Seguinos en redes

Estados Unidos

Insurrección en el Capitolio de Wisconsin: Grupos pro-aborto ingresaron ilegalmente a la Legislatura para protestar una ley pro-vida

Publicado

en

Los legisladores republicanos en Wisconsin suspendieron rápidamente una sesión especial que el gobernador demócrata Tony Evers convocó para derogar la prohibición del aborto.

El gobernador demócrata Tony Evers convocó a una sesión especial el miércoles para abolir una ley que prohíbe el aborto en todas sus formas, aprobada en 1849, que quedó sin efecto con el fallo de la Corte Suprema, Roe v. Wade, en 1973.

Si no se deroga, la ley volvería a entrar en efecto automáticamente tras un nuevo fallo de la Corte Suprema sobre el tema del aborto que se espera que salga esta semana. En abril, se filtró que los seis jueces conservadores podrían hacer valer su mayoría para repeler Roe v. Wade y devolverle a los estados el derecho a legislar sobre el aborto.

La sesión, sin embargo, terminó tan rápido como empezó. La Legislatura, dominada por el Partido Republicano después del batacazo que dio Trump en las tres elecciones de 2016, 2018 y 2020, denegó el pedido de Tony Evers en la votación más rápida de la historia del Estado. La sesión duró tan solo 14 segundos.

En protesta a la breve sesión, donde los demócratas tenían pensado hablar por horas sobre el derecho al aborto, la organización Planned Parenthood Advocates of Wisconsin entraron por la fuerza al edificio de la Legislatura, y protestar por varias horas en los pasillos del establecimiento.

En una situación tan violenta como la del 6 de Enero en el Capitolio en Washington D.C., cientos de mujeres insurreccionistas entraron por la fuerza al edificio, con megáfonos y pancartas, y se pusieron a protestar dentro de la Asamblea.

La presidente de Planned Parenthood Advocates of Wisconsin (PPAW), Tanya Atkinson, dijo la sesión fue un asunto decepcionante. “Cuando escuché que fueron 14 segundos que habían contemplado una legislación que impactaría la salud y la vida de los habitantes de Wisconsin para las generaciones venideras, es simplemente inconcebible”, dijo Atkinson.

Ella dice que las acciones de los legisladores estatales están obligando a PPAW a tomar “medidas drásticas” para evitar que el aborto vuelva a ser ilegalizado a fin de este mes.

Hemos tomado la decisión, a partir del día 25, de suspender las citas de aborto debido al trauma que podría causar a las pacientes que tenían una cita y esperan recibir servicios y luego tener esos servicios repentinamente inaccesibles en cuestión de potencialmente minutos. es realmente desafiante”, dijo Atkinson, quien a su vez trabaja en la mayor clínica de abortos del Estado, Planned Parenthood Wisconsin.

Los habitantes de Wisconsin pro-vida y los estadounidenses pro-vida han estado jugando el juego de la espera durante casi 50 años desde que la Corte Suprema de los Estados Unidos dictó esta decisión en 1973”, dijo Anna DeMeuse, directora de comunicación de la organización Pro-Life Wisonsin, que protestó cerca de la Legislatura contra la sesión que convocó Evers, pero de manera pacífica.

DeMeuse dijo que vio la sesión más como un “truco político” más de Tony Evers. “Es realmente solo el gobernador Evers complaciendo a sus votantes de base de extrema izquierda; así es como lo vemos, y ese fue prácticamente el final de este bochornoso intento”.

Wisconsin adoptó la prohibición del aborto en todos los casos excepto para salvar la vida de la madre en 1849, tan un año después de que el territorio se convirtiera en estado. La legislación duró por 124 años hasta el histórico fallo Roe v. Wade que despenalizó el aborto en todo el país en 1973, anulando la prohibición, pero la Legislatura nunca derogó la ley.

