Seguinos en redes

Estados Unidos

Imágenes inéditas confirman que los policías esperaron en el pasillo por una hora mientras Salvador Ramos asesinaba niños en el aula

Publicado

en

El jefe de la policía dijo que no dio la orden de entrar porque no habían llegado los escudos anti-bala, pero las imagenes muestran que sí tenían el equipamiento necesario para la intervención.

Casi un mes después de que un trastornado mental le disparara a su abuela y luego cometiera una verdadera masacre en una escuela de Texas, se revelaron las imágenes del operativo policial para frenar al asesino, o más bien, la falta de un operativo.

Como reveló La Derecha Diario el pasado 27 de mayo, los policías tardaron una hora desde que fueron notificados que había un tirador suelto en la escuela de Uvalde hasta que finalmente entraron en el aula y lo abatieron. En esos 60 minutos, Salvador Ramos asesinó a 19 niños y dos maestras.

En aquél momento, el gobernador republicano Greg Abbott abrió una investigación a las fuerzas de seguridad para determinar por qué los agentes se quedaron esperando en el pasillo sin intervenir.

La investigación determinó que el jefe de policía del distrito escolar, Pedro “Pete” Arredondo, fue quien dio la orden de no intervenir hasta que lleguen refuerzos con rifles de alta capacidad y escudos anti-balas, para proteger la integridad física de los agentes.

Sin embargo, según medios estadounidenses con acceso a documentos de la investigación, la policía llegó al lugar del tiroteo tan solo 3 minutos después de que el asesino ingresara en la escuela, y desde el principio lo hicieron con rifles y escudos antibalas.

Y por más que no lo hubieran hecho, la decisión del comisario Arredondo va en contra del protocolo de tirador activo comúnmente aplicado por la policía estadounidense, que se estableció a nivel federal después del tiroteo en la escuela Columbine de 1999. Desde entonces, el objetivo número uno es detener al tirador lo más rápido posible.

A partir de ese momento, se creó la táctica IARD, o “Despliegue rápido de acción inmediata“, que establece que cualquier agente de las fuerzas del orden que esté en una situación de tirador activo tiene el deber de intentar abatirlo, y no esperar a la llegada de unidades especiales.

Por ahora, la policía de Texas no ha comentado públicamente las imágenes, reveladas por el periódico Austin American-Statesman y el canal local KVUE-TV, pero se espera que cuando finalice la investigación ordenada por el gobernador “rueden algunas cabezas“.

Según las marcas temporales en las fotos, se puede ver que el atacante irrumpió en el colegio a las 11:33 hora local, y que 11 policías llegaron al cabo de tres minutos y que un agente con un escudo antibalas ya estaba en el edificio a las 11:52, o sea 19 minutos transcurridos.

La policía no intervino hasta las 12:50, casi una hora después. En ese tiempo, según distintas llamadas que los niños lograron hacer al 911 desde adentro del aula, se pudo saber que el tirador no asesinó a todos las víctimas en el mismo momento, si no que fue disparando a lo largo de la hora que estuvo barricado allí dentro.

El comisario Arredondo dijo en la primera conferencia después de los hechos que el atacante había “disparado mucho” y que los agentes solo tenían “pistolas”, y que por eso no dio la orden de ingresar al aula.

Los nuevos informes muestran que Arredondo, quien tiene cero experiencia en negociación en situaciones de toma de rehenes, trató de hablar con el asesino, informa el diario Austin American-Statesman, sin éxito.

A las 11:52 se ve por primera vez en la grabación un policía con escudo anti-balas, suficiente para entrar al aula y abatir al asesino.

Incluso cuando finalmente dos agentes de la Unidad Táctica de la Patrulla Fronteriza entraron al aula y abatieron al asesino, lo hicieron sin el permiso del comisario, y actuaron por su cuenta cuando se dieron cuenta que todavía quedaban niños vivos en el aula y que Salvador Ramos podía matarlos en cualquier momento.

