Seguinos en redes

India

La derechista Draupadi Murmu es electa nueva presidente de la India, la primera mujer de una tribu en llegar a Jefa de Estado

Publicado

en

El Parlamento de la India eligió a Draupadi Murmu como nueva presidente de la línea, tras ser respaldada por el conservador primer ministro Narendra Modi, para suceder al “intocable” Ram Nath Koyind.

Unos 4.800 representantes parlamentarios fueron convocados para elegir a la nueva jefa de Estado de la India, el pasado 18 de julio. Tras algunos días de deliberación, la ex gobernadora de Jharkhand Draupadi Murmu, fue electa por amplia mayoría como presidente.

Este lunes asumió como la 15° presidente que tendrá la India desde que se independizó Gran Bretaña en 1947, y es la primera mandataria mujer que pertenece a una tribu indígena en llegar a lo más alto de la política hindú. A pesar de llenar todos los casilleros que le gustan a la izquierda, Murmu está respaldada por los conservadores y mantiene una línea de derecha como el primer ministro Narendra Modi.

Los votos emitidos se contabilizaron el pasado lunes por los miembros de la Lok Sabha (Cámara Baja), la Rajya Sabha (Cámara Alta) y las asambleas regionales. Con el 64% de los sufragios, Murmu se impuso sobre el socialista Yashwant Sinha.

La mandataria sustituirá al “intocable” Ram Nath Kovind, tras ser respaldada por la Alianza Democrática Nacional, la coalición que encabeza el popular primer ministro Narendra Modi. Draupadi Murmu es la segunda presidente mujer en la historia de la India y la primera en pertenecer a una comunidad tribal.

Murmu, de 64 años, nació en una familia de la comunidad étnica santal del estado de Odisha, al este del país. Su activismo por los derechos de las comunidades tribales dentro de su propio estado la han llevado a ganar reconocimiento y ocupar varios puestos de influencia en la región y dentro del partido de Modi, que gobierna la India desde 2014.

Desde 2015 hasta 2021, la apodada “hija de Odisha” gobernó el estado oriental de Jharkhand. Cuando se hizo pública su designación para la carrera presidencial a finales del pasado junio, Modi resaltó el origen humilde de Murmu como un elemento inspirador para “millones de personas, especialmente aquellas que han experimentado la pobreza y se han enfrentado a dificultades”.

Su candidatura supone un guiño a la discriminada comunidad, que representa un 8,6% de la población india y que vive en condición de pobreza y con limitados recursos económicos.

Si bien la oficina del presidente en la India tiene un puesto más bien ceremonial, es el Jefe de Estado quien firma las leyes o vetarlas, y es él quien maneja las Fuerzas Armadas.

El presidente hasta el momento, Ram Nath Kovind, a pesar de que también había sido elegido por el partido de Modi, se le había dado vuelta al primer ministro y había boicoteado algunas de sus leyes, especialmente aquellas que promovían la libertad religiosa.

Kovind se hizo muy famoso por asegurar que “el Islam y el Cristianismo son ajenos a la nación” previo a su nominación como presidente, y mantuvo cierta independencia de la agenda de Modi, lo que le valió el apodo del “intocable“.

Se espera que Murmu, la nueva mandataria, sea la más fuerte aliada del primer ministro, mientras India entra en una difícil situación geopolítica en medio de la guerra en Europa y de la expansión de China como potencia mundial.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

India

Histórico acuerdo militar entre Rusia e India: 28 tratados firmados en una sola jornada sobre armas, misiles y defensa

Publicado

en

Rusia e India firmaron un histórico acuerdo que involucra 28 tratados en distintas áreas firmados durante la visita de Putin al país de Narendra Modi. Destaca la fuerte inversión en Defensa que realizará India al comprarle armamento a Rusia.

Durante la visita del presidente ruso Vladimir Putin, junto a su canciller Sergei Lavrov y su ministro de Defensa Sergei Shoigu, a la India esta semana, se lograron firmar 28 tratados que indican un fuerte giro en la relación entre los países, y terminan de afianzar los vínculos bilaterales entre las dos naciones.

Todos los contratos fueron pactados y firmados en una sola jornada, lo que duró la visita fugaz de los 3 altos mandos rusos a Nueva Delhi, capital del país asiático.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, quien históricamente se respaldó en Estados Unidos para este tipo de acuerdos militares y económicos, ha tenido que extender lazos con Rusia desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, especialmente tras el recrudecimiento de los conflictos fronterizos con China.

