Conecte con nosotros

Ecuador

Ecuador se encuentra totalmente colapsada por el coronavirus

Los números de infectados son alarmantes y la situación se ha complicado gravemente. Internas en el gobierno no permiten enfrentar de manera correcta a la pandemia y la ciudad de Guayaquil se encuentra al borde del colapso.

Publicado

en

Gente desmayándose en la calle, ataúdes prendidos fuego en la acera, hospitales abarrotados de personas y cadáveres expuestos en las veredas, son algunas de las tétricas imágenes que nos llegan desde Guayaquil, Ecuador, la segunda ciudad más poblada del país y una de las más afectadas  por el paso del coronavirus en América Latina.

Esta es una crónica del triste y lamentable accionar de un gobierno socialista sin coordinación, con choques internos que condenaron a su población a la muerte.

El gobierno de Lenín Moreno rápidamente impuso el cierre total de todas las fronteras terrestres, marítimas y aéreas el 15 de marzo, unos días antes que Argentina y varios días antes que muchos otros países de la región y del mundo, con tan solo 37 casos confirmados y 2 muertes. A su vez, un día después, el 16 de marzo, el presidente declaró el estado de excepción con restricción vehícular según los últimos números de las patentes, no era una cuarentena total, pero era un paso grande en disminuir el número de contagios.

Ya a partir del 25 de marzo, el Ejecutivo impuso el toque de queda total en todo el país hasta nuevo aviso, la gente podía salir a hacer compras esenciales hasta las 2 de la tarde donde empezaba la prohibición hasta las 5 de la mañana del siguiente día. Para el 25 de marzo el país ya contaba con 1179 casos confirmados y casi 30 muertes.

Las medidas no fueron tan estrictas en la teoría como lo fueron en Argentina, pero sin lugar a duda su aplicación fue de lo más rigurosa posible. En lo que respecta al distanciamiento social, no hubo errores significativos de parte del gobierno.

Además, el Estado ecuatoriano realizó una campaña de casi 10 mil tests rápidos de prevención de coronavirus en los primeros días de la cuarentena, descubriendo casi un 40% de casos positivos asintomáticos. Así que tampoco hubo errores en este aspecto, donde, por ejemplo, Argentina está fallando estrepitosamente.

Sin embargo, ninguna de estas medidas pudo contener el contagio. A día de hoy y, según los números oficiales, Ecuador presenta actualmente más de 3000 personas infectadas y, lastimosamente, casi 200 fallecidos.

Ad

Las cifras por sí solas no parecen tan alarmantes pero, en perspectiva, el gobierno parece haber hecho todo bien y fallar igualmente de manera calamitosa.

Una situación en Ecuador, sin embargo, puede poner en evidencia lo que se está viendo en las calles. El presidente socialdemócrata, Lenín Moreno, ha puesto en duda la transparencia y realidad de las cifras oficiales que son publicadas por sus asesores y ministros del gobierno. Moreno considera que “por dolorosa que sea, hay que transparentar las cifras, decir la verdad”

Posteriormente, mencionó que “tanto el número de contagios como de fallecimientos y los registros oficiales SE QUEDAN CORTOS”.

Lenín Moreno está en una situación casi sin precedentes en su país. Es un presidente que llegó al poder de la mano del socialista chavista Rafael Correa como su sucesor pero, ni bien asumió el poder, dio un giro de 180°, cortó relaciones con Correa y el socialismo, se alió con la esfera pro-EE.UU. y comenzó a adoptar medidas que el oficialismo ecuatoriano siempre tildó de neoliberales.

Es por esto que Lenín Moreno tuvo que soportar decenas de protestas de sus propios simpatizantes, tuvo encontronazos con Correa, a quien persiguió con la justicia por sus delitos de Estado y terminó provocando su exilio y, además, tiene fuertes internas con sus ministros, muchos de los cuales aún responden a la rama más socialista del oficialismo.

Mentiras, conflictos, y engaños dentro del gobierno han llevado al país sudamericano al borde del colapso. Las acciones actuales del ministerio de salud son poco verificables, no responden al presidente, y otros ministros buscan dirigir al país en estos tiempos de crisis. Se puede decir que un gobierno partido es la mayor causa de la profundización de una crisis sanitaria que está llevando al sistema de salud socializado de Ecuador al límite.

