Seguinos en redes

Economía

Definición de locura: Alberto Fernández pidió un nuevo acuerdo de precios para combatir la inflación

Publicado

en

Todos los controles y acuerdos de precios fracasaron sistemáticamente a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Un repaso histórico del mismo plan fallido que ya se intentó un centenar de veces.

En un acto realizado en Lomas de Zamora el presidente Alberto Fernández convocó a un nuevo “acuerdo de precios y salarios”, como una supuesta herramienta para combatir la inflación en el marco del severo dato para el mes de julio.

Fernández busca generar una suerte de “conciliación” entre sindicalistas y empresarios (principalmente industriales) para llegar a un acuerdo por 60 días, que promete algún tipo de resultado en medio del dramático estallido de precios.

Pero este tipo de medidas fracasaron sistemáticamente en la historia argentina. Desde 1952 se llevaron a cabo 9 intentos entre controles y “acuerdos” de precios y salarios. Todas y cada una de estas experiencias fracasaron estrepitosamente, y no consiguieron ni bajar la inflación ni mejorar los salarios.

La experiencia en los primeros Gobiernos peronistas

Desde la ley 12.830 sancionada en agosto de 1946, se establecían controles sobre prácticamente todos los sectores de la economía, incluyendo la producción, los alquileres, los salarios de convenio y el comercio exterior. Los controles se fueron endureciendo cada vez más a partir de 1947, con la sanción de nuevas leyes que apuntaban en la misma dirección.

Los resultados fueron decepcionantes: la inflación anual pasó del 16,7% en agosto de 1946 hasta llegar a un pico del 58,3% en marzo de 1952. A partir del Segundo Plan Quinquenal, esta vez se impulsó un “acuerdo de precios y salarios” como parte de la pata “heterodoxa” del plan, y al mismo tiempo una drástica contracción monetaria y fiscal (de orden ortodoxo) impulsada por Gómez Morales. Los resultados iniciales fueron exitosos, pero solo duraron dos años y para mayo de 1955 la inflación ya ascendía al 15,8% otra vez.

El general Juan Domingo Perón en su primera presidencia.

La “Revolución Libertadora”

Los controles de precios y salarios de la época peronista fueron mantenidos y profundizados. El Gobierno de Aramburu, a partir del ministro de Economía radical Eugenio Blanco, añadió una nueva una desindexación de contratos (desagio), dispuso el congelamiento de los alquileres y minimizó los aumentos tarifarios.

Al mismo tiempo, el Gobierno llevó a cabo un congelamiento general de salarios a partir de junio de 1956, se dispuso la intervención de la CGT y la persecución de dirigentes sindicales peronistas. El programa fracasó: la inflación interanual saltó del 7% en diciembre de 1955 al 31% en noviembre de 1957. Los controles de precios y salarios no generaron ningún tipo de efecto.

El Gobierno de Illia

El presidente radical Arturo Illia, asesorado por un grupo de economistas heterodoxos provenientes de la CEPAL, impulsó un severo control de precios a partir de la sanción de la Ley de Abastecimiento 16.454 en febrero de 1964, y más tarde la ley 16.462 que fijaba los precios de los medicamentos.

Se estipulaba explícitamente la determinación de un techo de precios “razonable” y se creó la Dirección de Abastecimiento, dependiente de la Secretaría de Comercio, con el fin de monitorear los precios minoristas y perseguir a los comerciantes que no cumplieran con los precios máximos.

La inflación aumentó del 28% interanual en febrero de 1964 para superar el 40% a partir de enero de 1966. La inflación mayorista tampoco respondió al programa, y subió del 17% en diciembre de 1964 al 28% en diciembre de 1965.

El presidente Illia en 1964.