Durante la matanza, los niños llamaron frenéticamente al teléfono de emergencias para informar de múltiples víctimas de disparos, mientras que los padres trataron de acceder al edificio con sus propias armas para acudir a su rescate, pero la policía los amordazó contra el piso y les impidió el paso.

Según la periodista Ali Bradley, el Sheriff Adjunto de Uvalde, Félix Rubio, quien se lo ve en uniforme táctico en los pasillos de la escuela con un rifle preparado para entrar al aula en varios momentos de la grabación, tenía una hija de 9 años en el aula que fue asesinada por Salvador Ramos.

Los padres de las víctimas y otros miembros de la comunidad educativa pidieron este lunes en una reunión de la junta escolar la renuncia de Arredondo y un juicio político en su contra.

A su vez, el Senado de Texas, abrió una investigación independiente de los hechos y tendrá su primer audiencia pública el próximo martes.

Se desconoce qué pudo haber llevado al comisario a tomar esta extraña decisión. Algunos padres tienen la fuerte teoría de que Arredondo responde al Partido Demócrata de Texas, que quería que algo así pasara para poder impulsar legislación para prohibir las armas en el Estado.

Incluso el vice sheriff Rubio, al hablar ante los medios, dio una extraña declaración donde dijo que no se arrepiente de haber seguido las órdenes de Arredondo, que finalmente desembocaron en la muerte de su propia hija.

Creo que las autoridades hicieron lo que pudieron en ese momento“, aseguró. “No queremos reunirnos con el gobernador, solo queremos que pasen leyes de control de armas más estrictas. La gente común no necesita armas de alta capacidad como el rifle estilo AR-15“, concluyó. Una muy extraña declaración para un hombre que acaba de perder a su hija de 9 años por cuestiones burocráticas.

El segundo alguacil del condado de Uvalde, Félix Rubio, y su esposa, Kimberly, sostienen una imagen de su hija asesinada, Alexandria.

Estados Unidos

Biden firma la nueva Ley de Control de Armas que aprobó el Congreso luego de la traición de 14 senadores republicanos

Publicado

en

Se trata de la ley de control de armas más fuerte en 30 años. Hubo 14 senadores, inclusive Mitch McConnell, que desafiaron a Trump apoyando la legislación.

El proyecto de ley de control de armas más restrictivo en casi 30 años ha sido firmado y promulgado por el presidente Joe Biden, y ya tiene fuerza de ley en Estados Unidos. La ley había sido aprobada en el Senado el pasado 23 de junio luego de que 14 senadores republicanos traicionaran a sus bases y desafiaran a Trump apoyando el texto demócrata.

La legislación eleva la edad legal para comprar cualquier arma de 18 a 21 años en todo el país. Actualmente, la Segunda Enmienda habilita a todos los estadounidenses a poseer y portar armas sin restricciones, sin embargo, todos los estados del país han puesto algunas regulaciones, principalmente estableciendo una edad mínima para ejercer este derecho, a los 18 años.

Pero ahora, esta ley obliga a todos los estados a poner esta edad mínima en 21 años, avasallando los derechos de las Legislaturas estatales e imponiendo una ley federal en todo el país que va directamente en contra de la Constitución.

La ley también habilita a la policía a retirar las armas de las personas consideradas una amenaza, a través de la implementación de “alertas de bandera roja”, lo cual implica que las agencias federales y estatales puedan quitarles las armas a cualquier persona que considere “peligrosa”.

Pero la definición de “persona peligrosa” no es rigurosa y el gobierno federal podrá elegir arbitrariamente quién puede tener armas y quién no. Además, permitirá que la policía entre a una casa por la fuerza para quitarle las armas a una persona que todavía no ha cometido ningún delito, una clara violación a los derechos humanos.

Por último, la legislación elimina los limites de tiempo para la verificación de antecedentes criminales. Actualmente, en la gran mayoría de los estados, el FBI hace un chequeo a cada persona que quiere comprar un arma de fuego, y la armería no puede venderla hasta que el control no esté finalizado.

