Seguinos en redes

Irán

Masivas protestas en Irán contra el régimen islámico tras el asesinato de una mujer a manos de la Policía por no usar hijab

Publicado

en

Manifestantes en todo el país se están expresando contra las duras leyes islámicas que impone la dictadura chiíta en Irán.

Irán atraviesa históricas protestas en todo el país luego de que se diera a conocer la muerte de Mahsa Amini, una mujer kurda de 22 años, brutalmente golpeada por la policía del régimen por no usar un velo (hijab) en la vía pública.

Según los reportes, Amini viajaba con su familia desde la provincia occidental iraní de Kurdistán a la capital, Teherán, para visitar a sus familiares cuando fue detenida en la calle por agentes de la Gast-e Ersād, la “policía de la moral iraní“, que se encarga de hacer cumplir los dogmas islámicos por la fuerza.

Testigos informaron que Amini fue golpeada en la camioneta de la policía, y fue luego tirada en la vía pública, en el mismo lugar donde había sido detenida, con muerte cerebral y completamente desfigurada.

Los manifestantes se reunieron inicialmente frente al hospital Kasra en Teherán, donde Amini estaba internada en coma luego de la golpiza. Ese mismo día, aunque las protestas eran pacíficas, las fuerzas de seguridad lanzaron gas pimienta contra los manifestantes y hubo varios arrestos.

Lamentablemente, luego de tres días en el hospital, la mujer falleció el 16 de septiembre por la mañana. Inmediatamente, el cuerpo fue transportado a su provincia natal de Kurdistán para el entierro, que tuvo lugar en la mañana del 17 de septiembre.

Agentes policiales obligaron a la familia de la mujer a celebrar el funeral sin ninguna ceremonia para evitar tensiones”, dijo Soma Rostami de Hengaw, una organización kurda de derechos humanos. Sin embargo, el entierro fue el puntapié inicial de una masiva movilización en todo el país contra el régimen.

Cientos de miles de personas se reunieron en la ciudad natal de Amini, Saqqez, para el entierro, y la manifestación se convirtió en una protesta política contra el ayatolá Ali Jamenei. Al grito de “muerte al dictador”, cientos de mujeres se quitaron el hijab y cuando la policía intentó arrestarlas, estalló la violencia.

Las manifestación siguió creciendo y toda la ciudad quedó inmiscuida por las protestas. Los manifestantes derribaron los carteles del sanguinario dictador que adornan las calles de la ciudad kurda. Como en protestas anteriores, las autoridades iraníes bloquearon el acceso a Internet, pero varios videos fueron publicado antes de eso.

Las tensiones ya estaban altas en Irán por una serie de reformas ultra-conservadoras anunciadas por el presidente Ebrahim Raisi, quien pretende revertir décadas de flexibilización de la Ley Sharia, además de utilizar tecnología importada de China para aplicarla más rigurosamente.

Raisi anunció que se utilizará tecnología de reconocimiento facial en el transporte público para identificar a las mujeres que no cumplen con el uso obligatorio del hiyab, mientras el régimen continúa con su represión cada vez más punitiva contra la vestimenta de las mujeres.

El hiyab, un velo que cubre completamente la cabeza de las mujeres musulmanas, se volvió obligatorio después del golpe de Estado de los fanáticos religiosos chiítas en 1979. Sin embargo, durante las décadas posteriores, los distintos gobiernos han flexibilizado el código de vestimenta estipulado.

En un principio las mujeres debían usar niqabs o burkas, que cubren todo el cuerpo, aunque con los años, se permitió el uso del hijab como sustituto, algo que ahora Raisi quiere revertir.

Irán

Se cumplen dos semanas de protestas en Irán: La hija del expresidente Rafsanyaní fue arrestada por la policía

Publicado

en

En el contexto de revueltas en todas las ciudades más importantes del país, incluida la capital, Teherán, las autoridades arrestaron a la hija del expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní por incitar a las protestas.

Los iraníes organizaron el martes una doceava noche consecutiva de protestas por el asesinato de Mahsa Amini, asesinada por la policía moral del régimen por no usar hijab, desafiando una represión cada vez mayor de las fuerzas de seguridad iraníes.

La policía moral es una fuerza creada directamente por el Ayatolá y es responsable de garantizar el respeto de la moral islámica descrita por las autoridades clericales del país, siguiendo la Ley Sharia al pie de la letra según la interpretación del régimen iraní.

La agencia de noticias iraní Fars dijo que alrededor de 60 personas habían muerto en las protestas desde el 16 de septiembre. Un número mayor está dando la organización Iran Human Rights (IHR), con sede en Oslo, dijo que al menos 76 personas han muerto en la represión.

