Seguinos en redes

Estados Unidos

Trump pulveriza a Biden hasta en las encuestas internas del Partido Demócrata y Obama amenaza con bajarle la candidatura

Publicado

en

El ex presidente posee una amplia ventaja en todas las encuestas de cara a las elecciones contra Biden y desde el Partido Demócrata empiezan a buscar alternativas.

Este 2024, Estados Unidos vuelve a tomar el centro del escenario con unas elecciones presidenciales que prometen sacudir la política mundial. Por el momento, todo indica que será una repetición de los fatídicos comicios del año 2020, y volverán a enfrentarse en un mano a mano el ex presidente Donald Trump y el actual mandatario, Joe Biden.

Sin embargo, ya sin COVID-19 y con una reducida cantidad de boletas por correo que se enviarán este año, las posibilidades de que Trump dé el batacazo vuelven más fuertes que nunca; y así lo reflejan las principales encuestas, incluso las internas que recorren los pasillos de la Casa Blanca.

De acuerdo a las últimas encuestas realizadas, la ventaja del republicano sobre Biden es abrumadora, y oscila entre 4 y 12 puntos de diferencia en favor de Trump, ante una fuerte insatisfacción del votante demócrata con el actual mandatario, quien ha perdido una importante base electoral representada por distintos sectores que han cambiado su intención de voto.

Según la última encuesta (enero 2024) realizada por la encuestadora ActiVote, una de las más consultadas por los propios funcionarios del Partido Demócrata, Donald Trump lleva una ventaja de 8 puntos por sobre el actual presidente Biden a nivel nacional.

Mientras que algunas tendencias se mantienen estables como que la población rural y de los suburbios se inclinan por Trump mientras que la población perteneciente a las grandes urbes toma una posición más cercana al actual presidente, la elección de acuerdo a los ingresos de la población muestra que el ex presidente tiene apoyo a lo largo de todas las clases sociales.

Un aspecto interesante se muestra en la intención del voto de acuerdo a la afiliación política, ya que mientras que el 97% de los votantes del Partido Republicano muestran su apoyo al candidato Trump y el 3% restante a Biden, cuando se traslada la misma comparación al Partido Demócrata, solamente el 84% de los demócratas apoyan al Presidente, con un histórico 16% de demócratas respondiendo que considerarían votar por Trump.

Un caso similar se presenta en cuanto a niveles de educación de la población, en los cuales aquellas personas con alta preparación académica (universitarios) parecen haber incrementado fuertemente su apoyo al candidato republicano, algo que en 2020 no ocurrió.

En el caso de la etnicidad de los votantes, otro segmento que fue determinante en 2020 en favor de Biden, ya no hay tanta hegemonía de la comunidad afroamericana hacia los demócratas. De acuerdo a las encuestas más recientes, Trump podría llevarse hasta el 30% del voto negro en esta elección. En 2020, solo se había llevado el 13%.

La encuestadora ActiVote mediante su encuesta realizada el pasado 4 de enero de 2024 refleja la pérdida que obtuvo el presidente Joe Biden entre la población con mayores niveles de educación y la manutención de los valores ostentados por Trump en aquellos con una menor formación académica.

Cabe aclarar que si bien las encuestas muestran un escenario favorable para el Partido Republicano en caso de que el candidato a las elecciones presidenciales sea Trump, la abismal diferencia comienza a acortarse cuando frente a Biden se presentan otros candidatos como lo es el caso de Nikki Haley o Ron DeSantis, quienes incluso podrían llegar a perder contra el actual presidente por una diferencia de 3 puntos, según una encuesta perteneciente a YouGov.

A su vez, si las elecciones nuevamente son cerradas a la pelea entre Joe Biden y Donald Trump, las cifras correspondientes a las próximas elecciones primarias a disputarse en Iowa y Michigan, muestran nuevamente una clara ventaja del republicano por sobre el demócrata (12 y 3 puntos respectivamente).

Estos pésimos números que mantiene Joe Biden han llevado a muchos a pensar que la candidata final podría ser Kamala Harris, quien por el momento volvería a repetir como candidata a vicepresidente. Sin embargo, Harris muestra un altísimo índice de impopularidad, incluso mayor al del propio Biden. El 56% de la población rechaza su figura y asegura que nunca la votarían, según YouGov.

