Conecte con nosotros

Estados Unidos

Project Veritas: Empleados de Johnson & Johnson en contra de la vacuna contra el coronavirus para niños

Publicado

en

En una nueva edición de la investigación de Project Veritas con respecto a la vacunación contra el coronavirus, los mismos empleados de Johnson y Johnson recomiendan no aplicarse la vacuna.

Luego de que el grupo de investigación Project Veritas, a cargo del periodista James O’Keefe, realizara una cámara oculta a médicos del gobierno federal admitiendo que estaban preocupados por los efectos adversos que producían las vacunas contra el coronavirus, se publicó una nueva investigación a los empleados de las farmacéuticas productoras de la vacuna.

En esta lapidaria cámara oculta, los empleados de la farmacéutica Johnson & Johnson se expresan en contra de la vacuna para menores de edad y revela que las pujas para vacunar niños es una decisión meramente política para aumentar los números de vacunación generales.

Justin Durrant, un científico perteneciente a la compañía farmacéutica, en una cámara oculta con una periodista de Veritas aconseja no aplicar la vacuna a menores de 18 años, lo cual trató de mantener en secreto ya que advirtió que si sus superiores se enterar de que estaba diciendo esto podría tener severas consecuencias.

Durrant sostiene que la manera más eficiente para que el público ceda ante la presión y acepte aplicarse la vacuna es si les afecta económicamente, y a su vez realiza una distinción entre ciudadanos de primera y segunda clase tratando de desestimar a la población que no se ha aplicado la vacuna.

La distinción realizada por Durrant de una clase supremacista vacunada, se basa en que en los mandatos emitidos en las últimas semanas por el presidente Joe Biden, para obligar a toda empresa con más de 100 trabajadores a vacunar a la totalidad de sus empleados de forma obligatoria. Así es que, debido a la limitación de derechos que tendrían las personas que no acaten este mandato, se volverían ciudadanos de ”segunda clase” debido a la gran variedad de actividades que no podrían realizar.

Otro de los investigados, Brandon Schadt, uno de los jefe de negocios de Johnson & Johnson, dijo explícitamente en la cámara oculta que la vacuna producida por la empresa a la cual patrocina no debe ser aplicada a los niños, así como también destacó el papel de los medios de comunicación en la construcción mediática de la vacunación para todos.

En otro momento de la cámara oculta, asegura que todavía no se conocen los efectos a largo plazo que generaría esta vacuna, utilizándolo como uno de sus principales argumentos en contra de su aplicación en bebés y niños, ya que “nadie ha pasado 30 años con la vacuna por lo cual no pueden negar que hayan desarrollado algún tipo de deformidad u otras complicaciones a largo plazo producto de la dosis“.

Durrant, de hecho, destacó como internamente desde Johnson & Johnson trataron de presionar a los empleados para lograr que se inoculen con la dosis producida por la empresa, pero de acuerdo a Durrant, la efectividad de dicha vacuna no tiene una tasa aceptable de eficacia por lo que terminó vacunándose con la de Moderna, la principal competencia de su empleador.

Tanto Durrant como Schadt coincidieron que la vacuna de Johnson & Johnson no es apta para la aplicación en niños y a su vez, destacaron no confían en el laboratorio en términos de privacidad, ya que la provisión de datos de la producción y de la misma investigación de la vacuna ha sido prácticamente nula.

Estados Unidos

El alcalde De Blasio le expropió una propiedad a Trump en la ciudad de Nueva York: “Es un comunista”

Publicado

en

Trump comparó a la administración demócrata de Nueva York con la de los “países comunistas” después de que De Blasio ordenara expropiar un club de golf suyo en el Bronx.

El ex presidente Donald Trump comparó a la ciudad de Nueva York con “países comunistas” como Corea del Norte luego de que el alcalde demócrata Bill de Blasio revocara un contrato de su empresa con el distrito de Bronx por una propiedad donde había edificado un exitoso club de golf.

“El club de golf ha recibido críticas muy favorables, se considera una de las diez mejores instalaciones abiertas al público en los Estados Unidos (¡incluso podría ser el mejor!). Está diseñado para juegos de torneo de alta competencia y el alcalde De Blasio quiere confiscarlo a pesar del trabajo que se hizo con tanto éxito y se gastó tanto dinero“, dijo Trump en un comunicado el martes. “¡Qué injusto, esto es lo que sucede en los países comunistas, no en Estados Unidos!

