Seguinos en redes

Francia

Macron lanza un ataque frontal al “separatismo islámico” en la sociedad francesa e impone el laicismo absoluto

El presidente Macron presentó una ley contra el “separatismo islámico” que les pone restricciones a las mezquitas y asociaciones musulmanas para quitarles poder en la educación, prohibiendo la escolarización en casa e impulsando un laicismo absoluto.

Publicado

en

El pasado viernes 2 de octubre el presidente francés Emmanuel Macron presentó y dio detalles sobre un nuevo proyecto de ley  de su gobierno contra el “separatismo islámico”. En la presentación, afirmó que ciertos grupos separatistas islámicos han puesto en marcha un plan secreto para crear una organización Estatal paralela al Estado francés, y que con su propuesta buscará integrar a la comunidad islámica con la sociedad francesa.

El principal objetivo de la ley, que será presentada el próximo 9 de diciembre. es “consolidar los principios republicanos y la defensa del laicismo” (la religión separada de los asuntos del Estado o de sus funcionarios).

En el comienzo de la presentación, Macron afirmó que en la nueva ley se buscará aplicar la educación escolar obligatoria presencial desde los 3 años, salvo por problemas médicos que lo impidan, a todos los franceses, incluso a aquellos que por cuestiones religiosas se nieguen a hacerlo. En caso de una familia de un niño quiera enseñarle en el formato escuela en casa (“homeschooling”), será regulado y limitado estrictamente por el Estado, con cierta presencialidad obligatoria en alguna escuela. 

Macron ha justificado las medidas diciendo que en general los niños que tienen escuela en casa realmente solo son educados en asuntos religiosos, en general islámicos.

Por ende, con la medida se buscaría disminuir la cantidad de jóvenes que son enseñados desde pequeños a creer en el islam y solo aprender de asuntos religiosos, mientras que quedan apartados de materias importantes para la vida como filosofía, matemática, literatura o biología.

Fuente: La Vanguardia.

Ad

Siguiendo con educación, la ley propone finalizar con las materias en centros educativos dedicadas a promover una lengua o cultura de origen por parte de profesores inmigrantes y recibiendo financiamiento de algún país extranjero (Ejemplo: Instituto Escolar de inmigrantes de Mali). Así, el Estado francés quedaría encargado de enseñar lenguas y culturas extranjeras, y no los extranjeros mismos.

En otra medida de la ley, el Presidente francés anunció que se aumentarán los controles a los alcaldes, ya que muchas veces éstos son presionados por grupos religiosos, en su mayoría islámicos, para aprobar leyes especiales que favorezcan a sus creyentes o les den privilegios.

Por otra parte, en caso de aprobarse la ley, el Estado poseerá mayores facultades para disolver asociaciones en caso de irregularidades, sospechas de amenazas o “falta de laicismo”. También se buscará la obligatoriedad del laicismo en los empleados de las empresas subcontratadas por el Gobierno para realizar o garantizar servicios públicos.

Respecto a las mezquitas, en la nueva ley se contemplan mayores restricciones a su financiación. Según Macron, las nuevas restricciones vienen para “prevenir los golpes de Estado dentro de las mezquitas. A pesar de que las declaraciones de Macron en cuanto a esto han sido cuanto menos confusas, probablemente se haya querido referir a mezquitas islámicas que son tomadas por grupos terroristas yihadistas como coartada.

La Gran Mezquita de Lyon, ciudad con gran cantidad de inmigrantes islámicos. Fuente: Observatorio de Laicismo. 

Ad

Luego de todas estas medidas contra el Islam y su predicación, Macron contó en la conferencia las medidas favorables o de ayuda hacia la comunidad. En caso de ser aprobada la ley, el Consejo Francés de Culto Musulmán recibirá ayuda directa del Estado para certificar imanes (similar al cura en el catolicismo, rabino en el judaísmo) y hará que todos los imanes firmen una carta de valores.

A su vez, Macron se ha comprometido en la ley a aportarle 10 millones de euros, no se sabe si al año o una sola vez, a la Fundación del Islam en Francia. Según el mandatario, con esto fomentará un verdadero trabajo de historia y cultura musulmana”.

