Seguinos en redes

Turquía

Atentado en el corazón de Estambul deja al menos 6 muertos: Erdogan anuncia una guerra contra el “terrorismo kurdo”

Publicado

en

Una fuerte explosión, en un ataque terrorista del PKK, tuvo lugar el domingo en una concurrida avenida de Estambul. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió que los culpables serían castigados.

Al menos 6 personas murieron y 81 resultaron heridas el domingo en un ataque terrorista en la calle comercial de Istiklal, en el centro de Estambul, un hecho que el presidente Recep Tayyip Erdoğan calificó de “vil ataque” que “huele a terrorismo [kurdo]”.

La avenida es una de las calles más concurridas de la capital turca, popular entre turistas y lugareños, rodeada de tiendas y restaurantes, y es un objetivo deseable para los terroristas que quiere maximizar el daño de sus ataques.

Hablando antes de su partida a la cumbre del G20 en Indonesia el domingo, Erdogan despejó cualquier duda sobre si fue un accidente, y aseguró que la explosión fue causada por un “ataque con bomba”. Además prometió que los culpables están siendo rastreados y serían castigados.

Posteriormente, el vicepresidente turco Fuat Oktay, anunció que se cree que una mujer está detrás del atentado. “Consideramos que se trata de un atentado terrorista debido a la detonación de una bomba por parte de un asaltante que se cree que es una mujer, según las primeras informaciones”, declaró Oktay a la prensa.

Este lunes por la mañana, las fuerzas de seguridad turcas detuvieron a Ahlam al-Bashir, una mujer de nacionalidad siria, vinculada al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), cuya célula activa en siria es conocida como el PYD, una organización financiada por Estados Unidos y considerados como terroristas por Turquía.

La mujer fue grabada por una cámara de seguridad cuando abandonaba una bolsa en el lugar de la explosión. En el interrogatorio, la mujer habría confesado haber cometido el atentado por orden de sus superiores kurdos.

Sin embargo, el PKK ha negado cualquier involucramiento en el atentado, y ha expresado sus condolencias a los familiares de los fallecidos. En un comunicado oficial, el PKK alegó que “no atacamos directamente a civiles y no aceptamos acciones dirigidas a civiles”.

Sospechosa del atentado alcanzada por una cámara de seguridad.

Las fuerzas de seguridad turcas, con la información extraída de la mujer, llevaron a cabo 21 allanamientos y anunciaron la detención de 46 sospechosos, que estarían detrás del atentado de Estambul.

Si bien diferentes países han expresado sus condolencias por el ataque, incluso Estados Unidos, el ministro de Interior ha afirmado que Turquía no acepta las emitidas por Washington debido al apoyo que brinda al PYD, a quien responsabilizan directamente por el ataque.

Sabemos dónde se coordinó el ataque. Hemos recibido el mensaje que se nos ha dado y sabemos cuál es el mensaje. No aceptamos las condolencias de la Embajada estadounidense… Si no hubiéramos capturado al atacante, habría huido a Grecia“, expresó el ministro ante la prensa.

Cuatro personas murieron en el lugar y dos en el hospital, según reportaron fuentes oficiales. Además, otros 81 resultaron heridos, según el último balance. El gobernador de Estambul, Ali Yerlikaya, también confirmó el número de muertos y dijo que los heridos estaban siendo tratados.

Entre las víctimas mortales se habría identificado a una niña de 3 años, cuyo padre, funcionario de un ministerio, también habría fallecido.

Un video publicado en redes sociales mostró como se producía una fuerte explosión en el corazón de la transitada avenida, lo cual hizo que los peatones se dieran la vuelta y salieran corriendo. Otras imágenes mostraron ambulancias, camiones de bomberos y policías en el lugar. También se vio un amplio cráter negro en el medio de la calle, y alrededor personas que habían sido alcanzadas por la explosión y el fuego generado.

Los usuarios de las redes sociales dijeron que las tiendas cerraron inmediatamente, y que la calle fue cercada por la policía. El organismo de control de los medios de Turquía impuso una prohibición temporal a los medios de informar sobre la explosión, lo que significó que las emisoras no pudieron mostrar videos del momento de la explosión o sus consecuencias por más de una hora.

