Seguinos en redes

Estados Unidos

Deplorable: Biden dijo que los trabajadores negros e hispanos no tienen titulos escolares y la Casa Blanca editó el discurso

Publicado

en

El presidente de los Estados Unidos destacó haber bajado el desempleo entre las personas pertenecientes a la comunidad negra e hispana a pesar de que “siempre son los que no tienen titulos universitarios o escolares”.

La avanzada edad del presidente octagenario de los Estados Unidos, Joe Biden, sigue generando momentos de extrema vergüenza donde el mandatario divaga sobre un tema y pone en evidencia la clara demencia senil que está atravesando.

Sin embargo, esta vez más allá del chiste, sus comentarios ofendieron severamente a dos de las comunidades más importantes del país, luego de que dijera que las comunidades afroamericanas e hispanas poseen un menor desarrollo intelectual, y que por eso tienen mayor deserción escolar.

Así lo dijo en un discurso en Maryland, donde fue a hablar sobre un aparente descenso en las tasas de desempleo, indicador engañoso ya que considera empleos creados durante su administración aquellas personas que perdieron su trabajo durante la pandemia y luego fueron reincorporados.

Quiero destacar que reducimos el desempleo particularmente en las comunidades afroamericanas e hispanas, que ya saben, son siempre trabajadores sin títulos universitarios o escolares“, dijo balbuceando arriba del escenario con un tono condescendiente fuertemente criticado luego.

Luego del ataque racista de Biden, la Casa Blanca editó la transcripción del discurso en su página web, modificando algunas de las palabras que pronunció para ocultarlo. Particularmente, agregaron un “y” para que parezca que dijo que además de bajar el desempleo entre los negros e hispanos, lo bajó entre los trabajadores sin escolaridad.

En la transcripción, los funcionarios de Biden escribieron que dijo: “Quiero destacar que reducimos el desempleo particularmente en las comunidades afroamericanas e hispanas, y entre trabajadores sin títulos universitarios o escolares“.

Los comentarios de Joe Biden, siguen a una larga lista de dichos desafortunados, lo cual ha sido un factor preocupante que limita sus intenciones de postularse para la reelección en las elecciones del próximo año, especialmente en relación a los interrogantes que surgen en torno a su salud mental.

Durante el año 2022, en medio de un discurso que el presidente de los Estados Unidos se disponía a realizar, Joe Biden comenzó a buscar entre los oyentes a Jackie Walorski, una congresista republicana del estado de Indiana que había muerto meses atrás en un accidente vial.

Al grito de “¿dónde está Jackie?” y “Jackie, ¿estás aquí?“, antes de empezar a hablar, el presidente generó fuertes preocupaciones acerca de su estado mental para dirigir al país.

Tampoco hay que remontarse al año pasado. Tan cerca como la semana pasada, durante los actos conmemorativos por los atentados a las Torres Gemelas el 11 de septiembre del 2001, Biden tuvo otro acto de desconexión con la realidad.

En un momento del discurso, aseguró que él estuvo presente al día siguiente en el lugar del ataque y participó en las actividades de ayuda: “Recuerdo estar allí al día siguiente como voluntario y mirar el edificio derrumbado y pensar en todas las familias que murieron”.

Sin embargo, como senador, tanto el 11 de septiembre como el 12 de septiembre de ese año, estuvo en las sesiones de emergencia que tuvieron lugar en Washington D.C. en el Capitolio. Incluso hay videos de él hablando en el recinto ese día, aparece como presente en la votación de quórum, y él mismo dijo en su autobiografía unos años atrás que le parecía más importante quedarse a cumplir su trabajo de congresista que ir “a molestar” a los bomberos.

Este terrible furcio, donde ofendió a los familiares de las más de 3.000 personas que fueron asesinadas por el ataque al World Trade Center, llevó a fuertes críticas incluso de medios demócratas, como el periodista Joe Scarborough de MSNBC, que dijo que Biden es “demasiado viejo” como para buscar un segundo mandato.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden durante la conmemoración de los atentados a las Torres Gemelas el pasado 11 de septiembre, aseguró que se encontraba en el lugar de los hechos cuando en realidad se encontraba en Washington D.C.

