Seguinos en redes

Reino Unido

Renuncian todos los ministros del ala progresista del gobierno de Boris Johnson en un intento por forzar su renuncia

Publicado

en

En una brutal interna del Partido Conservador británico, los ministros de Economía y de Salud presentaron sus renuncias y pidieron al primer ministro que renuncie y llame a elecciones internas.

Según reportes de la prensa local, Boris Johnson estuvo al borde de renunciar este martes por la mañana luego de que el secretario del Tesoro Rishi Sunak y el secretario de Salud Sajid Javid renunciaran repentinamente al Gabinete.

Tanto Sunak como Javid pertenecen al ala más progresista de los Tories, y habría sido una maniobra para forzar la renuncia del primer ministro, quien perdió todo el apoyo de este sector, especialmente luego del escándalo alrededor de Chris Pincher.

Pincher es un diputado conservador que a pesar de sus posturas progresistas se convirtió en un fuerte aliado de Boris Johnson por fuera del ala progresista. Por ello, en 2019, Boris lo designó como vicecanciller, luego en 2020 lo movió a Ministro de Vivienda y por último en 2022 lo nombró como el Representante Oficial del Gobierno en el Parlamento, un puesto de altísima jerarquía en el Ejecutivo inglés.

Pincher tiene un pasado polémico. En 2017 fue acusado de acoso homosexual a otros dirigentes del partido, entre ellos el entonces candidato conservador Alex Story y al diputado laborista Tom Blenkinsop. Sin embargo, en una investigación interna del partido, fue exonerado de toda culpa.

Sin embargo, renunció el pasado 30 de junio a su importante cargo, luego de que resurgieran las denuncias de acoso, y se sumaran por lo menos otras seis a las dos del 2017. El propio Pincher admitió que algunas de las denuncias podían ser ciertas dado que “estaba borracho y no me acuerdo qué hice“.

Pero el escándalo se desató cuando parlamentarios y ministros del ala progresista denunciaron que Boris Johnson sabía que Pincher era acosador cuando lo designó como Representante Oficial ante el Parlamento, lo cual el propio Boris terminó admitiendo.

En una entrevista que salió ayer por la noche, cuando se le preguntó si fue un grave error designar a la importante oficina al parlamentario, el primer ministro dijo: “Sí, creo que fue un error y me disculpo por ello. En retrospectiva, fue algo incorrecto”. Esta declaración desató la ola de renuncias y los pedidos de que el propio Boris dé un paso al costado.

Boris Johnson se escudó en que Pincher ya había sido designado a cargos importantes por Theresa May, su antecesora. “Chris Pincher ingresó al gobierno como Vicerepresentante Oficial antes de que yo me convirtiera en primer ministro, luego fue trasladado al Ministerio de Relaciones Exteriores, luego pasó a ser ministro de Vivienda y luego lo movimos nuevamente para ser Representante Oficial”, aseguró y agregó: “Era una designación natural dada su trayectoria política“.

A su vez, el ala más de derecha salió a apoyarlo a Boris. Jacob Rees-Mogg, líder de esta facción y actual Ministro del Brexit, dijo que es una burda “operación política” para forzar unas elecciones internas, donde los progresistas quieren hacerse del control del partido.

Boris Johnson ha visto su imagen desplomarse desde el comienzo de la pandemia. A pesar de que llegó al poder como el conservador más votado desde Margaret Thatcher y logró pasar importantes reformas impositivas y laborales, desde mediados del 2020, luego de enfermarse de COVID-19 y de pelearse con su asesor, Dominc Cummings, ha hecho un fuerte giro a la izquierda.

Pero los progresistas no contentos con ello ahora piden su expulsión de Downing Street, también amparados en las fiestas que organizó Boris durante la navidad del 2020, mientras todo el país estaba sumido en una brutal cuarentena.

Economía

El nuevo primer ministro británico Rishi Sunak anuncia un drástico aumento de impuestos

Publicado

en

Produciendo un cambio de 180 grados con respecto a la administración anterior, el nuevo Gobierno anunció un severo paquete tributario que aumenta cargas sobre personas y empresas.

