Seguinos en redes

Europa

Las protestas de la izquierda por el Black Lives Matter coparon Europa este fin de semana

Desde Londres hasta Atenas, la consigna #BlackLivesMatter arribó a las capitales y principales ciudades europeas durante el fin de semana. El reclamo que parecía ser propio de comunidades afroamericanas, se transformó pronto en excusa para la violencia de la izquierda.

Publicado

en

George Floyd, un hombre de ascendencia afroamericana, fue detenido y asfixiado durante mas de 8 minutos por policías de Mineápolis en Estados Unidos. Su muerte y la propaganda de la izquierda provocó un estallido en el país que rápidamente se propagó en todo el mundo.
Lejos de ser una protesta de la comunidad afroamericana pidiendo justicia por la injusta muerte de Floyd, se convirtió en la excusa perfecta para aquellas organizaciones de izquierda que siempre buscan generar caos en el sistema político.
Estados Unidos fue solo el inicio de la consigna #BlackLivesMatter que se expandió rápidamente a las principales capitales del mundo. Artistas como Bansky homenajeron a George Floyd con pinturas y músicos de todo el mundo acudieron a sus redes sociales para criticar desde sus mansiones lo injusta que es la sociedad occidental.
Si bien estas marchas tenían en un principio un fin pasivo, terminaron siendo la antítesis de las marchas que lograron terminar con la segregación hace casi un siglo de la mano de Martin Luther King.

Ad

Europa entra en escena

Alemania

Fuentes policiales aseguran que más de 15.000 personas se manifestaron en la plaza Alexander de Berlín, la capital alemana, y corearon el nombre de George Floyd mientras sostenían carteles con frases como “alto a la brutalidad policial” o el término de “no puedo respirar”, utilizado por el propio Floyd durante el violento episodio con el policía norteamericano. Esto ocurrió el domingo por la tarde.
En Hamburgo, además, las fuerzas de seguridad aseguraron que los manifestantes superaban el número de 14.000, mientras que en Frankfurt, Múnich y Dresde, las cifras rondaban entre 8.000, 7.000 y 4.000, respectivamente. 
Además, un particular episodio se produjo en Düsseldorf, donde alrededor de mil personas congregadas guardaron silencio durante 8 minutos y 46 segundos, el tiempo en que el policía estadounidense mantuvo su rodilla contra el cuello de George Floyd. A pesar de que Alemania es la “capital de Antifa en el mundo”, no hubo disturbios significativamente violentos.

Reino Unido

Una realidad muy diferente fue la del Reino Unido. Como informamos hace unos días desde La Derecha Diario, las violentas manifestaciones llegaron a las calles de Londres, congregando a miles de personas en el Hyde Park y en la sede del gobierno británico, Downing Street.
Las protestas se replicaron empezando el viernes pasado, en un itinerario que tuvo entre sus destinos a la embajada de los Estados Unidos en Londres. “Silencio y violencia” y “color no es un crimen”, se destacaron de entre las frases que los manifestantes, muchos de ellos protegidos con máscaras, gritaban sin cesar y destruían todo a su paso.
El sábado vandalizaron las estatuas de Winston Churchill, el mayor líder occidental en el combate contra el fascismo durante la Segunda Guerra Mundial, y luego la estatua de Abraham Lincoln, presidente republicano que tuvo una estrecha relación con el Reino Unido y fue el principal líder de la Guerra Civil Estadounidense que terminó con la esclavitud en el continente.
El domingo las protestas escalaron aún más. Manifestantes trataron de incendiar las banderas del Reino Unido que cuelgan de los principales edificios gubernamentales en Londres, y luego corrieron a la policía, superada ampliamente en número, por las calles de la ciudad.

Ad

Francia

Francia tampoco fue la excepción, y miles de manifestantes se congregaron en París, replicando el acto de dirigirse hacia la embajada de Estados Unidos, al igual que los manifestantes británicos. 
Aquí, la presencia de barreras y policía anti-protestas se hizo notar. París está acostumbrada ya a las protestas, hace dos años que el país está sumido en las “protestas de chalecos amarillos” con diversos reclamos; desde una rebaja impositiva hasta la expropiación de cientos de empresas. Verdaderamente la oposición francesa es muy heterogénea y está seriamente fragmentada.
Otro caso similar al de Floyd y una nueva autopsia sobre un viejo caso reavivaron las llamas de la izquierda.

