Conecte con nosotros

Francia

¿Golpe de Estado en Francia? Los medios de izquierda preparan su propio asalto al Capitolio

Publicado

en

Los medios informaron erróneamente que el conspiracionista Remy Daillet, había intentado dar un golpe de Estado en el Palacio del Elíseo, y ya lo están usando como chivo expiatorio para difamar a la derecha.

Varios medios franceses informaron este viernes por la mañana que se había llevado a cabo un golpe de Estado fallido contra el presidente Emmanuel Macron, llamada “Operación Azur“, que habría incluido diversos grupos paramilitares de extrema derecha.

Esta información no parece tener sustento en la realidad, y se basa exclusivamente en una mala interpretación de un informe de la DGSI, agencia de seguridad francesa, sobre el político Rémy Daillet, quien fue imputado el pasado 22 de octubre por conspirar contra el Estado.

Daillet, de 55 años, es una figura totalmente polarizante en Francia. Es hijo de un famoso diputado de derecha de la UDC, pero hace años que estaba viviendo en Malasia, desde donde tomó un perfil público produciendo videos de naturaleza conspirativa donde hablaba en contra de la gestión de la pandemia del gobierno francés, de las vacunas experimentales contra el Covid, del aborto, entre otras cosas.

Desde Malasia, a través de un sistema de comunicaciones encriptadas, creó una red de células regionales de simpatizantes de derecha y militantes de las causas conspirativas que pregona en sus videos.

El gobierno de Macron logró callarlo cuando lograron su extradición a Francia en junio de este año por su presunto papel en el secuestro de una niña en este país. Conocido como el caso Mia, la Justicia francesa acusa a Daillet “de haber dado instrucciones para la organización” del secuestro de una niña de 8 años cuya custodia le había sido otorgada a su abuela.

Los seguidores de Daillet habrían llevado a cabo el secuestro a petición de la madre, quien les dijo que su hija había sido secuestrada por una red de pedófilos y que esa señora no era su abuela, por lo que se creían que la estaban liberando. El gobierno francés había determinado que la madre no era apta para criar a su hija y le habían dado la custodia a la abuela.

La justicia francesa lo vinculó al caso por un un vídeo publicado en su web en esas mismas fechas en el que Daillet se jacta, sin mencionar a esta niña en particular, que “nuestra organización devuelve a los niños secuestrados por las redes de pedofilia a los padres que nos lo piden“.

Y agregó: “Felicito a los valientes franceses que sacan a los niños de redes sórdidas o inadecuadas por decisión de una Justicia que está demasiado equivocada. Los recuperaremos por ley o de otra manera“.

Rémy Daillet cuando arribó desde Malasia a Francia bajo arresto preventivo.

Sin embargo, luego de varios meses bajo prisión preventiva, y cuando parecía que iba a quedar en libertad, el 22 de octubre la DGSI lo imputó por “asociación de malhechores de carácter terrorista“.

Según la agencia, la organización que creó desde Malasia estaba dividida en una estructura civil y otra castrense (que estaba dirigida por dos militares profesionales), con un total de unos 300 integrantes. Los servicios secretos han podido identificar a varias decenas de miembros, entre ellos varios policías, gendarmes y militares.

Daillet envió en abril un correo electrónico a los diputados de la Asamblea Nacional en el que advertía de un “derrocamiento popular inevitable” frente a un Gobierno “genocida” que imponía una vacunación “que mata” a los ciudadanos.

En otro de sus videos, decía que cuando volviera a Francia daría un golpe de Estado: “Sí, voy a derrocar al gobierno de la República totalmente vendido a los poderes económicos. Cancelaré el uso de la mascarilla, científicamente inútil; pondré fin al confinamiento; prohibiré la masonería y otras sectas peligrosas; castigaré todo tipo de tráfico de personas; detendré las inyecciones obligatorias en niños; prohibiré cualquier campaña de vacunación masiva; y acabaré con el programa para implantar el 5G chino en Europa, lo desmantelaré por completo”.

A pesar de sus intenciones golpistas, Daillet permanece encarcelado y no hay pruebas de que sus seguidores hayan realizado ningún ataque político a las autoridades francesas. Pero esto no frenó al diario Le Parisien o a la emisora France Info a publicar erróneamente que Daillet, junto a sus “paramilitares” había tratado de ingresar al Palacio del Elíseo.