Los comentarios de Biden tampoco se limitan a su capacidad para tergiversar los hechos, si no que ha denigrado a las minorías en múltiples ocasiones, particularmente a la comunidad afroamericana. A lo largo de los años, ha sido criticado por su reiterado uso de la palabra “nigger”, que se traduce literalmente a “negro“, pero que en Estados Unidos posee una connotación negativa debido al uso peyorativo que se le daba en el siglo XIX hacia los esclavos.

Al igual que el presidente Biden, otro personaje que acostumbra el frecuente uso de la palabra denigrante, es su hijo Hunter Biden, quien en los últimos años se ha referido hacia su propio abogado con esa palabra.

Incluso en ocasiones se ha referido a niños de la comunidad afroamericana como ”roaches” (cucarachas) y ha dicho que Barack Obama es un raro ejemplo ”brillante y limpio” de la comunidad afro-americana. Incluso durante un discurso en el estado de Iowa en el año 2019, Biden se refirió a los ”niños pobres” como niños que “no son tan brillantes y talentosos como los niños blancos“.

Estados Unidos

Trump promete que usará una ley firmada durante la Revolución Americana para deportar a todos los inmigrantes ilegales

Publicado

en

El candidato republicano prometió invocar una ley de tiempos de guerra para deportar a presuntos pandilleros y traficantes de drogas extranjeros que no sean ciudadanos de los Estados Unidos.

El ex presidente Donald Trump dijo este miércoles que, si es reelegido en las elecciones del año que viene, invocaría “inmediatamente” una ley federal que le otorga el poder unilateral de detener y deportar en Estados Unidos a inmigrantes indocumentados no ciudadanos mayores de 14 años.

Para esto, Trump prometió utilizar la Ley de Enemigos Extranjeros, firmada junto a las Leyes de Extranjería y Sedición en 1798, durante las guerras de la Revolución Americana, con la intención originalmente de expulsar a los ingleses no ciudadanos tras la Declaración de Independencia.

Yo invocaré inmediatamente la Ley de Enemigos Extranjeros para eliminar a todos los pandilleros conocidos o sospechosos… los traficantes de drogas, los miembros de los cárteles de Estados Unidos, poniendo fin al flagelo de la violencia de las pandillas extranjeras ilegales de una vez por todas“, dijo Trump desde un escenario de campaña aquí frente a miles de seguidores en Iowa.

Trump lanzó su propuesta en un discurso enfocado a presentar a su política de inmigración para su segundo mandato, donde promete un mayor y más duro control del flujo migratorio.

A pesar de que durante su mandato, Estados Unidos tuvo los niveles de cruces ilegales más bajo en décadas, el muro que mandó a construir fue frenado a la mitad por Biden, y proliferaron las agrupaciones de narcotraficantes y traficantes de personas.

Junto a la propuesta para deportar masivamente a todos los indocumentados, Trump también agrega que va a enviar al Congreso una legislación para extender la pena de muerte a los condenados por trata de personas, tráfico sexual de niños y jefes narcos.

También dijo a la multitud que restablecería y “ampliaría” la “prohibición de viajar” que implementó durante su primer mandato en la Casa Blanca. La prohibición, que el presidente Biden puso fin en su primer día en el cargo, prohibía a las personas de países vinculados con el terrorismo, como Irán, Somalía y Siria, de ingresar a los Estados Unidos.

La Ley de Enemigos Extranjeros, destinada a ser una medida en tiempos de guerra, se utilizó extensamente durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt quien la invocó tras el bombardeo de Pearl Harbor para ordenar la detención de miles de ciudadanos japoneses, alemanes e italianos.

La ley, que está en vigencia y nunca fue derogada, faculta al presidente a ordenar que los no ciudadanos “sean detenidos, asegurados y expulsados ​​como enemigos extranjeros” bajo la premisa de que los indocumentados “intentan o amenazan una invasión o incursión depredadora contra el país“.