Así es como las cifras oficiales difieren dependiendo a qué funcionario público le preguntes, el ministro de salud ecuatoriano, Juan Carlos Zevallos, señaló en una entrevista: “hubo un aumento sin precedentes del número de difuntos en la ciudad de Guayaquil, que van desde los 700 a 1500 muertos, se volvió algo incontrolable“.

Poco tiempo después, en otra entrevista, el secretario general de comunicación de la presidencia, Gabriel Arroba Soria, aumentó la cifra, estimando que en general “se llegará en pocos días a tener entre 2500 y 3000 fallecidos”.

Ad

Se han viralizado en las redes diferentes imágenes y vídeos en el que muestran a personas infectadas esperando hasta horas en las puertas de los hospitales, con el objetivo de que finalmente sean atendidos por el personal médico.

Con los hospitales abarrotados de personas, el personal médico es llevado hasta el límite con turnos que llegan hasta las 16 horas ininterrumpidas de jornada laboral. 

Además, las morgues están completamente llenas de cadáveres, algunos todavía sin reconocer. Se han filtrado videos de varios hospitales de la ciudad de Guayaquil, epicentro de esta catástrofe, en la que se muestra una gran cantidad de cadáveres en bolsas negras alojados en una pequeña habitación.

Ad

En las calles, familias enteras se ponen de acuerdo para prender fuego ataúdes de familiares fallecidos, con el objetivo de frenar la propagación del virus a otras personas y evitar la rápida descomposición del cuerpo del fallecido, tras la interminable espera de las ambulancias del sistema público para llevar el cuerpo a la morgue… que nunca llegan.

Otras familias con menor perspicacia, sin embargo, dejan el cadáver de la persona en plena calle. Esperando a que este sea por fin atendido y recogido por las autoridades locales.

Los muertos acumulados en la ciudad son tantos que hasta se está construyendo un nuevo cementerio para finalmente enterrarlos. Por el otro lado, la espera para obtener un turno en el proceso crematorio puede llegar a tardar hasta varios días. Hay tres empresas de cremación en toda la ciudad y están trabajando hasta el límite sin cesar.

El gobierno local de Guayaquil introdujo medidas como la eliminación de varias regulaciones con el objetivo facilitar y agilizar el proceso de papeleo para poder enterrar a una persona. Ahora, solo se exige que haya un certificado de defunción avalado por un médico en el que especifique la causa de muerte.

Se han llevado a cabo donaciones de mascarillas, trajes y material sanitario por parte de varias compañías a hospitales de todo Ecuador. Mientras, el Estado intenta llenar los hospitales de suplemento médico.

Ecuador tiene un serio problema, al punto donde llegamos a ver una serie de focos del virus, en especial Guayaquil, donde no se sabe a ciencia cierta cuántos infectados tiene, cuántos fallecidos tiene y, en última instancia, qué hacer para evitar la propagación del virus. Los videos y reportes de los locales muestran que la ciudad es un infierno, recordando a los videos que salían de la ciudad china de Wuhan al principio de su epidemia.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Ecuador

Primeros 100 días: Lasso elimina los privilegios de la casta política y reduce el empleo público

Publicado

en

Los altos funcionarios perderán la seguridad personal tras del el Estado, se reducirán los gastos del ejecutivo y se prohíbe explícitamente el nepotismo en las designaciones gubernamentales.

Esta semana pasaron los primeros 100 días del gobierno del liberal Guillermo Lasso en Ecuador y si algo que le ha hecho marcar distancia con sus predecesores, es su posición frente a los privilegios que mantiene la clase política ecuatoriana, incluyéndose a él y su familia.

Algunos de los privilegios que eliminó son:

  • Seguridad personal pagada por todos los ecuatorianos para la familia del presidente y vice-presidente incluso después de finalizado su mandato;
  • Seguridad personal para ex presidentes y vicepresidentes;
  • Salario vitalicio para presidente y vice-presidente (aún no se ha eliminado pero se plantea su eliminación);
  • Más de 900 empleados para el Palacio Presidencial;
  • Aviones presidenciales: Embraer Legacy 600 y Falcon 7X valorados en 80 millones de dólares (El Falcon 7X fue pagado con una deuda de 50 millones para el Ecuador);
  • Funcionarios con autos sin placas;
  • Gastos de adecuación del palacio presidencial financiados por todos los ecuatorianos (Se han llegado a costear yacuzzies dentro del palacio, etc);
  • Nepotismo en entidades no relacionadas directamente con el ejecutivo.