A esto se le suma el dato que publicó la policía el lunes sobre que habían realizado más de 1.200 arrestos, entre los que se encuentran tanto activistas, abogados y periodistas como diversos manifestantes.

Mujeres que lideran las protestas fueron arrestadas en masa.

En este contexto de revueltas en muchas de las ciudades más importantes del país, incluida la capital, Teherán, las autoridades iraníes arrestaron a la hija del expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní por incitar a las protestas, confirmó la agencia de noticias Tasnim.

Faezeh Hashemí, la hija del ex presidente Akbar Hashemí, ha sido arrestado en el este de Teherán por una agencia de seguridad por incitar a los alborotadores a las protestas callejeras”, informó Tasnim, sin dar más detalles.

No es la primera vez que Hashemi, ex legisladora y activista por los derechos de las mujeres, tiene enfrentamientos con las fuerzas de seguridad iraníes por incumplimientos de ley en la república islámica.

En julio de este año había sido acusada por el régimen de llevar a cabo actividades de propaganda contra el país y blasfemia en comentarios en las redes sociales. Además, Hashemi criticó duramente al gobierno de Biden por quitar a la Guardia Revolucionaria de la lista de organizaciones terroristas y dijo que la decisión es “perjudicial” para los intereses nacionales de Irán.

Quien es Akbar Hashemí Rafsanyaní

El ayatolá Rafsanyaní presidió Irán entre 1989 y 1997, durante una serie de reformas progresistas que acompañaron la caída de la Unión Soviética y el Consenso de Washington. Rafsanyaní es el único mandatario de Irán que habló en favor del capitalismo, y privatizó varias empresas estatales.

Su presidencia comenzó al mismo tiempo que el mandato de Alí Jamenei, quien sucedió al gran ayatolá Ruholá Jomenei en 1989. Jamenei le entregó más poder al presidente de la Nación y lo convirtió en un jefe de Gobierno con los mismos poderes que muchos de los países presidencialistas del resto del mundo.

Muchas de las reformas que impulsó Rafsanyaní están siendo retrocedidas por el actual presidente Ebrahim Raisi, un ultra-conservador que fue el verdugo de la Masacre de 1988. Casi 4.000 opositores al régimen fueron condenados a muerte en juicios que presidió Raisi por disidencia a la República Islámica.

Akbar Hashemí Rafsanyaní.

Raisi planea dar un discurso televisivo a la nación este miércoles en medio de la ola de disturbios antigubernamentales, con manifestantes coreando “Muerte al dictador” y “Mujer, Vida y Libertad”.

A pesar de un creciente número de muertos y una feroz represión por parte de las fuerzas de seguridad utilizando gases lacrimógenos, palos y, en algunos casos, munición real, los videos de las redes sociales mostraron a los iraníes persistiendo en las protestas, a menudo pidiendo el fin de las más de cuatro décadas del establecimiento clerical islámico en el poder.

La policía antidisturbios con chaleco antibalas negras ha golpeado a los manifestantes con porras en batallas callejeras, mientras que los protestantes han derribado grandes imágenes de Ali Jamenei y su difunto predecesor, el ayatolá Ruholá Jomeini.

Además, la élite de la Guardia Revolucionaria de Irán dijo el miércoles que dispararon misiles y drones contra objetivos militantes en la región kurda del vecino norte de Irak, donde un funcionario dijo que nueve personas murieron. De esa zona provenía la mujer asesinada por la policía moral.

Con respecto al Kurdistán iraní, el grupo iraní de derechos humanos Hengaw dijo que 18 personas habían muerto, 898 resultaron heridas y más de 1.000 manifestantes kurdos arrestados en los últimos 10 días, pero estimó que las cifras reales eran más altas.

Ebrahim Raisi.

El Ayatolá Hossein Nouri Hamedani, un poderoso clérigo chií alineado durante mucho tiempo con el establishment ultraconservador del país ha instado a las autoridades a adoptar una línea más suave. “Los líderes deben escuchar las demandas del pueblo, resolver sus problemas y mostrar sensibilidad hacia sus derechos”, dijo.

El ministro de Salud, Bahram Einollahi, citado por la agencia oficial de noticias IRNA, acusó a los manifestantes de destruir 72 ambulancias, mientras que del lado de los activistas se argumenta que las autoridades han estado utilizando dichas ambulancias para transportar a las fuerzas de seguridad.

Seguir Leyendo

Irán

Empieza la segunda semana de las históricas protestas contra el régimen islámico de Irán: Raisi pide ejecuciones públicas

Publicado

en

El presidente de facto, Ebrahim Raisi, convocó marchas en favor de la Ley Sharia. “Los infractores del Corán deben ser ejecutados”, cantaron.

