Conecte con nosotros

Francia

Macron lanza un ataque frontal al “separatismo islámico” en la sociedad francesa e impone el laicismo absoluto

El presidente Macron presentó una ley contra el “separatismo islámico” que les pone restricciones a las mezquitas y asociaciones musulmanas para quitarles poder en la educación, prohibiendo la escolarización en casa e impulsando un laicismo absoluto.

Publicado

en

El pasado viernes 2 de octubre el presidente francés Emmanuel Macron presentó y dio detalles sobre un nuevo proyecto de ley  de su gobierno contra el “separatismo islámico”. En la presentación, afirmó que ciertos grupos separatistas islámicos han puesto en marcha un plan secreto para crear una organización Estatal paralela al Estado francés, y que con su propuesta buscará integrar a la comunidad islámica con la sociedad francesa.

El principal objetivo de la ley, que será presentada el próximo 9 de diciembre. es “consolidar los principios republicanos y la defensa del laicismo” (la religión separada de los asuntos del Estado o de sus funcionarios).

En el comienzo de la presentación, Macron afirmó que en la nueva ley se buscará aplicar la educación escolar obligatoria presencial desde los 3 años, salvo por problemas médicos que lo impidan, a todos los franceses, incluso a aquellos que por cuestiones religiosas se nieguen a hacerlo. En caso de una familia de un niño quiera enseñarle en el formato escuela en casa (“homeschooling”), será regulado y limitado estrictamente por el Estado, con cierta presencialidad obligatoria en alguna escuela. 

Macron ha justificado las medidas diciendo que en general los niños que tienen escuela en casa realmente solo son educados en asuntos religiosos, en general islámicos.

Por ende, con la medida se buscaría disminuir la cantidad de jóvenes que son enseñados desde pequeños a creer en el islam y solo aprender de asuntos religiosos, mientras que quedan apartados de materias importantes para la vida como filosofía, matemática, literatura o biología.

Fuente: La Vanguardia.

Ad

Siguiendo con educación, la ley propone finalizar con las materias en centros educativos dedicadas a promover una lengua o cultura de origen por parte de profesores inmigrantes y recibiendo financiamiento de algún país extranjero (Ejemplo: Instituto Escolar de inmigrantes de Mali). Así, el Estado francés quedaría encargado de enseñar lenguas y culturas extranjeras, y no los extranjeros mismos.

En otra medida de la ley, el Presidente francés anunció que se aumentarán los controles a los alcaldes, ya que muchas veces éstos son presionados por grupos religiosos, en su mayoría islámicos, para aprobar leyes especiales que favorezcan a sus creyentes o les den privilegios.

Por otra parte, en caso de aprobarse la ley, el Estado poseerá mayores facultades para disolver asociaciones en caso de irregularidades, sospechas de amenazas o “falta de laicismo”. También se buscará la obligatoriedad del laicismo en los empleados de las empresas subcontratadas por el Gobierno para realizar o garantizar servicios públicos.

Respecto a las mezquitas, en la nueva ley se contemplan mayores restricciones a su financiación. Según Macron, las nuevas restricciones vienen para “prevenir los golpes de Estado dentro de las mezquitas. A pesar de que las declaraciones de Macron en cuanto a esto han sido cuanto menos confusas, probablemente se haya querido referir a mezquitas islámicas que son tomadas por grupos terroristas yihadistas como coartada.

La Gran Mezquita de Lyon, ciudad con gran cantidad de inmigrantes islámicos. Fuente: Observatorio de Laicismo. 

Ad

Luego de todas estas medidas contra el Islam y su predicación, Macron contó en la conferencia las medidas favorables o de ayuda hacia la comunidad. En caso de ser aprobada la ley, el Consejo Francés de Culto Musulmán recibirá ayuda directa del Estado para certificar imanes (similar al cura en el catolicismo, rabino en el judaísmo) y hará que todos los imanes firmen una carta de valores.

A su vez, Macron se ha comprometido en la ley a aportarle 10 millones de euros, no se sabe si al año o una sola vez, a la Fundación del Islam en Francia. Según el mandatario, con esto fomentará un verdadero trabajo de historia y cultura musulmana”.

Por otro lado, ha anunciado que incrementará el gasto público de Francia para construir un “gran” instituto científico de islamología, para darle más protagonismo a los estudios del islam y del mundo árabe en las universidades de Francia. Ha justificado la medida diciendo que “buscamos que Francia sea un país de excelencia en el estudio de la civilización musulmana”.

