Conecte con nosotros

Francia

Macron se dio cuenta que la educación pública favorece más a las clases altas que bajas, y lanzó un plan de “des-elitización” de las universidades nacionales

El presidente francés Macron comenzó un ambicioso plan de “des-elitización” de la educación pública, eliminando privilegios de la clase alta en las academias de formación de futuros funcionarios y políticos y así impulsar el “ascensor social”.

Publicado

en

El presidente francés Emmanuel Macron lanzó un novedoso plan que tiene como objetivo impulsar la igualdad de oportunidades en la sociedad francesa y reactivar el ascensor social mediante la “des-elitización” de las academias de formación de futuros políticos y funcionarios.

Uno de los principales disparadores de la propuesta fue la revelación de los nuevos datos de la Escuela Nacional de Administración (ENA), la academia pública más prestigiosa en cuanto a la preparación de futuros funcionarios públicos del país.

Los números indicaron que la última promoción graduada de la ENA en 2020 tiene apenas un 1% de los estudiantes que pertenece a la clase baja de ingresos económicos en Francia. Hace décadas este número no para de reducirse. Por ejemplo, en 2006 los graduados del ENA considerados de clase baja rondaban el 6%, seis veces más que en la actualidad.

Este dato revela una realidad muy cruda de la socialización de la educación: sin una activa agenda que promulgue la educación pública universal, las universidades públicas terminan siendo aprovechadas por las clases sociales más altas, quienes en definitiva son quienes las pagan a través de sus impuestos.

Las clases más bajas generalmente no pueden darse el lujo de estudiar, ni siquiera “gratis”, ya que deben poner sus esfuerzos en el trabajo. Esto lleva a que las escuelas nacionales terminen con altos porcentajes de graduados de clase meda y clase alta.

Macron recién se está dando cuenta de esto, pero economistas como Friedrich Von Hayek y Henry Hazlitt avisaron de este fenómeno hace casi 60 años.

Vista aérea de las instalaciones de la ENA.

Ad

En el texto difundido por el gobierno francés se habla de construir una sociedad con igualdad de oportunidades, disciplina y excelencia a nivel nacional.

La principal propuesta elevada sobre la mesa es la intención del gobierno de hacer que la ENA otorgue 1.000 plazas extra cada año a alumnos de calificaciones sobresalientes provenientes de escuelas o barrios con “bajos ingresos”.  

En la actualidad, Francia, un bastión del “socialismo europeo“, es de los peores países del continente respecto a movilidad social y ascenso de clases. Se estima que una familia de bajos ingresos promedio tardaría hasta 6 generaciones en lograr alcanzar la clase media, un dato muy poco alentador en comparación con el estándar europeo. 

Macron junto al expresidente François Hollande, ambos graduados de la ENA.

Ad

Para poner en perspectiva el fracaso de la inclusividad del socialismo francés, en Dinamarca o Italia, países europeos cercanos geográficamente a Francia, se tardan apenas entre 2 y 4 generaciones en ascender de clase baja a media. 

En el ranking europeo, Francia pierde abismalmente contra países como el Reino Unido, Alemania o incluso Rusia, quienes han llevado a cabo importantes procesos de liberalización de sus economías durante la década del 90.

Francia, a pesar de haber tenido ciertos intentos de aplicar medidas de ese estilo en los últimos años de François Mitterrand (1981-1995), siempre buscó conciliar una economía moderna y capitalista con el paradigma del socialismo europeo democrático, que llevó a la pobreza y al conflicto político no sólo en territorio francés si no que en todo Europa.

Esto se suma a que en Francia el nivel de sindicalización es significativamente alto, solo superado por España y Grecia, endureciendo el mercado laboral, dificultando la utilización plena del salario y frenando la movilidad social.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Francia

Zemmour asegura que prohibirá la Hermandad Musulmana en Francia si llega a la presidencia

Publicado

en

Su comentario se dio en medio de la llegada del activista colaboracionista de la Hermandad Musulmana a Francia por pedido de Macron, luego de estar casi 3 años arrestado en Egipto por terrorismo.

