Seguinos en redes

Alemania

La Policía alemana detuvo a un iraní que estaba planeando un atentado de “motivación islamista”

Publicado

en

Las autoridades alemanas allanaron y arrestaron a una persona de nacionalidad iraní de 32 años sospechoso de haber adquirido cianuro y ricina para realizar un atentado en la ciudad de Castrop-Rauxel.

La Policía alemana ha detenido a un ciudadano iraní bajo sospechas de que estaba preparando un atentado de “motivación islamista” en la ciudad de Castrop-Rauxel.

En un comunicado de prensa conjunto de la fiscalía de Dusseldorf y la policía de las ciudades de Recklinghausen y Muenster, las autoridades informaron que habían allanado la vivienda del sospechoso de nacionalidad iraní que presuntamente planeaba el atentado.

La detención y el registro de la vivienda del sospechoso se produjo en medio de la noche, donde se esperaba atraparlo con explosivos, aunque no se encontraron dispositivos de este tipo. Además, una segunda persona fue también detenida, hermano del sospechoso.

Castrop-Rauxel, ubicado en Renania del Norte-Westfalia, es el estado más poblado de Alemania. El ministro del Interior de la región, Herbert Reul, explicó lo sucedido: "Tuvimos una alerta grave que llevó a la policía a intervenir durante la noche. Las autoridades investigan ahora a toda velocidad".

El hombre, de 32 años, había comprado varias sustancias químicas y biológicas peligrosas, como cianuro y ricina, según informantes de la policía, informó este domingo la fiscalía de Düsseldorf, aunque luego no encontraron ninguna de estas sustancias en su residencia.

La policía indicó que el iraní planificaba un "grave acto de violencia que pone en peligro al Estado" tras haber adquirido estos materiales explosivos para cometer el ataque. Su ausencia en el departamento podría indicar que el explosivo ya había sido preparado e incluso que podría estar colocado en algún lugar.

La investigación recién comienza pero la fiscalía ya anticipó que podría ser condenado entre 6 meses y 10 años de prisión, lo cual dependerá si solo compró las sustancias químicas o si también llegó a preparar el explosivo, e incluso, colocarlo en algún lugar para su detonación.

Las cámaras de televisión se instalan frente al edificio donde la policía alemana registró la vivienda del ciudadano iraní de 32 años

La ricina, una sustancia altamente venenosa, está clasificada como arma biológica, y puede provocar la muerte en un plazo de 36 a 72 horas tras la exposición a una cantidad tan pequeña como la cabeza de un alfiler. El cianuro, por su parte, también es altamente venenoso y es letal en pequeñas dosis.

"Alemania sigue siendo un objetivo directo de las organizaciones terroristas islamistas. Los autores solitarios de motivación islamista constituyen otro peligro considerable", expresó la ministra del Interior nacional, Nancy Faeser.

"Por ello, nuestras autoridades de seguridad esperan que se prepare un atentado en cualquier momento", declaró, y reveló que desde el año 2000 las autoridades de seguridad alemanas han evitado al menos 21 atentados islamistas en Alemania.

Los servicios de inteligencia alemanes revelan que el número de miembros o simpatizantes de causas islamistas se redujo en un 1,5% en 2021, citando la "desintegración militar" del grupo militante Estado Islámico, que mantiene solo 28.290 adeptos en Alemania.

La nación alemana ha sido sacudida en los últimos años por varios atentados islamistas, entre ellos un atropello masivo en un mercado de Navidad en Berlín en diciembre de 2016 que mató a más de una decena de personas y dejó otros tantos heridos. El ataque fue perpetrado por Anis Amri, un tunecino islamista que no había logrado encontrar asilo en Alemania como refugiado.

Los medios sostienen que la Policía efectuó el allanamiento luego de recibir información de una agencia de inteligencia de un "Estado amigo", sin detallar a quién se refieren, aunque algunas fuentes señalan Estados Unidos o Israel. "Nuestros servicios de seguridad se toman muy en serio cualquier información sobre amenazas terroristas islamistas y actúan", declaró en un comunicado la ministra Faser.

Alemania

En el aniversario de su muerte, el pasado oscuro, violento y acomodado del padre del comunismo, Karl Marx

Publicado

en

Desde su turbulenta juventud hasta su legado de opresión y violencia, las ideas de Marx sembraron el caos y la miseria en nombre de la igualdad, dejando un rastro de destrucción a su paso.