El Gobierno de Onganía

Bajo el Gobierno de Onganía se volvió a intentar una suerte de “acuerdo de precios” junto con un congelamiento general de salarios por 18 meses. El programa de Krieger Vasena suponía añadir una “pata ortodoxa” vía disminución de la emisión monetaria. El plan logró consolidar una inflación promedio del 7,6% anual en 1969, pero tan pronto como se abandonó la disciplina monetaria, los precios volvieron a dispararse y la inflación llegó al 76% en marzo de 1973.

El Plan Gelbard

El programa de controles diseñado por José Ber Gelbard en 1973 es probablemente el más añorado por el extremismo kirchnerista, aunque cosechó pésimos resultados. Se establecía un congelamiento de precios mucho más estricto a los que se venían aplicando entre 1956 y 1972, y nuevamente estableciendo cepos al crecimiento de los salarios de los trabajadores. Además, se añadían numerosos controles cuantitativos sobre importaciones y exportaciones.

La inflación bajó hasta un promedio de 1,6% por mes entre abril de 1973 y agosto de 1974, pero a partir de allí se produjo una espiral de precios casi incontenible. La inflación mensual promedió el 6% entre septiembre de 1974 y mayo de 1975, y finalmente el sistema colapsó con el famoso Rodrigazo, llegándose a registrar alzas de hasta el 37% por mes. Más tarde, la inflación interanual llegó al 566% en marzo de 1976.

El ministro de Economía José Ber Gelbard en 1973.

El programa de Martínez de Hoz

En la última dictadura militar el ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz buscaba añadir una dosis de heterodoxia a su programa económico, estableciendo una “tregua de precios” por 120 días, e imponiendo límites a los salarios desde abril de 1976.

La inflación promedió el 192% en 1977 y el 176% a lo largo de 1978, por lo que los precios simplemente respondieron al intenso ritmo de la emisión monetaria más que cualquier influencia por la política de ingresos. Al término de los controles desde 1979, la inflación llegó incluso al 82% interanual en marzo de 1981, nuevamente respondiendo a la dinámica de la política monetaria y la credibilidad de los agentes.

El Plan Austral

Bajo el liderazgo de Juan Vital Sourrouille el Gobierno de Alfonsín volvía a apostar por los controles de precios a nivel generalizado, esta vez añadiendo a todas las tarifas de servicios públicos, congelando los salarios de convenio, el tipo de cambio y la indexación de contratos.

Pero el programa perdió toda credibilidad para fines de 1986 al quedar en evidencia que el Gobierno no había sido capaz de corregir los fuertes desequilibrios fiscales, y por lo tanto no se podía ofrecer ninguna garantía para el control de la expansión monetaria hacia el futuro.

El presidente Raúl Alfonsín y el ministro Juan Vital Sourrouille.

En medio de una inflación interanual del 174% en 1987, el Gobierno radical volvió a recurrir a un nuevo congelamiento general de precios, tarifas, tipo de cambio y salarios. La inflación no cedió en lo más mínimo y subió hasta el 440% en agosto de 1988. Nuevamente, Alfonsín volvió a establecer controles, esta vez con más énfasis en los costos de producción y los precios mayoristas. Este último programa se conoció como “Plan Primavera”.

El radicalismo volvía a fracasar, y para 1989 era claro que Argentina atravesaba una situación de hiperinflación. Los precios llegaron a dispararse un 114% solamente en junio de 1989, y un 196% en julio. La inflación interanual superaba cómodamente el 3000%, llegando incluso a casi 5000% en diciembre de 1989.

Los Kirchner y Macri

Bajo el Gobierno de Néstor Kirchner en 2006 se aplicó el primer “acuerdo de precios y salarios” desde la década de 1980. La inflación cayó muy tenuemente del 12% interanual en enero de 2006 al 10% en diciembre, y rápidamente superó el 13% a partir de agosto de 2007.

En 2014 el entonces ministro Axel Kicillof volvió a insistir con los acuerdos de precios, esta vez creando “Precios Cuidados”, ofreciendo ciertos beneficios a cambio de la adhesión voluntaria de las empresas. La inflación saltó del 30% al 40% entre enero y diciembre de 2014.