Por otro lado, ha anunciado que incrementará el gasto público de Francia para construir un “gran” instituto científico de islamología, para darle más protagonismo a los estudios del islam y del mundo árabe en las universidades de Francia. Ha justificado la medida diciendo que “buscamos que Francia sea un país de excelencia en el estudio de la civilización musulmana”.

Para el final de la conferencia, Macron culpó a la propia sociedad francesa por el fracaso de la integración de los musulmanes: “hemos (la sociedad francesa) construido nosotros mismos nuestro separatismo. Es el de nuestros barrios, los guetos que la República ha permitido. Hemos construido una concentración de miseria y dificultades”

Macron presentando la nueva ley. Fuente: Cienradios

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Francia

Netanyahu llama a Estados Unidos y Francia a formar una coalición para invadir Irán: “Los apoyo contra Rusia, apóyenme contra Irán”

Publicado

en

El líder del Estado judío advirtió que Irán está a un paso de la bomba atómica y que una coalición de Israel, Estados Unidos, Francia, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes debería atacar “inmediatamente” para prevenirlo.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, viajó este jueves a París, en su primera visita oficial desde su regreso al poder hace un mes. En la capital francesa, mantuvo una reunión de alta tensión con el presidente Emmanuel Macron, donde según fuentes consultadas le pidió un ataque sin precedentes a la República Islámica de Irán.

Según fuentes diplomáticas, todo está listo “en papel” para un ataque israelí a gran escala en Irán, aseguró el medio francés RFI. “Se han identificado unos 3.000 objetivos y el estado judío quiere actuar rápidamente“, contó la fuente.

Pero Israel no quiere actuar sola, y Netanyahu no ocultó sus deseos de formar una coalición militar con Francia y los Estados Unidos, además de algunos países árabes que recientemente normalizaron relaciones con el Estado judío y mantienen una rivalidad con Irán de larga data, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

La Unión hace la fuerza“, aseguran que le dijo Netanyahu a Macron. Si bien la idea es que sean las tropas israelíes y las tropas saudíes las que entren al territorio iraní, en una alianza militar entre judíos y árabes sin precedentes en la historia mundial, el rol de Francia y Estados Unidos como parte de la coalición prevendría a Teherán de tomar represalias.

No es la primera vez que Netanyahu propone esto a los países de Occidente. La fuente consultada aseguró que en 2012, cuando Irán estaba iniciando su proyecto nuclear, el líder israelí le propuso lo mismo a Barack Obama, quien prefirió entregarle miles de millones de dólares al régimen chiíta de manera que acepten el Acuerdo Nuclear y dejaran de refinar uranio.

Sin embargo, como demostró unos años después Israel ante las Naciones Unidas, Irán nunca dejó de refinar uranio, si no que pasó su programa nuclear a la clandestinidad y duplicó los esfuerzos utilizando el dinero estadounidense. Trump terminó el Acuerdo Nuclear en 2018, cuando estalló la noticia.

En enero, el presidente del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, aseguró que Irán ya tiene suficiente uranio refinado para construir “varias” bombas atómicas, y fuentes estadounidenses destacaron que el régimen teocrático está en conversaciones con Corea del Norte para comprar sus misiles de largo alcance, que podrían permitirle a la República Islámica atacar con una ojiva nuclear a cualquier país del mundo.

El Acuerdo Nuclear no parece estar más en la mesa, especialmente por la fuerte represión a las protestas que están teniendo lugar en Irán y que Washington ha señalado de violaciones a los derechos humanos.

Netanyahu cree que la situación es crítica y que si no se ataca a Irán en los próximos meses, Irán tendrá una bomba atómica que “generará la destrucción total del mundo”.

Envalentonado en sus discursos, los líderes militares chiítas han dicho que si alguna vez tuvieran armamento nuclear, primero destruirían a “la amenaza judía”, en referencia a Israel, y que luego pondrían sus ojos en sus enemigos en Europa y América del Norte.

Los apoyo en su guerra contra Rusia, ahora apóyenme en mi batalla contra Irán“, aseguran las fuentes consultadas que le dijo Netanyahu a Macron en la reunión que mantuvieron este jueves en persona en París.

Seguir Leyendo

Francia

“Fuerzas Armadas preparadas para guerras brutales y numerosas”: Francia aumentará el gasto militar a más de 400.000 millones de euros

Publicado

en

Tras los anuncios de las principales potencias de aumentar el gasto militar en los próximos años en el marco de una nueva carrera armamentística, Francia aumentará el presupuesto en defensa en un 33%.