Para el final de la conferencia, Macron culpó a la propia sociedad francesa por el fracaso de la integración de los musulmanes: “hemos (la sociedad francesa) construido nosotros mismos nuestro separatismo. Es el de nuestros barrios, los guetos que la República ha permitido. Hemos construido una concentración de miseria y dificultades”

Macron presentando la nueva ley. Fuente: Cienradios

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Francia

Tras la quinta semana de protestas, Macron permitirá que el Pasaporte Covid sea con un PCR negativo

Publicado

en

Luego de que casi 300.000 franceses salieran a las calles para protestar por quinto sábado consecutivo, el gobierno no hará obligatoria la vacunación contra el coronavirus.

El gobierno francés confirmó este domingo que relajará la dureza del pasaporte sanitario tras cinco semanas de protestas continuas. El “Pase Verde“, que acredita en forma de código QR con un cartel verde que indica el esquema de vacunación completo contra el coronavirus, ahora también dará verde si se tiene un test PCR negativo de 72 horas sin estar vacunado.

Este pasaporte, que ya era obligatorio desde junio en algunos eventos masivos, será obligatorio por decreto presidencial a partir de este lunes para acudir a restaurantes, bares o cafés, tanto bajo techo como al aire libre, y para viajar en trenes, colectivos y aviones.

El Ministerio de Salud hizo públicas estas modificaciones un día después de que casi 300.000 personas se manifestaran en toda Francia contra la exigencia de este certificado, ya que se consideraban que obligaba a estar vacunado para ejercer plenamente los derechos civiles, creando una suerte de Apartheid entre vacunados y no vacunados.

El ministro de Salud francés, Olivier Véran, no quiso atribuirle el cambio a las protestas y dijo que ya tenían pensado “desde un principio” darle validez a las pruebas negativas para los no vacunados, aunque admitió que lo cambiaron de 48 a 72 horas.

Según el funcionario, estos cambios frente a lo previsto hasta ahora permitirán afrontar mejor la demanda de pruebas. Esta última semana se efectuaron más de cuatro millones. Sea cual sea la cantidad de manifestantes opuestos a la vacuna, siempre será menos que la cifra de franceses que al mismo tiempo se vacunan, indicó.

El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran.

Las protestas de este sábado, que se llevaron a cabo por quinto fin de semana consecutivo, fueron las más numerosas hasta la fecha: casi 300.000 personas se manifestaron ayer, frente a las 204.000 personas que habían protestado el pasado sábado, 31 de julio, frente a las 161.000 de la semana anterior o las 110.000 del día 17.

Para Véran, la ampliación a partir de este lunes del certificado sanitario no es una obligación de vacunación encubierta. Es una incitación a vacunarse, no una obligación, dijo sobre ese documento.

Cabe aclarar que según el decreto de Macron, tener la aplicación del Pasaporte Covid es una obligación, y según la norma será necesario tenerlo en el celular para recibir atención médica. Sobre esta polémica medida, el ministro agregó que en ningún caso debe ser un obstáculo para acceder a una atención urgente.

El pase sanitario y el avance de la vacunación deberían evitar otros toques de queda y el confinamiento”, justificó a todo esto Verán.

Seguir Leyendo

Francia

¿Quién es Florian Philippot, el líder de las protestas contra el gobierno de Macron que crece en las encuestas?

Publicado

en

El ex número dos del derechista Frente Nacional de Marine Le Pen, se alejó de uno de los principales partidos franceses en 2017 para hacer su propio camino en la política.

Florian Philippot, con tan solo 39 años, es el flamante presidente del partido Los Patriotas y, a pesar de haber tenido pésimos resultados en las últimas elecciones, se ha convertido en el principal líder de la oposición en las calles contra el gobierno de Emmanuel Macron.

Su propuestas son casi idénticas a las de Donald Trump en Estados Unidos, un Estado chico pero eficiente, impuestos los más bajos posibles, un libre mercado consolidado pero que no se doblegue ante China, una industria nacional competitiva, una frontera segura, una estrategia geopolítica inteligente sin interferir en asuntos extranjeros, y muchos otros puntos. Incluso uno de sus eslogan es “Francia Primero”.

