Seguinos en redes

Filipinas

Filipinas toma distancia de China: Inaugura la mayor maniobra militar junto a EE.UU. en la historia

Publicado

en

Tras denunciar operaciones de buques chinos peligrosamente cerca de su guardia costera, Filipinas y Estados Unidos inauguraron en Manila sus mayores ejercicios militares conjuntos en la historia.

En un contexto de aumento de tensiones en el Mar de China Meridional, Estados Unidos y Filipinas iniciaron el pasado lunes maniobras militares conjuntas donde más de 9.000 militares de ambos países se coordinarán tanto en simulaciones militares como en entrenamientos con munición real en el norte y centro de la isla de Luzón durante 12 días.

Se trata, según la Embajada estadounidense en Manila, de las mayores maniobras conjuntas de la historia, después de que fueran cancelados hace dos años por la pandemia de covid-19 y reducidos a unos pocos cientos de efectivos en 2021

Estas maniobras tienen como objetivo afianzar la alianza entre ambos países para “reforzar la paz y la estabilidad del Indo-Pacífico”.

El general Jay Bargeron, responsable estadounidense de los ejercicios, destacó durante el acto celebrado en Campo Aguinaldo, la sede de las Fuerzas Armadas de Filipinas, que el entrenamiento conjunto también servirá para fortalecer el acuerdo militar de defensa mutua entre ambos países y promover la ayuda humanitaria coordinada en el archipiélago.

Por su parte, el general Charlton Gaerlan, director filipino de las maniobras, señaló que este año las maniobras en las que participan 5.500 soldados estadounidenses y 3.800 filipinos y alabó la estrecha amistad que une a los dos ejércitos.

Cabe recordar que Filipinas históricamente fue un aliado de Estados Unidos, hasta 2019 cuando el presidente Rodrigo Duterte decidió alejarse de Washington y potenciar las relaciones con Beijing.

Sin embargo, ahora con un pie afuera del gobierno y unas elecciones inminentes donde ninguno de los dos candidatos principales planean seguir con su legado, Duterte parece haber decidido volver a las raíces de su gobierno y afianzar la alianza con Estados Unidos.

Con enjambres de barcos, Beijing está intensificando su influencia en el  Mar de China Meridional - Mpn News
Mapa con el límite marítimo reclamado por el Partido Comunista Chino, que le saca territorio a Filipinas, Brunéi, Malasia y Vietnam.

Estos ejercicios se dan casualmente tras la denuncia del gobierno filipino de que buques de la guardia costera china maniobraron peligrosamente cerca (19 metros) de la guardia costera filipina, en el banco de arena Scarborough. Este es parte de su zona económica exclusiva está reconocida por las leyes internacionales, pero el Partido Comunista Chino lo reclama como propio.

China tomó el Scarborough, una zona llena de recursos pesqueros a unos 200 kilómetros al noroeste de Filipinas y a 600 kilómetros al sudeste de China, en un tenso enfrentamiento naval en el 2012. Desde entonces, buques chinos patrullan el lugar y les bloquean ilegalmente el acceso a los buques filipinos.

China reclama como propio el 90% de los recursos del Mar del Sur de China, pasando por alto a la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CDM) y los reclamos de Brunéi, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam. Durante el mandato del presidente Donald Trump, Estados Unidos formalizó su rechazo al reclamo ilegal e ilegitimo de China más allá de la tradición americana de enviar buques de patrullaje para garantizar el derecho de navegación en la zona.  


Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario.

Filipinas

El hijo del dictador Ferdinand Marcos y la hija de Rodrigo Duterte ganan las elecciones en Filipinas y prometen un gobierno de derecha

Publicado

en

Su padre gobernó 20 años Filipinas y la llevó de un país subdesarrollado a una potencia regional, además de erradicar la guerrilla comunista y islámica. Hoy, su hijo, con el apoyo de los Duterte, llega a la presidencia.

Ferdinand Marcos Jr. y Sara Duterte obtuvieron una aplastante victoria en las elecciones presidenciales de Filipinas, con una propuesta continuista del actual gobierno de derecha de Rodrigo Duterte, y asumirán como presidente y vicepresidente.