Para combatir esto, decidió predicar con el ejemplo y marcar distancia desde el primer día de mandato y es así que su cambio de mando le costó al país 10 veces menos de lo usual. Mientras Correa y Moreno gastaron cada uno 1,5 millones de dólares en su posesión, Lasso gastó apenas 125.000 dólares.

Pero el cambio más radical, fue la firma de sus primeros decretos, entre los cuales se encontró el código de ética que busca limitar el accionar de los funcionarios públicos.

Entre las prohibiciones más relevantes del código de ética están:

  1. El nepotismo (“Aun cuando la ley no prohíba la designación de familiares en otras entidades” art.3);
  2. Que los familiares de funcionarios públicos estén en contratación directa o indirecta con el Estado;
  3. La contratación para fines ajenos a la descripción del cargo;
  4. La firma de contratos con cláusulas reservadas;
  5. Los retratos de autoridades u organizaciones dentro de entidades publicas;
  6. Cualquier evento privado dentro de las instituciones públicas: Ej. Fiestas para funcionarios y autoridades;
  7. La utilización de vehículos sin placa por parte de los funcionarios del Estado.

También dispuso donar el salario presidencial por completo a diferentes fundaciones, incluyendo el salario vitalicio en el caso que no se elimine. Aunque, ya ha mostrado interés por eliminarlo también.

Asimismo, será el primer presidente en no habitar el lujoso palacio presidencial, dado que decidió vivir en su propia casa apenas termine su construcción. Hasta tanto, decidió financiar él mismo las adecuaciones del palacio presidencial en lugar de pasarle la cuenta al gobierno nacional, como es la costumbre. 

Además, comenzó la reducción de los empleados del palacio presidencial para llegar a 450 hasta finalizar este año, dado que cuando entró el Palacio contaba con más de 900 personas.

También le quitó la seguridad pagada por el Estado a la familia presidencial y vice-presidencial, esto aplica también para los familiares de los ex-presidentes. Asimismo, se dispone que la seguridad para ex-presidentes solo dure un año, y en el caso de los vice-presidentes por el lapso de 6 meses, pero siempre y cuando no salgan del país.

Fuera del país se les quitará la seguridad, este decreto fue una respuesta a la salida de Lenín Moreno del país.

Adicional a todo lo anterior, en su último decreto se prohíbe a sí mismo utilizar el Avión presidencial Legacy EMB-135 BJ (al menos que sea estrictamente necesario) y lo pasa a manos del Ministerio de Defensa para que éste se encargue de efectuar su venta.

A pesar de todo esto, el reto más grande es el de reducir el número de asambleístas, proyecto que fue propuesto por el asambleísta Fernando Villavicencio, quien propone reducir el número de representantes a 70, esto antes que aumenten a 156 como manda la constitución ecuatoriana, debido al crecimiento de la población.

Esta reforma incluiría la eliminación de los salarios para asambleístas y reemplazarlo por dietas que vayan acorde a los proyectos trabajados, reduciendo considerablemente el gasto público.


Por Jeremy Uzca, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo

Ecuador

¿Lasso privatiza la justicia? Ecuador vuelve al CIADI y permite el arbitraje privado para mediaciones

Publicado

en

El nuevo gobierno de centroderecha en Ecuador continúa con sus reformas liberales y publica un nuevo Reglamento a la Ley de Arbitraje y Mediación que le da más poder a los tribunales privados de resolución de conflictos.

En el marco de la reapertura comercial del Ecuador, el presidente liberal Guillermo Lasso logró reinsertar al Ecuador dentro del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) con la finalidad de crear un marco de seguridad jurídica para la atracción de inversionistas internacionales.