Estados Unidos

Estudiantes de extrema izquierda tomaron la Universidad de Columbia en apoyo al terrorismo

Publicado

en

Los últimos días han sido una escena distópica en apoyo al terrorismo en la Universidad de Columbia luego de que sus estudiantes asociados a la extrema izquierda tomaran el campus en signo de protesta

La situación social en los Estados Unidos es más preocupante día a día desde que el gobierno de Joe Biden asumió a principios de 2021, pero en los últimos días, esta situación mostró un nuevo punto crítico luego de que un grupo de alumnos activistas de extrema izquierda de la Universidad de Columbia en Nueva York tomaran el campus perteneciente a la institución en defensa del terrorismo islámico y con marcadas consignas antisemitas.

Docenas de alumnos y otros activistas de izquierda se instalaron de manera ilegal dentro de la prestigiosa institución en carpas y otras estructuras clandestinas para expresarse contra la operación militar especial que lleva a cabo Israel en la Franja de Gaza, luego de que un grupo de terroristas de Hamás matara y secuestrara cientos de familias judías el pasado octubre.

Durante las protestas realizadas dentro de las instalaciones de la universidad, las cuales según autoridades de la universidad declararon que son ilegales, la asociación izquierdista ”Students For Justice In Palestine” y otras organizaciones universitarias agredieron a estudiantes de religión judía y a otros que no compartieran su visión acerca del conflicto en medio oriente.

En el marco de la persecución de estas asociaciones estudiantiles contra aquellos que apoyan el accionar israelí en la crisis que afecta a su país, los universitarios que confraternizan con el terrorismo islámico bloquearon el acceso a la prensa a determinados equipos periodísticos bajo la sospecha de que se trataban de medios conservadores.

Si bien las autoridades de la universidad habrían mencionado que los protestantes serían desalojados en el transcurso de la primera noche de la ocupación, ningún tipo de acción se tomó hasta que tras llamados a la policía de Nueva York el pasado jueves, la misma se hizo presente y en un operativo arrestó alrededor de 110 personas participantes de la protesta, incluida la hija de la representante demócrata del estado de Minnesota Ilhan Omar, Isra Hirsi.

La intervención por parte de la policía de Nueva York se dio luego de que las autoridades de la universidad encabezadas por la presidente de la misma, Minouche Shakif, dieran aviso acerca de los ilícitos que se estaban cometiendo dentro de la institución sumado a la hostil recepción de los estudiantes contra las fuerzas policiales a las cuales llamaron ”asesinos de bebés”.

Los incidentes con los grupos pro-Palestina se originaron luego de que Shakif hablara frente al Comité de Educación del Congreso de los Estados Unidos acerca de los crecientes casos de antisemitismo en las universidades, por lo que los mencionados grupos de estudiantes comenzaron a acampar de forma ilegal en el campus y a tomar actitudes violentas y hostiles contra estudiantes de religión judía.

Uno de los factores determinantes para la escalada en el conflicto de las agrupaciones estudiantiles con la universidad, fue la prohibición de dos agrupaciones izquierdistas a fines del año pasado, las cuales se les imputó el incumplimiento con las políticas de la Universidad de Columbia respecto al código de conducta y abuso contra otros estudiantes.

De acuerdo a la presidente de Columbia, se autorizó a la Policía de Nueva York a desalojar el campamento establecido en el ala sur del campus, lo que provocó los incidentes descritos sumado al accionar de aquellos participantes de la protesta, quienes organizaron acciones de apoyo legal para aquellos protestantes que hayan sido arrestados luego de que agredieran a la policía. En concordancia con las acciones legales que la dirigencia de la universidad tomó contra los alumnos, se les informó a su vez que a cualquier alumno que participe de cualquier manera en las protestas y ocupación del territorio universitario se encuentra suspendido.

A pesar de que docenas de revoltosos protestantes hayan sido arrestados durante el desalojo, el acampe por parte de las organizaciones pro-Palestina no ha podido ser desmantelado, sino que incluso se incrementó en tamaño luego de que quienes lideran la protesta declarasen que han ”tomado” la universidad y la declaren como una ”universidad popular”.

Ataques antisemitas y apoyo al terrorismo islámico

Uno de los factores distintivos que las protestas llevadas a cabo en los últimos días en la Universidad de Columbia, es el profundo sentimiento anti-Israel que las mismas profesan, el cual ha llevado a quienes participan del acampe a ser perpetradores de violentos ataques antisemitas contra aquellos estudiantes que profesen la religión judía, e incluso a aquellos que no defiendan los reclamos efectuados por ellos.