Hasta la acción terrorista de hoy, el país vivía un periodo de tensa calma, con una ausencia significativa de atentados. Fue entre 2015 y 2017 cuando Turquía fue objeto de los atentados más importantes de los últimos años, unos por parte de ISIS y otros perpetrados por grupos kurdos.

El pasado 20 de abril tuvo lugar el último atentado, cuando 1 guardia de cárcel falleció y otros 9 fueron heridos al explotar una bomba al paso del autobús que los transportaba hacia su lugar de trabajo cerca de la ciudad de Bursa, al noroeste del país.

El 20 de julio de 2015 murieron 32 personas y más de 70 resultan heridas en un atentado suicida del grupo yihadista ISIS en la ciudad de Suruç, a 10 kilómetros de la frontera siria.

El 10 de octubre de ese mismo año, 102 personas murieron y 246 resultaron heridas en un doble atentado suicida perpetrado por ISIS en Ankara contra una marcha por la paz convocada por sindicatos y colegios profesionales, en el peor atentado de la historia de Turquía.

El 17 de febrero de 2016, 28 personas murieron y 61 resultaron heridas al estallar una bomba al paso de un convoy militar en una zona residencial de Ankara.

Un atentado suicida con coche bomba ocurrido el 13 de marzo 2016 dejó 37 muertos y 125 en el centro de Ankara. El grupo armado “Halcones de la Libertad de Kurdistán”, una organización escindida del PKK, asumió después la autoría.

El 28 de junio 2016 tuvo lugar un atentado en el aeropuerto Atatürk de Estambul donde murieron 45 personas después de que tres terroristas armados con fusiles de asalto y explosivos adosados a su cuerpo dispararan de forma indiscriminada y acabaran inmolándose.

El 9 de diciembre 2016 perdieron la vida 47 personas, en su mayoría policías, y más de 150 resultaron heridas en un doble atentado en Estambul, que fue reivindicado por el grupo armado “Halcones de la Libertad de Kurdistan”.

Finalmente, el 1 de enero de 2017, un hombre armado causó 39 muertos y 69 heridos en el club nocturno “Reina” de Estambul poco después de la llegada del Año Nuevo. El responsable, identificado como Abdulkadir Masharipov, fue detenido días después.

Turquía

Escala la tensión entre Turquía y Siria: Las Fuerzas Armadas turcas están “casi” listas para una incursión terrestre en Siria

Publicado

en

Según un alto funcionario de Turquía, las Fuerzas Armadas turcas necesitan solo unos días para estar casi completamente listas para iniciar una incursión terrestre en Siria, con el apoyo de los grupos rebeldes en su vecino del sur.

Según oficiales turcos, el Ejército de Turquía necesita “solo unos días” para estar listo para una incursión militar terrestre en el norte de Siria, en un contexto en el que las fuerzas turcas se encuentran bombardeando a las regiones kurdas del norte de Siria, al otro lado de la frontera.

Los misiles disparados diariamente desde Turquía han atacado objetivos kurdos de las Unidades de Protección Popular Kurdas (YPG) durante toda la última semana, mientras que los aviones de combate han llevado a cabo ataques aéreos contra sus posiciones blindadas. Turquía considera al YPG como el ala guerrillera del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que tanto Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea designaron como grupo terrorista.

La escalada se produce después de un ataque mortal con bomba en Estambul hace dos semanas que Ankara atribuyó a la milicia YPG. EL grupo guerrillero ha negado su participación en el atentado y ha respondido a los ataques transfronterizos que Turquía lanzó luego del 13 de noviembre, fecha en la que se realizó el atentado.

La semana pasada, Turquía llevó a cabo ataques aéreos contra bases militares kurdas en el norte de Siria y el norte de Irak, destruyendo 89 objetivos estratégicos vinculados al PKK y el YPG, en el marco de la Operación “Espada de Garra” (Claw Sword), en represalia por el atentado en Estambul que mató a seis personas.

