Seguinos en redes

Egipto

Egipto se aleja de Estados Unidos y se acerca a Qatar: Al-Sisi visita Doha en un nuevo fracaso diplomático de Biden

Publicado

en

La reunión entre Abdel Fattah al-Sisi, presidente egipcio, y el emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, terminó con la firma de tres memorándums de entendimiento y marca otro error garrafal de Biden.

La visita de dos días del presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, a Doha, en la que se reunió con el Emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, finalizó con la firma de tres memorándums de entendimiento entre ambos países, en la primera visita del mandatario al país árabe. Según la agencia de noticias de Qatar, QNA, esta reunión abre “una nueva era en las relaciones bilaterales” entre ambos países.

Al-Sisi y el Emir de Qatar discutieron distintas formas de fortalecer las relaciones entre los dos países “hermanos”, particularmente en los campos de inversión, transporte y asuntos sociales. Esta reunión marcó un fuerte cambio en la política exterior de Egipto, que desde la asunción de Al-Sisi se mantenía cercano a Estados Unidos y lejano a los qataríes, pero esto parece estar cambiando.

Ambos mandatarios “fueron testigos de la firma de un memorándum de entendimiento entre la Autoridad de Inversiones de Qatar y el Fondo Soberano de Egipto para la inversión y el desarrollo”, dijo la oficina del jeque en su sitio web oficial.

Además, otros dos memorándums fueron firmados, uno en materia de cooperación portuaria, y otro sobre cooperación en el campo de los asuntos sociales entre el Ministerio de Solidaridad Social de Egipto y el Ministerio de Desarrollo Social de Qatar.

La visita de al-Sisi, que tiene lugar luego de una visita del Emir a Egipto en junio, es una señal de afianzamiento de los lazos entre Egipto y Qatar, luego del restablecimiento de relaciones en enero de 2021 entre ambos países.

Recordemos que en junio de 2017, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto impusieron un bloqueo a Qatar y le otorgaron un período de 10 días para cumplir con una serie de trece exigencias para levantarlo y restablecer los lazos diplomáticos, políticos y económicos, un pedido que aunque en su momento no se sabía, provino de Donald Trump y marcó el primer paso del acercamiento entre el mundo árabe e Israel.

El boicot terminó en enero de 2021 ni bien Trump se fue de la Casa Blanca, cuando los cuatro países normalizaron las relaciones con Qatar, y estos países “perdonaron” la acusación de que Doha estaba financiando a distintos grupos islamistas radicales, entre ellos a los Hermanos Musulmanes, considerados terroristas en Egipto; y acercándose cada vez más al mayor enemigo de Riad, Irán.

Además, la cumbre en Qatar entre ambos mandatarios es la primera de al-Sisi a Qatar desde que se convirtió en presidente de Egipto en 2014, después de derrocar mediante un golpe de Estado a Mohammed Morsi, quien había sido electo democráticamente presidente luego de la caída de Hosni Mubarak producto de las revueltas de la Primavera Árabe.

Por su parte, el jeque qatarí público el miércoles en Twitter el siguiente mensaje: “Me complació la visita a Doha de mi hermano el presidente Abdel Fattah al-Sisi, que fortaleció las relaciones entre Qatar y Egipto y nos permitió discutir formas de lograr las aspiraciones de nuestros dos pueblos hermanos en el fortalecimiento de esas relaciones, así como servir a las causas de nuestras naciones árabes e islámicas, y apoyar la seguridad, la paz y la estabilidad en nuestra región”.

Egipto ha estado intentando atraer inversiones extranjeras desesperadamente debido a la escasez de alimentos que sufre el país a raíz tanto de la guerra en Ucrania como de otros problemas económicos propios del país árabe.

A fines de marzo, el gobierno egipcio había dicho que Qatar planeaba invertir 5.000 millones de dólares en Egipto, mientras que QatarEnergy, el gigante de hidrocarburos qatarí, anunció un acuerdo con la compañía energética estadounidense ExxonMobil para adquirir una participación del 40% en un proyecto de exploración de gas en el mar Mediterráneo frente a Egipto.

Por otro lado, se estima que 350.000 egipcios trabajan en Qatar, lo cual supone el envío de cientos de millones de dólares en remesas anualmente desde el emirato hacia Egipto, un punto fundamental que Al-Sisi quiere mantener.


De Santiago Vera García, para La Derecha Diario.

Tendencias