Sin embargo, como la agencia federal no puede procesar tantas verificaciones al mismo tiempo y esta regulación implica que habría millones de estadounidenses que no pueden ejercer su Segunda Enmiendao simplemente por burocracia estatal, se estableció hace muchos años un tope de 72 horas máximo que puede durar esta verificación.

Si no se completa hasta ese momento, el arma automáticamente queda libre. A partir de ahora, ese tope no existe más y todos los estados del país están obligados a llevar a cabo estas verificaciones.

Si bien este proyecto de ley no hace todo lo que quiero, incluye acciones que he pedido durante mucho tiempo y que van a salvar vidas”, admitió Biden, quien había mandado originalmente una ley similar a la aprobada pero que además prohibía los ‘rifles de asalto’ a nivel nacional.

La ley es una respuesta al tiroteo escolar en Uvalde, Texas, cuando un sujeto con serios problemas mentales se atrincheró en una escuela primaria luego de intentar asesinar a su abuela. Allí se encerró en un aula y mató a 19 alumnos de cuarto grado y a las dos maestras.

Pero las leyes que pasó Biden no evitarían otra tragedia como esta, ya que Salvador Ramos, el asesino serial, adquirió las armas de manera ilegal. Ramos fue a una armería donde compró, sin licencia, dos rifles semiautomático y una pistola de mano.

Se desconoce si el vendedor le hizo un chequeo de antecedentes para determinar si le podía vender un arma o si le preguntó si tenía la licencia de portación. La ley en Texas exige que los compradores de armas de menos de 21 años posean una LTC, una licencia de portación, la cual Ramos no poseía.

Al firmar la legislación el sábado, Biden dijo incorrectamente que los familiares de las víctimas esperaban que el gobierno estadounidense hiciera algo. “Bueno, hoy lo hicimos“, concluyó.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Trump en Illinois: Celebra su victoria en la Corte Suprema tras la derogación del aborto a nivel nacional

Publicado

en

El líder republicano encabezó un masivo acto en la ciudad de Mendon, donde presentó sus candidatos para las elecciones primarias y celebró la victoria pro-vida.

El expresidente Donald Trump celebró el fallo de la Corte Suprema que derogó el aborto a nivel nacional en un mitin en Illinois este sábado por la tarde, donde también presentó a sus candidatos republicanos para las elecciones de medio término en el Estado.

La Corte dictó una victoria para la Constitución, una victoria para el estado de derecho y, sobre todo, una victoria para la vida”, dijo Trump a una multitud de sus seguidores en el recinto ferial del condado de Adams en Mendon.

La decisión judicial depende mucho del ex presidente, ya que durante su mandato, Trump nombró a los jueces Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett, quienes votaron para anular Roe v. Wade.

En su discurso, el expresidente aplaudió los esfuerzos de los activistas pro-vida y otros conservadores: “Su amor, sacrificio y devoción ilimitados finalmente han sido recompensados ​​en su totalidad“, a lo que la multitud respondió: “¡Gracias, Trump!“.

Sin embargo, el objetivo del acto fue presentar al senador estatal Darren Bailey para gobernador de Illinois y a la diptuada Mary Miller, una republicana que representa el 15º distrito del Congreso, para su reelección.

Darren es un agricultor y es un luchador y ha sido un guerrero destacado en el Senado del estado de Illinois, donde todos lo respetan total, totalmente”, elogió Trump.

Tomará medidas enérgicas contra el crimen violento que está devorando nuestras ciudades dirigidas por los demócratas y restaurará la grandeza del estado de Illinois. Darren tiene mi respaldo total y completo”, continuó el expresidente, antes de llamar al gobernador demócrata JB Pritzker “uno de los los peores gobernadores de Estados Unidos”.

Bailey, un agricultor que ha servido tanto en la Cámara de Representantes de Illinois como en el Senado estatal y que lideró la lucha contra el gobierno demócrata para levantar la cuarentena, que fue una de las más largas del país, dijo que buscaría ayudar a Trump a ganar Illinois en 2024.

