Seguinos en redes

Campo Argentino

Los delirios kirchneristas que llevaron al cierre de las exportaciones de carnes y al colapso económico argentino

Publicado

en

Las mentiras que el gobierno kirchnerista usa para justificar su voracidad fiscal han generado un desplome en la producción argentina y una crisis económica sin precedentes.

El pasado 19 de mayo con la Resolución 75/2021 se oficializó el cierre a la exportación de carne, pieza fundamental de la matriz productiva argentina, por el plazo de 30 días. Una medida que pone en peligro tanto empleos como la relación y confianza con los importadores. 

El kirchnerismo ha tomado esta determinación con la excusa de bajar el precio de la carne, pero sólo han logrado el efecto contrario con esta disparatada medida.

Argentina exporta entre el 27% y 28% de la oferta de carne que genera, resultando en 2.750 millones de dólares al año en divisas, si sumamos todos los destinos, y 250 millones en menudencias durante los 12 meses. 

No obstante, como consecuencia del cierre de las exportaciones se perderán 250 millones de dólares. Además, este daño no es la única secuela, también hay que tener en cuenta que esta industria genera más de 400.000 empleos, de los cuales 100.000 corresponden a la exportación, por lo cual se pone en riesgo el trabajo y la producción.

Inmediatamente anunciada esta disposición, por ejemplo, el frigorífico Rafalea Alimentos S.A. con 650 trabajadores, ubicado en Santa Fe, cerró temporariamente alegando que no tenían ninguna posibilidad de continuar sus operaciones ante estas circunstancias.

En una entrevista a CNN del 23 de mayo Alberto Fernández dijo “¿Por qué se supone que suben los precios de la carne en la Argentina? Porque exportas un 30%. Si vos ese 30% lo dejas adentro, la oferta aumenta y los precios bajan”.

Esta afirmación es completamente falsa. En primer lugar cabe aclarar que de la totalidad exportada, China recibe el 76%. Pero lo más importante es que el país asiático no consume la misma carne que se consume en Argentina, por el contrario demanda “vaca vieja”, es decir, aquella que ha terminado su ciclo reproductivo, además de la diferencia en los cortes.

Así mismo, esta medida cortoplacista es una piedra ya tropezada por el kirchnerismo, de la cual ya se conocen sus resultados; cuando Néstor Kirchner cerró durante 10 años las exportaciones de carne y provocó la pérdida de 12 millones de cabezas de ganado y un enorme daño consecuente: un aumento del precio, destrucción de puestos laborales, la quiebra de empresas y la pérdida e incumplimiento de Argentina en su cuota con el mercado internacional, quitándonos nuestro rol como uno de los principales protagonistas del mercado.

El cierre de las exportaciones es lo opuesto a lo que necesitamos para salir adelante. El problema de Argentina no es que la carne y otros productos están caros, sino que los argentinos no podemos pagarlos. Venimos perdiendo poder adquisitivo desde el 2018, como consecuencia de la caída de la economía, la inflación y la devaluación. Lo que necesitamos es generar más empleo, actividad económica e inversiones”, comentaron desde la Fundación para el Desarrollo de Argentina (FADA).

Naturalmente, Paraguay Uruguay festejan la ineptitud argentina, ya que van a absorber los negocios que nuestro país abandona por un volantazo hacia la izquierda

Esta medida tendrá como consecuencia la pérdida de confianza de nuestros habituales importadores de carne, arruinando un mercado que tomó años para que Argentina se posicione fuerte. Cerrar las exportaciones trae aparejado un alto costo político. Así mismo, es necesario recalcar que cuando un mercado se pierde por incumplimiento, cuesta en demasía recuperarlo. 

Históricamente, en Argentina las recurrentes difamaciones contra la agricultura y la ganadería tienen como único fin tornar más digestible a la sociedad la exacción fiscal a la que el Estado luego somete al sector productivo

Ene se sentido, el kirchnerismo tiene una obsesión con calumniar las exportaciones, cuando las mismas generan divisas, crean empleo, permiten lograr altos niveles de producción y exigen altos estándares de calidad. 