Un 14 de marzo de 1883 fallecía el periodista y filósofo alemán Karl Marx. Moría prácticamente desconocido si se compara su fama en aquél entonces con el renombre que tiene hoy en día. Moría odiado por su familia, pelado a muerte con su amigo más cercano, y dejando un legado que llevaría a la muerte de más de 1.000 millones de seres humanos.

Los que reflotaron las ideas de Marx en la otra punta del continente casi medio siglo después, se aseguraron de ocultar un pasado oscuro pasado plagado de contradicciones y excesos que desafían su propia doctrina.

Desde sus días de estudiante hasta sus tumultuosos años de matrimonio, Marx se sumergió en una vida de derroche, escándalos y deslealtades, desafiando su imagen de líder proletario que posteriormente se quiso dar.

En su juventud, lejos de dedicarse al estudio, Marx frecuentaba tabernas y burdeles, desatando la ira de las autoridades universitarias. Su expulsión de la Universidad de Bonn por "desorden nocturno en la vía pública y embriaguez" solo era el comienzo de una vida marcada por la indisciplina y el desenfreno, de una persona que nunca tendría un trabajo en toda su vida.

A pesar de provenir de una familia acomodada, Marx derrochaba el dinero de sus padres que le enviaban para su manutención, incluso excediendo el gasto de jóvenes millonarios de su época. Sus desmesuradas deudas y sus escandalosos excesos, como encarcelamientos por alborotos y duelos, pintan un retrato muy distinto del supuesto líder proletario que proclamaba luchar contra la opresión económica.

El posterior matrimonio con Jenny von Westphalen, una aristócrata que sacrificó para estar con él, no detuvo sus derroches. Marx no dudó en exigirle a su esposa que pagara sus deudas de juventud, mientras dilapidaba la dote matrimonial en noches de desenfreno.

Como nunca trabajó en su vida, ya entrado en su madurez, Marx dependía de la generosidad de amigos como Friedrich Engels para mantener su lujoso estilo de vida, mientras su familia luchaba por sobrevivir en Londres, con quienes no compartía una sola moneda.

Mientras escribía el Manifiesto Comunista, y llamaba a todas las clases oprimidas del mundo a rebelarse, Marx mantenía una criada sin remuneración, a quien explotaba tanto laboral como sexualmente.

Helene Demuth, la criada de toda su vida, soportaba las tareas domésticas y la crianza de sus hijos sin recibir salario alguno. Además, Marx mantuvo una relación extramatrimonial con ella, incluso llegando a engendrar un hijo que atribuyó falsamente a Engels, su amigo, coautor y benefactor.

Las sombras de Marx también oscurecen su legado familiar. De sus siete hijos, solo tres sobrevivieron la niñez. A pesar de que tenía el dinero que le daba su familia y amigos, Marz descuidaba de ellos y no les daba alimentos como correspondía para que mantengan buena salud.

Dos de los que llegaron a la adultez, terminaron sus vidas trágicamente por razones relacionadas con la desesperación y la traición. Laura Marx y su esposo, Paul Lafargue, pactaron un suicidio que llevaron a cabo cuando su salud empeoró, mientras que Eleanor Marx se envenenó al descubrir la infidelidad de su compañero. Estos trágicos eventos revelan la dura crianza que tuvieron, y el despiado de un hombre que predicaba la solidaridad y la igualdad, pero que no lo aplicaba en su propio hogar.

Detrás del ícono revolucionario se esconde un hombre marcado por sus propias contradicciones y una vida plagada de egoísmo, deslealtad y desenfreno, despojando su legado de cualquier aura de virtud o justicia. Al igual que su ideología, que deshumaniza al hombre y está plagada de contradicciones, la vida de Marx es un fiel reflejo de lo que profesa el comunismo.

Seguir Leyendo

Alemania

Fronteras abiertas en acción: Murió el joven de 16 años que sufrió una golpiza de una pandilla de árabes en Alemania

Publicado

en

Ocurrió en la ciudad de Meinerzhagen, en la región de Renania del Norte-Westfalia. El tranquilo pueblo sureño se ha convertido en un punto caliente de pandillas de origen árabe que ingresaron al país como refugiados.

