Seguinos en redes

Uruguay

Canal 4 entrevistó al capo narco prófugo Sebastián Marset, quien reveló una trama que involucra a los gobiernos de Uruguay, Bolivia, Paraguay y Colombia

Publicado

en

Se trata de Sebastián Marset, máximo jefe del Primer Cartel Uruguayo, quien está siendo buscado por la DEA e Interpol. Su escape y actual escondida en Paraguay parece sacado directamente de una película.

En una trama digna de una película de acción, que ya se cargó con el puesto de dos ministros uruguayos, costó la presunta muerte de un fiscal paraguayo e involucra al Primer Cartel Uruguayo, a importantes dirigentes futbolísticos latinoamericanos, al Clan Insfran de Paraguay, al Primeiro Comando da Capital (PCC) en Brasil y la ‘Ndrangheta de Italia, como también a los presidentes de Uruguay, Colombia, Bolivia, y Paraguay, estalló en los últimos días el Caso Marset.

El comienzo de esta trama se remonta al año 2012, cuando Sebastián Marset, máximo jefe del Primer Cartel Uruguayo traficó un cargamento de Juan Domingo “Papacho” Viveros Cartes, tío de Horacio Cartes, ex presidente de Paraguay y actual presidente del Partido Colorado paraguayo.

Marset estuvo escondido en Asunción, Paraguay, donde jugó como profesional en el equipo de fútbol Capiatá, usando su carrera futbolística como fachada, antes de viajar a Emiratos Árabes Unidos en 2021, donde estuvo un buen tiempo escondido. Sin embargo, no tuvo éxito el escondite y fue allí donde Marset fue detenido en el aereopuerto de ese pais, cuando trataba de escapar a Turquía con un pasaporte paraguayo falso.

Para evitar ser deportado de los Emiratos, Marset contactó al abogado Alejandro Balbi, actual Presidente del Club Nacional de Football de Uruguay, para hacer las tramitaciones necesarias y la solicitud de un pasaporte a la Cancillería uruguaya.

El embajador de Uruguay en Emiratos Árabes Unidos, Álvaro Ceriani solicitó instrucciones dos veces a la Cancillería, informando la particularidad del caso y solicitando instrucciones, sugiriendo a las autoridades que tomaran más tiempo para analizar el caso antes de emitir el pasaporte.

Desde el Ministerio del Interior de Uruguay, dijeron al abogado de Marset que como no tenía causas criminales pendientes desde noviembre de 2020 ni requisitorias, estaba legalmente habilitado para recibir el pasaporte.

Alberto Lacoste, subdirector de Identificación Civil del gobierno de Lacalle Pou intentó acelerar la emisión del pasaporte a petición del abogado Balbi. La Cancillería aprobó la solicitud y Marset obtuvo su pasaporte el 30 de noviembre de 2021, ignorando que la Brigada Antidrogas de Uruguay estaba cooperando con una investigación internacional en la que Marset era uno de los investigados.

Marset usó una carta del gobierno para obtener su libertad en Emiratos Árabes Unidos y se fugó usando el pasaporte, antes de que llegara una requisitoria internacional de Interpol. Tras la revelación de estos hechos, estalló un escándalo político en Uruguay, que forzó las renuncias primero de la vicecanciller Carolina Ache Batlle, del Partido Colorado, y del canciller Francisco Bustillo, del Partido Nacional, además del ministro de Seguridad Luis Alberto Heber, del Partido Nacional.

Todos los pasaportes falsos que utilizó Marset para escaparse.

Desde ese momento, el capo narco se encuentra prófugo con pedido de búsqueda y captura y alerta roja de Interpol, además de ser buscado por la DEA. Hay especulaciones y rumores con que Marset puede estar escondido en Paraguay, Uruguay, Bolivia, Argentina, o Brasil.

Se sabe que estuvo un buen tiempo en Bolivia, donde se escondió luego de escapar de los Emiratos Arabes Unidos, y donde participó como jugador de fútbol profesional con el equipo “Los Leones El Torno”, inscrito con un documento brasileño, allí estuvo hasta julio de 2022, cuando logró escaparse de la policía boliviana tras ser descubierto.

En los allanamientos, fueron incautados 17 fusiles, una pistola, 1.915 municiones, 28 cargadores de distintas armas, cuatro chalecos antibalas y un parque automotor compuesto por 31 vehículos, una motocicleta, cuatro cuatriciclos y un vehículo deportivo Terix.

