Seguinos en redes

Corea del Norte

Vuelve “Rocketman”: Corea del Norte prueba un nuevo misil que llega a casi todo el mundo

Publicado

en

Kim Jong-Un asegura haber desarrollado un nuevo misil intercontinental que podría alcanzar a todo el mundo, excepto Sudamérica.

El dictador de Corea del Norte, Kim Jong-Un, supervisó personalmente el lanzamiento de prueba del “nuevo prototipo” de un misil balístico intercontinental que tendría alcance de prácticamente todo el mundo: solo una parte de Sudamérica queda fuera de rango.

El lanzamiento del jueves fue la primera vez que Pyongyang disparó un misil intercontinental desde 2017, cuando Trump lo apodó “Rocketman”, lo amenazó con desaparecerlo de la existencia y negoció exitosamente un acuerdo de paz con Corea del Sur.

Sin embargo, las relaciones rápidamente se deterioraron tras la llega de Joe Biden a la Casa Blanca, y ahora el líder comunista se aprovecha del caos mundial para hacer su retorno. Cabe recordar que cuando Obama se fue de la Casa Blanca, en su breve reunión de traspaso de mando con Trump, le mencionó que “en 2 o 3 meses tendrás una guerra con Corea del Norte”.

Por suerte esto no ocurrió, gracias a las maniobras diplomáticas de Trump, pero evidentemente su figura era la garante de paz, y la vuelta del Partido Demócrata a Washington D.C., significó la vuelta de “Rocketman”.

El nuevo prototipo del Hwasong-17 parece haber viajado más alto y más lejos que cualquier misil intercontinental anterior probado por Corea del Norte.

El Hwasong-17 es un misil balístico intercontinental gigante presentado por primera vez en octubre de 2020 y los analistas lo denominaron “misil monstruo”. Nunca antes se había probado con éxito y el lanzamiento provocó la indignación inmediata de los vecinos de Pyongyang y de los Estados Unidos.

Generándole una épica incluso mayor, los medios estatales publicaron fotografías de Kim, vestido con una chaqueta de cuero negro y gafas de sol oscuras, caminando por la pista frente al gigantesco misil transportado en un camión de 11 ejes.

Según informó la Agencia Central de Noticias (la KCNA), el lanzamiento de prueba se realizó bajo la “guía directa” del “líder Kim“. “El misil, lanzado en el Aeropuerto Internacional de Pyongyang, viajó hasta una altitud máxima de 6.248,5 km y voló una distancia de 1.090 km durante 4.052 segundos antes de golpear con precisión el área preestablecida en aguas abiertas en el Mar de Japón“, dijo la KCNA.

El misil aterrizó en aguas territoriales japonesas, lo que provocó la ira de Tokio, pero KCNA dijo que el lanzamiento se había llevado a cabo “en un modo de lanzamiento vertical teniendo en cuenta la seguridad de los países vecinos“.

Seúl, Washington y el jefe de la ONU, Antonio Guterres, denunciaron el lanzamiento como una “clara violación” de las resoluciones del Consejo de Seguridad, mientras que Japón dijo que amenazaba la “paz y la seguridad” en la región.

Corea del Norte está bajo fuertes sanciones internacionales por sus programas de armas, y el Consejo de Seguridad de la ONU convocó a una reunión de emergencia sobre el lanzamiento este viernes.

El lanzamiento del jueves, uno de casi una docena de pruebas de armas de Corea del Norte en lo que va del año, marcó un dramático regreso a las pruebas de largo alcance por parte del país con armas nucleares.

Kim dijo que la nueva arma “realizaría de manera meritoria su misión y deber como un poderoso elemento de disuasión de la guerra nuclear”, según KCNA. Corea del Norte mantiene que mientras en Estados Unidos “no haya una dirigencia con la que se pueda negociar”, no hay otra opción para el país que armarse nuclearmente.

