Seguinos en redes

El Salvador

Bukele le declara la guerra al crimen organizado: "Si siguen así, los vamos a dejar sin comida en la cárcel"

Publicado

en

Solamente esta semana, la Policía Nacional de El Salvador arrestó a 6.000 pandilleros maras, ante rumores de una nueva ola de crímenes.

El presidente Nayib Bukele ha librado una guerra sin cuartel contra el crimen organizado, principalmente contra las sanguinarias pandillas de los maras, responsables de olas de crimenes como violaciones en manada, narcotráfico, extorsión de políticos, secuestro, robos, y asesinatos por encargo.

Tras un arresto masivo de maras el año pasado, ahora el mandatario lanzó otra orden de arrestar a estos pandilleros, ante los rumores que harían una ola de crímenes "en protesta" por los miles de maras que están siendo "maltratados" en las cárceles salvadoreñas.

Pero Bukele no se achicó y redobló la apuesta. “Si desatan una ola de criminalidad, nosotros les quitamos la comida en las cárceles. Mejor estense tranquilos y déjense arrestar, por lo menos allá adentro van a vivir y van a tener comida”, dijo Bukele durante un acto de graduación de un nuevo contingente de policías y soldados esta semana.

Bukele manifestó que “andan rumores que quieren empezar a vengarse de la gente honrada al azar, hagan eso y no va a haber un tiempo de comida en las cárceles. Les juro por Dios que no comen un arroz y vamos a ver cuánto duran”.

Ya el año pasado, Bukele había decretado una reforma de las cárceles, donde se aplicaron medidas cuestionadas por organizaciones de derechos humanos.

Se ordenó soldar las celdas de los maras en las cárceles donde se tuviera sospecha de motín, además de que se aprobaron técnicas de humillación como sacarlos a "tomar aire" dos veces por día sin ropa, o juntar a propósito pandilleros de distintas bandas en una misma celda.

Estas medidas fueron extremadamente efectivas. Hubo una fuerte caída en la criminalidad en El Salvador: según cifras oficiales, en 2020 El Salvador registró un promedio de 20 muertes por cada 100.000 habitantes. Para 2021, bajó a 18 muertes por cada 100.000 habitantes,el valor más bajo desde el fin de la guerra civil en 1992. De no haber una nueva ola criminal, se estima para este año menos de 15 muertes por cada 100.000 habitantes.

Foto: Reclusos durante una inspección de seguridad en el centro Penal de Máxima Seguridad de Zacatecoluca, El Salvador. (EFE)
Maras salen a "tomar aire" sin ropa en una de las cárceles de máxima seguridad de El Salvador.

La portavoz de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Liz Throssell, manifestó su preocupación “por la serie de medidas introducidas recientemente en El Salvador en respuesta al aumento de los asesinatos de pandillas”.

Y agregó que “reconocemos los desafíos que plantea la violencia de las pandillas y el deber del Estado de garantizar la seguridad y la justicia. Sin embargo, es imperativo que esto se haga de conformidad con del derecho internacional de los derechos humanos”.

Bukele fue lapidario ante este garantismo que tratan de bajar desde el extranjero: "No me importa lo que digan los organismos internacionales, que vengan a proteger a nuestra gente, que vengan a llevarse a sus pandilleros, si los quieren se los entregamos todos”.

El mandatario reveló que hasta el lunes ya habían sido detenidos unos 6.000 miembros y colaboradores de las maras. Además, el mes pasado ordenó que se construya una nueva cárcel de máxima seguridad con capacidad para unos 20.000 reos que se espera apresar en lo que queda del año.

El Salvador

La izquierda en El Salvador se queda completamente afuera del Parlamento por primera vez desde el regreso a la democracia

Publicado

en

El partido FMLN, que surgió de la guerrilla comunista y que dominó la política salvadoreña de los últimos 30 años, se quedó con cero bancas en la Asamblea Legislativa de El Salvador. El partido de Bukele se quedó con 54 de las 60 bancas.

Las elecciones presidenciales del pasado 4 de febrero dieron un masivo triunfo por más del 86% al presidente Nayib Bukele, pero esa no fue la única victoria del oficialismo. En las legislativas, el partido Nuevas Ideas, obtuvo más del 60% de los votos y dejó completamente afuera del Parlamento a la izquierda.