Uno de los casos de marcado sentimiento anti-judío que se ha llevado a cabo en los últimos días ha sido el ejemplo de las graves agresiones perpetradas contra la estudiante judía Elisha Baker, de 21 años, quien denunció que un grupo de protestantes le expresó en repetidas ocasiones que ”se mate a sí misma” y le causaron heridas de moderada gravedad tras patearla en varias ocasiones en el estómago durante el acampe.

Otro incidente de extrema gravedad se dio en el momento en el cual un participante de la protesta terrorista fue enfocado sujetando un cartel que decía ”El próximo objetivo de las brigadas Al-Qasam” mientras apuntaba a un grupo de estudiantes judíos.

Las brigadas Al-Qasam son el brazo armado de la organización terrorista Hamás, la cual ha gobernado al territorio ocupado de Palestina en las últimas décadas y fue el responsable de los ataques terroristas contra distintos poblados israelíes el pasado 7 de octubre de 2023 donde miles de ciudadanos judíos fueron asesinados por Hamás.

Los preocupantes incidentes que tienen por objetivo el acoso y agresiones a los estudiantes judíos despertó la preocupación de empleados de la universidad quienes a su vez también practican la religión abrahámica, por lo que mediante distintas iniciativas buscaron llevar tranquilidad a aquellos estudiantes que se sientan amenazados y demandando a la universidad que se tomen acciones más severas contra quienes son causantes de dichos crímenes.

El rabino ortodoxo Elie Buechler, quien se desempeña en su labor tanto en la Universidad de Columbia como en la Universidad Barnard, instó mediante un mensaje abierto de Whatsapp a los estudiantes judíos a abandonar el campus universitario e irse a sus hogares mientras dure el acampe debido a los crecientes ataques antisemitas.

Un profesor de la universidad, Shai Davidai, mencionó a los medios que las protestas llevadas a cabo por las agrupaciones estudiantiles habían cruzado un límite convirtiéndose en actos terroristas llevados a cabo por grupos terroristas.

En concordancia con los motivos anti-Israel que las protestas mantienen además se encuentra presente una profunda adoración por los grupos terroristas islámicos como Hamás, con el cual los estudiantes participantes de los acampes se sienten identificados al punto de que mencionan frases como ”Todos somo Hamás” e incluso celebraron el ataque conocido como la ”Inundación de Al-Aqsa” del pasado 7 de octubre.

Extensión a otras universidades

Si bien el foco principal de las protestas que se desarrollaron con intensidad en la última semana está puesta en la Universidad de Columbia, en las últimas horas la Universidad de Yale ha visto sucesos similares en sus instalaciones, además de que varios de sus estudiantes hayan irrumpido en el campus de Columbia para mostrar su apoyo para con los protestantes locales.

La situación descrita devuelve a la memoria aquellos incidentes en estados demócratas como Oregon y Washington unos años atrás cuando protestantes tomaban partes de las ciudades con la idea de convertirlas en un ”espacio independiente” y de ”liberación”. Esta misma situación se repite en las universidades hoy en día luego de que el suceso inicial en Columbia de pie a estudiantes en la Universidad de Yale en Connecticut para tomar una porción del campus y proclamarlo como una ”zona liberada”.

Así como en Columbia, ataques contra alumnos judíos fueron reportados a lo largo de la protesta, pero un caso de extrema gravedad fue reportado en las últimas horas en el cual la estudiante judía de periodismo Sahar Tartak fuera apuñalada en el ojo con el asta de una bandera por parte de un protestante en el campus quien en todo momento se cubrió el rostro con un trapo musulmán.

De manera similar que en la universidad localizada en Nueva York, la policía irrumpió y trató de desalojar la protesta desarrollada en el campus localizado en New Haven, Connecticut, pero los estudiantes pertenecientes a las organizaciones terroristas pro-Palestina se mantienen en el lugar.