Ya han destruido, por ejemplo, la exportación de maquinaria agrícola, la cual hace más de una década exportaba tres veces los montos actuales, y que dicho sea de paso, fue uno de los hitos que nos posicionaban arriba de la mayoría de países buena parte del siglo XX.

Si Alberto Fernández y su gabinete realmente quisieran disminuir el precio de los alimentos, se trate de la carne o cualquier otro, lo que en realidad debería hacer es bajar impuestos

En el caso de la carne, la tasa impositiva significa casi un 30% de su precio final. Pero lo que realmente buscan, es que las personas no deduzcan que los precios aumentan debido a la inflación que se produce por la emisión desenfrenada que llevan adelante para financiar su déficit. 

La inflación es lo que destruye el poder adquisitivo del salario. La responsabilidad es del gobierno, no de los productores agropecuarios ni de las exportaciones. Argentina está viviendo el fracaso del modelo político-económico kirchnerista en su máxima expresión.

Tenemos el deber como argentinos de bien de dar una contundente batalla cultural contra estas políticas socialistas que solo generan hambre y miseria para el pueblo; con un proyecto que elimine impuestos, haga eficiente el Estado y direccione los incentivos a la mejora productiva y la innovación de todos nuestros sectores claves de la economía. Basta de castigar a los sectores que generan riqueza.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Campo Argentino

Estalla el Campo: La presión de las retenciones llegó a su nivel más alto desde 2008

Publicado

en

La recaudación total por derechos de exportación en 2021, en relación al valor de las exportaciones totales, llegó al nivel más elevado desde el último gran estallido agropecuario bajo el Gobierno de Cristina Kirchner y el ministro Martín Lousteau.

En medio de la fuerte tensión entre el Gobierno y el sector agropecuario, el peso de las retenciones se torna cada vez más aplastante a 20 años de su reintroducción distorsiva en el sistema tributario. En 2021, la recaudación nacional por derechos de exportación, como proporción del valor FOB de las exportaciones, alcanza el 15,5% y es el valor más alto desde 2008.

Solamente en lo que va de la administración de Alberto Fernández, el ratio entre recaudación por retenciones y exportaciones aumentó casi 5 puntos porcentuales con respecto al año 2019.

Tomando el promedio de la presión por retenciones durante el Gobierno de Fernández, la cifra asciende al 15,25%, holgadamente por encima del promedio registrado entre 2003 y 2015, que ascendía al 12,5%. Lejos de cualquier tipo de moderación, el kirchnerismo se radicaliza cada vez más.

Evolución de la presión por derechos a las exportaciones.

El último gran estallido agropecuario había tenido lugar bajo la administración de Cristina Fernández de Kirchner y el ministro de Economía Martín Lousteau, que disponía la famosa “resolución 125” para elevar dramáticamente la alícuota por retenciones.   

Como en aquel entonces, el sector agropecuario se encuentra asfixiado por los tributos a exportar, pero con una diferencia importante: la economía mantiene un estricto cepo cambiario sobre el comercio exterior, una condición que no estaba presente en 2008. La presión real sobre el campo es ahora mucho más intensa que antes, dado que los exportadores deben enfrentarse a un precio del dólar artificialmente bajo.

El último gran “tractorazo” del campo en la Capital Federal reclamó al Gobierno la eliminación de las retenciones, el alivio de la brutal presión fiscal y el cese de la excesiva intervención regulatoria. El hartazgo del sector agropecuario es el último eslabón en décadas de intervencionismo tributario y cambiario en contra del sector.

Con la sola excepción del Gobierno de Carlos Menem, que redujo a una mínima expresión las alícuotas por retenciones entre 1992 y 1999, y posteriormente de Fernando De la Rúa entre 1999 y 2001, todos los demás Gobiernos democráticos aplicaron retenciones en mayor o menor medida. Incluso antes de la llegada de la democracia en 1983, todos los Gobiernos desde la Revolución Libertadora aplicaron retenciones.