Tras su llegada al poder sin ser electo, el primer ministro Rishi Sunak anunció una serie de reformas económicas para hacer frente a la crisis, desmantelando el rumbo que había trazado anteriormente la ex mandataria conservadora Liz Truss. 

A diferencia del plan de Truss, que bajaba impuestos y quitaba regulaciones, Sunak anunció una masiva reforma tributaria con fuertes aumentos a los impuestos, acompañada de la reimplementación de todas las regulaciones que recortó el anterior gobierno, principalmente en el sector energético, volviendo a prohibir el fracking.

Al mismo tiempo, anunció una desaceleración en el ritmo de crecimiento de gasto público, que ahora se expandirá por debajo de la inflación efectiva y por debajo de los movimientos asociados al PBI (disminuirá su participación porcentual sobre el mismo).

Tras admitir que la economía británica entró formalmente en recesión, el nuevo Gobierno pretende que la reactivación provenga por una mayor confianza en la Libra, la baja en la prima de riesgo para el crédito y la reducción de la inflación, y para ello apunta a reducir el déficit fiscal.

La reforma tributaria

El ministro de Economía nombrado por Sunak, el economista Jeremy Hunt, anunció la vuelta del impuesto a los “beneficios extraordinarios” sobre las empresas energéticas.. 

Pero no solamente vuelve el impuesto, sino que además la alícuota aumenta del 25% al 35%. En la práctica, el Reino Unido aprueba una tasa marginal superior del 35% sobre el impuesto a las Ganancias corporativas, de esta manera perdiendo competitividad fiscal frente a otros países como Irlanda. Para el caso especial de las empresas eléctricas, la tasa marginal más alta por el recargo que supone este impuesto aumentará hasta el 45%

La reforma contempla cambios en el impuesto a las Ganancias para personas físicas. Hasta ahora, Sunak se había limitado a derogar las rebajas aprobadas por Truss, pero con las nuevas disposiciones se persigue el rumbo diametralmente opuesto. 

La tasa marginal del 45% para el impuesto a las Ganancias pasará a ser definida sobre un ingreso anual de 125.140 libras, cuando antes se mantenía en las 150.000 libras. Se determinó un recorte nominal en medio de una inflación que supera el 10% anual, provocando que cada vez más contribuyentes pasen a tributar la tasa más alta del impuesto. 

Por otra parte, se determinó el fin de la actualización por inflación a los tramos nominales del impuesto a los ingresos hasta el año 2028. Solamente esta medida le significó millones de libras en recaudación al Tesoro británico ya que el deterioro progresivo de la inflación provocará que cada vez más trabajadores paguen el impuesto, y los que ya lo paguen abonen tasas progresivamente más elevadas. 

Solo este año la inflación supera el 11,1% y la actualización salarial promedio alcanza el 6%. Los británicos no solamente verán deteriorado su poder adquisitivo contra los precios, sino que además por la “ilusión nominal” deberán pagar más impuestos sobre su ya deteriorado ingreso

Recorte del gasto público

Se estableció que las erogaciones del sector público crecerán a la misma tasa que estaba ya presupuestada, independientemente de la evolución de la inflación. El objetivo de este congelamiento en la tasa de expansión es producir una licuación del gasto en términos reales, que afectaría a la mayor parte de las partidas.

Para 2023 y 2024 se estipuló que los gastos perderán cualquier indexación a la inflación, y además no podrán crecer por encima de la tasa de aumento del PBI. Si la economía persiste en recesión en estos años, entonces los gastos deberán incluso decrecer en términos nominales. 

Para 2025 el Gobierno de Sunak determinó que el gasto crecerá a razón de un 1% anual, independientemente de los factores mencionados anteriormente, lo cual espera producir una reducción del tamaño del Estado en relación al PBI. 

Aún así, los gastos sociales y las pensiones serán partidas que sí se actualizarán por IPC en los próximos años, por lo que se mantendrán constantes en términos reales y el peso del ajuste recaerá en todas las asignaciones restantes. 