Los medios quieren usar a Rémy Daillet de chivo expiatorio de todas las diferentes vertientes de la derecha en Francia, para difamar a figuras como Marine Le Pen o Eric Zemmour, asegurando que su retórica está inspirando una movilización conspiranoica como la del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos.

Francia

¿Quién es Eric Zemmour, la nueva figura de la derecha francesa que lidera las encuestas sin ser todavía candidato?

Publicado

en

Apodado el “Trump francés” por los medios locales, Zemmour tiene un perfil más académico y de debate público que lo ha llevado a lo más alto de las intenciones electorales de Francia.

En agosto, ni siquiera aparecía en las encuestas, ahora lidera todos los sondeos de la derecha, se ubica cómodamente en segundo lugar y hasta le podría ganar un ballotage al presidente Emmanuele Macron.

Es hora de restaurar la primacía de la ley francesa sobre la europea“, tiene como frase de cabecera el escritor Eric Zemmour, quien nunca ha ocupado un cargo público, siempre ha sido muy mediático pero dentro del ámbito académico y ahora se presenta como el candidato outsider que los franceses estaban esperando.

En Francia, los medios de izquierda lo comparan con Trump, pero Zemmour tiene un perfil completamente distinto: proviene de la academia, es ensayista y escritor, y su fama la obtuvo participando de debates públicos con otros intelectuales.

La semana pasada, una encuesta mostró que Zemmour superó por primera vez en intención de voto a la hasta ahora líder indiscutida de la derecha, Marine Le Pen. La encuesta de Harris Interactive predice que Zemmour obtendría el 17% de los votos, en comparación con un 15% de Le Pen y el 24% de Macron que se mantiene constante desde 2017.

Esta misma encuesta muestra a Zemmour acercándose más a ganarle una segunda vuelta a Macron que Le Pen, quien es cada vez más vista como parte del establishment político francés. Además, Le Pen centra su campaña en la clase obrera con propuestas de izquierda en el ámbito económico y esto genera una división de votos de la derecha con el partido Los Republicanos. La agenda de Zemmour podría ser una unión de ambas corrientes.

Pero lo que ocurre con es que él todavía ni siquiera ha presentado su candidatura formalmente, ni tiene un partido político que lo respalde. Tras un reciente debate con el candidato comunista Jean Luc Mélenchon, Zemmour explotó en los medios y en la opinión pública por su habilidad para el debate y para plantear un discurso político que atrape a los votantes.

En 200 años, tu espacio político no ha podido justificiar la guillotina“, lanzó Zemmour en uno de los momentos del debate que más se replicó en redes sociales, vinculando a Mélenchon con la fallida Revolución Francesa y el Reino del Terror.

El discurso de Zemmour es muy claro, aboga por un proyecto de país con identidad francesa, cerrando completamente la frontera para los inmigrantes musulmanes, promoviendo la cultura nacional y la educación sin Islam, algunos puntos que Macron mismo le estuvo robando en los últimos meses ante una caída en las encuestas.

Habla sin tapujos de lo que él llama “El Gran Reemplazo“, donde asegura que la Unión Europea tiene el plan de reemplazar a la población europea avejentada y cristiana a una más jóven, musulmana y manipulable, y esto lo hacen a través de promover políticas en contra de la natalidad, como el aborto, la inflación, la guerra y el feminismo, mientras aceptan cientos de miles de refugiados de Medio Oriente y África, y limitan la inmigración de otras partes del mundo.

Zemmour explica en sus ensayos que él no cree en el capitalismo moderno: “El libre mercado de bienes está muy bien y debe llevarse a su expresión maximizadora, pero el libre mercado de persona va en contra de cualquier modelo social que quiera construir una nación“, explicó en una de sus columnas en el periódico Le Figaro.

En la práctica, sin embargo, coincide con la agenda económica de derecha más tradicional. Aboga por reducir impuestos, quitar subsidios a empresas deficitarias, abrir el comercio de bienes, otorgar programas de asitencia social para las familias francesas y no para importar refugiados extranjeros.

Se identifica con una “tradición gaullista y bonapartista“, reivindicando a quienes considera los más grandes próceres de la historia de Francia, el general y ex presidente Charles de Gaulle y el emperador Napoleón Bonaparte.

Respondiendo a un comentario en una de sus notas en L’Express, Zemmour aclara: “Siempre me sorprenden las controversias que rodean mis comentarios. No organizo nada, ninguna estrategia, digo lo que pienso. Mis palabras asustan de la indignación a los profesionales que buscan que sea despedido de mi trabajo en la tele o en las universidades”.