Se produjeron acuerdos minoritarios sobre energía, propiedades intelectuales e intercambios de tecnología, pero los tratados más importante fueron en el campo de la defensa, donde se firmó un contrato para que se produzcan conjuntamente 600.000 rifles de asalto AK-203 en India y se establece un programa de cooperación técnico-militar hasta 2031 entre ambas naciones.

Con esto, India pretende re-equipar a sus fuerzas con tecnología de última generación para poder intensificar sus operaciones militares en la frontera con China y Pakistán, una zona caliente donde ambos países tratan de comerle territorio gradualmente.

El fusil ruso AK-203.

Además, se pactaron las fechas de entregas de los 5 sistemas de misiles S-400 rusos comprados en 2018 por India por un valor de 5.500 millones de dólares.

La demora en la entrega fue a causa de Estados Unidos, que presionó a Narendra Modi para no recibir el equipamiento ruso o, de lo contrario, recibir sanciones.

Por ahora, las palabras quedaron vacías, e India parece estar saliéndose con la suya sin haber recibido aún noticias de una posible sanción. La falta de liderazgo de Biden, que amenaza con sanciones pero a la hora de llevarlas a cabo se duerme, está generando una fuerte inestabilidad en Medio Oriente y Asia, donde de a poco los jerarcas de la zona se van dando cuenta que pueden hacer lo que quieran.

Finalmente, Rusia e India se comprometieron a garantizar para 2025 un aumento del flujo de comercio mutuo hasta los 30.000 millones de dólares y un aumento del flujo de inversiones mutuas hasta los 50.000 millones.

Seguir Leyendo

India

Por el conflicto de soberanía, India quiere boicotear todos los productos chinos en el país

En medio de los avances de China sobre su frontera, el nacionalismo indio toma fuerza y surge un movimiento impulsado por políticos y ciudadanos para boicotear todos los productos hechos en China, en señal de total rechazo al régimen comunista y su accionar.

Publicado

en

Por

El pasado lunes en un enfrentamiento fronterizo, India perdió a 20 soldados bajo fuego chino en el primer choque militar en 45 años entre ambos países. El pasado jueves se celebró una ceremonia de despedida oficial abierta al público de estos combatientes, donde la población india demostró un muy fuerte sentimiento anti-chino.

En estos momentos se están llevando a cabo reuniones del Ejército indio en el valle de Galwan, donde ocurrió el enfrentamiento, entre militares de alto nivel en sus mandos. No se ha dado de ninguna comunicación oficial de que se está resolviendo en las negociaciones actuales, aunque se espera que por ahora solo se llegue rápidamente a un pacto de no agresión con el Ejército chino para evitar que haya más bajas.

En las localidades cercanas al conflicto, se recibieron a los soldados como héroes, con pancartas y banderas nacionales con mensajes tales como “saludamos a los soldados” y “viva la madre India”. Esto luego se repitió en todo el país, también presionando a Modi para que tome acciones aún más contundentes.

Ad

A raíz de estos sucesos se popularizó un movimiento bajo la etiqueta de ‘boicot china’, impulsada por la Confederación de Comerciantes de India (CAIT) en una carta abierta en la que se solicitó a toda la población a dejar de comprar todos los productos fabricados en China, pidiendo también a celebridades de India que apoyen este movimiento.

Desde China la única declaración ‘oficial’ fue desde el diario oficialista Global Times, en la que se advirtió que “el creciente nacionalismo indio dañará las relaciones de negocios bilaterales”.

China reclama grandes porciones del territorio de la frontera norte de India, entre ellos Arunachal Pradesh, Sikkim, Aksai Chin (donde ocurrió el enfrentamiento mencionado), Ladakh y Cachemira.

El expansionismo chino no tiene freno. Amenaza con invadir Taiwán, toma control de facto de Hong Kong, expande su influencia en África, Medio Oriente y Sudamérica y directamente inicia conflictos armados con otra super-potencia como India. Parece que la pandemia del coronavirus envalentonó el imperialismo del régimen chino.