Las fuerzas de seguridad turcas detuvieron hace unas semanas a Ahlam al-Bashir, una mujer kurda de nacionalidad siria, vinculada PKK, quien según la policía admitió haber cometido el atentado por orden de sus superiores kurdos.

Atentado en Estambul del 13 de noviembre

“Las Fuerzas Armadas turcas necesitan solo unos días para estar casi completamente listas”, dijo un alto funcionario del Ejército turco, y agregó que los combatientes rebeldes sirios aliados de Turquía estaban listos para tal operación. “No pasará mucho tiempo para que comience la operación (…). Depende solo de que el presidente dé la palabra”, agregó el funcionario.

Días atrás, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que Turquía lanzaría una operación terrestre cuando sea conveniente para asegurar su frontera sur y frenar los ataques terroristas kurdos. “Todos los preparativos están completos. Ahora es una decisión política”, dijo recientemente otro funcionario turco a Reuters, que también solicitó el anonimato antes de la reunión.

Se trata de la segunda amenaza de una incursión terrestre contra el YPG en Siria, pues Erdogan aseguró en mayo que Turquía pronto lanzaría una operación militar contra el territorio controlado por los kurdos, aunque tal operación no se materializó en ese momento.

Fuerzas turcas en Siria.

A su vez, los funcionarios turcos aseguraron que Ankara ha estado en contacto con Moscú y Washington sobre sus actividades militares. En este contexto, Estados Unidos le ha bajado línea a Turquía, miembro y aliado de la OTAN, al mostrarle su preocupación de que una escalada afecte el objetivo de luchar contra los militantes del ISIS en Siria, una tarea que han estado cumpliendo los kurdos desde la retirada de las fuerzas norteamericanas luego de ganar la guerra contra el Estado Islámico en 2018.

Incluso, luego de que se acusara a Turquía de haber realizado ataques aéreos que terminaron golpeando a las fuerzas de la Coalición estadounidense en el norte de Siria, el Ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, ha rechazado enérgicamente dichas acusaciones. “Está fuera de discusión para nosotros dañar a las fuerzas de la coalición o a los civiles”, aseguró.

Donde está el terrorista, ese es nuestro objetivo. Nuestro principio más importante es no dañar a los civiles ni al medio ambiente”, afirmó Akar. Además, el ministro también señaló que la “Operación Garra-Espada”, lanzada el 20 de noviembre con una campaña aérea, continúa con fuegos de apoyo aéreo y terrestre.

El Ministerio de Defensa también ha dicho que el Ejército de Turquía había “neutralizado” a 14 militantes de YPG que se preparaban para llevar a cabo ataques. Por lo general, los turcos utilizan el término “neutralizado” para describir las víctimas.

Recep Tayyip Erdogan, Presidente de Turquía

Por el momento, Rusia le ha pedido a Turquía que se abstenga de una ofensiva terrestre a gran escala. Turquía y Rusia tienen intereses divergentes en el escenario sirio, pues los rusos han apoyado al presidente sirio Bashar al-Assad en la guerra que se desencadenó entre fines de 2011 y principios de 2012, mientras que Ankara ha respaldado a los rebeldes que luchan para derrocarlo.

Putin no quiere que Turquía gane más terreno en el norte de Siria del que ya tiene, dado que el objetivo a largo plazo es ayudar a Assad a recuperar todo el territorio bajo el Estado sirio. Si bien estima que puede hacerlo contra las fuerzas kurdas y las células de la resistencia rebelde, no hay manera que Siria le gane un enfrentamiento armado a Turquía sin la intervención de Rusia, que el Kremlin quiere evitar a toda costa.

Mientras tanto, Erdogan ha dicho que no podía descartar la posibilidad de normalizar pronto las relaciones con Siria, a pesar de que controla toda una franja de territorio suya al norte. “Así como las relaciones entre Turquía y Egipto toman forma, los lazos con Siria pueden seguir el mismo camino en el próximo período; no hay lugar para resentimientos en la política“, aseguró.

