Conecte con nosotros

China

Fracasó la vacuna china: el Partido Comunista ordenó la compra de las vacunas estadounidenses Pfizer y la suya no estará lista hasta mediados de 2021

La vacuna china Sinovac ha sido un fracaso estrepitoso tanto en efectividad como en producción. Ante este escenario, el Partido Comunista Chino anunció que importará las vacunas de la compañía estadounidense Pfizer para cumplir con sus objetivos de vacunación.

Publicado

en

La vacuna china contra el coronavirus de la biofarmacéutica estatal Sinovac ha resultado ser un inmenso fracaso para la dictadura de Xi Jinping, puesto que ha demostrado ser muy poco fiable, ha fracasado en múltiples etapas de aprobación y es muy lenta de producir.
Ante el problemático escenario, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha tomado la decisión de importar las vacunas producidas en conjunto por la compañía estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech.
La noticia ha demostrado nuevamente la capacidad de engaño masivo de los políticos chinos: hace tan solo 2 semanas, Xi había prometido vacunar a 600 millones de habitantes (50% de su población) con la vacuna Sinovac en los primeros meses de 2021, pero los últimos resultados han determinado que a la vacuna todavía le falta mucho refinamiento.

A su vez, Wang Junzhi, coordinador de la aplicación de la vacuna de Sinovac en China, había ratificado también hace muy poco tiempo que la vacuna producida localmente podría ser la líder del mundo, pero tan solo unos días después ha tenido que aceptar que tendrán que importar vacunas de Estados Unidos para cumplir con el plan de vacunación que establecieron.

La importación se dará a través de la multinacional china FosunPharma y consistirá en 100 millones de dosis que llegarán a principios de 2021, a cambio de la jugosa suma de 300 millones de dólares que tendrá que pagar Fosun con apoyo del gobierno del PCCh.

Tedros Adhanom, director de la Organización Mundial de la Salud, junto a Xi Xinping. Mayo 2020. Asamblea de la OMS. Fuente: Reuters.

Ad

“Cuando tengamos nuestra vacuna será un bien público global y todos los países la tendrán”, anunciaba hace pocos días Xi Xinping, dictador chino.

Una de las principales claves a la hora de entender el fracaso de Sinovac y el rotundo éxito a nivel global de la vacuna de Pfizer es la gran innovación que lograron aplicar los científicos estadounidenses y alemanes.
La vacuna de Pfizer difiere del método tradicional de las vacunas e implementa una inmunización utilizando moléculas de ARN para activar los anticuerpos necesarios para contrarrestar el coronavirus. Mientras tanto, Sinovac ha utilizado el método tradicional, que infecta al humano con una porción del virus inactivado y estimula el desarrollo de anticuerpos. Este método ha sido históricamente confiable pero de producción y etapa de testeo y refinamiento muy lento.
De todos modos al venir de China la vacuna carece totalmente de confianza por parte del público general, especialmente dado que desde antes de la pandemia China tiene un largo historial de vender vacunas adulteradas e inútiles para distintas enfermedades.
Mientras se destruye la imagen del régimen chino, en el mundo, ya han sido varios los países que autorizaron y están comenzando la aplicación de la vacunas estadounidenses tanto de Pfizer como de Moderna. Parece que debió ser Estados Unidos quien salve al mundo del virus que vino de China.
Infografía que muestra los países que comenzaron a aplicar sus vacunas al día 16 de diciembre del 2020, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Emiratos Árabes y Bélgica. Fuente: Oxford Coronavirus Government Response Tracker.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

China

Avanza el acuerdo entre el Papa Francisco y el Partido Comunista Chino para nombrar Obispos funcionales al régimen

Publicado

en

Un acuerdo del 2018 empieza a tomar tracción y ya son cinco los Obispos que se designan en acuerdo entre el Vaticano y la dictadura comunista. Anteriormente, estos Obispos eran designados internamente por la Iglesia China y eran opositores al régimen.

Mientras la fe cristiana en China atraviesa uno de los peores momentos de persecución de su historia, desde el Vaticano anuncian el nombramiento de un nuevo Obispo para la ciudad de Pingliang, Antonio Li Hui.

Esta nominación surge de un pacto firmado el 22 de septiembre del 2018 entre el Papa Francisco y el Partido Comunista Chino para mejorar las relaciones entre ambas instituciones y que los obispos que se encargan de las iglesias católicas a lo largo de todo el gigante asiático tenga el sello de aprobación tanto del Vaticano como de la dictadura.

Si bien desde la Santa Sede lo promovieron como un gran avance del catolicismo en China, un país que restringe fuertemente la veneración religiosa, la realidad es que estos Obispos son funcionales a la dictadura, ponen en sus iglesias cuadros de Mao Tse Tung o Xi Jinping en vez de Jesús o la Cruz, y rara vez celebran misa.

Imágenes filtradas de China por los medios Bitter Winter y ABC del estado de las Iglesias Católicas por dentro.

El acuerdo es muy malo. El Obispo a designarse es elegido por el Partido Comunista Chino, y el Papa Francisco solo tiene poder de veto. Pero esto no significa nada, ya que si el Santo Padre ejerce su veto, el Buró engendrará otro candidato y así hasta que uno sea aprobado por el Vaticano.

