Seguinos en redes

Estados Unidos

Trump pone fin al adoctrinamiento de extrema izquierda en los cursos del Estado federal

Tras un reportaje de Tucker Carlson que expuso la existencia de cursos obligatorios en “teoría racial crítica” dentro de agencias federales que habían quedado de la gestión Obama, el presidente ordenó removerlos de inmediato, por considerarlos “divisivos y anti-Americanos”.

Publicado

en

El pasado viernes 4 de septiembre, se dio a conocer que el presidente Donald Trump ordenó una purga de todos los cursos de adoctrinamiento de carácter marxista que existían en las agencias federales
Mediante el pretexto de concientizar sobre “teoría racial crítica”, el Gobierno federal desde la época de Obama estaba promocionando cursos ideológicos para sus empleados. Entre los alegatos de estos cursos está la noción de que los Estados Unidos son un país de ideología supremacista blanca, y que toda la gente blanca es culpable de racismo, sin excepciones.
La eliminación de estos cursos obligatorios que se dictaban para trabajadores federales tardó casi 4 años en llegar, y se cree que la Casa Blanca ni siquiera estaba al tanto que estos programas se habían implementado.
Fue gracias al trabajo periodístico del conductor Tucker Carlson que salió a la luz lo que estaba ocurriendo. El pasado 2 de septiembre, en su programa en el prime time de Fox News, Carlson había expuesto sobre los “cursos de diversidad” que se estaban dando a los empleados del Estado nacional, y advirtió sobre peligros de que se dicten estas teorías dentro del Gobierno.
Desde los empleados de Museos nacionales hasta los agentes de más alto rango del FBI estaban siendo sometidos a estos cursos, donde se les enseñaba sobre la diversidad sexual, sobre la igualdad, sobre la lucha de clases y de género, y por sobre todo, sobre la importancia de “repensar” la historia desde un punto de vista “negro”. Esta ideología racista es llamada orgullosamente por los profesores como “teoría racial crítica”.
Según relata las fuentes directas, Trump en menos de 48 horas tomó acción y demostró no solo que se mantiene atento a las discusiones culturales del momento, sino también que reafirma su compromiso para con los valores históricos de los Estados Unidos.

Ad

El presidente Trump, además, tiene en cuenta desde hace tiempo el adoctrinamiento en el Gobierno federal, y en su discurso a los pies del Monte Rushmore del pasado 4 de julio por el Día de la Independencia norteamericana, condenó las teorías de la izquierda extrema que pretenden difamar a la historia estadounidense.

El director de la Oficina de Administración y Presupuesto del gobierno, Russell Vought, anunció por Twitter que la administración Trump pondrá fin lo antes posible a cualquier incursión en tales teorías por parte del Gobierno federal. 

La Oficina de Administración y Presupuesto también emitió un comunicado, en el cual además de explicar la situación, advirtió por la difusión de propaganda partidista de izquierda con falsa información, propagada por agrupaciones que buscan influencia en ciertas agencias para debilitar al Gobierno frente a las próximas elecciones nacionales.

Ad

Un ejemplo de los casos de difusión de información falsa relacionada a la “teoría racial crítica” que las organizaciones de izquierda pretenden utilizar en agencias federales ha sido la utilización de panfletos denigrantes hacia toda la gente blanca, distribuidos en el Museo Nacional de la Historia y Cultura Africana Americana (NMAAHC).

En el panfleto se mencionaba que existen “malos hábitos”, así considerados por ser hábitos utilizados predominantemente por gente blanca, tales como:

  • Autosuficiencia
  • Unidad familiar 
  • Pensamiento objetivo y racional
  • El pensamiento de que el trabajo duro es la clave para el éxito (Meritocracia)
  • El trabajo antes del ocio
  • El respeto a la autoridad
  • El pensamiento de que la competencia es buena
  • El progreso
En esos medios de difusión racista se ataca también a los “valores americanos”, como por ejemplo las religiones judeo-cristianas, el sistema de justicia anglosajón, la historia, y otros ámbitos de la cultura occidental que las organizaciones de izquierda pretenden desestimar e incluso destruir.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Trump demanda a la CNN por difamación y busca un resarcimiento de más de 400 millones de dólares

Publicado

en

La demanda, que forma parte de una serie de escritos que serán presentados contra medios demócratas, pone el foco en las repetidas ocasiones en las que el pasquín demócrata utiliza el nazismo para comparar a Trump.