Adama Taoré: el “George Floyd francés”

Las calles de París se llenaron en memoria de Adama Traoré. Este joven, según reveló una autopsia independiente recientemente publicada, murió en el 2016 mientras era arrestado por la policía francesa.

Sin embargo, del arresto sólo se conoce por el testimonio de los tres gendarmes y las conclusiones de las autopsias y otros análisis realizados por médicos y expertos. No hubo testigos ni videos de la escena, lo que dejan la puerta abierta a la interpretación de la justicia.

El último informe forense, presentado el 29 de mayo de 2020 y realizado por tres médicos, concluye que “Adama Traoré no murió de ‘asfixia posicional’, sino por un ‘edema cardiogénico'”. 

Ante esto, la familia Traoré respondió unos días mas tarde con una nueva autopsia privada de un médico personal de ellos. La misma dictaminaba la hipótesis de que había un edema, pero lo atribuyó a la “asfixia posicional inducida por bloqueo ventral”, una técnica de detención que los gendarmes aseguran no haber usado.

El caso es mucho menos contundente que el de George Floyd de Estados Unidos, y de hecho Francia no tiene una estrecha historia con el esclavismo racial, por lo que estas son meras excusas para la izquierda francesa para acompañar los demás reclamos del mundo

Ad

Grecia

La violencia llegó también a Grecia, un país que hace una década y media es uno de los más inestables de Europa. 

En Atenas, las manifestaciones que comenzaron como pacíficas, desembocaron pronto en un gran enfrentamiento en el centro de la ciudad. Varios manifestantes comenzaron a largar piedras contra la policía, la cual respondió con gases lacrimógenos.

En el caso griego, los manifestantes trazaron una ruta desde el Parlamento hacia la sede policial más cercana en el barrio de Kolonaki, y allí intentaron replicar lo que se dio en otros países, avanzando hacia la Embajada estadounidense, pero por suerte fueron frenados en el camino por la policía; estos manifestantes llevaban consigo bombas molotov, como después pudo verse entre algunos arrestos.

España

Si bien el principio del fin de semana estuvo calmo, y de hecho las únicas manifestaciones habían estado relacionadas con el partido de derecha VOX en contra del gobierno de Sánchez, el domingo miles de españoles salieron a la calle para acompañar el reclamo de #BlackLivesMatter. 

En Madrid, alrededor de 3.000 manifestantes, según números ofrecidos por la policía local, se congregaron frente a la embajada de Estados Unidos repitiendo las últimas palabras de Floyd: “no puedo respirar” y realizando el ya conocido gesto de arrodillarse en una rodilla, pedir perdón por ser blanco y reclamarle al “sistema”. 

La organización Comunidad Negra, Africana y Afrodescendiente en España convocó manifestaciones en diez ciudades del país, desde Pamplona hasta el archipiélago canario. En Barcelona, por ejemplo, cientos de manifestantes llenaron la plaza de Sant Jaume, donde está la sede del gobierno regional.

Lo curioso fue que las protestas en España estuvieron claramente relacionadas con Antifa: pancartas en idioma inglés, cánticos contra Trump o contra el capitalismo. Un reclamo “racial” muy extraño para España.

Italia 

En Roma los manifestantes se convocaron espontáneamente en la Piazza del Popolo y miles de jóvenes se arrodillaron manteniendo 9 minutos de silencio. Al levantarse, todos gritaron “no puedo respirar” al unísono.

No hubo mayores disturbios ya que Italia todavía sigue muy conmocionada por el infierno que fue el brote de coronavirus, que agarró un sistema de salud público muy deteriorado y una población muy envejecida y cometió estragos.

Ad

En el resto del mundo

Japón y Corea del Sur 

En Tokio y Seúl también hubo manifestaciones, aunque verdaderamente pacíficas, contra el racismo y la muerte de George Floyd, demostrando la cercanía cultural que hay entre Estados Unidos y estos dos países asiáticos que le deben sus bases fundacionales al país norteamericano.
En Japón unas 500 personas marcharon manifestándose frente a la estación Shibuya. En Seúl, otros centenares de personas marcharon por Myeongdong.

Australia 

Fue el segundo país en el mundo en presentarse en protesta inmediatamente después de las protestas en Minnesota en EE.UU., que luego sumaron el reclamo por las altas tasas de violencia de regiones australianas contra la población aborigen. 
Este tema se sumó al #BlackLivesMatter y las principales ciudades se vieron ocupadas por algunos miles de manifestantes.