En paralelo a los distintos hechos que se están desarrollando tanto en Columbia como en Yale y otras universidades en cuyos campus grupos de estudiantes subversivos, la reacción por parte de todo el arco político se hizo presente, tanto en defensa de los estudiantes comunes como también en defensa de aquellas agrupaciones estudiantiles terroristas.

Por el lado de aquellos estudiantes que decidieron tomar la propiedad de las universidades y agredir alumnos por su pensamiento, las diputadas revoltosas Ilhan Omar (cuya hija fue arrestada en la redada en Columbia) y Rashida Tlaib de Michigan y Minnesota respectivamente se alzaron en defensa de las subversivas actitudes de aquellos grupos pro-Hamás que buscan esclavizar al sistema educativo.

En cambio, desde la Casa Blanca, condenaron eufóricamente las tomas de campus en las universidades y la agresión constante que los estudiantes de religión judía han sufrido en las instalaciones, de acuerdo al vice-secretario de prensa del órgano gubernamental Andrew Bates.

Desde el ámbito del Partido Republicano, quien se expresó de manera más rotunda fue la representante de Neuva York, Elise Stefanik, quien a su vez también instó a la presidente de la Universidad de Columbia Shafik a renunciar debido a la falta de acciones tomadas por la universidad para proteger a los estudiantes de religión judía.

La representante republicana de Carolina del Norte, Virginia Foxx quien a su vez preside el Comité de Asuntos Educativos, envió una carta a la Universidad de Columbia demandando que se tomen acciones concretas frente a la situación que se está desarrollando y se pueda otorgar un ambiente seguro a los estudiantes. Dentro de la carta que la diputada envió a la universidad señaló que ante la ausencia de medidas contra los estudiantes que mantienen cautiva a la universidad, el comité educativo del Congreso no dudaría en hacerlos responsables por dichos resultados.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Enloqueció Biden: El presidente de EEUU busca sancionar al jefe de las Fuerzas de Defensa Israelíes por combatir al terrorismo

Publicado

en

El gobierno de Biden sancionó al principal financista de Netanyahu en Israel y, según se informa, evalúa expandir las sanciones contra las FDI, que están peleando contra el terrorismo palestino.

Según un informe publicado por Axios, el presidente Joe Biden está preparando una resolución para sancionar económicamente a Herzi Halevi, el actual jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), por sus acciones contra los terroristas vinculados al grupo palestino Hamás.

Particularmente, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, está analizando las acciones del batallón israelí “Netzah Yehuda” en la región de Cisjordania para combatir a los terroristas palestinos, antes del ataque del 7 de octubre.

Si se imponen sanciones, el batallón y sus miembros ya no recibirían ningún tipo de entrenamiento o asistencia del ejército estadounidense, y el comandante Halevi no podría viajar más a Estados Unidos o países aliados. Se trataría de la primera vez en la historia que Estados Unidos impone sanciones contra Israel.

Según las fuentes, Blinken está analizando aplicar la Ley Leahy, que prohíbe a Estados Unidos proporcionar cualquier tipo de ayuda exterior o capacitación militar a países responsables de presuntas violaciones de derechos humanos basadas en información creíble.

Si bien el canciller norteamericano rechazó preguntas sobre el tema, recalcó el viernes que “la Ley Leahy es muy importante y se debe aplicar en todos los ámbitos“, y confirmó que la Casa Blanca está analizando el tema.

“Cuando hacemos estas investigaciones, estas indagaciones, es algo que lleva tiempo, que debe hacerse con mucho cuidado tanto al recopilar los hechos como al analizarlos, y eso es exactamente lo que hemos hecho”, dijo. “Y creo que es justo decir que verán resultados muy pronto. He tomado determinaciones; pueden esperar verlas en los próximos días“, completó.

La semana pasada, la administración de Biden impuso sanciones al principal financista de Benjamin Netanyahu en Israel, el empresario Ben-Zion Gopstein, fundador y líder del grupo de derecha Lehava. El grupo promueve los asentamientos judíos en Judea y Samaria y tiene alrededor de 5.000 miembros en el país.