Como impuesto, las retenciones son exageradamente distorsivas porque generan un sesgo anticompetitivo en contra del país. En el mundo, sólo un puñado de países aplican efectivamente retenciones por un valor significativo a su recaudación: además de Argentina, se aplican en Rusia, Kazajistán, Bielorrusia, Costa de Marfil, Guinea-Bissau y Papua Nueva Guinea

Seguir Leyendo

Argentina

El Campo se movilizó a la Casa Rosada con un masivo Tractorazo: Piden Retenciones Cero, menos impuestos y fin del cepo a exportaciones

Publicado

en

Productores rurales se manifestaron con un masivo Tractorazo este sábado después del mediodía en Plaza de Mayo frente a la Casa Rosada.

Desde Avenida del Libertador y Udaondo, los manifestantes autoconvocados y junto a otros del interior iniciaron su caravana hacia Plaza de Mayo y apenas minutos pasadas las 15 arribaron los primeros tractores al punto de encuentro frente a la Casa Rosada.

A lo largo de la caravana, mucho público de la Ciudad se sumó a la marcha, en señal de apoyo al reclamo que traen desde el interior a la Capital Federal. El Campo exige la eliminación de retenciones, que actualmente se ubica en el 33% de todo lo que se exporta, y una baja de impuestos general.

Específicamente, se reclama que no se envíe al Congreso el delirante e inconstitucional “impuesto a la renta inesperada”, que actuaría como una retención extra a los productores rurales cuando sube el precio de los commodities, muy parecida a las retenciones móviles que quería imponer el gobierno con la 125 en 2008.

En el acto frente a la Casa Rosada, dirigentes rurales leerán una proclama con los reclamos del sector. Se estima que se contó con la presencia de 50.000 personas.

La iniciativa es impulsada por agrarios del norte bonaerense, sur de Santa Fe y de Córdoba; sumado a la adhesión de cientos de sociedades y asociaciones rurales de todo el país, aunque no tiene el apoyo de la Mesa de Enlace, conformada por la Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Federación Agraria Argentina y Coninagro.

La Mesa de Enlace fue la columna vertebral de las protestas del 2008 contra la Ley 125, pero desde entonces, se han vuelto complacientes y se han acercado al kirchnerismo, poniendo frenos continuos a los pedidos de movilización masiva.

No obstante, el presidente de la SRA, Nicólás Pino, estuvo esta mañana en la Costanera Norte “para saludar” a los productores.

“Como va a ser un día difícil para saludar a los productores que trajeron los tractores a la Ciudad de Buenos Aires, me di una vuelta ahora por Costanera Norte”, dijo a Infobae“Como decimos desde la entidad, donde haya un productor, allí está la Rural. Y eso es lo que vamos a hacer acompañando a los productores”, aseguró Pino.

Manifestantes en la previa de la lectura de la proclama

Uno de los sectores que organizó la marcha es el movimiento “Campo + Ciudad”, que agrupa a productores rurales y ciudadanos, desde donde anunciaron que la marcha “no es partidaria” y el eje de su reclamo será “la baja del gasto público, y más precisamente del gasto político: una erogación enorme e inútil, cuyos únicos beneficiarios son los propios funcionarios. Reducir drásticamente el gasto es un paso imprescindible para detener la inflación, bajar los impuestos y eliminar las retenciones: tres cosas que la Argentina necesita para salir adelante trabajando”, manifestaron en un comunicado.

“Si hay algún reclamo que tenga que ser atendido, lo vamos a escuchar. Nosotros somos el ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, y escuchamos todos los reclamos“, dijo el funcionario el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, desde Israel, donde está de gira.

“Es importante que se sepa que tenemos una relación con las entidades del sector de trabajo permanente, donde estamos trabajando con una agenda de diferentes temas”, agregó.