Seguir Leyendo

Reino Unido

En su primer día, Rishi Sunak anunció la vuelta de la prohibición del fracking y postergó el ajuste fiscal

Publicado

en

La nueva dirección del mandato conservador abandona las iniciativas de la exministra Liz Truss, y todavía se resiste a presentar un programa fiscal para combatir la crisis. La inestabilidad política del país generó incertidumbre sobre las reglas de juego para la economía. 

El nuevo primer Ministro británcio Rishi Sunak anunció oficialmente sus intenciones para volver a prohibir el fracking en el Reino Unido, tan solo 44 días después de que su propio partido bajo la dirección de Liz Truss lo volviera a permitir después de años prohibido.

Las nuevas determinaciones de Sunak contradicen el rumbo anteriormente trazado por el Partido Conservador hace tan solo un mes. La administración anterior pretendía liberalizar la oferta energética para combatir la crisis y el alza de los precios sobre las facturas domiciliarias, dado que esta técnica extractiva no contamina ni tiene un riesgo mayor que los métodos convencionales.

El Reino Unido, emulando países tercermundistas sin proyecto de país, cambia las reglas de juego de la economía con cada nuevo mandatario, pero lo más insólito de este caso es que todos pertenecen al mismo Partido Conservador, que gobierna las islas británicas hace más de 10 años.

Esto generará una fuerte inestabilidad económica y una seria desconfianza de los inversores a la hora de poner su plata en el país, a sabiendas que cualquier cambio de gobierno puede significar el fin de toda su operación. Los inversores británicos e internacionales deben manejarse con señales difusas que pueden cambiar constantemente conforme cambian las direcciones políticas del mandato conservador

Para Sunak, el fracking es un método de extracción de petróleo y gas “muy peligroso”, que pone en riesgo los compromisos climáticos del Reino Unido para el 2030. Con esta decisión, se cae la promesa de concretar gas barato para fin de año

El nuevo Primer Ministro es un alfil del Foro Económico de Davos y de la Agenda 2030, que pretende terminar con la matriz energética más eficiente de la historia de la humanidad y reemplazarla por una tecnología que todavía no está a la par de las demandas actuales.

El frente financiero tampoco le sonríe al nuevo Primer Ministro. Tan pronto como Liz Truss presentó su renuncia, los mercados reaccionaron adversamente ante la incertidumbre y la ausencia de un rumbo claro. Si bien hubo una corrida contra la libra durante su gestión, el hecho de que un traspié financiero derrumbe un gobierno que todavía tenía más de un año y medio de mandato, generó un pánico aún más profundo.

Por su parte, Rishi Sunak aún no presentó un programa fiscal de alternativa capaz de llevar confianza y estabilidad a los mercados, sino que decidió demorar los anuncios oficiales en esta materia, a pesar de que había prometido que ya lo tenía preparado y lo presentaría en su primer día en Downing Street.

La nueva fecha para la publicación oficial del programa fiscal será el 17 de noviembre tras la primera reunión con el nuevo gabinete de Gobierno. En lugar de focalizar cambios en el sistema tributario, Sunak anticipó que su programa tendrá el acento en el ajuste del gasto público, pero no hay confianza de que finalmente sea así.

El Departamento del Tesoro del Reino Unido lanzó un comunicado oficial en donde anuncia la intención de poner el gasto público en un “sendero sostenible”, conseguir la reducción de la deuda pública y afianzar la estabilidad en la libra, pero no explicó hasta ahora cómo lo hará.

Los mercados especulan con un eventual levantamiento de la iniciativa de Liz Truss para subsidiar las tarifas de gas por dos años, y en su lugar limitar este lapso de tiempo a unos pocos meses, lo cual permitirá ajustar las cuentas un poco, pero verá un explosivo aumento del las tarifas, algo que Truss pretendía controlar con un boom de oferta gracias a la habilitación del fracking.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Rishi Sunak asume como Primer Ministro: Llega sin elecciones internas ungido a dedo por el establishment

Publicado

en

El alumno preferido de Klaus Schwab se quedó con el liderazgo del Partido Conservador sin ganar una sola votación. Las propuestas y la ideología del nuevo Primer Ministro del Reino Unido.