Según la Casa Blanca demócrata, los grupos vinculados a Gopstein cometieron actos de violencia contra palestinos, pero no se presentaron evidencias y se especula que Biden está utilizando esto como excusa para imponerle sanciones a los empresarios que apoyan a Netanyahu.

Cabe recordar que el Partido Demócrata de los Estados Unidos apoya políticamente a Yair Lapid, principal líder opositor a Netanyahu. Lapid se convirtió en el primer opositor de la historia en rechazar unirse al Gabinete de Guerra de Israel, algo que siempre ocurre cuando el país entra en un conflicto armado, para mostrar unidad en momentos de extrema peligrosidad.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

El Congreso de EEUU aprueba la mayor ayuda militar desde la Segunda Guerra Mundial: US$ 95 mil millones para Ucrania, Israel y Taiwán

Publicado

en

Los republicanos le entregaron al presidente Joe Biden un regalo de 95 mil millones de dólares el sábado por la tarde, revirtiendo su promesa de meses de no avanzar nunca en la ayuda exterior sin antes asegurar la frontera de Estados Unidos.

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó este sábado el mayor paquete de ayuda militar de la posguerra, una transferencia de una magnitud que no se veía desde las ayudas que enviaba Roosevelt al Reino Unido en plena Segunda Guerra Mundial.

Con el apoyo de la totalidad de los diputados demócratas, y de varios republicanos anti-Trump, el Congreso aprobó un paquete de US$ 95.000 millones de dólares para asistir a tres naciones aliadas de los Estados Unidos que están en guerra.

La votación resultó aprobada por 316 votos positivos contra 94 negativos, y fue remitida al Senado, donde el líder republicano Mitch McConnell confirmó que un grupo de senadores conservadores votarán con los demócratas para aprobarlo en tiempo récord y que llegue al despacho del presidente Joe Biden esta misma semana.

El mayor beneficiario del paquete es Ucrania, que recibirá US$ 60.800 millones de dólares en equipamiento militar, asistencia financiera y ayuda humanitaria en su guerra contra Rusia, que el próximo mes cumple 2 años y medio de conflicto sin tregua.

El segundo beneficiario será Israel, que recibirá US$ 26.400 millones de dólares, principalmente para reponer los misiles del Domo de Hierro, para entregar ayuda humanitaria en Gaza y para prepararse para lo que parecería ser un conflicto abierto con Irán.

Por último, Taiwán recibirá US$ 8.120 millones de dólares. La isla está entrando en un conflicto cada vez más caliente con la China comunista, y su inclusión en el programa fue pedido por un grupo de republicanos a cambio de votar afirmativamente.

Los diputados trumpistas aseguran que esta ayuda involucra innecesariamente a los Estados Unidos en tres guerras que le son ajenas. La legisladora Marjorie Taylor Greene dijo que esta medida pone al mundo un paso más cerca de la Tercera Guerra Mundial.

Este tipo de ayudas confirman que hay un mundo en guerra, en tres frentes distintos, y que los Estados Unidos está dispuesta a llevar a todo el resto del mundo a la guerra en vez de enfocarse en sus propios problemas“, aseguró la representante de Georgia.

Los trumpistas creen que los conflictos entre Ucrania y Rusia, entre Israel e Irán, y entre Taiwán y China, deben ser resueltos a través de la diplomacia, y de la contundente posición que Estados Unidos tendría que tener como policía del mundo, y que enviarles dinero solamente fomenta que los conflictos se extiendan en el tiempo.

Ni Rusia se hubiera animado a atacar a Ucrania, ni Irán a Israel si yo fuera Presidente“, dijo recientemente Trump en un discurso de campaña. “Y definitivamente China no se va a animar a atacar a Taiwán si yo vuelvo a ser presidente, eso se los puedo garantizar“, sentenció.

A su vez, aseguró que “la crisis de los Estados Unidos está ocurriendo adentro de Estados Unidos, no en la otra punta del mundo” y que “los inmigrantes están invadiendo la frontera sur y el Congreso se niega a aprobar un paquete de ayuda para nuestra magnífica Guardia Nacional“.

Seguir Leyendo

Tendencias