Seguinos en redes

Canadá

Francisco se olvidó de sus problemas de salud para viajar a Canadá y pedir perdón a los pueblos indígenas

Publicado

en

Esta visita sorprendió a muchos que ya estaban preparando los trajes negros y las caras de luto debido a la débil salud del Pontífice, que le impidió viajar a África hace algunas semanas.

A pesar de los graves problemas de salud que aquejan al Papa, Francisco inició esta semana una extensa visita por Canadá con el objetivo de “disculparse con los pueblos indígenas por los abusos de los misioneros en internados cristianos”, entre el siglo XIX y la década de 1970.

Bergoglio se refirió a esta visita como un “viaje penitencial” de seis días con el objetivo de pedir disculpas a los pueblos indígenas por los llamados procesos de “asimilación“, cuando los diferentes gobiernos canadienses establecieron un sistema escolar residencial para indígenas, donde se los obligaba a aprender sobre la historia de Canadá, el cristianismo, los símbolos patrios, etc. Además de la prohibición de prácticas culturales de indígenas y de la Ley India.

Si bien su Santidad piensa tener varias reuniones con diferentes grupos de aborígenes, no ha trascendido si va a acceder a las demandas que éstos pueblos le exigen: la apertura de los archivos para dar con el paradero de los niños enviados a los internados y que nunca regresaron a sus hogares. También exigen reparaciones económicas y la devolución de las reliquias indígenas que se encuentran en poder de los Museos Vaticanos.

Cabe recordar que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá pidió en 2015 que se entregara una disculpa papal en suelo canadiense. El Vaticano hizo oídos sordos y respondió recién luego del hallazgo de más de 200 cadáveres de niños en la antigua escuela residencial Kamloops, en Columbia Británica.

A través de esta Comisión, el gobierno canadiense admitió que existieron numerosos abusos en las escuelas cristianas financiadas por el Estado, que operaron desde el siglo XIX hasta la década de 1970 en donde cerca de 150.000 niños fueron separados de sus familias y enviados a estas escuelas para “asimilarlos” a la sociedad cristiana de Canadá.

Esta visita del Papa a Canadá reaviva las esperanzas de todos aquellos cristianos que fueron víctimas de abusos sexuales, físicos y de poder por parte de sacerdotes y obispos que Francisco ha nombrado y mantenido en el cargo por ser amigos suyos, como el cercano caso de monseñor Gustavo Zanchetta. Lo que si, es posible que las disculpas de la Iglesia lleguen 50 o 200 años más tarde. No hay que perder la fe

Es curioso que el Papa haya podido movilizarse hasta Canadá para pedir perdón por actos históricos pero su rodilla no lo dejó visitar la República Democrática del Congo ni Sudán del Sur hace algunas semanas. Tal vez sea porque en estos dos destinos los sufrientes son más contemporáneos y víctimas de los musulmanes que son tan amigos del Pontífice. Esa rodilla selectiva… 

El emotivo momento cuando pusieron la corona de plumas sobre la cabeza del Pontífice recorrió el mundo, así como el momento en el que besó las manos del Jefe Littlechild y le pidió perdón humildemente. 

Lo cierto es que Francisco no hace nada nuevo. Años antes ya San Juan Pablo II había visitado el país no una sino dos veces (1989 y 1991) y pidió disculpas y se comprometió a colaborar con estas comunidades. También Pablo VI visitó Estados Unidos en 1965 y se dejó coronar con un tocado de plumas indígena.

Por supuesto que ningún otro Papa utilizó el aparato de prensa del Vaticano para promocionarse tanto, ni trató de venderse como un reformista que por primera vez reconoce el pasado oscuro de la Iglesia. Lo que realmente sería histórico es que visite Cuba y le pida perdón al pueblo por su “relación humana” con los Castro.

Canadá

Otra locura de Trudeau: Suspendió la compra y venta de todas las armas en Canadá

Publicado

en

Con la nueva ley, los canadienses ya no pueden comprar, vender o transferir armas de fuego, ni podrán introducir en el país armas compradas en el extranjero.

El pasado viernes 21 de octubre, gracias a una iniciativa promulgada en mayo por el Partido Liberal de Canadá que comanda el actual Primer Ministro del país, el ultraizquierdista Justin Trudeau, entró en vigencia la suspensión nacional de la venta, compra y transferencia de todas las armas de fuego.

Con la implementación de esta nueva legislación, los canadienses ya no podrán adquirir armas de fuego de ninguna manera, ni siquiera comprándolas en el extranjero y trayendolas legalmente al país. A partir de ahora, solo los canadienses que tienen armas hasta el día de la sanción de la ley, podrán mantener sus armas de manera legal.

La normativa establece que las personas pueden seguir poseyendo y utilizando sus actuales armas de fuego si se encuentran registradas, pero no pueden venderlas ni transferirlas a ninguna entidad, excepto un grupo de “personas o empresas exentas”.

