rehenes y Zamora eran rescatados, el vehículo en el que viajaban fue atacado por Hamas y quedó atrapado. Inmediatamente otras tropas israelíes llegaron al lugar para rescatarlos y los llevaron a un helipuerto improvisado en Gaza.

“Las fuerzas israelíes se han estado preparando para esta misión de rescate durante semanas. Se han sometido a un entrenamiento intensivo; arriesgaron sus vidas para salvar las vidas de nuestros rehenes. Esto es lo que hacemos en Israel: arriesgamos nuestras vidas para salvar las vidas de nuestros rehenes”, aseguró el contralmirante Daniel Hagari, portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

Y concluyó: “Cuando decimos que haremos todo lo posible para que nuestros rehenes vuelvan a casa, lo decimos en serio. No dejaremos de luchar por su libertad. Cualquier otro país decente del mundo haría lo mismo”.

Seguir Leyendo

Argentina

Un joven argentino murió peleando contra terroristas en la Franja de Gaza: tenía 20 años y se había enlistado en las Fuerzas de Israel

Publicado

en

La AMIA confirmó la noticia. Se llamaba Ilán Cohen, pertenecía al batallón 202 y falleció durante un enfrentamiento bélico al norte de la Franja de Gaza contra terroristas de Hamás.

El gran rabino de la AMIA, Eliahu Hamra, emitió un comunicado a través de Twitter, donde reveló la triste noticia de la muerte de Ilán Cohen, un joven argentino de 20 años que se había enlistado en las Fuerzas de Defensa de Israel y combatía al norte de la Franja de Gaza.

Cohen, nacido en Argentina, había prestado su servicio como paracaidista en el Batallón 202, y falleció el miércoles por la mañana en un combate contra guerrilleros de Hamás. La familia viajará de urgencia para estar presente en el último adiós.

“Recibimos la estremecedora noticia de la muerte de Ilán Cohen, un joven argentino que formaba parte de las Fuerzas de Defensa de Israel falleció combatiendo en Gaza. Abrazamos a su familia y seres queridos en este momento de tanto dolor, y rezamos por la elevación de su alma”, expresó el rabino a través de un tuit, junto a una imagen del soldado, donde se lo puede ver con el uniforme militar.

Ilán es hijo de David Oscar y Adriana Edith Zac, solía asistir a la comunidad judía del Templo Ajdut Israel, en el barrio porteño de Belgrano, donde celebró su bar mitzvá en 2017, según indicó Eliahu Hamra.

La AMIA confirmó que el padre de Ilán, y uno de sus hermanos, abordarán un vuelo de urgencia desde Ezeiza en las próximas horas. “Les informó la desgarradora noticia del cónsul israelí, y mañana viajará también su madre”, comentó, mientras les brindan contención en este desolador momento.

El grupo terrorista Hamás secuestró a 21 argentinos en su ataque al sur de Israel el pasado 7 de octubre, donde asesinaron a más de 1.500 judíos en cuestión de horas, en la peor masacre en contra de la comunidad desde el Holocausto.

Ilán, como tantos judíos a lo largo del mundo, se postularon para ser parte de las Fuerzas de Defensa del Estado de Israel, y poder pelear en contra de los guerrilleros palestinos.

Su muerte se da en la recta final del combate en la Franja, donde Hamás ya ha entrado a la ciudad de Rafah, el último bastión del terrorismo islámico en el territorio palestino. El ejército de Israel dijo que las tropas habían matado a "un gran número de terroristas" en su último combate en Jabalia.

La ONU dice que casi 600.000 personas que se refugiaron han sido desplazadas desde el inicio de una operación terrestre israelí en las afueras del este de la ciudad hace nueve días, incluidas 150.000 personas en las últimas 48 horas.

Seguir Leyendo

Tendencias