La muerte de Mahsa Amini tuvo lugar el pasado 17 de septiembre tras estar varios días en coma luego de haber sido detenida por la Gast-e Ersād, policía moral de Irán, por usar un “atuendo inadecuado” y violar el código de vestimenta para las mujeres. La verdadera razón de su arresto fue que no estaba utilizando “correctamente” el hiyab.

La policía moral es una fuerza creada directamente por el Ayatolá y es responsable de garantizar el respeto de la moral islámica descrita por las autoridades clericales del país, siguiendo la Ley Sharia al pie de la letra según la interpretación del régimen iraní.

El padre de la mujer afirmó que las autoridades iraníes cubrieron los moretones en el cuerpo de Amini y se negaron a permitir que su familia los viera, lo cual denota que la víctima fue severamente golpeada por la policía, lo cual fue confirmado con una brutal foto de la mujer en coma en el hospital.

La muerte de Amini ha reavivado el enojo popular contra las restricciones y violaciones a las libertades individuales, los estrictos códigos de vestimenta para las mujeres y la crisis económica que enfrenta el país, provocando una de las protestas más fuertes contra el régimen en décadas.

Los manifestantes, en su principio mayoritariamente mujeres pero luego de toda la sociedad, prendieron fuego estaciones de policía y vehículos en varias ciudades iraníes, mientras el gobierno cortaba el internet en ciertas zonas de Teherán y la región del Kurdistán, donde vivía Amini.

El acceso a plataformas de redes sociales como Instagram y WhatsApp fue bloqueado mientras las autoridades intentaban contener el movimiento de protesta. Además, las mujeres se quitaron desafiantemente sus hiyabs en las manifestaciones y los quemaron en hogueras en la vía pública, mientras otras se cortaron el pelo, según se ve en videos difundidas viralmente en las redes sociales, una actitud desafiante contra la cultura iraní que requiere a las mujeres mantener el pelo largo, aunque esté tapado por un velo.

“Muerte al dictador” y “Mujer, vida, libertad”, se podía escuchar a los manifestantes gritar en los videos que lograron escapar al bloqueo de internet que impuso el régimen. En respuesta, las fuerzas de seguridad fueron vistas disparando gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes.

Según la ONG Iran Human Rights (IHR), con sede en Oslo, Noruega, al menos 50 personas han muerto a manos de fuerzas de seguridad iraníes desde que las protestas que estallaron tras la muerte de Amini.

Además, más de 700 personas han sido arrestadas, entre ellas 60 mujeres.

Al menos 50 personas han sido asesinadas hasta ahora, y la gente continúa protestando por sus derechos fundamentales y su dignidad”, publicó en Twitter el perioidista Mahmood Amiry-Moghaddam; y agregó que “la comunidad internacional debe apoyar al pueblo iraní contra uno de los regímenes más represivos de nuestro tiempo”.

El aumento en el número de víctimas se produjo después de seis asesinatos producto de disparos de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Rezvanshahr, en la provincia norteña de Gilan, además de otras muertes en Babol y Amol, también en el norte de Irán.

Desde que comenzaron las protestas en contra del régimen teocrático iraní la semana pasada, han habido protestas en unas 80 ciudades y otros centros urbanos. Los grupos de derechos humanos también han señalado las muertes en la región norteña del Kurdistán iraní.

Mientras tanto, el régimen organizó manifestaciones paralelas, que tuvieron lugar el viernes en varias ciudades iraníes, con el objetivo de contrarrestar las protestas antigubernamentales. Estas ocurren luego de que el Ejército iraní anunciara que se enfrentaría a los “enemigos” detrás de los disturbios.

Las manifestaciones en favor de la dictadura islámica del viernes mostraron la “fuerza de la República Islámica”, aseguró el presidente iraní, Ebrahim Raisi, y agregó que la agitación no sería tolerada. “La presencia del pueblo hoy es el poder y el honor de la República Islámica”, cerró Raisi.

“Estas acciones desesperadas son parte de la malvada estrategia del enemigo para debilitar al régimen islámico”, fueron los dichos del ejército; y aseguraron que enfrentarían los “diversos complots de los enemigos para garantizar la seguridad y la paz de las personas que están siendo atacadas injustamente”.

Mahmoud Alavi, ministro de Inteligencia iraní, advirtió el viernes a los “sediciosos” que su “sueño de derrotar los valores religiosos y los grandes logros de la revolución nunca se realizarán”.

En este sentido, los manifestantes progubernamentales acusaron a sus contrincantes de las manifestaciones en contra del régimen como “soldados de Israel”, y corearon eslóganes como “Muerte a Estados Unidos” y “Muerte a Israel”.