Brasil

Múltiples ciudades en todo el país presenciaron movilizaciones de la izquierda pero que fueron contenidas a nivel local por la policía estatal.
Al principio las protestas estaban destinadas al reclamo racial pero rápidamente degeneraron en violencia y en insultos contra el exitoso presidente Bolsonaro. Los manifestantes inclusive llevaron un muñeco del mandatario y lo incendiaron por las calles de varias ciudades.

Los medios llaman a estas protestas en Brasil como protestas “pro-democracia”, aunque piden por la remoción de un presidente elegido democráticamente. Estas movilizaciones son minúsculas en comparación con las protestas pro-Bolsonaro que reclaman el fin de la persecución política de parte de una Corte Suprema capturada por la izquierda.

Los manifestantes en Brasil, claramente conducidos por Antifa, fueron detenidos en distintas partes del país y en su posesión se encontraron objetos contundentes, cuchillos y explosivos. Preocupa la escalada de violencia por parte de la izquierda brasileña, que ya no sabe más qué hacer para desafiar la figura de Bolsonaro.

Por Zoé Paz, para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Europa

Noruega y Polonia inauguran un nuevo gasoducto: Buscan dejar atrás la dependencia del gas ruso

Publicado

en

Comenzará a operar a partir del 1 de octubre y será capaz de transportar hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural en 2023. Se busca limitar la dependencia del suministro proveniente de Rusia y afianzar las relaciones comerciales dentro de Europa. 

El Primer ministro polaco, el derechista Mateusz Morawiecki, en conjunto con el ministro Jonas Gahr Støre de Noruega, anunciaron oficialmente la inauguración de un nuevo gasoducto que conectará ambos países para la provisión de gas natural

El gasoducto Baltic Pipe comenzará sus operaciones para el transporte de combustible a partir del próximo 1 de octubre, y tendrá la capacidad de transportar hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año, a partir de 2023. De hecho, la capacidad máxima del gasoducto podría ser alcanzada incluso antes, a partir de noviembre de este año. 

La millonaria obra de infraestructura busca afianzar los lazos económicos entre ambos países, moderar costos logísticos y abaratar las tarifas de gas percibidas por los consumidores finales en el mercado minorista. 

Para Noruega esta nueva apuesta implica una fuerte revitalización de sus exportaciones, cubriendo el vacío de mercado que dejó Rusia tras el cese del suministro. Por otra parte, el gasoducto Báltico logrará abastecer hasta el 14% de la demanda energética de Polonia, permitiendo así abaratar las tarifas para uso residencial e industrial. 

La construcción del gasoducto comenzó en el año 2020, y alcanza una extensión de hasta 900 kilómetros para atravesar Noruega, Dinamarca y Polonia. También se abaratará el suministro hacia otros países de Europa. 

Pero tras los últimos acontecimientos a propósito del conflicto entre Rusia y Ucrania, el gasoducto adquirió una importancia estratégica adicional para limitar la dependencia del suministro de gas ruso, ya que este país demostró no ser un oferente estable y confiable para garantizar la provisión. 

El Primer Ministro polaco aseguró que la construcción del nuevo gasoducto funciona como un reemplazo eficiente a los gasoductos Nord Stream y Nord Stream 2, que actualmente se encuentran completamente paralizados. 

Hoy estamos entrando en una nueva era, una era de soberanía energética, de libertad energética y de mayor seguridad. Seguridad energética, pero también de seguridad en el sentido más amplio de la palabra”, anunció el ministro Morawiecki.

Seguir Leyendo

España

Con Pedro Sánchez, España se convirtió en la única economía de la Eurozona que pierde inversiones

Publicado

en

El Banco Central Europeo confirmó que España obtuvo el peor rendimiento de la eurozona en la dinámica de la inversión. La actividad económica no logró recuperarse del shock por la pandemia, y ya se aproxima a una nueva desaceleración con inflación. 

Un reciente informe del Banco Central Europeo (BCE) alertó por el deterioro de las condiciones económicas para los países del viejo continente. La autoridad monetaria pronosticó una importante desaceleración que tendrá lugar entre el último trimestre de 2022 y el primero de 2023, un hecho que podría conducir a una recesión abierta para el próximo año. 

El BCE estimó que existen al menos 4 ejes que amenazan con conducir a la economía europea por el camino de la recesión: el alza inflacionaria, el fin del arrastre estadístico post-covid, el endurecimiento de la política monetaria y la falta de confianza en el rumbo de la economía

Pero dentro de los países que conforman la eurozona, España cosechó los peores resultados acerca de la inversión y el crecimiento. El país se transformó en el único que registró una caída abierta de la inversión bruta interna fija (inversión en capital físico) en la región. 