Mientras que el partido de Bukele se quedó con 54 de las 60 bancas de la Asamblea Legislativa, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido que nació a partir de la antigua guerrilla izquierdista que protagonizó la guerra civil entre 1980 y 1992, se quedó con cero bancas.

El FMLN es el partido más importante de El Salvador desde la vuelta a la democracia, habiendo gobernado en múltiples ocasiones en los últimos 30 años, y habiendo dominado el Congreso en los últimos diez.

Sin embargo, esta vez se quedó completamente sin representación. La oposición quedó únicamente en manos del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), de centroderecha y anti-Bukele, que obtuvo solo 2 bancas, y del partido centrista liberal VAMOS, con 1.

Completan las 60 bancas, el Partido de Concertación Nacional (PCN), de centroderecha y aliados de Bukele, con otras 2 bancas, y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), con 1 banca.

El fin de la política tradicional

ARENA y el FMLN dominaron la política salvadoreña entre 1989 y 2019, cuando llegó Bukele a la presidencia. En comparación a esa elección, perdieron más de 800.000 votos, más de 30 puntos del padrón electoral.

Ambos partidos se han visto envueltos en una serie de escándalos de corrupción, y sus principales líderes han sido vinculados al narcotráfico, por lo que perdieron la confianza del electorado, tanto de izquierda como de derecha.

En el caso de Arena, su primer expresidente, Alfredo Cristiani, quien gobernó el país entre 1989 y 1994, enfrenta un proceso por lavado de dinero. Por su parte, el expresidente Antonio Saca fue condenado a 10 años de cárcel por una serie de actos de corrupción durante su gobierno entre 2004 y 2009.

En el caso del FMLN, los expresidentes Mauricio Funes, quien gobernó entre 2009 y 2014, y Salvador Sánchez Cerén, que ocupó la presidencia entre 2014 y 2019, enfrentan una serie de procesos por corrupción durante sus gobiernos.

Ambos ex mandatarios se asilaron en Nicaragua y son protegidos por el dictador comunista Daniel Ortega, quien les otorgó la nacionalidad nicaragüense de manera exprés para impedir que fueran extraditados, y se mantienen allí escondidos de la policía salvadoreña.

Seguir Leyendo

Economía

Bukele arrasa en las elecciones y anuncia un pronto acuerdo con el FMI: Los bonos salvadoreños se disparan 

Publicado

en

La victoria del reformismo en El Salvador provocó un verdadero clima de euforia entre los mercados. El Gobierno de la derecha ganó las elecciones después de una histórica rebaja de la tasa de delincuencia y una exitosa estabilización económica luego del shock que provocó la pandemia.

El Presidente Nayib Bukele logró imponerse en los comicios electorales con casi el 83% de los votos, consumando así una aplastante victoria que enterró a la extrema izquierda nucleada en el FMLN. Este triunfo histórico despertó un gran interés en los mercados, que percibieron la continuidad del modelo económico de Bukele como una oportunidad de inversión.

El Presidente prometió continuar por el camino de la liberalización de la economía, la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico, y recientemente anunció un inminente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para fortalecer la posición financiera del país y garantizar el cronograma de pagos trazado con los acreedores privados.

Los bonos salvadoreños con vencimientos a 2052 se dispararon descomunalmente, pasando de los 5,7 centavos de dólar a más de 86 en las últimas dos semanas. Los bonos con vencimientos a 2025 se dispararon un 30%, los que vencen en 2027 subieron un 59%, y los que vencen en 2029 llegaron a repuntar no menos de un 66% respectivamente.

Las calificadoras de riesgo S&P Global Ratings y Fitch Ratings mejoraron la posición de El Salvador dentro de su ranking internacional, volviendo al país un destino más seguro para la inversión privada. La agencia Bloomberg concluyó que Bukele se habría ganado la confianza de los mercados, como no lo lograba ningún presidente de ese país en años.

La seguridad jurídica y la estabilidad macroeconómica son aspectos fundamentales para el desarrollo de un país, y antes de la llegada de Bukele El Salvador mantenía serios problemas desde ambos puntos de vista.

