Conecte con nosotros

Economía

Domingo Cavallo aseguró que la cuarentena debe terminar pronto si queremos salvar vidas

El ex-ministro de Economía se refirió a los dramáticos indicadores económicos tras mantener la cuarentena obligatoria por tanto tiempo, y afirmó que podrían perderse muchas vidas si la situación socio-económica continúa deteriorándose que por el virus chino.

Publicado

en

Una vez más el reconocido economista Domingo Cavallo dejó constancia de su opinión sobre la coyuntura económica actual, en una columna de opinión para su blog personal. 

En su artículo, se mostró preocupado por la incidencia que tendrían los dramáticos índices de desocupación y caída en la actividad económica, que experimenta el país en estos momentos como resultado de la pésima gestión económica de los últimos años pero también potenciada por la cuarentena del coronavirus.

El PBI mensual, estimado por el INDEC a partir de índice EMAE, muestra tajantemente una brutal caída de más del 9%, y los datos para los meses posteriores prometen ser aún peores. Aún con las mediciones de algunas consultoras privadas, los datos para abril estiman caídas similares a las de marzo, y mayo implicaría la profundización de la mayor depresión económica de toda la historia argentina

El INDEC aún no publica los últimos datos oficiales en materia de desocupación para el primer trimestre del año, pero se estima una enorme destrucción de puestos de trabajo, con lo cual el desempleo podría volver fácilmente a las dos cifras. 

“Impidiendo a la gente trabajar, podrá aplanarse por un tiempo la curva de contagios, pero eso no significa que vaya a disminuir la mortalidad general en la población. El aumento de la pobreza que emergerá de la disminución del trabajo puede terminar causando más muertes que las que se tratan de evitar con la cuarentena”. 

Ad

El flamante ex-ministro aseguró que, de extenderse la cuarentena por todo el mes de junio, podrá implicar caídas interanuales cercanas al 25% para el total de la economía. No se trata de un dato menor, pues ni siquiera en el 2002 se estimaron cifras tan malas. 

Además, estimó que el desempleo podría alcanzar entre el 20% y el 25% de la población económicamente activa, de medirse correctamente.
La cuarentena generalizada también significó cambios en el mercado laboral. Esta última estimación supera a todas las cifras conocidas en la historia argentina, y sería incluso superior al peor momento del año 2002, a partir de la devaluación de Duhalde.

Es difícil encontrar precedentes históricos con cifras de desocupación tan elevadas. El nivel de desocupación podría ser más alto al alcanzando en la crisis por la Primera Guerra Mundial, o la Gran Depresión de 1929.

Al mismo tiempo, en los puestos de trabajo formales del sector privado, los salarios subieron más de un 3% interanual, pero en el sector informal se registró una caída del 9,3%

El impacto económico es mayor en el contexto de Argentina, teniendo más de un 35% del empleo privado en situación de informalidad. Si tenemos en consideración que los puestos de trabajo informales son proclives a ser los primeros en desaparecer con la crisis, la situación se torna crítica.

Ad

“Más temprano que tarde, el distanciamiento social deberá alentarse confiando en el sentido de responsabilidad ciudadana, como ocurre desde el vamos en Uruguay, con muy buenos resultados”, agregó Cavallo.

Además, agregó que el desempleo actual de Argentina sería sustancialmente más alto si se aplicaran estándares de medición internacional para la desocupación, y la depresión actual elevaría enormemente la cifra

Cavallo planteó la necesidad de decretar inmediatamente el fin de la cuarentena obligatoria, a excepción del área Metropolitana de Buenos Aires, así como otros distritos en el interior del país, y resumir todas las actividades económicas con las medidas sanitarias pertinentes

Advirtió también que, aún con una continuidad para aquellas zonas mencionadas, no es factible la extensión de la cuarentena por mucho tiempo más, la situación económica no lo posibilita. La pobreza y la destrucción de la vida laboral de las personas matará muchas más personas que el virus chino.

El economista dejó en claro que la inflación permanece contenida, pero será un importante problema hacia el segundo semestre del año, dada la enorme cantidad de dinero creada por el BCRA en el primero. 

Cavallo señaló que la leve tendencia bajista de precios que experimentamos hoy, es meramente circunstancial, y de ningún modo constituye una tendencia hacia el futuro. Se espera una gran respuesta en los precios, una vez que la economía se vea normalizada, quizás, hacia una hiperinflación.  