Trump había llegado a un acuerdo con el entonces alcalde Michael Bloomberg para convertir un terreno baldío en el Bronx que había estado por décadas desocupado en un club de golf de lujo donde se jugarían torneos nacionales. Trump había invertido 10 millones de dólares por un contrato que le daba la propiedad hasta 2035 sin claúsulas de rescición. La acción de De Blasio es de una inconstitucionalidad sin precedentes en el país.

A principios de este año, el comunista De Blasio anunció que trabajaría para rescindicr todos los contratos de la ciudad con la Organización Trump, a raíz de los disturbios del 6 de enero en el Capitolio, que a su juicio fueron incitados por el entonces presidente.

Incitar a una insurrección contra el gobierno de Estados Unidos constituye claramente una actividad criminal“, dijo de Blasio a MSNBC en enero. “La ciudad de Nueva York ya no tendrá nada que ver con la Organización Trump“.

Esta revocatoria en el Trump Golf Links de Ferry Point es el primer paso, y el alcalde ya tiene sus ojos puestos en dos pistas de patinaje sobre hielo en Central Park, así como en el Central Park Carousel, todas a nombre de Trump. De Blasio estima que el ex presidente gana unos 17 millones de dólares anuales con estos tres contratos en el corazón de Manhattan.

La histórica hazaña de Trump para construir el Golf Links que ahora pasará a manos del Estado

El terreno de 90 hectáreas en el distrito del Bronx de Nueva York fue durante muchas décadas un terreno baldío lleno de basura, acampado por vagabundos y narcotraficantes, además de un foco de delincuencia. En el año 2000, el entonces alcalde Rudy Giuliani orquestó un acuerdo con Trump y otros empresarios para revitalizar la zona.

Finalmente, todos los otros empresarios se bajaron del acuerdo después de la crisis del 2001, pero Trump perseveró y se terminó quedando con todo el terreno, para convertirlo en un campo de golf de lujo.

Las preocupaciones ambientales y las disputas contractuales obligaron a los desarrolladores originales a abandonar el proyecto, pero la Organización Trump logró superar todos los obstáculos, invirtiendo en la economía local y apostando a revitalizar la zona.

Después de abrir en 2015, el campo de Ferry Point ha tenido un desempeño exitoso y rentable, convirtiéndose en un escenario para torneos de golf profesionales, inyectando dinero a la economía local además de ayudar con el desempleo contratando personal solamente de la zona. 

Fue un esfuerzo asombroso por parte de muchas personas que se unieron para revitalizar finalmente esta parte problemática y abandonada de la ciudad de Nueva York“, dijo Trump en el comunicado.

El ex mandatario y su abogado Kenneth Caruso anunciaron que pelearán hasta lo último que se respete el contrato de propiedad, y que si no la Ciudad les debe al menos 30 millones de dólares en compensación por la expropiación, por el dinero que vale actualmente el sitio.

En una presentación judicial reciente, la Ciudad pareció acordar que les pagaría una multa por terminación anticipada del contrato si fuera necesario, pero que no se excedería de 5 o 10 millones de dólares. En esa presentación, el alcalde aclaró que la Organización Trump tiene hasta el 15 de noviembre para abandonar el complejo, o si no el personal será “sacado por la fuerza con todo el peso de la ley”.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Twitter trabaja en una “solución” para terminar con los “debates intensos” en su red social

Publicado

en

Twitter está probando una nueva función ‘Heads Up’ para censurar los comentarios y las discusiones “intensas” en su plataforma.

La compañía californiana Twitter Inc. anunció esta semana que ya puso a prueba la función “Heads Up”, una nueva herramienta que agrega una etiqueta que lee “advertencia de intensidad” sobre comentarios que se identifiquen como “violentos”, aunque no violen las reglas de la comunidad.

Esta etiqueta tapa el contenido hasta que uno manualmente lo desbloquee, y antes de comentar te aparece un mensaje recordándote que “del otro lado de la pantalla hay personas” y que “conviene centrarse en los hechos y considerar el valor de las diferentes opiniones“.

Twitter dijo que testea esta opción hace algunas semanas y que empezará a probarla en usuarios reales con IP en California y otros Estados seleccionados, tanto en iOS como en Android. La idea es lanzarlo globalmente en 2022 si los resultados de las pruebas son satisfactorios.

Las primeras personas que experimentaron esta herramienta manipuladora del discurso dice que les aparecen carteles constantemente que dicen: “Cuidémonos unos a otros” y que “Nuestros valores hacen que Twitter sea mejor“.