El Gobierno salvadoreño apostó por la liberalización de las fuerzas productivas y permitió una drástica rebaja de impuestos en el sector de la tecnología, eliminado recargos por ganancias de capital, IVA, aranceles de importación, etc. Todo esto potenció notablemente el desarrollo del desarrollo IA, y la fabricación de hardware de computación.

Paralelamente se llevó a cabo un programa de saneamiento fiscal, que normalizó los niveles del gasto público (volviendo al 27% del PBI que mantenía antes de la pandemia), y reduciendo enormemente el aparato burocrático. La cantidad de alcaldías por cada uno de estos renombrados distritos se reducirá de 262 a 44, y el número de diputados en el Congreso salvadoreño se redujera de 84 a 60.

La histórica reducción de la tasa de delincuencia potenció el crecimiento económico y apuntaló la seguridad jurídica del país. Esto fue reconocido nada menos que por el FMI, que resumió la cuestión con las siguientes palabras: “Desde marzo de 2022, la reducción sin precedentes de la delincuencia y las fuertes remesas e ingresos por turismo han contribuido a la sólida dinámica de la actividad y la inversión”.

Seguir Leyendo

El Salvador

Bukele: "El Salvador cierra el año más seguro en toda su historia y se convierte en el país con la tasa de homicidios más baja de Latinoamérica"

Publicado

en

Gracias a la implementación del Plan de Control de Territorial de Bukele, El Salvador cerró el año más seguro de su historia y con una tasa de homicidios que hasta septiembre era de 2,3 por cada 100.000 habitantes.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, publicó en un tweet este 1ro de enero que el país que gobierna cerró el 2023 como el año más seguro en toda su historia y que, a su vez, se convirtió en la nación con la tasa de homicidios más baja de toda Latinoamérica.

"El Salvador cierra el año más seguro en toda su historia y se convierte en el país con la tasa de homicidios más baja de toda Latinoamérica", aseguró, citando una publicación de la Policía Nacional Civil (PNC) sobre los números de homicidios en el país en diciembre.

Según la estadística presentada, El Salvador tuvo en diciembre del 2023 unos nueve homicidios, poniendo la tasa en mínimos históricos. Para poner en contexto, Colombia tuvo 26 homicidios en el último mes del año y México unos 65.

El titular de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza Chicas, dijo en septiembre pasado que El Salvador registraba en ese momento una tasa de homicidios de entre 2,3 y 2,4 por cada 100.000 habitantes, con una población de 6,3 millones de personas.

Estos números son envidiables. Chile tuvo 4 homicidios cada 100.00 habitantes en 2022, Argentina cerró el año con casi 5 homicidios por cada 100.000 habitantes, Uruguay tiene 9 por cada 100.000 habitantes y Brasil casi 20. A su vez, Colombia tiene 25 homicidios en esa misma métrica y México casi 30.

El Congreso de El Salvador aprobó en marzo de 2022 el Estado de Excepción solicitado por Nayib Bukele, en el marco del plan de seguridad llamado Plan de Control Territorial (PCT), en el que se facultó al Ejército a intervenir en la guerra contra las pandillas conocidas como maras y otros grupos del crimen organizado.

El PCT ha logrado una disminución drástica de los homicidios en el país, que en 2019, cuando asumió Bukele, presentaba una tasa de hasta 109 homicidios por cada 100 mil habitantes, una de las más altas del continente y del mundo.

Han sido claves las gestiones de los ministros de Seguridad y Justicia, Gustavo Villatoro, y el ministro de Defensa, Merino Monroy, quienes trabajaron juntos en recuperar el territorio capturado por años por los pandilleros.

"De nada sirve que nosotros ubicáramos y agarráramos a los delincuentes, los entregáramos a la policía si en el lugar donde iban a estar ello recluidos no había ese orden que se necesitaba que estábamos imponiendo en las calles", afirmó el ministro Monroy en un video difundido en redes sociales.

"Entonces ahí estábamos todos los que teníamos que estar y se tomaron las decisiones que tomó el señor presidente del régimen de excepción", añadió el funcionario de Bukele.

Seguir Leyendo

Tendencias