Aunque la izquierda lo tilde de “nazi” o “racista”, su pasado es muy peculiar. Zemmour viene de una familia judía berebere nacida en el país africano de Argelia. Nació en 1958 en una ciudad en Saint Denis, pero su padre, un paramédico que peleó en la guerra, y todos sus antepasados, son de la zona del Magreb.

Zemmour conoce mejor que nadie la cultura islámica africana que la Unión Europea quiere importar a Francia, y reconoce mejor que nadie la importancia del sionismo para contrarrestar el avance del Islam contra Occidente.

En 2020, Zemmour fue tapa del medio REMIX, donde advertía de un “choque de civilizaciones” entre la cultura judeocristiana y la cultura islámica.

¿Qué hay detrás de su meteorico ascenso?

Detrás de Zemmour hay algo que prácticamente no ha sido mencionado en los medios latinoamericanos. La aparición y crecimiento exponencia del canal de televisión francés CNews, financiado por el multimillonario de derecha Vincent Bollore. En Francia lo consideran el equivalente del país a Fox News en Estados Unidos.

En poco más de cuatro años, CNews no solo ha duplicado su cuota de audiencia, sino que en el corazón de ese éxito se encuentra Zemmour, cuyo programa de debates Face à L’Info atrae audiencias de más de un millón de televidentes, y es el segundo programa más visto de la televisión francesa hace ya cuatro años, solo superada por BFM TV, el canal más grande de Francia y de todo Europa.

CNews ocupa el segundo lugar entre los cuatro canales de noticias del país que funcionan las 24 horas, y a través de una combinación de programas de debate sobre temas de actualidad altamente politizados y comentaristas de derecha reconocidos que discuten algunos de los temas más importantes de la política francesa, como la inseguridad, la inmigración y el Islam, ha demostrado ser una receta ganadora para Bollore.

Una encuesta en 2021 encontró que el 27% de los espectadores del canal se identificaron con la izquierda y el 24% con la derecha, y más del 40% no se identificó con un partido, una indicación de que CNews probablemente esté llegando a una audiencia diversa que se siente marginada y que poco a poco va siendo desplazada a la derecha.

Es posible que CNews no sea tan poderoso como Fox News y Zemmour, a diferencia de Trump, todavía tiene que lidiar con otros políticos más populares, pero cada vez más analistas coinciden en que el canal de televisión marca el tono y el ritmo de las discusiones en el país.

El factor más importante es que en CNews, muchos de los comentaristas agregan a Marine Le Pen a la larga lista de políticos que critican por pertenecer a una clase privilegiada que no aboga por el bien de Francia, si no que por sus propios intereses.

Desde 2017 que este medio está haciendo un exitoso trabajo en Francia con el mismo objetivo que La Derecha Diario: contar lo que otros medios no cuentan.

Seguir Leyendo

Francia

El presidente Macron ordena prohibir y empezar a combatir el grupo terrorista Liga de Defensa Africana

Publicado

en

Con el objetivo de detener la violencia en el país, el Ministerio del Interior ha iniciado procedimientos para prohibir un  grupo terrorista panafricano conocido como la “Ligue de Défense Noire Africaine”.

Con las elecciones cada vez más cerca, el gobierno de Emmanuel Macron ha empezado finalmente a tomar las medidas de seguridad que el pueblo pide contra los grupos que incitan la violencia y el terrorismo en las ciudades de Francia.

Esta creciente violencia ocurre en muchos frentes, desde los choques entre grupos raciales hasta la ola de violencia contra la policía, que es promovida por la izquierda marxista.

Ante ello, este lunes 13, el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, publicó un comunicado en Twitter informando que la Ligue de Défense Noire Africaine (LDNA) pasará a estar prohibida en Francia y las Fuerzas de Seguridad empezarán a trabajar para desbaratarla.

“He decidido poner en marcha el procedimiento para iniciar la disolución de la Liga de Defensa Africana Negra. Los discursos de esta estructura racista llaman al odio y a la discriminación. Sus acciones provocan alteraciones del orden público, como este fin de  semana en Val-de-Reuil, tuiteó.

El grupo se describe a sí mismo en Facebook como un “movimiento revolucionario para la defensa de los derechos de los afrodescendientes y africanos”. Casi 300.000 personas se han suscrito a su página de Facebook, y se cree que tienen decenas de miles de seguidores en todo el país.