Una de las señales de mayor insatisfacción dentro del Partido Demócrata es las acciones y comentarios que está haciendo Barack Obama en las reuniones con donantes. El ex mandatario ha urgido a la actual administración a mejorar las tácticas de campaña, y ha advertido que Biden podría no ser el indicado para vencer a Trump este año.

Tales son las preocupaciones por parte de Obama que, según el Washington Post, habría recomendado al actual presidente un nuevo equipo de asesores para ayudarlo a encaminar su campaña, y prevenir que Trump siga adquiriendo fuerza electoral.

Si bien no habría hecho una referencia concreta en cuanto a nombres, Obama mencionó a David Plouffe, quien manejó su campaña presidencial en el año 2008. El famoso asesor discípulo de David Axelrod hizo una de las campañas electorales más exitosas de la historia ese año, y estaría dispuesto a volver a la actividad para evitar el colapso del Partido Demócrata de la mano de Biden.

Durante un almuerzo que compartió el actual presidente con su antiguo jefe unos meses atrás, Obama le propuso formar un consejo integrado por varios asesores de campaña del expresidente, entre los cuales se encuentran nombres como el de David Axelrod y Jim Messina.

Las inquietudes de Obama llegaron a tal punto que, de acuerdo al histórico asesor de campañas republicanas Roger Stone, el ex presidente le habría expresado a Biden que su mujer, Michelle Obama, podría meterse en la carrera presidencial demócrata si no se hace cargo de la situación.

Las amenazas del ex mandatario nunca son vacías, y junto con Bill Clinton ambos siguen moviendo los hilos del poder demócrata en Estados Unidos. La situación sería tan delicada que, según Stone, Obama y los Clinton ya estarían hablando con ministros para invocar la 25° Enmienda, que permite al Gabinete remover al presidente en funciones si no está apto física o mentalmente para seguir en el cargo.

Los esfuerzos por incrementar la imagen positiva de Biden han tenido escaso éxito y esto se siente principalmente en un desplome de donaciones de "pequeños donantes", que suele considerarse un termómetro para la aprobación de un candidato.

En lo que va del período de campaña, solo han logrado recolectar una modesta suma de alrededor de US$ 4 millones de dólares a través de pequeños donantes, y han fracasado masivamente las campañas como "conozca al presidente", la cual ha recaudado tan solo US$ 2,6 millones de dólares en dos meses.

Para entender la magnitud de este fracaso, Trump lanzó una subasta de NFTs con imagenes editadas de él mismo y recaudó US$ 4,6 millones de dólares de pequeños donantes (cada carta vale 99 dólares) en un período menor a una semana.

A todo esto, Michael Cembalest, encargado de la unidad estratégica de negocios e inversiones de JP Morgan Chase, quien suele hacer análisis rigurosos de las contiendas electorales para asesorar a la financiera en sus inversiones, aseguró que el presidente Joe Biden se desligaría de la actual campaña presidencial por sus propios medios y no buscaría la reelección debido a sus bajos niveles de aprobación en las encuestas.

"Sus malos manejos en distintas temáticas como la política exterior, la economía y la crisis migratoria son irremontables a esta altura de la campaña. En cuestión de días comenzarán las primarias demócratas y aunque parece que se presentará sin oposición, no hay entusiasmo de nadie para votarlo", aseguró.

"Biden tiene un índice de aprobación demasiado bajo para un presidente que ha impulsado la creación de empleo como nadie desde su toma de posesión, pero parece que la gente no se deja engañar y entiende que esa cifra es el subproducto de que su toma de posesión coincidió con el lanzamiento de las vacunas COVID y la reapertura de la economía estadounidense", concluye.

Estados Unidos

Kamala Harris reemplaza a Biden como la candidata a presidente del Partido Demócrata, siendo la más de izquierda de la historia

Publicado

en

La vicepresidente desplazó a Biden como candidata, y encabezará a los demócratas en la contienda contra Donald Trump.

Ahora que el presidente Joe Biden ha puesto fin a su campaña de reelección y ha respaldado a la vicepresidente Kamala Harris para que lo reemplace como candidato, los demócratas deben afrontar un cambio sin precedentes a estas alturas de un año electoral.