La policía boliviana destinó casi tres mil efectivos policiales a la búsqueda del narcotraficante, hasta hoy infructuosa. El ex presidente Evo Morales acusó en agosto al gobierno del actual presidente Luis Arce, su delfín político que lo traicionó una vez que llegó al poder, de proteger a Marset durante su estadía en Bolivia.

Armamento encontrado en la propiedad de Marset en Bolivia.

Asesinato del fiscal Pecci y señalamiento de Marset

El fiscal paraguayo contra el crimen organizado, narcotráfico, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, Marcelo Pecci, dirigió la Operación A Ultranza PY, donde se avanzó fuertemente en el desarme de la red de narcotráfico de Marset en Paraguay.

Los avances de la causa llegaron a un punto que el Narco decidió eliminarlo. Así, el 10 de mayo de 2022, el fiscal Marcelo Pecci fue asesinado por varios disparos de arma de fuego mientras estaba en su luna de miel en una playa de Barú, Colombia, por sicarios que arribaron en motos de agua.

El 9 de agosto de ese mismo año, el periódico El Tiempo de Colombia señaló a Marset como autor intelectual del asesinato. Tres días después, el presidente colombiano Gustavo Petro lo señaló también como presunto autor del crimen.

Lacalle Pou, citado a declarar

De todos los funcionarios implicados a lo largo de toda la región, el más preocupado es el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, quien podría quedar imputado en la causa por la presunta destrucción de documentos denunciada por Carolina Ache.

El fiscal Alejandro Machado tiene previsto citarlo al Presidente por este caso, centrado en la supuesta destrucción de evidencia que involucra a altos funcionarios del gobierno, incluido su asesor, Roberto Lafluf.

Ante la Justicia, la ex vicecanciller Carolina Ache afirmó que Lafluf le comunicó telefónicamente sobre la destrucción de un documento crucial que contenía chats protocolizados entre ella y el ex-subsecretario de Interior, Guillermo Maciel, en el cual se confirmaria presuntamente que de hecho el gobierno Uruguayo sabria del estado judicial de Marset, pero habria decidido otorgarle el pasaporte de igual manera.

Además, la citación a Lacalle Pou es consecuencia directa de sus admisiones públicas sobre la reunión en la cual se pidió a Ache que "perdiera" su teléfono para evitar que trascendieran los chats. Lacalle admitió haber participado de dicha reunión, aunque luego aclaró que solamente pasó a saludar, y dijo no saber que se estaba tratando en la misma.

La entrevista en Canal 4

Toda esta trama estalló y se convirtió en el centro de atención de la población cuando el capo narco Marset dio una entrevista exclusiva al programa "Santo y Seña", del Canal 4 de Uruguay, que suele ser considerado bastante afín al lacallismo.

En la entrevista, que se realizó sin revelar la identidad del jefe criminal, Marset aseguró que no gastó "un dólar" en el pasaporte uruguayo que le permitió salir de Emiratos Árabes Unidos a finales de 2021, luego de su detención por ingresar a ese país con un pasaporte paraguayo falso.

"Yo en el tema pasaporte no gasté un dólar. Si me hubieran dicho que tenía que pagar por el pasaporte exprés, habría pagado. Pero el pasaporte es un derecho, me lo tenían que dar", dijo Marset a la periodista Patricia Martín, quien se trasladó hasta (supuestamente) Paraguay y desde allí hasta una mansión escondida para encontrarse con el narco uruguayo. Las autoridades bolivianas aseguran que el capo prófugo está escondido en territorio paraguayo.

Marset, apuntó al ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo Del Castillo, que días atrás había sugerido que se entregaría pronto. Lo cierto es que Marset logró escapar de Bolivia en julio pasado gracias a que fue avisado sobre el operativo que se le venía encima, probablemente por los "arcistas" en el Gobierno boliviano.

De los 400.000 dólares que le incautaron, "300 se los quedaron para ellos", aseguró. "Ofrecieron cien para mi captura. Nadie me va a entregar por cien mil dólares", subrayó de manera irónica.

Cuando la periodista Martin le pidio su opinión sobre Bolivia y Paraguay, Marset afirmó que los dos países son corruptos, e involucró en la trama al Clan Insfran. "No confío en ellos. El caso lleva dos años y tienen personas inocentes procesadas. Al Tío Rico (Miguel Ángel Insfrán) lo tienen aislado porque puede decir muchas cosas de la política y la corrupción", sostuvo.