Las palabras utilizadas en dicha ley, permite que el presidente realice esta acción sin estar en guerra contra otra nación, y la amenaza de una invasión no tiene que ser de un país en particular, si no que de un grupo de personas, que pueden ser una ola de inmigrantes, como ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial.

Seguir Leyendo

Economía

Los republicanos dan media sanción a una ley para prohibir a la Reserva Federal de lanzar un “dólar digital”

Publicado

en

En el paquete de reformas que aprobó el partido de Trump se destaca la “Ley Estatal de Anti-Vigilancia de CBDC”, por la cual se impide que la Reserva Federal emita una moneda digital sin la expresa autorización del Congreso, una potestad que hasta ahora quedaba en manos del Poder Ejecutivo.

El Partido Republicano, envalentonado tras ganar las elecciones legislativas del 2022, aprobó una serie de proyectos valiéndose de su mayoría en la Cámara de Representantes, con el fin de limitar el monitoreo del Gobierno sobre los ciudadanos y afianzar la seguridad nacional contra amenazas extranjeras, en particular China y Rusia.

Si bien resta la aprobación del Senado, una de las leyes más relevantes que incluyó este paquetazo legislativo es la llamada “Ley Estatal de Anti-vigilancia de CBDC”, que tiene como objetivo prohibir la eventual emisión de dólares digitales, llamados CBDC (Central Bank Digital Currency).

Actualmente, la decisión de lanzar moneda digital es una arrogación que está en manos del Poder Ejecutivo, pero si esta ley es sancionada, el único que podrá instruir a la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal de emitir una CBDC es el Congreso, a través de una nueva ley.

“Hoy, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes aprobó once leyes que fortalecen la seguridad nacional, protegen la privacidad financiera de los estadounidenses e impiden la emisión de una moneda digital del banco central (CBDC) sin la autorización explícita del Congreso”, anunció el comunicado de prensa oficial del Partido Republicano.

Las CBDC están siendo altamente cuestionadas en todo el mundo porque no garantizan la privacidad de los usuarios, y al ser una moneda estatal, a diferencia de, por ejemplo, el Bitcoin, nada impide que el Gobierno pueda quitarte el dinero digitalmente o prohibirte acceder a él con un solo click.

En total se presentaron hasta 11 proyectos dedicados a atender la privacidad de los usuarios, a limitar el poder de la FED y a proteger la seguridad nacional.

Entre ellas se propuso la “Ley de Sanciones a Empresas Militares y de Vigilancia Chinas”, expresamente presentada como una herramienta para atacar la influencia del Partido Comunista Chino en el país. El proyecto amplía la capacidad de imponer sanciones.

Por otra parte, la “Ley de Privacidad Financiera de 2023” exige que el secretario del Tesoro de Estados Unidos rinda cuentas ante el Congreso, y presente un informe detallado sobre los datos recopilados, retenidos y difundidos en virtud de la Ley de Secreto Bancario.

Otro proyecto está dedicado a las sanciones financieras establecidas sobre Rusia y Bielorrusia en 2023. Se propone la ampliación de todos los programas de cumplimiento que recaen sobre las instituciones financieras estadounidenses, y aplicando sanciones más estrictas en caso de que las normas no se cumplan.

En caso de contar con el visto bueno de la Cámara de Representantes dominada por los republicanos, los proyectos pasarán a tratarse en el Senado que aún retiene el Partido Demócrata. Esto implica un resultado incierto para la aprobación de las leyes.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden ordenó a la Policía Fronteriza a abrir las puertas y 15 mil inmigrantes mexicanos toman la ciudad de Eagle Pass, Texas

Publicado

en

Una ciudad fronteriza del estado de Texas declara el estado de emergencia mientras Biden ordena dejar ingresar más futuros votantes del Partido Demócrata.

Ya sin esconder sus intenciones políticas, el presidente Joe Biden ha ordenado a la Policía Fronteriza a disminuir su control de la frontera sur con México, e incluso dio la orden de abrir los portones del muro que empezó a construir Trump para dejar entrar a miles de inmigrantes.