Los demócratas ahora deberán afrontar un cambio sin precedentes a estas alturas de un año electoral. El Partido celebrará su convención en Chicago del 19 al 22 de agosto, en donde la candidatura a presidente se debe formalizar.

Lo que se suponía que iba a ser una coronación para Biden, tras haber ganado su interna con el 81% de los votos, se convierte ahora en una contienda abierta en la que casi 4.700 delegados serán responsables de elegir a un nuevo abanderado para competir en las elecciones generales de noviembre.

Pero aunque parezca una tarea simple, Harris todavía no tiene garantizada la candidatura. Los delegados que se asignaron a Biden tras ganar las elecciones primarias de su partido, no fueron asignados a la fórmula presidencial, sino que tienen el compromiso de elegir a Joe Biden.

Biden como persona ganó todas las primarias y asambleas estatales a principios de este año y solo perdió el territorio de Samoa Americana. Al menos 3.896 delegados se habían comprometido a apoyarlo.

Las reglas actuales del partido no permiten que Biden se las pase a otro candidato. Sin embargo, políticamente, su apoyo probablemente sea influyente, pero los delegados no tienen ninguna obligación de elegir a Kamala Harris.

La carga inmediata recae sobre Harris, que debe consolidar el apoyo de los casi 4.000 delegados de los estados, territorios y el Distrito de Columbia, además de los más de 700 superdelegados, que incluyen a líderes del partido, ciertos funcionarios electos y ex presidentes y vicepresidentes.

Los próximos pasos para que Kamala Harris confirme su candidatura. Fuente: AP noticias.

Según las fuentes que habían predecido que Biden se bajaría de la candidatura, Kamala no sería la candidata, si no que se había propuesto al gobernador de California, Gavin Newsom, a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, o al gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, como posibles candidatos además de Harris.

Sin embargo, algunos demócratas argumentaron en privado, e incluso públicamente, que solamente Kamala Harris podría acceder a los más de 300 millones de dólares que actualmente tiene el Partido Demócrata como fondos de donaciones.

En Estados Unidos, las donaciones no se hacen a los partidos políticos, sino que se hacen a los Comités de Acción Política (PACs, por sus siglas en inglés). Estas organizaciones están fuertemente reguladas y solamente pueden usar ese dinero en acciones políticas concretas, como comprar publicidad o hacer timbreos.

En la documentación que se firma cuando se realizan estas donaciones, se ponen muchas condiciones, entre ellas que el dinero deberá ser usado para una campaña en específico. Algunas fueron dirigidas a "Biden", por lo que ese dinero no podrá ser tocado, pero la gran mayoría fueron dirigidas a "Biden-Harris", por lo que si no es Biden, solo Kamala podría disponer de esas donaciones.

Actualmente, la campaña de Biden tiene 91 millones de dólares en efectivo, mientras que los comités de campaña de los demócratas aliados disponen de 240 millones de dólares, de los cuales el 90% está dirigido a la fórmula "Biden-Harris".

A esta altura del año electoral, ningún otro candidato podría recaudar los fondos necesarios para competirle a Trump en pago de publicidades, acciones políticas como timbreos o llamados telefónicos, o hasta las tareas de fiscalización para la elección.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden se baja de la candidatura a presidente: La inocultable demencia senil y la crisis pusieron fin a su intento de reelección

Publicado

en

El presidente Joe Biden se convierte en el primer presidente de la historia en declinar su candidatura a la reelección, abriendo paso a su vicepresidente.

El presidente Joe Biden publicó un comunicado en su cuenta de Twitter oficialmente bajándose de la candidatura a presidente, poniendo fin a su intento de reelección tras el desastroso debate con Donald Trump, que hizo inocultable su demencia senil y su incapacidad para el cargo, a cuatro meses de las elecciones.

La decisión llega después de la creciente presión de los dirigentes del Partido Demócrata, principalmente los Clinton y los Obama, para que se haga a un lado tras el debate del 27 de junio, en el que el presidente de 81 años se desvaneció, a menudo dio respuestas sin sentido y no pudo debatir de igual a igual con Trump.