El presidente francés Emmanuel Macron anunció esta semana un masivo aumento del 33% en el gasto de Defensa, que pasará de 259.000 millones a 413.000 millones de euros. En el contexto de una creciente carrera armamentística en Europa, Macron justificó la decisión en que “la nación debe transformar sus Fuerzas Armadas para estar preparadas para guerras más brutales y numerosas”.

Este aumento en el presupuesto de Defensa durará todo el período comprendido entre 2024 y 2030, según anunció el presidente francés desde la base aérea de Mont-de-Marsan el pasado 20 de enero.

En el discurso de Macron, el mandatario señaló que este aumento presupuestario estará destinado a la reparación y mantenimiento del equipamiento de las Fuerzas y su posterior transformación “para las guerras del futuro”, como así también reforzar los mecanismos de disuasión nuclear “por su vital importancia tras el conflicto en Ucrania”.

Actualmente, solo 9 países tienen armas nucleares: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, India, Pakistán, Corea del Norte (no confirmado), Israel (no confirmado) y, por supuesto, Francia. De estos, la nación francesa es el quinto país con más cantidad de ojivas nucleares, con un estimado de 290.

Fuente: Federation of American Scientists

Además de las prioridades señaladas previamente, se buscará aumentar en un 60% los fondos para los servicios de información e inteligencia con el objetivo de hacer frente a los ataques cibernéticos.

Otro de los temas que tocó Macron fue “duplicar la reserva operativa” para tener más unidades disponibles según las necesidades del momento, lo que implicaría un mayor volumen de ciudadanos con voluntad de prepararse militarmente.

En cuanto a desarrollo tecnológico, la “digitalización acelerada del campo de batalla” requiere de una mayor inversión en nuevas tecnologías de precisión. Frente a esto, se prevé el desarrollo de un “portaaviones de nueva generación” y de invertir más en herramientas como los drones.

La nueva carrera armamentística

Sin lugar a dudas, desde el desencadenamiento de la guerra en Ucrania y el aumento de tensiones bélicas en el Mar de Sur de China, el mundo se encuentra nuevamente envuelto en una carrera armamentística.

Dejando de lado aquellos gobiernos que minimizan y desprecian la necesidad de proveerse de capacidades de defensa serias, como el argentino, los países del mundo se encuentran envueltos en un aumento del gasto en defensa sin precedentes.

Estados Unidos, la principal potencia militar del planeta, anunció un incremento del 8% en el presupuesto de Defensa para el año 2023, alcanzando así un total de US$ 858.000 millones dólares en gasto militar. Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, el gobierno norteamericano ha donado en armamento militar y municiones casi 28.000 millones de dólares.

A comienzos de este año, Lockheed Martin informó que completó la producción y entrega de un total de 398 cazas F-35 Lightning II, cazas de quinta generación que tuvieron como destino las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y diversos aliados alrededor de mundo. Esta misma empresa ya se adjudicó otro contrato por otros 127 cazas a entregar hasta 2026.

Por su parte, Rusia, a través de su Ministerio de Defensa anunció el refuerzo de sus capacidades nucleares estratégicas para el año 2023, con un mayor despliegue de misiles nucleares de ojivas múltiples y una mayor modernización de su división de bombarderos estratégicos de largo alcance.

En 2023, Rusia recibirá 22 lanzadores con misiles balísticos intercontinentales “Yars”, “Avangard” y “Sarmat“, 3 bombarderos estratégicos Tu-160, 1 submarino nuclear del proyecto “Borey-A“, y otras naves de superficie y armamento de su industria militar nacional.

Japón, la tercera economía del mundo, anunció también el mayor rearme de su ejército desde la Segunda Guerra Mundial. El presupuesto de defensa del país nipón se incrementará hasta alcanzar el 2% del PBI para el año 2027, en el marco de un programa de desarrollo de defensa por valor de US$ 314.000 millones de dólares.

Alemania, la cuarta economía mundial, anunció en 2022 un acuerdo entre el oficialismo y la oposición conservadora para asignar 100.000 millones de euros para comprar armas y equipamiento para su ejército, aumentando drásticamente su presupuesto en Defensa. Es una constante que también se puede ver en Taiwán, Corea del Sur, India y muchos países más.