Pese a su fracaso, el programa fue mantenido por la gestión de Mauricio Macri hasta 2019, y más tarde fue relanzado por Alberto Fernández y sus sucesivos secretarios de Comercio interior, sin haber conseguido ningún éxito en materia de precios. 

Economía

En medio del estallido inflacionario, el Gobierno kirchnerista aumenta los impuestos a los combustibles

Publicado

en

Sin ninguna mesura por la suba de precios, el Gobierno redobló la apuesta y decidió no posponer el aumento del impuesto al combustible líquido y al dióxido de carbono. Las naftas anticipan un aumento de 4% a partir del sábado 1 de octubre. 

El Gobierno de Alberto Fernández decidió emprender el rumbo diametralmente opuesto al que sigue Brasil con Jair Bolsonaro. Después de dos postergaciones desde el año 2021, finalmente se anunció un nuevo aumento sobre el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) y el dióxido de carbono (IDC).

Con los anuncios, las tarifas no solamente subirán por la actualización inflacionaria para reducir la carga de subsidios, sino que ahora también lo harán por la voracidad tributaria del Gobierno. 

Se espera que las naftas suban hasta un 4% a partir del próximo sábado 1 de octubre, aunque la empresa YPF, líder en el mercado de hidrocarburos, no aplicará actualizaciones inmediatas. 

La petrolera estatal representa hasta el 60% de la oferta para el mercado interno, y de esta manera se condiciona el aumento de las demás empresas “seguidoras” en el mercado argentino, que deben preservar un cierto margen de competitividad. 

Se estima que, tras el aumento de impuestos, el precio del litro de diesel aumentará en $3,1 y las naftas subirán hasta $4,2 por litro. El aumento de los combustibles arrojará una mayor presión inflacionaria para el mes de octubre, sobre un piso estimado entre 6% y 7% para el término de septiembre. 

Por tratarse de un impuesto típicamente asociado a un consumo inelástico como es el de los combustibles, cualquier recargo impositivo se traslada rápidamente a los precios finales percibidos por los consumidores.

La decisión del Gobierno considera fines fiscales para ajustar la “caja” de las finanzas públicas, ya que estas partidas representan una gran parte de la recaudación por tributos internos. Fernández impulsa el camino inverso al que aplicó Jair Bolsonaro

Mientras en Brasil la inflación fue negativa por dos meses consecutivos en julio y agosto, un hecho impulsado precisamente por la rebaja tributaria sobre los combustibles, en Argentina se acumula cerca de un 23% de inflación solamente desde julio y siguen subiendo los impuestos.

Seguir Leyendo

Economía

La pobreza alcanzó al 36,5% de la población en el primer semestre y la indigencia subió al 8,8%

Publicado

en

El INDEC registró una pequeña baja de la tasa de pobreza con respecto al segundo semestre del año pasado, y un aumento de la indigencia. Estas cifras se corresponden hasta el mes de junio, antes del estallido inflacionario y la paralización de la economía. 

La Encuesta Permanente de Hogares realizada (EPH) realizada por el INDEC concluyó que la tasa de pobreza alcanzó al 36,5% de las personas en el primer semestre del año, y hasta el 27,7% de los hogares cayeron por debajo de este umbral. 

La EPH contempla un relevamiento sobre 29,1 millones de personas, y 10,6 millones no alcanzaron el ingreso mínimo como para compensar la canasta básica. Sin embargo, la proyección del INDEC a nivel nacional y sobre el total de la población sugiere que 17 millones de argentinos están en situación de pobreza

La tasa de pobreza registró una muy tenue baja con respecto al 37,3% registrado para el término del segundo semestre del año pasado, en línea con las proyecciones privadas estimadas por el Departamento de Economía de la Universidad Torcuato Di Tella

Las cifras recabadas por el último informe oficial corresponden al término de junio, cuando la economía todavía registraba crecimiento mensual y antes del violento estallido inflacionario y cambiario del mes de julio. 