La justicia paraguaya vincula a Marset con el Clan Insfrán en el esquema de tráfico de cocaína desde Sudamérica a distintos puertos de África y Europa, y juntos mantienen una de las redes narco más importante del continente.

Marset también usó la entrevista para despegarse del megaoperativo "A Ultranza". "Para mí esa operación no tiene muchas raíces. Sí puedo estar involucrado, pero hay mucha cosa que no es como la cuentan. Metieron a mi familia como parte de la organización y no tienen nada que ver. Las mil páginas no hablan todas de Marset. La operación tiene poca cosa. La empresa de mi señora nunca se usó, no tiene cuenta bancaria. Hablan de millones de guaraníes", señaló.

Antes de la entrevista de este domingo, Marset se defendía de las acusaciones en su contra a través de videos en los que respondía a las autoridades de los países que lo buscan. El último, de hace apenas unos días, tenía en la mira a Del Castillo, que hace dos semanas publicó imágenes del festejo de cumpleaños de 30 años del capo narco y supuestos chats que comprometen al ministro paraguayo de Justicia, Ángel Barchini.

¿Lavado de cara al gobierno Uruguayo?

Por otra parte, Marset dijo que "el narcotráfico no vive solo del que es catalogado de narco", confirmando los estrechos vínculos del narcotráfico con la política de los países involucrados.

"Para terminar con el narcotráfico hay que terminar primero con políticos y policías corruptos. Y hay muchos. Me parece que en ese sentido Uruguay es el menos corrupto. No lo sé. Pero hay países donde el narcotráfico es el pan de cada día. Hay países que viven del narcotráfico", concluyó.

La cobertura de Canal 4 a Marset está siendo repudiada por la sociedad uruguaya, que entendió la entrevista como un intento del canal lacallista de lavarle la cara al actual gobierno uruguayo, a medida que se acercan las elecciones.

Por su parte el boliviano Eduardo del Castillo, uno de los políticos más fuertes del "arcismo", se refirió este domingo al caso luego de que saliera al aire la entrevista. “Ha sido la Policía boliviana la que ha revelado las múltiples identidades del señor Sebastián Marset (…) la actual administración -de Gobierno- es la que ha desbaratado a su organización criminal”, dijo en una rueda de prensa.

A su vez, Del Castillo cuestionó al gobierno uruguayo y al paraguayo por estar escondiendo y protegiendo a Marset. “¿Quién ha financiado esa entrevista? ¿Quiénes son los interesados? ¿A quiénes va a lavar la cara esa entrevista?”, disparó el Ministro de Gobierno socialista.

Los abogados del capo narco negaron que haya negociaciones con funcionarios uruguayos, pero cabe recordar que Marset hoy no se encuentra en prision porque el gobierno de Lacalle Pou le otorgó su pasaporte, presuntamente a sabiendas de su estatus judicial, y ahora manda uno de sus canales oficialistas a entrevistarlo.

Uruguay

En Uruguay no existe la libertad de expresión: Expulsaron a un alumno de una universidad pública por criticar al feminismo

Publicado

en

La Udelar censuró, persiguió, sumarió y ahora suspendió a un estudiante de la carrera de comunicación por expresar sus opiniones en contra de la ideología de género y por criticar a sus profesores en un sitio web.

Esta semana, el Consejo de la Facultad de Información y Comunicación (FIC) de la Universidad de la República (Udelar) de Uruguay, resolvió suspender por un año y medio a un alumno que en abril del año pasado había sido sumariado por publicar un articulo hablando sobre la facultad, criticando a sus docentes y expresándose en contra de la ideología de género y el feminismo.

El articulo, publicado en la revista aContrapelo, se titula “6 cosas que tenés que saber antes de ir a la FIC”, y es un resumen, al estilo punk, de lo que es la facultad, sus contenidos académicos, sus profesores, y la calidad educativa en general, a modo de critica.

La nota se viralizó rápidamente entre los estudiantes y llegó hasta la rectoría de la Udelar, que decidió abrirle un sumario. Primero, fue puesto bajo suspensión preventiva mientras duraba la investigación, pero ahora la decisión fue final: perderá la calidad de estudiante por 18 meses.

Pero la persecución contra Felipe Villamayor, estudiante de la Licenciatura en Comunicación de la facultad, no se quedó allí. La prensa corporativa uruguaya, como El Observador o Montevideo Portal se la agarró con él, y empezó a divulgar noticias falsas sobre sus acciones y su persona.