Si bien se especulaba que el actual mandatario podría ir como vicepresidente y continuar en el poder, finalmente fue su hija, Sara Duterte, la que se anotó para la carrera, acompañando a “Bongbong” Marcos.

Ferdinand Marcos Jr. es el hijo del histórico dictador filipino Ferdinand Marcos, quien gobernó las ilsas por más de dos décadas, y quien creó un legado que ha dividido al país entre pro-marquistas y anti-marquistas, una grieta que trasciende izquierda o derecha.

Marcos fue depuesto en 1986 y enviado al exilio, pero mantuvo una gran base de adeptos, y la dupla de candidatos aprovecharon la campaña de este año para hacer un exitoso revisionismo de lo que fue su régimen.

Tras el recuento de más de la mitad de los cerca de 70.000 colegios electorales del país, Bongbong Marcos recibió más del doble de votos que la segunda fuerza, liderada por la actual vicepresidente Leni Robredo, una socialdemócrata que justamente llegó a la vicepresidencia venciendo por un estrecho margen al propoio Bongbong Marcos en 2016.

Cabe recordar que en Filipinas el cargo de presidente y vicepresidente se votan por separado, y en muchas oportunidades ha ocurrido que los cargos son ocupados por dos dirigentes de fuerzas opuestas, como venía ocurriendo hasta ahora, con un Rodrigo Duterte de derecha y una Leni Robredo de centroizquierda.

Esta vez no pasó, y tanto Bongbong Marcos como Sara Duterte, que pertenecen a la misma fuerza política, ganaron por un amplio margen ambos cargos.

Su campaña electoral se constituyó en torno a un efectivo revisionismo histórico sobre la dictadura de Ferdinand Marcos padre, quien gobernó el país desde 1965 hasta 1986. Se describió a la dictadura de su padre como una “edad dorada” del país y el desprestigio y malestar que hay desde su deposición a mediados de los 80’.

¿Quien fue Ferdinand Emmanuel Marcos?

Es imposible entender esta victoria sin entender qué fue el gobierno de Ferdinand Marcos. El padre del nuevo presidente fue un político que encabezó al Estado filipino bajo el cargo de “presidente” entre los años 1965 y 1986, pero no siempre gobernó de manera democrática. Su carrera política se dio en torno a su desempeño como militar en la 2da Guerra Mundial y su carácter autocrático.

Fue electo democráticamente para la presidencia en dos ocasiones consecutivas, en 1965 y 1969, y en su encrucijada anticomunista envió tropas a combatir en apoyo de Vietnam del Sur. Pero las huestes comunistas llegaron a Filipinas y anunciaron una guerra civil contra el presidente.

En 1972, Marcos impuso la ley marcial y promulgó una nueva Constitución en la que centralizaba los poderes de jefe de Estado y de Gobierno en su figura. A la guerrilla comunista se le sumó la guerrilla jihadista musulmana, que se asoció con las fuerzas comunistas.

El Estado de Filipinas estuvo varias veces contra las cuerdas, pero Marcos tomó control total del gobierno, y luego del encarcelamiento de 70.000 guerrilleros y la muerte de unos 4.000, el país pudo pacificarse.

En 1981, suprimió la ley marcial y reformó nuevamente la Constitución. Ese año fue reelecto presidente por seis años más. Ya llevaba 16 años en el poder. En 1986, ya viejo y con un gobierno plagado de corrupción, fue depuesto por la revolución pacífica de EDSA, tras lo cual se exiló en Hawái junto con su esposa, donde vivió hasta su muerte.

Sin embargo, su hijo y otros importantes dirigentes del marquismo mantuvieron viva la esperanza de que sus ideas de derecha puedan alguna vez volver al poder de manera democrática.

Bongbong Marcos enmarcó el eslogan de unificación del país tras 6 años de gobierno de Rodrigo Duterte, donde el pueblo ha avalado y festejado un modelo donde se castigaba severamente al narcotráfico y crimen organizado.

Durante los últimos años, especialmente con la aparición de ISIS, los jihadistas moros volvieron a tomar fuerza en Filipinas y las guerrillas maoistas volvieron en mayor o menor medida, lo que obligó a Duterte en muchas veces tomar decisiones polémicas en un claro contexto de guerra civil.