Fuentes cercanas al régimen juche han citado el derrocamiento de Saddam Hussein en Irak o el de Muamar Gaddafi en Libia como dos ejemplos de líderes “anti-imperialistas” que por no desarrollar armas nucleares, fueron abatidos por Estados Unidos.

Kim dijo que su país ahora tiene “capacidades militares y técnicas formidables que no se ven afectadas por amenazas militares ni chantajes” y que estaría “totalmente listo para una confrontación duradera con los imperialistas estadounidenses“, informó la KCNA.

Corea del Norte

Corea del Norte dispara 23 misiles nuevos sobre Corea del Sur, con impactos sin precedentes en la costa del país

Publicado

en

En una escalada histórica del conflicto entre las dos Coreas, el régimen comunista impactó dentro de la plataforma marítima de Corea del Sur por primera vez desde la Guerra.

Las sirenas de ataque aéreo sonaron en una isla de Corea del Sur y los residentes fueron evacuados a refugios subterráneos después de que Corea del Norte disparara 23 misiles el miércoles por la mañana en lo que asegura que solo son ensayos militares.

Al menos uno cayó extremadamente cerca de la costa surcoreana, reavivando el tenso enfrentamiento por la frontera marítima entre los dos rivales. Corea del Sur respondió rápidamente lanzando sus propios misiles, que también sobrevolaron las costas del régimen comunista e impactaron en el agua.

En un comunicado, el ejército de Corea del Sur confirmó que su vecino del norte lanzó al menos 23 misiles a lo largo del día, disparando a las 17.00 horas y a las 18.00 horas en sus costas este y oeste

El presidente de Corea del Sur, el derechista Yoon Suk-yeol, prometió una “respuesta rápida y firme” a Corea del Norte, refiriéndose a los movimientos agresivos como “invasión territorial“. El flamante presidente surcoreano había prometido en campaña que no aceptaría más estas provocaciones de Pyongyang como su antecesor.

El presidente Yoon Suk-yeol señaló que la provocación de Corea del Norte hoy fue un acto efectivo de invasión territorial por un misil que invadió la NLL por primera vez desde la división de las dos Coreas“, dijo la oficina de Yoon en un comunicado.

Es un ataque sin precedentes: es la primera vez en 80 años que un misil balístico de Corea del Norte aterriza en las aguas costeras de Corea del Sur desde que se dividió la península. Previamente, todos los ensayos misilísticos del régimen comunista impactaban en el borde de la plataforma marítima de la República coreana.

El ejército de Corea del Sur señaló que las armas disparadas por Corea del Norte eran todos misiles balísticos de corto alcance y misiles tierra-aire, y agregó que Corea del Norte también disparó al menos 100 proyectiles de artillería en la Línea Fronteriza del Norte (NLL), un este Zona de amortiguamiento marítimo que Corea del Sur creó hace cuatro años para reducir las tensiones entre los dos países. 

El lanzamiento de los misiles balísticos resultó en la emisión de advertencias de ataque aéreo por parte de Corea del Sur, y los residentes de las islas de la zona huyeron inmediatamente a refugios subterráneos. El Ministerio de Transporte de Corea del Sur tuvo que cerrar las rutas aéreas sobre sus aguas orientales por el día.

Los aviones de Corea del Sur dispararon tres misiles aire-tierra hacia los mares del norte, dentro de su plataforma marítima, a través de la frontera de NLL en respuesta a los lanzamientos de Corea del Norte, también una respuesta sin precedentes por parte del país democrático.

A pesar de haber firmado la paz entre las dos Coreas durante el gobierno de Donald Trump, lo cual había llevado al fin de los lanzamientos de misiles del régimen comunista, desde la llegada de Biden a la Casa Blanca se cayeron todos los acuerdos y Kim Jong-Un reanudó sus provocaciones.

En octubre, Kim había anunciado oficialmente la intención de Corea del Norte de empazar a planificar el uso de ojivas nucleares en sus misiles balísiticos intercontinentales, que podrían alcanzar no solamente a Corea del Sur y Japón, pero a Europa y Estados Unidos.