Ad

El gobierno indio por su parte tomó represalias económicas, prohibiendo al operador de telecomunicaciones estatal BSNL de usar equipamiento de Huawei y ZTE de ahora en adelante, dos mega-empresas chinas con estrechos vínculos al gobierno de Beijing. 

También se canceló una gran licitación de las compañías BSNL y MTNL para equipos 4G/5G para cambiar las condiciones y prohibir, explícitamente, la participación de compañías chinas.

Según datos de Counterpoint Research, entre las marcas chinas Xiaomi, Vivo, Realme y Oppo, suman el 73% de las ventas de celulares en India en el primer trimestre de 2020. El mercado telefónico indio es el segundo más grande del mundo, y una guerra comercial entre ambos países sería devastadora para muchas empresas estatales chinas.

Por otro lado, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) anunció la concesión de un crédito a la India por 750 millones de dólares. El BAII es una entidad financiera internacional impulsada por China como alternativa al FMI y al Banco Mundial.

Con EE.UU. en año electoral y gravemente afectado por la pandemia, quedará en manos de India, Japón, y otras super-potencias asiáticas frenar el avance del comunismo chino.


Por Nicolás Promanzio para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

India

India: los sindicatos de agricultores llevan a cabo violentas protestas en la capital reclamando que el Gobierno suspenda las reformas liberales

El descontento de los campesinos indios con el gobierno del primer ministro Narendra Modi y sus políticas liberales respecto al mercado agrario desató gigantescas y violentas protestas en la capital.

Publicado

en

Por

Durante el martes 26 de enero las masivas manifestaciones realizadas por campesinos y trabajadores dedicados a la agricultura traspasaron las barricadas establecidas por la fuerzas de seguridad de la India en los puntos clave de acceso hacia la capital, Nueva Delhi. 

El principal reclamo de los campesinos, agricultores y funcionarios de fincas y campos se basa en el rechazo a las profundas reformas que está llevando a cabo el primer ministro Narendra Modi con el fin de liberalizar el mercado agrario y avanzar con medidas liberales para con las empresas del campo.

A pesar de que las protestas se vienen dando desde hace meses, recién a fines de noviembre de 2020 se intensificaron, y en estos días las protestas se pusieron violentas y lograron avanzar contundentemente hacia la capital, incluso usando tractores como medio de fuerza.

La Policía estableció para intentar frenar los avances hacia la capital distintos puntos de bloqueo siendo los más importantes en las conexiones de Haryana, Uttar Pradesh y Madhya Pradesh

También, un video muy peculiar que se viralizó rápidamente muestra a campesinos montados a caballo y usando espadas como armas contra las fuerzas de seguridad.

Ad

Hasta el momento, la policía reprimió duramente pero también fue bastante afectada por los ataques de los manifestantes, ya que 109 policías han sido heridos y se cree que aproximadamente 120 de los violentos protestantes murieron desde que comenzaron las manifestaciones el año pasado.

La gran mayoría de éstos fallecieron por las temperaturas heladas que hubo en las calles de Nueva Delhi que les causó hipotermia. Otros pocos cayeron muertos por los choques contra las barricadas policiales o por el impacto de los choques con la fuerza de Ley y Orden.

Una vez dentro de la capital, la inmensa multitud se dirigió al famoso Fuerte Rojo de Delhi, icono histórico del país datado del siglo 17 y considerado un patrimonio de la humanidad. Allí, vencieron a las fuerzas de seguridad y tomaron el fuerte.

Ad

Por la noche del pasado miércoles, los campesinos abandonaron la construcción y la Policía recuperó Fuerte Rojo. Sin embargo, todavía las protestas siguen contra el gobierno.

El derechista Narendra Modi se niega a declinar ninguna de sus ambiciosas medidas, ya que según él son reformas necesarias para el desarrollo y aclaró:no podemos construir el siguiente siglo con leyes del siglo anterior“.

Los opositores a su gobierno, del centro-izquierdista Partido del Congreso Nacional Indio, pidieron a Modi frenar la violencia y retirar las leyes.

Después de 2 días de negociaciones, Modi le propuso a la oposición frenar por algunos meses la imposición de algunas de las reformas, mientras se designa un Comité bipartidario que investigue y trate de resolver el conflicto con los gremios del campo, que en India son profundamente de izquierda.

Narendra Modi, primer ministro de India, quien fue reelegido en 2019 con casi el 40% de los votos.

Seguir Leyendo

Tendencias