Una masiva caravana de inmigrantes está acampando a las afueras del muro a la altura de la ciudad de Eagle Pass, en Texas. La Casa Blanca comunicó en ese acampe que hay hambruna, delincuencia y tráfico de personas, por lo que ordenó este lunes abrir las puertas, por “cuestiones humanitarias”.

Inmediatamente ingresaron alrededor de 2.500 inmigrantes hasta que la Policía volvió a cerrar las puertas. Sin embargo, el alcalde Rolando Salinas dijo que la Policía Fronteriza fue obligada a dejar pasar otra turba de 4.000 inmigranes este miércoles.

Sumados a las 7.200 personas que lograron burlar la seguridad e ingresar a la ciudad durante la semana anterior, la ciudad de Eagle Pass recibió a 13.700 inmigrantes ilegales en tan solo las últimas dos semanas.

Dado que la ciudad tenía en 2020, antes de que estallara la crisis migratoria, unas 28.300 personas, Eagle Pass ha aumentado casi un 50% su población en cuestión de días, llevando a una severa crisis humanitaria, donde faltan alimentos, vivienda y rige la inseguridad.

Se trata de la peor crisis migratoria desde 2021, cuando una caravana de 15.000 inmigrantes haitianos y venezolanos acamparon debajo de un puente en la vecina ciudad de Del Río. Aquél incidente también resultó en una importante crisis humanitaria.

El alcalde Salinas pidió ayuda al Estado de Texas, y advirtió que Mission Border Hope, el único refugio para migrantes en la ciudad fronteriza, ha sido completamente sobrepasado por los inmigrantes, y en estos momentos está siendo controlado por las mafias.

Una de las situaciones es que muchos de estos migrantes son ​​hombres solteros que no quieren escuchar instrucciones y abandonan las instalaciones”, dijo el alcalde, que recordó que el refugio tiene capacidad en realidad para solo 1.000 personas, y actualmente tiene diez veces más. “Salen a robar de noche, y durante el día dan órdenes como si tuvieran el control del centro de acogida. No reconocen a la policía como autoridad“.

En declaraciones a The Post, Salinas también advirtió que todavía hay otras 4.000 a 8.000 personas en en el acampe afuera del muro fronterizo que todavía están pidiendo entrar, y que en cualquier momento Biden “ordenará liberar las puertas del infierno”.

Salinas advirtió: “Dentro de uno o dos días deberíamos poder sacar a la gente que está debajo del puente. Pero si tenemos otra ola en uno de estos días, será Del Río otra vez”, dijo recordando la crisis humanitaria que ocurrió en 2021.

La crisis también ha obligado a CBP a cerrar uno de los puentes internacionales para poder reasignar a los agentes que trabajan allí para ayudar a procesar a los migrantes, según Salinas, quien agregó que la medida le costará a la economía local US$ 15.000 por día en ingresos perdidos.

Todos los inmigrantes son examinados para detectar antecedentes penales o entradas ilegales previas a Estados Unidos, y aquellos que no pasan la prueba son marcados para una posible expulsión.

Sin embargo, gracias a una serie de reglas de la era Trump que derogó Biden, estas personas deben ser permitidas ingresar a suelo norteamericano, y luego es casi imposible deportarlos, especialmente cuando traen familia y otras leyes impiden la separación familiar e imposibilitan cualquier medida de expulsión.

La situación fue señalada como “insólita” por el ex presidente Trump, quien mencionó que su principal prioridad estará en terminar con la crisis migratoria en caso de volver a la presidencia. Entre otras cosas, propuso pena de muerte para los traficantes de personas, y aseguró que volverá a implementar la regla de deportación.

Incluso, Elon Musk, dueño de Twitter, Tesla y SpaceX destacó la situación: “Raro que ningún medio grande este cubriendo esta situación“, junto a una publicación del periodista Bill Melugin mostrando videos acerca del ingreso ilegal de estos sujetos.

Alrededor de 2 millones de personas -de todos los países de la Tierra- están ingresando por la Frontera Sur todos los años“, agregó. “El número está subiendo rápidamente, pero ninguna acción preventiva está siendo tomada por la administración actual“, cerró.

Seguir Leyendo

Tendencias