Entre estas entidades se encuentran varias empresas de seguridad privada, jueces, fiscales, policías retirados y personas que compitan en una disciplina de tiro. Desde ya, será el gobierno de Trudeau y no las jurisdicciones locales las que decidan cuáles son las personas que entran en esta categoría.

“La suspensión nacional de las armas de fuego forma parte del plan global del gobierno para frenar la violencia. Ya hemos prohibido más de 1.500 tipos de armas de fuego y hemos reforzado nuestras leyes de control“, comentó un exultante Trudeau en sus redes sociales.

Y agregó: “La ley propone la revocación de las licencias de armas a quienes estén implicados en actos de violencia doméstica o criminal, la continuación de la lucha contra el tráfico de armas y más herramientas para investigar estos delitos”.

Aunque Canadá es un país donde ideológicamente predomina la izquierda hace ya varios años, expertos aseguraron que es uno de los países con la cultura de armas más importante del mundo, detrás de Estados Unidos, Suiza y Brasil.

La movida política de Trudeau no es uniformemente popular y que traerá consecuencias sociales. Una suspensión a nivel nacional de las armas de fuego tiende a castigar a los propietarios de armas que respetan la ley mientras que los delincuentes obtienen sus armas ilegalmente, como ocurre en otros países con leyes similares. 

En 2019, por ejemplo, el jefe de la policía de Vancouver, Adam Palmer, dijo que Canadá ya contaba con una reglamentación muy estricta en materia de armas de fuego y que no era necesaria ninguna otra medida.

Según Palmer, la gran mayoría de los delitos con armas de fuego, especialmente los cometidos con pistolas, se cometen con armas ilegales, por lo que no tiene ningún sentido prohibir un arma que ya está prohibida.

A diferencia de Estados Unidos, Canadá no independizó su Carta Magna del Reino Unido y jamás incorporó a su Constitución el derecho a portar armas. Si bien este derecho llegó a ser muy popular en el país norteño, especialmente por su enorme extensión geográfica y una fauna salvaje incipiente que hicieron que las armas se tornen fundamentales para la defensa personal, desde la llegada de Trudeau al poder en 2015 cualquier ciudadano que posea un arma pasó a ser considerado un criminal ante los ojos del Estado.

 

Seguir Leyendo

Canadá

El derechista Pierre Poilievre gana la interna y se convierte en el nuevo líder del Partido Conservador de Canadá

Publicado

en

Derrotando a los candidatos más moderados por un amplio margen, el derechista libertario pro-Trump y fanático del Bitcoin es la nueva esperanza para los conservadores canadienses.

Recibiendo un abrumador apoyo del 68% de los afiliados, el diputado por la provincia de Ontario Pierre Poilievre se convirtió en el nuevo líder del Partido Conservador de Canadá y buscará derrotar en las próximas elecciones federales al actual Primer Ministro, el progresista de extrema izquierda Justin Trudeau.

Tras una campaña de más de 7 meses donde realizó unos 80 eventos y atrajo a cientos de miles de simpatizantes, Poilievre, un derechista con ideas libertarias de 43 años, se impuso decisivamente al centrista Jean Charest, ex líder del Partido Liberal de Quebec, que solo obtuvo el 16% de los votos, y a los socioconservadores Leslyn Lewis y Roman Barber.

Considerado como la nueva joven estrella del conservadurismo canadiense, Poilievre basó su campaña en su deseo de transformar a Canadá en “la nación más libre del planeta”, adoptando las criptomonedas como una moneda de curso legal para quitarle poder a los banqueros y políticos.

Notablemente, el joven político fue uno de los pocos líderes del conservadurismo local que apoyó al “Freedom Convoy, la protesta encabezada por camioneros canadienses contra las medidas sanitarias dictatoriales impuestas por Trudeau que paralizaron al país el pasado mes de abril.

Su plataforma política también incluye propuestas como recortar el gasto público, achicar el déficit fiscal, eliminar el impuesto al carbón, derogar todos los mandatos de vacunación inconstitucionales ordenados por Trudeau y despedir al actual presidente del Banco de Canadá, responsable de la peor inflación de la historia del país.

El empuje final a la campaña de Poilievre vino de parte de su mentor Stephen Harper, considerado como la máxima figura del conservadurismo canadiense moderno ya fue el primer y único miembro del Partido Conservador en ocupar el cargo de Primer Ministro desde 2006 hasta la victoria de la coalición liberal encabezada por Trudeau en 2015. Harper ha expresado su afinidad por Trump y en Canadá lo han apodado “el primer Trump”.

Tras su victoria en la noche del sábado pasado, el nuevo líder del partido subió al escenario para celebrar la victoria, brindar un discurso de unidad e indicar que el trabajo de atraer votantes para destronar al gobierno de Trudeau en los próximos años ya ha comenzado.