El pasado 30 de enero, las políticas de fronteras abiertas y multiculturalismo de la Unión Europea se cobraron una nueva víctima. Una pandilla de inmigrantes árabes se enfrentó con armas blancas contra una banda de ucranianos en un parque de skate en Meinerzhagen, en la región de Renania del Norte-Westfalia.

Del lado de los árabes había alrededor de 15 jóvenes pandilleros, y del lado de los ucranianos, unos 8. En el medio del enfrentamiento quedó un adolescente de 16 años, de nombre Filipp, que al verse en el medio del choque intentó frenar la pelea, pero solo empeoró la situación.

Su hermano, de nombre Wilhelm, contó al medio FDS que "Filipp intervino para interrumpir la pelea. Los árabes primero le golpearon en la cara. Cuando estaba en el suelo, continuaron golpeándolo. Luego los ucranianos lo apuñalaron. Temo que estos matones queden impunes porque se supone que todos son menores".

Después de la paliza, los matones huyeron, dejando a Filipp con heridas que resultaron en su muerte. El joven de 16 años fue trasladado a un hospital, donde los médicos diagnosticaron que el niño tenía muerte cerebral como resultado de la golpiza.

"El daño físico sufrido por el niño como resultado del ataque fue demasiado severo. Todas las esperanzas y temores de su familia fueron en vano", dijeron desde el hospital. Finalmente, a las 13:40 horas del pasado 9 de febrero, los médicos apagaron los dispositivos a petición de la familia, después de más de una semana en terapia intensiva.

La policía inició una investigación después de la pelea, identificó a varios de los sospechosos, registró sus casas y confiscó sus teléfonos móviles. Todos son de origen árabe, sea ingresados desde el norte de África o Medio Oriente en los últimos años, o hijos de inmigrantes.

No es la primera disputa de este tipo en el parque de skate: hace casi seis meses, otro adolescente de 16 años fue apuñalado y gravemente herido tras una discusión con dos jóvenes, también de origen árabe y miembro de las pandillas que controlan la zona, aunque tuvo la suerte de sobrevivir el ataque.

Carsten Stahl, experto en bullying y quien viene siguiendo de cerca la escalada en la violencia por parte de los inmigrantes árabes, aseguró que una tragedia así estaba al caer: “A Filipp le pasó lo que temía durante años. Los jóvenes se están volviendo cada vez más agresivos y habrá más incidentes como este”.

Seguir Leyendo

Alemania

Milei busca con su Ley Bases replicar el milagro alemán, que reformó una economía socialista a la más fuerte de Europa

Publicado

en

Al igual que el liderazgo visionario que transformó Alemania en la primera potencia europea, Javier Milei se presenta como una oportunidad única para Argentina, ofreciendo un camino hacia un ‘milagro económico’ propio, basado en la libertad y la prosperidad.

En el día de la media sanción a la histórica Ley Bases del presidente Javier Milei, urge buscar comparaciones a otros fenómenos mundiales que permitan dar una magnitud de las reformas que se emprenden, y analizar cuáles fueron sus resultados.

Quizás la mejor comparación que se puede hacer, salvando las distancias pero teniendo en cuenta las insólitas similitudes entre ambos casos, es entre la Ley Bases y el milagro económico alemán que impulsaron Konrad Adenauer y Ludwig Erhard en Alemania de la pos guerra.

Es crucial contextualizar los eventos que llevaron a ambos fenómenos. En Alemania, la devastación económica, social y política posterior a la Segunda Guerra Mundial era abrumadora. La miseria, la hambruna y el desempleo eran moneda corriente en un país arrasado por el nazismo.

Sin embargo, un individuo con convicciones firmes y valores decididos decidió realizar un giro total, abrazando las ideas de la libertad. Ludwig Erhard, el padre económico del milagro alemán estudió y adoptó las ideas de Ludwig Von Mises, uno de los mayores referentes económicos de Javier Milei.

Primero como ministro de Economía y luego como canciller, Erhard estuvo al frente de la reforma económica desde 1949 hasta 1966, desempeñando un papel esencial en las decisiones que condujeron al milagro económico alemán.

En su período, tuvo que deshacer décadas de socialismo, tanto de la época de la República de Weimar como de la Alemania Nazi. Erhard introdujo la creencia en la competencia de mercado, la eliminación de controles de precios y la resistencia al déficit público, conceptos que fueron fundamentales en las políticas que transformaron la desolación de la posguerra en un renacimiento económico.