Seguir Leyendo

Corea del Norte

Corea del Sur y Estados Unidos respondieron con 8 misiles contra Corea del Norte luego de que Kim Jong-Un probara un nuevo misil

Publicado

en

Ocho ATACMS fueron disparados por fuerzas conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur en la primera respuesta militar del Comando Indo-Pacífico a las pruebas de misiles de la dictadura comunista.

Los gobiernos de Corea del Sur y Estados Unidos confirmaron este domingo a la noche que dispararon ocho misiles tierra-tierra contra posiciones de lanzamiento en Corea del Norte, en respuesta a una andanada de misiles balísticos de corto alcance que probó el sábado el dictador comunista Kim Jong-Un.

El régimen norcoreano viene probando nuevos misiles desde que llegó Joe Biden a la Casa Blanca y el demócrata se negó a continuar con las rondas de negociaciones que había iniciado el ex presidente Donald Trump.

Sin embargo, es la primera vez que Yongsan y el Pentágono responden a los ataques con un ataque directo al territorio de Corea del Norte. Esto se debe a un crucial cambio de gobierno en Seúl en el último mes.

El flamante presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, un derechista que asumió el cargo el mes pasado, prometió adoptar una línea más dura contra el Norte y presionó al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, en una cumbre de mayo en Seúl, para intensificar los ejercicios militares conjuntos y empezar a responder las pruebas de misiles de Kim.

La acción es una demostración de “la capacidad y preparación para llevar a cabo ataques de precisión contra los lanzamientos de misiles de Corea del Norte“, informó el gobierno a la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El Sur continuará construyendo capacidades de seguridad fundamentales y prácticas y disuadirá las amenazas nucleares y de misiles del Norte”, dijo Yoon en un evento para el Día de los Caídos en Corea del Sur.

El histórico ataque a Corea del Norte

Los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos dispararon ocho misiles tierra-tierra durante unos 10 minutos a partir de las 4:45 a. m. del lunes (19:45 GMT del domingo) en respuesta a los ocho misiles lanzados por Corea del Norte el sábado (GMT), informó Yonhap.

Un funcionario del Ministerio de Defensa de Corea del Sur confirmó que se habían disparado ocho Sistemas de Misiles Tácticos del Ejército (ATACMS), entre ellos un misil del Ejército de EE. UU. y siete de Corea del Sur.

Es el primer ataque balístico de Estados Unidos al territorio que comprende Corea del Norte desde el 27 de julio de 1953, un cambio lamentable de rumbo teniendo en cuenta que hace tan solo 4 años, Trump había logrado firmar un acuerdo de pacificación entre las dos coreas.

North Korea's tactical weapon resembles US Army's tactical missile

Seguir Leyendo

Corea del Norte

Hackers norcoreanos robaron 625 millones de dólares en criptomonedas de una empresa estadounidense

Publicado

en

El FBI ha acusado al grupo organizado de ciberdelincuencia norcoreano conocido como Lazarus Group por el ciberataque a Axie Infinity.

El pasado 16 de abril, el FBI denunció públicamente el hurto de más de 600 millones de dólares en monedas digitales mediante Axie Infinity, una plataforma de juegos virtuales que permite transacciones de pago en monedas digitales.

La organización involucrada se cree que es Lazarus Group, un grupo organizado de ciberdelincuencia norcoreano, que trabaja directamente para el dictador Kim Jong-Un.

La táctica en este caso implica la utilización de varias cuentas alternas; una de las detectadas por el FBI sustrajo ilegítimamente 30 mil ethers (unos 90 mil dólares). El delito cibernético no es una herramienta novedosa por parte del gobierno de Pyongyang, y la vienen implementando desde por lo menos 2010.

De hecho, dado que Corea del Norte prácticamente no tiene producción nacional de bienes y servicios, por lo que la base imponible es extremadamente baja, las dos principales vías de financiación del gobierno comunista son los subsidios de China, y el hackeo de cuentas bancarias y de billeteras virtuales.