Este acuerdo también fue muy perjudicial para los católicos viviendo en China. La Iglesia China se mantenía en la clandestinidad otorgando misas en secreto para los más de 12 millones de católicos que hay en el país, pero desde la firma de este acuerdo y el blanqueo de lo que estaban haciendo, ahora las misas ahora deben ser aprobadas por el Obispo, que rara vez lo hace.

Además, la Iglesia Católica China se vio forzada a jurar lealtad al Partido Comunista. En un comunicado firmado por los principales líderes católicos del país, dijeron: “Juramos caminar por un camino adecuado a una sociedad socialista, bajo el liderazgo del Partido Comunista Chino“.

Sobre este tema, el Papa Francisco ha dicho: “A nivel civil y político, los católicos chinos deben ser buenos ciudadanos, amar a su patria y servir a su país con diligencia y honestidad, lo mejor que puedan. En el plano ético, deben ser conscientes de que muchos de sus conciudadanos esperan de ellos un mayor compromiso al servicio del bien común y el crecimiento armónico de la sociedad en su conjunto“. 

Y agregó: “En particular, los católicos deben hacer una contribución profética y constructiva nacida de su fe en el reino de Dios. En ocasiones, esto también puede requerir de ellos el esfuerzo de ofrecer una palabra de crítica, no por oposición estéril, sino en aras de construir una sociedad más justa, humana y respetuosa con la dignidad de cada persona“.

Seguir Leyendo

China

Masivas inundaciones en China dejan 69 muertos y periodistas atacados por reportar los hechos

Publicado

en

Casi 70 muertos dejan en China una oleada de inundaciones que destruyeron ciudades enteras y mostró nuevamente la represión del régimen, que atacó y acosó a los periodistas de medios internacionales por reportar los hechos.

El Papa Francisco ya comunicó su rezo por los afectados por la catástrofe ambiental que dejó en China destrucción en calles y espacios públicos y casi 70 muertos. En promedio, la lluvia de un año entero en China cayó en apenas tres días.

A su vez, el agua obligó a más de 400 mil ciudadanos de las distintas ciudades afectadas a evacuar la zona y refugiarse donde sea seguro.

Como era de esperar, el desastre también generó enormes pérdidas a la economía nacional y local, sobre todo de la muy afectada provincia de Henan en la que se arrasaron más de 44 mil hectáreas de cultivo, lo que se estima equivale a una pérdida de 10 millones de dólares y mucha comida desperdiciada.

Uno de los accidentes más notorios se dio en la ciudad de Zhengzhou, donde el agua inundó los túneles del tren subterráneo chino y provocó el ahogamiento de 12 personas.

Seguir Leyendo

China

China suspendió la investigación de la OMS en el Laboratorio de Wuhan

Publicado

en

El Ministerio de Salud chino anunció que ya no cooperará más con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su investigación acerca del origen del coronavirus en Wuhan, y rechazó el ingreso del equipo científico al país.

El subdirector de la Comisión Nacional de Salud china, Zeng Yixin, ha rechazado el ingreso de investigadores que tenían como objetivo iniciar la segunda parte de la investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Laboratorio de Wuhan para determinar el origen de la pandemia de coronavirus.

La investigación había comenzado a mediados del 2020, por pedido de Donald Trump (Estados Unidos), Boris Johnson (Reino Unido), Angela Merkel (Alemania), Emmanuel Macron (Francia) y Scott Morrison (Australia). Sin embargo, la primera etapa de la investigación, que suponía entrar en contacto con las autoridades del Instituto de Virología de Wuhan e intercambiar información, estuvo plagada de problemas.

Se reveló que el jefe del equipo de la OMS, Peter Daszsak, tenía vínculos previos con el Instituto de Wuhan y terminó renunciando. Luego de su salida, la organización internacional admitió que el equipo, que debía empezar la segunda etapa que requería estudios en Wuhan, tenía la teoría de la fuga de laboratorio como su principal hipótesis.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, dijo el jueves pasado en rueda de prensa que hubo un “impulso prematuro” para descartar la teoría que el coronavirus se filtró de un laboratorio, aunque trató de sacarle culpabilidad a China, agregando que “Yo mismo fui técnico de laboratorio. Soy inmunólogo y he trabajado en laboratorios. Los accidentes ocurren y no hay nada que ocultar cuando eso ocurre“.

En febrero de este año, Tedros había descartado completamente la posibilidad de que el coronavirus se hubiera filtrado de un laboratorio en la ciudad china de Wuhan, pero la teoría ha recuperado tracción en la comunidad científica en los últimos meses a medida que surge nueva evidencia irrefutable.

China, que tuvo en Tedros un gran aliado en los últimos 5 años, estalló de furia ante estas declaraciones. Según reportó europapress este jueves, el Ministerio de Salud chino puso fin a la investigación de la OMS y no se permitirá que los científicos internacionales sigan hurgando detrás de la cortina de hierro del régimen comunista.

Seguir Leyendo

Trending