El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presentó hoy por la mañana una demanda en los tribunales de Florida por difamación contra la cadena demócrata de noticias CNN y busca un resarcimiento de más de 475 millones de dólares en daños punitivos, además de una disculpa pública. 

El escrito presentado destaca las diferentes veces en la que la cadena demócrata difamó al expresidente y su familia solo con la intención de dañarlo, un método que la misma continúa utilizando activamente para intentar que el empresario republicano no se presente por segunda vez como candidato en las elecciones de 2024.

“La campaña de disuasión de CNN en forma de difamación y calumnias contra el demandante solo se ha intensificado en los últimos meses ya que CNN teme que el demandante se postule para presidente en 2024”, alega una parte del documento legal. 

Durante los últimos 6 años, la cadena televisiva ha calumniado a Trump acusándolo de ser el líder de un culto, un lacayo de Rusia, un ídolo para los supremacistas blancos y un racista, entre otras palabras injuriosas y maliciosas que la cadena ha utilizado sin que la prensa salga en defensa del expresidente.

La demanda resalta especialmente una captura televisiva de enero del 2022 en donde CNN utiliza lemas del nazismo y fotos del dictador alemán Adolf Hitler para compararlos con un discurso que Trump había dado denunciando el fraude electoral.

En total, fueron unas 7700 veces las que la cadena demócrata utilizó el término “La gran mentira”, una expresión alemana acuñada por Hitler, para referirse a las denuncias de fraude presentadas por el equipo de Trump.

“La asociación altamente difamatoria y persistente que CNN hizo de Trump con Hitler no es algo accidental. Es un ‘reportaje’ malicioso destinado a alimentar una narrativa y lograr el fin deseado: hacer que los espectadores asocien al demandante con lo más bajo de lo bajo, le teman, no voten por él y apoyen campañas en su contra”, dice la denuncia.

Por esta razón, Trump pretende un total de 75.000 dólares en daños compensatorios y más de 400 millones en daños punitivos, además de que las costas legales estén a cargo de la cadena demócrata.

De acuerdo al equipo legal del republicano, que se ha visto envuelto en varios litigios para defender el honor del exmandatario en los últimos meses, la demanda contra CNN es solo la primera de una serie de escritos que serán presentados contra medios demócratas que calumniaron a su cliente a lo largo de los años.

En su cuenta de Truth Social, el exmandatario anunció la presentación de la demanda: “hoy se presentó una demanda contra CNN, la alguna vez prestigioso canal de noticias que se ha convertido en un proveedor de desinformación, difamación y noticias falsas, a un nivel que el público estadounidense, y de hecho el mundo, ni siquiera creerá que es posible”.

“Durante años he visto que esto sucedía, a menudo con incredulidad, pero finalmente ha llegado el momento de responsabilizar y legalmente a CNN por su engaño deliberado y sus declaraciones difamatorias sobre mí”, agregó Trump cerrando su comunicado.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Fin de la odisea: Elon Musk aceptó comprar Twitter por US$ 44.000 millones y la acción se disparó un 22%

Publicado

en

El próximo 17 de octubre comenzaría el juicio de Twitter a Musk para forzarlo a comprar la compañía. Los grandes accionistas de la empresa pasaron de rechazar la compra a pedir por favor que ocurriera.

El hombre más rico del mundo, Elon Musk, renovó este martes su propuesta para comprar la red social Twitter al precio de oferta original de 54,20 dolares por acción, equivalente a unos US$ 44.000 millones de dólares.

Esta decisión evita que se inicie un juicio producto de una demanda de los directores de la empresa, que denunciaron a Elon Musk que no podía no ejercer la opción de compra después de haber presentado la oferta en abril.

El CEO de Tesla y SpaceX había frenado la adquisición de Twitter cuando su equipo técnico descubrió que mucho más del 5% de los usuarios son bots, cuentas generadas automáticamente para elevar financieramente las cuentas de la empresa. Elon Musk argumentó que por lo menos el 15% de las cuentas son bots, tres veces más de lo que admite Twitter.

Musk no había retirado la oferta, solo la había suspendido hasta que “Twitter pudiera demostrar fehacientemente que solo el 5% de sus usuarios son robots”. Sin embargo, la empresa lo denunció diciendo que ya lo habían demostrado y que debía ejercer la opción de compra.

En un principio, la Junta de Directores de Twitter había resistido la compra, pero luego de que Elon amenazara con retirarla, decidieron hacerle juicio y obligarlo a que la compre. Una situación sin precedentes.