El candidato presidencial Éric Zemmour prometió esta semana que prohibirá a la Hermandad Musulmana si gana la próxima elección de Francia en abril. Zemmour ha logrado un meteórico ascenso en las encuestas con este tipo de declaraciones, y su partido, Reconquista, se ubica entre los tres con más intención de voto en todo el país, solamente detrás del actual presidente Emmanuel Macron y la también derechista Marine Le Pen.

La Hermandad Musulmana es un grupo terrorista islamista nacido en Egipto cuyo objetivo es inculcar el Corán y la Ley Sharia en las sociedades occidentales por la fuerza. De esta organización se desprendieron grupos aún más radicales como Hamás y Al Qaeda.

Actualmente tiene una fuerte presencia en Francia, especialmente entre los miles de refugiados musulmanes que llegan al país ilegalmente todos los años. Sus banderas se pueden ver colgando en los centros de refugiados del gobierno, y los barrios tomados por los jóvenes inmigrantes las cuelgan con orgullo.

Zemmour, quien ha dicho que quiere imponer una suspensión total a la inmigración de Medio Oriente y África por dos años, opinó sobre el reciente escándalo entorno a la figura del activista egipcio-palestino Ramy Shaath.

Ramy, hijo de Nabil Shaath, principal asesor de Mahmud Abás, el líder de la Autoridad Palestina y jefe del grupo terrorista Fatah, había sido arrestado en Egipto en 2019, acusado de colaborar con la Hermandad Musulmana. El actual presidente egipcio Abdelfatah El-Sisi, está llevando una purga de este grupo terrorista en el país, que en el pasado intentó hacerle un fallido golpe de Estado.

Sin embargo, Shaath le pidió al gobierno francés “ayuda humanitaria” y Emmanuel Macron llegó a un acuerdo con El-Sisi. El activisa pro-terrorismo debía renunciar a su ciudadanía egipcia, y prometer nunca más en su vida pisar el país, y sería liberado y acogido como refugiado político en Francia. Y eso fue lo que ocurrió.

Zemmour, de origen judío-argelino y con un discurso especialmente duro contra el terrorismo islámico, escribió en un mensaje que publicó en Twitter: “Aunque Egipto lo despojó de su ciudadanía, el presidente francés elige dar la bienvenida a un amigo de los Hermanos Musulmanes, prohibiré este peligroso movimiento en nuestro país”.

Por su parte, Macron, quien sorprendió apoyando a Shaath después de su reciente giro a un mensaje más duro contra el islamismo, recibió a los abrazos al colaboracionista de la Hermandad Musulmana.

En un tuit, Macron dijo: “Doy la bienvenida a la decisión de las autoridades egipcias de liberar a Ramy Shaath”, y señaló que comparte “el alivio de su esposa Celine Lebran al recibirlo en Francia“.

En ningún momento nos dimos por vencido de que regresaría a salvo”, agregó Macron, quien concluyó agradeciendo a todos los que jugaron un papel positivo “en este feliz resultado“.

Seguir Leyendo

Francia

Macron dice que quiere “joder” a los no vacunados hasta que lo hagan: “No los consideraremos ciudadanos”

Publicado

en

En una entrevista con el diario Le Parisien, el mandatario aseguró que hará todo lo posible para forzar a los 5 millones de franceses que todavía no se han inoculado a hacerlo.

En una entrevista con el diario Le Parisien, el presidente Emmanuel Macron, confimró que su estrategia principal para combatir la pandemia de coronavirus será la vacunación total de la población, lo cual viene de la mano de hacerle la vida imposible a los no vacunados hasta que cambien de opinión.