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Fracasaron los controles de precios: la inflación llegó al 52,5% en septiembre

Publicado

en

Pese a los controles del kirchnerismo, los precios minoristas subieron un 3,5% en septiembre y la inflación anualizada llegó al 52,5% según el INDEC. En lo que va del año los precios acumulan un alza del 37%, dejando completamente en ridículo a las metas que había estimado Martin Guzmán.

El INDEC relevó que los precios minoristas medidos por el IPC aumentaron un 3,5% en septiembre, el alza mensual más elevada desde abril. De esta manera, el muy tenue proceso “desinflacionario” que presumía el ministro Martín Guzmán parece estar agotado.

La inflación interanual trepó hasta el 52,5% en comparación con el mismo mes del año pasado, una cifra que no se veía desde enero de 2020. Entre enero y septiembre de 2021, Argentina acumula una inflación del 37%, por lo que queda en evidencia que las metas de Guzmán no eran consistentes ni realistas.

Estos datos confirman que Argentina es el quinto país con más inflación en el mundo, por detrás de Venezuela, Sudán, Líbano y Surinam.

El rubro de prendas de vestir y el calzado fue el que registró mayores aumentos, alrededor de un 6% en septiembre. Las bebidas alcohólicas y el tabaco aumentaron un 5,9% en el mes, los servicios de salud un 4,3%, hoteles y restaurantes 4,1%, y los servicios por recreación y cultura lo hicieron en un 3,8%. Todos estos rubros subieron por encima del promedio general.

Ya en el mes de agosto, la inflación en el mercado mayorista había llegado al 60,5% interanual, con una variación del 2,5% solamente en ese mes. Estas cifras relevan la constante inestabilidad a la que se enfrenta la economía argentina.

Mantras el programa económico no da resultados, los numerosos controles de precios de la Secretaría de Comercio Interior volvieron a fracasar y no lograron contener la estampida inflacionaria.

Tras la partida de la ex secretaria Paula Español, Roberto Feletti impulsa un nuevo y grotesco programa de controles que radicaliza fuertemente la posición del Gobierno de Fernández.

Se debe tener en consideración, además, que el Gobierno sigue manteniendo estrictos controles sobre las tarifas de servicios públicos, por lo que la inflación reprimida implica una suerte de “olla a presión” para un futuro cercano.

Además, el Banco Central desaceleró el ritmo de devaluación en el mercado oficial aún acosta de endurecer fuertemente los ya numerosos controles de cambios. En la práctica, el Gobierno apostó por la limitación cuantitativa de importaciones y el retraso del pago con divisas, con el fin de seguir postergando una devaluación cada vez más impostergable.

Seguir Leyendo

Economía

“Bidenflation”: la inflación de Estados Unidos llegó al 5,4% y la mayorista trepó al 8,6%

Publicado

en

La inflación estadounidense llegó al 5,4% interanual en septiembre, siendo el valor más alto desde julio de 2008, plena crisis subprime. Los precios subieron un 0,4% solamente en ese mes, frente a una variación del 0,3% en agosto. Los precios mayoristas registraron un alza del 8,6% frente a 2020.

La política fiscal de Biden continua en un sendero extremadamente expansivo, y terminó por desarticular el proceso de desinflación que estaba previsto para el tercer trimestre del año. La inflación interanual llegó al 5,4% en septiembre, el nivel más elevado desde julio de 2008.

En solo un mes, lo precios minoristas aumentaron un 0,4% frente a un 0,3% de variación en agosto. Estados Unidos llegó incluso a registrar un aumento de casi 1% en el nivel general de precios al término de junio.

Los precios de la energía se dispararon un 24,8% interanual en septiembre, una cifra estrafalaria. La gasolina aumentó casi un 42% interanual, cifras parecidas a lo que se percibe en países subdesarrollados e inestables como Argentina. El único rubro que mostró bajas interanuales fue las commodities, marcando un ritmo del -1,6% con respecto a septiembre de 2020.

Considerando los precios en el mercado para los productores, la inflación mayorista trepó hasta el 8,6%. Solo en septiembre los precios en este segmento subieron un 0,5%, después de haber aumentado otro 0,7% en agosto.

Después de una gran expansión monetaria en 2020 a causa de un importante shock sobre la oferta agregada como lo fue la pandemia, los analistas esperaban una normalización de las variables monetarias al término de la emergencia. Pero la política fiscal del presidente Joe Biden abortó el proceso correctivo.