Las acciones de Twitter habían alcanzado un pico de 48,2 dólares en abril cuando Elon Musk hizo la oferta original. Sin embargo, durante los idas y vueltas, la acción volvió a caer a hasta un mínimo de 36,8 dólares. Pero este martes, tras el anuncio, las acciones volaron por los aires. Cerraron la jornada de hoy con una suba del 22,2%, a 52 dólares.

Durante las discusiones legales, el pasado 13 de septiembre, los accionistas de Twitter votaron para aceptar la oferta de compra tal como la presentó Musk en abril, a pesar de que el magnate en ese momento estaba intentando retirar la oferta. El 98,6% de los votos emitidos apoyó la compra.

Algunos creen que Elon Musk quería retirarse de la compra debido a que la oferta inicial fue extremadamente elevada para el verdadero valor de la compañía, que sin el poder de censura que actualmente ejerce en la política perdería gran parte del interés de sus clientes.

Pero otros, especialmente allegadas al propio empresario, aseguran que inicialmente la oferta fue muy resistido por los accionistas, especialmente grandes conglomerados como BlackRock o Vanguard, fuertemente alineados al Partido Demócrata, y que de esta manera terminó forzándolos a que lo obliguen a hacer la compra.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

California prohíbe ejercer a los médicos que cuestionen la dictadura sanitaria y se opongan a los pases de vacunas

Publicado

en

La ley define como “desinformación” a todo pensamiento contrario al oficial, castigando a los médicos que propaguen información diferente a la del Gobierno a sus pacientes.

Con la firma del gobernador demócrata Gavin Newsom el pasado viernes haciendo efectivo el proyecto de ley, California se convirtió en el primer estado que castigará a los profesionales médicos que se atrevan a cuestionar la dictadura sanitaria y brinden “desinformación y mentiras sobre el COVID-19” a sus pacientes.

La ley, denominada como AB2098 y propuesta por el legislador demócrata Evan Low, establece que cualquier médico que difunda con sus pacientes “información errónea o desinformación” sobre la naturaleza y los riesgos del COVID-19 y sobre la “seguridad y eficacia de las vacunas” incurrirá en una falta ética y será denunciado al colegio de profesionales para que le quiten su matrícula.

La legislación designa la difusión de información médica falsa o engañosa a los pacientes como una “conducta no profesional” sujeta a sanciones por parte de la Junta Médica de California, que abrirá rápidamente un sumario frente al profesional que incurrió en esa falta tras recibir la denuncia y evaluará su castigo.

La legislación define a la “desinformación” como las “falsedades difundidas deliberadamente con intención maliciosa o de engañar y que se contradicen con el consenso científico contemporáneo contrario al estándar de atención“, básicamente determinando lo que es científico y lo que no, única ley en el mundo que hace esta definición.

“Los médicos tienen el deber de proporcionar a sus pacientes información precisa y con base científica, incluyendo el uso de las vacunas aprobadas por el gobierno de los Estados Unidos”, reza otro extracto de la ley que impone a los doctores no hablar con sus pacientes sobre la inoculación.

Si bien la ley no decreta cuál debe ser la sanción y lo deja a discreción de la Junta Médica, la misma aconseja que el castigo adecuado para punir este comportamiento es la suspensión por tiempo indeterminado de la licencia del médico o directamente revocarla para que el profesional no pueda volver a ejercer la medicina en el estado.

Ante esta invasión a la privacidad de la labor de los profesionales de la medicina, un grupo local llamado Médicos por el Consentimiento Informado que nuclea a miles de profesionales en el estado se movilizó para oponerse a la legislación, argumentando que silenciaría la opinión personal del médico y destrozaría la confidencialidad con sus pacientes.

El grupo además presentó una demanda para solicitar una orden judicial que impida a la Junta Médica de California disciplinar a los médicos basándose en acusaciones de desinformación. En la demanda, se califica a la definición de desinformación por parte de la Legislatura como “fascista” e “irremediablemente vaga”.

En California, uno de los bastiones del Partido Demócrata, una tracalada de leyes destinadas a imponer una sola opinión sobre el coronavirus, y la pandemia fueron aprobadas pero aún no han sido firmadas por Newsom, temiendo una posible retalía legal por parte de grupos que aglutinan a padres, médicos y opositores a la vacunación forzada.

En agosto, el legislador ultraizquierdista Scott Wiener presentó un proyecto que permitía a los menores de 15 años dirigirse voluntariamente a un centro de vacunación e inocularse sin el consentimiento de sus padres, mientras que otra ley presentada por dos diputados demócratas obligaba a todos los trabajadores del sector privado a inocularse.


Seguir Leyendo

Tendencias