Estos medios afirmaron el estudiante en cuestión había ingresado a un aula “llena” a detener las clases, entregar afiches y faltar el respeto e insultar a los profesores. Desde La Derecha Diario nos comunicamos con el alumno sumariado, y nos contó que estas afirmaciones de la prensa son mentira, y que él solamente había dejado algunos afiches en un aula que estaba vacía, y que nunca insultó ni se cruzó con ningún profesor y menos en medio de una clase.

Esto, según nos contó Villamayor, quedó claro en el sumario realizado, donde los profesores de esa materia se desdijeron de sus declaraciones en el portal El Observador y, en un documento legal, no se animaron a mentir. Sin embargo, hasta el momento de publicación de esta nota, El Observador no borró la nota ni le pidió disculpas a Felipe.

Según declara el alumno escrachado, esto se trata de una clara campaña de desprestigio contra su persona y sus ideas, y es, evidentemente, una movida corporativista contra quienes piensan distinto. Una profesora suya, Patricia Pujol, visiblemente feminista y quien también trabaja para TV Ciudad, el medio militante financiado por la intendencia de Montevideo, habría sido quien se comunicó con los medios para que hagan publico el sumario y publiquen noticias falsas sobre el asunto.

Los medios tradicionales, como era de esperarse, replicaron sus dichos sin verificar la información (era tan simple como pedir acceso al sumario y comparar con las declaraciones allí realizadas) y no le dieron derecho a replica al acusado.

Villamayor también declara haber sufrido aprietes para bajar artículos, habiendo recibido llamadas amenazantes para eliminarlos de la web, e incluso, denuncia que su sitio web fue censurado, algo que no debería ocurrir en una democracia liberal.

Por otra parte, el sistema público universitario uruguayo tiene un sistema para resolver estas cuestiones que es realmente absurdo, dado que el mismo organismo que inició el sumario contra Villamayor, era el encargado de fallar a favor o en contra del sumariado. En una clara omisión de los principios básicos de justicia que deberían primar en los servicios públicos de Uruguay.

Evidentemente los izquierdistas que controlan las facultades y los centros educativos tienen miedo del que piensa distinto y temen que ya nadie escuche sus ideas, por eso censuran y amedrentan a quienes los combaten.

La Derecha Diario, a diferencia de los grandes medios uruguayos, se comunicó fáiclmente con Felipe Villamayor y pudo constatar que la prensa mintió en reiteradas ocasiones sobre su situación. Su testimonio y recuento de los hechos puede leerse aquí.

Los integrantes del Consejo que sumariaron al estudiante por expresar su opinión en internet, son:

DECANA: María Gladys Ceretta.

ORDEN DOCENTE: Titulares: Paulina Szafran, Rosalía Winocur, Javier Canzani, Gabriel Kaplún, y Mario Barité (ADUR FIC).
ORDEN ESTUDIANTIL: Titulares: Sofía Camacho, Juan Bruschi (CEICo – ASCEEP – FEUU) y Lucía Velázquez (CGU – Corriente Gremial Universitaria).
ORDEN EGRESADOS: Titulares: Gerardo Iglesias, Julieta Núñez, y Néstor Gamarra.

Seguir Leyendo

Argentina

Ridículo: Las centrales obreras de Uruguay, Italia y Francia harán un paro en sus países en apoyo a la CGT de Argentina

Publicado

en

Centrales sindicales en Montevideo, Roma y París acompañarán el paro de la CGT para este 24 de enero, movilizándose en sus respectivos países hacia las embajadas de Argentina.

En un nivel de globalismo explícito, las centrales obreras de Uruguay, Italia y Francia han anunciado que respaldarán a sus pares argentinos, que convocaron a un paro general para este miércoles 24 de enero, en protesta por las reformas liberales del presidente Javier Milei.

La semana pasado, el Plenario Intersindical de Trabajadores – Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT), la central sindical de Uruguay, anunció que el mismo día del paro se movilizará hacia la embajada argentina y acompañará con una huelga a los gremialistas argentinos, que rechazan la modernización de las leyes laborales.

La marcha se realizará desde las 13 horas, hacia la Embajada argentina ubicada en Cuareim 1470, en la ciudad de Montevideo. Allí se llevará a cabo un acto de protesta por las políticas de Milei.

Adicionalmente, se sumaron al "paro internacional" las centrales sindicales de Italia y Francia, las cuales, siguiendo los pasos de los gremialistas uruguayos, harán una movilización a las embajadas de sus respectivos países para protestar contra Milei.