La popularidad que Polievre ostenta es abrumadora. El video de lanzamiento de su campaña ya ha acumulado casi 5 millones de reproducciones y desde que anunció su campaña para convertirse en nuevo líder el año pasado ya se han afiliado más de 312.000 personas al Partido Conservador.

El año pasado, el Partido Conservador, de la mano del centrista moderado Erin O’Toole, volvió a perder las elecciones federales, lo que permitió que la coalición de Trudeau permanezca en el poder por un tiempo más.

Tras años de una política de moderación y un discurso centrista, los conservadores canadienses parecen haber cambiado finalmente el tono político con Poilievre como su principal figura y buscan volver a conectarse con su base de votantes y con el harperismo.

Seguir Leyendo

Canadá

Trudeau lanza una “Policía Climática” que podrá allanar propiedades sin orden judicial para frenar “contaminaciones”

Publicado

en

El gobierno progresista está instalando arsenales de armas, salas de interrogatorio y equipos de inteligencia en el nuevo edificio del Ministerio de Medio Ambiente.

Por orden de Justin Trudeau, el Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá (MECCC) está construyendo una nueva instalación en Winnipeg que albergará un arsenal de armas de fuego, salas de interrogatorio, laboratorios biológicos, “salas silenciosas controladas” e instalaciones de monitoreo e inteligencia.

El gobierno solamente explicó que habrá “expansiones en las capacidades de la cartera de Medio Ambiente“, pero esta semana los planos de la construcción fueron filtrados por el medio The Counter Signal, donde se ven las distintas áreas que se están construyendo.

Al final del pasillo de las salas de “almacenamiento de armas de fuego” que figuran en los planos hay varias salas relacionadas a operaciones de seguridad.

Planos publicados por The Counter Signal del nuevo edificio del MECCC en Winnipeg.

Si bien todavía no hay confirmación oficial, hay un anuncio publicado recientemente en indeed.com, donde el Ministerio dice estar buscando reclutar un batallón de “Oficiales Contra la Contaminación Climática”, una unidad dentro de la fríamente llamada “Dirección de Cumplimiento Ambiental”.

Según fuentes consultadas por The Counter Signal, esta “Policía Climática” irá contra las empresas que emitan demasiado carbono o los productores agropecuarios usan demasiado fertilizante, y tendrán los mismos poderes que la policía que depende del Ministerio de Seguridad Pública.

Todo esto será avalado por la Ley de Evaluación de Impacto (IAA, por sus siglas en inglés), que fue aprobada silenciosamente en los últimos días gracias a la mayoría que Trudeau mantiene en el Parlamento. La IAA impone severas regulaciones climáticas para la emisión de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, en su letra chica, la IAA crea el cargo de “Oficiales de Ejecución” ministeriales, en todas las carteras, y les da amplios poderes de policía. Hasta ahora, poco se ha explicado sobre el tema, y varios parlamentarios conservadores están pidiendo al gobierno que convoque una sesión del Legislativo para explicar lo que acaban de aprobar.

Entre otras cosas, la IAA faculta a los agentes del Ministerio de Cambio Climático a ingresar a las instalaciones sin una orden judicial para “verificar el cumplimiento o prevenir el incumplimiento de la Ley”, una legislación que para muchos viola los derechos de privacidad tanto de las personas como de las empresas.

La Policía Climática de Trudeau puede ingresar sin orden de un juez a cualquier lugar donde se crea que se está afectando el medio ambiente para tomar fotografías, acceder a sistemas informáticos y dispositivos de comunicación, y “ordenar a cualquier persona que ponga en funcionamiento o deje de operar cualquier maquinaria, vehículo o equipo en el lugar”. La Policía Climática también puede prohibir el acceso a la ubicación por completo.

No parece ser una coincidencia que este arsenal de la Policía Climática se esté colocando en Winnipeg, el corazón de la producción agrícola en Canadá. El gobierno de Trudeau había dicho a principios de año que buscaría facultar a la policía para que verifique que se cumpla la reducción del uso de fertilizantes en las granjas canadienses en un 30%, algo que ahora tratará de hacer con esta nueva fuerza del MECCC.

Esta política ha sido ampliamente criticada por los agricultores e incluso por los gobiernos provinciales en las provincias occidentales, y los opositores dicen que paralizará el suministro de alimentos.

Esta misma semana, agentes del MECCC fueran acusados ​​de invadir terrenos privados en Saskatchewan para recolectar muestras de nitrógeno, el objetivo más reciente de la agenda de cambio climático de Trudeau.

Según los terratenientes que confrontaron a los agentes federales que invadían sus tierras, les dijeron que el propósito de su presencia allí era analizar el agua en las piraguas de los agricultores para medir los niveles de nitrato.

Algunos observadores han dicho que hay motivos para sospechar que estas acciones son los primeros pasos para replicar los ataques a los agricultores que han provocado disturbios generalizados en Holanda y en otras partes de Europa.

Seguir Leyendo

Tendencias