Seguir Leyendo

Economía

La peligrosa reforma previsional de Macron propone mantener el déficit fiscal en cifras récord hasta 2026

Publicado

en

El mandatario francés se niega a adoptar medidas fiscales duras para la reforma del sistema de pensiones, e incluso desatendió las recomendaciones del FMI que le pedían un déficit menor al 5% anual. La deuda del país ya supera el 112% del PBI y es la cuarta más alta de Europa. 

El presidente Emmanuel Macron volvió a sacar a relucir su pasado socialista y se negó a revisar la reforma del sistema de pensiones francés que anunció en 2022 a pesar de las fuertes advertencias de economistas y del propio FMI sobre el nivel de deuda que produciría.

Lejos de arreglar uno de los sistemas previsionales más comprometidos de Europa en términos de sostenibilidad y solvencia a largo plazo, el plan de Macron se basa puramente en una estrategia política, que busca “preservar” las jubilaciones estatales a cambio de engrandecer el agujero fiscal.

Descartando cualquier posibilidad de introducir un sistema de capitalización privado, Macron propuso elevar la edad mínima de jubilación de los 62 años hasta los 64 y endurecer los requisitos para percibir el 100% del haber jubilatorio correspondiente, demandando que los cotizantes deban haber aportado al menos 43 años de su vida

La recalibración constante de parámetros es algo usual para mantener sistemas de reparto estatal bajo un proceso de envejecimiento poblacional, pero sin un cambio radical en estos números o sin la introducción de participación privada, el déficit fiscal del gobierno francés no hará más que aumentar año a año.

Las tímidas reformas de Macron, apuntaladas por su primera ministra, la socialista Élisabeth Borne, situarán el déficit fiscal consolidado de Francia en torno al 5% del PBI todos los años entre 2023 y 2026.

Actualmente, el déficit presupuestario del gobierno asciende en el 6,5%, después de dos años de expansiones del gasto público por la pandemia, pero las previsiones del Ministerio de Economía, que idealizaban una reforma de pensiones más estricta, apuntaban a una fuerte reducción en los próximos años.

Sin embargo, viendo su caída en la intención de votos en la última elección, Macron ordenó a su campo realizar una reforma del sistema de jubilaciones más tenue, que evite perder el voto de izquierda que respalda las pensiones estatales.

Los cambios propuestos por el oficialismo no dejan contento a nadie: no garantizan la sostenibilidad de las pensiones y, al mismo tiempo, despertaron severas críticas de la población, que viene protestando hace años para evitar que eleven la edad jubilatoria.

Con la reforma previsional propuesta, el déficit primario de Francia (sin contar los intereses de deuda) aumentará del 3,4% del PBI en 2022 al 4,1% en 2023, y se reducirá muy gradualmente al 3,07% para el año 2026. Se trata de un sendero incluso más gradualista que el trazado por Alberto Fernández en las negociaciones con el FMI. 

Se calcula que el gasto público del Estado francés quedará apostado en el 57% del PBI en 2023, y bajará infimamente al 56% del producto para 2026. Estas cifras son superiores a las que se registraban antes de la pandemia, y responden al constante aumento del gasto social previsional del país (la partida más representativa dentro del Presupuesto). 

La decisión de Macron es tan mala, que incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió por las dramáticas consecuencias de la irresponsabilidad fiscal, y auguró una potencial crisis de deuda en Francia si se sigue este plan.

La deuda pública del país ya representó el 112% del PBI al término de 2022, convirtiendo a Francia en la cuarta nación europea con el nivel de deuda más alto del continente, solo por detrás de los sospechosos de siempre: Italia, Grecia y Portugal

La falta de medidas fiscales contundentes en el frente previsional sostendrá al déficit fiscal en niveles peligrosamente altos, y el ratio de deuda pública podría llegar a duplicarse en 20 años. 

El FMI alerta por la creciente diferencia entre el rendimiento de los bonos soberanos franceses y los bonos de origen alemán (un país mucho más desendeudado). Si la deuda pública crece y los rendimientos crediticios aumentan, la economía destinará cada vez más recursos a fondos públicos en lugar de utilizarlos en inversión privada o en crédito inmobiliario para familias. 

Seguir Leyendo

Tendencias