“Tenemos mucho trabajo por delante aquí en Illinois, amigos”, dijo Bailey. “Le prometí al presidente Trump que en 2024, Illinois extenderá la alfombra roja para él porque Illinois estará listo para recibir al presidente Trump”.

Illinois es uno de los estados más demócratas del país, y a pesar de que sus extensas zonas rurales son extremadamente republicanas, la región que engloba a la ciudad de Chicago es prácticamente toda azul.

Trump perdió el estado en su victoria de 2016 sobre Hillary Clinton, así como su derrota electoral de 2020 ante el presidente Joe Biden, aunque creció sustancialmente en votos de una elección para la otra, lo cual esperanza a muchos de que al menos su presencia pueda impulsar más legisladores y cargos ejecutivos.

El mitin de Trump también tenía como objetivo reforzar el apoyo a Miller, una diputada extremadamente de derecha y una de las mayores defensoras del movimiento trumpista en el país.

Con Mary, puedes elegir a una intrépida patriota que pondrá a América primero antes que los intereses globalistas”, dijo Trump a la multitud. 

Es una mujer increíble, alguien a quien he llegado a conocer muy bien. Ha estado conmigo desde el primer día. No ha dicho nada malo sobre mí hace dos años, hace tres años, hace un año” destacó Trump, y agregó que ella es “una guerrera de nuestro movimiento“.

Las elecciones primarias del Partido Republicano vienen siendo más importantes para el futuro político de Trump que las elecciones generales de noviembre. Trump está colocando candidatos propios en todos los distritos del país, dando duras batallas contra candidatos republicanos del establishment, que rechazan su liderazgo en el partido.

Estos candidatos anti-Trump, son generalmente apodados RINO (Republican In Name Only), que significa “republicano solo de nombre”, y se usa a menudo para describir peyorativamente a los republicanos que suelen alinearse más a la agenda demócrata, tanto discursivamente como sus votos en el Congreso.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Clarence Thomas: El juez que enfrentó un linchamiento público de Biden en los 90s y ahora derogó el aborto

Publicado

en

El cerebro del fallo de la Corte Suprema que le devolvió a los estados el poder de prohibir el aborto tiene una larga carrera, con un padre que lo abandonó porque no pudo abortarlo y un cruce feroz con Biden en 1991.

El 11 de octubre de 1991, en una comisión del Senado para investigar acusaciones de abuso sexual contra un candidato a juez de la Corte Suprema, se llevó a cabo un intercambio que sin dudas cambió la historia del país.

El por entonces presidente George H.W. Bush había nominado a Clarence Thomas, un juez conservador afroamericano de la Corte de Apelaciones, para reemplazar al primer juez negro de la historia, Thurgood Marshall, en la Corte Suprema.

Los demócratas cerraron filas y empezaron una campaña de difamación contra Thomas para evitar que su designación sea aprobada en el Senado. Marshall había sido uno de los jueces más de izquierda de la historia del país, y Thomas, también un afroamericano pero de derecha, podría deshacer todos sus fallos con la misma legitimidad que él había tenido.

En ese momento, Joe Biden, un mero senador del Partido Demócrata, comenzó una de las persecuciones políticas más desagradables que se han visto públicamente. Recogió una denuncia de abuso sexual de una ex secretaria suya, Anita Hill, completamente infundada y que ya se había demostrado que nunca ocurrió, y creó una “comisión investigativa” contra Thomas.

Los miembros de la comisión, de mayoría demócrata, tuvieron la miserable tarea de arruinar la figura de Thomas a como dé lugar. Le inventaron las peores atrocidades, incluso dando a entender en sus conclusiones que el juez había abusado a su secretaria porque “no podía manejar su ira” por ser negro.

Muchas veces pareció que Thomas iba a declinar la nominación, pero finalmente tuvo la valentía de sobrepasar lo que llamó un “linchamiento público” y terminó siendo aprobado por 52-48 en el Senado.