Marcos Jr. fue elegido prometiendo poner fin a este conflicto de una vez por todas, lo que le ligó tener de oposición a muchos grupos defensores de derechos humanos y a la Iglesia católica.

En Filipinas, el jefe de Estado puede cumplir únicamente un mandato de 6 años establecido por la Constitución, pero no hay límites a la vicepresidencia, cargo que en este país se vota por separado y tiene funciones mucho más importantes que en otros países presidencialistas.

En cuanto a la contienda electoral, se han registrado episodios de violencia a lo largo del proceso electoral contando con la muerte de cuatro guardias de seguridad tras el ataque a un centro de votación en una zona conflictiva del país, en el municipio de Buluan en la isla sureña de Mindanao.

Esta isla tiene fuerte presencia de grupos armados, desde insurgentes comunistas hasta militantes islamistas, y se registró también un ataque de hombres armados que mataron a un votante e hirieron a otras dos. Se notificó también de la explosión de 5 granadas en un centro electoral de la isla dejando 9 personas heridas.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Filipinas

Novela en Filipinas: la hija de Duterte fuerza la salida de su padre de la carrera presidencial

Publicado

en

Sara Duterte, hija del presidente Rodrigo Duterte, oficializó su candidatura como vicepresidente para las elecciones presidenciales de 2022 y forzó a que el mandatario baje su posible candidatura, yendo en cambio al Senado.

Sara Duterte-Carpio: Daughter of Philippines leader runs for vice president  - and could compete against her father | World News | Sky News

Este sábado Sara Duterte-Carpio, hija del mandatario filipino, oficializó su candidatura a la vicepresidencia del país para los comicios que se celebrarán el 9 de mayo del año próximo.

La postulación por la vicepresidencia de Sara acompaña la candidatura presidencial de Ferdinand “Bongbong” Marcos Jr, hijo del fallecido dictador filipino Ferdinand Marcos (1965-1986), depuesto por una revolución popular pacífica que devolvió la democracia al país.

Marcos declaró una ley marcial en 1972 en una era marcada por las atrocidades generalizadas y por el expolio económico. Su hijo, ahora quiere llegar al poder a través del Partido Federal (PFP), reivindicando muchas de las acciones de su padre pero adaptándolo a un contexto democrático.

Rodrigo Duterte, que tenía pensado seguir su carrera política en el Poder Ejecutivo y ser él el candidato a vicepresidente de Marcos Jr., controlando el gobierno desde ese cargo, fue prácticamente jubilado por su hija y decidió bajarse de la contienda.

Sara Duterte y Marcos Jr.

Tras analizar el nuevo panorama y con la fecha límite encima, el presidente decidió finalmente no competir por la vicepresidencia, y presentó este lunes 15, día del plazo límite de postulaciones, su candidatura para ser Senador de cara a los comicios del año próximo.

En Filipinas, el jefe de Estado puede cumplir únicamente un mandato de 6 años establecido por la Constitución, pero no hay límites a la vicepresidencia, cargo que en en este país se vota por separado y tiene funciones mucho más importantes que en otros países presidencialistas.

Este sistema permite que los elegidos para el Poder Ejecutivo sean de partidos e ideologías distintas, manteniendo una relación hostil y muchas veces un gobierno engrietado, que para los filipinos es algo “bueno” ya que hace de contrapeso y le quita el poder absoluto al mandatario.

Dentro del partido oficialista, también se presentará a presidente el famoso boxeador multi-campeón, ahora senador e influyente político de apenas 42 años, Manny Pacquiao.

Pacquiao lidera la facción interna rival al actual presidente Rodrigo Duterte, a quién acusa de corrupto y personalista. Dentro del Partido Democrático Filipino-Poder Popular, también conocido como PDP-Laban, la facción anti-Duterte respalda a este candidato.

Tanto Duterte como Pacquiao son considerados de derecha populista en cuanto a su pensamiento, y ambos apoyan a la Coalición por el Cambio, la actual alianza de gobierno en la que hay partidos desde la izquierda socialista hasta la derecha nacionalista, este último liderando el Ejecutivo.

La campaña de Pacquiao se enfocará en un doble uso de su trayectoria en el boxeo utilizando frases como “golpeando a la corrupción”, la cuál usó en sus previas elecciones a senador, mientras que, en lo ideológico, Pacquiao es un ferviente devoto del evangelismo cristiano, profundamente conservador en lo social y extremadamente liberal en lo económico.