Recordemos que, después de años de tensión, un apretón de manos entre el presidente turco y el presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, la semana pasada en el marco de la Copa Mundial de la FIFA disputada en Qatar, abrió la puerta a una nueva conexión diplomática entre funcionarios de inteligencia, dijeron dos fuentes a Reuters.

Esto es consecuencia de que las delegaciones de inteligencia de las dos partes se reunieran en Egipto el fin de semana. Un alto funcionario turco ha dicho que han comenzado discusiones “significativas” entre ellos, y Turquía y Egipto están listos para comenzar conversaciones sobre cuestiones militares, políticas y comerciales, incluidos proyectos energéticos.

Las relaciones diplomáticas se han tensado desde que al-Sisi, entonces jefe del ejército de Egipto, lideró el derrocamiento en 2013 de Mohamed Mursi, presidente electo de Egipto miembro de la agrupación terrorista de la Hermandad Musulmana, quien fue fuertemente apoyado por Erdogan en el período de las elecciones posteriores a la caída del régimen de Mubarak producto de las revueltas de la Primavera Árabe.

Al-Sisi y Erdogan se dan la mano en Qatar

Seguir Leyendo

Economía

Definición de locura: La inflación de Turquía se disparó al 85,5% pero Erdogan ordena seguir bajando la tasa de interés

Publicado

en

Las políticas llevadas a cabo por Erdogan condujeron al país a la mayor inflación registrada desde el año 1998. Insólitamente el Banco Central turco sigue bajando la tasa de política monetaria por presión del Gobierno. 

El episodio inflacionario de Turquía se sigue profundizando y parece no encontrar techo. Los precios minoristas se dispararon hasta un 85,5% interanual al término del mes de octubre y 3,54% solamente en ese mes, por lo que el país registra la variación acumulada de 12 meses más violenta desde junio de 1998 según las estadísticas oficiales.

Se acumuló una aceleración de 2 puntos porcentuales en la tasa de inflación anual desde septiembre. Mes a mes, la inflación se consolida por encima del 3% mensual, una cifra muy elevada al promedio que se registró durante el año 2021. 

La inflación en alimentos alcanzó el 99% en comparación con octubre del año pasado, los precios de la vivienda aumentaron un 85% y las tarifas de transporte público se dispararon hasta un 117%

El descontrol inflacionario es aún mayor considerando el segmento mayorista de los precios, que ya registran un aumento interanual del 157,69% en octubre. Solo en octubre los precios al por mayor aumentaron un 7,83%. 

De forma completamente desquiciada el presidente Recep Tayyip Erdogan no solamente se opone a subir la tasa de política monetaria del Banco Central de Turquía, sino que además presionó para bajarla todavía más. Según la estrafalaria conjetura del mandatario, las tasas de interés “propagarían la inflación”, una lógica completamente inversa a la que se aplica en la mayor parte de las economías en el mundo.

La administración Erdogan intervino el banco central durante el último trimestre del año pasado, condenando como “usura” a la remuneración de las tasas de interés casi por motivos religiosos. Esta acción fue el origen de la inflación más extrema en 24 años

Frente al último dato de aumento de los precios, Erdogan volvió a intervenir el banco central y ordenó una nueva reducción de la tasa de interés del 14% al 10,5%. Los analistas esperan que se produzca una mayor relajación de la política monetaria en los próximos meses. 

La hoja de balance de la autoridad monetaria sigue en crecimiento, y la tasa de encaje para el promedio de los depósitos bancarios continúa apostada en el 8%, sin ningún cambio desde 2021. El banco central se queda sin instrumentos efectivos para actuar frente a la inflación de manera ortodoxa.

Con una política monetaria completamente subyugada a las muy poco convencionales disposiciones del Erdogan, las expectativas de inflación comenzaron a descanclarse fuertemente y el país se aproxima a consolidar tres dígitos de inflación según las proyecciones para 2022

Seguir Leyendo

Turquía

Turquía continúa su guerra contra los kurdos en Siria: El nuevo ataque deja un saldo de 38 fallecidos

Publicado

en

La Operación “Espada de Garra” turca del domingo contra posiciones kurdas en Siria e Irak revivió el conflicto en la región.