La Corte Suprema no vale lo que me han hecho pasar. Ningún trabajo lo vale. No estoy acá para argumentar eso. Estoy acá para limpiar mí nombre, por mi familia, mi vida y mi integridad“, dijo en su última declaración antes de la votación.

Ya hubo una investigación del FBI que no encontró culpabilidad. Esto es un circo, una desgracia nacional. Y desde mi punto de vista, es un linchamiento público de alto rango, para negros engreidos, que se atrevan a pensar por sí mismos, a actuar por sí mismos“, continuó.

Y es un mensaje que a menos que bajes la cabeza al viejo orden de las cosas, esto es lo que te va a pasar. Te van a linchar, destruir, harán una caricatura de vos, por una comisión del Senado, en vez de colgarte de un árbol, como hacían antes“, concluyó.

Casi 31 años después, la designación de Thomas en la Corte Suprema resultó ser clave para derogar el aborto a nivel nacional y dar un golpe fatal al gobierno de Biden.

Si bien la argumentación la escribió el juez Samuel Alito, fuentes judiciales aseguran que fue Thomas el que se encargó de convencer a los demás jueces conservadores, incluso al moderado John Roberts, de fallar en favor de Dobbs y el Estado de Misisipi, en el caso Dobbs v. Jackson’s Women Organization que finalmente derogó Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey, las dos decisiones de la Corte que en 1972 y 1993 habían despenalizado el aborto a nivel nacional.

Thomas incluso escribió una concurrencia, diciendo que no solo estaba de acuerdo con la sentencia mayoritaria, si no que le gustaría que el mismo precedente se utilice para derogar todos los fallos de la Corte Suprema que le sacaron poderes a los estados para darselo al Gobierno Nacional, abriendo la puerta a tal vez la mayor quita de poderes a Washington D.C en más de un siglo.

Pero tal vez la semilla de todo esto pueda encontrarse incluso más atrás en el tiempo. Clarence Thomas nació en 1948 en Georgia, a un padre abandónico y una madre que hasta último momento quiso abortarlo.

Sin embargo, las leyes anti-aborto del Estado de Georgia que regían en ese momento le impidieron a su madre abortarlo. Su vida no fue fácil, a los 7 años de edad, la casa en la que vivía con su madre en Pinpoint, uno de los barrios más pobres del estado, se prendió fuego y tuvo que vivir 2 años en la calle.

Finalmente, su madre se volvió a casar y los envió a su hermano y a él a vivir con su abuelo, Myers Anderson, quien tampoco tenía dinero, habiendo perdido su gasolinera durante la Gran Depresión, pero con mucho esfuerzo y trabajando incluso como jubilado logró mandar a Clarence a un colegio católico, donde él era el único negro.

A pesar de la situación adversa, Thomas salió adelante. Sus notas en la escuela le ganaron una beca en una universidad de Massachusetts, y su gran desempeño académico allí le permitieron transferirse a Yale en 1971, donde finalmente se graduó de abogado en 1974.

Inmediatamente, Thomas empezó una estelar carrera. Fue fiscal general adjunto en Missouri (1974–77), luego abogado de Monsanto (1977–79), asistente legislativo del senador republicano John Danforth (1979–81), y luego como subsecretario en el Departamento de Educación de Reagan (1981–82), y presidente de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (1982–90), para llegar como juez del Tribunal de Apelaciones del Distrito Federal de Washington (1990-1991), cargo en el que pensaba que terminaría su carrera, cuando Bush padre lo nominó para la Corte Suprema (1991-Presente).

En sus conferencias siempre ha sostenido que agradece al sistema jurídico de la década del ’40 que impidió que su madre lo abortaba. Tal vez pensando que viviría una mala vida porque no lo podía mantener, o porque fue indeseado, Estados Unidos se hubiera perdido uno de los jueces más importantes de su historia.

Seguir Leyendo

Tendencias