Su presidente y fundador es Egountchi Behanzin, quien se autodenomina “activista político, luchador de la resistencia panafricana, luchador por la libertad, y revolucionario”, en su biografía de Twitter. 

Durante el fin de semana, miembros del grupo participaron en una masiva protesta en Val-de Reuil, en Normandía. En videos compartidos en redes, se puede ver a miembros del grupo acosando a funcionarios públicos del gobierno regional, así como entrando por la fuerza al ayuntamiento. También hubo informes de peleas violentas entre grupos kurdos y africanos en la ciudad.

“Al contrario de lo que dijeron los representantes de la ciudad, ningún partidario de la LDNA cometió agresión física contra los representantes del ‘casco antiguo de Reuil’”, dijo el portavoz del grupo terrorista en respuesta a los informes. 

Según BFM TV, el grupo tiene 15 días para apelar contra la medida de Darmanin. Si eligen no apelar la decisión, el presidente Macron puede ordenar desbaratar totalmente el grupo. Si apelan, el Consejo de Estado de Francia, un organismo de justicia administrativa autónomo, decidirá el asunto. 

El gobierno de Macron se ha mostrado cada vez más activo en el trato con los grupos que considera una amenaza para el Estado. A principios de este año, prohibió el grupo Génération Identitaire, un grupo de derecha paneuropea, y el grupo nacionalista pan-turco  conocido como los Lobos Grises

Ahora es cuestión de tiempo de ver si finalmente irán por los demás grupos terroristas de la talla de los fanáticos del Islam, Antifa, Black Lives Matter e inclusive Extinction Rebellion, un grupo anarquista ecologista extremadamente violento que el gobierno francés no se anima a tocar.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Francia

Tras la quinta semana de protestas, Macron permitirá que el Pasaporte Covid sea con un PCR negativo

Publicado

en

Luego de que casi 300.000 franceses salieran a las calles para protestar por quinto sábado consecutivo, el gobierno no hará obligatoria la vacunación contra el coronavirus.

El gobierno francés confirmó este domingo que relajará la dureza del pasaporte sanitario tras cinco semanas de protestas continuas. El “Pase Verde“, que acredita en forma de código QR con un cartel verde que indica el esquema de vacunación completo contra el coronavirus, ahora también dará verde si se tiene un test PCR negativo de 72 horas sin estar vacunado.

Este pasaporte, que ya era obligatorio desde junio en algunos eventos masivos, será obligatorio por decreto presidencial a partir de este lunes para acudir a restaurantes, bares o cafés, tanto bajo techo como al aire libre, y para viajar en trenes, colectivos y aviones.

El Ministerio de Salud hizo públicas estas modificaciones un día después de que casi 300.000 personas se manifestaran en toda Francia contra la exigencia de este certificado, ya que se consideraban que obligaba a estar vacunado para ejercer plenamente los derechos civiles, creando una suerte de Apartheid entre vacunados y no vacunados.

El ministro de Salud francés, Olivier Véran, no quiso atribuirle el cambio a las protestas y dijo que ya tenían pensado “desde un principio” darle validez a las pruebas negativas para los no vacunados, aunque admitió que lo cambiaron de 48 a 72 horas.

Según el funcionario, estos cambios frente a lo previsto hasta ahora permitirán afrontar mejor la demanda de pruebas. Esta última semana se efectuaron más de cuatro millones. Sea cual sea la cantidad de manifestantes opuestos a la vacuna, siempre será menos que la cifra de franceses que al mismo tiempo se vacunan, indicó.

El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran.

Las protestas de este sábado, que se llevaron a cabo por quinto fin de semana consecutivo, fueron las más numerosas hasta la fecha: casi 300.000 personas se manifestaron ayer, frente a las 204.000 personas que habían protestado el pasado sábado, 31 de julio, frente a las 161.000 de la semana anterior o las 110.000 del día 17.

Para Véran, la ampliación a partir de este lunes del certificado sanitario no es una obligación de vacunación encubierta. Es una incitación a vacunarse, no una obligación, dijo sobre ese documento.

Cabe aclarar que según el decreto de Macron, tener la aplicación del Pasaporte Covid es una obligación, y según la norma será necesario tenerlo en el celular para recibir atención médica. Sobre esta polémica medida, el ministro agregó que en ningún caso debe ser un obstáculo para acceder a una atención urgente.

El pase sanitario y el avance de la vacunación deberían evitar otros toques de queda y el confinamiento”, justificó a todo esto Verán.

Seguir Leyendo

Trending