Rishi Sunak, el exministro de Economía de Boris Johnson, y uno de los responsables de las cuarentenas en el Reino Unido durante el 2020, se convirtió este lunes en líder del Partido Conservador británico y hoy asumió como Primer Ministro, reemplazando a Liz Truss, quien estuvo tan solo 44 días en el cargo.

Sunak había sido derrotado en las urnas por Truss en las elecciones de agosto. Previamente, su jefe político Jeremy Hunt había sido derrotado por Boris en diciembre del 2019. Hay un patrón claro en las últimas internas del partido: hay dos facciones en el Partido Conservador, los más de izquierda y progresistas como Sunak, y los de centroderecha como Boris.

Hay un tercer grupo, más minoritario, de derecha conservadora tradicional, liderado por Jacob Rees-Mogg, artífice del gobierno de Liz Truss, quien falló en su intento por lograr unas terceras elecciones internas, donde su alianza con la facción de Boris Johnson sin lugar a dudas volvería a vencer a Sunak.

Pero como los emperadores de antaño, Sunak fue elegido a dedo por el establishment del país, a sabiendas que volvería a perder en las urnas. Boris Johnson negoció impunidad por los casos de corrupción de cuando rompió la cuarentena que él mismo había impuesto para hacer fiestas de fin de año en la casa de gobierno, y retiró a su facción de la carrera. Sin contrincantes, Sunak fue ungido como Primer Ministro sin ir a las urnas.

Sunak es el primero de muchas cosas. El primer jefe de gobierno conservador electo sin consultar a los afiliados, el primero surgido de una minoría étnica y el más joven en la historia moderna del país. También, podría decirse que es el líder conservador más de izquierda que ha tenido el partido en toda su historia.

El hasta ahora diputado por Richmond es alumno modelo del Foro Económico de Davos. Cree y propone todo lo que el globalismo socialdemócrata defiende hoy en día: medidas para combatir el cambio climático, reducir la explotación de petróleo y gas, subir impuestos a la clase media, hiper-regular la economía, y subsidiar a las grandes empresas.

En temas socio-políticos defiende la ideología de género, la teoría crítica de la raza, promueve la vacunación obligatoria, y durante su paso por el Tesoro, fue el responsable de armar la “economía de guerra” durante la pandemia, que incluyó la clausura total de sectores gastronómicos, hoteleros y comerciales en 2020.

A pesar de haber apoyado públicamente el Brexit durante el gobierno de Boris Johnson, durante la campaña del 2016 se opuso fervientemente a la idea de abandonar la Unión Europea. Recientemente dijo que es un “brexiter reformado“, pero nadie le cree.

Sunak está casado con Akshata Murty, la hija de Narayata Murty, un multi-millonario de la India dueño de la empresa de consultoría Infosys. Él por su parte, trabajó para Goldman Sachs y para hedge funds (los apodados fondos buitre en Argentina) como CIFM y Theleme Partners.

Allí conoció en persona a Klaus Schwab, el fundador del Foro Económico Mundial y uno de los mayores propulsores del globalismo progresista socialista que impera en Europa hoy en día.

Es uno de los mayores defensores de “El Gran Reseteo“, la teoría política y económica que asegura que la pandemia es una buena oportunidad para “eliminar el capitalismo de libre mercado” y reemplazarlo por “una economía gestionada por una coalición de corporaciones multinacionales, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil“, como reza la misión del Foro en su página principal.

Generalmente los políticos más asociados al Foro Económico de Davos provienen de partidos de centro-izquierda. De hecho, en el Reino Unido, el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, también es un discípulo de Klaus Schwab.

Pero tras el paso de David Cameron, Theresa May, Boris Johnson y Liz Truss en la última década, finalmente el Foro Económico pudo ubicar a uno de los suyos en Downing Street sin la necesidad de ganar una elección.

Seguir Leyendo

Tendencias