Para lograrlo, mandó el Decreto 122 que ratifica el convenio del CIADI, a pesar del ataque recibido por parte de la oposición que aseguraba que esta decisión atenta contra la soberanía nacional, alegando a los motivos por el cual el país abandonó el convenio en el año 2009, bajó el mando del ex presidente comunista Rafael Correa, quien actualmente está prófugo de la justicia ecuatoriana.

Para complementar está decisión el primer mandatario firmó también esta semana el Decreto 165, el cual ha recibido críticas por parte de toda la izquierda que afirma que con este decreto se está privatizando la justicia.

Pero, ¿Está realmente Lasso privatizando la justicia? ¿Qué dice el Decreto 165?

Este decreto es el Reglamento a la Ley de Arbitraje y Mediación y dota de independencia y autonomía a los tribunales arbitrales, a los que la izquierda hace referencia como tribunales privados ya que median entre privados antes de llegar a juicio.

Estos arbitrajes privados no estarán sometidos a orden, disposición o autoridad alguna que menoscabe sus atribuciones según lo estipulado en el artículo 1 del reglamento, donde indica que queda prohibido que cualquier autoridad estatal ejerza control o interfiera en sus funciones.

Por otra parte, en su Artículo 10, “Libertad de regulación de las actuaciones”: Se dota de toda libertad para que las partes pacten y determinen libremente las reglas procesales a las que se sujetaran en el tribunal de arbitraje.

Incluso, este decreto permite que estos arbitrajes privados puedan mediar en casos con el Estado y entes del sector público. Garantizando así la independencia de la justicia para ambas partes.

Lasso no está privatizando la justicia, pero está sacándole la corrupta intervención estatal al sector privado en la resolución de sus conflictos judiciales que pueden ser resueltos en mediación.


Por Jeremy Uzca, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Ecuador

Guillermo Lasso lleva a cabo la mayor reducción de aranceles de la historia de Ecuador

Publicado

en

El flamante presidente ecuatoriano cumple su promesa de campaña y reduce los aranceles de 667 productos, la gran mayoría a 0%, generando un boom comercial en el país.

El pasado viernes 9 de Julio, el presidente Guillermo Lasso firmó el Decreto Ejecutivo Nº 68, en la sesión del Comité de Comercio Exterior (COMEX). Este decreto, que entró en efecto este 1ro de agosto, establece la nueva Política Pública de Facilitación al Comercio y Agenda de Competitividad, que establece la primera reforma arancelaria del nuevo gobierno liberal.

El objetivo de esta política se detalla dentro del Decreto y es el de “mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos y fortalecer la competitividad del agro y la industria del país con la revisión de tarifas y aperturas arancelarias y simplificación de los trámites”.

Esto llevará también a que varios productos que los ecuatorianos compran todos los días atraviesen una fuerte rebaja en sus precios al consumidor, estimulando el consumo y beneficiando a la economía en su conjunto. Por lo menos el 10% de los bienes de consumo se verán afectados por este beneficio arancelario.

El ministro de Producción Julio J. Prado afirmó que la reforma reduce las tasas arancelarias a 667 productos de los cuales 590, es decir el 88%, pasaron directamente a tener 0% de arancel

Hasta el 2019, el Ecuador contó con una tasa arancelaria aplicada promedio de 8,11%, unas 2,77 veces más que su vecino Colombia, o lo que es peor, 11 veces más que su otro vecino Perú, donde la tasa es de apenas el 0,73%.

Esta medida vuelve más competitivo al país, mientras beneficia a 81 sectores productivos. Lo que Lasso estuvo dispuesto a hacer, aunque esto signifique un sacrificio fiscal para el Estado de US$ 180.3 millones, resulta positivo para 6.381 empresas que importan al país y generan 560.555 empleos en Ecuador, el equivalente a 1 de cada 5 empleos formales.

Esto según las palabras del ministro Prado la vuelve a esta reforma arancelaria, “la más importante y más grande de la última década”. Con esto Lasso estaría acercándose más al cumplimiento de uno de sus eslóganes de campaña que fue: Más Ecuador en el mundo y más mundo en el Ecuador.

El Gobierno planifica también una nueva etapa de reducción arancelaria para que a mediano plazo más productos e insumos industriales ingresen al país a menores costos.


Por Jeremy Uzca, para la Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending