Seguinos en redes

Francia

Macron impone por decreto la tan rechazada reforma jubilatoria

Macron decidió no esperar más y aplicar un artículo constitucional que le permite aprobar la reforma de las pensiones sin debate. La oposición califica esto de golpe a la democracia.

Publicado

en

Jeanne Menjoulet from Paris, France / CC BY (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0)

El articulo 49.3 de la constitución francesa aplicado por Macron permite cerrar el debate parlamentario de un proyecto de ley y proceder a su inmediata aprobación, en casos de extrema urgencia. Este mecanismo tiene éxito siempre y cuando no se presente una moción de censura. La oposición ya avisó que presentará la moción, pero es probable que no vaya a trascender, debido al poco debate que permite el oficialismo en la legislatura. 

El primer ministro francés, Edouard Phillipe, ha sido el encargado de pronunciar las palabras en la Asamblea Nacional en donde dijo que se haría lugar a este recurso. A su vez dijo que la medida no tiene como objetivo poner fin a los debates. Que se utiliza porque el parlamento hace tiempo no aprueba ninguna ley. 
Así se manifestaba la gente durante el anuncio del gobierno
Las fuerzas de la oposición han calificado la medida de "golpe bajo a la democracia" por haberse ejecutado un sábado, sin aviso y sin habilitar el debate, cuando buena parte de los diputados están ausentes.

El líder de la izquierda Jean-Luc Mélenchon, el partido de centro-derecha Los Republicanos  y el derechista Frente Nacional de Marine Le Pen anunciaron que acompañaran la moción de censura. Eso si, todos trabajarán por separado en busca de convencer a distintos diputados de partidos oficialistas para que no apoyen este proyecto.
Una vez presentada la moción de censura se tienen 48 horas para debatir. Pero el éxito de la oposición es muy improbable ya que Emmanuel Macron cuenta con mayoría en la Asamblea Nacional.
Recordemos que Macron lleva intentando que la reforma de pensiones progrese desde el año pasado. En el mes de diciembre muchos sindicatos recurrieron a fuertes protestas y huelgas generales, sobretodo en París, pero también en otras ciudades del país galo, en rechazo a esta ley.

Resumen de la reforma

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

No superan la derrota: Francia reclamará ante la FIFA por supuestos "cantos racistas" de los jugadores argentinos

Publicado

en

Ante la bronca de que Argentina le haya ganado el Mundial de Qatar 2022, y que ahora vuelva a salir campeón de américa, la Federación Francesa acusa a los jugadores argentinos de "racistas" y le reclamará a la FIFA.

La Federación Francesa de Fútbol (FFF) presentará una queja ante la FIFA después de que se difundiera un video en el que los jugadores de la selección argentina entonan parte de una canción de burla hacia los jugadores franceses.

El video se volvió viral entre varias grabaciones internas que los jugadores realizaron durante las celebraciones después de ganar la Copa América por segunda vez, con una victoria 1-0 sobre Colombia en el Hard Rock Stadium de Miami el pasado domingo.

Enzo Fernández, centrocampista del Chelsea, estaba transmitiendo en vivo desde su cuenta de Instagram para más de 35 mil personas cuando se escuchó una parte de la canción mencionada, y él alertó diciendo "está el vivo, está el vivo", antes de detener la transmisión.

El Presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Philippe Diallo, condena con la mayor firmeza los inaceptables comentarios racistas y discriminatorios proferidos contra jugadores de la selección francesa en el contexto de una canción entonada por jugadores y seguidores de la selección argentina tras su victoria en la Copa América y difundida en un vídeo en las redes sociales", declaró el comunicado emitido por la FFF.

Al mismo tiempo anticiparon: “Ante la gravedad de estos comentarios chocantes, contrarios a los valores del deporte y de los derechos humanos, el Presidente de la FFF ha decidido llevar directamente a los tribunales a su homólogo argentino y a la FIFA y presentar una denuncia por comentarios racistas y discriminatorios”.

Esta canción, creada por un grupo de fanáticos argentinos durante el Mundial de Qatar, se volvió viral después de ser cantada de forma inesperada en un canal de noticias deportivas del país. Rápidamente ganó popularidad en las redes sociales y causó indignación en varios medios franceses.

La agencia francesa de noticias AFP había anticipado esta acción de la FFF durante las primeras horas del martes: "La Federación Francesa llevará los cantos racistas de los jugadores argentinos ante la FIFA". Además, añadieron: "La FFF escribirá a la federación argentina y se dirigirá a la FIFA, reservándose otras acciones".

La letra de la canción en cuestión hace mención hacia los orígenes de la mayoría de los futbolistas del equipo francés, debido a qué, a pesar de representar a Francia, ninguno de sus familiares nacieron en ese país.

La Ministra de Deportes de Francia, Amélie Oudéa-Castéra, quien recientemente se bañó en el Sena para demostrar que el agua está apta para los Juegos Olímpicos de París 2024, compartió en redes sociales la noticia publicada por el diario L’Equipe y comentó con mucha bronca: "Patético. Un comportamiento aún más inaceptable si se repite. FIFA, ¿qué acción tomarán?".

El mencionado diario francés señala que Fernández "interrumpe convenientemente su transmisión en vivo", aunque aclara que "la canción y su primera letra son completamente reconocibles". Además, plantea que fue "demasiado tarde para evitar la indignación en las redes sociales", ya que los argentinos, tras su victoria en Qatar, ya habían generado molestias entre los franceses, a veces de manera excesiva. El periódico Liberation tituló su artículo sobre el tema: "La selección argentina de fútbol entona una canción racista contra Les Bleus".

A pesar de las falsas acusaciones de racismo, la únicas dos razones por las que los franceses reclaman ante la FIFA son: Por un lado, la enorme bronca de haber perdido la final de un Mundial contra Argentina, viendo como la selección de nuestro país triunfa en todos los torneos en los que participa y, por el otro lado, la negación del pasado de sus jugadores, donde la gran mayoría de los que conforman el seleccionado francés no debería de estar ahí, debido a su origen africano.


Seguir Leyendo

Francia

El comunista Nuevo Frente Popular que viene de ganar las elecciones en Francia, pide un "impuestazo" del 90% a los ricos

Publicado

en

El Nuevo Frente Popular, aliado a Emmanuel Macron, propone implementar un impuesto del 90 por ciento sobre los ingresos anuales superiores a 400.000 euros y reducir la edad de jubilación.

El Nuevo Frente Popular de Francia, partido de extrema izquierda que ganó de las elecciones legislativas del pasado domingo, planea recurrir a la típica estrategia de la izquierda para generar ingresos: un "impuestazo" para los más ricos.

La coalición de izquierda ha dejado claro que su intención es implementar una tasa del 90% para las rentas más altas, similar a algunas medidas de anteriores líderes franceses como François Hollande, ex presidente de la República entre 2012 y 2017, aunque sin tener mucho éxito .

En esta ocasión, el desafío para el Nuevo Frente Popular (NFP) será aún mayor, ya que no controlan el Palacio del Elíseo, ocupado por Emmanuel Macron, quien, mediante una "campaña del miedo" contra la derecha, similar a la realizada por Sergio Massa a Javier Milei, ha logrado infundir temor en la población francesa, lo que resultó en un desempeño mejor de lo esperado en estas elecciones.

El programa del NFP incluye varias medidas populistas: una tasa impositiva del 90 por ciento sobre ingresos anuales superiores a 400.000 euros, una reducción en la edad de jubilación de 64 a 60 años, la congelación de precios de “bienes esenciales”, un aumento del 14 por ciento en el salario mínimo y compromisos de gasto de al menos 150.000 millones de euros en tres años, según destaca el diario The Times en su análisis post-electoral.

El diario francés Le Figaro ha recopilado opiniones de expertos que cuestionan la constitucionalidad de algunas de estas medidas fiscales, sugiriendo que podrían ser rechazadas. Según este periódico, diversas opciones fiscales planteadas por el Nuevo Frente Popular en su "contrato legislativo" han sido objeto de críticas por parte de economistas y analistas, preocupados por sus posibles consecuencias económicas y cuestionando su viabilidad práctica.

Entre las propuestas más discutidas se encuentra la idea de "aumentar la progresividad del impuesto sobre la renta a 14 tramos", un proyecto cuyos detalles aún no están completamente definidos. Este plan recuerda al programa de Jean-Luc Mélenchon, quien en 2022 propuso una escala de impuestos que iba desde el 1% para ingresos entre 0 y 10.292 euros, hasta el 90% para ingresos superiores a 411.683 euros.

El equipo de campaña de La Francia Insumisa ha indicado que estos límites podrían cambiar esta vez, afirmando que "las tasas y umbrales exactos de cada tramo se determinarán en consulta con los interlocutores sociales y expertos fiscales para garantizar la eficacia y justicia de esta reforma".

Las medidas fiscales del NFP no solo buscan aumentar los ingresos del Estado mediante el robo al sector privado, sino también "redistribuir" la riqueza y reducir las "desigualdades". La historia reciente muestra que este tipo de propuestas suelen ser difíciles de materializar debido a la oposición de diversos grupos sociales, que saben muy bien el desastre económico que causarían.

Además, la propuesta de reducir la edad de jubilación y aumentar el salario mínimo también enfrenta grandes desafíos. Estos cambios requieren un manejo responsable de los recursos públicos, algo imposible para la izquierda, y una estrategia seria para incrementar los ingresos del estado, evitando impactos negativos en la economía, como la inflación o la caída de la competitividad.

El compromiso de gastar 150.000 millones de euros en tres años representa una mala noticia para el contribuyente francés, quien será la verdadera víctima de todo esto, teniendo que pagar, con el fruto de su trabajo, las demagogias de los políticos.

Seguir Leyendo

Francia

Macron se unió al Partido Comunista y logró evitar un triunfo de Le Pen, pero ahora debe lidiar con la extrema izquierda en el poder

Publicado

en

El presidente francés le entregó el país al comunista Nuevo Frente Popular con tal de que Le Pen no ganase las elecciones legislativas de este domingo.

Este domingo 7 de julio, los franceses volvieron a las urnas para votar en una segunda vuelta a los miembros de la Asamblea Nacional. Tras solo haber elegido 76 escaños en la primera vuelta de aquellos que obtuvieron más de 50% en su distrito el pasado 30 de junio, aún quedaban por cubrir 501 escaños en la segunda vuelta.

En la primera vuelta, el partido de derecha liderado por Marine Le Pen, Encuentro Nacional, había ganado a lo largo de todo el país, obteniendo una victoria arrolladora. Sin embargo, no fue suficiente para ganar en primera vuelta en la mayoría de los distritos, por lo que tuvo que ir a una segunda vuelta.

En segunda vuelta se enfrentaría en los distritos contra dos partidos principalmente: el de Macron, llamado Juntos, y una alianza de partidos de extrema izquierda, conocido como Nuevo Frente Popular.

Todas las encuestas indicaban que Le Pen ganaría la mayoría de las carreras contra estos dos partidos por separado, pero Macron, en un acto de desesperación total, anunció una alianza con los comunistas y quitó a sus candidatos de todos los distritos donde los comunistas tenían posibilidades de ganarle a Le Pen.

De esta manera, según los boca de urna y los primeros resultados, el Nuevo Frente Popular obtuvo una aplastante victoria, ganando en todos los distritos donde Macron retiró a sus candidatos. La encuestadora IFOP estima que los comunistas son la primera fuerza con entre 180 y 215 diputados.

Como segunda fuerza quedaría la coalición del partido Juntos y otros satélites aliados de Macron, con entre 150 y 180 diputados. Recién tercera habría quedado la fuerza de Le Pen, con entre 120 y 150 diputados. Por último, la centroderecha de Los Republicanos obtuvieron entre 60 y 65 escaños, con candidatos independientes obteniendo aproximadamente 10 bancas.

Hasta el momento, Macron había gobernado en alianza legislativa con un sector del Partido Socialista y Los Republicanos. Se necesitan 289 escaños para obtener mayoría, por lo que con estos resultados, el único camino de gobernabilidad que le queda a Macron es unirse con el Nuevo Frente Popular.

Macron pensaba que empoderando al Nuevo Frente Popular, lastimaría a Le Pen pero sin darle tanto poder a la extrema izquierda, pero el tiro le salió por la culata y ahora debería incluirlos en el Gobierno si quiere seguir al frente del Palacio del Elíseo.

El propio líder del frente comunista, Jean-Luc Mélenchon, dio un discurso apenas cerraron los comicios, y advirtió que si Macron no los mete en el Gobierno, no le darán "gobernabilidad gratis" y que podría el país entrar en una crisis institucional sin precedentes.

En Francia existe el cargo de Primer Ministro, una suerte de Jefe de Gabinete y Ministro del Interior simultáneamente, que se encarga de las relaciones con el Poder Legislativo, y que históricamente ha sido entregado al líder de la fuerza en el Congreso que otorga gobernabilidad.

Este "Gobierno compartido" tiene un nombre oficial en la política francesa y se llama "cohabitación", donde el Presidente le otorga el cargo de Primer Ministro al líder del partido que permite sumar mayoría en el Congreso, en este caso, sería al comunista Mélenchon. Este tipo de gobierno obligaría a Macron a correrse fuertemente a la izquierda, y trabajar en una agenda común con sus nuevos aliados comunistas.

La opción moderada: Hollande

A pesar de que en la campaña Macron le entregó la mayoría del Congreso a los comunistas con tal de evitar una victoria de Le Pen, fuentes cercanas al mandatario aseguraron que no tiene intenciones de que Mélenchon ingrese al Gobierno.

Para lograr esto, punteros de Macron han estado hablando con el expresidente François Hollande, ex líder del Partido Socialista, quien hoy es parte del Nuevo Frente Popular y que este domingo logró salir electo como diputado por el distrito de Corrèze.

Hollande fue mentor político de Macron, y una buena parte de los diputados del Nuevo Frente Popular, los más de centroizquierda, responden a él. De esta manera, dependiendo si dan los números al final del recuento, podría ser Hollande quien asuma como Primer Ministro, uniendo en una alianza legislativa al centroizquierdista Partido Socialista, al centroderechista Los Republicanos, y al centrista partido de Macron.

Este camino implicaría la ruptura del Nuevo Frente Popular, que aglutina al comunista Francia Insumisa, partido de extrema izquierda progresista que lidera Mélenchon, al tradicional Partido Comunista, al Partido Socialista, y al Partido Verde.

Son dos caminos que llevarían a Francia a dos lugares muy distintos, uno implicaría un giro a la extrema izquierda y un Congreso dominado por una fuerza comunista como nunca se había visto en la historia del país; mientras que el otro implicaría volver a los orígenes socialdemócratas del movimiento de Macron, con un gobierno más centrista pero con una fuerte impronta del clásico Partido Socialista francés.

Seguir Leyendo

Tendencias