El mensaje también advierte a los usuarios que deben “recordar que son todos seres humanos”, y que para seguir interactuando con la conversación, los usuarios deberán tocar un botón que dice “Cuenta conmigo”.

Otra herramienta que está en desarrollo es una denominada provisionalmente “Filtros de palabras“, que permite silenciar con enorme precisión palabras, frases y temas que preferiría no ver en ningún lugar de Twitter, además de permitir a los usuarios retirarse de una conversación en la que no quieren participar. La persona que te mencionó con una @ no recibirá una notificación de que te has ido en silencio.

Aparentemente, esta última herramienta le daría el poder a Twitter de que bloquee o mutee cuentas por vos, que el programa identifique como que usan estas palabras muy seguido, o que te arroban mucho.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

¿Por qué Biden está usando un escenario falso en vez de las oficinas de la Casa Blanca?

Publicado

en

El presidente Biden ha sido enganchado hablando desde un set falso de la Casa Blanca que presenta una vista digital del Rose Garden. Las razones de la prensa independiente de por qué podría estar pasando esto.

Hace ya unos meses un rumor empezó a circular por los medios estadounidenses: el presidente Joe Biden no estaba usando las oficinas de la Casa Blanca para las reuniones televisadas si no que estaba usando un escenario construido en un auditorio en el subsuelo del Edificio de Oficinas Ejecutivas de Eisenhower, a una cuadra de la Casa Blanca.

Este rumor fue confirmado cuando Biden decidió darse la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus, y los medios invitados hicieron un paneo con sus cámaras que no debían hacer, mostrando que el presidente efectivamente estaba en un auditorio y no en su oficina.

En un primer momento la noticia fue censurada de las redes, pero finalmente el medio Reuters confirmó que el set se armó en el Auditorio de South Court del anexo Eisenhowner.

El fotógrafo de Reuters dijo luego que el escenario utilizado en el evento era de “naturaleza decorativa” y que “no pretendían engañar a nadie“. Una mentira absurda parte del blindaje mediático de la prensa a los demócratas.

El set presenta ventanas falsas que muestran una vista digital del jardín de rosas de la Casa Blanca, y las columnas son del mismo estilo que las oficinas del Ala Oeste de la casa presidencial. En ningún momento el gobierno aclaró que la vacuna se la daría en un edificio separado.

Imagen subida por Reuters.

Según pudimos averiguar desde La Derecha Diario, muchas veces los presidentes hacen estos escenarios para eventos en los que quieren dejar entrar una mayor cantidad de periodistas, o a veces a medios particulares que no quieren darle una acreditación general para la Casa Blanca.

Sin embargo, esta teoría se cayó cuando salió a la luz otra oportunidad en la que usaron el escenario, cuando Biden hizo una reunión con líderes empresariales y directores de bancos, junto a la Secretaria de Tesoro, Janet Yellen.

En esa oportunidad, la Secretaría de Prensa de la Casa Blanca había dicho que se haría en la Oficina Oval, pero sorprendieron nuevamente en este escenario, donde solamente aceptaron a pocos periodistas acreditados.

“A pesar de tener disponible la Oficina Oval, el East Room, el State Dining Room e incluso el Brady Press Briefing Room, la administración ha optado nuevamente por utilizar el escenario en el Auditorio del South Court del edificio de oficinas ejecutivas de Eisenhower, frente a la propia mansión ejecutiva”, dijo Stephen Miller, ex asesor del presidente Donald Trump.

La razón por la que Biden usa este extraño escenario virtual para reuniones televisadas, es porque le permite tener más espacio para colocar teleprompter que no aparezcan en las cámaras principales y leer un guión directamente desde un monitor frontal (y sin el cristal del teleprompter que se puede ver en la cámara)“, aseguró.

Otros insiders de la Casa Blanca como los periodistas Jack Posobiec o Benny Johnson, aseguran que la razón por la que Biden hace los eventos en un edificio a parte es porque tiene difucultades para subir las escaleras en la Residencia Ejecutiva donde constantemente hay medios sacando fotos y documentando lo que pasa en los pasillos entre las oficinas.

Sea la razón por la que sea, Biden ha usado en múltiples ocasiones un escenario y ha montado una película de lo que realmente está pasando en su administración. Una movida deceptiva y poco transparente, que marca a este gobierno liderado por una persona con demencia senil.

Imagen subida por AFP.

Seguir Leyendo

Trending