Según el Nowcast elaborado por el economista Martín González Rozada, la tasa de pobreza habría registrado un mínimo en torno al 35% en abril de 2022, tuvo una leve suba hasta junio, y a partir de julio el aumento es cada vez mayor

La tasa de inflación mensual alcanzó el 7,4% en julio, se estabilizó en el 7% para agosto, y las consultoras privadas estiman que nuevamente rondará el 7% en el mes de septiembre. Estas cifras son holgadamente inferiores al promedio de 5,3% que se observó entre enero y junio. 

La incidencia de la pobreza fue diferente considerando cada grupo etario. El 12,1% de las personas mayores de 65 años permanecen en la pobreza, el 32% de las personas entre 30 y 64 años, 43,3% para los argentinos de entre 15 y 29 años, y finalmente el 50,9% de los niños entre 0 y 14 años están bajo el umbral de la pobreza

La tasa de indigencia alcanzó el 8,8% al término de los primeros 6 meses del 2022, marcando así un aumento con respecto al 8,2% alcanzado en el segundo semestre del año pasado. 

Asimismo, la cantidad de hogares que cayeron bajo la línea de la indigencia aumentó del 6,1% al 6,8% en la primera mitad del año. La aceleración inflacionaria del primer semestre demostró tener una incidencia superior en la indigencia que en la pobreza.

Seguir Leyendo

Economía

La economía de Estados Unidos cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año y se profundiza la recesión

Publicado

en

La más reciente revisión para la evolución del PBI de la economía más importante del mundo sugiere una segunda caída consecutiva en el segundo trimestre del año. La actividad mensual repuntó desde mayo, pero sigue por detrás del nivel que tenía en octubre de 2021. 

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos confirmó que la economía cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año, después de ajustar la revisión con respecto al 0,9% previsto anteriormente. 

El pequeño cambio en la revisión se produjo a partir de la persistencia en el gasto real del consumo privado, y a la mayor demanda final por bienes y servicios producidos dentro de Estados Unidos (excluyendo importaciones). 

En contraposición, la actividad económica se ve negativamente afectada por la caída de las exportaciones en términos reales y la desaceleración de la acumulación de stock de inventarios, que se traduce en última instancia en un menor nivel de inversión

Tras haber registrado una caída de la actividad económica por dos trimestres consecutivos, se entra así en el terreno de una recesión formal, ya que en los primeros 3 meses de 2022 se observó una reversión del 1,6%. La recesión es impulsada actualmente por la caída en la oferta agregada de la economía, y no por la demanda como ocurre habitualmente. 

Si bien los principales indicadores mensuales de alta frecuencia no evidencian caídas pronunciadas, se observó una fuerte desaceleración en el gasto real de los consumidores y una caída del ingreso disponible neto de impuestos y transferencias

La ligera expansión del consumo sólo pudo ser sostenida a partir de un mayor nivel de endeudamiento privado, compensando así la caída en el poder adquisitivo de los ingresos. El salario real en Estados Unidos acumuló una contracción del 4% desde que Joe Biden se hizo cargo de la presidencia

La actividad económica registró un leve repunte del 0,64% entre abril y julio, según las series estadísticas de la firma IHS Markit. Sin embargo, la economía estadounidense acumula una caída del 0,25% desde octubre del año pasado, por lo que lleva 9 meses sin registrar crecimiento genuino

Cabe destacar que la tasa de política monetaria sobre los bonos emitidos por la FED a corto plazo promedió sólo el 0,45% nominal anual entre enero y junio de 2022, y finalizó este último mes en el 1,21%. 

Para septiembre la tasa de la FED superó el 3% anual, y se estima que seguirá subiendo hasta fin de año. A diferencia de lo que ocurrió en el primer semestre, esta vez el endurecimiento de la política monetaria tendrá un fuerte impacto negativo sobre el nivel de actividad. 

PBI mensual de Estados Unidos entre 2017 y 2022.

Seguir Leyendo

Tendencias