Literalmente, el mandatario francés dijo que quiere “joderles” (“enmerder”) la vida a los que siguen resistiéndose a ponerse las dosis de las vacunas, que a la fecha son poco más de 5 millones de personas.

Las declaraciones tuvieron un efecto contrario al que esperaba Macron, y rápidamente la oposición logró suspender una vez más la sesión parlamentaria que discutiría la aprobación de emergencia de una ley que instaure el pase de vacunación en todo el país, que actualmente solo pide un test negativo de Covid.

A los no vacunados sí que tengo muchas ganas de joderlos. Y vamos a seguir haciéndolo hasta el final. Esa es la estrategia. No voy a meterlos en prisión, y no los voy a vacunar por la fuerza. Pero hay que decirles: a partir del 15 de enero, ya no podréis ir a un restaurante, no podréis tomar una copa ni ir al teatro, no podréis ir al cine…”, dijo con una sonrisa el mandatario de centroizquierda.

Un presidente no debería decir eso”, tuiteó la líder derechista Marine Le Pen, parafraseando el título de un libro sobre el predecesor de Macron en el Elíseo, el socialista François Hollande, quien poco después de su publicación anunció que no se postularía a las elecciones que acabó ganando Macron.

El presidente es el garante de la cohesión nacional. Hoy es el promotor de la división nacional (…). Es una falta política y una falta moral grave en un país que él ha continuado fracturando”, declaró poco después de las declaraciones en la Asamblea Nacional, donde como diputada asistía a los debates sobre el pasaporte sanitario.

Por su parte, el otro candidato de la derecha, Éric Zemmour, aprovechó las palabras del mandatario para asegurarle a Macron que él no “joderá” a los franceses. “Presidente, yo dejaré de joder a los franceses. El presidente saliente habla abiertamente de joder a una categoría de franceses”, tuiteó.

Este año Macron buscará la reelección en los comicios de abril, donde además de enfrentarse a los dos candidatos de derecha, que sin lugar a dudas se unirán para la certera segunda vuelta, enfrentará a la centrista Valérie Pécresse, a la socialista Anne Hidalgo y al comunista Jean-Luc Mélenchon.

Seguir Leyendo

Francia

El gobierno de Francia les desactivó los pases sanitarios a los mayores de 65 años hasta que se den una tercera dosis

Publicado

en

Por lo menos 400.000 franceses vieron su pase sanitario desactivado en la medianoche del miércoles luego de que entrara en efecto un recrudecimiento de los estándares de vacunación en el país.

Francia lanzó este miércoles nuevas y más estrictas reglas del pase sanitario. A partir de hoy, los franceses vacunados mayores de 65 años que no hayan recibido una tercera dosis de refuerzo para el coronavirus chino no son más considerados como “vacunados”, y a partir de las 00hs del jueves vieron sus pases desactivados.

Además, quienes se hayan dado una tercera dosis pero esta última vacuna fue inyectada hace más de siete meses, también perderán el acceso a cafés, restaurantes, cines, teatros, eventos multitudinarios, transporte público y viajes afuera del país.

Por el momento, el pase sanitario para estas personas puede ser “reactivado” con una prueba de Covid-19 negativa tomada en las últimos 24 horas, pero esto implica que deben hacerse un PCR todos los días para poder ejercer sus derechos civiles.

Según un informe de Le Monde, 400.000 personas perdieron sus pases sanitarios de un minuto al otro debido a la nueva medida en la medianoche de auer.

El ministro de Salud, Olivier Véran, había anunciado a fines del mes pasado que, a partir de mediados de diciembre, “el pase de salud para personas mayores de 65 años ya no estará activo si el refuerzo no se ha administrado”.

Si bien los menores de 65 años aún no se ven afectados por la regla, el gobierno francés ha anunciado que se expandirá a todos los mayores de 18 años en enero, por lo que todos los adultos sin un refuerzo después de siete meses perderán sus pases.

Seguir Leyendo

Trending