La inversión en bienes de capital, excluyendo la construcción, se recuperó notoriamente en los países de la UE y creció un promedio de 1,8% en el segundo trimestre. Sin embargo, España fue el único país del euro que no registró ningún crecimiento en este sector y las empresas dejaron de invertir

Lo mismo ocurre para la evolución de la actividad económica general. Mientras que el nivel de actividad promedio para los 27 países que integran la Unión Europea logró recuperar los niveles que tenía en 2019, en España sucedió lo opuesto: el PBI español acumula una caída del 2,5% desde el cuarto trimestre de 2019

Incluso economías abiertamente estancadas desde 2008, como Grecia e Italia, lograron compensar el shock provocado por la pandemia en 2020 y ya operan en niveles similares a los que tenían en los últimos tres meses del año 2019. 

Las políticas fiscales expansivas impulsadas por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez incrementaron notoriamente el desequilibrio fiscal y la necesidad de nuevo endeudamiento, pero no generaron mayores efectos positivos sobre la actividad económica. El PBI no logró regresar a su tendencia de crecimiento anterior, pese a los masivos estímulos fiscales aprobados entre 2020 y 2021. 

Por otra parte, y a diferencia de la mayor parte de las economías desarrolladas, el Gobierno socialista impulsó una reforma tributaria para subir los impuestos en 2021 y endureció la legislación laboral. Ambas modificaciones limitaron la recuperación de la actividad económica y el mercado laboral.

La tasa máxima del impuesto a las Ganancias (conocido como IRPF) aumentó al 47% a partir de 2021 para personas físicas, volviendo así a su nivel más alto registrado desde 2015. Por su parte, la reforma laboral añade regulaciones para centralizar la negociación colectiva, eliminó modalidades de trabajo flexibles y erradicó todos los límites para la ultra-actividad de convenios.

Seguir Leyendo

Economía

Plan económico de Meloni: La rebaja de impuestos que propone la derecha para sacar a Italia del estancamiento

Publicado

en

La economía italiana no logra crecer formalmente desde el año 2007, y fue una de las más afectadas por las severas medidas de aislamiento en el año 2020. La derecha italiana propone revertir el estancamiento con políticas que impulsen la oferta agregada. 

La Coalizione di Centro Destra, liderada por Giorgia Meloni, finalmente se impuso en los comicios electorales de este domingo. El cambio de signo político en Italia se produce tras la culminación de 15 años de estancamiento crónico.

La novena economía más importante del mundo acumula una caída de casi 4% entre el primer trimestre de 2008 y el segundo trimestre de 2022, un estancamiento sin precedentes en el país desde la primera mitad del siglo XX. 

Además, la economía italiana no solo fue una de las más golpeadas por las medidas de aislamiento extremo impulsadas por Giuseppe Conte durante la pandemia, sino que también se vio severamente afectada por la disparada de precios energéticos a raíz del corte en el suministro de combustible ruso

La reforma tributaria para impulsar la oferta

El principal pilar del programa de la coalición derechista será incentivar la oferta agregada en la economía, en lugar de apostar por los fallidos programas de estímulo sobre la demanda que se produjeron desde 2008, ninguno de ellos con éxito. 

Se propone una reforma del impuesto sobre las Ganancias (conocido en Italia como IRPF) para rebajar las alícuotas máximas percibidas por trabajadores autónomos y para pequeñas empresas. 

Se buscaría establecer un impuesto fijo de entre 15% y 23% para estas bases, alícuotas inferiores al 43% y 24% que hoy se aplican sobre el IRPF tradicional para personas físicas y empresas respectivamente. 

Por otra parte, se propone aplicar una desgravación fiscal sobre aportes patronales para las empresas que contraten nuevos empleados. Esto supondría una eliminación temporal de la carga patronal del 30% sobre los salarios pagados por las empresas. Este impuesto constituye el principal costo laboral del país explicado por el peso del Estado. 

También se busca una reforma sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA). El sistema tributario italiano posee 4 tramos progresivos del IVA según la esencialidad de los bienes alcanzados, y la mayoría son gravados por una tasa general del 22%

La reforma de Meloni propone ampliar la cantidad de bienes gravados al IVA “superreducido” con una alícuota de solo 4%. Entre otros bienes, se busca gravar con tasa reducida a los alimentos básicos y los productos de infancia. 

Seguir Leyendo

Tendencias