Seis centrales obreras francesas convocan a una concentración en la esquina de Cimarosa y Kleber, donde se encuentra la Embajada argentina en París. En el anuncio, aseguran que la movilizació busca mostrar una "profunda preocupación por esta ofensiva contra las conquistas de varias décadas de luchas sociales y sindicales en Argentina".

De manera similar, en Roma, las dos centrales obreras más representativas de Italia se unirán en solidaridad con la CGT argentina, argumentando que "la democracia y los derechos están en riesgo con las medidas de Milei".

Seguir Leyendo

Economía

Lacalle Pou no se anima a los cambios estructurales y el crecimiento de la economía de Uruguay se ralentiza

Publicado

en

El oficialismo no pudo avanzar en la desmonopolización de la refinación petrolera o los servicios de distribución de agua, la modernización de la legislación laboral y la eliminación del déficit fiscal. El Frente Amplio amenaza con volver al poder y tirar por la borda las tímidas reformas de los últimos tres años.

El Gobierno de Luis Lacalle Pou no logró llevar a cabo un verdadero rumbo reformista para la economía uruguaya. Pese a que el oficialismo sí logró asentar reformas sustanciales desde el punto de vista impositivo y previsional, el avance en materia de desestatización y apertura comercial fue más bien lento y en algunos casos prácticamente nulo.

Sin lugar a dudas el logro más importante del Gobierno fue la aprobación de la llamada Ley de urgente consideración (LUC), la cual logró ser convalidada por un amplio referéndum llevado a cabo en marzo de 2022, y en el cual la sociedad decidió mantener la vigencia de los 135 artículos que habían sido inicialmente impugnados por la oposición del Frente Amplio.

Este paquete de medidas incluyó la reforma del sistema previsional para garantizar una mayor solvencia de largo plazo, aunque dentro del régimen de reparto estatal. También se incluyeron cláusulas para modernizar la Ley de Inclusión Financiera (LIF), desregulando el pago de salarios en efectivo y flexibilizando las condiciones para las empresas.

En marzo de este año el Gobierno impulsó una reforma tributaria para bajar los impuestos en Uruguay, y entre los puntos más importantes se destacan los siguientes:

  • Aumento de la deducción básica del 10% al 14% sobre el Impuesto a las Rentas de Personas Físicas (IRPF)
  • Ampliación de la deducción por hijo a cargo desde los 73.580 pesos anuales hasta los
  • 113.200 pesos anuales
  • Aumento del crédito fiscal por arrendamientos del 6% al 8%
  • Aumento de la deducción impositiva mínima sobre jubilaciones de 45.280 pesos a 50.940 pesos mensuales, todo esto a cuenta del IASS

En tercer lugar, el Gobierno de Lacalle Pou logró contener el crecimiento del tamaño del Estado, que bajó su participación del 33,3% del PBI en marzo de 2020 al 31,3% para fines de 2023

El déficit primario del Gobierno se había acercado al equilibrio en 2022, pero para 2023 volvió a crecer, y el FMI estima que el resultado financiero finalizará el año en torno a un rojo del 3,2% del PBI.

El estancamiento del sendero reformista de Uruguay es alarmante, especialmente considerando el riesgo por una eventual victoria del Frente Amplio en las próximas elecciones presidenciales.

La administración de Lacalle Pou no logró ningún tipo de avance significativo en materia de privatizaciones, y tampoco se mostró dispuesto a hacerlo. La Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP) mantiene su dañino monopolio sobre la refinación e importación de hidrocarburos y derivados del petróleo.

Se trata de uno de los monopolios más corrosivos del país, ya que este mercado podría ser fácilmente competitivo en ausencia de subaditividad de costos hundidos, u otras posibles barreras de entrada que para este mercado son relativamente bajas.

Por su parte, la Administración Nacional de las Obras Sanitarias del Estado (OSE) sigue monopolizando el abastecimiento de agua potable y saneamiento en todo el país, con la sola expedición de Montevideo. Las deficiencias de esta empresa estatal se manifestaron abiertamente durante la última gran crisis hídrica del país, a partir de la cual se tardó meses en normalizar la situación.

Las dudas alrededor de la continuidad del proceso reformista también pone en jaque al control de la inflación, que por primera vez en décadas logró ser contenida a estándares internacionales. Si bien el Banco Central durante la administración de Lacalle Pou ganó prestigio y reputación, nada garantiza que esto pueda ser deliberadamente interrumpido en una eventual administración del Frente Amplio.

Seguir Leyendo

Tendencias