Philippot se identifica como “gaullista“, en honor al difunto ex presidente Charles De Gaulle, quien comandó la creación de la Cuarta y la Quinta República de Francia, y es considerado un prócer de Francia (aunque muy resistido por la izquierda francesa). Esto le trajo muchos problemas con algunos sectores del Frente Nacional, partido predilecto de la derecha nacionalista antigaullista.

Philippot fue parlamentario europeo entre 2014 y 2019, y defiende contundentemente el #Frexit, una propuesta para que Francia siga los pasos del Reino Unido y se vaya de la Unión Europea.

A pesar de que los medios lo identifican como un extremista homofóbico, racista y xenófobo, Philippot es gay y tiene pareja masculina, aunque se opone a lo que llama como “lobby LGBT” y promete quitar de la educación la teoría de género.

La semana pasada, en el Trocadero, se manifestaron 11.000 personas que respondieron a una convocatoria de Philippot en París, y en todo el país hubo más de 160.000 protestantes bajo la consigna que promovió su partido: “No al pasaporte de vacunación de Macron“.

Philippot lleva varios meses organizando movilizaciones contra las restricciones sanitarias del gobierno, pero la propuesta de hacer obligatoria la vacunación ha catapultado su agenda a la cima, y se ha disparado en las encuestas como principal opositor a Macron.

En el discurso que dio en la Plaza del Trocadero, escuchado por decenas de miles de personas, criticó “la ideología covidista“ y las medidas “autoritarias” del gobierno. Se expresó en defensa de la libertad, acusando sin pelos en la lengua a Macron de ser un “tirano” y un “psicópata“.

Seguir Leyendo

Francia

Francia estalla en protestas en la marcha más grande hasta el momento contra el pasaporte sanitario

Publicado

en

A partir de la semana que viene entrará en vigencia el pasaporte de vacunación que obligará a los franceses a estar vacunados para ejercer sus derechos.

Bajo gritos de “¡Libertad, Libertad!” y entre banderas nacionales, cientos de miles de franceses salieron a las calles de París y de otra decena de ciudades este sábado en una de las marchas contra el gobierno más multitudinarias hasta el momento.

Esta es la última protesta que podrán hacer los ciudadanos antes de que entre en efecto el pasaporte sanitario que decretó el presidente Emmanuel Macron.

Este “pase verde” exigirá que los franceses presenten un certificado de vacunación para viajar, acudir a bares, restaurantes, cines, teatros y otros comercios cerrados, así como eventos públicos o incluso a edificios gubernamentales, donde millones de personas acuden para tramitar jubilaciones o seguridad social.

Es una primera etapa hacia más restricciones a la libertad, mañana estaremos como en China. La limitación de libertades nunca es aceptable”, afirmaba un manifestante entrevistado por el diario El País. Esta persona, dijo que no era antivacunas pero que no tenía intención de vacunarse todavía contra el Covid-19, algo que está por convertirse en un delito en Francia.

Hubo un momento de la tarde donde todo el país estaba envuelto en protestas, registrándose más de 100 protestas en simultáneo en todo Francia.

El pedido es claro, y el único que puede frenar esto es Macron, suspendiendo el autoritario decreto con el que quiere forzar la vacunación de personas sanas que no tienen por qué ser obligados a darse una vacuna.

Esta marcha, tuvo máxima convocatoria ya que por primera vez en las últimas tres semanas de protestas, los principales partidos de derecha llamaron a marchar con su propia militancia y con banderas políticas. Curiosamente, la líder nacionalista Marine Le Pen no tuvo el foco de esta marcha, y en su lugar la estrella fue Florian Philippot, líder del partido derechista Los Patriotas y diputado del Parlamento Europeo.

El pequeño partido de Philippot, que se desprendió del partido de Marine Le Pen y tiene una agenda idéntica a la de Bolsonaro en Brasil o Trump en Estados Unidos, lleva varios meses organizando movilizaciones contra las medidas de Macron, pero el pasaporte sanitario le ha dado al fenómeno una nueva dimensión, y se ha convertido de facto en el líder de la oposición al gobierno.

Su discurso estuvo cargado de críticas a “la ideología covidista“, a las medidas “autoritarias” del gobierno, en defensa de la libertad, acusando sin pelos en la lengua a Macron de ser un “tirano” y un “psicópata“.

Seguir Leyendo

Trending