En contraste, en Argentina, a pesar de no haber enfrentado una guerra o dictadura similar a la alemana, las condiciones sociales, económicas y culturales eran sorprendentemente parecidas. Dos décadas de gobiernos kirchneristas y autoritarios dejaron un rastro de desorden, erosionando todo tipo de progreso.

La persistente sombra del kirchnerismo amenazaba con llevar al país a una hiperinflación moderna si el candidato de esta corriente política llegaba al poder. La población se enfrentaba a la realidad de buscar alimentos en la basura, jubilados luchando por conseguir su medicación y una economía devastada debido al fuerte control estatal sobre la vida de los ciudadanos.

Es crucial señalar, a modo de nota de color, que el Plan Marshall de Estados Unidos para Alemania en 1947 fue fundamental para que luego Adenauer y Erhard pudieran tomar las medidas necesarias para cambiar el rumbo del país.

En el caso argentino, la comparación se mantiene, pero esta vez realizada por el ajuste del ministro de Economía, Luis Caputo, que sienta las bases para que, si se aprueba la -valga la redundancia- Ley Bases, el país pueda tener su propio "milagro argentino".

Tanto Adenauer, Erhard y Javier Milei tienen algo en común: son los arquitectos de la reconstrucción de un país destruido, y buscaron sepultar las ideas que llevar a dicho colapso. Erhard era estudioso de las ideas de la libertad, específicamente de la Escuela Austríaca de economía, al igual que el presidente argentino.

El por entonces ministro de Economía alemán, en 1948, envió un paquete de tres leyes fundamentales que impulsaron a Alemania en los años siguientes: se prohibió el déficit público, se eliminaron todos los controles de precios y el sistema de racionamiento, crearon una nueva moneda y pusieron límites a la política monetaria del Banco Central, todo lo mismo que busca hacer la Ley Bases.

En cierto sentido, el presidente Javier Milei, desde antes de asumir la presidencia, ha seguido un enfoque similar: la adopción de un sistema de competencia de monedas que reemplace a un peso destruido, la meta de déficit cero y la posterior eliminación del Banco Central de la República Argentina.

El DNU 70/23 y la ley bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos plantean la necesidad de eliminar todas las trabas a la economía argentina, incluyendo desde la liberalización del mercado inmobiliario derogando la ley de alquileres hasta poner fin a los controles de precios y la eliminación de subsidios.

Los números no mienten.

Aunque Argentina aún no ha experimentado su propio milagro económico, la evidencia de Alemania puede servir como ejemplo de lo que podría suceder. Entre junio y diciembre de 1948, la actividad industrial en las tres zonas occidentales experimentó un aumento notable del 50%.

En mayo de 1949, estas tres zonas se unificaron para formar la República Federal de Alemania, conocida como Alemania Occidental, mientras que Alemania Oriental permaneció bajo la influencia soviética y adoptó el nombre de República Democrática de Alemania. Estos dos casos, uno al lado del otro, fueron fundamentales para que Erhard pueda mostrar las diferencias vivamente entre sus resultados, y los resultados opuestos.

El progreso económico continuó gracias a las políticas de libre mercado implementadas por el nuevo gobierno de Alemania Occidental. Ludwig Erhard fue designado Ministro de Asuntos Económicos durante el mandato del Canciller Konrad Adenauer, que abarcó desde 1949 hasta 1963. La economía de Alemania Occidental no solo superó a la de Alemania Oriental, sino que también logró superar a las de Francia y el Reino Unido, a pesar de recibir menos ayuda externa del Plan Marshall.

Este período se conoció como el Wirtschaftswunder o "milagro económico". Entre 1950 y 1960, la producción real de la economía alemana occidental se duplicó, experimentando un crecimiento anual compuesto de casi el 8% durante la década.

Los estudios econométricos que intentaron identificar los diversos factores que contribuyeron a este impresionante desempeño revelaron que no todo se debió al aumento de la fuerza laboral o a mayores flujos de inversión, ni al simple "alcanzar" desde un nivel inicial bajo de producción. Gran parte de este crecimiento se atribuyó a una política económica que liberó las fuerzas productivas, y el resto es historia.

Seguir Leyendo

Tendencias