La Proclama

La proclama leída parece sacada de un discurso de Javier Milei: “La receta del socialismo, y su muleto el estatismo, es siempre la misma”, dijeron los productores sobre un escenario: “Envilecer la moneda con emisión, ahogar a las actividades productivas con impuestos y empobrecer a todos para ofrecerse como solucionadores de los mismos problemas que han creado”.

En un mundo libre“, prosiguieron, “las soluciones van por el camino opuesto. Permitir que quienes generan recursos sigan generándolos y los multipliquen y no expulsarlos como ocurre actualmente con jóvenes y empresas que se van. Los regímenes estatistas propician desatinos económicos que perjudican a todos pero mucho más a los necesitados y vulnerables”.

“No somos ciegos, las necesidades existen. Pero las necesidades son infinitas y los recursos son limitados. No se puede seguir cargando al burro que mueve la noria y menos comérselo. Para repartir riqueza primero hay que crearla y la mejor manera de distribuirla es el trabajo libre donde los beneficios vuelven a la sociedad sin necesidad de intervención estatal, que además de cara es violenta y distorsiva”.

Y admitieron su responsabilidad por no haber hecho nada desde las protestas del 2008: “Somos responsables de haber tolerado estos disparates”. Pero agregaron: “Son responsables también muchos de nuestros gobernadores y legisladores. Han resignado la autonomía federal por una indigna alianza de vasallaje feudal en la que aceptan el saqueo de las actividades productivas de sus comprovincianos a cambio de ser tratados como mendigos de lujo por el Poder Central y eventualmente ser nuevamente ungidos”.

El texto, en estilo pancarta, concluye con una serie de consignas que interpelan al Gobierno y le exigen un cambio total en su matriz ideológico:

  • “Basta de mentiras.
  • Basta de fronteras que son un colador.
  • Basta de entregar nuestro Mar Austral a la depredación.
  • Basta de soltar presos y perseguir policías.
  • Basta de someter a alumnos y maestros a la dictadura de ideólogos y burócratas.
  • Basta de vándalos y usurpadores.
  • Basta de opresión impositiva.
  • Basta de sarasa”.

Por si no quedara claro, al final la proclama reitera: “Anímense a pensar un país con menos impuestos. gasten menos. arréglense con lo que tienen o dedíquense a otra cosa”.

Hubo alusiones explícitas a la vicepresidente de la Nación
Seguir Leyendo

Argentina

Prohibido Olvidar: El último tractorazo en Casa Rosada, la 125 y un kirchnerismo que iba por todo

Publicado

en

El Campo se moviliza por primera vez en 14 años contra el Gobierno a la Plaza de Mayo y establece un tractorazo frente a la Casa Rosada.

El 11 de marzo de 2008, el gobierno de Cristina Kirchner anunció que establecería un sistema móvil para las retenciones a la soja, el trigo y el maíz, entre otros productos. En soja, la tasa movía el esquema del 35% al 44,1%, alcanzando después un tope del 48,7 por ciento, con la posibilidad de llegar hasta un 60% si el precio de la soja seguía subiendo.

Los productores y las entidades del agro rechazaron por “confiscatoria” la medida y se desató un conflicto que duró más de 120 días, desde el 11 de marzo hasta el 17 de julio.

Cuatro entidades rurales, con marcadas diferencias entre sí, aunaron fuerzas ante el anuncio de la resolución 125 del entonces ministro de Economía Martín Lousteau, y conformaron la Mesa de Enlace.

Fue así que la Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), CONINAGRO y Federación Agraria Argentina (FAA), tomaron medidas contra esa resolución. Hubo paros de comercialización y piquetes en las rutas.

14 años después, un nuevo gobierno kirchnerista amenaza con subir retenciones nuevamente e imponer un delirante impuesto a las ganancias no esperadas. Es hora de aprender del pasado.

Seguir Leyendo

Tendencias