Se opone al matrimonio igualitario, quiere mayor comercio con Estados Unidos y defiende la guerra contra las drogas que llevó a cabo el dutertismo. En pocas palabras, quiere ser una continuidad del gobierno de Duterte pero sin la corrupción y sin el acercamiento a China que ha llevado a cabo el actual mandatario en los últimos 2 años.

Duterte to Pacquiao: 'Weather-weather lang ang buhay'
Rodrigo Duterte (izquierda) junto a Pacquiao (centro)

Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Filipinas

El boxeador filipino Manny Pacquiao será candidato a presidente en 2022 con una agenda de derecha

Publicado

en

El famoso boxeador profesional se desempeña actualmente como senador del partido de Rodrigo Duterte, pero anunció que lanzará su candidatura contra el actual presidente por su “impunidad y corrupción”.

Desde las altas esferas de la política filipina hay preocupación porque el famoso boxeador multi-campeón, ahora senador e influyente político de apenas 42 años, Manny Pacquiao, será candidato a presidente en las elecciones del 2022.

Pacquiao lidera la facción interna rival al actual presidente Rodrigo Duterte, a quién acusa de corrupto y personalista. Dentro del Partido Democrático Filipino-Poder Popular, también conocido como PDP-Laban, la facción anti-Duterte ya nombró a su apuesta para 2022, quién no dudó en aceptar.

El PDP-Laban, a pesar de autodenominarse históricamente de izquierda, gobierna hace ya varios años con una agenda de derecha, algo que confunde muchas veces a los extranjeros interesados en la política filipina.

Tanto Duterte como Pacquiao son considerados de derecha populista en cuanto a su pensamiento, y ambos apoyan a la Coalición por el Cambio, la actual alianza de gobierno en la que hay partidos desde la izquierda socialista hasta la derecha nacionalista, este último liderando el Ejecutivo.

Pacquiao, que entró en la política en 2010 siendo electo diputado en la Cámara de Representantes, se enfrentará a una dura campaña en la que seguramente tendrá que enfrentarse a la abogada Sara Duterte, hija del actual presidente Duterte, y ferviente defensora de su gestión.

Duterte padre utilizará una de las estrategias que se pusieron de moda en los últimos años, y será candidato a vicepresidente, en una muy popular fórmula Duterte-Duterte. La ley electoral filipina, que fue aprobada en 2016, no permite al presidente postularse a una re-reelección.

En Filipinas, el presidente y el vicepresidente se eligen por separado, por lo que se podría dar el caso de que Pacquiao sea electo presidente y Rodrigo Duterte sea su vice, algo que las primeras encuestas indican que podría ser una realidad.

Rodrigo Duterte (izquierda al frente) y Manny Pacquiao (derecha al frente).

Si bien Pacquiao fue un ferviente defensor de Duterte e incluso es senador por su partido, hace un tiempo ya que rompió con su línea interna y ambos líderes de derecha están peleados.

Pacquiao fundó el Movimiento Campeón del Pueblo (MCP), un partido cuyo nombre es una auto-referencia, y que se considera demócrata cristiano, conservador y de derecha. El MCP está dentro de la coalición de gobierno y es actualmente presidido por su esposa, Jinkee Pacquiao, que tiene una larga trayectoria de militancia política en el liberalismo.

La campaña de Pacquiao se enfocará en un doble uso de su trayectoria en el boxeo utilizando frases como “golpeando a la corrupción”, la cuál usó en sus previas elecciones a senador, mientras que en lo ideológico, Pacquiao es un ferviente devoto del evangelismo cristiano, profundamente conservador en lo social y extremadamente liberal en lo económico.

Se opone al matrimonio igualitario, quiere mayor comercio con Estados Unidos y defiende la guerra contra las drogas que llevó a cabo el dutertismo. En pocas palabras, quiere ser una continuidad del gobierno de Duterte pero sin la corrupción y sin el acercamiento a China que ha llevado a cabo el actual mandatario en los últimos 2 años.

El 8 de octubre cierra el plazo para presentar candidaturas y la campaña empieza rumbo a las elecciones del 9 de mayo de 2022.

Seguir Leyendo

Tendencias