En la práctica, la gran inyección de dólares en la economía en tiempo récord implicó una expansión importante en la cantidad de circulante, en consecuencia, se produjo una situación en la que cada vez más dólares persiguen a una cantidad de bienes que no crecen al mismo ritmo.

La política fiscal, sin un efecto esterilizador por parte de la Reserva Federal, en los hechos cumple un rol similar al que podría tener la política monetaria sobre el nivel de precios.

Según los datos de la Reserva Federal de St. Louis, el gasto público trimestral del Gobierno federal pasó de representar el 27,7% del PBI al término de la gestión de Donald Trump, hasta llegar a un estrafalario 36,6% en el primer trimestre de 2021. La exorbitante expansión fiscal de Biden impuso una gran presión inflacionaria para la economía.

En el segundo trimestre del año el gasto federal cayó hasta el 32,9% del producto, pero aún permanece en niveles muy superiores a los heredados por la gestión republicana, y prácticamente incomparables a los que había antes de la pandemia, cuando el Gobierno federal solo representaba el 22% de la economía.

Por su parte, el déficit fiscal pasó de representar el 9,8% del producto bruto en el fin de la presidencia de Trump para dispararse al 18,5% en el primer trimestre de la administración Biden. Pese a las correcciones posteriores, el resultado fiscal cerró en el 14,6% del PBI en el segundo trimestre del año.

La violenta inyección de liquidez y el desequilibrio fiscal en vista al futuro produjeron un cierto escepticismo en torno a las expectativas inflacionarias. El programa fiscal de los demócratas buscaría, además, prolongar el desequilibrio fiscal para los próximos años y llevar el nivel de deuda pública a niveles nunca antes vistos.

Seguir Leyendo

Economía

Duro revés para Argentina: El FMI rechazó el pedido para rebajar la carga por servicios de deuda

Publicado

en

El pedido de Argentina para rebajar sobretasas y contribuciones fue finalmente rechazado por el FMI. Las comisiones adicionales que paga Argentina responden a la gran cantidad de deuda solicitada en comparación a la cuota que aporta el país a la institución.

Como era de esperarse, el Fondo Monetario Internacional decidió rechazar terminantemente el pedido de Argentina para generar una rebaja en el nivel de sobretasas que paga el país. El Gobierno pretendía conseguir una nueva quita en la carga por servicios de la deuda externa, alegando un trato desleal para con Argentina, pero lo cierto es que el planteo fue fácilmente desbaratado.

El FMI establece un programa de contribuciones financieras adicionales a las pactadas en la toma de créditos, aplicadas para aquellos países con un gran diferencial entre su cuota como miembro de la institución y la cartera de deuda solicitada. En este sentido, Argentina no recibió un trato desleal en comparación a otros países, sino que simplemente abona un cargo adicional por la poca prudencia en la suscripción de deuda.

Argentina no solo generó compromisos crediticios muy superiores a su aporte habitual como país miembro del FMI, sino que además concentra la mayor parte de toda la cartera del organismo internacional. Esta posición anula casi cualquier aspiración del oficialismo para buscar atajos y sortear obligaciones de pago.

El ministro de Economía Martín Guzmán, junto con el presidente del Banco Central Miguel Pesce, se embarcaron rumbo a Estados Unidos para gestionar las negociaciones por la restructuración de la deuda, pese a que no se consiguió ningún resultado concreto hasta la fecha.

Martín Guzmán y Miguel Pesce en reunión con el staff del Fondo Monetario Internacional en Washington.

Como si todo esto fuera poco, la inestabilidad coyuntural del FMI tampoco ayuda a la posición argentina. Las fuertes críticas hacia la figura de Kristalina Georgieva se pronuncian cada vez más, y la mandataria enfrenta actualmente un proceso de investigación en su contra.

La directora del FMI es acusada de maniobrar estadísticas y procesos metodológicos para beneficiar deliberadamente a China en el ranking del informe “Doing Business”, que elabora cada año el Banco Mundial y se propone estimar la facilidad de hacer negocios en cada país.

El Directorio del Fondo aún no resolvió la situación de Georgieva, pero una hipotética partida suya implicaría un nuevo dolor de cabeza para Guzmán y el equipo económico, pudiendo significar otro retroceso para la consolidación de un acuerdo definitivo.

Seguir Leyendo

Trending