Turquía llevó a cabo ataques aéreos contra bases militantes kurdas en el norte de Siria y el norte de Irak, destruyendo 89 objetivos estratégicos vinculados al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y el YPG, acusado por Ankara de ser un ala del PKK. La Operación “Espada de Garra” (Claw Sword) habría sido llevada a cabo en represalia por el atentado en Estambul que mató a seis personas el pasado 13 de noviembre.

Si bien Ahlam al-Bashir, la mujer identificada como perpetradora del atentado en la concurrida y turística calle Istiklal de Estambul, declaró haber cometido el atentado por orden de sus superiores kurdos del PKK, el partido kurdo y las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por YPG han negado su participación en el atentado.

Washington se ha aliado con las SDF en la lucha contra el Estado Islámico en Siria, causando tensiones profundas y duraderas en sus relaciones con Turquía, aliado importante de la OTAN. Por su parte, el PKK lanzó una insurgencia contra el Estado turco en 1984 y más de 40.000 personas han muerto en el conflicto. Es considerada una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que las operaciones militares de Turquía en el norte de Siria e Irak no se limitaban a una campaña aérea y que se mantendrían discusiones sobre la posible participación de las fuerzas terrestres, tras los ataques aéreos del domingo.

Nuestro Ministerio de Defensa y nuestro Estado Mayor deciden juntos qué parte de las fuerzas terrestres deben participar. Hacemos nuestras consultas, y luego tomamos nuestras medidas en consecuencia”, dijo Erdogan en el vuelo de vuelta de la inauguración de la Copa Mundial de la FIFA que se está disputando en Qatar, según las emisoras TRT y CNN Turk.

Miembro de las fuerzas de seguridad después de una explosión en la concurrida calle peatonal Istiklal en Estambul

La ofensiva turca contra las bases de militantes kurdos proscritos, mató al menos a 35 personas, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

Las SDF dijeron que uno de sus combatientes había muerto, así como 11 civiles y 15 soldados del régimen sirio, mientras que el OSDH dijo que entre los 35 fallecidos estaban incluidos 18 fuerzas kurdas o aliadas y 16 soldados del régimen.

En ese sentido, miles de personas se reunieron el lunes para enterrar a las 11 víctimas civiles de Al-Malikiyah, incluido un periodista que trabaja para una agencia de noticias kurda, con los cuerpos envueltos en la bandera kurda roja, blanca y verde, dijo el corresponsal de AFP.

“Instamos al mundo, a todos aquellos que se preocupan por los derechos humanos y las grandes potencias” a presionar a Turquía para que detenga sus ataques, dijo a AFP un civil de 58 años, durante los funerales.

La gente lleva ataúdes durante una procesión fúnebre para las personas que murieron durante los ataques aéreos turcos en el norte de Siria

En represalia a la Operación “Espada de Garra”, varios proyectiles de mortero alcanzaron un distrito fronterizo en la provincia turca de Gaziantep según dichos del ministro del Interior, Suleyman Soylu. Tres personas habrían muerto y diez habrían resultado heridas después de que los cohetes golpearon el distrito turco de Karkamis, cerca de la frontera con Siria, agregó el ministro.

Por su parte, el gobernador local, Davut Gul, dijo que cinco cohetes habían alcanzado una escuela, dos casas y un camión cerca de la zona fronteriza de Karkamis. CNN Turk aseguró que el ataque fue lanzado desde el área siria de Kobane, controlada por la milicia kurda siria YPG.

Además, el domingo, cohetes disparados por parte del YPG desde Tal Rifat, en Siria, habrían herido a seis policías y dos soldados turcos cuando impactaron en la zona de un cruce fronterizo ubicado en la provincia de Kilis.

Las fuerzas armadas de Turquía han llevado a cabo varias operaciones militares a gran escala durante décadas en el norte de Irak y el norte de Siria contra la milicia kurda siria YPG, el Estado Islámico y el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Secuelas después de que los aviones de combate turcos llevaron a cabo ataques aéreos en Siria

Seguir Leyendo

Tendencias