Ha sido el mayor honor de mi vida servir como su presidente”, decía la declaración de Biden publicada en X. “Y si bien ha sido mi intención buscar la reelección, creo que lo mejor para mi partido y el país es que me retire y me concentre únicamente en cumplir con mis deberes como presidente durante el resto de mi mandato”.

Hoy quiero ofrecer todo mi apoyo y respaldo para que Kamala sea la candidata de nuestro partido este año”, escribió Biden luego de la carta en sus redes sociales. En una declaración posterior publicada en X, Biden ofreció “mi total apoyo y respaldo para que Kamala sea la candidata de nuestro partido este año”, y pidió a los demócratas que se unieran y escribió “es hora de unirnos y vencer a Trump”.

Los demócratas ahora deberán afrontar un cambio sin precedentes a estas alturas de un año electoral. El Partido celebrará su convención en Chicago del 19 al 22 de agosto, en donde la candidatura a presidente se debe formalizar.

Lo que se suponía que iba a ser una coronación para Biden, tras haber ganado su interna con el 81% de los votos, se convierte ahora en una contienda abierta en la que casi 4.700 delegados serán responsables de elegir a un nuevo abanderado para competir en las elecciones generales de noviembre.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Fuentes demócratas sugieren que Biden está "a punto de bajarse" pero en la Casa Blanca desafían las presiones: "No hay posibilidad que se baje"

Publicado

en

Se desató una guerra en el Partido Demócrata, entre los que quieren que Biden se baje de la competencia, liderados por el propio Barack Obama, y los bidenistas que defienden la candidatura.

Varios demócratas de alto rango han dicho en privado al medio Axios que se espera que el presidente Biden abandone la carrera presidencial tan pronto como este fin de semana debido a la creciente presión de los líderes del partido y aliados cercanos, después de que fracasara en el debate con Trump y que se desplomara en las encuestas.

Los líderes del partido, amigos y donantes clave esperan convencer a Biden, de 81 años, de que no puede ganar, ni puede convencer a nadie de que su edad y demencia senil no serán un problema en los próximos 4 años, y mucho menos ganar la mayoría legislativa en el Congreso.

El presidente, que se está supuestamente recuperando de Covid en su casa de playa en Rehoboth, Delaware, no está ganando ni una sola encuesta, y pierde cada vez por una mayor diferencia en todos los estados en disputa.

Una encuesta de AP también mostró que casi dos tercios de los demócratas quieren que se retire. El expresidente Barack Obama dijo a sus aliados que las posibilidades de reelección de Biden han disminuido en gran medida, según informó The Washington Post citando a personas de su círculo íntimo.

El líder de la mayoría del Senado Chuck Schumer, la expresidente de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y otras figuras clave del partido como Hillary Clinton también están instando a Biden a considerar seriamente la posibilidad de dimitir.

Sin embargo, desde la Casa Blanca aseguran que "no hay ninguna posibilidad" de que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se retire de la carrera por la reelección. “Hay mucho en juego y la elección es clara. Juntos, ganaremos”, dicen que dijo a periodistas desde su casa en Delaware este viernes.

Desde su equipo de campaña también contraatacaron, diciendo que si bien había habido cierta “caída” en el apoyo, él seguía siendo el mejor candidato. “Sin duda, el presidente está en esta carrera”, dijo la directora de campaña, Jen O’Malley Dillon, al programa Morning Joe de MSNBC. “Joe Biden está más comprometido que nunca a derrotar a Donald Trump”.

El otro lado de la ecuación, asegura que Biden está resistiendo pero nadie cree que vaya a poder mantenerse en la competencia. Se está hablando de que en caso de bajarse, quien se debería quedar con la candidatura es Kamala Harris, no solo por cuestiones políticas sino por cuestiones financieras: ningún otro candidato podría acceder a los millones de dólares que fueron donados hasta ahora para la fórmula Biden-Harris.

De esta manera, si se bajara Biden, la pregunta sería quién será el candidato a vicepresidente de Harris. En estos momentos, y desde la campaña de Trump, especulan con el comunista gobernador de California, Gavin Newsom; el multimillonario goberador de Illionis, JB Pritzker, o la progresista gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer.

Seguir Leyendo

Tendencias