“Los infractores del Corán deben ser ejecutados”, cantaban las multitudes. “La seguridad del pueblo es nuestra línea roja”, dijo el jefe de policía de Irán, Hossein Ashtari. “Aquellos involucrados en el sabotaje y la creación de inseguridad basada en directivas de fuera del país deben saber que serán tratados con firmeza”.

Ebrahim Raisi.

Posterior a la muerte de Amini, Ebrahim Raisi dijo que su muerte sería investigada “firmemente”. “Nuestra mayor preocupación es la salvaguarda de los derechos de cada ciudadano”. Según el presidente, la responsabilidad ahora recae en manos del poder judicial y que las autoridades están haciendo todo lo necesario.

Posteriormente, atacando directamente a Estados Unidos, Raisi dijo: “¿Qué pasa con todas las personas asesinadas por la policía estadounidense? ¿Se investigaron todas estas muertes?”

En honor a ello, criticó la doble vara que existe en Occidente sobre los derechos humanos y dijo que “cosas malas” le suceden a personas a manos de las autoridades en todas partes.

Raisi en la ONU.

Por su parte, Estados Unidos sancionó el jueves a la policía moral de Irán. “Hoy, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos está designando a la policía moral de Irán por abuso y violencia contra las mujeres iraníes y la violación de los derechos de los manifestantes iraníes pacíficos”, dijo el Departamento del Tesoro.

“Mahsa Amini fue una mujer valiente cuya muerte bajo custodia policial fue otro acto de brutalidad por parte de las fuerzas de seguridad del régimen iraní contra su propio pueblo”, dijo Janet Yellen, secretaria del Tesoro; y agregó: “Condenamos este acto desmesurado en los términos más enérgicos y pedimos al gobierno iraní que ponga fin a su violencia contra las mujeres y su continua represión violenta contra la libertad de expresión y reunión”.

Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, se unió al repudio contra Irán y dijo que “el gobierno iraní debe poner fin a su persecución sistemática de las mujeres y permitir la protesta pacífica. Estados Unidos continuará expresando nuestro apoyo a los derechos humanos en Irán y haciendo que quienes los violen rindan cuentas”.

Seguir Leyendo

Irán

Siguen las protestas en Irán: 6 personas más fueron asesinadas por la policía del régimen islámico

Publicado

en

Los manifestantes, predominantemente mujeres, gritan “muerte al dictador” y chocan con la policía, que intenta evitar que las mujeres se saquen los velos durante las protestas.

Las protestas se han extendido por todo Irán tras el brutal asesinato de Mahsa Amini, una joven kurda arrestada por la policía por no usar hijab y luego molida a golpes por los agentes de la Gast-e Ersād, la policía de la moral iraní.

En la noche de este martes, dos personas más fueron asesinadas por la represión de la policía, elevando el número de víctimas fatales a seis, sin contar a Amini. Si bien las protestas se han extendido a todo el país y a todos los grupos sociales, la gran mayoría de los manifestantes son mujeres, que desafían al régimen islámico sacándose el hijab.

Las mujeres se quitaron desafiantemente sus hijabs en las manifestaciones y los quemaron en hogueras en la vía pública, mientras otras, se cortaron el pelo, según se ve en videos difundidas viralmente en las redes sociales, una actitud desafiante contra la cultura iraní que requiere a las mujeres mantener el pelo largo, aunque esté tapado por un velo.

Los medios locales informaron que este martes, en una quinta noche de manifestaciones callejeras que ya se extendieron a 15 ciudades incluida la capital Teherán, la policía usó gases lacrimógenos y realizó arrestos para dispersar multitudes de miles de personas.

Los manifestantes no respondieron pacíficamente, y arrojaron piedras a las fuerzas de seguridad, incendiaron vehículos policiales y contenedores de basura y corearon consignas en contra de la dictadura teocrática del ayatolá Ali Jamenei.

Muerte al dictador” y “Mujer, vida, libertad”, se podía escuchar a los manifestantes gritar en los videos que lograron salir del bloqueo al internet que impuso el régimen. Las restricciones en línea fueron informadas por varios medios, incluido el monitor de acceso a Internet Netblocks.

El grupo de derechos humanos Article 19 dijo que estaba “profundamente preocupado por los informes sobre el uso ilegal de munición real por parte de la policía y las fuerzas de seguridad iraníes contra los manifestantes”.

Este miércoles, el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, habló públicamente por primera vez desde que comenzaron las protestas, pero evitó mencionar directamente los crecientes disturbios. El ayatolá habló extensamente de la guerra de Irán contra Irak en la década del ’80, con claras alegorías a lo que está pasando actualmente dentro de sus fronteras.

El presidente de facto Ebrahim Raisi, un ultra-religioso que decidió imponer nuevas restricciones contra las mujeres que resultaron en la muerte de Amini, hablará esta tarde en la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Seguir Leyendo

Tendencias