Think tanks como el Center for New American Security, señalan que en la última década, Corea del Norte ha tenido la creciente necesidad de financiar los proyectos armamentísticos del Kim Jong-Un, y China ha dejado en claro que no quiere que su dinero vaya a este rubro para no tener problemas en la comunidad internacional.

Solo con ver el desarrollo tecnológico concretado en los 12 lanzamientos de misiles en lo que va de este año, da prueba de los gastos y el alto nivel de financiamiento que están consiguiendo.

Dado que el régimen dictatorial norcoreano está totalmente fuera del sistema financiero y de crédito mundial, y que China pide que su dinero no sea destinado a este fin, es evidente que el Lazarus Group ha estado profundizando sus ataques.

El Lazarus Group se encuentra bajo la mira del FBI desde el 2014, cuando esta organización cobró notoriedad por el hackeo de la empresa audiovisual Sony Pictures, la subsidiaria norteamericana de la japonesa Sony, como respuesta al lanzamiento de una película satírica que criticaba duramente al líder Kim Jong Un.

No obstante, este delito queda ínfimo en sus dimensiones si se lo compara con el crecimiento y “logros” que han alcanzado. Entre estos, se podría destacar la suma de 1.700 millones de dólares obtenidos por ciber-robos en los últimos años, según Chainalysis.

Según las investigaciones del Center for New American Security, la capacidad norcoreana en esta materia no se resume solamente en el robo directo.

Entre otras técnicas, se resalta el uso de mezcladores de criptomonedas y corredores de venta libre utilizados con el objetivo de encubrir los robos de criptografía. Es decir, delitos referidos a las técnicas de cifrado y codificaciones propias de las monedas digitales, que permiten su inteligibilidad. Aunque, cabe señalar, que estos mezcladores vuelven el rastreamiento altamente arduo, pero no imposible.

También ejecutan otras operaciones como el lavado de dinero, para fondear las cuentas de una extensa red de testaferros en el resto del mundo. The Diplomat señala que tienen emisarios en todo el mundo para hacer compras encubiertas que luego envían al norte de la península coreana.

Los objetivos de la piratería en el ciberespacio, claramente no se han limitado al hurto financiero. El mismo Lazarus Group desplegó durante 2020 una operación llamada Dream Job, destinada al espionaje de secretarías y compañías de defensa estadounidenses y sus respectivos miembros.

Más recientemente, a la par del robo mencionado, la compañía estadounidense de seguridad cibernética Symantec detectó y alertó al FBI sobre intentos de hackeo desde Pyongyang hacia servidores de empresas del sector químico en los Estados Unidos.

Es claro que Pyongyang ejerce una amenaza constante en esta área. La cuestión clave redunda sobre cuáles serán las cartas que Estados Unidos y futuros afectados podrán desplegar contra este tipo de actos propios del siglo XXI.

El caso de Lazarus Group responde a una directriz totalmente ligada a un gobierno, es decir, no tratamos aquí con un actor libre que opera individualmente, no obstante, la respuesta para este tipo de delitos aún no parece estar deliberada. Desde Washington, solo se ha extraditado a un norcoreano, Mun Chol Myong, acusado por lavado de dinero, en más de 200 casos de ciberataques norcoreanos.

Corea del Norte cortó relaciones con Malasia por extraditar al empresario norcoreano Mun Chol Myong, uno de sus testaferros, a Estados Unidos.

En este caso particular, la Casa Blanca ha ofrecido 5 millones de dólares como recompensa a cambio de cualquier tipo de información sobre los grupos de hackers que responden al régimen de Kim Jong-Un.

Los precedentes muestran que aún no se haya una política eficaz al respecto de esta problemática, lo cual despierta no sólo un debate sobre las vulnerabilidades de los países más desarrollados; sino también, sobre las controversias del lado B de nuevas tecnologías como Blockchain que actualmente dan paso a grandes innovaciones, pero a su vez abren las puertas a grandes ventajas para quienes buscan cometer este tipo de delitos.


Por Abril Trankels, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias